sábado, 17 de enero de 2009

Aguirre y la mafia.

La señora Aguirre está muy molesta porque los cubanos sostienen que es la cabeza de la mafia anticastrista de Miami. Y todo porque la dama se ha erigido en defensora de las libertades del pueblo de Cuba, bárbaramente tiranizado por el despotismo familiar de los Castro. Respondiendo a su talante ultraliberal, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha pedido el amparo del Gobierno central y en concreto del señor Moratinos para que meta en cintura a estos bocazas descendientes de los mambises. ¡Por favor! ¡Llamarla cabeza de mafia alguna!

Comprendo su inquietud. Es peligroso el pluriempleo en esto de las mafias. Resulta imposible que la señora sea cabeza de la Miami porque ya lo es de la del ladrillo en la Comunidad de Madrid, gracias a la cual pudo comprar las últimas elecciones. Y conviene que la cosa se aclare cuanto antes pues la mafia, como el dios de los judíos y de los cristianos, es muy celoso, no admite competencia y toma venganza terrible de quien sirve a dos dioses simultáneamente. Igual la de Madrid deja de pagar a los tránsfugas del PSOE.

(La imagen es una foto de Chesi-Fotos CC, bajo licencia de Creative Commons).