miércoles, 7 de noviembre de 2018

La seguridad jurídica del mercado, amigo

Ayer, en un ejemplo más de circunspección, discreción, buen hacer, profesionalidad y eficiencia, el TS puso fin a una bochornosa zapatiesta con una decisión que ha provocado indignación hasta en el PP, partido que lleva el apellido de un banco. 

Es posible que la sentencia, cuando se conozca, sea jurídicamente irreprochable, aunque lo ajustado de la votación, 15-13, con voto de calidad ejercido, autoriza a suponer que no será así. En cualquier caso, no es cuestión de leerse todos los interminables relatos que fabrican sus señorías en su apelmazada prosa. Aunque fuera jurídicamente sostenible, es profundamente inmoral. La oleada de indignación popular es patente y, si la justicia se administra en nombre del pueblo, no puede administrarse en contra del pueblo, ya que el masoquismo es una enfermedad de las élites. 

Solamente la banca ha celebrado la decisión del alto tribunal de los expressos europeus, argumentando que "preserva la seguridad jurídica del mercado". Curioso lenguaje, curiosa expresión. Considérese bien y dígase si un fallo contrario (paganos, los bancos) no preservaría igualmente la seguridad jurídica del mercado. Si se responde que no, arguméntese el porqué.

¿Entonces? Obvio: la sentencia preserva etc., etc., porque falla a favor de la banca. 

Hasta aquí el alma crítica, feliz de haber descubierto el juego de la banca, de haber revelado la injusticia de la decisión y así motivado algún tipo de acción colectiva de protesta.

El alma crítica es cándida. La razón de la banca está clarísima. Pero hay más: ¿por qué el fallo a favor de la banca preserva la seguridad jurídica de los mercados, lo que quiere decir que el fallo contrario no lo haría? Exactamente ¿por qué?

¿Hay otra razón que porque la banca está en situación de alterar esa "seguridad jurídica" y los clientes no? 

La razón de la banca no es una razón; es una amenaza.