miércoles, 11 de abril de 2018

La desmesura

En 1854, un joven Antonio Cánovas del Castillo publicaba un libro titulado Historia de la decadencia de España. Con el tiempo, aquel joven llegó a primer ministro del país que consideraba en decadencia. Y en decadencia lo dejó al morir un año antes del mítico 98. Y en decadencia siguió. Y siguió incluso cuando, tras una cruel guerra civil, una dictadura pretendió devolverlo a la senda imperial, hundiéndolo aun más. Y en decadencia continuó; hasta hoy. La decadencia es sinónimo de España hace siglos. Explicaciones y propuestas de soluciones hay para dar y tomar. Pero una parece incuestionable por ser de carácter mercantil: una clase dominante tradicional, una oligarquía de elementos nobiliarios, militares, eclesiásticos consiguió destruir uno de los imperios mayores y más ricos del mundo por pura incompetencia. Hasta el punto de dejar a la metrópoli arruinada. Fantástica ineptitud consistente en que los gobernantes (de los austrias y los borbones) jamás tomaban las medidas necesarias para resolver los problemas de la forma más provechosa para el país. Ni siquiera los entendían porque el país (eso que luego fue "nación") no le importaba nada y su pueblo, menos.


Una vez más la fabulosa incompetencia de la oligarquía española se hace patente. Desde el comienzo de la actual etapa del procés estuvo claro que el independentismo llevaba la iniciativa política. También lo estuvo que el nacionalismo español no comprendía la naturaleza y el alcance del movimiento catalán. Básicamente a causa de su habitual arrogancia que lo lleva a pensar que lo que no se dice y no se hace en castellano, no existe y menos si no es en Madrid. 

En resumen, desde el principio ha estado claro que, al adoptar una actitud de intransigencia y represión el bloque del 155 no sabía en dónde se estaba metiendo. Traía en la memoria el plan de acción antiterrorista del País Vasco. Y es el que pretende imponer a la fuerza en Catalunya en donde, si no hay violencia, se inventa; y, si tampoco hay terrorismo, también se inventa.

La "batasunización" del independentismo catalán es una maniobra propagandística del B155 (PP, PSOE, C's), una forma de criminalización de aquel. Una prueba más de que la causa por rebelión del juez Llarena es un juicio político por ideas, una persecución de los adversarios políticos instrumentalizando el poder judicial. La ampliación del concepto de rebelión hasta los cortes de tráfico o la supresión de los peajes convierte en punible por vía penal el ejercicio de derechos fundamentales. 

El objetivo de estas desmesuras del Estado es buscar la violencia que los jueces necesitan para construir sus imputaciones de rebelión allí en donde no la hay. Si no la encuentran está dispuesto a sembrarla en provocaciones. 

El Estado necesita violentos y terroristas, aunque sean inventados, para justificar su cerrada actitud represiva.

Y con todo tanta desmesura es inútil. Las recetas del País Vasco no funcionan en Catalunya. El grado de compromiso de la población con un objetivo independentista es muy alto, como también lo es la relación entre el movimiento y sus diversos centros de dirección. Uno de ellos es precisamente la cárcel y el exilio. Algo nada infrecuente en el Estado español. Pero no hay cárceles suficientes para más de dos millones de personas.

El B155 es la nave capitana de la decadencia de España.

martes, 10 de abril de 2018

La libertad de expresión es la base de todo

Sin libertad de expresión todos los demás derechos son papel mojado. Por eso, lo primero que hacen los tiranos es reducirla o suprimirla. Lo primero que hizo el gobierno del PP vencedor con mayoría absoluta parlamentaria en 2011 fue cambiar el estatuto legal de la RTVE para suprimir en ella la libertad de expresión y ponerla a su servicio y lo segundo, elaborar una ley de restricción de las libertades públicas, singularmente de expresión, reunión y manifestación que se promulgó en 2015 como Ley Orgánica de protección de la seguridad ciudadana, más conocida como Ley Mordaza.

La inquina de la derecha neofranquista a la libertad de expresión es acendrada y muy fuerte. A estas alturas son varios los titiriteros, raperos y tuiteros procesados por enaltecimiento de lo que no se debe enaltecer, injurias a quien no se puede injuriar, atentado contra unos sentimientos religiosos contra los que es permisible atentar. Todo pura especulación, fabulación, interpretación y arbitrariedad. 

Quien impone límites a la libertad de expresión sabe en dónde empieza, pero no en dónde acabará. Entre castigar algo tan etéreo como la falta de respeto a los símbolos e imponer un código de decoro público religioso por ejemplo, solo hay un paso.

Y ello sin mencionar un factor adicional. La represión de la libertad de expresión no solamente es una injusticia sino una doble injusticia porque depende de qué ideologías sean las implicadas: las injurias, faltas de respeto, amenazas, insultos, coacciones de la extrema derecha, muchas de ellas muy relacionadas con el PP, ni se consideran en justicia. No van a los tribunales. Esta justicia es injusta porque es manifiestamente parcial, política.   

Verne a la antigua usanza

En el madrileño teatro Muñoz Seca se representa una simpática versión de La vuelta al mundo en 80 días, de Julio Verne. La trae el grupo Excentric y es una adaptación de la francesa que, según parece es un éxito en París, con 10 años en escena y más de un millón de espectadores.

La versión escenifica el fabuloso viaje alrededor del mundo de Phineas Fogg y su criado, el parisino Passepartout, aquí españolizado como Picaporte, lo que se acerca al significado del francés, que es llave maestra. Lo hace con total minimalismo, con un único escenario en el que aparecen a veces unos cubos que simulan asientos y está provisto de una cortina, a modo de telón interior que sirve para cambiar los cuadros y tiene un aspecto como de guiñol.

Es el espíritu de la versión, extraordinariamente rápida, con diálogos chispeantes y elementos de farsa grotesca. La obra descansa en los cinco actores, que representan a muchos otros; en realidad cuatro, pues Fogg solo se representa a sí mismo. Es parte de su conocida imperturbabilidad. Es la mímica, y el movimiento los que imprimen el ritmo a la obra cuya representación recuerda mucho la Commedia dell'Arte italiana, pasada aquí seguramente por la Comédie française. Uno cree estar viendo personajes como Pantalone, Colombina, Il dottore, Arlequín, Polichinela.

La farsa se remoza con las continuas referencias a la actualidad española, con lo cual esta vuelta al mundo en ochenta días se entrevera con burlas y chanzas de la actualidad que hacen reír a la gente de buena gana. Es el teatro de chirigota, con elementos goliardos e irrespetuosos. El momento en que la princesa obstaculiza una foto que se quiere hacer a la reina Victoria es impagable.

lunes, 9 de abril de 2018

Banderas al viento

La CCC o Convención de Cristina Cifuentes se clausuró ayer con un vibrante, enardecedor discurso de M. Rajoy. Todo se ha hecho divinamente y gracias al PP la Generalitat no está presidida por un procesado. Las afirmaciones del buen hombre suelen tener una relación conflictiva con la realidad. No hubo consulta del 9N ni hubo referéndum el 1-O, ni ha habido declaración de independencia. La Generalitat no está presidida por un procesado, pero la mesa del Parlament propone para la investidura a un procesado. Si tal cosa sucede, alguien se arriesga a no existir, la mesa, el Parlament, el propio procesado. Resulta fácil: se imputa desobediencia a la mesa y se la procesa, se disuelve el Parlament y al procesado se le aplica alguna medida disciplinaria más. Al fin y al cabo, nadie sabe cuál es el exacto estatus jurídico de lo presos políticos catalanes que, por supuesto, tampoco existen.

