jueves, 23 de noviembre de 2017

De Icaria a Ítaca

Pensando ayer en el cuadro de Breughel, paisaje con la caída de Ícaro, caí a mi vez en la cuenta de que el mito, aquí tan indiferentemente tratado, había tenido una curiosa prolongación que afectaba a Cataluña. Y no crea el lector que la omnipresencia de la cuestión catalana ciegue a Palinuro. Es que es así.

En 1840, Étienne Cabet, revolucionario francés, publicaba el Viaje a Icaria, una utopía al estilo de Moro que relataba la vida de una sociedad comunista ideal en una isla, hasta entonces desconocida, llamada Icaria. Icaria, Ikaria, es el nombre de una isla griega real en el Egeo, cercana a Samos, en la que según la tradición, cayó Ícaro. El paisaje del cuadro de Breughel no parece evocar la isla. En todo caso, tampoco parece que Cabet la tuviera en cuenta, porque su viajero, Lord Carisdall, cuyo diario reproduce, da precisiones geográficas parecidas a las del Señor de los Anillos. Un viaje de cuatro meses lo lleva desde Londres al puerto de Camiris, en el país de los Marvols, separado de Icaria por un brazo de mar.

La utopía de Cabet, sin embargo, no era contemplativa, como la de Moro, sino una especie de guía de acción revolucionaria, de alegato en pro de una sociedad comunista, comunitaria. Una idea que bullía en muchos corazones europeos en los años cuarenta del siglo XIX y acabó fraguando en la revolución de 1848, que fue la primera revolución a escala europea porque se hizo sentir en casi todos los países del continente; la segunda, la feminista todavía dura y la de 1968, a su modo, fue mundial. La de 1848 fue la del Manifiesto Comunista. El fracaso de la revolución y el tesón de Cabet propiciaron una expedición (a la que habrían de seguir otras) de expedicionarios y colonos por entonces llamados icarianos a las tierras del Nuevo Mundo, a fundar sociedades nuevas sobre la base del comunismo y la fraternidad. Pasaron mil penalidades y, como al héroe del viaje, los estafaron, los robaron y los desperdigaron, aunque muchas de aquellas comunidades utópicas aisladas resistieron hasta fin de siglo.

Pero esa es la historia de los icarianos. La conexión catalana viene por el hecho de que ese movimiento prendió en Cataluña, siendo su inspirador y uno de los más activos propagadores del ideal comunista, Narcís Monturiol. Un discípulo de este, el médico de Poble Nou Joan Rovira, figura entre los primeros expedicionarios a la Icaria americana con Cabet. En Poble Nou se fundó una comunidad icariana que luego adoptó una visión ácrata, sin duda más acorde con los tiempos. Y de ello queda testimonio en una via icaria que, al parecer, es el camino viejo del cementerio. Todo esto pasaba mucho antes de que, por las ironías de la historia, la isla real de Ikaria, habiendo expulsado a la guarnición turca a principios de 1912, se declaró república independiente. Durante cinco meses, hasta su anexión por Grecia, fue un Estado soberano, tuvo gobierno y ejército propio, acuñó moneda y sellos, tuvo su bandera e himno nacional. Luego, volvió a desaparecer. Como Ícaro.

Y como los icarianos. Hay algo de icariano en el hecho de que la Diada celebre una derrota, un hundimiento.

Los icarianos han desaparecido. Ahora llegan los itaquianos, los que van a Ítaca. Nada de viajar a islas desconocidas, ni cruzar océanos, ni comprar tierras o colonizar lugares remotos. Simplemente, volver a casa después de un largo viaje. Feliz quien, como Ulises, ha hecho un viaje hermoso ("Heureux qui, comme Ulysse, a fait un beau voyage"). Este viaje es la vida, su vida, la de estos itaquianos que la viven con entrega y sacrificio personales, lo cual tiene un efecto movilizador tremendo. 

Porque el aparato de propaganda nacional español podrá tachar a Puigdemont de cobarde, de rata que abandona el barco y hasta de Cipolino, según atestigua la ministra de Defensa, pero nada de esto empaña el hecho de que goza de un prestigio y consideración generalizados. Ambos se acrecientan con estos gestos de prescindir del devengo de cantidades que no le corresponden por cuanto considera ser el presidente legítimo de la Generalitat, no el expresidente. Eso se llama actitud de principios y en política no es nada habitual. Como tampoco lo es que unas personas estén dispuestas a ir a la cárcel por defender sus ideas.

Esa actitud de principios es la que emerge en esa curiosa cuestión del acatamiento que se ha convertido en el objeto de la disputa. Puigdemont debería acatar el 155 si quería cobrar la indemnización como expresidente; no acata y, en consecuencia, no cobra. Los otros no se juegan un devengo sino la cárcel y, si París bien vale una misa, la libertad bien vale un triduo, eppur' si mouve. Acatar lo que no cabe evitar es sentido común pero, si se pretende llevar el acatamiento a la zona de íntima de la conciencia, como hacen las inquisiciones y está haciéndose en este caso, el fracaso está asegurado. El acatamiento no es arrepentimiento, como sostienen los medios. Ignoran que el arrepentimiento no es una virtud, según establece Espinoza, porque no procede de la razón.

