sábado, 30 de junio de 2007

El rato del señor Rato.

Veo al señor Rato en su lujoso despacho de director del Fondo Monetario Internacional, en Washington, desesperado ante el aldeanismo de su país. Es indignante: un español alcanza un lugar de preeminencia mundial como la dirección del FMI, se codea con jefes de Gobierno, de Estado y de Tribu, desayuna en Washington y cena en Singapur y pronuncia el discurso de despedida en la cena homenaje con motivo de la marcha de Mr. Alan Greenspan del Consejo de la Reserva Federal...y ni Dios te dedica una línea en la prensa patria, ni se acuerda de ti en las tertulias ni te llama para unos desayunos o bocatas televisivos. A los españoles sólo les interesan los españoles y, si van por ahí poniendo picas en lueñes tierras, siempre que lo hagan sobre una moto, un coche, una piragua, cualquier cosa menos un sillón de baranda en un organismo tan brumoso y extraño como el FMI

Algunos lo confunden con el Banco Mundial y otros lo tienen por una espcie de montepío universal. La leyenda dice que el FMI no puede tomar decisiones políticas y, si las tomara, no podría ponerlas en ejecución, que no es propiamente un banco y más bien se configura como una especie de gendarme universal de los tipos de cambio en el mundo, una vez que el afamado patrón oro se disolvió en el aire, como las cosas más sólidas en Fausto. En fin, que no tiene poder. En la realidad es una entidad que presta y que presta con rígidas condiciones de disciplina económica de la teoría más clásica; más clásica del capitalismo. Tiene poder, y mucho, como se ve en la escena de la foto en que el del extremo izquierdo es precisamente el todopoderoso Mr. Greenspan.

"Pues nada de esto se valora en mi país, España", piensa el señor Rato. Vuelve a pensar, sopesa lo pensado y toma la decisión: "dimito; me vuelvo a España". No termina de decirlo y se arma el gran alboroto en la Patria y todo el mundo se acuerda de que el señor Rato existe y que es un fenómeno, un fuera de serie, la garantía segura del éxito, el hombre providencial. Pero ¿cómo diantres se les había ocurrido arrumbar a esta lumbrera en la sospechosa bruma anglosajona del FMI?

El hombre ha dicho que dimite del FMI para dedicarse a la educación de sus hijos y a la vida privada. Nadie lo ha creído y una buena mayoría de comentaristas le atribuye el deseo de postularse como candidato del PP a la presidencia del Gobierno es de suponer cuando el electorado propine un puntapié al señor Rajoy. El registrador de la propiedad gallego tiene mala suerte pues eso contribuye a que pierda las elecciones de 2008 ya que la gente piensa que puede volver a votar al PSOE que, si lo hace mal, ahí estará don Rodrigo, que tanto vale y tanto sabe.

Lo curioso de esta reacción de los medios es que no sólo tuerce una información, la de la educación de sus hijos, sino dos, al presuponer que la intención del señor Rato sea precisamente la que él niega. Pero sea lo uno o lo otro, lo cierto es que el el señor Rato, que parecía uno de Los olvidados de Buñuel, vuelve a ser noticia en los diarios, comentario en los mentideros, objeto de profecías y apuestas y eclipsa en un abrir y cerrar de ojos al actual candidato de la derecha en las próximas elecciones generales.

Definitivamente injusto; primero Aznar, luego el tándem Gallardón/Aguirre y, de postre, la guinda de Washington. Son un agobio del que el candidato no se ve libre y, dado su carácter manso, ni lo intenta. "Sentido de la oportunidad", piensa el señor Rajoy, "este Rodrigo podía haberse callado hasta las generales". "Si me callo", piensa a su vez el señor Rato, "después de la derrota, sería tarde". Hay que postularse ahora. Si el señor Rajoy mira en torno suyo, ve un cortejo de buitres. No se menciona aquí a estos desagradables pajarracos para afear el físico de nadie, sino en recuerdo de que son los que acompañan al infeliz que no tardará en ser su comedero. Se lo dice su instinto de buitre.

El señor Rajoy, pienso, seguirá siendo candidato del PP, aunque más debilitado, si cabe. La presencia del señor Rato en el albero, que decimos quienes no tenemos ni idea de toreo, es un reto para el señor Gallardón. Que no sería de extrañar que fuera el móvil del señor Rato, a quien podemos imaginarnos en su lujoso despacho de Washington (no problema, ya lo hicimos una vez), diciendo: "oye, si se postula Alberto, también puedo hacerlo yo". "Claro, Rodrigo", lo anima su esposa al teléfono, "eres joven, y tienes una mundología que esos gañanes no tienen: en España no te conocen, Rodrigo." El señor Rato gime: "Es verdad; no me conocen". Y, dando un puñetazo sobre la mesa de caoba que suena como los "Ludwig Drums" de los Beatles de su juventud, dice: "Allí me planto y a ver quién me tose".

Y antes de desembarcar ha batido la costa, disparando desde una entrevista en el periódico El país, el panfleto radical/socialista al servicio de Zapatero, condenado al boicot y al auto de fe por la máxima jerarquía del partido. Entrevista en la que el mefistofélico señor Rato dice: "soy del PP". ¿Cómo se puede ser de un partido desoyendo las ódenes de la jefatura? Órdenes que deben mantenerse incólumes porque el citado libelo socialdemócrata y "progre" (este de "progre" es término que emplean como insulto las derechas y la extrema izquierda; otra prueba más de su similitud) no solamente no se arrepiente de lo dicho, sino que publica un artículo de Felipe González, todo él muy bueno, pero con una frase final de campeonato:

"Me entristece pensar que los líderes crean que saben adónde van sin preocuparse de saber de dónde vienen."
Mucha verdad, don Felipe. En cuanto al señor Rato pues, caramba, también es posible que sus declaraciones traduzcan sus intenciones y el hombre quiera de verdad ser el ayo o preceptor de sus hijos. Tanto si es verdad como si no, las cosas pueden ir de modo tal (y seguramente lo harán) que algún sector del PP, horrorizado de la candidatura de Gallardón/Aguirre, acuda a pedir que el señor Rato, como un nuevo Cincinato, asuma el mando absoluto. Si tal cosa sucediera, el señor Rato podría invocar como ejemplo y precedente el dulce momento en que la Patrie en danger acudió a Colombey-les deux-Églises a pedir a un enfurruñado general De Gaulle que asumiera plenos poderes. No conviene compararlo con el Gran Corso porque, aunque el comparado gana mucho, el resultado, el Imperio restaurado, tuvo breve existencia. "Oye, que si vienes a un sitio, es para estar unos añitos". Ese es quizá el problema del señor Rato, al haber dimitido mucho antes de tiempo de su última e importantísima responsabilidad. El gran estabilizador parece un poco tarambaina. Miren que si mañana dimite doña Esperanza Aguirre, diciendo que quiere ganar dinero, a ver si consigue llegar a fin de mes.

viernes, 29 de junio de 2007

El derecho a la vivienda y la realidad de la vida.

La Constitución de 1978 es taxativa. Su artículo 47 dice:
"Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación".
Sí, sí, léanlo otra vez porque tiene miga: "Todos los españoles, etc". Los no españoles, no; empezamos bien. "Los poderes públicos", etc ¡de acuerdo con el interés general para impedir la especulación! Prima facie lo que parece es que si esos misteriosos "poderes públicos" han hecho algo ha sido lo contrario del mandato que reciben en la Constitución.

Porque no consigo encajar con idea alguna de "interés general", ni siquiera con la muy escuálida que pueda tener Hayek, la noticia que vi el otro día de que la mitad de los jóvenes de hasta treinta años vive con sus padres y, de la otra mitad, digo yo, el veinte o el treinta por ciento no vive con pero sí de los padres. Y ya, si quieren Vds. tener un ataque de risa sardónica, lean el segundo y último apartado de tan excelso artículo 47:

"La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos".
Lo de "risa sardónica" viene del hecho de que los sardos, para mostrar cuán rudos y machos eran, tenían que reír mientras les infligían las peores torturas, risa que sonaba como sonaba y de ahí lo de risa sardónica.

Porque ¿alguien ha visto un euro de las tales plusvalías? Son invisibles porque se materializan en billetes de 500 euros, a los que el pueblo, con su gracejo sin par, llama "binladens" porque nadie los ha visto. Gracejo, desde luego, de maldita la gracia porque resulta que en España circula algo así como el cuarenta por ciento del total de "binladens" sueltos por Europa. Ahí están las plusvalías, creando fortunas inmensas...e invisibles.

¿De qué "poderes públicos" habla el bendito artículo 47? El Estado tiene una función supervisora, meramente coordinadora, orientadora porque las competencias en vivienda se han transferido a las Comunidades Autónomas. Pero, a su vez, las competencias sobre el suelo corresponden a los ayuntamientos. O sea, que el que tiene la visión de conjunto, el Estado, no tiene medios y el que tiene los medios, los ayuntamientos, carece de visión de conjunto. Una fórmula segura para darse una castaña.

Todo el mundo está avisando del estallido de la burbuja inmobiliaria; hasta la ONU ha salido tocando a rebato. Es como una caldera en la que aumenta la presión y se está a la espera del estallido. El capitalismo es riesgo; a mayor riesgo de todo tipo, mayor ganancia y viceversa. Así que en esto de la construcción, la sociedad civil juega al alto riesgo con beneficios inmensos, que han enloquecido a las administraciones públicas. No sé si alguien conoce de un ejemplo similar al del ayuntamiento de Marbella en algún momento de la historia de la humanidad.

