Mostrando entradas con la etiqueta Corrupción. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Corrupción. Mostrar todas las entradas

sábado, 17 de septiembre de 2016

La desvergüenza

Ahí lo tienen ustedes, lavándose las manos de toda responsabilidad en el cenagoso asunto de Rita Barberá, la chocarrera exalcaldesa de Valencia presunta delincuente a la que él lanzaba ditirambos en tiempos gozosos de impunidad y mayorías absolutas. Tiempos en que el dinero corría por las calles de Valencia, dinero de comisiones, de mordidas, de sobornos y que también servía, al parecer, para financiar ilegalmente al PP  y conseguir aquellas mayorías absolutas. Tiempos en que, sin ningún embozo, el sobresueldos proclamaba que Rita "era la mejor", con identica convicción con que llamaba al delincuente Fabra ciudadano ejemplar; al presunto delincuente Camps, su gran amigo; al delincuente Matas, un ejemplo por seguir; al supuesto delincuente Bárcenas, un hombre honrado. La vida de Rajoy es un ejercicio de amistades peligrosas y de supuestas complicidades que cada vez son más patentes. No hay un solo delincuente o presunto delincuente de esa asociación de malhechores que parece ser el PP que no haya tenido el apoyo entusiasta de Rajoy. Todos los delincuentes del PP -y son legión- han sido alabados en público como ejemplos a seguir. De haber sucedido tal cosa, de seguir todos el ejemplo de este banda de facinerosos, de España no quedarían ni las hierbas del campo.

Pero el caso de Barberá es especial, único y muy ilustrativo. Según se desprende de la actuado judicialmente hasta la fecha, la señora debió de convertir el Ayuntamiento de Valencia en los bajos fondos de Mackie el navaja. Toda la corporación municipal menos una persona (y ya es curioso: probablemente, no quiso) está imputada en varios delitos como prevaricación, malversación, blanqueo de capitales, etc. Al frente de esta industria de la mangancia estaba Rita Barberá, franquista de AP en sus primeros momentos, ejemplar hija de jerarca franquista de la prensa. La España más reaccionaria, negra, casposa, represiva con sonrisas, claveles en el pelo, ginebra Beefeater y bolsos de Vuitton. Un espectáculo del más sórdido caciquismo del siglo XIX en tiempos de progreso tecnológico. 

Consíderese la excusa esgrimida por el Sobresueldos para permitir que Barberá siga aforada y obstaculizando la acción de la justicia: ya no tengo ninguna autoridad sobre Barberá. Como siempre con este hombre, una mentira cargada de necedad hasta las cuadernas. Porque si ya no tiene autoridad sobre Barberá es porque antes sí la tuvo y, precisamente usó esa autoridad para poner a la exalcaldesa fuera del alcance de la justicia que este pájaro tanto dice respetar: la hizo senadora para aforarla y, cuando se disolvieron las cámaras, por si acaso, la nombró miembro de la Diputación Permanente de la Cámara para que siguiera aforada, protegida mientras no había Senado. O sea, cuando tuvo autoridad, en lugar de emplearla para forzar a su subordinada a rendir cuentas por sus fechorías, la empleó en esconderla, ocultarla, hacerla inmune a la acción de la justicia. ¿Por qué, aparte de porque es lo que siempre hace: amparar corruptos? ¿Por qué? Es obvio, ¿no? Por complicidad. 

De este modo, el propio Sobresueldos deja clara la mecánica de latrocinio que rige en su partido. Es una especie de trayectoria que muchos, muchísimos dirigentes del PP han seguido. Se afilian al PP para forrarse con negocios ilegales. Una vez que los pillan, no devuelven jamás lo birlado y esperan que en el barullo subsiguiente puedan obtener buenas condiciones penitenciarias para quedar en libertad en poco tiempo a fin de disfrutar de lo apandado.  Pura desvergüenza de franquistas que se piensan inmunes y en buena medida lo son.

Ahora, con este gobierno de hampones, averígüese qué conciencia socialista puede impulsar a muchos dirigentes y exdirigentes del PSOE a pedir a Sánchez que permita un gobierno de esta gente que, del primero al último, no tienen otro objetivo que llenarse los bolsillos  y machacar a la gente del común. Toda su obsesión es evitar terceras elecciones, probablemente porque de ellas saldría Podemos derrotado, igual que C's  y en  menor medida, el PP, mientras que el PSOE aumentaría en votos y escaños y se consolidaría la figura de Pedro Sánchez, a quien esta coalición de dinásticos semipeperos no puede ver ni en pintura por haber recuperado la confianza y la ilusión de la militancia y sus votantes. 