Ya se sabe que el camino a Ítaca es largo y está lleno de peligros y aventuras. 


miércoles, 22 de noviembre de 2017

La intervención exterior, clave para la independencia

Mi artículo de hoy en elMón.cat, titulado Nosaltres i ells, en el que se hace hincapié en la importancia de los dos factores que, estando entrelazados, contribuirán decisivamente a la independencia de Cataluña: el carácter pacífico y no violento de la República Catalana y la internacionalización del conflicto. Esta última era el paso imprescindible para adquirir la relevancia que permita confiar en una intervención exterior. Sé que mucha gente ve con escepticismo dicha intervención no solamente por la inercia institucional de la comunidad internacional sino también a raíz de las repugnantes declaraciones de algunos dirigentes de la UE, singularmente su actual presidente, Juncker. A cambio del oropel de una sobornos de tercera (lo han hecho premio Princesa de Asturias y doctor Honoris Causa por la Universidad de Salamanca) este payo se ha permitido decir que algunas de las imágenes del vandalismo policial del 1/10 son un montaje. Faltan reflejos en la izquierda de dicha UE (si es que queda alguna) puesto que, si no fuera así, hubieran debido emplazar hic et nunc a Juncker a que, sin dilación, demuestre cuáles imágenes están trucadas y, si no aporta ninguna, a dimitir e irse a su casa.

Al margen de las maniobras de estos políticos reaccionarios de pacotilla, la lucha por el reconocimiento exterior de la República Catalana, la ayuda al independentismo catalán, llegará del exterior, cuando España haya demostrado suficientemente ser un fallido Estado fascista, gobernado por una cáfila de ladrones y sinvergüenzas que han tenido la feliz idea de montar una asociación para delinquir y la han llamado "partido político". Una vez corroborado el mayoritario apoyo a la independencia el 21D, solo quedan dos vías: a) España y Cataluña pactan una vía pacífica a la independencia mediada por la UE o 2) la UE impone a España una secesión pacífica de Cataluña en función del principio de injerencia del derecho internacional humanitario que hoy reconocen los Estados democráticos y civilizados del mundo.

Aquí, la versión castellana:

Nosotros y ellos

Si el actual conflicto entre Catalunya y España se diera en condiciones de vacío absoluto o, por lo menos político, el resultado sería ya un éxito catalán sin duda. La armas, los medios de que ambas partes se valen, siendo opuestas en significado, son tan superiores en un caso frente al otro que la cuestión debería estar zanjada ya.

Frente a las razones del independentismo, basadas en los derechos de los pueblos, las sinrazones del centralismo, basadas en la servidumbre de esos mismos pueblos.

Frente al espíritu y la práctica de la democracia y el pluralismo, los del autoritarismo homogeneizador que reputa peligrosa toda diversidad y una amenaza para la perpetuación del poder tiránico.

Frente a la cultura, el cultivo del patrimonio artístico e intelectual, la incultura del desprecio por la memoria y por las tradiciones y costumbres que contribuyen a forjar el espíritu del pueblo.

Frente a la tolerancia entre las diversas creencias y visiones del mundo, la intolerancia e intransigencia de un credo dogmático que pretende imponerse en el ámbito externo del comportamiento y el interno de la conciencia.

Frente al respeto, la falta de respeto; frente a la comprensión, la incomprensión, frente al espíritu crítico, la fe del fanático.

En efecto, si el conflicto entre Catalunya y España se diera en el vacío, en condiciones artificiales del debate entre las opciones y los objetivos, la victoria del independentismo sería clara y se habría producido hace tiempo, por lo que cada una de las partes representa y ha representado en el pasado.

Pero el conflicto se da en un contexto histórico concreto, con una correlación de fuerzas específica y que condiciona las posibilidades de cada una de las partes, sobre todo de la independentista. El independentismo carece de aliados fuera de Catalunya en el conjunto del Estado. Los electores españoles en su abrumadora mayoría, casi la unanimidad, son contrarios al independentismo catalán y no hacen ascos a la idea de que sus partidos y su gobierno recurran a medios no ortodoxos para abordar la cuestión catalana. Por el contrario, la mayor fuerza del unionismo catalán se da en España, fuera de las fronteras catalanas. Hasta el extremo de que, bien sabido es, como tal unionismo, sería invisible e irrelevante en Catalunya si sus actos no se nutrieran de levas en España a base de autobuses y bocadillos.

La fuerza del independentismo catalán reside en su propio pueblo, en su ciudadanía, que no debe ni puede esperar apoyo o solidaridad dentro de la península, salvo casos específicos y nada seguros.

De ahí que esta fuerza, que crece a medida que se acercan las elecciones del 21D tiene que mantener celosamente y sin desfallecimiento alguno su carácter de revolución pacífica y no violenta. Porque solo el escrupuloso respeto a los principios de la desobediencia civil, continuará funcionando como el elemento decisivo del independentismo, su fuente de legitimación y su lazo de unión.

Pero sobre todo será la base desde la que pueda articularse la única ayuda que el pueblo catalán va a recibir y la única que garantizará su triunfo definitivo, que es la intervención exterior. Esta ha comenzado ya a articularse gracias a la internacionalización del problema propiciado por el exilio de Puigdemont en Bruselas y es la verdadera garantía que acabará obligando al Estado a una negociación a partir del 21D y según como sean los resultados.