Es para estar muy contento y cantar victoria en donde haya batalla, cerrando filas los leales y cargando contra los adversarios, tropa, dice Demóstenes Sobresueldos, de parlanchines. Todo lo que no se le ocurre a él, es decir, todo, son "ocurrencias", "conejos de la chistera", "algarabías",  adanismos", "cosas de parlanchines".

Lo más curioso es que cargue con especial virulencia contra las mesnadas de C's que tienen en sus manos el destino político de Cifuentes. Un voto a favor de la moción de censura PSOE/Podemos y Cifuentes pasa a hacer eso que anuncian siempre las gentes cuando dimiten, que lo hacen por amor al partido y  tener tiempo para defender su acrisolada inocencia.

Y muy fuerte, en efecto, ha terminado M. Rajoy la convención de esa curiosa organización llamada Partido Popular, un popurrí de elementos de secta, de empresa, de hampa, de familia, de red clientelar, de mafia, de cualquier cosa menos de partido político. El jefe de ese magma de inconsistencias y vaguedades canta victoria asegurando que  no han conseguido romper la unidad de España. Han fracasado con la República. Han desafiado al Estado y nuestras instituciones han demostrado su fortaleza. La unidad de España está rota. Si no, pregúntese por qué al próximo acto del rey Felipe en Barcelona no se ha invitado a ninguna autoridad catalana. La República catalana es un hecho, más claramente fuera que dentro, pero también dentro y, desde luego, a nivel local y popular en toda Catalunya. Ha habido desafío al Estado pero las instituciones han mostrado su debilidad, su corrupción, su arbitrariedad e injusticia.

Ningún contacto entre ese partido y su convención y la realidad circundante. Pero no hay motivo de preocupación. Las banderas pueden seguir al viento. La oposición no tienen otras. 

Palinuro en la guerra de los mambises

¡Pues no estoy contento ni nada! El próximo 13 de abril, viernes, en riguroso estreno mundial, se pondrá en escena la obra de mi amigo, el dramaturgo Marcel Vilarós, El meu avi va anar a Cuba. Lugar, Mataró (Foment mataroní) a las 20:00. Y Palinuro tiene un papel, corto, pero decisivo dado que es el del general Valeriano Weyler, capitan general de Cuba cuando la última (tercera) guerra de los mambises, que acabó con el ficticio poder imperial español en 1898 y hombre que pasó a la historia por ser quien inventó las "aldeas de concentración", que fueron luego los "campos de concentración" de Lenin, que los llamaba Konzentrationslager, en alemán para que sonaran peor; y, por fin, los acogieron los teutones y los refinaron, distinguiendo entre meros Konzentrationslager y los Vernichtungslager, o "campos de exterminio". Sin duda, un adelanto científico.

La obra toma título de una vieja habanera catalana que tots els nens catalans coneixen i cuenta la historia de un chaval catalán que se embarca para la guerra de Cuba y las peripecias que allí le suceden. Es una obra de gran calidad teatral, mucha fantasía, sentido poético delicado y extraordinario rigor histórico pues de ello se ha cuidado Victor Camprubí, historiador de contemporánea, que conoce el lugar, las gentes y los hechos mejor que yo mi barrio. 

El drama es una metáfora, un bucle histórico. Versa toda ella sobre la guerra de liberación de Cuba y casi no se habla de Catalunya pero en el aire queda flotando la impresión de que, al hablar de liberación, también se habla de Catalunya.

En fin, es una gran obra y espero que nos veamos allí. Me someto al juicio del público como actor teatral gracias a la paciencia y el magisterio de Marcel que ya está venciendo mí lógico pánico escénico.

Deseadnos molta merda!

domingo, 8 de abril de 2018

Vuelve el momento gaullista

La peripecia de Puigdemont desde que, al marchar al exilio, internacionalizara el conflicto España-Catalunya, no solamente ha conseguido un éxito muy notable hacia fuera, pues ha puesto la cuestión en el orden del día de la política Europea, sino también hacia dentro. A pesar de las campañas descrédito de los publicistas a sueldo de la derecha insultando al MHP, tildándolo de "prófugo", "cobarde" o "traidor", su figura se ha ido agrandando poco a poco, se ha ganado una amplia audiencia en Europa y, lo que también tiene su importancia, ha funcionado como un referente, como un ejemplo que ha galvanizado a otros sectores del independentismo y ha animado a personas tan valiosas como Anna Gabriel y Marta Rovira a escoger el camino del exilio. Esta función de Puigdemont como un símbolo para la resistencia y el combate, vuelve a aureolarlo con el prestigio del líder gaullista que ya mencionamos en otros posts anteriores. Al igual que De Gaulle, Puigdemont fija su residencia en el extranjero (el general francés lo hizo en Londres), desde donde seguirá animando la lucha por la independencia de la República Catalana y el cese de la intervención española, como De Gaulle había luchado por la liberación de Francia.

El acuerdo de la mesa del Parlement con la aquiescencia de la CUP era proponer la investidura de Puigdemont una vez que el Estado había frustrado las dos alternativas de Sánchez y Turull a base de mantener al primero en la cárcel y encarcelar sin más al segundo. En el caso de Turull, la CUP se desvinculó del acuerdo y se abstuvo en la votación de investidura con lo que esta no se produjo en primera vuelta y el Supremo lo encarceló y tampoco hubo segunda votación. Turull no sería presidente, como no lo sería Sánchez porque al juez Llarena no le da la gana, porque razones de peso no hay. 

Se planteaba así un retorno a la posición original. El B155 no estaba dispuesto a permitir investidura alguna que no le gustara. En consecuencia, volvía a estar activa la primera opción, esto es, investir a Puigdemont, sobre quien recaía la legitimidad de la presidencia de la República Catalana. Renacía el momento De Gaulle. 

En el ínterin, el Comité de Derechos Humanos (CDH) de la ONU exigió que se respetaran los derechos políticos de Sánchez, entre ellos, los de sufragio activo y pasivo. Sánchez se declaró dispuesto a renunciar a su acta para facilitar las cosas, pero la decisión del CDH venía a cambiarlas sustancialmente. 

Quizá sea esa la razón por la que algunos no han desistido del acuerdo de investir a Puigdemont y  decidido volver a proponer a Sánchez. Entre ellos, el mismo Puigdemont. El nuevo giro produce algún desconcierto y tengo idea de que, si no es propuesto Puigdemont, la CUP retornará a su actitud de abstención. Esta vez, el asunto podría ser distinto dado que, en principio, Sánchez podría ser investido en segunda vuelta.

Pero eso solo será si, haciendo caso a la exigencia del CDH, el juez Llarena permite que el presidente de la ANC salga de la cárcel, que no está nada claro pues ya parece que los jueces españoles, siempre partidarios del sostenella y no enmendalla, están dispuestos a continuar con sus arbitrariedades en el seno de la causa general contra el independentismo que han puesto en marcha.

En ese caso, habría que proponer sin más rodeos a Puigdemont. 