Además los agoreros vaticinan el estallido de la burbuja en un panorama de tipos altos de interés con hipotecas asfixiantes. Lo interesante es saber cómo hemos llegado aquí. Porque el indicador es muy claro: el capital invierte siempre donde la relación beneficio-riesgo le sea más favorable. Y, para llegar a estas elevadas tasas de beneficio se ha dejado a una generación viviendo con sus padres hasta pasados los treinta años. Con las tensiones que eso acarrea. No sé yo...

Esta situación parece contradecir el espíritu del capitalismo ya que a éste le interesaría abaratar el producto (la vivienda) para que ese cincuenta por ciento o más que no accede a ella pueda hacerlo. Y el caso es que abaratar ya no se pueden abaratar más ciertos costes, por ejemplo los de material y mano de obra porque son muy baratos. Lo que habría que hacer sería reducir el importe de los sobornos y cohechos y también de los beneficios empresariales. Pero eso no lo verán nuestros ojos. En último término, la reponsabilidad de esta situación lamentable de la vivienda, que ha hecho trizas a una generación de chavales, es la codicia. La codicia, que contagia a los mismísimos "poderes públicos". ¿Cuántos ediles están implicados en causas penales por corruptelas? Por supuesto, aquí se aplica a rajatabla el principio de presunción de inocencia. Pero ya es casualidad que el grupo más numeroso de encausados sea el de munícipes y no el de ciclistas, profesores de universidad, curas o agricultores.

Este de la vivienda es para mí uno de los dos más grandes misterios de la ciencia económica, el otro es el de los bajísimos precios en origen de los productos agrícolas. Ya sabemos que de inmediato sale alguien y nos explica que lo que pasa es que las cosas valen poco en origen y que el valor está en el "valor añadido", lo cual no es explicación alguna sino reformulación del misterio con aires de haberlo descubierto porque, ¿por qué es menor el valor de origen que el añadido? La economía (eso que llaman "la nueva economía") es una actividad fundamentalmente especulativa. Como la filosofía, qué caramba.

La bella momia.

Vaya, se ha descubierto la momia de Hatshepsut, la hija de Tutmosis I, viuda de Tutmosiss II que, en regencia por su hijastro Tutmosis III, de la XVIII dinastía (la de Tutankamon, por cierto), reinó de faraón. No de "faraona", como Lola Flores, sino de faraón, con su barbita postiza y todo, como se ve en esa imagen en forma de esfinge colosal en alabastro que saco de Wikipedia bajo licencia de Creative Commons.

Los periódicos han publicado la foto de Hatshepsut con la pinta que tiene ahora. Yo prefiero reproducirla con la que ella misma se hizo dar hace 3.600 años. Parece que no hay duda (aunque algunos aún insisten en que no hay seguridad al cien por cien) de que se trata de la misma Hatshepsut. Sale del análisis comparado de su ADN y el de su señora abuela, Ahmose Nefertari. Pues por eso precisamente, porque se trata de ella, quien yacía hasta ahora desconocida en un piso de un museo egipcio, una mujer extraordinaria, merece un respeto y la momia no es precisamente su mejor reproducción o likeness, que se dice en inglés.

Sin duda fue una hermosa mujer, a la que gustaba que la reprodujeran como tal, como se ve en la talla sedente de la derecha, también en alabastro. Manifestó su reinado mucho lujo, gran actividad constructora y vivió la recuperación de la red de relaciones comerciales, destruida por los hicsos. El hecho más sonado del reinado de Hashepsut fue el envío de una expedición comercial al Punt, en Somalia.

Pero la mujer no me interesa por eso, ni tampoco por la romántica historia que le hace amante de uno de sus asesores más encumbrados, Senmut, de forma que los admiradores de la dama se dividen en partidarios y detractores de la teoría de los amores escandalosos. Tampoco de que, al acceder al poder su hijastro Tutmosis III, ella desapareciera misteriosamente de la escena. Hasta ahora se había dicho que no se sabía si la asesinaron, la apresaron, o la dejaron marchar viva al olvido. De hecho, parece que su hijastro Tutmosis III ordenó borrar todas las referencias a Hatshepsut en el templo mortuorio que ésta se hizo construir, con lo que se causaron muchos daños que luego, sin duda, quiso él compensar haciéndose retratar en todo su poderío, como faraón reinante y la gloria de su poder en el hipogeo del templo mortuorio de Hatshepsut. Madrasta e hijastro no debían de estar en los mejores términos.

Al parecer, la momia falleció en su día de cáncer óseo metastásico. Aunque no sé yo si esta explicación excluye el asesinato. Imagino que si se asesina a alguien que tiene, digamos, un cáncer de huesos incipiente, el canceroso muere, pero el cáncer no, y sigue y sigue mientras haya huesos que colonizar. No lo sé. Soy lego en la materia.

Mi interés por Hatshepsut radica en su personalidad, en esa voluntad de renunciar a lo que era, a su apariencia de género, para convertirse en otra cosa, para re-crearse. Entra de lleno en mi afición a los dobles, los cambios de identidad, las dualidades, el anhelo del ser humano por ser otro sin dejar de ser él mismo. Hatshepsut es la madrina de esta cofradía de gente que pretende rehacerse en forma de un personaje distinto, es la madrina de la abigarrada sociedad de los disfrazados, espías, travestidos, transexuales y aquellos para quienes todo el año es carnaval. Hasta se cambió el nombre por la forma masculina de Hatshepsut y lo hizo todo como hombre con excepción de lo del amante, el asesor o canciller, quien a su propia muerte dejó la inscripción siguiente de sí mismo:

"Compañero muy amado, Guardián del Palacio, Custodio del Corazón del Rey, hacedor de la felicidad de la Señora de los Dos Reinos, garante de que todo suceda según el ánimo de Su Majestad."

Hatshepsut es uno de los primeros casos documentados en la historia en que una mujer recurre a un truco que luego se popularizará a través del teatro, especialmente del isabelino en Inglaterra o el del Siglo de Oro en España, el de disfrazarse de hombre para conseguir sus fines.

Qué vida la de la momia.

jueves, 28 de junio de 2007

La cosa de la vivienda.

Estaba pensando escribir un post sobre esto de la paternidad sexagenaria que me asalta últimamente pero me di cuenta de que aún no lo tengo claro. Como si alguna vez se tuviera algo claro, en especial en asuntos de paternidad, pues nunca se sabe de cierto qué se ha de hacer con los hijos. Así que mejor se calla uno porque de uno mismo lo mejor es callar o bien en virtud de ese otro viejo adagio que ordena "calla, a no ser que lo que tengas que decir sea mejor que el silencio" y, claro, muy presuntuoso ha de ser quien juzgue lo que tiene que decir mejor que el silencio.

Porque mira que el silencio es hermoso cuando se consigue escucharlo que en una ciudad es difícil. Aunque hermoso sólo en su terreno de sonido, de no-sonido. Porque, pasando a otros cauces sensitivos, ¿qué pinta tiene el silencio? ¿Cómo se pinta el silencio? ¿Cómo se escribe? Y realmente lo de pintar admite alguna propuesta. Por ejemplo, se me ocurre que Hopper (más arriba) lo ha pintado. ¿Cómo? Haciéndonos ver que por ahí pasa un tren de vez en cuando y ahora NO pasa. ("Casa en la vía del tren", 1925) Se piensa en el silencio que rodea la casa.

Otro que pinta el silencio es Delvaux ("lazos rosas", 1937) a fuer de reflejar escenas oníricas a la luz plata de la luna, esa luz que Van Gogh estaba empeñado en plasmar. Pero ¿cómo se escribe el silencio? Imagino que dejando la página en blanco, o en negro, como se hace en la famosa novela de Laurence Sterne, es decir, dejando de escribir. La escritura sólo puede plasmar el silencio dejando ella misma de existir. El silencio es la nada literaria y por eso el escriba está siempre emborronando cuartillas. Ahora, los felices blogueros decimos colgando posts, que es mucho más cool, si se me permite.

Y ya es difícil ser cool en una ciudad que alberga lo más cool del universo mundo, a saber, unos díitas del Europride, o Eurogay o ambas cosas a la vez, Europridegay o Eurogaypride en la muy madrileña plaza de Chueca, maestro de zarzuela. A mí, esas manifas del orgullo gay no me seducen en especial por lo estridentes que son. Esos sí que no saben lo que es silencio, porque no lo aprecian. Al contrario, están siempre armando bulla, cosa que me parece bastante cansina.

Puestos a retratar el silencio es inevitable el famoso "El grito", 1893, de Munch. Un grito helado, que suena en el interior de la cabeza y se exterioriza en el gesto; el grito del silencio. Tómese nota de los encarnados del cielo para dar forma a la idea del crepúsculo. Pues ¿qué mayor silencio espera al hombre que el de la muerte?

