domingo, 31 de julio de 2011

La moral de la victoria.

Puden decirse muchas cosas de Rubalcaba. Hay quien las ha dicho todas, todas las malas, se entiende. Pero nadie podrá negarle valor o moral, si se quiere, en el sentido de la del Alcoyano. Los comentaristas han señalado su espíritu deportivo que, sin duda, lo empuja a la superación. Ánimo de superación y aceptación de retos es justamente lo que se necesita para hacerse cargo de los destinos electorales del PSOE ahora que parece abocado a perder las muy próximas elecciones y a cosechar una humillante derrota. Dentro de ese espíritu se inscriben esas declaraciones primerizas del candidato de dar la vuelta a la situación, de que hay partido o de que los vientos están girando. Se trata de dar la mayor probabilidad a la posibilidad de que el PSOE gane las elecciones, algo con lo que no se atreven a soñar ni los más acendrados militantes que parecen darse por contentos si el otro partido no consigue la mayoría absoluta, si el suyo no pierde por mucho, si consigue la consabida dulce derrota.

Para llevar adelante su propósito, Rubalcaba insiste en que su campaña será muy explicativa. Esto puede querer decir dos cosas: que se explicarán las decisiones que el Gobierno del PSOE se vio obligado a tomar en la última legislatura o que se explicarán las propuestas con las que se presenta el candidato. Seguramente es lo segundo porque las referencias a la legislatura pasada son peligrosas. No obstante, algunas explicaciones deberá tener preparadas porque la derecha machacará mucho ese flanco débil de la gestión de la crisis que tratará de endosarle. El afán explicativo es importante y en eso tratará Rubalcaba de distinguirse de Rajoy que no explica nada y, cuando explica algo suele enredarlo y hacerlo incomprensible.

Para esta tarea de la explicación algunos recuerdan también que Rubalcaba es docente universitario, con lo que habrá que presumirle cierta competencia en el procedimiento. Y docente universitario de química, lo que quiere decir que está acostumbrado a enfocar las cosas con tipologías y fórmulas. Por eso ha dividido de momento su oferta electoral en cuatro apartados, empleo, economía, Estado del bienestar y más democracia. En los tres primeros coincidirá con Rajoy, quien también hablará (de hecho, no para de hacerlo) del empleo y la crisis. Por eso las propuestas de Rubalcaba tienen que ser concretas, factibles, explicadas para que resalte el contraste con las propuestas de Rajoy que son inexistentes pues aseveran que hay que acabar con el paro pero no dice cómo.

Así resumida la campaña que plantea Rubalcaba es esencialmente positiva. Pero es muy probable que, a medida que se acerque la fecha de las elecciones, haya elementos negativos, ataques personales y golpes bajos. Al día de hoy es rara la ocasión que deja pasar la derecha de involucrar a Rubalcaba en el llamado caso Faisán. También para eso deberá prepararse el candidato. En el aspecto negativo tiene el PP un gran baldón con el caso Gürtel que, además, será objeto de atención mediática a lo largo de la campaña por sus incidencias procesales. No es seguro que Rubalcaba encuentre este aspecto de su agrado y probablemente será tarea que encargue a sus segundos y a los miembros de su equipo electoral. Pero es algo que tendrán que hacer cuando se publiquen los contratos de la Generalitat valenciana con la trama Gürtel

(La imagen es una foto de www_ukberri_net, bajo licencia de Creative Commons).

sábado, 30 de julio de 2011

La convocatoria.

La convocatoria de elecciones tiene un punto en común con su celebración: todos ganan, todos están satisfechos, todos tenían razón. Por supuesto tal cosa es imposible, pero el lenguaje político es especialista en hacer posible lo imposible porque sí, a base de voluntarismo. En este caso concreto, el asunto comienza con ese adjetivo de anticipadas. Quienes las pedían, se felicitan de que, por fin, Zapatero haya cedido adelantándolas, como si unas elecciones adelantadas en poco más de tres meses fueran un triunfo para quienes llevan más de dos años pidiéndolas. A su vez, Zapatero reconoce el anticipo y lo presenta como un acierto en pro de la estabilidad que, según él, tiene decidido hace tiempo, siendo así que no hace dos semanas lo consideraba fuente de inestabilidad y daba a entender en público que no habría adelanto. El País, que lanzó una carga de profundidad pidiendo el anticipo con un artículo de Cebrián, publicado el 18 de julio y titulado Esta insoportable levedad también celebra que Zapatero haya "rectificado" y convocado por fin, si bien no con tanta urgencia como se le pedía ya que el periódico quería que las elecciones fueran en octubre. No obstante el presidente parece haber hecho caso al periodista que le pedía que anunciara "cuanto antes un calendario electoral creíble"; tanto caso le ha hecho que si éste publicaba su requisitoria un 18 de julio, él ha fijado la fecha en un 20 de noviembre. La historia tiene sus ironías.

En un sistema parlamentario la convocatoria de elecciones legislativas es competencia exclusiva del presidente del gobierno. No hay un plazo mínimo. Hay un plazo máximo, esto es, no más allá del cumplimiento del mandato parlamentario. Estando en plazo el presidente convoca cuando quiere que, como es lógico, será cuando más le convenga dentro de un tiempo razonable, cuando las encuestas u otros datos le sean más favorables o menos desfavorables, como parece ser el caso en España. En sentido técnico, unas elecciones adelantadas en algo más de tres meses a su fecha fija no son en rigor anticipadas.

Pero políticamente, sí. Zapatero no ha podido resistir la presión generalizada, desde todos los ángulos y ha renunciado a agotar su mandato. Debiera estar acostumbrado ya que, a lo largo de éste, ha tenido que renunciar a más cosas, como las políticas socialdemócratas o la libertad religiosa. Siendo así es cierto que ha convocado aprovechando el ramillete de entecas buenas noticias que se han recibido últimamente, esto es, magra disminución del paro, moderada reducción del déficit y prudente remontada de la mano de Rubalcaba. Ha preferido ignorar alguna otra no tan buena como la nueva amenaza de Moody's o el ceñudo informe del FMI que pide apretar más clavijas. Está en su derecho, pero no hace falta que diga que la decisión de adelantar la tenía tomada hace tiempo, cuando no podía contarse con las buenas noticias. Ha adelantado porque se lo pedía todo el mundo y y él no tiene fuerza para enfrentarse a todos, incluido su propio partido.

El caso es que las elecciones están convocadas para el 20 de noviembre con lo que hay por delante casi cuatro meses de campaña electoral más o menos disimulada. Y muy dura. Cuatro meses en los que los mercados van a interferir en las decisiones del electorado porque van a condicionarlas. Escuchar que las elecciones son el momento en que la ciudadanía decide, esto es, el acto de la soberanía popular en las circunstancias actuales de crisis y amenazas de más y mayores recortes sociales, con el miedo generalizado entre la gente, suena a sarcasmo. Por eso, Palinuro no hubiera adelantado ni esos tres meses y pico, en la espera de que los mercados amainaran y así lo expuso en un artículo en Público el 19 de julio titulado Urgencias electorales. Esto podría darse o no pero lo que parece claro es que, con el adelanto electoral, los mercados recrudecerán su actividad y su agresividad porque un país en campaña electoral es prácticamente un país paralizado. Griñán, en Andalucía, no piensa adelantar las elecciones. Ese criterio debió imponerse para las generales.

La campaña electoral presenta suficientes elementos nuevos para pensar que los vaticinios son muy prematuros. El único dato fijo es que el PP tiene una intención de voto mucho más alta que la del PSOE, que puede darle la mayoría absoluta. Y hasta ese dato aparece matizado con una tendencia a la mejora del PSOE recogida en el último y vituperado barómetro del CIS. Pero aquel es un dato firme, si bien ahora está pendiente de que esa leve mejora del PSOE aumente o quede en un fuego fatuo.

Los demás elementos pertenecen a lo hipotético. Rubalcaba es mucho Rubalcaba, posee larga experiencia y, entre los dones que tiene y los que se le atribuyen, es un candidato poderoso, que puede medirse holgadamente con Rajoy. Pero está por ver que lo haga. La ambigüedad del candidato del PP acerca de los debates televisados cara a cara con su adversario apunta a que no va a dejar a éste la mínima posibilidad de lucirse. Téngase en cuenta que la campaña va a girar abrumadoramente sobre la crisis y el paro, el flanco más débil de Rubalcaba. Él tratará de llevar la discusión a otros campos pero no son tantos y tampoco tienen mucho tirón mediático. Sin duda lo que más lo favorecería sería una autodisolución de ETA y aunque probablemente lo acusarían de haberla pactado con ella, sería una noticia de primer orden que favorecería sus expectativas. No va a ayudarlo mucho el hecho de haber sido vicepresidente del gobierno que ha tomado una serie de decisiones que no parecen haber gustado a nadie.