Por eso, dichos resultados deben ser en la medida de lo posible, superiores a los anteriores pero no debe olvidarse que, por muy superiores que sean, no servirán de nada si el movimiento cae en alguna provocación del Estado y rompe su comportamiento pacífico.

Únicamente esta firme acción no violenta garantiza el imprescindible apoyo exterior, ya que el independentismo nunca tendrá fuerza suficiente para enfrentarse en este terreno con el Estado. Su fuerza será siempre moral pero, siéndolo, dará pie a la invocación del derecho de injerencia en función del derecho internacional humanitario en el caso de que el independentismo no reciba el trato democrático y respetuoso que el Estado está obligado a dispensarle.

Los símbolos y la moral

Los independentistas presos se apuntan ya todos (y todas, supongo) a la vía del reconocimiento "político" de la famosa DI que los medios siguen traduciendo como si se tratara de arameo por "simbólico". Un acto político es un acto simbólico. Extraordinaria idea de la política. Y, no contentos con esto, interpretan ya una actitud de arrepentimiento de los procesados. Pelillos a la mar. Vamos que hasta se podrían solicitar medidas de gracia para estas ovejas descarriadas que vuelven al redil.

Vale. Aquí lo que parece haber es que unas gentes, con pleno conocimiento de causa y sentido de la responsabailidad, han adoptado una actitud política que podía llevarlos a la cárcel, de hecho los llevó y ahora los libera de ella sin que el calificativo de "política" de la actitud haya cambiado salvo en el traducción de los medios a "simbólica".

Igualmente tenemos que esas mismas gentes han descubierto que insistir en el carácter "político" de su actitud, que los llevó a la cárcel, ahora, por un extraño giro del entendimiento judicial, los libra de ella. Y lo hacen.

¿En dónde está el arrepentimiento teniendo en cuenta que todos ellos van en listas de partidos independentistas? El acatamiento al 155 no tiene ningún valor porque no lo tiene pedir acatamiento a lo que se impone por la fuerza. 

Esa es la realidad del símbolo. La independencia tiene valor político. El que tenía cuando se proclamó. Ahora vamos a ver el respaldo que tiene el 21D. En una entrevista a La Repubblica
que reproduce El País, Rajoy va de profeta y prevé el retorno a la "normalidad" después de las elecciones porque confía en que las ganen los partidos unionistas. Por si acaso, pues no las tiene todas consigo, ya avisa de que, gane quien gane, tendrá que actuar en el marco de la legalidad constitucional.

Es decir, el resultado está abierto. Y muy abierto.

La revolución pacífica catalana

Toda insistencia en el carácter no violento, pacífico del independentismo catalán es bienvenida. Pero es un pacifismo tan transversal en lo ideológico como lo es en lo cultural, social o económico. A Junqueras, su fe lo lleva al pacifismo. Pero no todas las fes llevan al pacifismo ni todos los pacifismos nacen de la fe. Hay muchas fes que predican la guerra. La del propio Junqueras, profesada por otros, así lo hace. Y hay pacifismos que nacen de la mera razón. Lo cual tampoco es definitivo porque muchos de los que predican la violencia dicen hacerlo en nombre de la razón.

Para entendernos todos, el pacifismo de la revolución catalana arranca de ella misma en cuanto acto dee autoconciencia de un pueblo que pugna por serlo con todas sus consecuencias y variantes. Un derecho que nadie puede negarle porque asiste a todos los pueblos, incluido aquel que se lo niega a los demás.

Qué más hay en Bruselas

Muchísimas cosas, por supuesto. Quienes vayan a la manifestación del 6/7 de diciembre próximo a favor de los presos políticos, disfrutarán de esta bella ciudad. Por mi parte, tras trotar por el museo de Magritte el primer día, dediqué la mañana del martes, antes de coger el avión, a visitar los otros dos museos contiguos al del debelador de la pipa, el de pintura clásica (siglos XV más o menos al XIX) y el Fin de siècle, eso que las gentes cosmopolitas llaman un must y que, lógicamente, estaba vacío. Magritte se come todos los móviles y las selfies. Hasta un servidor se hizo una foto con una reproducción dele pintor y un su amigo y señora en una especie de 600 descapotable, piloto y copiloto con sendos bombines, idénticos a los de Dupont y Dumont. Seguramente sus beneficios mantienen todo el complejo.