Lleva lejos la reflexión sobre el silencio que venía de la paternidad sexagenaria. En realidad, ninguna de las dos cosas es cierta. Me había propuesto escribir un post sobre la vivienda, lo titulé "La cosa de la vivienda", como se ve, y pensé en el cuadro de Hopper para ilustrar una vivienda. Pero en cuanto lo vi, se me fue el estro. Mañana posteo sobre la vivienda, porque el asunto tiene bemoles: un derecho cuyo ejercicio hipoteca la vida de generaciones enteras. Ya sé que no es un derecho fetén, positivo, de los que se alegan ante los tribunales, pero es un derecho en sentido moral; tanto que no sería de extrañar que los tribunales, actuando como legisladores, ordenaran al verdadero legislador proteger y garantizar el derecho a la vivienda digna. No se olvide lo de digna porque podemos acabar midiendo los pisos de oferta pública no en metros cuadrados sino en centímetros cuadrados. Pues eso, mañana toca vivienda.

Las cuentas de Gara

Venimos aquí a hablar de las "cuentas" de Gara; no de los cuentos, sino de las cuentas. De las cuentas que tienen mucho de cuento, como las de la lechera o las del Gran Capitán, por no hablar del ajuste de cuentas, que ya entra en un terreno distinto e inhóspito. Según esas cuentas, la negociación se rompió cuando las otras partes (PNV y PSOE, al parecer) se alzaron de la mesa (sobre la cual la izquierda abertzale había puesto las condiciones para la "solución definitiva del conflicto", o sea, no más tiros) sin explicar nada y sin hacer una propuesta alternativa. ¿Pero no habían los gorrinos aceptado unos compromisos que luego rompieron como eso, como gorrinos? Ahora resulta que no habían roto y que sólo rompieron al ver la muy sensata propuesta de acuerdo político.

Tengo por imposible hacer ver a estos señores de Batasuna que el hecho de que uno quiera algo vehementemente y comparta la vehemencia con el 15% del electorado no le da derecho sin más a hacerlo realidad ni mucho menos a decidir sobre los territorios y las gentes que en ellos residen en torno a una mesa sin otorgar voz y voto a esas mismas gentes porque las negociaciones habían sido secretas. Si no se entiende algo tan elemental, hay un problema de entendederas; si no hay problema de entendederas es porque a uno no le importa hacer ver que su legitimidad procede del uso de la violencia.

Así que es muy de agradecer el puñetazo sobre la mesa del señor Imaz que desmiente a ETA, a Gara, a Batasuna, a la izquierda abertzale y al sursum corda haciendo ver que la ruptura la provoca ETA, al exigir la territorialidad y la autodeterminación. A eso, por cierto, lo llama el señor Barrena (de Batasuna) "ir a la negociación a buscar la rendición del otro", se entiende, ir a que se rindan los bravos hijos de Euskal Herria. Realmente esta gente no sabe ya lo que dice.

Con el señor Otegi en chirona y por una temporada, Batasuna y la izquierda abertzale tendrán que encontrar a un dirigente que no vaya a la zaga de aquél. Por cierto, en chirona el dirigente más señalado de la izquierda abertzale y aquí no sucede nada, ni sucederá. Ser mártir es cosa que lleva su tiempo. Piénsese en el caso de Nelson Mandela: su indudable autoridad moral descansa sobre más de veinte años de prisión ininterrumpida. Me da la impresión de que estos mendas del movimiento de liberación, sector armados, están deseando que se acabe el "conflicto" porque entre rejas va a verte el abogado y poco más, y se acaban las declaraciones de prensa, los focos y las primeras de los diarios. Y no digo yo que la izquierda abertzale se reduzca al espectáculo pero no es mucho más, al menos en la dimensión de "izquierda".

miércoles, 27 de junio de 2007

Colaborar con el mal.

Dice el vicepresidente de la Conferencia Episcopal y Cardenal Arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, que los colegios que impartan la nueva asignatura de Educación para la ciudadanía (EpC) estarán "colaborando con el mal". La Iglesia católica no desiste en su enconada lucha contra la innovación en la enseñanza sino que, al contrario, intensifica su oposición con manifestaciones más y más agresivas. No sería de extrañar que a la vuelta del verano amenace con excomulgar a quienes impartan la diabólica materia, consistente en explicar a los chavales cómo deben convivir en una sociedad abierta, mestiza y libre en la que es forzoso respetar a los demás. Vamos a ver si entendemos esta repentina furia eclesial contra algo que, a primera vista, parece bastante sensato.

Para ello no incurriré en la socorrida práctica de negar autoridad a la jerarquía para pronunciarse sobre asuntos de interés público a causa de su sórdido pasado pues si alguien se ha distinguido en el mundo por perseguir a los disidentes, forzar las conciencias individuales, obligar bajo pena de muerte a profesar unas creencias en lugar de otras y demás barbaridades, ha sido precisamente la Iglesia católica. No lo haré, pero no está nunca de más recordarlo. Porque cuando monseñor Cañizares habla de que la asignatura de EpC violenta la conciencia moral de los niños y adolescentes lo hace a la sombra de una ejecutoria de veinte siglos de lucha contra la libertad de conciencia.

El argumento de la Conferencia Episcopal para ir contra EpC es que la materia, además de contenidos sobre la Constitución, los derechos humanos, el pluralismo cultural de nuestra sociedad, a los que dice no objetar, invade terrenos de la formación de la conciencia individual, de la moral personal, como cuando aborda los distintos modelos de familia, el homosexualismo o la regulación de la natalidad. La distinción, sin embargo, es falaz. Las cuestiones sobre la familia, la homosexualidad, etc. tienen una doble naturaleza, pues son aspectos de organización de nuestra sociedad y de convivencia cívica al tiempo que están abiertas al juicio moral de cada cual. En realidad, eso mismo pasa también con los temas que la Iglesia dice aceptar como "más asépticos". Nadie está obligado a hacer suyos los preceptos de la Constitución. Todo lo que se pide a los ciudadanos es que la acaten y la cumplan, pero no que sean sus partidarios o no traten de cambiarla por otra. Lo mismo sucede con esas cuestiones que Monseñor Cañizares considera estrictamente individuales y quiere reservar para su organización eclesiástica. No se pide a nadie que simpatice con los homosexuales masculinos o femeninos, pero sí que se respete la libertad de opción de cada cual. No se impone a nadie un tipo específico de familia, pero sí que se respeten todas sus formas.

Monseñor Cañizares acusa a las autoridades de intentar propagar una "moral laica". No se ve qué hay de malo en ello. Es claro que los obispos añoran aquellos felices tiempos en que los gobernantes imponían el catolicismo en todos los aspectos de la vida civil, desde el nacimiento a la defunción a cristazo limpio. En una democracia ¿qué otra cosa puede hacer el Estado que propagar una moral (cívica) laica?

Para imponer la católica ya están los curas de monseñor Cañizares...para imponérsela a los católicos que la acepten, claro es. A los demás, el citado Cardenal Arzobispo debe aprender a dejarnos en paz. Lo que este Monseñor se niega a reconocer es que su autoridad para imponer unas u otras observancias no pasa de sus feligreses (y siempre que estos, a su vez, cumplan la ley) y no puede extenderse salvo abusivamente a quienes no lo somos. No sé cómo reaccionará la feligresía, yo estoy ya harto de esa arrogante costumbre de los jerarcas católicos de tratar de inmiscuirse en mi vida, de decirme qué moral debo tener y cómo he de educar a mis hijos.

Por lo demás, ayer, un diputado del PP, firme baluarte de la Iglesia católica en su lucha contra la libertad, el señor Martínez Pujalte protagonizó uno de sus espectáculos favoritos de chulería, bronca y agresividad en el Congreso precisamente a cuenta de la materia EpC que el PP quiere suprimir. El señor Pujalte montó la bronca cuando hablaba la diputada de ERC, señora Laia Cañigueral. Cuando ésta pudo volver al uso de la palabra, luego de las interrupciones del señor Pujalte, dijo que los diputados del PP tendrían que haber cursado la asignatura.

Muy cierto. Estoy seguro de que cambiarían mucho. Incluido el señor Martínez Pujalte.

Viajes mundo adelante.

Mi buen amigo José María Laso, viajero impenitente, ha escrito un libro en el que narra sus correrías por el mundo, y ha tenido la gentileza de enviarme el grueso manuscrito for comments antes de su publicación. Una vez en la calle el libro se llamará Viajes exóticos y culturas diversas.

Hay un punto de ironía en la publicación de esta obra dado que, a causa de una misteriosa afección neurológica que contrajo en un viaje a Bagdad hace unos años, el autor ha perdido gran parte de la movilidad de las extremidades inferiores y apenas puede desplazarse, con lo que parece evidente que, al escribir el libro, ha decidido seguir viajando con la imaginación y el recuerdo.

La obra es muy curiosa, pues recoge viajes a lugares muy apartados del planeta, casi siempre organizados por agencias, de esas que hacen ofertas de itinerarios. Es decir, este libro no narra desplazamientos en los que lo inesperado y la aventura sean un ingrediente del relato. Y, sin embargo, algunos de los viajes que refiere Laso fueron muy accidentados. No tanto como los de Marco Polo, pero no será por escasez de vehículos. No sé si me faltará alguno, pero tengo registrados los siguientes en los desplazamientos del autor: aviones, buques, trenes, coches, autocares, lanchas, rickshaws, caballos, camellos y elefantes. No está mal.

