lunes, 11 de enero de 2016

Una lección de oratoria

Primero fue la comparecencia de Mas el sábado, en la que este habló sin leer durante una hora y contestó las preguntas de la prensa en catalán, español, inglés y francés, algunas complicadas. El acto cerraba un complejo y tenso episodio político cuyos matices no todo el mundo que no tenga la información necesaria puede entender fácilmente. Nivel europeo, y de los altos. 

Después, al día siguiente, sesión de investidura del nuevo presidente en el Parlamento que el PP trató de boicotear hasta el último instante con una triquiñuela legal fracasada de Albiol. Discurso del candidato, Puigdemont, intervenciones de los grupos y réplicas. De nuevo nivel europeo muy alto. Y, encima, camino de la independencia. Y tod@s tan content@s.

Esto no podía quedar así. Alguien tenía que dar un puñetazo sobre la mesa, pues estamos en España y ha de saberse quién manda aquí, que no es ningún Mas ni Menos ni Puchcomosellame. Aquí manda Rajoy. En funciones, pero manda. Así que el presidente de los sobresueldos decidió dejar alto el pabellón y ayer mismo, mientras se desarrollaba la sesión de investidura catalana, compareció en La Moncloa en carne mortal, como la Virgen del Pilar, y no en plasma, a tranquilizar a los españoles y reafirmar el principio de autoridad, el único principio que tiene.

Para lo que hizo, pudiera haber recurrido una vez más al plasma y, de ese modo, hubiera cerrado su inenarrable mandato de forma capicúa, o sea, como empezó. Leyó torpemente unas páginas, balbuceando como siempre, ante unos dummies que pasaban por periodistas a los que no se les permitió hacer preguntas, con lo que podrían haberlos sustituido por muñecos de cera. Al terminar la lectura, por llamarla de algún modo, se despidió con un insultante "gracias por estar ahí" y se fue por donde había venido, seguido de cerca por la ratita hacendosa que tiene a modo de vicepresidenta.

Esa fue su comunicación verbal: frases deshilvanadas, reiterativas, mal leídas, con errores cómicos, como siempre, y balbuceos que consumen la paciencia de cualquier auditorio. En cuanto a la comunicación no verbal, también lo de siempre, empeorado por el paso de los años y la oscura sospecha de que, en definitiva, ha metido al país en un callejón sin salida por su pura incompetencia. O sea, ceño, gesto adusto, abundancia de guiños, casi descontrolados y miradas sombrías que traducían su soberbia y su irritación por tener que comparecer en domingo a responder a una manga de insurrectos institucionales que hablan una lengua incomprensible, en lugar de estar viendo un partido de fútbol y jugando al dominó.

Desde estos dos puntos de vista, la comparación entre los dos presidentes, Mas y Rajoy, no hace falta decirlo, mueve a risa. 

En cuanto al contenido, una lamentable reiteración del no, nada, nunca, apoyado en un recurso reiterado a la ley y al Tribunal Constitucional, un discurso vacío, ayuno de toda idea o propuesta o sugerencia o indicación: no, nada, nunca. La ley y el Tribunal Constitucional como amenazas. Cabe advertir que consideró necesario decir que solo respondería a lo que los catalanes hagan con el Estado de derecho, pero con todo el Estado de derecho; solo con la ley, pero con toda la ley. Sabiendo de quién se trata, es de agradecer que no haya empezado por amenazar con enviar chulos falangistas, matones a sueldo, la policía, la guardia civil o el ejército. Pero también sabiendo de quién se trata, no lo pierdan de vista.

La comparecencia fue un ejemplo de manual del comportamiento autoritario de la derecha española de toda la vida: lo que no le gusta, no lo ve ni lo oye ni le hace el menor caso. Sus antecesores ideológicos eran más contundentes: fusilaban sin más explicaciones a quienes pensaban, hablaban o hacían lo que no les gustaba. Estos se han hecho demócratas. Lo dijo ayer el presidente de los sobresueldos en un tono en el que se notaba que la palabra le quema la boca y con la intención de tachar de no demócratas a los independetistas catalanes que lo son mil veces más que él.

Este demócrata, miembro de un partido demócrata, fundado por un demócrata, apoyado por los socialistas y los neofalangistas de C's, contrapondrá a las aspiraciones independentistas toda la ley y (es de suponer) todo el Tribunal Constitucional. Una ley que él ha hecho y deshecho a su antojo, con absoluta arbitrariedad durante cuatro años, basado en el rodillo de su mayoría absoluta y una ley que, en muchos casos (según se ve, no en todos) la oposición que lo apoya en esto se ha comprometido a derogar. Y un Tribunal Constitucional que él mismo ha desprestigiado y prostituido, nombrando magistrados que no reunían ni reúnen las condiciones políticas y morales para serlo, empezando por su presidente.

Esta es la respuesta que el Estado español da a una reivindicación popular sostenida, masiva, de la sociedad catalana con el apoyo de sus instituciones.

Cualquiera que no sea un zote puede ver que esta cerrazón -apoyada por una parte de la oposición tan responsable del desastre como quien en buena medida lo ha organizado por su inutilidad- conduce al país a un tiempo de conflicto causado por la incapacidad de los nacionalistas españoles de aceptar algo tan sencillo como la celebración de un referéndum igual al que hicieron los quebequeses y los escoceses. Un conflicto interinstitucional (una probable desobediencia masiva de los órganos de gobierno de la sociedad catalana a todos los niveles) que nos hubiéramos podido ahorrar.

Y que es tanto más absurdo cuanto que todos sabemos que, al final, habrá que hacerlo.