El clásico no es muy allá. Corresponde a una época de relativa oscuridad flamenca. Nada comparado con lo que hay en varias ciudades holandesas. Aun así, se encuentran obras de Quentin Matsys, Rubens, hasta un Ribera, varios Teniers y Breughels, así como algún Bosco. Completarían muy bien las colecciones del Prado. Algunos son verdaderas genialidades. La caída de Ícaro, de Breughel, por ejemplo, del cual hay otra versión en algún otro lugar. Debe de ser una de las obras más irreverentes que conozco. Irreverencia frente a la moral de las historias, de todas las historias. Hay que buscar con atención al infeliz hijo de Dédalo y, al final lo encontramos ya medio hundido en las aguas del Mediterráno en el extremo inferior derecho. Nada de trayectoria descendente ni aspavientos en el aire. Un chapuzón y adiós. Un hecho fortuito, sin trascendencia alguna. En verdad, el cuadro es un paisaje, como si dijéramos una instantánea panorámica que accidentalmente registrara la caída de un símbolo eterno: las desatentadas aspiraciones de la corta edad. El resto de los personajes de la escena ignora el drama. El pescador (si lo es) más próximo a Ícaro, no lo ve, pues está pendiente de su pesca. El pastor con el rebaño mira las musarañas en dirección contraria y el agricultor, va atento al surco y no percibe nada. El barco ha pasado de largo y nadie se asoma al costado o a las amuras. Y, lo más grave, el sol está poniéndose o emergiendo. O Ícaro se tomó un tiempo para caer o el sol, quizá avergonzado de lo que había hecho, corrió a esconderse. No es seguro que este cuadro fuera de la mano de Breughel pero sí que la composición es suya.

Mucho mas interesante el museo llamado de fin de siglo. Bélgica era ya un Estado independiente y tiene una pintura y unos pintores de altísima calidad, que han influido mucho no solo a Magritte, sino a otros creadores del siglo XX y han impulsado el surrealismo por un lado y el modernismo por otro. Modernismo hay mucho en el Quay d'Orsay, pero me atrevo a decir que la chispa inicial está en Bruselas. La pintura es simbolista, nombre que permite agrupar a gente en el fondo muy diversa como Mellery, Khnopff, Ensor o Spilliaert porque comparten un elemento muy difícil de definir y solo puede hacerse por aproximación, un elemento inquietante, eso que los alemanes llaman Unheimlich sin que ellos mismos se pongan de acuerdo sobre el significado. Khnopff estudió con Mellery (que también era escultor), el del el arte une el cielo y la tierra y se llevaba mal con Ensor, quizá porque este tenía un sentido más truculento de la existencia y bastante mordaz. Con Spilliaert siempre será imposible llevarse personalmente bien ni mal porque su pintura es tan espectral como su misma persona.

¿Resulta muy arriesgado, absurdo incluso, relacionar el simbolismo belga con la aparición casi por arte de magia de una nación belga "estatalizada" a partir de 1831? Un plat pays, que cantaba hace unos años Jacques Brel, avec des cathédrales pour uniques montaignes. En realidad, la Unheimlichkeit como herencia cultural nacional que, por cierto, he visto que se dice prácticamente igual en flamenco.

Confieso una debilidad fortísima (si se me permite la contradicción) por Khnopff. Habría visitado el museo aunque solo estuviera él. La imagen con que desvergonzadamente he sustituido la oficial del Museo Fin de Siglo, es la famosa y provocativa Caricias (de 1896). La tengo en mi perfil de Tuiter, así que no me lo invento. Es un tema favorito en la pintura, una interpretación de Edipo y la Esfinge.
Ahí probaron su mano Ingres, Moreau, Rosetti, Redon, von Stuck al que muchos responsabilizan de la versión de Khnopff. Puede ser. La afición simbolista por la leyenda del enigma enlaza con la tendencia al cultivo de la ambigüedad que nace con el romaticismo y el tratamiento del incesto. La esfinge en el cuadro de Khnopff es su hermana, que fue su modelo en gran parte de su obra.

Imagino que puede haber dudas al respecto. Bien, cabe echar una ojeada a este otro cuadro de Khnopff de 1891, titulado "Me cierro la puerta a mí mismo" que se conserva en la Gemälde Gallerie de Berlín, y empezar a preguntarse qué quiere decir el autor. 

El resto del museo también está bien. Es agradable ver un pensador de Rodin en tamaño pequeño, que el natural impresiona mucho y muy grato encontrar uno de sus burgueses de Calais. Cómo no iba a tener Bruselas una estatua al símbolo mismo de sus libertades cívicas.

El franquismo del Estado español hoy

Aquí, el vídeo de la sesión de la comisión del Parlamento en donde se trató el tema de la pervivencia del régimen de Franco en la España actual. Ignoro si hay otras versiones o si, al abrirlo, los lectores tienen más suerte que yo, pero lo que me veo obligado a subir aquí, porque es lo único que he encontrado, es un absoluto desastre. 

En primer lugar el vídeo no recoge las imágenes que llevaba y proyecté en una presentación de power point. Eran de dos tipos: imágenes de la presencia actual del franquismo en logos, monumentos, estatuas etc y, en una segunda parte, una serie de cuadros estadísticos demostrando el lugar que ocupa España en indicadores muy sensibles como independencia de la justicia, corrupción y libertad de prensa. Vaya usted al Parlamento Europeo a una sesión sobre el franquismo en la que le dicen que habrá streaming para encontrarse con esta falta completa de profesionalidad, consistente en amputar una conferencia de su soporte documental sin ninguna razón que uno pueda imaginar como no sea la desidia.

En segundo término, el audio se interrumpe en mitad de mi conferencia. Estoy acostumbrado a que, según en qué lugares, se me censure pretextando dificultades técnicas, pero era lo último que me esperaba en el Parlamento Europeo. A lo mejor es un problema de mis altavoces que, de pronto, han dejado de funcionar. Si es así, pediré las correspondientes disculpas, pero, si no lo es, los responsables deberían dar alguna explicación de los dos fallos que han conseguido arruinar literalmente una intervención que, al menos yo, había preparado con mucha dedicación. 