La convocatoria ha pillado a la izquierda transformadora ocupada en sus habituales discordias internas. Llamazares anuncia un frente amplio de la izquierda, siendo así que ni siquiera está claro que el propio Llamazares pueda mantenerse dentro de Izquierda Unida. Ésta, como todo el mundo, celebra las elecciones anticipadas porque está convencida de que ahora sí, con el giro neoliberal del PSOE, ella recogerá el voto de la izquierda, incluida mucha de la que hay en el PSOE. Pero, por otro lado, también se opone a la convocatoria porque se ha hecho sin reformar previamente la ley electoral lo que la deja con un handicap inmerecido.

La reforma de la ley electoral también afecta al otro elemento nuevo que aparece en esta campaña electoral, que es el 15-M. El movimiento se ha consolidado, ha mostrado tener apoyo social, repercusión mediática, se ha generalizado bastante capilarizándose en barrios y pueblos y ha tenido acceso de varias formas a las instituciones. Es razonable pensar que tendrá impacto en la campaña electoral. Lo que no se sabe es cómo porque el 15-M es espontáneo, proteico e imprevisible. Pongo un ejemplo de las posibilidades que se abren: ignoro si, al final habrá el mencionado cara a cara en TV entre los dos principles candidatos pero ¿estaría alguno de ellos dispuesto a debatir a su vez en TV con un representante del 15-M? ¿Quizá los dos? ¿Por qué no? Son ciudadanos, expresan un malestar civilizadamente, tienen mucho apoyo social y derecho a que se les escuche y se les responda. Y puestos a explorar posibilidades, ese representante del 15-M podría muy bien ser José Luis Sampedro o Joseph Stiglitz. ¿Estaría Rubalcaba dispuesto a un debate en TV con alguno de ellos? ¿Y Rajoy?

viernes, 29 de julio de 2011

El mundo es ancho y ajeno.

Si Spengler llega a ver el mapa mundi de la izquierda en el que la extensión de los Estados está en proporción directa a su población diría que su previsión de la decadencia de Occidente es hoy un hecho. Lo que tan convencional como imprecisamente se llama Occidente ocupa la mitad del planeta, es decir, aparece arrinconado frente al avance de Asia y, dentro de Asia los dos Estados superpoblados de la China y la India. Acostumbrado hasta hace nada a dominar el planeta entero a Occidente el mundo se le hace ancho y ajeno, como a los comuneros de Rumi en la novela de Ciro Alegría. Lo de que es ancho los occidentales ya lo sabían, pues lo conocen bien ya que disponen de las ciencias adecuadas para ello. También sabían que es ajeno, pero les daba igual porque se lo apropiaban por vía de los imperios.

Al haberse acabado aquella situación, al haberse acabado el imperialismo, al que Lenin llamaba el estadio superior y último del capitalismo, que sería ya sustituido por el socialismo, el mundo ha entrado en una fase nueva para la que no parece haber una teoría explicativa, sino muchas y a veces contradictorias. El nombre con que se la ha bautizado, globalización, aparte de un anglicismo que suena extrañamente, quiere ser un mero término descriptivo, no explicativo. Lo que viene a decir es que en el planeta hoy los problemas nacionales están interconectados, por lo demás, como siempre, desde el momento en que la generalización de la navegación dio lugar a la economía-mundo de los postmarxistas. Pero el término quiere decir más; que no hay un centro único, ni siquiera dos. Con el hundimiento de la URSS se acabó el tiempo del llamado "bipolarismo" y se temió se llegara a un mundo "unipolar" siendo así que lo que ha emergido ha sido uno nuevo bipolar (EEUU y la China) con tendencia a la multipolaridad.

En el contexto de la globalización el único modo de producción que funciona es el capitalista, incluso en una antigua potencia comunista como la China. El capitalismo es un sistema del que se entiende fácilmente su principio motor (se produce por afán de lucro), pero nada más. El resto es caótico, está abierto a lo imprevisto y al azar y de vez en cuando se colapsa. Las crisis económicas son en realidad fallos de las teorías que los teóricos, siempre tan soberbios, sobre todo los economistas con sus cálculos, atribuyen a otros y llaman, por ejemplo, "fallos de los mercados" y, últimamente hasta "fallos de los Estados". Los pobres Estados a los que la globalización había acogotado siguen siendo villanos en la obra. ¿Pues no amenazan los EEUU con una suspensión de pagos del Gobierno? A lo mejor resulta que hay que rescatar a los gringos, como si fueran griegos; y a lo mejor también resulta que la principal interesada en rescatar los Estados Unidos sea la China. No es la política la que hace extraños compañeros de cama sino el capitalismo.

No deja de ser chocante que, habiendo sido capaz el hombre de comprender científicamente el funcionamiento del universo, desde lo más pequeño a lo más grande (sin perjuicio de lo que quede por saber), sea al parecer incapaz de entenderse a sí mismo, sus actos, sus obras, sus propias creaciones. La injusticia clamorosa de la desigual distribución de la riqueza en el mundo (más claro, la tensión entre la abundancia en unos sitios y la hambruna en otros) tritura literalmente toda reflexión moral de la especie. La incapacidad para poner orden en la propia casa en los asuntos de la mera intendencia y de resolver la misma injusticia pero de puertas adentro no solamente desmiente todos los valores morales que se pregonan sino que demuestra también la inutilidad de la acción práctica que carece de todo sustento teórico.

Y pues el mundo es ancho y ajeno y por lo tanto incomprensible, el debate social y político versa sobre asuntos de la parroquia, caudillismos locales y cuestiones estrictamente personales. No quiero ser agorero pero la enésima bronca en IU a cuenta de supuestos hackeos, acosos y peloteras grupales ya va adoptando el aire ordinario de peleas de corrala. Algo similar sucede en el PSOE, si bien éste lo disimula mejor que IU porque dispone de mayores medios materiales para tranquilizar a las clientelas. El hecho es que, al menos las organizaciones de Madrid y Valencia, con el PSOE en la oposición, están comidas de personalismos, intereses creados y trifulcas.

De la derecha nadie espera, como suele hacerse con la izquierda, aunque con escaso resultado, una teoría que justifique algún tipo de alternativa al orden existente en lo internacional o lo nacional. La derecha está conforme con lo que hay y, si algo quiere cambiar, es retrocediendo a una etapa anterior y "más pura" del capitalismo, libre de la ponzoña de lo público y la socialización. La teoría es un batiburrillo de convicciones tradicionales apoyadas en instituciones intocables, como la Monarquía, la Iglesia, la propiedad privada, la familia (una y única), el orden , la autoridad, con la aceptación del más libre mercado que, por supuesto, contradice todos y cada uno de los anteriores valores y principios. Pero nada de esto importa porque lo esencial aquí también son las personas, los líderes carismáticos en sus feudos autonómicos, Álvarez Cascos, Aguirre. Y, por supuesto, Camps, que es la quintaesencia de una forma de entender la política de campanario, el hombre que se hizo aclamar en votación casi plebiscitaria quien, al parecer, se vestía de regalo, quien presidía un gobierno que supuestamente colaboró con una trama de corrupción y saqueo de las arcas públicas es también el mismo que presuntamente empleó la Caja de Ahorros del Mediterráno para financiar sus delirios en detrimento de miles de impositores. Al extremo de que el Banco de España ha ordenado una auditoria de la CAM. Cuestión de personas, de gestión de los bienes públicos, de la atención a los beneficios privados, las contratas, las recalificaciones. Todo eso es la parroquia, la clientela y no tiene nada que ver con el país y mucho menos, desde luego, con el mundo que es ancho y ajeno.

(La imagen es una foto de upyernoz, bajo licencia de Creative Commons).

jueves, 28 de julio de 2011

El problema es Rajoy.

La publicación del barómetro de julio del CIS ha devuelto algo de confianza a los seguidores del PSOE, muy alicaídos a raíz de las elecciones de mayo pasado. La distancia en la intención de voto entre PP y PSOE se se acorta en tres puntos y queda reducida a 7,1 que sigue siendo bastante. A los socialistas les parecen resultados muy buenos porque, entienden, apuntan en la dirección a la recuperación del voto a la que aspiran.

En cambio los conservadores creen, no que el resultado sea bueno o malo, sino que es falso porque, a su juicio, últimamente, el CIS no da ni una. Nadie parece haber comprendido en la derecha que matar al mensajero no resuelve los problemas; al contrario, los agrava porque el interesado se queda sin información. Sin embargo, es lo que hace siempre: si se trata de una decisión judicial que no le gusta, los jueces son parciales y están a unos centímetros de la prevaricación; si de una de la fiscalía, los fiscales son meros ejecutores de la manía persecutoria del Gobierno contra el PP; si de otra de la policía, los agentes son la brigada de choque del taimado ministro socialista de turno. Deslegitimar por principio las instituciones cuando los actos de éstas no complacen al PP no solamente es hacer un flaco favor a la validez del sistema democrático en su conjunto sino que también es un error. No tanto por hacerlo de vez en cuando sino por hacerlo de modo sistemático.

