jueves, 23 de enero de 2014

El delirio del ministro

La afirmación del ministro en el Congreso de que nada le dice que, pues no respetan los derechos del no nacido, los socialistas no vayan a legislar en el futuro en contra de los derechos del nacido es delirante. Porque es exactamente lo que está haciendo él en el presente: legislar en contra de los derechos de las nacidas. Es la famosa proyección de la derecha.

En efecto, el hombre debe de estar sometido a una presión muy fuerte; tanto que quizá no sea totalmente responsable de sus actos o dichos. Reconocer que has pretendido imponer por ley tus convicciones personales y ver que no te sigue nadie, ni los tuyos, que en el extranjero te miran con horror y que la opinión pública está mayoritariamente en contra de tu pretensión es un fastidio. Parecen todos contra ti, como en el famoso chiste del loco en dirección contraria en la autopista. Sostener que tu ley contra las mujeres (otro es el nombre oficial) es un avance en el proceso de su emancipación y que solo la aplauda Monseñor Rouco Varela no puede interpretarse a tu favor ni ante tu familia.

Es tal el delirio que quizá no sea delirio sino cálculo político de forzar un enfrentamiento extremo para imposibilitar todo acuerdo. Se insulta al adversario y hay pelea segura. Asesino. Genocida. Fascista. Y ya está liada. Estos católicos son muy de andar con las vísceras en la boca.

¿No es el ministro de hoy el alcalde de ayer, condenado por los tribunales por no pagar a la casera el alquiler del piso donde vívía durante dos años? ¿El mismo alcalde que, en cambio, pagó 120.000 euros de fondos públicos a Urdangarin por unos informes inexistentes? ¿El mismo que estaba dispuesto a regalar al Obispado de Madrid un terreno céntrico en las Vistillas, para hacer un Minivaticano en la capital? Todo esto dibuja un carácter: agarrado con los dineros propios, pero rumboso con los ajenos, los del común que entrega a manos llenas a los mangantes y parásitos que viven de engañar a la gente. Y, en lo tocante a la iglesia, raya en la generosidad celestial, próximo ya a la indulgencia plena, y siempre con los dineros del común. Esta su ley supone entregar de nuevo a los curas y atadas de pies y manos a las mujeres que se les habían escapado con la abominable e impía normativa de los socialistas. Es una ley en contra de las mujeres, para corregirles esa descarada tendencia a creer que, cuando se habla de la libertady dignidad de las personas, se habla de ellas.

Está claro que el ministro es practicante fiel del principio jesuítico de que el fin justifica los medios. Métaselo en la cabeza la oposición. No se enfrenta a un ministro, sino a un enviado de Dios.