Palinuro, como la CUP, cree que el presidente legítimo es Puigdemont y él quien debe ser investido. A su vez, a diferencia de la CUP, escucha al MHP recomendar que se vote por Sánchez es de suponer que, sobre todo, para demostrar una vez más la voluntad de entendimiento. A lo mejor el gobierno se digna dialogar con Sánchez ya que reitera (no enmendalla) no tener intención alguna de hacerlo con Puigdemont. Probablemente tampoco lo hará y eso si el propuesto consigue salir de la cárcel. Se cumplirá así una vez más la experiencia de que cuantas más concesiones se hacen, más hay que hacer.

Aun así, la propuesta de investir a Sánchez es admisible con dos reservas: 1ª) si Llarena no suelta a Sánchez, se producirá de inmediato la propuesta de investidura de Puigdemont; 2ª) esta se hará en cualquier caso cuando la situación judicial del MHP así lo permita.

sábado, 7 de abril de 2018

Palinuro en Segovia

Antes de la conferencia de ayer en Segovia, el digital acueducto.com entrevistó a Palinuro. Quien lea el texto observará la insistencia del entrevistador en subrayar el carácter poco frecuente, hasta extravagante, de las convicciones e ideas de Palinuro en lo referente al proceso catalán. Y también cómo, de sus palabras se sigue que los organizadores del acto (Republicanos de Segovia, Círculo republicano Antonio Machado y Segovianos por el derecho a decidir) hubieron de vencer todo tipo de obstáculos e inconvenientes para organizarlo. Bien es cierto que esto no llegó a forzar un cambio de local en la celebración, como yo había creído entender. Sin duda un malentendido por el que pido disculpas a quien se pueda haber sentido ofendido.

En España la censura de la discrepancia, el boicot a quienes propugnan algo distinto a las doctrinas imperantes, se sigue al pie de la letra en la derecha y en la izquierda. Son iguales hasta en eso, en intentar acallar la crítica. Es importante que se sepa para que esa "izquierda" que empezó quejándose de no acceder a los medios deje de mentir y engañar al personal: ahora es ella la que boicotea y trata de silenciar a quienes piensan de otro modo por los habituales sucios medios.

La Gran Guerra Sioux

Entre los misterios de Udolpho de la URJC a cuenta de doña Cristina Cifuentes y el gran robo del siglo según el calendario gurteliano, se nos había olvidado que otra idea de esta banda de presuntos malhechores había sido la de disfrazarse de partido político. Olvido imperdonable dado que es la clave de su negocio: una banda dispuesta a esquilmar España bajo la forma de un partido político, de un gobierno, una mayoría parlamentaria (relativa pero, de hecho, absoluta), unos jueces y otras mesnadas. Imposible hacerle frente porque esa banda dicta las leyes, tan omnímodamente que las cumple cuando quiere y, cuando no, las cambia; como cambia de juez cuando el juicio no le agrada, según observa agudamente Ignacio Escolar.

Un partido político tiene ritos. De vez en cuando, un congreso, una conferencia, una convención, o sea una reunión para verse, contarse y hablar... ¿de qué? El PP no tiene programa, sino argumentarios que reparte entre sus voceros mediáticos; no tiene ideario, salvas las sinsorgadas que balbucea su presidente; no tiene proyecto, salvo el de salir bien parados en sus procesos judiciales. ¿De qué van a hablar? De nada que no sea cómo salvar el pellejo en este escándalo, aquel pufo, tal estafa o esta otra querella.

Y la fórmula empleada con gallarda donosura por la dama manchega Dolores (a) Cipollino es la del cierre defensivo de filas en torno a "los nuestros", haya hecho lo que hayan hecho. San Agustín dice con tino que hasta las bandas de ladrones están interesadas en que haya legalidad, al menos en su interior, para no estar robándose también entre sí. Se adelantaba en muchos siglos a la omertá mafiosa. En el caso del PP, este principio de paz interna se postula con la habitual energía de Cospedal.

Energía de espíritu legionario, que Cospedal ha bebido en las procesiones de la SS. El punto cuarto del credo legionario, redactado por Millán Astray, el de ¡Viva la muerte!": el Espíritu de unión y socorroa la voz de ¡A mí La Legión!, sea donde sea, acudirán todos y, con razón o sin ella, defenderán al legionario que pida auxilio. Con razón o sin ella. ¿Queda claro? Todos los estamentos del país pueden esperar la dimisión de Cifuentes, pero no se producirá porque desde el gobierno con M. Rajoy, el de los sobresueldos, hasta el último concejal de la Púnica o la Médica o la Bética o la Délfica, protegen a la presidenta con razón o sin ella.

Espíritu más que legionario. Cospedal levanta "amarga" constancia de que los del 7º de caballería están solos y aislados. Rodeado por las tribus indias de los Lakota, Cheyenne y Arapaho, el general Custer/Cospedal avisa de que no se dejarán avasallarLast stand en la batalla de Little Bighorn donde los yanquies perecieron a manos de los guerreros de Caballo Loco y Toro Sentado, entre otros. 

Los jueces siguen haciendo de las suyas, metiéndose en camisas de una vara (con eso ya se pierden) a trompicones con las normas, los usos, las convenciones de la justicia europea y dejando cada vez más en ridículo a la justicia española que Cristina Cifuentes a su alma mater. La prensa alemana está pidiendo a gritos una mediación o intervención internacional en España. Y es lo más sensato que cabe hacer.

Esta banda de corruptos e incompetentes va a morir con las botas puestas, título que llevaba la peli de Raoul Walsh sobre la batalla de Little Bighorn, con Errol Flynn como Custer/Cospedal. Los jueces españoles calibran si inhabilitan o no a un puñado de políticos catalanes. Más les valiera inhabilitar cuanto antes a toda la clase política española, especialmente al B155 antes de que del país quede lo que quedó del templo de Salomón. Claro que entonces tendrían que inhabilitarse a sí mismos.

Hagan lo que quieran. En Europa han perdido ustedes todo crédito. 

En la República Catalana corresponde investir presidente a Carles Puigdemont, legítimo representante de Catalunya en las negociaciones que habrán de celebrarse bajo patrocinio y vigilancia europeas.


Palinuro en la guerra de los mambises

¡Pues no estoy contento ni nada! El próximo 13 de abril, viernes, en riguroso estreno mundial, se pondrá en escena la obra de mi amigo, el dramaturgo Marcel Vilarós, El meu avi va anar a Cuba. Lugar, Mataró (Foment mataroní) a las 20:00. Y Palinuro tiene un papel, corto, pero decisivo dado que es el del general Valeriano Weyler, capitan general de Cuba cuando la última (tercera) guerra de los mambises, que acabó con el ficticio poder imperial español en 1898 y hombre que pasó a la historia por ser quien inventó las "aldeas de concentración", que fueron luego los "campos de concentración" de Lenin, que los llamaba Konzentrationslager, en alemán para que sonaran peor; y, por fin, los acogieron los teutones y los refinaron, distinguiendo entre meros Konzentrationslager y los Vernichtungslager, o "campos de exterminio". Sin duda, un adelanto científico.

La obra toma título de una vieja habanera catalana que tots els nens catalans coneixen i cuenta la historia de un chaval catalán que se embarca para la guerra de Cuba y las peripecias que allí le suceden. Es una obra de gran calidad teatral, mucha fantasía, sentido poético delicado y extraordinario rigor histórico pues de ello se ha cuidado Victor Camprubí, historiador de contemporánea, que conoce el lugar, las gentes y los hechos mejor que yo mi barrio. 