Un estudio detallado del barómetro en cuestión permite ver que la opinión pública matiza mucho y deja entrever una imagen que no augura nada bueno para el PP y sí para el PSOE. Lo más llamativo es la gran diferencia en valoración personal de los dos candidatos, Rajoy y Rubalcaba. El socialista supera al conservador en una serie de puntos básicos (capacidad de diálogo, eficacia, honradez, capacidad de comprensión de los problemas de España y visión de futuro) a veces con diferencias de veinte puntos; lo que se dice un verdadero revolcón. Igualmente Rubalcaba tiene un índice de rechazo inferior al de Rajoy en quien el 77,5 por ciento confía poco o nada

Cierto, la gente sigue diciendo que votará más a la derecha que al PSOE (43,1 frente al 36 por ciento) y cree también en mayor porcentaje que será el PP quien gane las elecciones, pero tiene mucha mejor opinión del candidato socialista que del conservador. Una pregunta sobre intención de voto a candidato podría ser significativa. Puesto que el sondeo se hizo después de las elecciones de mayo pero antes del discurso de presentación de Rubalcaba, lo lógico es esperar que en el siguiente barómetro continúe la remontada del PSOE y la mayor valoración de Rubalcaba. Dado que esta situación es un juego de suma no cero en que ambos candidatos pueden perder y ambos pueden ganar, el supuesto de que Rubalcaba ascienda y Rajoy descienda es el peor que cabe imaginar para los intereses del último.

En definitiva, si la gente vota al PP pero no se fía de Rajoy, el problema del PP se llama Rajoy; el problema es el candidato y se agrava si el que tiene enfrente es a su vez uno sólido. Porque Rajoy no lo es. Su carencia de iniciativa y liderazgo es proverbial. No consigue imponerse ni en su propio partido. Las crisis más importantes que le han surgido le han estallado en las manos y las soluciones han escapado a su control. En Madrid hubo de rendirse a la superioridad de Esperanza Aguirre; en Valencia a la de Camps hasta que éste, ya con un pie en el banquillo y el caso Gürtel en exposición como si fuera el Santísimo, ha tenido que dimitir; en Asturias, Álvarez Cascos, un outsider de su propio partido, le ha ganado las elecciones.

Rajoy se ha dejado enredar en los casos de corrupción gracias a su inactividad, su laxitud y su afición a declaraciones rimbombantes de apoyo a políticos que no están por encima de toda sospecha. Proclama un nuevo código ético del partido en 2009 como respuesta al escándalo de la Gürtel y porque el de 1993 era papel mojado y lo incumple en el mismo momento de su entrada en vigor porque uno de los que la jalean, por ejemplo, es Camps. Su misma comprensión del caso más grave de corrupción en democracia en España deja mucho que desear cuando afirma que no hay una trama corrupta del PP sino una trama para aprovecharse del PP, o sea, una trama contra el PP. Más mensajeros muertos.

En el aspecto ideológico el liderazgo de Rajoy es nebuloso. Parece aspirar a que se le suponga un talante moderado pero sin molestarse en expresarse en ese sentido. Por otro lado, los pronunciamientos del partido en asuntos internacionales y nacionales, del terrorismo, de política económica, etc son monopolizados por el sector más ultramontano, empezando por el expresidente Aznar (que lleva un tiempo en silencio ocupado, sin duda, con el caso Murdoch) y siguiendo por agitadores como Mayor Oreja cuyos exabruptos tienen garantizada amplia audiencia por su carácter permanente y sistemáticamente insidioso.

Ni en asuntos de táctica, de política a medio plazo tiene Rajoy liderazgo. Lleva años pidiendo elecciones anticipadas y sigue haciéndolo cada vez que abre la boca. Otras posibilidades quedan fuera de su consideración. El PP acaba de rechazar la idea propuesta por Durán i Lleida de presentar una moción de censura. Es más cómodo y menos arriesgado pedir elecciones anticipadas. Y más aburrido, y las elecciones también se pierden por aburrimiento.

El intento de quitarse de encima a Rubalcaba por la vía judicial gracias al caso Faisán tampoco prospera. Ya hay gente haciendo apuestas sobre si Rajoy aceptará algún debate televisado con Rubalcaba durante la campaña. La televisión es un arma endemoniada por su efecto multiplicador. Evitarla puede ser una metedura de pata, sobre todo en el caso de alguien con un liderazgo nebuloso, inactivo, ambiguo y dependiente. Rajoy es el principal problema del PP.

(La imagen es una foto de Esperanza Aguirre, bajo licencia de Creative Commons).

miércoles, 27 de julio de 2011

Sísifo en Izquierda Unida.

Según parece, el llamado "sector gasparista", corriente autónoma o familia política dentro de IU, ha dado un paso decisivo (inscripción en el registro correspondiente) para constituirse en partido político bajo el nombre de Izquierda Abierta (IAb) que, por supuesto, de momento, seguirá dentro de IU. Luego, ya veremos.

En junio de 2010, hace algo más de un año, IU celebró una asamblea de refundación. Escribí por entonces un artículo en Público titulado La refundación en el que decía que esa tal no serviría de nada y que Izquierda Unida seguiría afectada por los habituales sobresaltos, escisiones, abandonos y crisis porque hablar de "refundación" es fácil, pero realizarla no lo es. Aparte de la habitual catarata de insultos y razonamientos ad hominem me gané una carta de un lector que era algún cargo de IU perdonándome la vida y sosteniendo que no me enteraba de nada y que ante IU se abría un horizonte de unidad y firmeza.

Desde junio de 2010 a hoy, IU continuó con sus problemas de identidad y sus luchas fraccionales. Los "gasparistas" ya invocaban la "doctrina Sinatra" (their own way), los de iniciativa y verdes catalanes anunciaban lo mismo, la situación en Asturias seguía alterada y algun(a) que otr(a) militante veteran@ anunciaba su abandono de la coalición. En las elecciones municipales de mayo de 2011 IU obtuvo el 6,31 por ciento del voto, habiendo obtenido el 5,54 por ciento en las de 2007; es decir, un incremento de 0,77 puntos. El PSOE, en cambio, ha perdido 7,52 puntos entre las dos elecciones. Es obvio que el voto que no va al PSOE tampoco va a IU. Luego de las elecciones la coalición ha seguido con sus problemas internos: los casos de Extremadura y las Juntas Generales de Álava, tenga quien tenga la razón, si la tiene alguien, no van precisamente en el sentido de la mayor unidad prometida por la famosa refundación. Los verdes han concretado su propósito de ir por libres en el Estado y ahora los "gasparistas" se ponen ya en posición de salida por lo que pueda venir.

Muchos militantes y simpatizantes de lo que se autodesigna como izquierda transformadora dirán -ya lo dicen- que Llamazares está preparando su aterrizaje en el PSOE, como antes lo hicieron Nueva Izquierda y tantas y tantos otras solas o acompañados. Eso si no lo llaman directamente submarino de unos u otros, pues el personal no se anda con remilgos a la hora de mostrar cómo entiende lo del pluralismo de la izquierda. A su vez, Llamazares asevera firmemente que de eso nada, que se queda en IU para defender su proyecto de un Frente amplio de la izquierda.

Suena bien lo del Frente amplio, recuerda alguna experiencia pasada latinoamericana pero, en concreto, ¿qué significa? ¿Quiere decir unidad de la izquierda bajo alguna fórmula como un programa común? Y, si es así, ¿se piensa en incluir en ella al PSOE? Hasta ahora se viene entendiendo que las propuestas de unidad de la izquierda en IU se refieren a todos los partidos de la izquierda excepto el PSOE del que muchos militantes de IU creen que es la misma mierda que el PP. La unidad con la mierda no parece programa atractivo. Por eso, la oferta se hace a los otros partidos de la izquierda, incluso a algunos que son escisiones de la propia IU, lo cual, en verdad, roza lo surrealista, pero es lo real en IU que, además, cuando parece haber coronado una cúspide de la unidad que busca tan afanosamente (la lleva en el título) se le cae por la pendiente como la roca a Sísifo. Y vuelta a empezar

Aun suponiendo que hubiera una unidad, por alambicada que fuera, que se presentara a unas elecciones, si sumamos los porcentajes de votos de todos estos partidos en unas generales (en las que están penalizados por la legislación electoral) es fácil ver que la unión no los lleva a parte alguna porque su porcentaje agregado seguirá siendo muy bajo, incluso aunque seamos magnánimos en la superaditividad. Alguien puede decir que a la "verdadera" izquierda no le importa no ganar elecciones en la democracia burguesa pues lo importante es preparar la revolución y defender la trinchera. Quien eso piense perderá el tiempo si sigue leyendo esta entrada.

