viernes, 11 de mayo de 2012

1/99

En el tumulto de esta crisis galopante, en la que las malas noticias solo se compensan con la resignada seguridad de que las siguientes serán peores, hay un verdadero alud de imágenes sustituidas en segundos por otras, lo que genera una sensación de desconcierto, de incomprensión. Sin embargo hay cosas que van quedándose en la retina y la conciencia de la ciudadanía, cosas que dibujan un orden social tan injusto, tan arbitrario, que sorprende no haya provocado ya más turbulencias de las que ha habido. Para verlo no se precisan grandes disquisiciones. Puede hacerse comprensible a través de una fábula, la fábula de la exigua minoría y la amplia mayoría o fabula del 1/99 y que dice así:
  • Mientras el 1% de la población tiene empleos de importancia y relieve social, variados y puede compatibilizarlos, la inmensa mayoría malvive con un empleo monótono, aburrido y, además, precario y eso cuando lo tiene porque hay millones sin trabajo.
  • Mientras el 1% cobra sueldos, pluses, pensiones astronómicos, incluso aunque arruine las empresas que administra, la inmensa mayoría ha de conformarse con los salarios más bajos de la Unión Europea o el salario mínimo, también el más bajo de la misma Unión; y eso cuando hay salario, pues son millones las familias por debajo de la raya de la pobreza.
  • En tanto el 1% vive en residencias de lujo, en zonas exclusivas, la inmensa mayoría se amontona en casas de mala calidad pagando alquileres excesivos o está sometida a hipotecas gravosas y la desahucian a decenas de miles.
  • Si el 1% puede llevar a sus hijos a magníficos colegios privados de pago, la inmensa mayoría solo accede al derecho a la educación a través de una red pública de enseñanza, descapitalizada, empobrecida y desmotivada que ha de sufrir además el impacto de la integración de los inmigrantes.
  • El 1% bien educado tiene expectativas brillantes y ocupa los puestos decisivos en tanto que la inmensa mayoría está sometida a las condiciones leoninas del mercado y solo alcanza empleos sin futuro o se resigna al paro o emigra.
  • El 1% recibe una asistencia sanitaria de extraorinaria rapidez y calidad en tanto que la inmensa mayoría debe conformarse con unos servicios de salud en situación de práctico desmantelamiento por la vía de las privatizaciones y ha de soportar largas listas de espera.
  • Mientras el 1% disfruta largas vacaciones en lugares paradisiacos cuando le viene en gana, la inmensa mayoría ya no puede permitirse vacaciones porque está en el paro, no le alcanza el presupuesto o, si se trata de jubilados, el Imserso los ha dejado sin los viajes de la tercera edad; los que, con todo, pueden, es en circuitos de turismo rata, de masas, de altos precios y pobres prestaciones.
  • Si el 1% delinque, cosa que hace con la misma frecuencia que el 99% restante, la justicia lo trata con toda clase de miramientos, en muchas ocasiones sobresee los casos o declara inocencias y, en donde no es posible, sale el gobierno al quite con un indulto o una amnistía en tanto que la inmensa mayoría sufre las deficiencias de una administración de justicia que deja mucho que desear y se le aplica generalmente con todo el rigor de la ley.
  • Teóricamente los españoles, todos, tenemos la esperanza de vida más larga del mundo, detrás de la japonesa si no ando equivocado, de más de 81 años; no sé si este dato está desglosado por algo distinto al género pero me malicio que el 1% de la población tiene una esperanza de vida sensiblemente superior al de la inmensa mayoría. Que es la forma definitiva de la desigualdad.
Esta es la fábula del 1/99.
(La imagen es un cuadro de Van Gogh llamado Los comedores de patatas (1885)).