viernes, 22 de julio de 2011

Gürtel obnubila.

Todo el mundo sabe que los trajes de Camps no son más que la punta del iceberg de la Gürtel y el más o menos conexo caso Brugal que encierran entre sus legajos una historia siniestra, una presunta trama de corrupción generalizada que implica a empresarios diversos, con il capo Correa en la cúspide, dando las órdenes, y algunas decenas de cargos públicos del PP en todos los niveles de la administración, especialmente en Valencia. La Gürtel no es sólo el cadáver que ocupa todo el escenario sino también un estado de espíritu. La derecha está como gürteleada y ve su futuro procesal y penal muy negro. Son muchos los millones de euros dilapidados, malversados, ilegalmente apropiados, arbitrariamente adjudicados, defraudados y muchas las personas imputadas. Una docena de ellas puede ir a la cárcel.

Esa perspectiva obnubila de tal modo a los dirigentes del PP que les hace perder la cabeza y hablar contra el sentido común y lo que la gente está viviendo en directo. Dicen que la dimisión de Camps es ejemplar. Será así si por ejemplar entendemos la degollación del Bautista, pongamos por caso. ¿Ejemplar? El dimitido presidente lleva dos años presuntamente mintiendo a la ciudadanía, aferrado al sillón, dilatando el proceso, pretendiendo revalidar su cargo al contraponer los votos de los ciudadanos a las decisiones de los jueces. Su dimisión se ha producido a regañadientes pues por la mañana había hecho saber que se declaraba culpable, pagaba la multa, se ahorraba el juicio y seguía de presidente de la Generalitat. Es decir, ha dimitido porque no le quedaba más remedio y en contra de su voluntad.

¿Qué tiene eso de ejemplar?

Por supuesto, nada. De lo que se trata es de valerse de ella para pedir en justa compensación que dimita Rubalcaba por el caso Faisán en el que no está imputado. No se va a reconocer que la dimisión de Camps es ignominiosa porque se pierden puntos dialécticos. Igualmente, pedir la dimisión de Rubalcaba es absurdo pero eso tampoco importa ya que lo que se busca es hacer a un lado el tema Camps (que es tema Gürtel) y poner en su lugar el Faisán. Lo que se busca es condicionar el tema del debate público.

Pero para eso hace falta tener algo más noble, menos infame que ese caso en el que se pretende procesar por colaboración con banda armada a los policías que llevan toda la vida luchando contra ETA y casi han conseguido vencerla. El asunto es tan indignante para todo el mundo que el PP se ve obligado a recurrir a la demagogia para disimularlo y así Sáez de Santamaría pide a Rubalcaba que dimita y no se esconda tras los policías, que el fondo cumplían con su deber. Cuando es el mismo PP el que los ha denunciado.

No, así no se condiciona debate público alguno ni puede ocultarse el caso Gürtel. Además, ni siquiera cabe recurrir a esa inmoralidad tan frecuente de decir que, bueno, la Comunidad valenciana está impregnada de Gürtel pero véase qué prosperidad deja Camps. No es así: la Comunidad valenciana tiene medio millón de parados y la mayor deuda de las Comunidades Autónomas y la prestación de servicios sanitarios y educativos es muy deficiente. ¿Cómo no va a hablarse de la Gürtel? Hay que averiguar quién se lucró con la visita del Papa y en cuánto, quién y en cuánto por las contratas de basuras, la calificaciones, recalificaciones, licitaciones; a cuánto ascendían los porcentajes y corretajes de las múltiples actividades económicas de la Generalitat, las concesiones, las adjudicaciones, las subvenciones; qué parte de esos fondos defraudados al erario público ha ido presuntamente a financiar ilegalmente al PP y qué mordidas ha sufrido por el camino.

La Gürtel ha entrado en la etapa del espectáculo y, frente a éste, lo del Faisán es demasiado ruin.

(La imagen es una foto de ppcv, bajo licencia de Creative Commons).