Una vergüenza, vamos.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Fráncula

Hace unos días, el diario oficial del régimen de la Gürtel publicaba un editorial titulado Franco ha muerto. en el que repetía los habituales argumentos de los franquistas y fascistas patrios cuando quieren responder a las recurrentes críticas que los demócratas hacemos al carácter franquista, aparte de ladrón, claro es, de los actuales gobernantes. Toda esta patulea viene a decir que los demócratas vivimos en el pasado, que no nos enteramos, que somos unos maniáticos que, caramba, pasemos página porque Franco ha muerto. Es lo que repite el pisaverde ese que tienen de portavoz en el PP.


Franco ha muerto. El pisaverde seguramente cree decir algo incontrovertible. Los de El País, no. Esos saben que mienten y que lo hacen por dinero al servicio del amo pepero. Con la fórmula no pretenden hacer un enunciado obvio. No son tan tontos como Casado. Quieren ir más allá, quieren decir, insinuar, dar por sentado, sugerir, que el franquismo ha muerto. Los pagan por eso, por vender esta basura como una certidumbre. Por ello tienen a sueldo en sus páginas unas docenas de supuestos intelectuales, escritores, políticos y académicos que llevan cuarenta años vendiendo ideología como si fuera ciencia.


Y no, no es verdad. El franquismo no solamente no ha muerto, sino que ha ganado la batalla a quienes algún día pensaron que bastaría dar una pátina de procedimientos formales  para disfrazar la dictadura más asesina, estúpida y longeva de Europa en un Estado democrático de derecho así, porque sí. Que los fascistas de toda la vida, los herederos de los ganadores de la Guerra civil, los Rajoys, Santamarías, Aznares, Ratos y otros se iban a convertir en democratas por arte de birlibirloque y España sería un Estado de derecho homologable a las demás democracias europeas. Esta mentira pasa por ser la verdad historiográfica moderna: España ya no es el país atrasado, subdesarrollado, inculto, autoritario, supersticioso, comido por los curas y militares, sino una democracia dinámica y abierta, flexible, inclusiva, tolerante. Esta es la mentira ideológica que llevan cuarenta años vendiendo los historiadores y otros literatos del régimen. Lo dice muy bien el subtítulo del mencionado editorial: Ningún ataque de retórica guerracivilista justifica atribuir a España comportamientos fascistas.



O sea, las bandas de fascistas por las calles -muchos de ellos policías y guardias civiles de paisano que también violan mujeres, como en Paamplona- la bestial corrupción de la banda de ladrones a la que llaman partido, la absoluta falta de ética de un presidente cobrador de sobresueldos ilegales y amigo de cuanto ladrón y sinvergüenza campa por sus respetos, la Guerra sucia, el nacionalcatolicismo de los psicópatas que emplean los fondos públicos en condecorar vírgenes, la bestialidad de la policía machacando gente pacífica, el expolio de los fondos públicos, el robo a los pensionistas, el decreto de plenos poderes del artículo 155 con el que el Sobresueldos y sus cómplices gobiernan en dictadura y envían a prisión o al exilio a sus enemigos politicos, no es fascismo. Debe de ser la democracia de la postverdad.



Claro que el franquismo no solo no ha muerto, sino que está más vivo que nunca y si Franco ha muerto, será como Drácula, para salir por la noche a chupar la sangre de sus víctimas o para robarles las fortunas, como hacen los granujas que no pagan impuestos, se autoamnistían para seguir sin pagarlos, se autoindultan cuando los pillan y llevan los caudales robados a los paraísos fiscales.


Franco se ha convertido en Fráncula y sigue haciendo lo que siempre han hecho los franquistas: perseguir a la gente, encarcelar demócratas, llegado el caso, asesinar a sus adversarios y robarles todo lo que puedan para repartírselo con la Iglesia católica.


España sigue siendo un Estado franquista. Entre otras cosas, está gobernando por un mangante, un Sobresueldos cuya única obra escrita son un par de artículos en contra de la igualdad y a favor de Franco y un libro redactado por algún "negro" analfabeto, y que preside un partido fundado por un ministro de Franco.

Manana, Palinuro y la CUP en Blanquerna

Para presentar el libro escrito por Gerard de Josep sobre la CUP. Comparto mesa con Leonor Mayor y José Luis Mateos, de "Traficantes de suenos". Y, por supuesto, el autor, Gerard de Josep.
 

La CUP es un fenómeno sumamente interesante en Cataluña y la envidia de la major izquierda del Estado, que sigue anclada en estructuras partidistas cuyo efecto es la desmovilización y el agostamiento de lo que debiera ser la frescura y laa creatividad de la izquierda. Ultarradicales moderados, independentistas internacionalistas, asamblearios disciplinados, una pura contradicción en la forma y una pura coherencia en el fondo.


El libro que presentamos está muy bien. Seguro que hay debate.