Entre los viajes que narra tienen especial interés el del transiberiano (con el que da cumplimiento a un romántico sueño de juventud) y el de la gran ruta y la ruta de la seda. Sin perder de vista otras andanzas por la India, Jordania, Siria, Egipto y varios países iberoamericanos, como México, Brasil, la Argentina, el Paraguay y Chile y algunos europeos o semieuropeos cuales Italia, Grecia o Turquía.

El viaje del transiberiano (arriba en bonita foto), así como otros periplos del autor por las tierras de lo que entonces era la Unión Soviética son muy entretenidos. Las simpatías de Laso están con el sistema político comunista, del que presenta un cuadro muy favorable en cuanto a sus logros que recuerda los escritos de propaganda que en los años cincuenta y sesenta del pasado siglo fabricaba con verdadero entusiasmo la extinta editorial en lenguas extranjeras de la extinta URSS. Sorprende que un hombre de tan acendradas convicciones democráticas no se preguntara por la suerte de la oposición en sus visitas a Moscú, Tallin, Samarcanda u otras ciudades comunistas, ni inquiriera por la articulación de opciones políticas distintas a la comunista. En la foto, una vista nocturna del Kremlin, durante largos años Meca, centro mítico del comunismo mundial..

Como yo también he estado en algunos, no todos, de los lugares que Laso retrata, doy fe de que su relato -frecuentemente sembrado de disquisiciones eruditas históricas, demográficas, ecónómicas, etc., se ajusta a lo que había. Resalto el había porque uno de los intereses del libro consiste en articular una narración sobre una realidad sparita, que ya no existe, la soviética, escrito por alguien que no cree que su desaparición sea definitiva, como la del Imperio bizantino, sino una especie de momentáneo retroceso o reajuste de ls historia, pues el comunismo volverá a imperar en el planeta.

Es comprensible su gran entusiasmo -que comparto plenamente- por Samarcanda, en Uzbekistán. (Abajo, la más famosa de sus madrasas). Yo también recuerdo vivamente el gran contraste que creía observar entre las institciones políticas movilizdoras del comunismo y la indiferencia de aquella población mayormente musulmana. A Laso le llamaba la atención lo bien provistos que estaban los comercios y lo mismo me pasó a mí. La conclusión que saqué de mi viaje fue que el comunismo no había conseguido hacer mella en la indiferencia de aquellos uzbecos, pacíficamente dedicados a sus asuntos.

Laso. en cambio, es muy crítico con la realidad que ha sustituido al régimen soviético, de forma que la idea que saca el lector es que, en Rusia, el comunismo funcionaba, pero el capitalismo no lo hace. Me temo que eso es algo que zanja cualquier modesto sondeo que se haga hoy en Rusia o en los países de la CEI.

En los viajes a los países asiáticos (China, la India, Indonesia, etc) el autor cambia bastante de actitud; no está tan interesado en la argumentación ideológica y se deja subyugar por la belleza y el exotismo de lo que visita. Así su visión de Pekín, la plaza de Tian an men y, sobre todo, la gran muralla (en la foto, un buen trozo de la parte menos visitada), son muy ilustrativas. Como lo son sus visitas a dos centros chinos extraordinariamente atractivos, Shangai y Hong Kong, en esta última, antes de la retrocesión británica a las autoridades chinas. Es en uno de estos viajes por China en donde ocurrió un sinfín de percances que lo convirtieron en una aventura por los meandros de la burocracia comunista china y que el autor resolvió echando mano de la capacidad de organización y temple de luchador aprendidos en las cárceles franquistas. Otra ironía del destino.

Me llevaría demasiado tiempo referirme a los otros viajes emprendidos por Laso. Son muy interesantes e ilustrativos los de la India, Indonesia y Egipto. Los de América Latina parecen haber sido bastante felices porque, entre otras cosas, no había barrera lingüística. ¿Y qué decir de sus frecuentes desplazamientos a Cuba sino que nuestro autor se encuentra en su salsa?

Espero que el libro salga pronto, pues hará las delicias de chicos y grandes.


martes, 26 de junio de 2007

La guerra del señor Rajoy.

El publicista de Benetton, en verdad, tiene guasa. Y sentido de la oportunidad, vive el cielo. Dejo a los cabezas de huevo la tarea de murmurar que el mensaje crítico pierde sus aristas cuando se convierte en objeto de publicidad. Este invento ya lo habían hecho los situacionistas al colocar morcillas revolucionarias en los comics de Flash Gordon. Ahora es la publicidad la que se sirve del mensaje crítico.

Lo que sucede es que el "mensaje crítico" es No a la guerra. Lo que coge al señor Rajoy, como siempre, con el paso cambiado. Dice el candidato a la presidencia del Gobierno que "el ejército no es una ONG" y que el Líbano es un país en guerra, de donde deduce que el señor Rodríguez Zapatero tiene que explicarse en sede parlamentaria. Puede ser; pero no se ve qué tenga que decir, salvo hacer ver al señor Rajoy que el intento de rescatar la metedura de pata (por decirlo campechanamente) del Irak invocando el Líbano no funciona, porque no hay modo de equiparar el ir a una guerra como combatiente (y encima agresor) a hacerlo como fuerza de interposición, dentro del marco de las Naciones Unidas. Decir que sí, que son equiparables e incluso iguales, convertiría al señor Rajoy en un furibundo anarquista. Y no es, creo, el caso. El ejército no es una ONG, desde luego, pero se puede emplear como si lo fuera, que siempre será mejor que emplearlo para matar.

El señor Rajoy, como la derecha en general, es bastante belicista; en cuanto puede reconquista el islote Perejil o se va a la guerra con Johnny cogió su fusil. No hay más que ver lo que planea para el debate sobre el estado de la Nación. Planea hablar de ETA para seguir castigando el flanco gubernativo, cosa más rentable que ponerse en plan estadista a buscar un consenso y no enfrentarse al Gobierno en "asuntos de Estado". Cuando se está en guerra, los "asuntos de Estado" no significan nada. Y, así, con espíritu castrense, el señor Rajoy que siempre está en guerra exige al señor Rodríguez Zapatero explique las negociaciones con ETA en versión saga-fuga de Gara. Y, a continuación, le exigirá de modo igualmente comninatorio que revele el contenido de las negociaciones con ETA y nunca más, Oh, Never More vuelva a negociar con semejante banda de criminales. Si yo fuera el señor Rodríguez Zapatero no contaría nada de las negociaciones ni me negaría a tener otras en caso de que se presentara una ocasión propicia. A ver si el señor Rajoy entiende que lo problemático, vituperable y absolutamente rechazable no es el hecho de negociar, sino el de ceder.

Un sitio al blog.

El País no figura en las mediciones de audiencia/difusión digitales que hacen la OJD y el EGM; no recuerdo si uno de ellos en concreto o quizá los dos. Hoy sale el periódico sin embargo con una noticia de que el grupo PRISA es el cuarto en audiencia en internet, lo que es muy para felicitarlo. Cuarto detrás de los grandes buscadores, como Yahoo! o Google. En el mercado "nacional". Hablar de "nacional" en internet carece de sentido, pero es un modo de ir haciendo comparaciones. En todos los capítulos de la medición, creo, va el grupo en cabeza, excepto en el acceso diario a El País.com en comparación con El Mundo.es. del que todavía le distancian 280.000 usuarios. Ya es curioso que la relación existente entre El País y El Mundo de papel se invierta en lo digital.

Da la impresión de que El País está pagando su tardanza en incorporarse a internet y en reconocer la importancia de la interactividad. Esa vieja y correosa maquinaria reacciona con dificultad. ¡Ahora, han creado hasta una base de blogs! Como si fuera una base de polaris. Y también han abierto dominio al periodismo bloguero. Hace bien. Lo que no sé es si no es una reacción equivocada. El País se abre al bloguerío, donde no hay respeto por nada, pero quiere hacerlo manteniendo su pretensión de elitismo. Y en la blogosfera, el elitismo...para nada. Son tiempos de turbamulta, ya se sabe.

Será interesante comprobar qué sucede en la próxima oleada que presente El País, quien ha puesto su medición en manos de Nielsen/Netratings, una empresa británica de certificación de audiencias que ofrece sus datos on line


lunes, 25 de junio de 2007

La mentira como forma de ser.

El Mundo publicaba ayer una entrevista con el señor Rajoy en la que éste, entre otras cosas, decía que los socialistas "tienen mucho más apoyo de los medios", que "mi adversario en este momento no es tanto el Partido Socialista como las televisiones" y que "la campaña que vamos a vivir los próximos meses va a ser una campaña en toda regla contra el Partido Popular”. La experiencia demuestra que el señor Rajoy y los suyos no se sienten vinculados por las normas ordinarias sobre lo que sea verdad o mentira; sólo les interesa repetir una y mil veces su opinión con independencia de que se compadezca o no con los hechos, que ya calará de un modo u otro. Por ello, una y mil veces, hay que probar que sus mentiras son mentiras. Como ésta de los medios de comunicación.

