martes, 18 de febrero de 2014

¿No son personas los negros?

Bueno, quizá sí lo sean. Pero no tanto como un óvulo fecundado, por otro nombre, un no nacido, a quien la autoridad secular -inspirada en esto por la espiritual- está dispuesta a defender con uñas y dientes frente a la fiebre asesina de unas falsas mujeres emperradas (nunca mejor dicho; de perras) en propalar doctrinas demoníacas como la del derecho al propio cuerpo. Obviamente, no son lo mismo, el óvulo fecundado está mucho más desprotegido que unos mozarrones que trataban de llegar a nado a España sin saber nadar.

En fin, admitido, son personas. Pero conste que no murieron en España sino que lo hicieron, según el ministro, formalmente en Marruecos. ¿Formalmente? Sí, razona este devoto señor, porque no cruzaron la frontera española ya que esta, lejos de ser una línea fija y determinada, es oscilante, se encuentra en donde esté la guardia civil en ese momento. Si la guardia civil está en el casino, la frontera pasa por el casino. Es el concepto de frontera retráctil. Tan retráctil como su conciencia. ¿Que hay quince cadáveres? La conciencia se repliega, como la guardia civil. No son míos. No son producto de mi incompetencia, quizá de mi negligencia criminal. Son de otro. Formalmente, de Marruecos.

¿Denegación de auxilio? ¿Falta al deber de socorro? ¿Pelotas de goma? ¿Cartuchos de fogueo? Cháchara intrascendente de quienes solo buscan sacar réditos políticos de todo, pidiendo la dimisión de un ministro, cristiano ejerciente, en permanente contacto con la divinidad. Con sobrada razón el gobierno se niega a entregar todos los vídeos que tomaron 37 cámaras de lo sucedido aquella jornada. Está más interesado en encubrir el presunto desaguisado de las fuerzas de seguridad que en explicar lo sucedido y permitir que se haga justicia. Un derecho elemental, básico, de toda persona del color que sea. Un derecho que nos obliga a todos, cristianos y no cristianos.

Porque si los negros no son personas, los blancos tampoco.

(La imagen es una foto del Twitter de Javier @jdacazas