Nos vemos a las 19:00 en Blanquerna.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Asuntos pendientes

Todavía no puedo subir imágenes con leyendas perodísticass, como es mi costumbre, pero ya puedo redactar posts con cierta seguridad. Por razones que no hacen al caso, tendré que cambiar el horario de aparición hasta el miércoles cuando, es de esperar, todo volverá a la normalidad en un país en el que, bien se ve, puede pasar cualquier cosa.

Son varios los asuntos que han salpicado este fin de semana y requieren algunas matizaciones.

El primero de todos, la firme voluntad de no sé quién, supongo que de alguno de estos miembros de la banda de ladrones en el gobierno, de perseguir a quien se permita hacer chistes sobre la muerte de Maza. Comprensible en un país en el que se puede amenazar de muerte a los catalanes (uno a uno o colectivamente) sin que pase nada, pero no se puede hacer un chiste sobre Carrero Blanco porque vas a la cárcel; un país en el que se puede asaltar una librería, atropellar a la gente y rebuznar los habituales insultos nazis de los franquistas y sus hijos sin que entres en prisión, pero si montas un espectáculo de niños que fastidia a la banda de ladrones y criminales en el gobierno vas al trullo. Todo esto es evidente y, aunque esta gente crea que no (porque no leen medios extranjeros; solo leen el Marca) estas cuestiones se saben fuera y acuñan la imagen de España. Como se sabe que hace dos días, otra manada de fascistas recorría las calles de Madrid brazo en alto, en tanto sus congéneres pegaban un tiro de perdigones a un ciudadano catalán por independentista. Y esto mientra El País sostiene que esta basura es un Estado de derecho cuando todo el mundo está viendo que no es verdad, que los jueces son parciales, la justicia no existe, el país está gobernado por corruptos y ladrones que tratan de aterrorizar a la población con bandas de fascistas por las calles, muchos de los cuales son policías y guardias civiles de paisano.

Había pocas dudas en Bélgica de que no cabía entregar a Puigdemont a manos de esta gente, pero ya no queda ninguna.

¿Cómo ha muerto Maza? Y esto no es un chiste, no haya cuidado. Pues de forma harto sospechosa,. ¿Quién podía tener interés en su desaparición? ¿Quizá los mismos que lo tenían en que se suicidara Blesa? ¿Los que querían que muriera Barberá? Con el tiempo lo sabremos todo pero, de momento, la cuestión es clara: el país está en manos de indeseables capaces de todo, incluido de ir a misa a darse golpes de pecho mientras roban a manos llenas y se lo llevan a Suiza, una de cuyas cuentas, la del ladrón Bárcenas, tenía el aval del de los Sobresueldos que, por supuesto, sigue siendo presidente de este gobierno con el aplauso del PSOE. 700 imputados en procesos penales. Presuntos criminales. Y los medios mercenarios y tan corruptos como los gobernantes (el ejemplo más claro, El País, escrito entre otros por Ruibalcaba, un pepero camuflado) acusando a los catalanes de nazis y encubriendo los crímenes de un Estado que ya solo es una partida de la porra.

¿En manos de quién está la defensa del Reino? De una meapilas más limitada que un corcho pero llena de odio, capaz de dar crédito a una patraña tras otra siempre que perjudique a sus enemigos; una auténtica imbécil que no tiiene ni idea de lo que habla y juega con irresponsabilidad absoluta con la suerte de millones de personas. He leído en algún sitio que estas bromas como la de los dos humoristas rusos son un abuso de la buena fe ajena. Una mujer capaz de tragarse sin pestañear que el 50 por ciento de los turistas rusos en Barcelona son agentes secretos porque cree que así podrá combatir mejor lo que no le gusta no solo no tiene buena fe; tampoco tiene categoría mental no ya para ser ministra sino para ser el sapo de guardia en un estercolero. Privilegio del Sobresueldos es nombrar ministros a un puñado de imbéciles estirados, psicópatas, mangantes, cagasantos y bobos aristocráticos, pero con esta señora entrará en el Guiness de la más absoluta inutilidad política.

Las amenazas. Claro que las hubo y sigue habiéndolas. Rovira se ha reafirmado y ha mencionado los nombres de quienes se las trasladaron. Pero no de quienes las formularon en primer lugar porque Urkullu no podría hacerlas efectivas. Por muchos gritos y aspavientos que hagan el Sobresueldos y sus monaguillos, incluido el siniestro ministro de Justicia, esas son tan ciertas que no era preciso siquiera denunciarlas. Después del 1/10, cuando no hubo muertos de casualidad (porque, obviamente, las órdenes a la policía y la guardia civil no marcaban límites al vandalismo) todo lo que diga esta banda, que ya actúa a la deseperada porque se ve perdida, será amenaza, y agresión.

Y no les servirá de nada. En el extranjero -lo veo aquí, en Bélgica- ya se han dado cuenta de la calaña franquista de los gobernantes españoles, del carácter mercenario de los medios de comunicación, del servilismo de una oposición incapaz de enfrentarse al franquismo rampante y la dictadura del Sobresueldos. Ya es dominio común.

