martes, 26 de marzo de 2019

Los vidrios rotos

Un pozo sin fondo es este proceso por la sombra de la violencia. Con elementos que ya mueven a hilaridad generalizada. Los diálogos con la defensa son patéticos, sarcásticos y hasta sardónicos. El juez Marchena enfosca la mirada, agría el gesto, ahueca el tono y porfía en su inútil empeño por evitar que el templo entero de la justicia caiga sobre las cabezas tricornias de estos sansones de la retórica y el olvido que son los guardias civiles. Por eso aplaza el visionado de las pruebas que permitirían aquilatar la veracidad de las deposiciones de los picoletos, llenas de adjetivos y adverbios y ayunas de sustantivos y verbos. Marchena sabe lo que todo el mundo: que una imagen vale por mil palabras; diez mil, un millón, si, además, son mentiras. 

Llevan más de un año tratando de hacer pagar los vidrios rotos a las doce procesadas y, de refilón, a los y las exiliadas. Digo más de un año y más de dos y de tres. Un guardia civil de frecuente y combativa aparición en tuiter inició las investigaciones por sedición mucho antes de que lo ordenara la fiscalía; después, un juzgado número 13 de Barcelona va a hacerse cargo y de ahí se pasa una fábula extraordinaria al juez Llarena quese encarga de convertir la instrucción en un espectáculo en el que un relato inventado sirve para adoptar medidas prácticas prohibitivas, suspensivas, inhabilitatorias con que el poder judicial interfiere en las instituciones políticas catalanas. 

Más de tres años construyendo un frame judicial que no se tiene de pie, es irregular de arriba abajo y mueve a risa. Igual que miles de policías fueron incapaces de encontrar una sola urna de seis mil, docenas de magistrados, auxiliares, ayudantes, letrados, abogados del Estado, fiscales, no han encontrado un soplo de violencia con el que hacer pagar los vidrios rotos a los doce presas políticos. 

Resulta que no hay vidrios rotos y los rotos, los han roto ellos. Gran sorpresa en el proceso. Al parecer, el teniente que rompió los cristales no lo había declarado antes. Y con un mazo. O sea, iba preparado pues, desde los tiempos de Thor, los guerreros ya no llevan mazos a los combates.

Este proceso es un absurdo, pues no solo no demuestra la culpabilidad de los acusados sino que sí demuestra la de los acusadores y, según algunos, los mismos juzgadores. Lo que está encausado aquí no es el independentismo en la práctica o la teoría, sino el Estado español, como se demuestra en este último fracaso: ha tratado de "descabezar" (la expresión es de Sáenz de Santamaría) el independentismo como ideología y opción política achacándole delitos que no puede probar. Ha tratado de inventárselos con una interpretación "creativa" de los hechos y tampoco ha podido porque los testigos a sus órdenes son incapaces de tejer un relato verosímil.

No pueden condenar a los presos políticos por independentistas, al menos, oficialmente. Los patriotas de VOX lo harían, y a trabajos forzados si pudieran. Los demás, igual, pero guardan las formas. En lugar de enviarte a la policía secreta a las tres de la madrugada, te envían al juez a las doce del mediodía. Pero la intención es la misma, "descabezarte".  

No hay rebelión, ni sedición, ni malversación y demás concomitantes, subsecuentes y adyacentes que quieran encontrar, solo se podrá condenar a los acusadas por desobediencia. Pero habrá que condenar a los tres millones que también desobedecimos, yendo a votar o proteger los colegios. Y, asimismo, incitamos a la desobediencia, por si la represión quiere distinguir entre "incitadores" e "incitados".

La única decisión racional es una sentencia absolutoria con todos los pronunciamientos favorables. La única que no es políticamente admisible. Lo cual prueba definitivamente que es un proceso político..