El drama es una metáfora, un bucle histórico. Versa toda ella sobre la guerra de liberación de Cuba y casi no se habla de Catalunya pero en el aire queda flotando la impresión de que, al hablar de liberación, también se habla de Catalunya.

En fin, es una gran obra y espero que nos veamos allí. Me someto al juicio del público como actor teatral gracias a la paciencia y el magisterio de Marcel que ya está venciendo mí lógico pánico escénico.

Deseadnos molta merda!

viernes, 6 de abril de 2018

Detener el avance del fascismo otra vez

---------------------------------------------

Magnífico vídeo de Ómnium cultural que traslada el impacto personal que puede tener el proceso de fascistización del Estado español

Ara, res; Puigdemont president

Menuda jornada la de ayer. Dos frentes mediáticos en pleno zafarrancho de combate. El inenarrable episodio del master de Cifuentes y el mazazo que la justicia alemana dio sobre la calva del juez Llarena.

 El B155 recibió una tras otra. Los políticos enmudecieron o susurraron algo sobre lo mucho que respetan las decisiones judiciales. Los creadores de opinión, habitualmente parlanchines, callados como ostras. Lo más radical del gentío pidiendo en las redes la salida de la UE. La afrenta a la arrogancia española era gavísima.

Los jueces alemanes niegan que haya rebelión y dejan en libertad bajo fianza al MHP en espera de resolución definitiva. Más, si no hay rebelión, menos hay "malversación", el otro delito imputado, cuenta habida de que existen testimonios fehacientes (incluida una declaración de M. Rajoy en sede parlamentaria) de que la Generalitat no empleó un solo euro público en financiar el referéndum del 1-O. No hay causa.

Esto obliga a reconocer que la justicia alemana marca las lindes de la española, como es obvio de hecho en este caso y por exclusiva responsabilidad de los tribunales españoles que han iniciado un proceso anulado por los alemanes. Eso ya subleva a los fervorosos patriotas habituales. Pero hay más. La demarcación alemana afecta también al resto del proceso. ¿O es de recibo que Junqueras, los Jordis, etc sean condenados por rebelión cuando su jefe ni siquiera es procesado por ello? Se dirá que es debido a la no extradición, pero lo cierto es que los alemanes no reconocen la doble incriminación en este caso. Es arduo sostener que lo que no es rebelión en Alemania lo sea en España. Y fácilmente recurrible en órganos internacionales.

Como, por otro lado, tampoco pueden haber cometido delito de malversación pues el mismo gobierno la niega, solo queda el de sedición. El Tribunal Supremo parece inclinado a considerarla como una rebelión en tono menor o rebelioncilla, pero adolece del mismo vicio que la acusación de rebelión, la que objeta la justicia alemana: la violencia. No hubo violencia el 1-O ni ningún otro día. Es imposible demostrarla; ni mayor, ni menor. Lo que se pueda construir a partir de ahora a base de guerra sucia, inmfiltrados, provocaciones y provocadores, ya es otro cantar. Pero en lo actuado hasta la fecha, violencia, cero.

No hay causa. No hay causa jurídica, sino política, la posible vulneración de derechos fundamentales a porrillo por la actuación de las instituciones, incluidas las judiciales. Estas pueden decidir seguir actuando por la vía penal, dictando inhabilitaciones del personal. Pero tendrán que justificarlas invocando alguna causa que no sean las convicciones independentistas de los inhabilitados. Entre tanto, el presidente legítimo de la generalitat es Carles Puigdemont. 

A estas alturas, es patente a ojos de todo el mundo que se trta de una causa general contra el independentismo catalán. Algo en lo que ya están interviniendo factores exteriores de distinta factura.

En Bélgica se ha abierto una investigación sobre la posible actuación de agentes secretos españoles que podrían haber puesto un geolocalizador en el coche de Puigdemont. Otro asunto que explica por qué la justicia belga ha puesto en libertad a los otros exiliados en Bruselas y, según parece, hará la justicia escocesa con Clara Ponsatí. Ya se sabe que, rascas un poco en Bélgica, y sale la leyenda negra.

Lo de Suiza tiene una pinta similar. Las autoridades suizas han desmentido que hayan solicitado la detención de Falciani, condenado en su país. Es decir, el gobierno español (porque es el gobierno del 155 el que toma aquí las decisiones, todas) detiene a Falciani por propia iniciativa. No importa que haya colaborado con la policía, que España haya negado su extradición. Ahora, al parecer se le detiene para dar a entender un intercambio de rehenes: Falciani contra Rovira. Como en los tiempos bárbaros. Es difícil calificar el nivel moral de esta actitud. Como la de filtrar a la prensa hace un par de días que España pensaba comprar 50 aviones a Alemania. Puigdemont contra 50 aviones. Además de inmunda, la insinuación es falsa, porque no se trata de una compraventa directa sino de ua compra en común. Pero la bajeza de la filtración es chocante. 

Sobre el máster de Cifuentes Palinuro no escribe porque apenas da crédito a lo que lee.

Hoy, Palinuro en Segovia

Y en un lugar excepcional en el que ya estuvimos hace algún tiempo en unas jornada sobre las peripecias de los escritores en la vida, en las cuales tuve la suerte de conocer a Cristina Fallarás. Ahora no va de escritores sino de movilizaciones y derechos. En concreto, el derecho de autodeterminación de los pueblos, asunto del máximo interés. Hay interés en Segovia por conocer más a fondo el proceso catalán. Y en concreto en la izquierda.

No sé si los organizadores han sido prudentes al colocarme en la primera intervención. Mi juicio sobre la izquierda española en relación con la República Catalana no puede ser más negativo. Vengo diciendo, porque lo observo, hablo con la gente, me muevo, tengo ojos en la cara, leo, que el proceso independentista republicano catalán ha dejado triturada la izquierda española. En el caso de la socialdemocracia, prácticamente no le queda ni rastro de su viejo izquierdismo: ni reconoce derecho de autodeterminación alguno, ni posibilidad de referéndum ni tiene interés en defender la república. Su apoyo al 155 contra Catalunya lo pone ya al servicio de la derecha. En el caso del neocomunismo de Podemos, tampoco reconoce el derecho de autodeterminación, si bien, lo hace embarullando algo los términos para disimular; acepta un referéndum catalán, siempre que sea pactado con el Estado, lo que equivale a no aceptar ningún referéndum catalán; y su actitud sobre la monarquía, como sobre otros asuntos problemáticos de la vieja carcunda española es ambigua. Su republicanismo es folklórico. 

La esperanza de que una República Catalana abriría el paso a una española no me parece realista. La monarquía borbónica, impuesta por Franco primero a sangre y fuego y luego a televisión y toros, está aquí para algún tiempo. Solo podría con ella una movilización tan sólida, extensa y consistente como el independentismo republicano catalán.

Pero eso, en España, es imposible.

Nos vemos en el Centro Cultural San José a las 18:30.

jueves, 5 de abril de 2018

No hay más cera...

Mi artículo de ayer en elMón.cat, titulado Puigdemont, presidente de la República Catalana. Según voluntad popular expresada en dos ocasiones en menos de un mes, el presidente legítimo de la Generalitat es el M.H. Carles Puigdemont,  hoy en cautiverio y mañana, es de esperar, en libertad para asumir el cargo. Que no es menudo.

