miércoles, 9 de enero de 2019

Felipe VI contra Catalunya

Ese aspecto adusto, ese porte rígido cuando viste uniforme, ese calarse la gorra con el plato sobre la nariz delatan el carácter autoritario de un monarca, al que el New York Times aproxima a la ultraderecha. Felipe no empatiza con su pueblo. La monarquía sigue cosechando suspensos en las valoraciones populares. No hay modo de caer bien a la gente, ni siquiera con la insoportable campechanía de su progenitor.

En lo que hace a Catalunya, la falta de cercanía, de sensibilidad, se convierte en hostilidad y agresividad. Felipe entró en el conflicto catalán a los dos días de la barbarie policial del 1-O con un discurso amenazador y hosco de parte beligerante. La decisiva, porque al no mencionar ni de pasada a las más de mil víctimas y sancionar la violencia de sus huestes, se puso al frente del ataque a Catalunya. Como su antepasado.

La entrega de despachos judiciales en Madrid rompe una tradición de dos décadas y es un acto más de beligerancia contra Catalunya. Bien claro queda en las pobres excusas de Carlos Lesmes con el 40º aniversario de la Constitución y no sé qué otra efeméride del CGPJ que él preside. Se pretende castigar a Catalunya por la permanente insubordinación de todo quisque en el Principado: la gente, las asociaciones, los partidos, las instituciones y hasta los premios literarios. Es comprensible que no agrade al monarca, acostumbrado a la música de fondo de los aplausos, que le silben, le increpen, le insulten y le hagan caceroladas. Es comprensible pero entra en su sueldo (¡y qué sueldo!) tragarse esos sapos dado el altísimo papel que representa. Por el contrario, olvidado de su misión, Felipe actuó primero como político de partido; luego como policía; y ahora, como juez, santificando ante festum lo que justificó post festum en su discurso del 3 de octubre: la represión policial y ahora judicial de una opción legítima de los ciudadanos.

Adorna su beligerancia con unas cuantas vulgaridades sobre la Constitución, calificada de "pacto intergeneracional" contra toda evidencia, pues la generación actual no pactó nada y menos que nada, un texto constitcional que ignora derechos básicos y es de imposible, o punto menos que imposible, reforma. Añade otras tantas vaciedades sobre la sociedad democrática, hablando en primera personal del plural, pero no del plural mayestático -que sería comprensible aunque algo ridículo- sino del plural ¡democrático! el basado en el principio de la isonomia o igualdad ante la ley. Y lo dice él, que está por encima de la ley, como la ley abyectamente reconoce.

El gobierno echa una mano, servicial, y alguna ministra viene a explicar que dentro de la Constitución cabe todo. Todo lo que cabe, se entiende, porque el derecho de autodeterminación es parte del todo y no cabe en la Constitución según insiste la misma autoridad. Así que la mano de la ministra está tan vacía como la de su rey. 

El todo es selectivo. La autodeterminación no cabe, pero las barbaridades antijurídicas de VOX sí caben. Al menos, según dice Casado y ya se verá cómo lo entienden los de Rivera. La Constitución es suya; como el resto del país, por lo demás. La hicieron ellos, aunque, en un alarde atávico, algunos acabaron votando en contra del texto que ahora esgrimen como un alfanje.

Un alarde y exhibición de aquello de lo que el país carece: separación de poderes, independencia judicial, imparcialidad de los tribunales, legalidad de sus actuaciones y justicia. Porque, si hubiera todo esto, no sería necesario proclamarlo los días pares y los impares. Igual que si la bandera borbónica y el escudo de España smbolizaran la unión en la diversidad, tampoco habría que estar repitiéndolo como carracas ni condenando a la gente por sonarse los mocos con ellos.

Para arreglarlo, el acto es vigilia al comienzo del proceso político del 1-O que no es otra cosa que una farsa judicial, un proceso arbitrario e irregular, basado en unos delitos inventados y que, además, puede haber incurrido en causa de nulidad si, en efecto, se prueba que la instrucción que dio  origen a la aventura del Cid Llarena, está viciada por defecto de forma. 

Diga lo que diga el rey, Catalunya no puede esperar justicia del Estado español porque el pleito que plantea, la independencia, es político, prejudicial y debe ser abordado en términos políticos. Hacerlo en términos judiciales penales es garantizar que se cometerá una injusticia. La justicia del enemigo político jamás será justicia, lo vistan como lo vistan y máxime si así se prevé en la prosa de los magistrados, cuando hablan del superior interés de España. 

Catalunya tiene su propia faena. La fuerza mayor del Estado obliga a contar con el calendario del juicio, al tiempo que se desarrolla la política propia de la República en actos que siguen planteando la situación de hecho de dos poderes fatalmente enfrentados. 

No hay base moral ni material para esa causa. Es un montaje judicial y policial que, por cuanto se ve, no va a salir al Estado tan fácil como el asunto de Altsasu. No habiéndose parado este espectáculo a tiempo, ya solo queda pelear el proceso paso a paso y aguardar los resultados. Torra ya ha dicho que no aceptará un resultado que no sea la absolución. En realidad, el republicanismo no puede aceptar ningún resultado, ni el de la absolución, porque niega legitimidad al Estado para el juicio.  

Sea cual sea el resultado, absolución o condena, será negativo para el Estado porque, por fin descubrirá que el independentismo no es cosa de una organización delictiva a la que basta con "descabezar", sino un movimiento social amplio y profundo, una revolución de nuevo tipo e imparable.