Pero el Frente amplio de esta nueva IAb ¿piensa lo mismo? Me parece detectar en la propuesta una invitación tácita y muy cautelosa a abrir la unidad de la izquierda a los socialdemócratas. Se justifica el viraje señalando que el candidato Rubalcaba está dando un giro a la izquierda y pretende devolver el PSOE a su esencia socialdemócrata. Y así habrá que entender que Cayo Lara ofrezca a Rubalcaba el carné de IU. Estos gestos de la izquierda transformadora demuestran tal soberbia y narcisismo que no extraña que la coalición tenga un problema de identidad. ¿O no puede responder Rubalcaba ofreciendo el carné del PSOE a Cayo Lara? Tendría a su lado una regla incuestionable de la lógica, la que dice que donde cabe lo más, cabe lo menos; pero donde cabe lo menos, no necesariamente cabe lo más. Y quien argumente que la oferta de Cayo Lara es irónica dirá si admite que más ironía tiene que Rubalcaba no la haga.

Se ponga el personal como se ponga, según se ve por experiencia, frente amplio o programa infinito, la unidad de la izquierda sin la socialdemocracia en España hoy apunta a la irrelevancia lo que, para una izquierda que quiere transformar las cosas, es bastante lamentable. Como el diablo, cuando se aburre, mata moscas con el rabo, hay quien da en decir que la unidad de la izquierda debe ignorar al PSOE neoliberal, procapitalista, etc y fraguarse con el 15-M. Otra ocurrencia. Por cierto que todo partido de izquierda que se precie debe relacionarse con el 15-M. También lo hace el PSOE, con gran escándalo de quienes creen que es la misma mierda que el PP. Será, si ellos lo dicen, pero lo hace. Y el 15-M no parece mostrar especial simpatía por una línea concreta de la izquierda entre otras cosas porque lo que critica en el PSOE lo critica también en IU.

Con algunas diferencias cuantitativas que no son decisivas. Pongo un ejemplo porque se vea qué compleja es la situación: IU apoya sin duda la política del 15-M de impedir los desahucios. El PSOE, en cambio, pastelea; hace una reforma en favor de los hipotecados pero mantiene el principio. Ahora el Tribunal Constitucional dice que el principio de desahucio por impago no vulnera derechos. ¿Qué hacemos? ¿Vamos en contra del Tribunal Constitucional? ¿Cómo? Reformando la Constitución. Pero la reforma de la Constitución requiere tal mayoría parlamentaria que la izquierda transformadora no puede ni soñar con ella sin el PSOE. En consecuencia, no se hace nada y tiene uno que conformarse con la reforma del PSOE neoliberal.

Si Palinuro fuera IU y el PSOE dejaría de refundarse semanalmente o de hacer guiños a la izquierda, como dicen los medios que hace Rubalcaba y nombraría una comisión conjunta que estudiara la posibilidad de formular, cuando menos, una plataforma electoral común, un acuerdo básico sobre tres puntos: a) reforma del sistema electoral; b) medidas efectivas contra la corrupción en todas sus formas (privilegios de los políticos, ilegalidades de la Administración, economía sumergida y abusos de las entidades financieras y los empresarios); c) reforma progresista de la política fiscal en todos sus ámbitos.

Son tres puntos prácticos (mientras esperamos que venga la regeneración universal) en interés mutuo pues permite a IU emplear su fuerza parlamentaria en llevar a la izquierda las medidas del gobierno y presta al PSOE mayor crédito cuando, tras las experiencias pasadas, dice que retorna a las políticas socialdemócratas.

¿Por qué no?

A lo mejor Sísifo esta vez llega a la cumbre con la roca. Se rompería entonces lo que parece una maldición: el fraccionamiento de la izquierda.

(La imagen es una foto de Chesi - Fotos CC, bajo licencia de Creative Commons).

martes, 26 de julio de 2011

Gürtel y el listón de Camps

El cadáver de la Gürtel sigue ocupándolo todo y no hay Faisán ni ERE que pueda ocultarlo. Se trata de un buen puñado de imputados del PP en una compleja trama de presunto saqueo de las arcas públicas en connivencia con unos empresarios sin escrúpulos y otros que parecen haberse hecho empresarios sólo para delinquir. Y los presuntos delitos son verdaderas filigranas de malversaciones, cohechos, fraude de ley, etc, etc que, según vayan siendo más conocidos, tienen que causar un fuerte rechazo social. Eso de que la corrupción no pasa factura no es conclusión muy fiable porque contradice el sentido común. Por lo demás, una cosa es hablar de corrupción en abstracto y otra enterarse de que Fulano, Mengano y Zutano se han llevado tantos cientos de miles o millones de la visita del Papa, sobre todo ahora que el Papa está a punto de volver a España, a Madrid, otra comunidad-territorio Gürtel. En cuanto Fabra, el nuevo presidente de la Generalitat valenciana, haga real su promesa de publicar los contratos con la Gürtel habrá nombres, rostros, hechos que van a dar para mil historias.

También cuando no se habla de la Gürtel en el fondo se habla de la Gürtel. Por ejemplo, Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia, asegura que Camps ha puesto el listón muy alto. ¿Qué listón? Camps parece haber mentido durante dos años, ha dilatado el proceso lo que ha podido, ha pretendido salvarse judicialmente mediante una especie de plebiscito, ha dimitido a regañadientes y lo han echado de un puntapié dado que primero admitió y luego denegó su culpabilidad.

Así que ¿qué listón? Camps deja una Comunidad hipotecada y un partido minado por la corrupción. ¿Está el listón aquí? ¿En dónde está el listón? ¿En los aspectos morales? ¿El aguante de Camps frente al Estado policía del PSOE? ¿Frente a la conspiración judeomasónica? ¿O bien está en la capacidad de sacrificio del mártir Camps en pro de los intereses del PP y para que Rajoy sea presidente? A su vez, Camps dimite como presidente, pero se queda de diputado autonómico; es decir, dimite pero no mucho o dimite pero no dimite. O dimite, pero sólo un poco, como diría Gila. ¿De qué listón habla Feijóo?

En el partido de Rajoy han acabado dándose cuenta de que, al no aceptar su culpabilidad, el taimado Camps (a) El Curita va camino del banquillo hacia octubre, en el peor momento posible para las fortunas electorales del PP y en período en el que, probablemente, en el PP de la Comunidad valenciana estarán tirándose los trastos a la cabeza, casi como si fueran del PSPV. Muy ágiles los estrategas de la derecha pero esto ya lo decía Palinuro hace unas fechas en El final de la escapada, en donde además aventuraba un calendario. Rajoy tiene el verano para convencer a Costa y a Camps de que acepten su culpabilidad y se evite así el banquillo. En ambos casos está difícil; en el de Camps porque, en cuanto éste acepte su culpabilidad, su carrera política se habrá acabado por más que Rajoy diga que es tan grande como Alejandro, Aníbal, César y Napoleón juntos.

El listón de Camps, en realidad, está aquí, en cuánto tiempo tardará en pasar de Molt honorable a preso nº 9.

(La imagen es una foto de Partido Popular Comunitat Valenciana, bajo licencia de Creative Commons). En ella están Cospedal, Camps, González Pons y Rajoy. Son dignos de análisis los gestos de los cuatro.

El mundo es pobre, el ser humano es malo.

El Centro Dramático Galego está representando La ópera de tres reales, de Bertolt Brecht, en el teatro Fernán Gómez. La dirección y dramaturgia es de Quico Cadaval, la dirección musical de Diego García Rodríguez y Luis Tosar viene en el papel de Mackie el Navaja, Mackie da Faca en galego; las canciones están en galego, aunque se reparte un libreto en castellano y hay sobretítulos. Un acontecimiento.

La versión se toma libertades empezando por el título, que no respeta el tradicional de Ópera de tres centavos y siguiendo por la conversión de la ceremonia de la coronación del Rey en la próxima visita del Papa a Madrid, ninguna de las cuales es afortunada. Lo de los reales rompe la costumbre y falsea el título. Si no querían "centavos", haber puesto "cuartos" o incluso "patacones". Lo del Papa es peor; no porque objete a que se haga chirigota del vicario de Cristo sino porque no pega ni con cola pues la acción se desarrolla en Londres y es difícil imaginar una visita del Papa a la capital del anglicanismo como si fuera el barrio del Niño Jesús.