En los dos últimos meses se ha intentado todo tipo de soluciones transaccionales, pactistas, para encontrar una fórmula de acomodo a la que pudieran avenirse, al menos transitoriamente, el independentismo y el B155. Ha sido imposible. Ninguna propuesta se ha aceptado y uno de los propuestos, Turull, ha acabado también en la cárcel. Al otro, Sánchez, no hacia falta encarcelarlo porque ya lo estaba y bastaba con no dejarlo salir. Se demostraba que cuanto más se aceptan los términos del adversario, más hay que aceptar. Solo quedaba volver a la casilla de salida. El presidente propuesto será conforme a las elecciones del 21 de diciembre, Puigdemont.

En el último meandro de estas revirivueltas judiciales, el juez aprovechó para mandar a prisión a una nueva remesa de líderes independentistas, Forcadell, Bassa, Romeva y Rull, además de Turull que, sin duda, andaban por ahí convirtiendo la libertad en libertinaje, como decía el Caudillísimo. En total hay hoy en prisión nueve políticos independentistas. Como para seguir diciendo que no son presos políticos. Y rehenes por añadidura. A ellos se suma como décimo el solitario de Neumünster, lugar, por cierto, comparativamente cerca de Helsingør,la Elsinore de Hamlet. En toda esta peripecia independentista catalana hay una dimensión trágica y heroica que sus enemigos tratan de ridiculizar y humillar hablando de "prófugos", "cobardía", "traición", etc.

Solo una pregunta: ¿cuántos políticos españoles con mando en plaza estarían dispuestas/as a defender sus ideas (no su dinero, bien o mal conseguido) al precio de la cárcel, el exilio o la confiscación de sus bienes?

Puigdemont es el presidente de la Generalitat; es de esperar que en libertad en Alemania. Pero si los jueces alemanes extraditaran, sería el presidente de la Generalitat preso en España, una figura que no es nueva en la historia de la institución y a cuya altura está Puigdemont. Como lo están las demás presos y presas. La Generalitat entre barrotes es una foto familiar.

Aquí la versión castellana:

Puigdemont, presidente de la República Catalana

La confusión de los últimos tiempos dificulta un juicio sereno sobre el proceso independentista y la reacción española. El primero se mantiene en condiciones muy difíciles de inseguridad jurídica, hostilidad política, coacción económica y linchamiento mediático. Puede parecer un milagro y mucha gente se sorprende de que aún no haya perdido fuerza, no se haya desmoronado y sus dirigentes sigan unidos en la tarea de implementar la República Catalana que fue votada un 1 de octubre y solemnemente proclamada el 27 del mismo mes. Y de que sigan unidos a pesar de la inicua e ilegal represión de que son objeto.

La reacción española está dentro de la estricta tradición reaccionaria, oligárquica y nacionalcatólica, que ya no se limita a los neofranquistas del PP y C’s sino que acoge también al PSOE de todo corazón y medio Podemos que será entero cuando se trate de Catalunya no en unas elecciones catalanas sino en unas legislativas españolas. Todos a una Fuenteovejuna frente a Catalunya. Catalunya ha hecho realidad el sueño de la seudoizquierda claudicante española de cerrar la transición. El PSOE suma sus votos a los del PP y C’s para impedir que se investiguen los crímenes del franquismo, el más señalado de todos, el genocidio. Un partido socialista protegiendo y amparando a quienes asesinaron a decenas de miles de los suyos.

España no tiene remedio ni su clase política el menor interés en encontrarlo. Le va bien como está y, a cambio de ignorar a Catalunya y avalar la dictadura del 155 de la banda de ladrones tolera y apoya que un gobierno en minoría parlamentaria siga robando a su propio pueblo, los parados, los jóvenes, los dependientes, las mujeres, los pensionistas. Se convive así con un régimen de corrupción y delincuencia organizada y se hace causa común con sus beneficiarios a cuenta de Catalunya. España es hoy un oligopolio reaccionario y una teocracia tercermundista, apoyada por tres cuartas partes de la clase política, como ha demostrado la inundación de beaterío que ha sufrido el país en la semana de Pascua. Lo de siempre.

Y, como siempre, están dispuestos a todo. Pero hoy hay una importante diferencia. Catalunya no está sola a merced del fascismo español (variante pepera o socialista), del ejército español, del poder económico español, del pueblo español del “a por ellos”. España está en Europa y, con Europa, la oligarquía reaccionaria ha de tener cuidado. Ya no se puede bombardear Barcelona cada 50 años. Hoy hay muchas quejas en Catalunya sobre la pasividad europea ante el atropello español, pero basta imaginar qué hubiera pasado si España no estuviera en la UE. Solo con su presencia, la UE obliga a los franquistas del gobierno y la oposición a disimular.

Pero ni eso saben. Creían que, con la dictadura del 155, conseguirían lo que no han logrado: la desunión, la claudicación del independentismo. El gobierno y sus servidores en el PSOE, en los medios, en la empresa, en la judicatura, etc. Están también asombrados de que el proceso catalán no se haya roto. Creen que todo el mundo es como ellos, que hubieran abandonado la empresa porque no creen en ninguna.

No saben en dónde se han metido. Su desprecio por el pueblo español al que tiranizan sin problemas los ciega al extremo de no dejarles ver las diferencias abismales con el pueblo catalán. El proceso no puede detenerse porque no depende de los políticos, ni de los partidos, ni de las instituciones, ni siquiera de las organizaciones sociales. Depende de la voluntad del pueblo catalán que, al ver a sus representantes electos secuestrados por unos jueces prevaricadores al servicio de unos políticos delincuentes, encabeza ahora el movimiento. Es el pueblo que ha dado el paso definitivo adelante en la autoorganización espontánea de los CDR y la coordinación de la resistencia pacífica a la dictadura del 155, el neofranquismo colonial de la oligarquía de siempre y sus sirvientes socialistas.

De ahí que el bloque del 155 esté intentando a toda costa criminalizar la acción de los CDR a fin de atribuirles una violencia que no está en sus actos (sino, en todo caso, en la acción de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado de uniforme o como agentes provocadores infiltrados de paisano) ni en su proyecto ni en su misma constitución porque no son otra cosa que formas de autoorganización pacífica de los barrios para resistir a la invasión española.

Necesitan que haya violencia en las calles de Cataluña para que así el juez Llarena deje de inventársela y pueda condenar por rebelión a unos inocentes y, de paso, llevarse por delante a la cárcel a decenas, centenares, quizá miles de miembros de los CDR. No se dan cuenta de que es un proyecto imposible.

La violencia viene descaradamente del lado español. Legal, ilegal, política, policial, mediática, económica, de todo tipo. Y todo inútil.

España no puede sujetar a Cataluña sin excluirse (ya del todo) del seno de las naciones civilizadas. La República Catalana, aunque en circunstancias difíciles, es ya un hecho y Carles Puigdemont, también en circunstancias muy difíciles, su legítimo presidente.

Mañana, Palinuro en Segovia

Y en un lugar excepcional en el que ya estuvimos hace algún tiempo en unas jornada sobre las peripecias de los escritores en la vida, en las cuales tuve la suerte de conocer a Cristina Fallarás. Ahora no va de escritores sino de movilizaciones y derechos. En concreto, el derecho de autodeterminación de los pueblos, asunto del máximo interés. Hay interés en Segovia por conocer más a fondo el proceso catalán. Y en concreto en la izquierda.

