jueves, 31 de marzo de 2016

Hay que pactar, pero solo como los señoritos quieran

Ayer, Pablo Iglesias dio muestras de mayor flexibilidad política de la que acostumbra. Recogió velas, no insultó al PSOE y se mostró dispuesto a hablar con C's, aunque no a sentarse con él en un gobierno. Hasta ahí, juego político con cintura y responsabilidad. Tanta que hasta Sánchez vio un trozo de cielo abierto, al levantar constancia de que había esperanzas, cosa esencial para él, que se postula como presidente.

En este momento, el obstáculo esencial a la formación de gobierno es C's, que dice ser de centro pero no quiere a Podemos "por activa ni por pasiva".  Iglesias, aun declarándose dispuesto a hablar con Rivera, mantiene el veto a su entrada en el gobierno. Público, la voz orgánica de Podemos, muestra su falta de perspicacia al sostener que Sánchez se empeña en un pacto “casi imposible” entre Podemos y C's, como si fuera un error. Falso. El error es mantener el veto a C's. Levántenlo. No pasa nada porque C's entre en un gobierno tripartito y Podemos debe mostrar la máxima disposición a llegar a acuerdos. Si alguien carga con el mochuelo de ser el responsable del bloqueo de la situación, que sea C's.

C's insiste en mantener a distancia a Podemos e invitar al PP a gobernar con el PSOE y ellos mismos. Es lógico. Está en su interés: un gobierno PP, PSOE, C's pondría al PSOE a merced de las políticas reaccionarias de los otros dos, las legitimaría y terminaría por hundir el histórico partido del original Pablo Iglesias. En cambio, al revés, un gobierno PSOE, Podemos, C's pondría a este último en minoría en un gobierno de izquierda, legitimaría a éste y permitiría sacar al país del marasmo en que encuentra después de cuatro años de desgobierno, expolio y ruina a manos de una asociación de presuntos malhechores.

Los argumentos de Rivera para bloquear todo acuerdo con Podemos son de tres clases. Considerémoslos.

1º) C's cuestiona la autenticidad de las concesiones de Iglesias por creer que son meramente tácticas, para evitar nuevas elecciones. Puede ser. ¿Y qué? Quizá sea cierto que Podemos tema elecciones nuevas. Yo las temería también si estuviera en su lugar. Y, sin embargo, a lo mejor salía beneficiado de ellas. Nunca se sabe. Por la misma razón decir que la negativa cerrada de C's también es táctica y trata de provocar elecciones nuevas porque piensa que le favorecerán. Y también es posible que esté equivocado y se dé una castaña.

2º) Podemos, dice C's, se empeña en referéndums de autedeterminación en todas partes. Está en su derecho. Pero que haya o no referéndums no depende de Podemos. Ni siquiera depende de Rivera y su partido por muy estupendos que se pongan. Esos referéndums, especialmente el catalán, dependen de los catalanes y estos siguen su marcha, diga Rivera lo que diga. Y hacen bien. Los independentistas ya han desconectado y en su momento plantearán la cuestión definitiva con un probable referéndum constituyente catalán y ya veremos qué hacen entonces el señor Rivera y el resto del nacionalismo español, PSOE incluido.

3º) Podemos no puede estar en un gobierno en que haya que tomar medidas de política económica en contra de la crisis porque tiene proclividades venezolanas y griegas. Es el mismo argumento, aunque algo menos demagógico, que maneja un editorial de El País, (Fe de errores) que parece redactado por la FAES. Podemos no puede estar en un gobierno que afronte la crisis y el periódico pide al PSOE -como lo hace C's- que se entienda con el PP. Es decir, que se entregue a la carcunda neofranquista para que el país siga gobernado por una banda de presuntos corruptos, neofranquistas y meapilas, pura herencia del caciquismo decimonónico ladrón.

En el fondo, lo que estos dos quieren, C's y El País, es que no haya gobierno de progreso, que no haya regeneración democrática, ni auditorias de la gestión de esta banda de sinvergüenzas, ni se deroguen sus tropelías legislativas, al amparo y abuso de su mayoría absoluta, la LOMCE, la Ley Mordaza, la reforma laboral, los privilegios de la Iglesia, etc.

Porque, ¿de dónde sacan estos dos linces que un gobierno tripartito en el que los miembros de Podemos estarían siempre en minoría frente al PSOE y C's, serían aquellos quienes impondrían su supuesto radicalismo (que tampoco es tanto) frente al conservadurismo del PSOE y el reaccionarismo de C's? Obviamente, de ningún sitio, porque es mentira.

Lo que quieren es un pacto de gobierno pero a su antojo, para legitimar el expolio y el desastre de los últimos cuatro años y que los responsables de la corrupción y este latrocinio monumental se vayan de rositas.

Y, por supuesto, que los catalanes no puedan moverse.