viernes, 17 de agosto de 2007

Más sobre la crisis.

Tiembla la tierra en Perú y tiemblan las bolsas en todo el mundo. Pero no es el mismo temblor, ni mucho menos. Los mercados tiemblan por designios humanos, como resultados de ellos. Millones, cientos de millones, miles de millones de decisiones en todo el mundo que todas buscan lo mismo, aumentar beneficios, minimizar pérdidas, sin que se pueda saber de antemano qué resultado darán. Porque es imposible.

Ayer otro descalabro de las bolsas cuando ya los analistas daban la situación por normalizada a consecuencia de las masivas inyecciones de liquidez de los bancos centrales. De normalizarse, nada. Las bolsas asiáticas vivieron verdaderos pánicos.

Los valores cotizan todos a la baja porque nadie sabe qué alcance real tenga la crisis de las hipotecas estadounidense, ni en profundidad ni en amplitud. Quién pueda y quién no pueda estar tocado. Así que hay un clamor general, pidiendo información veraz y rápida sobre el estado de los fondos hipotecarios "subprime", los normales, los subcontratados, los de inversiones que los albergan.

Pero, cuanto más se sabe, peor pinta tiene el asunto y más nerviosas se ponen las bolsas. Se perfila un villano en el horizonte: las empresas calificadoras, esto es, quienes se encargan de certificar la garantía de las otras empresas, gigantes como Standard & Poor o Merryll Lynch a los que ahora se acusa de haber sonado la alarma demasiado tarde. Lo que está en cuestión es la fiabilidad de las agencias de certificación, una crisis de confianza razón por la cual la UE tiene previsto intervenir, regulando más de cerca los mecanismos de certificación.

Poco a poco, iremos viendo quién se salva y quién perece. En los EEUU, el gigante de los préstamos hipotecarios, Countrywide Financial afirma haber conseguido 11.500 millones de dólares para seguir funcionando, pero el panorama es sombrío. Otros fondos tendrán que cerrar. El impago de hipotecas en tiempos de tipos de interés al alza está devorándolo todo. En el resto del mundo, los analistas y los políticos ventilan el peligro afirmando que sus respectivos sistemas financieros están a salvo porque ha habido poco contagio con los fondos de alto riesgo de los EEUU. Pero eso está por ver.


(Xilografía de Durero, Los cuatro jinetes del Apocalipsis, correspondiente a la serie del Apocalipsis de San Juan, que se encuentra en el Staatliche Kunsthalle de Karlsruhe)



Enviar este post a Menéame