No sé si los organizadores han sido prudentes al colocarme en la primera intervención. Mi juicio sobre la izquierda española en relación con la República Catalana no puede ser más negativo. Vengo diciendo, porque lo observo, hablo con la gente, me muevo, tengo ojos en la cara, leo, que el proceso independentista republicano catalán ha dejado triturada la izquierda española. En el caso de la socialdemocracia, prácticamente no le queda ni rastro de su viejo izquierdismo: ni reconoce derecho de autodeterminación alguno, ni posibilidad de referéndum ni tiene interés en defender la república. Su apoyo al 155 contra Catalunya lo pone ya al servicio de la derecha. En el caso del neocomunismo de Podemos, tampoco reconoce el derecho de autodeterminación, si bien, lo hace embarullando algo los términos para disimular; acepta un referéndum catalán, siempre que sea pactado con el Estado, lo que equivale a no aceptar ningún referéndum catalán; y su actitud sobre la monarquía, como sobre otros asuntos problemáticos de la vieja carcunda española es ambigua. Su republicanismo es folklórico. 

La esperanza de que una República Catalana abriría el paso a una española no me parece realista. La monarquía borbónica, impuesta por Franco primero a sangre y fuego y luego a televisión y toros, está aquí para algún tiempo. Solo podría con ella una movilización tan sólida, extensa y consistente como el independentismo republicano catalán.

Pero eso, en España, es imposible.

Nos vemos en el Centro Cultural San José a las 18:30.

miércoles, 4 de abril de 2018

Cómo se hace un presidente

Así, persiguiéndolo sin descanso, pretendiendo encarcelarlo, como ya tiene a sus compañeros de gobierno e ideología; y quizá consiguiéndolo. Encerrándolo en alguna prisión de la ancha Castilla. Incomunicándolo. Un sueño de los represores que recuerda a aquel fiscal fascista italiano, Isgró, que quería encerrar a Gramsci para evitar que su cerebro  funcionara en los siguientes veinte años.

La idea de que reprimir, perseguir, encarcelar a la gente sirve para detener un movimiento social masivo, democrático y pacífico como el catalán es típica del autoritarismo en general y español en concreto. Se cree que con la policía, los jueces y las cárceles se acabará con opción política legítima sostenida pertinazmente, durante años, por millones de personas. En concreto, más de dos millones en las últimas elecciones cuyo resultado se niega a reconocer el B155 contra toda razón y derecho. 

Y eso es falso. Esos diez presos políticos (y el resto de los represaliados y encausados en otros niveles que se acerca ya a mil) son un símbolo del movimiento independentista, un elemento de movilización continua que, contra lo que cree el gobierno no va a cejar. No hace falta ser un lince para vaticinar que la situación catalana no se normalizará mientras haya presos políticos. Cuando deje de haberlos, probablemente tampoco, pero ese es otro asunto. 

El presidente Puigdemont ha delegado el voto y la mesa del Parlament, es de suponer, se mantendrá en el cumplimiento del acuerdo de proponerlo candidato. Casus belli para el gobierno. A partir de aquí, todo son conjeturas. De hacer lo que gustan las derechas del B155 (PSOE incluido), se entra a saco en Catalunya, se suspende el autogobierno, se declara el estado de excepción y, si hay que ir más lejos, se va. Truculencia hispánica típica que no podrá mantenerse cara al exerior porque tampoco se mantendrá cara al interior.

De ir por otra vía, las partes se enredarían en lo que cabe llamar, una interfaz en bucle o una especie de ping-pong simbólico en los próximos meses. Algo parecido al delicioso epistolario entre M. Rajoy y Puigdemont para esclarecer si cuando este había declarado la independencia, había declarado la independencia, como aquello tan manido de Gertrude Stein, "una rosa es una rosa es una rosa" y así hasta la convocatoria de unas elecciones en Catalunya a las primeras de cambio.

Esas elecciones serán la quinta versión del referéndum que el gobierno y el B155 llevan diez años tratando de evitar. Los otros cuatro fueron: la consulta del 9N de 2014, las elecciones autonómicas de diciembre de 2015, el referéndum del 1 de octubre de 2017 y las elecciones de 21 del mismo mes y año. Su punto central será la libertad de los presos y eso se va a notar mucho en los resultados. 

Por supuesto, dada la situación, no cabe descartar que haya cruces entre las dos opciones, la más previsible que la campaña electoral se vea distorsionada por la actividad represiva del Estado. Para esto será importante que la convocatoria electoral incluya la presencia de observadores extranjeros.

martes, 3 de abril de 2018

Todos rebeldes; todos a la cárcel

El problema del B155 es que, para justificar el procesamiento de los indepes por el delito de rebelión, se necesita que haya habido violencia. Hasta ahora no la han encontrado, aunque han tratado de inventársela. Ese auto del juez Llarena en que compara los actos pacíficos de los encausados con un asalto con toma de rehenes mediante disparos al aire y con el 23F es una fantasía literaria con torcida intencionalidad política. Igual que las declaraciones del ministro Zoido culpando de la violencia el 1-O a Puigdemont, a los mossos y a los votantes. Puras fábulas que desmienten los hechos a la vista de todos en innumerables vídeos. La violencia sigue sin aparecer. Y los acusados de rebelión siguen en la cárcel y en el exilio a todas luces injustificadamente (esos sí que son rehenes) y en una situación cada vez más crispada.

Dado que la violencia no aparece y las instancias judiciales no pueden sino fantasearla, el resto del B155 se ha puesto a la tarea de crearla, sacarla de la nada. Así ayudan a que se pueda acusar de rebelión a Puigdemont, Junqueras y otros líderes pacíficos, aunque, según parece, a costa de acusar de lo mismo a mucha más gente.

Empezó Ábalos (del PSOE) tildando a los CDR directamente de germen de kale borroka. Se sumó de inmediato Javier Maroto (del PP) con la misma igualdad CDR = kale borroka. El PSC afina y habla de "actos insurreccionales". Añádase a ello la presencia de agentes provocadores infiltrados en los actos de los CDR, algunos de los cuales han sido ya identificados. Una ayuda de los medios de comunicación y, a estas alturas, todo el mundo está al cabo de la calle de que los CDR, órganos que coordinan la resistencia pacífica de ciudadanos normales, son unos comités de vándalos que destrozan cuanto encuentran, a pesar de que no hay pruebas de ello. Lo suficiente por lo demás para que la fiscalía entienda que aquí puede encontrarse, por fin, la violencia que los jueces necesitan para procesar por rebelión. Y para traer a Puigdemont vencido y cargado de cadenas, como un nuevo Vercingétorix .

Ilusiones de represores muy cortos de miras. Aunque se pudiera demostrar que los CDR son violentos, cosa de momento imposible, esa violencia no sería retroactiva ni convertiría en violentos los actos de Junqueras, Sánchez, Cuixart, etc. Pero es que, además, por muchas campañas que se hagan, provocadores que se infiltren, dirigentes del B155 dispuestos a declarar lo que sea que haya, los CDR, con su considerable seguimiento, seguirán siendo pacíficos. De haber violencia, será excepcional, aislada, extemporánea o provocada por infiltrados a las órdenes del Estado. Enfocar el asunto por la vía del juicio político aumentará la cantidad de acusados de rebeldía, llenará las cárceles, pero no resolverá el problema. Lo agravará.