Todo eso tampoco importa mucho dado que Brecht y Kurt Weill, a su vez, también saquearon por ahí lo que quisieron. Cadaval recuerda que en la obra aparecen poemas de François Villon (la petición de perdón de Mackie y la balada del chulo) y que la célebre Canción de los cañones está tomada de Ruyard Kipling (Screw guns). Lo de Kipling, me parece, es una mera inspiración; lo de Villon ya es más piratería y en su tiempo se lo echaron en cara a Brecht. Pero éste no tenía en gran estima la cuestión de derechos de autor; lo explicó con un verso final de un soneto que escribió precisamente para una edición de las obras de Villon que dice Que cada cual tome lo que necesite; yo mismo he tomado algo. Probablemente lo puedan utilizar los piratas de hoy. Claro que hay ejemplos aun más antiguos que prueban que, en el teatro, esto de los derechos de autor no ha contado nunca mucho: acusado de haber plagiado a Cyrano de Bergerac, el gran Molière se limitó a decir: Tomo lo que me conviene en donde lo encuentro, y no se hable ya de los autores griegos clásicos que se quitaban literalmente los versos de la boca unos a otros.

La obra en sí misma es una reelaboración de la Beggar's Opera (La ópera del mendigo) de John Gay, representada originalmente en 1728 que, a su vez, estaba basada en la historia real de un famoso delincuente londinense, Jonathan Wild, ladrón, receptador y caza-recompensas fraudulento. En realidad, la primera edición de la Dreigroschenoper se presenta como una traducción y adaptación de Brecht. Pero no es así. Brecht y Weill tomaron de Gay el emplazamiento en Londres, algunas partes de la trama y los caracteres con algunos cambios. Por ejemplo, el Peachum de Gay se desdobla en Brecht entre Mackie y el propio Jonathan Peachum. Sobre todo, toman la idea general que fue revolucionaria en el siglo XVIII de una ópera cuyos protagonistas fueran mendigos, ladrones, chulos, putas y policías corruptos, como parte de la burla que se hacía de la acartonada ópera italiana, por entonces reina de los escenarios. La Ópera de Brecht/Weill recoge la idea de ambientar entre los mismos personajes, el lumpen de los años veinte en Europa y con música de cabaret. Tampoco la de Gay era una ópera en sentido formal.

La historia de Brecht se articula en una perspectiva marxista de crítica de las relaciones capitalistas. Peachum es un empresario, un lumpenempresario, pero empresario a la postre, que explota a sus "trabajadores" con la Biblia en la mano. Y este es el mayor mérito de la interpretación de Brecht, que versa no sobre la crítica a la realidad material capitalista sino a la realidad mental, sus discursos justificativos, simbólicos, ideológicos. Allí donde Gay ponía en solfa el mal gusto de la sociedad de su época, Brecht se ríe de las justificaciones ideológicas burguesas: ley y orden, seriedad y solvencia, la lealtad conyugal, la supremacía de la familia, las relaciones económicas, el imperialismo, la superioridad de la raza blanca, etc. Algunas de las composiciones tienen puntas filosóficas, como la balada De la inutilidad del esfuerzo humano o Sobre la inseguridad de las relaciones humanas. Los intérpretes las cantan con gracia y brío (algunas letras no están muy felizmente traducidas), si bien quien haya escuchado a Lotte Lenya siempre la echará de menos. La coincidencia más llamativa es el final feliz burlesco, contrario a las leyes de la razón y de la historia.

La canción de Jenny, la novia del pirata es un ejemplo pasmoso de sublimación, de ensoñaciones de una fregona en las que un navío pirata de ocho velas y cincuenta cañones arrasa la ciudad, mata a todo el mundo y desaparece con ella, la fregona del hotel del lumpen en la que nadie se había fijado. La enajenación de las clases subordinadas en forma de relatos inverosímiles.

El espectáculo es variado y dinámico y los intérpretes están muy bien. Hay mucho ritmo y muy biena dirección. Los músicos son para abrazarlos a todos. Luis Tosar hace muy buen Mackie y Marcos Orsi borda a Peachum. Y el espectador se lo pasa en grande escuchando esa Morität de Mackie el Navaja, cuya melodía es famosa en todo el mundo y cuyo contenido es un compendio del lumpenproletariado y la crisis del capitalismo de los años veinte, treinta y siempre.

lunes, 25 de julio de 2011

La prensa delincuente.

Es de suponer que tenga razón Alan Rusbridger, director del Guardian, en un artículo ayer en El País (La cloaca & Cia. Cómo destapamos el escándalo de Murdoch) cuando dice que

"...la historia de Murdoch no ha terminado. Toca tan a fondo tantos aspectos de la vida cívica de Reino Unido y Estados Unidos -la policía, la política, los medios de comunicación, las leyes- que seguirá teniendo consecuencias durante meses e incluso años".

Lo sabe bien porque fue el Guardian el que hace casi diez años se lanzó en solitario a demostrar que el News of the World (NotW) recurría a procedimientos delictivos para obtener sus reportajes. Si los medios tienen sentimientos, ahora el Guardian se siente como el Washington Post del Watergate, que es el sentimiento que anhelan tener todos los periódicos decentes: honradez, audacia, principios, defensa de los derechos y libertades fundamentales en una sociedad civilizada.

La comparación con el Watergate no es muy afortunada. En aquel caso estaba implicado el Partido Republicano y la Presidencia de los Estados Unidos, no había villanos en la prensa y la policía tenía poco que ver en el asunto. En tanto que ahora, en el caso Murdoch, hay prensa cuyos gestores pueden haber cometido delitos indignantes con multitud de víctimas; hay asimismo policías presuntamente corruptos en cantidad aún por establecer pero que han dejado el prestigio de Scotland Yard por los suelos; y también aparece tocado el Primer Ministro, aunque en mucha menor medida de lo que lo estuvo Nixon. Es decir, políticamente este asunto es más grave que el Watergate.

Y de mucho más alcance, desde luego. NotW ha sentado ejemplo. Las investigaciones se orientan ahora a saber qué hicieron los otros medios del inmenso conglomerado de Murdoch, medios como la Fox News (una canal de TV incendiario de extrema derecha), que se han ajustado a un modo de entender la información como un lanzallamas y el debate como una agresión a degüello del adversario en términos de su derecho al honor, la intimidad, la propia imagen, un modelo que encuentra eco en parte de la prensa española.

Hay varias preguntas que pueden hacerse desde España. La primera es qué pensará hacer Aznar con su participación en el Consejo de News Corp. Porque ahora ya no puede aducir que él no sabía nada, lo que dice siempre que lo pillan en un renuncio. Desde su nombramiento en 2006 ha habido suficiente información pública para saber qué había en las sentinas del gigante de la comunicación. En 2006 ya se produjeron encarcelamientos incluso de algún periodista del NotW por escuchas ilegales. Y en 2009 se recrudeció el escándalo. Ahora ya es una avalancha de pruebas de que Aznar está asesorando a un grupo que puede haber recurrido a procedimientos tan delictivos como repugnantes.

Según parece Aznar cobra 220.000 dólares al año por su tarea en el Consejo. Como no es fácil creer que alguien dé 220.000 dólares por nada, sería elegante y educado que Aznar explicara de qué se habla en esos consejos y cuál haya sido su aportación. Al fin y al cabo el grupo Murdoch no lo ha contratado por ser José María Aznar López, funcionario de Hacienda, sino por haber sido presidente del Gobierno español, lugar en el que le pusieron sus votantes. Dado que Aznar posee ciertamente información de altísimo valor nacional por razón de su cargo y dado que el grupo al que asesora es sospechoso de comportamientos delictivos en las personas de sus máximos responsables, esta explicación no es demasiado pedir.

(La imagen es una foto de ssoosay, bajo licencia de Creative Commons).

Nuestra ley es la libertad

Estoy especializándome en dar cuenta de los eventos culturales cuando ya se han clausurado, lo que es algo así como componer figura a toro pasado si es que con la prohibición de la lidia no renunciamos a su presencia en la lengua. En el teatro Español han estado representando Los persas, de Esquilo, con adaptación y dirección de Francisco Suárez y versión de Jaime Siles; una obra muy meritoria, que trae hasta nosotros la voz vibrante y el espíritu profundo de aquel genio griego, el del autor y el de su público que está presente en la medida en que el que hay ahora se siente tan interpelado por lo que se dice en el escenario como se sentía el de hace 2.500 años y por los mismos motivos, que son eternos: el amor a la libertad, la importancia del individuo y el respeto a los dioses.