Vayamos por partes:

  • Televisiones. Las televisiones privadas, Tele Cinco en especial, aunque también Antena 3, se inclinan hacia el PP, bastante más que la cuatro hacia el PSOE. La televisión pública nacional es más o menos aceptable. La prueba es que el PP no la cuestiona. Pero, ¿en dónde hay algo parecido a Tele Madrid, literalmente poblada de comisarios políticos y sicarios al servicio del PP? ¿En qué cadena hay gente como Curry Valenzuela, Sánchez Dragó o el presentador del telediario de las 21:00? ¿En dónde hay un tipo como Manuel Soriano, director de este invento, que se ocupa de que sus productos sean "ideológicamente" aceptables? Las televisiones, pues, se escoran del lado del PP, algunas de forma virulenta.
  • Radios. La radio pública también es razonablemente neutral. ¿Y las privadas? Sin duda, la SER se inclina hacia el PSOE, si bien procura mantener un notable pluralismo. Onda Cero y Punto Radio se inclinan más hacia el PP y ¿qué decir de Intereconomía y la COPE, que son dos emisoras totalmente al servicio del PP, desde las que insulta al contrincante y se enaltece a la derecha? ¿En dónde hay en las demás radios tipos como Losantos, Vidal o Schlichting?
  • Prensa escrita. De El País puede decirse que tiene simpatías socialistas, si bien se trata de un diario notablemente equilibrado. Reduciéndonos a Madrid, ¿qué cabe decir de Abc, El Mundo o La Razón? ¿No es evidente que se trata de tres medios impresos totalmente del PP? ¿No hay una evidente coyunda entre sus directores y muchos de sus columnistas con los políticos de la derecha? ¿No es la jefa del gabinete del señor Acebes columnista de El Mundo? Y eso por no hablar de la cantidad de columnistas que son militantes o incluso cargos electos del PP en estos medios.
  • Prensa digital. Libertad Digital es un periódico literalmente del PP. Podría quedar compensado con El Plural para el PSOE. Pero es que el resto de las publicaciones digitales (con la notable excepción de 20 minutos) son también diarios del PP o muy próximos a él, Periodista digital, Estrella digital, Minuto digital, El Confidencial, etc.

    A la vista de este panorama, con unos medios de comunicación abrumadoramente al servicio del PP ¿por qué dice el señor Rajoy que los socialistas "tienen mucho más apoyo de los medios"? Para mentir, para confundir, para engañar e intoxicar. Por cuanto es evidente que esa afirmación no sólo es falsa, sino que la realidad es exactamente la contraria: el que está arropado, impulsado, protegido, jaleado por los medios es él.

    Y ¿por qué miente con tanto descaro? Por lo que todos sabemos, por ver si la mentira reiterada pasa como verdad. Y no se trata de una estrategia, sino de un modo de ser. El señor Rajoy mentía cuando gobernaba (basta recordar el "Prestige" y el 11-M) y miente en la oposición. La mentira, la mentira gruesa, la falsedad descarada es su forma de ser.

    En cuanto a sus cajas de resonancia, sus televisiones, radios y periódicos de papel o digitales, hay otro factor que contribuye a explicar esta falsedad, en concreto, la competencia desleal. Es obvio que los medios neutrales o ligeramente escorados hacia el PSOE son de calidad muy superior a todos los otros. La prueba es que El País tiene una difusión muy superior a los de la derecha citados y que la SER es una emisora con una audiencia superior a la suma de la COPE e Intereconomía. Como eso duele, el tiempo que estos medios de la derecha no dedican a ensalzar al PP, lo consagran a denunciar el carácter pro-PSOE de la competencia, es decir, a acusar a ésta de lo que ellos hacen.

    Lo gracioso del caso es que, como esto lo vemos todos, es claro que a los seguidores del PP y de los medios del PP les da igual lo que les cuenten. Y ahí hay un peligro.

    Para terminar, en la misma entrevista publicada en El Mundo el señor Rajoy dice que, si pierde las elecciones, no piensa irse a su casa. Claro que no: lo llevarán.

  • Las bajas del Líbano.

    Ayer murieron seis soldados del Ejército español en el Líbano, en lo que parece un ataque premeditado de Al Qaeda, una acción terrorista. Esos soldados formaban parte del destacamento de nuestro país en la FINUL (Fuerza Interina de las Naciones Unidas en el Líbano) y estaban en cumplimiento de un mandato del organismo internacional por excelencia, la ONU.

    Parecería que lo lógico sería dolerse por el fallecimiento de los soldados, dar el pésame a los familiares y continuar con la labor en la zona. Sin embargo, lo que empieza a encontrarse por ahí, en los comentaristas de la derecha, es un intento de utilizar esta desgracia para atacar al Gobierno sosteniendo que quien retiró la tropas del Irak las ha mandado al Líbano, como si ambas decisiones fueran lejanamente comparables. La verdad, encuentro repugnante la indiferencia de esta gente ante el dolor y el sufrimiento humanos. Todo vale para ir contra el Gobierno, las víctimas en el atentado de Atocha o estas bajas militares.

    Pero no se crea que este siniestro punto de vista sea privativo de la derecha. En la extrema izquierda se recurre a los mismos procedimientos y con idénticos fines, afirmando que la decisión de mandar soldados al Líbano en el marco de la FINUL es idéntica a la de participar en la guerra criminal del Irak, que los tres sujetos de las Azores decidieron en contra de la opinión de la ONU. Este modo tramposo de razonar, ¿a qué fin sirve? Bien claro está: a ir contra el gobierno de la izquierda en nombre de la "verdadera" izquierda...para que gobierne la derecha.

    domingo, 24 de junio de 2007

    El llamado "conflicto".

    La saga-fuga de la negociación que no fue pero fue pero no fue sigue impertérrita, a punto de conseguir que nadie se la tome en serio. Con la última entrega queda claro que es el Gobierno español el que rompe las negociaciones al no ir más allá en la consideración de unas propuestas que ETA había puesto sobre la mesa. En esta prolija acta de Gara se utiliza mucho la expresión de "poner sobre la mesa" que pretende ser trasparente al tratarse de poner algo a la vista pública pero tiene una connotación autoritaria. De todas formas mantiene una unidad de medida para calibrar cuánto haya cambiado la situación. ETA pone sobre la mesa propuestas; antes ponía muertos.

    A la saga-fuga de Gara le queda poco vuelo una vez que el Gobierno dice que es propaganda. Todo el mundo entiende que si el Gobierno puede conseguir que una organización de asesinos deje de matar está obligado a hacerlo. No deberá contestar o, si lo hace, podrá mentir, a las preguntas acerca de qué esté negociando con los asesinos. Esto lo entiende todo el mundo. Pero también puede plantearse de otro modo, que será como lo haga el PP: a ver, ¿por qué el Gobierno negó que estaba negociando cuando se le preguntó en mayo si estaba negociando? Parece claro, porque el Gobierno es gobierno, pero no imbécil.

    Las revelaciones de ETA a través de Gara cuya emoción al manejar estas pruebas que son documentos históricos es manifiesta están pensadas para hacer daño al PSOE y a su Gobierno, para ponerlo en un "compromiso", en una "situación apurada". No es el caso, por cuanto el Gobierno no ha adquirido "compromiso" alguno ni ha cedido nada. La exigencia de responsabilidad se planteará ahora no sobre lo que haya cedido sino sobre las propuestas, indagaciones, ofertas, tanteos que haya hecho durante las negociaciones. Pero ahí, ancha es Castilla, que no sé si en Vasconia se entiende.

    Repito por enésima vez que la saga-fuga de Gara me parece un lamentable intento de intoxicación similar a la teoría de la conspiración acerca del 11-M. También aquí podría armarse una campaña tan vistosa como el "!Queremos saber!" aplicado a las negociaciones. Un horror.

    De mayor interés me parece la manifa de ayer de ANV, que anda al filo de la navaja de la legalidad en Bilbao/Bilbo. Miles de personas en un sábado son muchas personas pero, al mismo tiempo, tampoco tantas. Según de qué se trate. Para hacer ruido mediático son muchas; para determinar el futuro del País Vasco, una insignificancia. Ciertamente, las proclamas políticas de ANV suenan muy razonables y este bloguero las suscribe: actitud pacata del Gobierno, carácter feroz de la derecha española, miedo a la consulta popular genuina; las suscribe si no hay violencia. Si la hay este bloguero no suscribe nada porque nadie tiene derecho a inmiscuirse en un debate de ideas y propuestas a tiros. El argumento de que el rechazo a la violencia debe afectar también a la del Estado es absurdo, dado que vivimos en un Estado cuya violencia es legítima pues sin ella no habría estado ni siquiera convivencia civilizada.

    Las cifras están muy claras. La "izquierda abertzale" (no sé si añadir "para entendernos") tiene un apoyo electoral de un 16%. No es una cantidad que permita augurar una decisión colectiva determinada.

    A la vista del mapa está claro por qué Navarra es la columna vertebral del País Vasco y en torno a ella se libra la última batalla.


    Eurochapuza.

    Acerté. La teoría de la chapuza funciona. Frau Merkel, presidenta de turno de la UE se había propuesto desatascar el proceso de unificación política europeo y lo ha conseguido en Bruselas. Lo ha conseguido llegando a un acuerdo en el que todos han cedido algo y se han dejado algunos pelos en la gatera para que salga adelante este curioso proyecto al que llamamos "Europa", con la misma arrogante indiferencia acerca de su significado que tenemos para utilizar el término como nombre de un continente que empieza por no ser un continente.

