domingo, 18 de enero de 2015

El Sur.

Vientos de diversas frondas baten las tierras hispanas, desde los páramos castellanos a los olivares andaluces, pasando por los viñedos catalanes. Es el rebufo que producen las siempre agitadas manifestaciones de Podemos que levanta polvaredas y solivianta los ánimos hasta ese momento sometidos a apacibles rutinas. Con Podemos llega el escándalo, la tribulación, el barullo y, pasado el ciclón, los autóctonos ven que las cosas ya no serán como antes.

La primera experiencia de este tipo se hizo en Cataluña en donde Podemos puso rostro multitudinario a una opinión que no encajaba en los dos bandos enfrentados, independentistas/unionistas. Hubo hasta piques personales y, al final, ha quedado sembrada la duda de qué posición final adoptarán los novísimos de la izquierda española en el contencioso catalán.

Después, los hijos de Marx y el 15M pusieron rumbo al Sur, al mezzogiorno gramsciano. Como el de un repentino pedrisco de verano, el impacto ha sido considerable, entre otras cosas porque Andalucía es España, es decir, no hay más nacionalismo que el español y en ese se entienden todos, a diferencia de Cataluña.

El primer resultado del impacto ha sido la enésima fragmentacion de IU. Las gentes de la CUT, de Sánchez Gordillo y Diego Cañamero, se han pasado a Podemos que ya les ha reservado cinco puestos de un total de 35, creo, en el órgano directivo. Dos observaciones:

Primera: repartirse los puestos de los órganos en negociaciones de las cúpulas no parece algo enteramente concorde con la filosofía de Podemos. Supongo que habrá protestas. El discurso de la organización, todavía en ascendencia lúdico-vital, tropieza una y otra vez con el principio de la realidad. Y la realidad parece decir que las asambleas sirven para todo lo que se quiera pero que las decisiones las toman las elites.

Segunda: prosigue el triste desmigajamiento de IU. A este paso va a llegar a las elecciones de mayo en estado terminal. La batalla que se vive en la organización de Madrid a cuenta del enfrentamiento en Rivas forma parte del mismo escenario, aunque sin respetar la regla de la unidad de acción porque los conflictos en Madrid y Andalucía son muy distintos.

Pero eso es lo de menos. Lo de más es la audacia de la ocasión. Está perfectamente expresado en ese lema de "el momento es ahora". Una trivialidad, pero poderosamente movilizadora. Si en Cataluña Podemos no consiguió perfilarse del todo entre el independentismo y el unionismo, en Andalucía aspira a hacerlo porque el momento es ahora en que, como claramente expuso Iglesias -que es siempre meridiano-, Sánchez, el dirigente socialista, está desnortado, entre Atenas, a donde no va porque nadie lo llama y Washington, en donde lo llaman pero se pierde por el camino. Es el momento. Hay que aprovecharlo.

La audacia del ahora consiste en ir a reñir al PSOE su baluarte andaluz en su propio territorio. El lider hizo acto de seduccion, pero no está claro qué efecto tenga ese andalucismo impostado del que los andaluces suelen desconfiar. Tuvo además una referencia denigratoria para la presidenta que requiere verificación y actuación en consecuencia. Si es cierto que Susana Díaz hizo la llamada a la televisión andaluza y prohibió la entrevista al coletas debiera dimitir. Si no lo es, Iglesias debiera disculparse precisamente porque es cierto que los medios públicos no pueden ser cortijo de nadie. De no ser así se generalizará la impresión, ya muy presente en las redes, de que Iglesias ha ido al Sur a ofender a los andaluces. Y eso no es un acierto.

De todas formas está bien que Andalucía haya sido el punto en que se ha lanzado la convocatoria de la manifa del 31 que, en forma de marcha sobre Madrid, promete ser también uno de esos episodios que mueven masas, entusiasmos, pasiones.

La verdad es que, en comparación con este empuje movilizador, los demás partidos parecen negociados tranquilos de la administración pública.