Aun así, la resistencia pacífica, la no colaboración o no obediencia no violentas, tienen sus zonas grises. Fue uno de los puntos de debate en la desobediencia civil de los años 60. Esta era no violenta. Pero había una controversia sobre si la ocupación de espacios públicos, al impedir el acceso a ellos, no es una forma de violencia que se hace a terceros. El asunto queda pendiente al día de hoy porque entonces se dio todo tipo de respuestas, algunas contradictorias. No obstante, sea cual sea la de hoy, está claro que la violencia que pueda seguirse de la ocupación pacífica de un espacio público no es la que exige el legislador a la hora de calificar un comportamiento de "rebelión". Rebelión es lo que hizo el general Franco en 1936, el mismo que luego juzgó y condenó a sus enemigos, los defensores de la legalidad, en causa general por.... rebelión. Con los mismos motivos y pruebas que tienen estos.

Aun así, estamos donde estamos y ya hay experiencia de que el concepto de "violencia" que los jueces del Supremo parecen dispuestos a blandir es como un vaporizador, que todo lo impregna. El concepto de violencia que serviría, parece, para acusar de rebeldía a Junqueras, Puigdemont, Forn, etc es tan amplio que la polémica de los 60 está ya zanjada: toda ocupación pacífica de un espacio público es violencia del código penal. La fiscalía, con su ojo de lince, ya lo ha afinado: los CDR son rebeldes. Los miles de personas que se movilizan para hacer sentadas u otros actos de protesta por la libertad de los presos políticos, todas rebeldes. 

Están a un paso de acusar de rebeldes a todos los independentistas. 

Aparentemente, esto es ceguera. Pero tanta obstinación hace sospechar algo peor. La existencia de un posible cálculo del B155 en el sentido de aumentar la represión, el castigo hasta un extremo (como en una especie de experimento de Milgram) en el que el independentismo juzgara aceptable una oferta de retirar todas las causas y volver a la normalidad a cambio de "la renuncia a la unilateralidad" o, sea de aceptar el marco autonómico con unas u otras variables. La libertad a cambio de la renuncia al proyecto. Aquí y ahora, eso no es posible. Pero es bueno mencionarlo porque quede claro que no son solamente ciegos sino también mala gente. 

lunes, 2 de abril de 2018

Las curvas del camino

Los resultados de la encuesta de Sigma Dos para El Mundo reflejan bastante desconcierto. El que reina en el sistema político de la III Restauración en momentos de crisis aguda en los dos frentes más castigados, el de la corrupción y el territorial. Lo único que cabe reconocer como lógico es la caída de 10 puntos del PP. Y hasta son pocos a tenor de la ejecutoria de desgobierno, corrupción e incompetencia que luce. No es previsible que, por mucha manipulación mediática que haya, quepa embellecer de algún modo este desastre que, además, deja tras de sí cientos de miles, millones de perjudicados con conciencia de haberlo sido.

Pero eso es lo único que me atrevería a prever: el hundimiento del PP. Cómo se distribuyan luego sus votantes entre C's y PSOE y, a cierta distancia, Podemos, es algo que parece más abierto a impactos del momento y cálculos de otro tipo. Por ejemplo, si los votantes piensan en clave de conservación del sistema, concentrarán el voto entre PP y PSOE; pero si piensan en clave de renovación del sistema, lo concentrarán en PSOE y C's. Por supuesto, no afirmamos que "conservación" y "renovación" quieran decir lo que dicen. El PSOE es el elemento común pero en ambos casos como júnior, lo que no es cómodo. En cuanto a Podemos, sigue siendo una incógnita pero ya dentro del muy manejable rango del 13% al 17% a la usanza de la vieja IU. Otro asunto también claro: a pesar del hundimiento del PP, la derecha como bloque está en el 50% y la izquierda parece condenada al furgón de cola lo que, en condiciones de crisis como las actuales, dice poco de su capacidad de comunicación.

Los vaticinios electorales en España son a beneficio de inventario ya que los resultados, en realidad, dependen de la situación en Catalunya. Nadie en España apostaría por unas elecciones generales teniendo a Catalunya pendiente de estabilizarse. Antes se prefieren las elecciones allí, cuyo resultado, obviamente, tendrá un fuerte impacto en España. Un aumento y consolidación del independentismo obligará a convertir a Catalunya en el tema central de las elecciones. Y en ellas se decidirá entre las distintas propuestas del Estado para negociar con la Generalitat. Si es que hay alguna.

El sondeo interesante de Sigma Dos podría ser el de Catalunya: qué expectativa de voto tendrían las distintas opciones hoy en escena (PDeCat, JxC, ERC, CUP, PP, PSC, C's, Comuns-Podem) y, ya por hacernos un favor, podría incluirse una pregunta sobre la intención de voto de una lista de país.

Seguro que aprenderíamos mucho.

domingo, 1 de abril de 2018

Liderazgo

Parece obvio, ¿no? En el exilio, en prisión preventiva, la voz de Puigdemont se escucha en Europa. La agitación en las calles lo prueba. Un 51% de los alemanes se opone a la extradición contra un 35% a favor. Los apoyos de parlamentarios y asambleas legislativas aumentan. El conflicto España-Catalunya se ha europeizado. Y, al europeizarse, se ha convertido en lo que es, un asunto político; no judicial. Es de esperar que los jueces alemanes así lo entiendan y se nieguen a avalar judicialmente un asunto político disfrazado de judicial.

Porque el pronunciamiento de Puigdemont equivale a recordar que es el presidente de Catalunya. Confía asimismo en el cumplimiento del acuerdo de la mesa del Parlament de proponerlo para la investidura. Si hubiera algún remonoleo a este respecto, merece la pena considerar las declaraciones de Elisenda Paluzie, nueva presidenta de la ANC en el sentido de que si la represión nos lleva a no asumir riesgos, lo mejor es abandonar. No se trata solamente de un pronunciamiento claro de resistencia, sino una aceptación de lo inevitable: solo hay camino hacia delante; solo admitiendo el riesgo de la represión puede ponerse fin a esta. 

Ahora solo queda esperar la decisión de la justicia alemana. Sin olvidar que, sea esta la que sea, el acuerdo de la mesa del Parlament se mantiene. Puigdemont será propuesto candidato a la investidura. Reconociéndose así al prófugo o detenido una legitimidad que el B155 no está dispuesto a admitir bajo ningún concepto, si bien es lo más sensato que podría hacer. 

Razón por la cual solo quedan quedan dos opciones: o el 155 pasa al ataque dictatorial directo y suspende de derecho la autonomía catalana pues ya lo está de hecho o bien nos preparamos para unas nuevas elecciones, según vaticinan ya los socialistas, aunque dicen que no las quieren.

Y hacen bien. Unas nuevas elecciones en las condiciones actuales clarificarían definitivamente la situación en los términos de un referéndum entre un polo independentista (formado por una lista de país y los añadidos que gusten) y otro no independentista con las opciones que sean. Por supuesto, en la lista independentista figurarán todos los dirigentes procesados/as. 

Entre tanto la Generalitat debe estar regida por un gobierno transitorio independentista. Transitorio porque se limitará a gestionar las elecciones e independentista porque es el de la mayoría. Y sin 155.

No parece que haya otra salida. 

