viernes, 13 de enero de 2017

Una salida sin salida

Ahí lo tienen ustedes, con cara de pocos amigos, la suya habitual, comunicando altaneramente al mundo que se marcha. Lectura de un escrito en dos minutos y sin preguntas. Y casi sin periodistas. Un gesto para la historia. Se va porque le toca, ya ha cumplido y desea retornar a su plaza de funcionario del Consejo de Estado de donde ha salido la interpretación que lo responsabiliza de la tragedia del Yak 42. Pero él no habla del Yak 42; ni de dimisión; ni mucho menos, de pedir perdón. Se va como vino, por voluntad propia y porque Rajoy lo nombró embajador en Londres, una decisión por la que, cuando menos, debiera dar explicaciones.

Todos los demás, "El País", por ejemplo, hablan de dimisión, porque dimisión es. Y cuanto más se oculte o se niegue, más dimisión será. La salida de Trillo no es una huida hacia delante sino hacia atrás. Deja claro que se va por algo que sucedió hace casi 14 años y a cuya sombra no ha podido escapar. Aunque lo ha intentado por todos los medios, como el de hacer pagar penalmente a sus subalternos por asuntos de su responsabilidad política.

La comparecencia de la ministra de Defensa necesariamente marca un hito en esta sórdida historia. El asunto no se decide en altaneras ruedas de prensa y desplantes más o menos achulapados a los periodistas, sino que entra en sede parlamentaria. Ahí tendrá que escuchar Trillo la voz que no ha querido oír durante estos años: la de las víctimas y sus familiares. Le van a decir de todo como corresponde a quien antepuso su interés personal al derecho de los allegados a recibir los restos reales de los suyos que, además, habían muerto, según dice ahora el Consejo de Estado, por la negligencia de quienes pudieron evitarlo, encabezados por Trillo.

No veo cómo va a evitar Trillo verse en algún foro público con los familiares de las víctimas a las que debe una explicación. La religión que dice profesar le obliga a ello.