sábado, 8 de diciembre de 2018

La revolución catalana acelera

Era previsible. La decisión de los cuatro presos políticos de hacer huelga de hambre ha anulado los tiempos y ritmos judiciales, los políticos y los mediáticos y los ha sustituido por otros biológicos. Está articulándose una actividad colectiva de protesta para el próximo día 21, aniversario de las elecciones de 2017 y día de consejo de ministros en Barcelona. Pero la decisión de los presos y el ejemplo de Francia están echando a la gente a la calle.

En dos días sucesivos ha habido manifestaciones antifascistas, reprimidas con inusitada violencia por los mossos d'Esquadra. Y ha saltado la contradicción entre un govern independentista y republicano y unas fuerzas de seguridad unionistas y monárquicas. Por supuesto, será preciso averiguar si se trata de la totalidad del cuerpo o de una parte y de cuánta. Pero el hecho es que el govern, presionado por una opinión pública encendida, no puede avalar el comportamiento fuera de toda medida de los mossos

Nadie sabe cómo va a reaccionar la gente, pero es de esperar una intensificación en los enfrentamientos. Se trata de un guion que el presidente Torra parece dispuesto a aceptar cuando en visita a Eslovenia, afirma que Catalunya puede seguir la "vía eslovena". De inmediato le han recordado que esa vía produjo un centenar de  muertos. También podían recordarle que fueron debidos en lo esencial a la negativa del Estado yugoslavo a aceptar la independencia de Eslovenia. En todo caso, es forzoso que el gobierno republicano obligue a su policía a proceder con legalidad y mesura y tome las medidas necesarias para que eso pase. 

Y, por supuesto, al margen de la extensión que puedan tomar las manifestaciones siempre que estas mantengan su método radicalmente pacífico. Es el pueblo el que está hablando, manifestándose en las calles y las autoridades deben escuchar y proceder. Porque, entre otras cosas, quizá sea la última oportunidad de resolver civilizadamente el conflicto. 

La huelga de hambre debe terminar con la libertad de los presos y exiliados políticos, la anulación de sus causas, el cese de la represión y la apertura de una mesa de negociación que incorporará el reconocimiento del derecho de autodeterminación de los catalanes.

Nos lo hemos ganado.