    A los polacos los han domeñado poco menos que a la brava. Frau Merkel estaba dispuesta a pasar por encima de Polonia (es la germánica costumbre) pero, al final, ante la protesta de Estonia y Chequia, otros dos Estados que los alemanes han invadido alguna vez, se les ha hecho la concesión de aplazar hasta 2017 la entrada en vigor de la nueva forma de adopción de decisiones por mayoría. Yo no hubiera cedido. Los polacos deben tener garantías frente al abrazo del oso de su vecino occidental, ¿por qué no?

    La oposición del Reino Unido traía más peso y las concesiones de la UE han sido de otro tipo. La propuesta figura del "Ministro europeo de Asuntos Exteriores" perdía el nombre en favor del de "Alto Representante"; la propuesta ha sido española y el señor Blair la ha aceptado. ¿Hasta dónde alcanza un cambio de nombre? Eso queda a juicio de cada cual; o sea, chapuza. La segunda objeción británica: vigencia de la Carta Europea de Derechos Humanos se ha resuelto de forma todavía más chapucera: la carta no está en vigor en el Reino Unido; en los demás territorios, sí. Ya dije que simpatizo con la actitud británica de no tragar una declaración escrita cuando ellos tienen en vigor el Bill of Rights de 1689. Pero hay que reconocer lo que tiene de chapuza eso de que las normas se apliquen aquí pero aquí no. Parece como si Europa avanzara hacia atrás, hacia la Europa de la poliarquía medieval.

    Pero vamos, tampoco es tan grave. Lo esencial es que las campanas tocan a fiesta en Bruselas, corazón de Europa. El experimento sigue por la muy saludable vía de la chapuza. Acabaremos teniendo un Tratado Constitucional que unos verán como una Constitución y otros como una Tratado. Y aquí paz y después, gloria.

    sábado, 23 de junio de 2007

    ETA, playback.

    Esta divertidísima saga-fuga de ETA a través de Gara tiene muchos bemoles y está llena de interesantes enseñanzas. En primer lugar, es batalla que se libra en los medios. Parece que la cosa no está para emprendarla a tiros, así que hay que entretener a la afición con algo, un trailer, vamos. Guerra en los medios, como dice un portavoz del Gobierno que reconoce que ETA tiene más presencia mediática que real. Otro que no se ha enterado aún de que la realidad está, es los medios. Véanse si no las reacciones a la última entrega del culebrón intoxicador de Gara.

  • El Gobierno, mediante el impasible gesto de la señora Vicepresidenta dice que no comenta ni va a seguir el calendario de ETA, ya que tiene el suyo.
  • El País, en consecuencia, no da noticia de la nueva entrega del serial.

    La prensa de la derecha, en cambio, da todo el crédito a Gara, periódico que, como se sabe, para ella es la Biblia.

  • El Mundo dice que Gara dice que el Gobierno ofreció legalizar a Batasuna a cambio de una promesilla de que no habría más atentados.
  • Libertad Digital reproduce ce por be lo que dice Gara, tratando de hacer ver la abyección del Gobierno y su servilismo negociador.
  • El Abc, periódico traidor, pasado a las filas del socialismo/polanquismo, subraya que la señora De la Vega subraya el buen comportamiento del señor Rajoy en no exigir explicaciones al Gobierno sobre las negociaciones con ETA. Es decir, lo bueno del señor Rajoy reluce cuando se calla. Lástima que no siga su ejemplo el señor Zaplana que quiere saber hasta el menú de lo que zamparon los negociadores en alguna misteriosa ciudad europea.
  • La Razón añade dos huevos duros a la fábula de Gara, de forma que llega a leer lo que ni se dice y poco menos que asegura que el taimado señor Rodríguez Zapatero tenía ya preparado el decreto de nombramiento del señor Josu Ternera como Generalísimo de la guerra del Norte.
  • Gara hace playback, o sea, el periódico habla pero la música la pone ETA. La historia es larguísima y, sabido es, cuanto más larga, más gente deja de leerla antes del final; así que las mentiras hay que colocarlas en el primer tercio o primera mitad de la noticia. ¿Cómo lo hace Gara? Colocando la trola en los dos primeros tercios y la clave en el último tercio. Lo pruebo:

    Gara divide la noticia así: 1º) reunión Gobierno-ETA (con un solo negociador) en marzo de 2006; 2º) otra reunión igual en mayo; 3º) Carta de febrero de ETA al Gobierno pidiendo reanudar negociaciones.

    Ahora bien, el orden lógico es el cronológico, así: 1º) carta de ETA al Gobierno, pidiendo, etc; 2º) Envío del Gob. de una persona a ver qué quería ETA y a decir la posición del Gobierno; 3º) Idem.

    ¿Y qué? En sí mismo, nada que no hubiera hecho cualquiera, incluido Gara, atender a una petición de entrevista, eso sí, redactada en un estilo como de Espronceda pero en basto. De entrada, la derecha concede crédito a ETA (que hace su relato como yo puedo hacer el de Abenámar, Abenámar, moro de la morería), más que al Gobierno. ¿Para qué quiere el señor Zaplana tener las "explicaciones" del Gobierno? ¿Para compararlas con las de ETA? No alcanzo a entender en qué país cree residir este señor. Vive Dios que sólo un cretino puede aceptar ser el instrumento por el que ETA quiere dictar la acción política del Parlamento Español; y lo pongo con mayúsculas, a ver si lo ven.

    Y lo dicho, es una pena que un periódico serio de izquierda esté en esta campaña de intoxicación. Pero está. Porque, de lo publicado hasta ahora se sigue que ni compromisos, ni nada de nada. Que no les ha salido la operación de sacar algo a cambio de nada y quieren tener al personal entretenido, ahora que el PP compra cualquier historia para meterla en la trituradora, mientras tratan de volver a las andadas tiro va, bomba viene. Para nada, porque ya han perdido y no es que ETA no esté en situación de entender el mundo que le rodea; es que no sabe ni lo que dice porque una organización que aspira a la independencia y libertad de Euskal Herria, pero se sigue llamando Euzkadi Ta Askatasuna es que literalmente no sabe lo que dice.

    La narrativa, por lo demás, es de mucha risa porque refleja exclusivamente el relato de ETA, un punto de vista con el que es difícil que simpatice nadie en España, ni siquiera los lectores de Libertad Digital. Está bien que ETA haga públicos sus ficheros; se entiende estupendamente por qué no había margen de negociación y no se puede culpar de ello al Gobierno. No sé si cuesta trabajo entender que cuando uno le pone una bomba a otro y luego le pide audiencia no puede venir imponiendo condiciones, ¿verdad?

    (La imagen primera es una escena de la guerra carlista en 1836, una ilustración de una caja de cerillas de Cusach i Cusach. La segunda representa a Hércules desviando el curso del río Alfeo, uno de los cuadros de Zurbarán que el Rey Felipe IV le comisionó reproduciendo los doce trabajos del héroe para adornar el casón del Buen Retiro hacia 1635, a mayor gloria de la Monarchia Hispanica)

  • El español ausente.

    Esto de la prensa de papel es la monda. La Razón trae hoy un editorial que se titula "España, desaparecida en Europa" (sic). Reproduzco la página por si alguien no quiere ir a la propia La Razón. Un editorial. Si no he entendido mal, uno de los tres grandes problemas de la cumbre de Bruselas, esto es,la negativa británica a aceptar un ministro europeo de Asuntos Exteriores se ha resuelto gracias a una propuesta del señor Rodríguez Zapatero que, por si La Razón no lo sabe, es de nacionalidad española. Si, a pesar de todo estaba "desaparecido", ¿qué tendría que haber hecho para estar "aparecido"? ¿bailar el can-can sobre la mesa del almuerzo?

    viernes, 22 de junio de 2007

    Obispos rebeldes.

    Mientras diversos foros sociales y organizaciones pacifistas se preparan para ponerse en "pie de paz" el próximo día 27 de junio en la Puerta del Sol para protestar contra ETA, los obispos españoles se ponen en pie de guerra -una vez más- para ver de cargarse la asignatura de "Educación para la ciudadanía".

    Solemos decir que, con la transición democrática y si hacemos abstracción del esperpento de ETA, España es un país normalizado y ya no es diferente, pero eso no será cierto mientras la Iglesia siga metiéndose donde no la llaman y tengamos a los obispos hasta en la sopa. Durante los cuarenta años de la oprobiosa aquí la religión cristiana (bueno, un remedo de ella, lo que puede dar de sí el clero español) y solo ella era obligatoria para todo quisque y nadie recuerda que un solo monseñor alzara su voz en defensa de la "libertad de conciencia"; nadie recuerda que un solo monseñor alzara la voz para nada que no fuera dar vivas a Franco.

    Ahora sí, ahora invocan la tal libertad de conciencia, llaman a los padres a la desobediencia civil e incitan al incumplimiento de la ley. Como si tuvieran alguna noble causa que defender desinteresada y sacrificadamente. Como si no estuvieran beneficiándose de las canonjías y prebendas que garantizan los Acuerdos con la Santa Sede que este Gobierno debiera haber denunciado de una vez; como si no estuvieran controlando la enseñanza en multitud de centros concertados, que reciben financiación del Estado pero descargan sus obligaciones sobre los centros públicos; como si no estuvieran tratando de meter la religión con torniquete en los planes de estudio.