Es aquí en donde encuentro un punto de discrepancia con la escenificación que no cuestiona el valor de la que hay, que es muy grande. Se trata de pensar en la solución que ha dado Suárez al aparente problema de cómo acercarnos, cómo hacernos próximos a un conflicto tan lejano en el tiempo y bastante en el espacio. El director lo ha resuelto interpretando la obra como una crítica a la hybris, la desmesura humana en su trato con la naturaleza y ligándolo a las catástrofes ecológicas. El puente de barcazas que Jerjes mandó construir para cruzar el Helesponto, destruido en un par de primeros intentos, es una afrenta a los dioses. Asimismo incluye en su interpretación los recientes acontecimientos en los países del norte del África, de cuyos conflictos se proyecta mucho vídeo a lo largo de la obra.

Entiendo que los clásicos son clásicos precisamente porque hablan directamente a las generaciones posteriores en sus estrictos términos, sin necesidad de actualizarlos. Este dato debe de ser al que se refiere el traductor cuando dice que han huido de hacer una dramaturgia arqueológica lo cual a lo mejor obligaba a respetar el estilo en las prendas de vestir de la época, el empaque de los parlamentos y ya no hablo de coturnos y máscaras. No hay que ser tiquismiquis: la obra tendría el mismo impacto aunque los intérpretes estuvieran todos desnudos o fueran vestidos de tiroleses. Así que esas guerreras de hoy y esos trajes sastre son tan admisibles como las túnicas y las clámides.

La importancia está no en lo que se ve sino en lo que se escucha y lo que se interpreta. Y ahí sí que las imágenes de los vídeos norteafricanos están de más. No guardan relación con la línea principal de interpretación del orgullo tecnológico que destruye la biosfera ni tampoco con el espíritu de la obra.

Escrito después de la batalla de Salamina y, creo, antes de la de Platea, el drama muestra a los griegos las razones de su victoria sobre los persas. Al respecto, lo decisivo aquí no es la derrota de estos frente a los elementos sino su derrota a manos de aquellos. La obra es la única que se conserva de una trilogía y es asimismo la más antigua del teatro clásico. Por eso emociona escuchar ya formulado el discurso de los griegos en las guerras médicas y luego de los atenienses en las del Peloponeso: vencen porque son ciudadanos libres sólo sometidos a las leyes y no como los bárbaros al capricho de un tirano. Lo que celebra el poeta es la victoria de la civilización y la moralidad sobre la barbarie y la inmoralidad. Es un discurso perfectamente inteligible hoy día, el de la superioridad militar de las democracias fundamentada en su ventaja civilizatoria y moral. Incluye lo ecológico, cierto, pero el mensaje es sobre todo humano.

Pero Esquilo no sería Esquilo ni Grecia Grecia si la obra se limitara a ser un cántico de victoria y de autocomplacencia griega, un peán satisfecho. Se ajusta rígidamente a las tres unidades aristotélicas pero tiene una extraordinaria peculiaridad: sucede en Susa, capital de Media, y todos los personajes (Jerjes, su madre, el heraldo, el espectro de Darío, el coro y el pueblo) son persas. La narración que se escenifica es el modo en que los griegos han aniquilado la flota persa en Salamina. Es verdad que se trata de reflejar la amargura del vencido al tratar de explicarse su derrota, pero también lo es que requiere un gran esfuerzo de parte de los helenos el ponerse en el lugar de los medas y cierta altura de miras del autor al no representarlos como rudos bárbaros. El propio Darío el Grande a quien la estancia en el más allá parece haber hecho más comprensivo se horroriza por la soberbia de su hijo sin acordarse de que él mandaba expediciones de castigo a Atenas y había conquistado Tracia y Macedonia.

Los griegos eran libres porque luchaban por su libertad y luchaban por su libertad porque eran libres. Un mensaje que la humanidad entenderá siempre por los siglos de los siglos se diga como se diga.

domingo, 24 de julio de 2011

Crónica de la revolución indignada (XX).

Llegaron: Puerta del Sol bis.


Los que esperaban que el movimiento 15-M se desliera como un terrón de azúcar por el verano, las vacaciones, el cansancio, la inercia, se han quedado con un palmo de narices. Como estaba previsto, ayer entraron en Madrid las columnas pacíficas de indignados que empezaron su marcha a pie hace más de un mes desde todos los puntos cardinales. Ya a las ocho de la tarde era complicadísimo circular por el centro y la Puerta del Sol, en donde confluirían las columnas, era de nuevo un abigarrado gentío dedicado a muy diversos quehaceres que esperaba la llegada de los peregrinos. Por la noche el Km cero era una fiesta, en espera de la manifa de hoy que seguramente dejará chica la del 19-J.

¿Qué hace que un movimiento sin estructura orgánica permanezca, siga activo y desarrolle una notable actividad? Mi respuesta, cada vez más convencido, es la red. El problema de los movimientos espontáneos es el del mantenimiento de la voluntad individual de participar y la accesibilidad de la información. Si ésta no depende de cauce jerárquico o institucional alguno sino que se encuentra libremente en la red, el hecho de estar informado permite a las personas aisladamente consideradas mantener un grado alto de compromiso y participación. Hay muchos menos abandonos. Además, la libertad horizontal de la comunicación implica que es más fácil tomar decisiones colectivas, cosa que suele hacerse por consenso.

En estas condiciones es posible que, para seguir adelante, el 15-M haya de adoptar alguna forma de organización tipo partido o asociación formal. Lo dice mucha gente. El propio Palinuro tiene escrito que los indignados habrán que recurrir a alguna forma de organización. Efectivamente parece lo más razonable. Pero no quiere decir que lo sea y, aunque lo fuera, nada impide que se formule una opción distinta y más razonable aun. Esa es también una posibilidad que ningún analista puede rechazar de antemano.

El 15-M sobrevive. Tiene una capacidad de movilización política extraordinaria. Formula sus objetivos con claridad y una gran eficacia en su difusión. No debe de quedar casi nadie en el país que no haya oído hablar de él, que no conozca sus reivindicaciones y son muchísimas las personas que lo apoyan. Ha conseguido asimismo que algunos partidos parlamentarios acojan muchas o pocas de esas reivindicaciones, en concreto la izquierda, IU y el PSOE. La derecha mantiene su silencio y sus medios siguen considerado a los indignados pulgosos y ratas izquierdistas.

Sin partidos, sin grupos de presión, sin medios de comunicación, de modo espontáneo, los indignados han conseguido un impacto insólito en el debate político, más que si fueran un partido. Pregúntese a IU que grado de atención suscitan sus propuestas dentro y fuera del Parlamento. El movimiento 15-M es en sí mismo un partido de nuevo tipo. A diferencia de los tradicionales que existen primero en la realidad tangible y luego se vuelcan en la red para hacerse presentes en la virtual, los indignados nacen en la realidad virtual y desde ella se proyectan en la tangible y lo hacen con gran eficacia y mucho apoyo social. Ello se debe a mi juicio a que, sobre estar "organizado" en la red tiene un fuerte carácter ético acorazado por su rechazo de la violencia. Ambas cosas son necesarias porque en la red se da de todo, indignados pacíficos y monstruos como ese noruego frenético capaz de asesinar a noventa y tantos semejantes en defensa, según parece, del cristianismo.

(La imagen es una foto de Tomas Fano, bajo licencia de Creative Commons).

El arte y la locura.

Ayer se clausuraba la exposición de la Fundación Juan March en Madrid, Picasso y la obra de arte desconocida, así que alcancé a verla por los pelos. Trece grabados que hizo el pintor malagueño en 1931 a petición de su amigo el marchante Vollard para ilustrar una edición del cuento de Balzac La obra de arte desconocida con motivo de su centenario ya que, aunque el cuento se integró en la Comedia Humana, había aparecido por primera vez en 1831.

Según parece Picasso quedó tan impresionado con el relato que, además de las ilustraciones, trasladó su taller al bulevar des Augustines, en donde Balzac había situado el taller de Pourbus que Poussin visita en el cuento. Si lo hizo, ello no lo llevó a abandonar lo que por entonces le bullía en la cabeza, los dibujos, aguafuertes, aguatintas de la Suite Vollard. Incluso se solapan temas. Una de las ilustraciones del cuento es de un minotauro en el estilo de la serie del Minotauro de la Suite. Y la mayoría de ellas se corresponde con el grupo de La modelo y el escultor de aquella, aunque aquí se trate de un pintor.

Lo que estas ilustraciones reflejan es el afán por celebrar el contenido del cuento, una parábola sobre la perfección de la obra de arte, el espíritu de la creación artística y su borrosa línea de separación de la locura, una reflexión filosófica sobre el arte en forma de narrativa literaria que recuerda mucho algunos de los relatos de Hoffmann, en especial los de Kreisleriana, con ese Johannes Kreisler que es una especie de alter ego del propio Hoffmann. En él, un Poussin principiante acude al taller del consagrado Pourbus (el tercero de la serie, el de los retratos de Enrique IV, protegido de María de Medicis) y se encuentra allí con el pintor alemán Frenhofer, un personaje creado al efecto por Balzac que dice haber sido discípulo de Mabuse y goza del incuestionable reconocimiento de Pourbus quien ve en él un maestro indiscutible.

