miércoles, 12 de enero de 2011

Miscelánea.

HAY COSAS QUE NO SE HACEN.

Ya, ya sé que es todo legal, que según los términos de la Ley de regulación de los conflictos de intereses de los miembros del Gobierno etc el hecho de que los dos expresidentes, González y Aznar, hayan aceptado recientemente sendos cargos de consejeros de esto o lo otro suculentamente remunerados (unos 120.000 euros anuales el primero y 200.000 el segundo que, además, los junta a otras bicocas no menos millonarias) en empresas transnacionales con las que ambos tuvieron que ver en sus épocas de mando es jurídicamente irreprochable pues ha pasado el plazo de carencia que establece la norma. Es legal, muy legal; pero no sé si es ético y, desde luego, no es nada estético sino todo lo contrario: está muy feo.

Cuando casi todo el mundo en España ve cómo descienden sus ya magros ingresos y muchos no sólo ven que descienden sino que se quedan sin ellos por estar en el paro; cuando a causa de la crisis hay un drama general en el país y particular en millones de hogares, estos dos exmandatarios multiplican por "n" sus rentas de una forma tan escandalosa como la de los grandes banqueros o quizá más. Parece como si, al igual que a estos, la crisis los beneficiara. Y no sólo lo hacen sino que tienen el rostro de ir por ahí predicando austeridad, ahorro, contención y sacrificios. Y eso los dos, al unísono, cantando la misma canción. Es decir predican lo contrario de lo que hacen.

Añádase que en los dos casos es defendible que las empresas que les ofrecen estos momios, en su día, resultaron beneficiadas por las decisiones de los Gobiernos que ambos presidían. En el caso de González Gas Natural, que ahora lo contrata, pudo absorber la empresa Enagas privatizada por su Gobierno por un precio muy inferior al que tenía en el mercado, haciendo un negocio redondo; mientras que en el de Aznar Endesa, que ahora lo ficha, empezó a privatizarse en tiempos de González pero la gran operación se produjo en los suyos siendo él quien nombró presidente al señor Pizarro, de tan pintoresca cuanto breve carrera política.

Además de esto ambas empresas son transnacionales cuyas prácticas en países del Tercer Mundo, en especial en América Latina no son precisamente ejemplares. Endesa en Chile y Unión Fenosa-Gas Natural en Guatemala y México, por no citar más que dos casos, están acusadas de actividades éticamente condenables, incluidas sospechas de asesinatos y violación de derechos humanos. Legal será muy legal, pero no es nada estético.

Fue José María Valverde, el gran catedrático de Estética de la Universidad de Barcelona, el que, cuando el fascismo despojó arbitrariamente de sus cátedras a Aranguren, Tierno Galván y García Calvo en 1965, tuvo el coraje cívico de dimitir de la suya con una frase que lo hizo célebre: Nulla estética sine ética. Y la inversa también es hoy cierta: Nulla ética sine estética.

Imagino que esta situación a la derecha le da igual porque está en su cultura política: uno va a la política para "forrarse", bien en el ejercicio del poder o con posterioridad a él, como sucede con Aznar que acabará siendo el expresidente de Gobierno más pluriempleado y rico del planeta. Supongo que los auditorios que sigan escuchando las agresivas admoniciones aznarinas y su petición de "reformas" (o sea de congelar y/o bajar los sueldos de los demás, eliminar sus derechos laborales, recortar o suprimir sus pensiones y desmantelar el Estado del bienestar que es "insostenible") no encontrarán nada incongruente en ello. Es lógico que quien pretende empobrecer a los otros, especialmente a los trabajadores, esté enriquecièndose vertiginosamente. Lógico y digno de imitación, cosa que sucede si no legalmente, como en este caso, ilegalmente como en el de la Gürtel. Va en la ideología neoliberal de "elimina regulaciones, privatiza, pilla el dinero y corre".

Pero en el caso de la izquierda el asunto tiene otro aspecto. No sé con qué cara va a decir ahora González a la gente que hay que hacer sacrificios. En la izquierda tendemos a ser románticos y a creer que eso de predicar una cosa y hacer otra es moralmente repugnante. En estos momentos especialmente difíciles para la gente, su ejemplo es demoledor. González es muy libre de seguir los pasos de Aznar y hacer lo que hace un mes aseguraba que no haría: enriquecerse; sobre todo porque 120.000 euros anuales son bastante más que treinta monedas o un plato de lentejas (al menos a mi me lo parecen) pero ¿de qué se extraña la gente si, al final, muchos votantes socialistas, engañados y desengañados al mismo tiempo, amargados, sacrificados, empobrecidos, burlados, se quedan en su casa y gana la derecha por goleada?


EL NO COMUNICADO DE ETA.

A quienes sosteníamos ayer que el comunicado de ETA no servía para nada y era el enésimo engañabobos nos cayó un buen chorreo por no ver que amanecía un nuevo día en España, en el mundo y más allá -como argumentaba uno de los barandas de Batasuna- y que se daba una ocasión histórica para resolver el "conflicto". Cinco horas después Batasuna en pleno estaba pidiendo a ETA otro comunicado. Viendo que se queda otra vez a la intemperie, esta organización hoy ilegal implora a la desesperada a ETA que dé un paso al frente. Puesto que ETA está al borde del abismo, hago mío el deseo de Batasuna.


LAMENTABLEMENTE COSPEDAL.

Sostiene la prensa que De Cospedal se "lió" cuando dijo que Lamentablemente, y digo lamentablemente, el próximo gobierno va a ser del PP. Pero no hay tal lío: si se da un Gobierno del PP lo más seguro es que De Cospedal, al formar parte de él, pase a ganar la mitad de lo que ahora se embolsa. ¿Cómo no va a parecerle lamentable?


(La imagen de Felipe González es una foto de www_ukberri_net; la de José María Aznar, de Pontificia Universidad Católica de Chile, ambas bajo licencia de Creative Commons).