Porque esa es la cuestión. Todos estos socialistas apoltronados e interesados lo que quieren es que gobierne Rajoy. Al fin y al cabo a ellos personalmente les iría bien.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Ritajoy

Valencia es un pozo sin fondo de corrupción. El caso de Rita Barberá (inocente, inocentísima, mientras no se demuestre lo contrario) es el penúltimo de una serie de otros poblados de personajes tan pintorescos y ridículos como la exalcaldesa valenciana; gentes como Camps, Fabra, Blasco, Cotino, Rus, Castedo, Grau, Costa, Alperi, Johnson, etc., etc. Todos presuntamente pringados en una multiplicidad de contratas, recalificaciones, basuras, ayuda oficial al desarrollo, mordidas, comisiones, y todo tipo de chanchullos y componendas para enriquecerse personalmente al tiempo que se financiaba ilegalmente el partido y se ganaban elecciones con tongo. Llamar partido político a un manojo de sinvergüenzas y mangantes es una de las ironías de este delirio de corrupción de la derecha española.

Incidentalmente, quizá esté aquí la explicación de aquel hecho que a todos llenaba de pasmo: cuanto más gorrinos eran los gobernantes valencianos de modo público y notorio, más votos obtenían. A saber cuánto habrán gastado estos mendas en sobornar al personal, comprar votos y engañar a los electores. Quizá sea la parte valenciana de una situación que también se da en toda España: parece como si, cuanto más roban los gobernantes, más granujas y embusteros son, más votos consiguen.

El emblema, desde luego, es Barberá que ha pasado de ser la Jefa, la reina indiscutible de Valencia durante veintitantos años a ser una sombra huidiza, escondida, vergonzante, que trata de escapar de la acción de la justicia y no dar cuenta de sus presuntas fechorías a lo largo de los años. El episodio en sí es casi de circo: una hortera, estridente, chabacana, literalmente insoportable, malversaba caudales públicos a mansalva, enchufaba a quien le daba la gana por cantidades astronómicas, se daba un vidorro de vicio a costa -y mucha costa- del contribuyente, blanqueaba dineros, se los quedaba y se enriquecía sin tasa. Todo eso presunto, cómo no. 

Dice esta mujer en un insólito escrito con membrete de su partido en el que anuncia su baja del partido del membrete, que no abandona su escaño porque eso sería admitir su culpabilidad. Pero precisamente lo que indica su culpabilidad es que se parapete en su acta para entorpecer la acción de la justicia. Y para cobrar dos mil y pico de euros más de los contribuyentes. Porque somos los contribuyentes, los saqueados durante años al parecer por esta sanguijuela, quienes ahora costeamos su blindaje.

Blindaje que le proporcionó el PP en su momento, cuando saltó de la alcaldía y del que se preocupó personalmente el de los sobresueldos. Con tanta eficacia como carencia de principios, Rajoy no solo la blindó, sino que la metió en la Diputación Permanente para que siguiera blindada cuando no había Parlamento por estar en periodo electoral. 

Y esto es un elemento decisivo. El editorial de El País de hoy, El silencio de Rajoy, insta al Sobresueldos a no esconderse, como hace siempre, y a dar explicaciones del comportamiento presuntamente facineroso de esa señora a la que él dedicó elogios sin cuento durante años mientras ella se lo llevaba presuntamente crudo durante esos mismos años. Que Rajoy hable de este asunto es practicamente imposible y que lo haga sin mentir, una quimera. Rajoy no puede exonerar a Rita porque él mismo es Rita, como es Bárcenas, Fabra, Camps, Matas, Baltar, y el conjunto de sinvergüenzas y presuntos ladrones a los que ha prestado su apoyo y llenado de ditirambos en años pasados.

Dice un periodista de talante reaccionario que a Rajoy no ha podido probársele personalmente delito alguno. Una falacia. Rajoy es políticamente (y ya se verá i penalmente) responsable de una multiplicidad de delitos, una culpabilidad por incumplimiento de su deber de vigilar que esas descaradas estafas, robos y expolios, no se produjeran. Rajoy es el principal responsable político de este lodazal de corrupción en que se ha convertido la política española. Es también el único responsable del bloqueo político en España.

Tendría que haber dimitido apenas comenzado ese mandato que ha sido un  desastre y un atentado contra la dignidad de los españoles. Y su marcha y desaparición de la escena pública, requisito indispensable para que pueda haber una regeneración democrática creíble.