El 21D se decidirá todo. Ganará el independentismo porque moralmente lo merece. Y el triunvirato del 155 saltará en pedazos salvo que el PSOE, además de apoyar los abusos habidos hasta ahora también esté dispuesto a respaldar la dictadura abierta que supondría una prolongación del 155 un minuto después de las 12:00 del 21D. Probablemente lo estará, porque en el PSOE, entre sus dirigentes, hay hoy proporcionamnete tantos franquistas como en la sociedad española.

Y no les servirá de nada porque un pueblo entero se ha alzado tozuda y dignamente contra la opresión. El único que ha tenido valor para hacerlo en España.

Seguim.

Tintin y Milou en mi ayuda

Está costando, pero voy enderezando mi triste suerte en Flandes, en donde se puso el sol, pero no mi voluntad de mantener mis posts. 

Muchas, muchas gracias a quienes me habéis ayudado en la tarea. Muchas también a quienes han ofrecido soluciones y sobre todo a quienes me han acogido en su casa y me han prestado un ordenador para remediar mis males. Por ellos estoy aquí. La imagen es una nostalgia. Hoy tenía planeadas sendas visitas al museo de Tintin y los de arte antiguo y moderno, pero, a la vista de la penosa situación y gracias mi amistad con el capitán Haddock, he contado con la ayuda del intrépido reportero para vencer los inconvenientes tecnológicos. Nos desquitaremos el martes. El arreglo ha sido posisble gracias a la colaboración de mi amigo Jordi, que me ha facilitado los trastos y la decisiva de su compañero Atul quien, con su extraordinaria competencia informática, ha transfornado un teclado francés en otro inglés y este en otro español que dispone hasta de ññññññ. Impresionante, ¿eh?.

Mañana, lunes, podré trabajar desde el Parlamento europeo y las cosas irán volviendo poco a la normalidad. Además, pretendo cumplir mi plan originario y enredar lo que pueda.


El maestro Magritte

Recién desembarcado en Bruselas para la comparecencia del lunes en el Parlamento, me hallo en unas condiciones informáticas que no deseo a mi peor enemigo por mi mala cabeza. No tengo ordenador y mi acceso a internet es un suplicio. Solo me funciona el móvil. Así que no extrañe que en los próximos dos o tres días Palinuro falte a la cita. Será la primera vez, pero ha sido preciso llegar al centro de los centros del siglo XXI tecnológico en Europa para encontrarme prácticamente sin conexión. He subido posts a veces desde Tenochtitlán o el Mato Grosso pero esto es distinto. El hotel en el centro de Bruselas no tiene Bussiness Center. Hace bien; ¿para qué si hoy todo el mundo tiene portátil? Sí, salvo que se lo haya olvidado en casa y se encuentre en un país cuyos portátiles –y vendidos en Media Markt- solo tienen el teclado propio del lugar. Subiré algún post a fuerza de voluntad, pero no es seguro. La wi-fi es inexistente y el tethering funciona así así. Ni siquiera puedo subir las imágenes como acostumbro y, si acaso, solo las que internet me deja y como me deja..

Con esta pesadumbre encima, al poner pie a tierra, fui a consolarme al Museo de Magritte, extraordinario lugar cuidado con verdadero amor por la ciudad como corresponde a la honra del embajador universal de la cultura belga, heredero de una antigua tradición estilística que se ha llamado de muchas formas pero tiene un elemento en común que quizá ninguna haya reflejado. Va de los primitivos flamencos al propio Magritte y contemporáneo y alter ego pictórico, Delvaux y discurre a lo largo de los siglos como una visión peculiar expresada en la pintura de Breughel y James Ensor y los simbolistas o en la literatura o el teatro de Ghelderode o Dürrematt, el del Proceso por la sombra de un burro.

El museo no tiene prácticamente ninguna de las más conocidas obras sin duda porque son las que vendió y se encuentran en colecciones privadas o museos de todo el mundo. Aquí hay pintura menor, aunque muy significativa, con muchos de sus temas, guaches, dibujos, bocetos, fotos y abundancia de otro material de todo tipo, cartas, libros, carteles, partituras y algo de escultura y con abundantes explicaciones de los avatares vitales del genio que fueron muchos. Su madre cometió suicidio por ahogamiento (como años después haría Virginia Woolf) siendo él adolescente. Algunos autores sostienen que ese hecho marcó su pintura. Razonable es que haya tenido alguna influencia, pero no es determinante. Lo decisivo y dio significado a su obra le vino de propia mano, recogiendo sus experiencias y pasándolas por la trituradora: empezó dadaísta, se hizo luego fervoroso surrealista de la mano de Breton con tanto éxito que lleva el marchamo de “pintor surrealista”, más que Dalí a quien conoció en Cadaqués. Su primera producción, arrancando del impresionismo, se abre a De Chirico y Max Ernst y se orienta luego en el surrealismo político. Se afilia a desafilia al partido comunista y, por último, rompe con Breton. Esto último tampoco es tan relevante; debe de haber pocos surrealistas que no hayan roto con Breton.