Frenhofer hace una crítica despiadada del cuadro que acaba de terminar Pourbus, una María egipciaca (algo poco imaginable en Pourbus que era sobre todo retratista de reyes y nobles), esgrimiendo los dos términos antagónicos de toda estética: lo auténtico, lo verdadero, lo natural frente a lo simulado, falso, artificioso. Luego lo retoca mejorándolo mucho y habla de cómo él lleva diez años tratando de conseguir la obra de arte perfecta, un desnudo femenino en el que aún falta algún detalle final que, por más que lucha y se desvive, no consigue plasmar. Cuando por fin, luego de una intricada historia que en realidad no hace al caso, Frenhofer acepta que Poussin y Pourbus contemplen su obra, celosamente escondida durante diez años, estos no alcanzan a ver otra cosa que un conjunto de chafarrinones en el que apenas se divisa un pie exquisitamente pintado.

El genio ve lo que los demás no ven; pero eso pasa también con el loco y lo angustioso es que la separación de ambas condiciones, genialidad y locura, no está clara. Picasso recoge la idea de que el genio siempre aparece como un loco a ojos de sus contemporáneos cuando en realidad es un profeta, alguien que vive en un tiempo futuro, el héroe de las vanguardias que, sin embargo puede cerrar el bucle hacia la locura, como prueban los casos de Hölderlin, Van Gogh, etc. El cuento de Balzac sintetiza las obsesiones románticas con el arte y en algún momento apunta a la imposible solución de sus dilemas al exponer que en la creación artística hay siempre un anhelo de ser como Dios, el creador supremo. Es decir, toda obra maestra es un desafío lanzado a la divinidad, como el de Lucifer; algo pues divino y diabólico al mismo tiempo. Como han hecho otros antes y después de él, Picasso no se identifica con Poussin sino con Frenhofer porque el también era considerado como una especie de loco desde los tiempos del cubismo por gentes sin duda muy cuerdas y que incluso pasaban en su día por conocedoras del arte.

sábado, 23 de julio de 2011

La táctica del trabuco.

Para no desanimar a la opinión pública, para no antagonizarla o hastiarla o indignarla conviene que el debate político democrático tenga un mínimo de verosimilitud y educación. Si los ciudadanos se desayunan todos los días con una sarta de mentiras e improperios así como algún disparate es lógico que acaben considerando que los políticos no son la solución sino el problema. Lo que no parecen saber estos ciudadanos es que una parte de los políticos busca precisamente ese diagnóstico, en concreto la de los que mienten, insultan y disparatan.

Por increíble que parezca, Rajoy ha salido diciendo que la dimisión de Camps (al que han echado de un puntapié en salva sea la parte) muestra su "grandeza" y pasa de inmediato a pedir la dimisión de medio gobierno y explicaciones por el caso Faisán. De igual modo, el PP prepara cada día un argumentario sobre los temas que los militantes deben sacar a relucir y lo que tienen que decir. En el de hoy se falsean datos del proceso (de Camps) para acusar al PSOE, básicamente asegurando que todas las decisiones procesales, de la fiscalía y los tribunales se han tomado bajo presión del PSOE. Obviamente, una calumnia. En este caso el disparate corrió a cargo de la chupadita del inimitable González Pons.

Esta táctica del PP podría llamarse la del trabuco. Consiste en salir por la mañana temprano soltando alguna barbaridad del tipo de que el ministerio del Interior está presuntamente colaborando con la banda ETA. Se espera que el adversario entre al trapo y pierda el día tratando de demostrar lo obvio en lugar de proponer su propio tema de debate que es, ¿quién lo duda? la Gürtel. Es de manual de comunicación política, donde, como en la guerra, tiende a ganar el que elige el campo de batalla.

Hablar de la Gürtel no es maniobra de diversión, ni cortina de humo, ni ardid alguno sino respuesta a los acontecimientos que se producen de suyo. El nuevo presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra ya ha prometido que publicará todos los contratos de la administración autonómica con la Gürtel. Los mismos contratos que el ejemplar Camps llevaba dos años negando a la oposición parlamentaria porque le daba la gana y hasta en contra de una sentencia del Tribunal Constitucional que le obligaba a hacerlo de agosto de 2010: un año entero en rebeldía ante un tribunal, una de las muestras de la "grandeza".

Pero es que, una vez se hagan públicos esos contratos con la Gürtel, los medios van a tener inspiración para meses, cuando se vea con qué criterios se adjudicaron los proyectos públicos, si hubo fraccionamiento de las cantidades para evitar las licitaciones, si éstas fueron limpias, por qué se inflaron los presupuestos multiplicándose por dos y por tres, si hubo malversación, deviación de fondos, cohechos, financiación ilegal del PP y una variada floresta de otros ilícitos, incluido el blanqueo de capitales, que ya sería el colmo.

Si la oposición se concentra en exigir explicaciones sobre la Gürtel y responsabilidades políticas, el trabuco disparará con pólvora mojada.

(La imagen es una foto de ppcv, bajo licencia de Creative Commons).

Habla, Pueblo.

Espero que en un futuro no lejano el Estado conceda una medalla importante a mi amigo Ramón Adell Argilés y, además de otorgarle una distinción, le haga alguna propuesta que él pueda considerar interesante respecto a la ingente colección de propaganda política que ha acumulado desde 1976 hasta la fecha. En una vida prácticamente dedicada a ello, Ramón ha reunido miles de carteles políticos (electorales sobre todo y de otro tipo), pegatinas, pasquines, panfletos, periódicos, hojas volanderas, chapas, insignias, etc todos relacionados con la política española en los últimos treinta y cinco años. Su fondo comprende también muchas otras piezas muy curiosas de distinta naturaleza y procedencia pero la columna vertebral es la cartelería política.

De esta forma de vez en cuando alguna institución pública lo llama para hacer una exposición sobre el tema de su acopìo. En este caso se trata de la que hizo el Museu Valenciá de la Il-lustració i de la Modernitat (MuVIM), dependiente de la Diputación de Valencis en 2010, dedicada a la Publicidad política (1976-2010) y para la que se editó un catálogo, en el que se reproducen las piezas de la exposicion y del que aparece ahora una segunda edición.

El catálogo trae carteles de todos los tipos de elecciones en España, generales, autonómicas, locales, igual que los distintos referéndums que se han celebrado (la Ley para la Reforma Política de 1976, el de la Constitución en 1978, el de la OTAN en 1986 y el de la Constitución europea en 2005). Se configura así un instrumento muy útil para quienes quieran estudiar la evolución de la iconografía de comunicación política, esa disciplina de la que hay en España 45 millones de especialistas. Y realmente es útil: se aprecian los cambios en los grafismos a lo largo de los años, el uso de los colores, la disposición de las figuras. La cosa consiste en conseguir un impacto que atraiga el voto con una imagen, unos colores y algún texto brevísimo, una consigna que la gente pueda recordar con facilidad.

Los textos en general son suculentas piezas de interpretación semiológica. Cito algunas a voleo. Por ejemplo, un cartel con el rostro de Suárez y en donde se lee: "Votar centro es votar Suárez": la personalización de la política estaba tan avanzada que la ideología (centro) se utilizaba como vector hacia la persona y no ésta hacia aquella. No se decía que votar a un hombre llevaba a una política sino que votar una política llevaba a un hombre.

En la misma fecha, un cartel del Partido Comunista de España en estilo Léger afirmaba que "Votar comunista es votar democracia" mientras que en otro cartel del PSUC un obrero dibujado explicaba que "la democracia es el camino hacia el socialismo", el tradicional problema de identidad de la izquierda comunista al desnudo: el comunismo era la democracia pero la democracia era la antesala del socialismo.

Un cartel de Falange Española para las elecciones al Parlamento europeo dejaba contundentemente claro el estilo habitual del falangismo que no sabe lo que quiere ni decirlo sin insultar: "Somos europeos, no gilipollas", pero nadie sabe por qué. Seguramente es esta franca debilidad comunicativa la que explica la tendencia de la extrema derecha a recurrir a la violencia.


Aparte: hay algo tremendo, incomprensible, muy amenazador en esa masacre noruega perpetrada, según parece, por la extrema derecha contra los laboristas. Hay como una luz siniestra de los años treinta en Europa pero con la tecnología del siglo XXI.