    Pero hay más y no he visto que nadie lo señale: estos hipócritas de la jerarquía eclesiástica, estos sepulcros blanqueados, dicen hablar en defensa de un derecho, el de la libertad de conciencia, contra el que han combatido durante siglos y que aún hoy, en el fondo de su doctrina, consideran un pecado, como se prueba por el hecho de que se se opongan a que haya una "moral laica". O sea, los laicos no tenemos derecho a la existencia.

    La Educación para la ciudadanía es una materia que figura en los estudios de secundaria de muchos países como "educación cívica", "Sozialkunde", etc, su finalidad es formar en los valores de convivencia ciudadana y no tiene nada de adoctrinamiento. El Gobierno, que ya ha recordado que la materia es obligatoria, debe perder el miedo a los curas y, si quiere tener la fista en paz con esta jerarquía atosigante que no conoce límites debe contraatacar. Debe denunciar los Acuerdos con la Santa Sede, que no se firmaron en tiempos de Felipe González, como sostiene alguno de esos "izquierdistas" más enemigos del socialismo que de la derecha, sino de don Adolfo Suárez. Igualmente debiera corregir la vía de financiación a través del porcentaje en la declaración de la renta. Los ciudadanos no tenemos por qué pagar todos a la Iglesia católica, que es lo que sucede cuando el porcentaje se calcula, como ahora, como un lucro cesante del Estado. El que quiera a los curas que los pague de su bolsillo aparte de la cantidad íntegra que le corresponda tributar en la declaración de la renta. Si el gobierno actuara de esta forma, tocando las finanzas de la Iglesia, que es lo único que importa a ésta, vería reducirse notablemente la agresividad del clero.

    Porque ya aburre esta injerencia permanente de la iglesia de los católicos en la vida de todos los demás.

    En todos los frentes.

    En su declaración de ruptura de alto el fuego, ETA decía que volvía a "todos los frentes" y eso es lo que está haciendo. El coche cargado de explosivos en Huelva prueba que vuelve al frente llamado "militar" y el divertido relato por entregas en Gara que vuelve al frente mediático, entre otros. En ambos casos -y en todos los que se plantee-, lo que busca es hacer el máximo de daño. En el caso de los explosivos es evidente en sí mismo y no hay duda alguna, aunque la policía todavía no sepa si se iba a cometer un atentado de inmediato o se trataba de aprovisionar de material a algún comando de asesinos que ETA tenga por la zona.

    En el caso del frente mediático, el asunto es también muy claro, pero hay que expresarlo de mejor modo para que no pase como lo que pretende ser, esto es, una revelación comprometedora para el Gobierno y munición para el ataque a cargo de la derecha en la oposición. Ya lo dije en su día y lo mantengo ahora: esas "revelaciones" de fuente interesada es el mismo tipo de amarillismo que emplea El Mundo, con la pretensión de tener mayor crédito con la bobada (que comparten gentes como la señora Rosa Díez) de que ETA no miente nunca. Hace falta ser literalmente estúpido para pensar que una organización de asesinos, dedicada al crimen, al secuestro y a la extorsión no miente nunca. Al contrario: miente siempre que le interesa. Esa imagen de guerreros sacrificados de íntegro comportamiento en lo que no es matar, secuestrar y extorsionar es para consumo interno de sus admiradores y justificadores.

    Así que si el Gobierno legítimo del país dice que no ha habido conversaciones, no ha habido conversaciones y lo que digan los asesinos y sus voceros es irrelevante. Cierto que eso se refiere a la última trola de Gara sobre conversaciones recientes, en la última campaña electoral. Las "revelaciones" de ayer, con las que este periódico trata de ocultar sus mentiras de hace unos días, se refieren a las conversaciones de habidas en el últmo par de años, las que llevaron a la declaración de alto el fuego "permanente". Ya las había utilizado Gara en plan amarillo hace un año, hablando de unos "compromisos" del Gobierno español con la banda de asesinos. Ahora resulta que los "compromisos" se han quedado en "garantías" y, además, siguen sin aparecer. Hay una vaga referencia a la actividad policial en el País Vasco que puede entenderse como a cada cual le dé la gana y nada más.

    Quieren hacer daño y todo en la publicación de Gara está pensado para conseguir ese objetivo. Pero tampoco lo alcanza: todo el mundo entiende que el Gobierno tiene que negociar un alto el fuego; no hay "compromisos"; tampoco "garantías" en sentido estricto y el hecho de ser minucioso, prolijo y hasta premioso en especificar las hora, el tipo de reuniones y la vestimenta de cada cual no añade verosimilitud a lo publicado ni lo convierte en un documento comprometedor para el Gobierno. Al contrario, mientras quede claro que éste siempre habló de que las acciones estarían dentro del marco de la legalidad vigente (lenguaje que los etarras no entienden pero los que no lo somos sí), la publicación de esos documentos, lejos de hacerle daño, le hacen un favor.

    ETA vuelve a todos los frentes, pero le falla la puntería. Menos mal que tiene aquí a sus principales auxiliares, los políticos del PP, empezando por el señor Zaplana que ayer exigía de nuevo que el Gobierno tiene que explicar las conversaciones y esa teoría de que había habido pacto político con ETA. El Gobierno no tiene que explicar nada y el señor Zaplana no tiene que pedir esas explicaciones, so pena de descubrir su juego: como carecen de programa electoral y de opciones alternativas, en el PP lanzan a Zaplana a meterse de hoz y coz en la ciénaga del terrorismo para oponerse al Gobierno.

    Kane

    Bueno, parece que Ciudadano Kane queda como la mejor película de todos los tiempos. Ese tipo de proclamaciones no sirve para nada, pero está claro que Kane es una de las mejores películas de todos los tiempos. La vida de William Randolph Hearst es fascinante; la interpretación de Orson Welles, aplastante; el apoyo de Joseph Cotten, convincente. Kane es una unidad del principio al final y, como ha dicho alguien, se encierra en la última palabra, "Rosebud", un acierto que da una dimensión dramática insospechada a la historia, que la humaniza y la lleva a un territorio en que todos nos sentimos identificados con ella: la infancia perdida.

    jueves, 21 de junio de 2007

    De Rajoy a Ibarretxe.

    ¿Alguien creyó que el PP iba a deponer su actitud de valerse del terrorismo para hacer oposición al Gobierno de España? Ni por pienso, hombre. El señor Rajoy mostró un talante espartano al negarle al cuerpo lo que pedía y hacer al Presidente una pregunta "absurda" acerca del aumento de las tarifas eléctricas. Pero su guardia pretoriana se lanzó a tumba abierta en la política antiterrorista, que si la ANV esto o lo otro. El día anterior el señor Zaplana respondía al rotundo desmentido del ministro de AAEE sobre las reuniones con ETA exigiendo saber, con sólita petulancia, "quién", "con quién", "en dónde", "por qué", etc, etc. El Gobierno dice que no hubo reuniones y el señor Zaplana quiere saber en dónde no hubo esas reuniones, quiénes no participaron y qué no acordaron.

    A la derecha española le falta finura y a riesgo de que se me llame feroz separatista le sugiero que, para ganarla, mire a la derecha vasca y a la catalana. La vasca se apuntó ayer un tantazo con la visita del Lehendakari Ibarretxe casi en plan jefe de Estado que, habiendo tomado nota de lo que dijo Mr. Sarkozy en su reciente visita, viene a ofrecer colaboración y unidad en la lucha contra ETA. Y no por ello ceja en su pretensión más problemática de derogación de la Ley de Partidos. Es decir, ofrece unidad, pero mantiene su criterio. El Gobierno puede hacer muchas cosas pero me temo que no instar a la derogación de la Ley de Partidos precisamente ahora. Sólo el Parlamento que salga de las próximas elecciones generales podrá decidir si deroga o no esa ley. Hasta entonces, paciencia y barajar, como dice uno de los personajes (no recuerdo cuál) de la cueva de Montesinos en El Quijote. Por lo demás, se queda uno perplejo escuchando al señor Ibarretxe. Parece que ha prometido la máxima colaboración de la Ertzaintza en la lucha contra el terrorismo. Es asombroso ¿no venía prestándola ya? Claro que a lo mejor es un simple despiste del Lehendakari, como ese de decir que "a pesar de los aciertos y los errores, que de todo ha habido...".

    En efecto, hay mucho trecho de la derecha española a la vasca y a la catalana. De ésta, mañana.

    La chapuza europea.

    Con permiso de los lectores vuelvo sobre la teoría de la chapuza. Ya saben esa según la cual lo único que funciona bien en la organización social y política es la sana chapuza mientras que los planes perfectos, los programas sublimes, las ideas excelentes para salvarnos a todos suelen acabar en desgracias. "Lo que convierte al Estado en un infierno", decía Hölderlin, "es la manía de algunos de convertirlo en el Paraíso". Los proyectos o blueprints perfectos meten miedo. Me atrevo a sostener que si la unificación europea ha llegado tan lejos es porque los proyectos y programas de este tipo han fracasado siempre y, en su lugar, se ha ido tirando con arreglos de último momento, chapuzas, trapalladas, que dicen en la tierra de mis antepasados.

