domingo, 16 de octubre de 2016

"Pressing" PSOE

Vaya, hombre. Los vaticinios son negro azabache. Unas terceras elecciones traerían la catástrofe del PSOE. El PP se acercaría a la mayoría absoluta y sin duda la conseguiría con el chico del side-car, y Podemos materializaría el anhelado sorpasso. Conclusión para cualquier socialista sensato: el PSOE debe abstenerse y dejar que gobierne la derecha de la Gürtel. Ni quito ni pongo rey. Por supuesto que las conclusiones de la encuesta de Metroscopia coincidan al pie de la orden con los deseos del periódico carece de relevancia. Es una casualidad. Una feliz casualidad que da respaldo científico a una decisión previa reflejada en unos editoriales que han sido artillería gruesa contra el PSOE si no se abstiene. 

Porque El País quiere que gobierne el "partido más votado". Lo ha dicho él mismo. Con independencia de si se lo merece o no, asunto este que también ha resuelto Felipe González en la misma línea: que gobierne aunque no se lo merezca. 

Los miembros de la Gestora y su musa andaluza argumentan como pueden a favor de la abstención con postulados que mueven a risa. Uno de ellos afirma que conviene un gobierno del PP en minoría porque así se corregirán los desastres que ha provocado. Ni se le pasa por la cabeza que, en cuanto constituya gobierno con la claudicación del PSOE, el PP convocará elecciones en unos cuantos meses. 

Si se celebran elecciones en esta situación, el resultado puede ser un desastre para el PSOE precisamente por el estado en que lo ha dejado el golpe de mano perpetrado por los conspiradores. Pero, a la vista del vaticinio, el CF puede adoptar otra decisión que sin duda significaría un vuelco a las expectativas, en concreto, eligiendo de nuevo a Pedro Sánchez en primarias como SG y candidato a la presidencia del gobierno. Incluso puede simplemente pedirle que reconsidere su dimisión a base de revocar la decisión que la provocó. Sí, es ridículo. Pero más ridículo fue el golpe en primer término.

Una candidatura de Pedro Sánchez al frente del NO es NO sobre el trasfondo del relato de la Gürtel en sede judicial sería una opción ganadora. Y eso sin contar con que podría haber algún otro candidato con muchas posibilidades, como Borrell, a quien su partido en cierto modo se la debe. Y a Borrell no es preciso hacerle el artículo. Tiene méritos, capacidad y experiencia más que sobrados, frente a los cuales los de sus posibles competidores son inexistentes. Y es catalán. Unionista pero partidario del diálogo con los independentistas.

Un cambio substancial en la situación en cualquiera de las dos opciones. A ver cómo se consigue demostrar que un gobierno de Sánchez o Borrell, con una base parlamentaria suficiente es peor que aceptar un gobierno de la Gürtel por claudicación, amnistiando de paso las tropelías cometidas en la Xª legislatura.

Y eso sin contar con que, según la ministra Báñez, a quien parece haber abandonado su virgen protectora, la Seguridad Social registrará este año por primera vez en su historia un déficit de 18.000 millones de €. Dicen en Roma resignadamente que aquello que no hicieron los bárbaros, lo hicieron los Barberini. Aquí lo mismo: lo que no hizo la Gürtel lo hace su gobierno: llevar a la quiebra la Seguridad Social tras haber esquilmado la hucha de las pensiones.

Es posible que, con todo, el resultado de unas terceras elecciones fuera una mayoría absoluta del PP. En tal caso, este haría las mismas barbaridades que ha venido haciendo y hubiera hecho de ser investido ahora, pero sin la aquiescencia de la oposición socialista.

A pesar de este atosigante pressing, el PSOE sigue teniendo varias opciones y la de la abstención es la peor.