dissabte, 25 d’octubre de 2014

¿Va usted a dimitir por los escándalos de corrupción de los que es usted políticamente responsable?


Como los periodistas españoles no saben, no pueden o no quieren hacerle las preguntas de modo directo y claro, y prefieren proporcionarle excusas para evadirse, tenemos que hacérselas los ciudadanos, hartos de que nos roben, nos engañen, nos mientan y, encima pretendan reírse de nosotros.

¿Piensa usted dimitir cuando la corrupción que ha propiciado, amparado, y de la que quizá se haya beneficiado, lo invade ya todo? En realidad, después de su implícita confesión, no tiene otra que dimitir.

Aparte de haber recibido sobresueldos en B, cosa por la que ya debiera usted haber dimitido y aparte de que la Gürtel le haya pagado a usted supuestamente viajes, trajes, corbatas por valor de varios cientos o miles de camps, unidad monetaria de la corrupción de advenedizo, tiene usted docena y media de razones para marcharse a su casa avergonzado de su comportamiento. Usted nombró a Bárcenas, lo mantuvo en su puesto, lo protegió, le dio ánimos, aunque ahora simule no conocerlo y lo amparó frente a la justicia permitiendo que su partido no colaborara con ella y hasta destruyera pruebas. Usted hizo nombrar a su amigo Rato presidente de Caja Madrid, en donde este pájaro terminó el trabajo de saqueo que ya había comenzado Blesa, designado por su predecesor Aznar, también beneficiado de los sobresueldos. Usted nombró y mantuvo en su puesto a María Dolores de Cospedal, igualmente agraciada con suculentos sobresueldos de la caja B y sobre quien recae todo tipo de sospechas de comportamientos irregulares y la certidumbre de haber cobrado 200.000 € de una mordida reconocida por ella misma y que ahora se han volatilizado.

Preside usted un partido más parecido a una asociación de malhechores y es usted uno de los principales beneficiados de ella, no solo porque haya cobrado los citados sobresueldos que usted negaba bellacamente, afirmando que tenía problemas "para llegar a fin de mes", sino porque ha ganado unas elecciones a base de financiación ilegal de su partido ya desde hace veinte años. Preside un gobierno cuya única función es ocultar sus latrocinios y fechorías y criminalizar y reprimir toda protesta en la calle.  Todo ello más que suficiente para que se hubiera ido usted ya con viento fresco, por ser el presidente más corrupto de la historia de la España democrática.

En lugar de ello sale usted en rueda de prensa a contestar unas preguntillas sin filo ni garra de unos periodistas que más parecen de su gabinete de comunicación que de medios libres. Eso le permite colocar a la concurrencia un discurso embustero, cargado de evasivas, cínico y esperpéntico que los mismos periodistas no cuestionan y trasladan tal cual a una opinión pública a la que usted miente de modo sostemático y de la que se ríe sin reparos.

Ante una tímida pregunta por la corrupción, dice usted con descaro que su gobierno "trabaja para que esas cosas se sepan". Esas cosas son los latrocinios de sus compañeros de partido, de sus protegidos, de los que usted ha nombrado; son sus propios sobresueldos; las malversaciones de sus subordinados; el expolio de las arcas públicas; las cuentas en Suiza; el pillaje generalizado a que se dedicaban políticos a los que usted ha ensalzado repetidas veces como ejemplos para la ciudadanía: Camps, Fabra, Matas y demás carne de presidio. Y es falso que su gobierno trabaje para eso. Lo hace para lo contrario, para proteger a los corruptos, ocultar sus fechorías, escamotear pruebas, atacar a los jueces, mentir al parlamento, como hace usted mismo, y a la gente.

Añade usted, como si fuera el anterior Rey, ese al que pillaron cazando elefantes en el África cuando todos creían que estaba en su despacho cumpliendo con su deber, que su gobierno está trabajando "para evitar que estos hechos se repitan". Estos hechos son también esas cosas, el robo, el cohecho, las malversaciones, sus sobresueldos y sus trajes. Su gobierno, por lo demás, esta deslegitimado para tomar medida alguna de ese jaez cuando no solamente usted sino su vicepresidenta y algun@ de sus ministr@s también han cobrado sobresueldos.

Asegura usted que es "especialmente prudente" en los asuntos judiciales. Al margen de que ello sería, en efecto, muy razonable en quien quizá haya de defenderse de acusaciones en sede judicial, también es falso. Al parecer llamó usted al imputado señor Acebes, tan cercano a usted, para darle ánimos y consolarlo diciéndole que sin duda se trata de una injusticia. Si ser prudente consiste en tachar de injustos a los jueces, ¿que los llama usted cuando no es prudente? Bueno, quizá a unos porque a otros, al parecer también los llama para interesarse por los turnos y ver si los asuntos que le interesan recaen sobre jueces amigos. Es prudente, desde luego. E inmoral. O algo peor.

Definitivamente, la pregunta de esa comparecencia de ayer, en la que, por las convenciones democráticas vigentes en Europa y desconocidas en España, no se pueden prohibir las respuestas debiera haber sido la del título del post:

¿Va usted a dimitir por los escándalos de corrupción de los que es usted políticamente responsable?

Los periodistas no se la hacen y los partidos de la oposición ni mencionan la posibilidad en sede parlamentaria. Ambos piensan que en los demás países democráticos tampoco se plantearían en las ruedas de prensa ni en las comparecencias parlamentarias, pero olvidan añadir que ello es así porque en esos demás países es imposible que una persona como Rajoy sea presidente del gobierno.