miércoles, 25 de febrero de 2015

Rajoy pierde los nervios.

Con razón no quiere ir Rajoy al Parlamento ni arrastrado. El hombre que iba a "dar la cara" es el que menos cara ha dado en la legislatura y parte en plasma. Quisiera ser el hombre invisible. Solo acude al Congreso cuando no tiene más remedio y trata de condicionar su comparecencia a que se hable de lo que le interesa y se silencie lo que le desagrada. Así lo hizo ayer. Fue a soltar una arenga triunfalista sobre la crisis y callar sobre la corrupción. La arenga, la habitual sarta de mentiras y medias verdades, como ha demostrado fehacientemente Ignacio Escolar. A la corrupción dedicó dos minutos, como si no existiera, el mismo día en que se sabe que tienen a unos cuantos jueces cobrando primas del gobierno por asesorías de muy discutida naturaleza.

Lo de los tres millones de puestos de trabajo que van a crear, además de los tres millones que anunciaba en su día Pons (¿o son los mismos, como los soldados de la película de la venganza de don Mendo?), lo repetirá hoy la Brunete mediática, convertida en orfeón nacional. El mensaje implícito es: en los próximos cuatro años porque el debate de ayer fue el primer mitin de la campaña de marzo-mayo-septiembre-noviembre. El señor Hernando predicó por todas las emisoras la nueva de que el gobierno del PP ha salvado el Estado del bienestar in extremis de unos socialistas enloquecidos que malgastan el dinero en subvenciones para buscar no sé sabe qué padres.

El silencio sobre la corrupción se encontró de pronto con un sonoro muro de acusaciones. La oposición en pleno no hizo sino hablar de ella. Y eso descompuso a Rajoy. Cuando Sánchez le dijo que su nombre estaba ligado al de Bárcenas (ese que él no pronuncia nunca) ya saltó, perdió los estribos y empezó a faltar al respeto en ese tono despreciativo, arrogante, de perdonavidas que lo retrata. Hizo muy bien el socialista en reiterar su acusación de corrupción y precisarla. De las trolas sobre la recuperación ya se había encargado antes, demostrando que sí hubo el rescate que Rajoy niega y aportando dos datos aterradores que este gobierno oculta celosamente: que han saqueado el fondo de las pensiones y han llevado la deuda a donde empieza a ser imposible pagarla. Escalofriantes por la pura incompetencia. Pero el asunto grave, el decisivo, es la corrupción. Y, en efecto, en su segunda réplica, Rajoy ya empezó a insultar directamente. Claro, porque es lo que verdaderamente le preocupa.

Su respuesta fue un estentóreo ¡y tú más!. Sí, muy bien, que los socialistas arreglen su casa. Pero aquí, ahora, se habla del gobierno, de la corrupción, de la Gürtel, de Bárcenas. Es muy sencillo: el presidente debe explicar en sede parlamentaria si cobró o no sobresueldos, por cuánto, a cuénta de qué, procedentes de dónde; si se pagó sus trajes y sus viajes o los pagó la Gürtel, según dice Bárcenas; si el partido se financió ilegalmente; si las reformas de las sedes se pagaron en A o en B; si sus ministros se costeaban los confetti; si los jueces cobran o no sobresueldos.

Tiene mucho que explicar. En realidad, todo. Es incomprensible que sea presidente del gobierno un personaje tan inexplicable como inexplicado. El resto de la oposición interpretó melodía similar: la recuperación es falsa y lo que hay es desmantelamiento del Estado social y democrático de derecho y corrupción. Garzón estuvo muy bien. Brillante. Con verbo incisivo y directo. Rajoy no sabe lo que pasa en la calle; su país solo existe en su cabeza. En opinión de Palinuro, ni en su cabeza, pero ese es otro asunto. En lo del país imaginario coinciden todos los políticos: Rajoy vive en Neverland, para ponerme a tono con el tic-tac de Podemos. Lo único que me chirría del parlamento de Garzón es su insistencia en atribuir culpa a un sujeto colectivo imaginario que llama "el bipartidismo". El "bipartidismo" nos ha traído aquí. Al margen de las consideraciones lógicas del enunciado, las políticas son obvias y, a juicio de Palinuro, erróneas pues la fórmula, en realidad, es otro modo de atacar al PSOE haciéndolo igual al PP, reiterando eso de PPPSOE. Ya cansa un poco esta pequeña infamia. No por lo que tiene de infamia, sino de tonta. Porque si el enemigo es el PPPSOE, ¿acaso no es lo más inteligente dividirlos y enfrentarlos entre sí?

El señor Duran i Lleida, como siempre, pasó caballeroso por el hecho de que Rajoy dedicara menos tiempo a Cataluña que a la corrupción y ese tiempo, para proclamar España "una, grande, libre". En su tono paternalista, el catalán le avisó por enésima vez de lo que se le viene encima en el Principado, pero si ser muy específico porque tampoco él lo sabe.

Coscubiela, de cine. Palinuro es fan del catalán. La señora Villalobos, en un descanso del videojuego, le reprendió por emplear la expresión "capo de la mafia" dirigida a Bárcenas. No anduvo Coscubiela veloz. Debía haberle respondido que obviamente, el "capo de la mafia" es otro.

Por último, la intervención de Rosa Díez, una vuelta más de tuerca a la corrupción, pero con una contundencia de antiguo tribuno. La líder de UPyD dijo al presidente que debía haber dimitido en cuanto se supo que había caja B. O algo así. Ciertamente, es lo que habría pasado en cualquier país democrático del mundo. Es mucha señora la señora Díez y una pena que, a juicio de Palinuro, se equivocara fundando ese partido cuyos días parecen contados.

El debate sobre el estado de la nación, en realidad, es sobre el estado de la corrupción. Esta no empieza y acaba en el fraude de los dineros públicos, sino que tiene ramificaciones inevitables en la corrupción de las instituciones públicas de todo tipo. Si las declaraciones y manifestaciones del gobierno son falsas, engañosas, si manipulan los datos y falsean las estadísticas, todo el discurso público está corrupto y es absolutamente inservible. Una de las corrupciones más claras es la del Parlamento. Este no es órgano de control del gobierno, sino ratificador de sus decisiones. 64 decretos-leyes ha dictado el gobierno en tres años, dijo Sánchez. Esto ya no tiene nada que ver con una democracia. Es un insulto a las instituciones y, a través de ellas, a la ciudadanía, se gobierna de forma autoritaria y despótica.

Hoy continúa el debate e intervendrán los diputados catalanistas o sea, no rasquen ustedes mucho, la antiespaña. Los representantes de las tribus bárbaras que dicen no ser españolas. Cuando Cataluña es parte esencial de España. Véase la corrupción institucional durante los 23 años del pujolato.

Ahí es donde la oposición debe incidir en su deber de control del gobierno. En la corrupción. Ese debe ser el tema monográfico de una moción de censura. De eso es de lo que los ciudadanos están esperando aclaraciones: de los sobresueldos, los trajes, el confetti, la Gürtel, Bárcenas, el contubernio levantino, la Caja Madrid, Blesa y el soldado Rato. Por citar solamente los episodios más relevantes. La oposición no puede negar el martes/miércoles al gobierno capacidad y legitimidad y reconocérselas sin más el jueves.

Tiene que censurarlo.