    El último ejemplo lo tenemos en el proyecto de Tratado Constitucional de la UE, un texto complejísimo e intragable que, después de ser aprobado sin pena ni gloria en varios referendums europeos (entre ellos el español) se dio una castaña con el "no" francés y el subsiguiente holandés de hace dos años. Europa se quedaba de repente desarbolada, como un navío a la deriva. Y ha sido la actual presidencia alemana la que se ha propuesto resolver la situación sin salida y "relanzar" el proceso de unificación, rescatando lo que se pueda del proyecto originario y presentando uno nuevo más breve, más flexible, menos cerrado; o sea, una chapuza.

    Es de esperar que salga. Frau Merkel quiere que los europeos tengamos nuevo tratado constitucional para las próxima elecciones al Parlamento Europeo, en 2009. Al Consejo Europeo que se inicia hoy en Bruselas, seguirá mañana y puede que también el sábado se presentan los socios comunitarios en posiciones encontradas. De un lado, la mayoría de los países (entre ellos España) apoya la idea de Frau Merkel. Los polacos objetan a la fórmula de cálculo de las mayorías cualificadas (que tienen que sustituir a las unanimidades si se quiere que la UE tome alguna decisión) y dicen estar dispuestos a vetar la consagración de la fórmula de las "dos mayorías", esto es, mayoría de países (55%) y mayoría de habitantes (65%). A su vez, los ingleses objetan a la inclusión de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE y a la figura del ministro de Asuntos Exteriores también de la UE. Sobre todo esto la información es bastante deficiente, así que me permito un par de aclaraciones.

    De entrada, Polonia. Es fácil tomarse a chirigota a un país gobernado por Tweedledum y Tweedledee, pero encuentro que su objeción es bastante sensata y los españoles debiéramos apoyarla. En lo esencial, se trata de reducir el peso aplastante que adquiere Alemania con la nueva forma de cómputo por estados y población. Polonia no pretende renunciar a esta mayoría, sino modificar la forma de cálculo. En vez de poner en relación las cantidades absolutas de población de dos países (por ejemplo, Alemania, con más de ochenta millones de habitantes y Polonia, con menos de cuarenta), poner en relación sus raíces cuadradas, lo que reduciría notablemente las distancias, cosa que no es ninguna bobada a la hora de que los países medios como España y Polonia no pierdan tanto del poder que consiguieron en Niza, en 2000.

    Después, el Reino Unido. Objeta éste a la idea de hacer vinculante la Carta Europea de Derechos Fundamentales, que incluye también derechos sociales y laborales. Los británicos, que no tienen Constitución escrita ni más declaración en vigor que el Bill of Rights de 1689, ven con auténtico pavor que se les imponga una prolija declaración escrita que vaya contra los usos del common law y restrinjan los amplios poderes interpretativos de la judicatura. Lo que tampoco es ninguna estupidez. Es difícil negar que las libertades inglesas proceden de la historia que arranca con la Magna Charta de 1215 y que no seremos los continentales quienes vayamos a darles lecciones provistos con nuestras declaraciones que son verdaderos racionalismos cartesianos. Parece que Frau Merkel está dispuesta a reconocer la peculiaridad británica y a aceptar la idea de una Europa en dos velocidades a este repecto, como ya existe en otros, por ejemplo, el euro o los acuerdos de Schengen. De confirmarse la noticia, sería la chapuza dentro de la chapuza, lo que garantizaría el éxito.

    Los británicos, además, objetan a la figura del ministro de Asuntos Exteriores de la UE. Muchos dicen que andan metiendo palos en las ruedas de la carreta europea. Puede que sea cierto, pero esta objeción tampoco es desdeñable. Si hubiera un ministro de Asuntos Exteriores de la UE, uno de verdad, no como el señor Solana, ¿qué actitud adoptaría ante conflictos en los que dos miembros de la Unión se encuentran en bandos enfrentados? Por ejemplo, la impropiamente llamada guerra del Irak.

    Espero que el Consejo termine el sábado habiendo acordado algún tipo de chapuza que funcionará durante una temporada. Después, habrá que revisarla. También es posible que la cumbre de Bruselas no acuerde nada. En ese caso, habrá que esperar mejor ocasión para la chapuza.

    Carmen, destino de un género.

    El martes se estrenó en el Reina Victoria de Madrid el espectáculo "Carmen de Bizet", a cargo del Ballet flamenco de Madrid I. O sea que faltando a la costumbre hemos visto una primicia, con la compañía "fresca" por así decirlo.

    Está claro que si una ópera se puede contar en flamenco es ésta de "Carmen" porque los personajes, los episodios se prestan al género. Lo que consigue la veterana bailaora Sara Lezana, directora artística del Ballet Flamenco, es una pieza sorprendente. Ignoro cómo será la otra pieza que tiene el Ballet en repertorio, "Carmina Burana", pero ésta es una "Carmen" flamenquizada con intermedios de flamenco puro. La propia Sara Lezana tiene una actuación estelar con un zapateado durante la "Chanson Bohême", de Bizet. A sus cincuenta y nueve años esta mujer es un torbellino que eclipsa a toda la compañía.

    Las escenas de puro flamenco, que tienen seguiriyas y tarantos y hay guitarra y cante y palmas, me parecen espléndidas en mis cortas entendederas del género y son en las que la compañía se luce. Las escenas propias de la ópera, las "flamenquizadas" resultan más apagadas. Al haberse suprimido todo recitativo, las escenas se conciben como ballets y tienen un aire más suave, que contrasta con el carácter desgarrado de las escenas puramente flamencas. No sé por qué, el conjunto me recordaba algo a "El amor brujo".

    La historia de la ópera de Bizet, que la interpretación de Sara Lezana sintetiza y resume en el episodio amoroso del ciclo pasión-celos-muerte, a su vez, era una síntesis y resumen de la obra de Prosper Mérimée. Bizet se concentró en la historia de amor, pasión, delincuencia, rivalidad entre hombres, crimen pasional y supo clavarlas en partituras que nos son familiares. Pero se dejó fuera una historia paralela que recorre la obra de Mérimée: Carmen, la protagonista, es gitana y don José, su enamorado, el que por ella delinque, es un vasco de Elizondo, Navarra, que habla euskera y se llama don Jose Lizzarrabengoa. A Mérimée le interesaban mucho los asuntos de minorías étnicas de acusada personalidad porque los encontraba muy exóticos. "Colomba" es una narración en ambiente sardo. Pero en Carmen, el autor riza el rizo al narrar una historia en la que dos minorías étnicas marginadas, vascos y gitanos, entran en contacto. El conflicto personal se desarrolla en un determinado contexto cultural.

    Desde luego, eliminar este aspecto y reducir la historia a la "mujer fatal" y el crimen pasional la hace más clara y ello ha contribuido al éxito mundial de la ópera de Bizet. Pero el dato étnico es un factor muy curioso que da un patetismo particular a los amores de carmen y don José.

    Otra cosa desde luego es cómo se trata ese crimen pasional, de acuerdo con las pautas románticas, como algo que tortura a don José y no a Carmen. Violencia de género, vamos, elevada a la categoría de obra de arte.

    La verdad es que es todo un espectáculo.

    miércoles, 20 de junio de 2007

    ¡Viva la mentira!

    Así es, ¡viva la mentira! Gracias a la mentira la vida tiene salero. Si siempre se dijera la verdad, las relaciones humanas serían imposibles. Es necesaria la mentira y en proporción no menor a la verdad. En realidad, de proporción debiera ser la misma, ya que muchas veces, la verdad y la mentira son las dos caras de una misma moneda. En todo caso a lo que aquí voy es a la importancia que tiene una buena mentira en el debate político. Si todo el mundo dijera la verdad la política no existiría; claro que tampoco lo harían la diplomacia o la religión, por ejemplo. Pero eso da igual, lo interesante es que sin mentira no habría política.

    Hay mentiras y mentiras, como hay guerras y guerras y armas y armas. Hay mentiras que son como ametralladoras, mentiras-torpedo y mentiras como baterías de grueso calibre, que se disparan desde detrás de las líneas enemigas y van a voleo, al tuntún, a hacer el mayor daño que puedan. Mentira de grueso calibre es que Abc y El Mundo salgan diciendo que sí, que hubo reuniones del Gobierno con ETA/Batasuna. La mentira venía de una publicada por Gara, que ya había publicado otra trola sobre unos supuestos "compromisos" incumplidos por el Gobierno. Innecesario decir que no había habido tales compromisos. Ahora el bulo son las reuniones. En poco tiempo, Gara va a publicar como noticia que el Gobierno de España está en manos del PSOE.

    Claro que los desmentidos, a los mentirosos compulsivos parece como que los animan y acaban fabricando realidades ficticias, laberintos, interacciones complejas, mundos aparte en los que se recluyen, teniéndolos por verdaderos. Por más veces que las pruebas, las declaraciones, los momentos procesales han desmentido las fábulas de la "conspiración" del 11-M, ésta ha seguido prosperando, inmune a la comprobación empírica de los hechos porque se basa en un cuestionamiento básico de todo, incluso de los instrumentos de medición. Resulta evidente que la teoría de la conspiración no quiere que haya un proceso, sino un golpe de Estado, que no es lo mismo. En tanto se produce el último, sus teóricos seguirán insultando, agrediendo, acusando sin pruebas, en definitiva, provocando.

    En ese bombardeo de posiciones con baterías de grueso calibre, éstas apuntan ahora que concluye la vista oral y comienzan las deliberaciones, a los tres magistrados que han de sentenciar y en especial al juez Gómez Bermúdez. Que Dios lo coja confesado.