miércoles, 26 de junio de 2013

Variaciones moscovitas.


La peripecia de Edward Snowden recuerda, con todas las variantes, la de Julian Asange. Ambos son muy distintos por carácter, dedicación y posición en la vida y, sobre todo, por el contenido concreto de los secretos que han revelado. Pero, al final, se encuentran en situación muy parecida: dos hombres jóvenes, prácticamente apátridas, perseguidos por la mayor potencia mundial. Cuando al final de su vida Herbert Spencer, en la cumbre de la gloria, escribió El hombre frente (o contra) el Estado, dejó el legado del que ha bebido todo el pensamiento liberal y neoliberal, desde Ludwig von Mises y Hayek hasta la señora Thatcher y su discípula, la señora Aguirre. Había que parar los pies al Estado y, a ser posible, disminuirlo hasta aniquilarlo en nombre de la libertad irrestricta del individuo. Esa propuesta en el terreno de las ideas tiene ahora su plasmación gráfica en la aventura de Asange y Snowden, dos hombres enfrentados cada uno de ellos por separado al Estado más poderoso del mundo y, en el caso de Snowden, el suyo propio. El primero es perseguido bajo la acusación de un delito de revelación de secretos; pero al segundo le alcanza ya un reproche más grave: traición a la Patria, que tiene registros muy profundos en la política.

No sé qué hubiera dicho Spencer de esta situación porque, aunque era muy conservador, era más liberal y consecuente (no como los neoliberales de hoy) y detestaba el patriotismo. Pero esto es indiferente ahora. Se trata de dos seres humanos en busca y captura por la primera potencia del mundo que ya va desarrollando experiencia en esta práctica piratesca de dar caza a personas consideradas delincuentes o peligrosas fuera de sus fronteras. Manda aquella fuerzas expedicionarias al extranjero a capturar su objetivo (por ejemplo, Noriega en Panamá) o a asesinarlo (por ejemplo, Bin Laden en algún lugar remoto del Afganistán). Pero estos dos, en lugar de esconderse, plantean la lucha contra el Estado yanqui en términos jurídicos abiertos que este se ve forzado a observar: el asilo político, la condición de extraterritorialidad, la soberanía de los Estados. Son principios que los EEUU tienen que respetar quieran o no. No se puede enviar una Task Force a Londres ni a Moscú.

De Asange y WikiLeaks se ha escrito mucho. Palinuro simpatizó con la acción desde el primer minuto, considerando que WikiLeaks es un paso decisivo en el empleo de internet en favor de la transparencia y publicidad de los gobiernos, como corresponde al espíritu democrático, según el cual gobernantes y gobernados son lo mismo y no puede haber secretos de unos hacia los otros. El secreto como razón de Estado, que viene de tiempo inmemorial pero se consagra con la paz de Westfalia, en donde nace el Estado moderno, ya no es admisible. WikiLeaks es una conquista en defensa de los derechos e intereses de los individuos frente a la expansión permanente del Estado en nuestras vidas, espiándonos y engañándonos al mismo tiempo.

Esa es la peculiaridad de la acción de Snowden, que ha revelado a la luz pública la existencia de un potente programa de espionaje universal de la CIA. Espionaje de correos, de perfiles, de conversaciones privadas, de claves, asuntos personales, de millones y millones de personas en todo el mundo, incluidos los países "amigos". Por supuesto, Snowden es un peligro para la "seguridad" de estas operaciones ilegales de los EEUU mucho mayor que Assange. Por eso, los gringos lo persiguen con más saña, llamándolo "traidor". Querrían verlo comparado con Alcibíades, el condestable de Borbón, Clausewitz, etc., ejemplos de militares traidores que se pasaron al enemigo para luchar contra su patria. Pero en este caso los modelos no son aplicables ya que aquí no hay "enemigo". El supuesto "traidor" no ha cambiado de bando sino que simplemente ha informado a la opinión mundial de los tejemanejes ilegales de su gobierno en materia de espionaje.

Si hay que buscar un ejemplo que ilustre la situación de estos dos prófugos de las iras de ese gigantesco aparato, ese monstruo que todo lo vigila y lo manipula, es preciso acudir a la figura de Prometeo, el que robó el fuego a los dioses para dárselo a los hombres, el padre de la civilización. A Assange le han cambiado la roca del Cáucaso por un par de habitaciones en la embajada del Ecuador en Londres. Quitando el águila y su molesta costumbre, no sé qué será peor.

A su vez, el destino de Snowden está por determinar. De momento Putin afirma que se encuentra en la sección de tránsito del aeropuerto internacional de Moscú. Pero nadie lo ha visto. Lo que los periodistas han tuiteado del vuelo regular Moscú-La Habana, en el que debería haber embarcado el ex-agente de la CIA, es un asiento vacío. Assange, que coordina en parte la operación, dice que Snowden está en "lugar seguro". ¿Es el tránsito de Sheremetyevo un "lugar seguro"? Depende, supongo, de cómo les dé a los rusos. El razonamiento de Putin es perfecto: Snowden está en tránsito, por lo tanto, no está en Rusia. La complejidad de la historia se sigue de ese contrainfinitivo de "no estar": no está en el asiento, no está en Rusia. ¿En dónde está? En un limbo legal, en una burbuja, término hoy frecuente. Los estadounidenses no parecen sensibles a los argumentos legales. Quieren a su hombre ya. Volvemos a la política del garrote. "Speak softly and carry a big stick"  ("habla suavemente y blande una gran estaca") decía Teddy Roosevelt. Pero no parece que la amenaza vaya a hacer mella en los rusos. Así que ¿qué puede suceder?

La imaginación es libre. Supongamos que se acumulan problemas legales, trabas administrativas y que la estancia de Snowden en la zona de tránsito se prolonga. Podría quedarse ahí una buena temporada. Sería como un cuento de Cortázar, cuya Rayuela anda de celebración. Pero el tránsito no es zona especialmente segura. Alguien desconocido podría secuestrar al ex-agente, quien desaparecería sin dejar rastro. Las sospechas recaerían sobre los rusos. Pero estos podrían decir que no saben nada y, si acaso, castigar a un policía de guardia por haberse dormido.

¿Y qué sucede si, por fin, Snowden embarca en un vuelo? Solo podría hacerlo en uno con destino a un país que no fuera a extraditarlo acto seguido a los EEUU. Y seguramente solo habrá dos o tres en el mundo. Los EEUU podrían vigilar ese vuelo y, ¿por qué no?, salirle al paso, interceptarlo y obligarlo a desviarse a Washington. Por supuesto, sería un acto de piratería aérea inaudito pero encontraría gran apoyo en la opinión estadounidense, para que se vea quién manda aquí. Cierto, es improbable. Pero no imposible ¿verdad? Supuesto el despegue, los cazas rusos podían escoltar el vuelo en el espacio aéreo ruso, pero ya no en el internacional. Y los aviones yanquis podrían dar caza a su presa sobre el Atlántico que esta no tiene más remedio que cruzar pues la ruta del polo la lleva directamente al espacio aéreo estadounidense.

En la nueva aventura de Prometeo nos jugamos mucho. El premio Nobel de la paz, Obama, ha resultado uno de los presidentes más agresivos y belicosos en tiempos de paz, no ha cerrado Guantánamo, ordena asesinatos extrajudiciales y espía a todo el mundo. ¿Por qué no se embarcaría en una locura de este tipo? Recuérdese: a big stick.

(La imagen es una foto de thierry Ehrman. Abode of Chaos, bajo licencia Creative Commons).