Mil novecientos ochenta y cuatro bis

Todo un reto adaptar al teatro 1984, de Orwell, una de las novelas más famosas de la segunda mitad del siglo XX, de las más citadas y traducidas. La que dio origen al adjetivo orwelliano, de uso común en política y comunicación y la que contiene numerosas expresiones también de uso corriente como "neolengua", "doblepensamiento", "policía del pensamiento", Big brother watches you "El Gran Hermano te vigila". Por cierto esta versión prefiere la traducción "Hermano mayor", lícito desde luego, pero con cierto tono patriarcal que el otro no tiene. Una novela centrada en la importancia de la lengua como vehículo de una comunicación orientada a la dominación totalitaria de la gente. Orwell, el periodista Eric Blair, encontró tiempo en su corta y atribulada existencia para reflexionar sobre la manipulación del lenguaje y la comunicación en el logro del ideal del tirano: la servidumbre voluntaria. Cosa que se consigue, entre otras cosas, mediante las consignas políticas del Ministerio de la Verdad del tipo de "la paz es la guerra" o la "verdad es la mentira". Ministerio de la Verdad; ministerio de Propaganda; ministerio de Información; ministerio de Cultura. 

El grupo Paradoja, en el teatro Galileo lo borda, con un montaje original, sobre todo en el acompañamiento musical, incorporado a la obra. Buena dirección de Carlos Martínez-Abarca.  Alberto Berzal, como Winston Smith es un Atlas que soporta la pieza entera y de un tirón. En un solo acto bastante largo de dos horas hay, sin embargo, dos cesuras que se hubieran podido aprovechar para descansar redistribuyendo tiempos. Porque la pieza se concentra en tres actos de hecho: 1) la presentación del contexto político militar mundial, Oceanía, Socialismo inglés, la guerra permanente; 2) la rebelión de Winston Smith y su relación amorosa con Julia; 3) la tortura de Winston a manos de O'Brien, del Partido Interior. 

Hay cierta desigualdad. Lo del contexto solo queda claro a quienes traigan conocimiento previo de 1984. La sociedad totalitaria es la franja inglesa deOceanía; Europa es enemiga. El regimen revolucionario del socialismo inglés es un calco de los totalitarismos hitleriano y estalinista. La manipulación es completa porque el régimen controla la memoria a base de reinterpretar empíricamente el pasado, falsificándolo cuando le interesa y borrando toda huella de la falsificación. El odio colectivo teledirigido al enemigo del pueblo, Emmanuel Goldstein (ojo a los nombres). Un régimen del que no es posible escapar .

La segunda parte narra la rebeldía de Winston Smith y Julia. El nombre es en sí mismo una especie de calembour. En 1948 (fecha de publicación del libro), Winston Churchill seguía siendo una figura señera. Añadirle el apellido Smith, uno de los más frecuentes en Inglaterra, sugería una idea soterrada: el héroe es el hombre de la calle, el que sigue su conciencia, su criterio de que dos y dos son cuatro, no cinco, como dice el partido, el que se enamora. Todo muy cierto, pero le sobra un buen trozo. 

El es el trozo de la historia de Orwell que más acusa la influencia de Darkness at Noon, de Arthur Koestler (aquí traducida como El cero y el infinito), que era amigo suyo. Koestler había vivido los procesos de Moscú de 1934, 1936 y 1938 y su novela  refleja el impacto que le produjeron las confesiones de los acusados. Rubachof, el protagonista, podía ser Trotsky (no juzgado), Bujarin, Rakovsky o cualquier otro bolchevique, según el propio Orwell. Esta última parte está sobreactuada, con demasiado electroshock, cuando lo verdaderamente interesante es el proceso intelectual, mental, por el que el protagonista acaba haciendo lo que acaba haciendo (spoilfree). Como Rubachof.

En los diálogos hay una referencia al "último hombre en Europa". En efecto, es el título que llevaba 1984 cuando llegó a la mesa del editor y este quien cambió el título por la fecha. Estaba bautizando, parece que al azar, por una caprichosa alteración de dígitos, una de las novelas más famosas del siglo XX, de la que se ha dicho que lo ha retratado. Que cuenta, además de esta adaptación teatral, con una película estrenada, evidentemente, en 1984 con ese título y hasta una novela, esto es una novela sobre la novela 1984, pero titulada The Last Man in Europe  de Dennis Glover y publicada el año pasado.

1984 llegó, y se quedó.  

sábado, 31 de marzo de 2018

Los pactos de ida y vuelta

Días estos de mucho recogimiento, meditación y golpe de pecho. Una ministra y tres ministros cantando a grito pelado "¡soy el novio de la muerte!" al paso del Cristo de la buena ídem a hombros de legionarios, camino de un recinto en donde aquellos y aquella le besaron reverencialmente los pies. En un país aconfesional según esa Constitución que todos deben respetar menos ellos. Las banderas, símbolo del Estado, a media asta; el Estado a media asta; España a media asta, por orden del Estado no confesional.

Regresados al siglo XXI, como era de esperar, Catalunya. No hay otra cosa en España hace ya meses, años. La procelosa investidura del president de la Generalitat, que no parece hoy más cerca que en el mes de enero, provoca propuestas y movimientos que están dictados por la desesperación antes que el cálculo racional. Como esa del "gobierno de concentración" del PSC. El nombre no es muy feliz pero el contenido resulta incomprensible: ¿qué se concentra? O la propuesta pareja de los comuns del "gobierno técnico". El canto de un duro ha faltado para el "gobierno de tecnócratas". Quién iba a decirlo, ¿verdad? Ha de ser la desesperación la que dicte estas propuestas como manifestación de la repentina fiebre pactista que padecen quienes siempre se han negado a pactar, como los seguidores de Iceta, para quienes todo independentista era un intocable. Ahora los pactos son buenos.

En cualquier caso son propuestas animadas por un espíritu realista cuyo único defecto es no coincidir con la realidad. Cualquier propuesta de gobierno distinta de la de la mayoría del 21 de diciembre exigirá que algún partido independentista se excluya o el conjunto acepte una rebaja de su programa, en realidad una renuncia, si se acepta la fórmula de desistir de la unilateralidad. Pero la realidad, se encarga el bloque independentista en señalar, consiste en su unidad de acción. Solo él puede formar gobierno y, para encabezarlo, propone a Puigdemont.

Aquí se abre un compás de espera por la situación del presidente en Alemania. La decisión que tomen los jueces alemanes condicionará el curso posterior de los acontecimientos en España de modo absoluto por cuanto el gobierno ya ha anunciado su neutralidad en el asunto. 

Queda la especulación porque no hay otra. Y en cualquiera de las dos posibilidades (extradición o no extradición) el conflicto se habrá acercado más al punto en que la mediación europea acabará haciéndose inevitable. De hecho, ya lo es. Europa ya pide a España, por boca de Schäuble, que "desescale" el conflicto. En román paladino, que suelte a los presos políticos y acabe con una disparatada judicialización.

Pero no será lo mismo la situación con Puigdemont libre en Europa o Puigdemont preso en España.

Imagino que en cualquiera de los dos casos, se mantendrá la opción del Parlament: investir a Carles Puigdemont. A partir de ahí, corresponderá reaccionar al Estado. Según la intensidad de esta reacción y su carácter, podrá vaticinarse el curso posterior del proceso. Este había empezado siendo una cuestión de cuatro chiflados para ocultar una corrupción, una "algarabía" incomprensible, un suflé que se desinflaría a la primera de cambio y resultó ser un movimiento social, una verdadera marea independentista que ha tomado los caracteres de una revolución.

Y la Unión Europea cada vez más atenta a la vuelta de España por sus querencias: presos y exiliados políticos, represión, falta de libertades, dictadura. La dictadura de una banda de ladrones y meapilas.

Lo que hay.