Definitivamente, da la impresión de que lo que influye más en el surrealismo magritteano es el hecho de que, habiéndose quedado en la Bélgica ocupada por los nazis y en condiciones económicas deplorables, abriera una especie de taller de falsificaciones conjuntamente con su hermano en donde se “produjeron” Dalis, Picassos, Braques, etc, actividad que amplió a la falsificación de otros objetos como los billetes de banco. El museo no muestra estas actividades tan típicamente anti-sistema o yo no fui capaz de verlas pero tengo para mí que esa actividad de falsificación está íntimamente relacionada con el significado, simbolismo y metafísica del lenguaje de su pintura. El celebérrimo cuadro de Ceci n’est pas une pipe, no solamente plantea el dilema del significante y el significado sino también y, con verdadera razón, entre lo real y lo falso siendo así que, a su vez, ese “real” es una imagen que, por definición, no merece más respeto que la que la falsifica. “Ceci n’est pas une pipe” como podría decirse “Ceci n’est pas un Dali”. Cosa que el propio Dalí hubiera apreciado, pues también él apoyó la falsificación de su obra formando lienzos en blanco.

Si el poeta es un fingidor, dice Pessoa, el pintor es un falsificador. Y ese espíritu de falsificador constituye la autenticidad de Magritte y explica el misterio de algunos de sus más sorprendentes títulos, como prohibida la reproducción, o la traición de las imágenes. Toda su pintura está llena de imágenes traidoras.

Lo dicho, si puedo subir algún post los próximos días, lo haré. Si se pone el asunto prácticamente imposible como ahora mismo, dejaré de hacerlo.

sábado, 18 de noviembre de 2017

Las pruebas de las amenazas

La mayoría de las amenazas no puede probarse; solo cuando se han cumplido. Y entonces es tarde, al menos para la que las denunciaba. De todas formas, tratándose de este asunto y tomando en cuenta otros factores como el contexto, el carácter de la derecha española, el de este gobierno en concreto y el de sus aliados, etc., se me ocurren cinco vías probatorias.

1ª y más convicente, que hayan saltado al unísono Rajoy, Méndez de Vigo y el del CNI negándolo con auténtica furia refuerza la conviccción generalizada de que hubo amenazas. Todo lo que el gobierno afirma lo niega con hechos y todo lo que sus hechos afirman lo niegan sus palabras.

2ª anhelo de violencia y muertos en el conflicto catalán lo han mostrado reiteradamente los nacionalistas españoles so capa de formularlo como temor de que sea el adversario quien los cause. Eso lo hacen en España hasta los más ilustres periodistas, indignados, quizá, de que aún no se haya producido y, lo que es peor, en lo que depende del independentismo catalán, no se producirá.

3ª numerosas personalidades han pedido la intervención armada en Cataluña. Muy en su papel de Aldonza Lorenzo ministerial, Cospedal (aquí la tienen ustedes jugando a 007 de La Mancha, absolutamente desternillante), Cospedal, digo advierte de que el ejército está presto a cumplir con el artículo 8 de la Constitución. Y otros, más flamígeros, estilo Alfonso Guerra piden enviarlo ya mismo. No ignora, supongo, que una intervención militar puede generar muertos con facilidad. España, dijo este señor en cierta ocasión, no va a reconocerla ni la madre que la parió. Pues, sí, la madre que parió a España la reconoce sin problemas, a quien no reconoce la madre que lo parió es al socialismo.

España es el país más corrupto de la UE. Para tapar la corrupción el gobierno, su principal responsable, amparado en el artículo 155, de plenos poderes, está dispuesto a lo que sea. Galtieri pretendió tapar el hundimiento de su dictadura invadiendo las Malvinas. Las Malvinas españolas están en Cataluña.

5ª) Rajoy y Sánchez compartían la amenaza a Puigdemont de que sería el responsable de la aplicación del 155, típica "advertencia" del maltratador, que hace culpable a la víctima. Por la propia naturaleza del 155, la "advertencia" implica la responsabilidad ulterior por lo que esa aplicación pueda suscitar. Incluida la fuerza militar. Incluidas las muertes. El 155 faculta al gobierno a tomar las medidas "necesarias" y deja la valoración de esa necesidad al propio gobierno y su muchachada en el Senado.  

O ¿es que no sabemos de quién estamos hablando?

El lunes, Palinuro en el Parlamento Europeo

Y, en Bruselas, estado mayor y epicentro de la revolución catalana.

Invitado a una sesión en un acto organizado por el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica y el Grupo de Los Verdes/Alianza Libre Europea. El tema es "El franquismo después de Franco" y a servidor le corresponde desarrollar la ponencia sobre El franquismo del Estado español, hoy. Modestamente. 

Que el Estado español es franquista lo ha probado él mismo suficientemente en los últimos tiempos. Había sido, hasta hace poco, un franquismo disfrazado de  Estado democrático de derecho. Tanto que había conseguido convencer a gran parte de la opinión pública europea. Pero, al primer cuestionamiento serio de su legitimidad a través del independentismo catalán, el disfraz ha caído y ha revelado un Estado corrupto y autoritario. Hace años (desde 2011) que se gobierna por decreto y en la actualidad con una medida dictatorial de plenos poderes a través del artículo 155 equivalente a una dictadura de hecho y un estado permanente de excepción. Igual que en tiempos de Franco. La única diferencia es que este los declaraba a bombo y platillo y estos lo hacen sin declararlo.

Mi intervención está prevista para las 15:00 del lunes, 20 de noviembre, fecha muy señalada, por cierto.

Según mis noticias, habrá streaming.