Merece la pena echar ona ojeada al catálogo. Permite asomarse a un mundo de imperativos (elige, vota, habla, decide), términos sedantes (orden, estabilidad, progreso, futuro, optimismo, confianza) con una iconografía muy variada que va desde las fotos sobrias hasta las imitaciones de los más fantásticos comics gringos. Por ejemplo en las elecciones al parlamento catalán del año pasado la conocida y enteca imagen de José Montilla se transforma en Clark Kent a punto de transformarse a su vez en Superman por amor a su pueblo. L'increïble home normal. És capaç de doblar la seva força per ajudar els que més ho necessiten! Nous reptes l'esperen! Convertir a Montilla en Superman es sublimar el mensaje político a extremos insólitos. Claro que peor hubiera sido que lo representaran como Hulk.

viernes, 22 de julio de 2011

Gürtel obnubila.

Todo el mundo sabe que los trajes de Camps no son más que la punta del iceberg de la Gürtel y el más o menos conexo caso Brugal que encierran entre sus legajos una historia siniestra, una presunta trama de corrupción generalizada que implica a empresarios diversos, con il capo Correa en la cúspide, dando las órdenes, y algunas decenas de cargos públicos del PP en todos los niveles de la administración, especialmente en Valencia. La Gürtel no es sólo el cadáver que ocupa todo el escenario sino también un estado de espíritu. La derecha está como gürteleada y ve su futuro procesal y penal muy negro. Son muchos los millones de euros dilapidados, malversados, ilegalmente apropiados, arbitrariamente adjudicados, defraudados y muchas las personas imputadas. Una docena de ellas puede ir a la cárcel.

Esa perspectiva obnubila de tal modo a los dirigentes del PP que les hace perder la cabeza y hablar contra el sentido común y lo que la gente está viviendo en directo. Dicen que la dimisión de Camps es ejemplar. Será así si por ejemplar entendemos la degollación del Bautista, pongamos por caso. ¿Ejemplar? El dimitido presidente lleva dos años presuntamente mintiendo a la ciudadanía, aferrado al sillón, dilatando el proceso, pretendiendo revalidar su cargo al contraponer los votos de los ciudadanos a las decisiones de los jueces. Su dimisión se ha producido a regañadientes pues por la mañana había hecho saber que se declaraba culpable, pagaba la multa, se ahorraba el juicio y seguía de presidente de la Generalitat. Es decir, ha dimitido porque no le quedaba más remedio y en contra de su voluntad.

¿Qué tiene eso de ejemplar?

Por supuesto, nada. De lo que se trata es de valerse de ella para pedir en justa compensación que dimita Rubalcaba por el caso Faisán en el que no está imputado. No se va a reconocer que la dimisión de Camps es ignominiosa porque se pierden puntos dialécticos. Igualmente, pedir la dimisión de Rubalcaba es absurdo pero eso tampoco importa ya que lo que se busca es hacer a un lado el tema Camps (que es tema Gürtel) y poner en su lugar el Faisán. Lo que se busca es condicionar el tema del debate público.

Pero para eso hace falta tener algo más noble, menos infame que ese caso en el que se pretende procesar por colaboración con banda armada a los policías que llevan toda la vida luchando contra ETA y casi han conseguido vencerla. El asunto es tan indignante para todo el mundo que el PP se ve obligado a recurrir a la demagogia para disimularlo y así Sáez de Santamaría pide a Rubalcaba que dimita y no se esconda tras los policías, que el fondo cumplían con su deber. Cuando es el mismo PP el que los ha denunciado.

No, así no se condiciona debate público alguno ni puede ocultarse el caso Gürtel. Además, ni siquiera cabe recurrir a esa inmoralidad tan frecuente de decir que, bueno, la Comunidad valenciana está impregnada de Gürtel pero véase qué prosperidad deja Camps. No es así: la Comunidad valenciana tiene medio millón de parados y la mayor deuda de las Comunidades Autónomas y la prestación de servicios sanitarios y educativos es muy deficiente. ¿Cómo no va a hablarse de la Gürtel? Hay que averiguar quién se lucró con la visita del Papa y en cuánto, quién y en cuánto por las contratas de basuras, la calificaciones, recalificaciones, licitaciones; a cuánto ascendían los porcentajes y corretajes de las múltiples actividades económicas de la Generalitat, las concesiones, las adjudicaciones, las subvenciones; qué parte de esos fondos defraudados al erario público ha ido presuntamente a financiar ilegalmente al PP y qué mordidas ha sufrido por el camino.

La Gürtel ha entrado en la etapa del espectáculo y, frente a éste, lo del Faisán es demasiado ruin.

(La imagen es una foto de ppcv, bajo licencia de Creative Commons).

Un puente de 2.500 años

Pues es una peliculaza esta de Hu Mei sobre Confucio. Magníficamente hecha e interpretada, con una banda sonora estupenda y una fotografía que cautiva el ánimo; unos planos generales de montañas brumosas, primaveras relucientes, colosales fortalezas, murallas interminables, llanuras hormigueantes de guerreros a caballo todo tan bello que no sabe uno a qué atender más si a la historia que se narra o a sus escenarios.

La historia, la trama, es la vida del maestro que éste recuerda en flash back al comienzo de la peli, ya muy viejo en su Lu natal, de regreso de los largos años de peregrinar como exiliado. Es poco lo que se sabe de Confucio y lo poco que se sabe está trufado de leyenda, pero queda estupendamente reflejado en la obra. Arranca el relato con Confucio de ministro de Justicia de Lu, posteriormente ministro del Interior, especie de valido del emperador. Los conflictos y guerras continuas en la época de los Estados combatientes, que se reflejan en Los anales de primavera y otoño y en las que su supuesto autor se involucra con la intención de someter a los nobles rebeldes a la autoridad del emperador, acaban con su posición privilegiada. Cae Confucio en desgracia y ha de exiliarse, peregrino junto con sus discípulos por los Estados y las tierras de la China.

Lo más interesante de esta historia es que casi todas les peripecias que narra son parábolas de las enseñanzas del maestro como las recogieron sus discípulos en Las analectas: el respeto por los rituales y la flexibilidad para renunciar a los injustos o inhumanos aunque sean tradicionales; la regla de oro de toda moral, pasada, presente y futura de que no hagamos a los demás lo que no queremos que nos hagan a nosotros; el juego profuso de las tres virtudes, sabiduría, benevolencia y valor; el fin del Gobierno es la felicidad del pueblo; la felicidad del pueblo viene de un gobierno cívico, pacífico y armonioso; la vida no tiene precio y todos los seres humanos tienen derecho a ella; hay que amar al prójimo aunque, lógicamente más a los de la propia familia que a los vecinos, más a los vecinos que a los conciudadanos, más a los conciudadanos que a los connacionales, etc; la base de todo es la familia, cosa que el sabio demuestra abandonando la suya cuando parte al exilio acompañado por sus discípulos. Tengo la impresión de que Confucio es la suma de la sabiduría moral patriarcal. El conflicto de género viene de antiguo. Las dos únicas mujeres que tienen alguna relevancia en la historia son la sumisa esposa y la taimada concubina pero que obliga a decir a Confucio algo que hubiera podido decir San Antonio y se hubiera ahorrado tormentos, de esos que encantan a la Iglesia.

Salvando ese escollo, si no es un prurito de Palinuro, este biopic se diferencia de los gringos y los occidentales en general en que refleja un complejo proceso de aprendizaje moral en todas las circunstancias y momentos de la vida, mientras que aquellos suelen ser gestas cantadas con un único Leit Motiv, normalmente la venganza, aunque también el amor, la ambición o la liberación. Pero todos de uno en uno, con lo que los caracteres suelen ser unidimensionales. En la peli, como en la vida del maestro, los personajes son polifacéticos, cambian, como cambian los sentimientos y los motivos, la ambición, el poder, la envidia, la cobardía, la nobleza, la traición y muchos más, todos mezclados en esa infinita confusión (el caos de los Reinos combatientes) que es la vida humana que el sabio debe vivir en perpetua busca de la verdad. En esa busca necesita un camino, el que se desgrana en Las Analectas que han influido en el resto del mundo, muy especialmente en el cristiano. Cristo puede verse como una especie de Confucio menos letrado (a pesar del episodio de los doctores del Templo) y proveniente del pueblo con lo que sus conflictos con el poder son siempre del lado de los oprimidos mientras que los de Confucio son de los dos lados, muchas veces en lucha interna.

Esa lucha interna puede llegar a ser tan intensa que el sabio crea haber perdido el camino, la verdad. La peli construye el legendario encuentro entre Confucio y Lao-tse que es harto improbable (por eso el director lo pone en las nubes) dado que del fundador del taoísmo se sabe aun menos que de Confucio. El Tao te King puede considerarse el pago que dejó Lao-tse en la aduana entre esta vida y el más allá en el que parece haberse perdido. Pero sea o no cierto el encuentro, sirve para reconciliar el taoísmo con el confucianismo pues comparten el Tao, el camino, la verdad, la vida. Justamente lo que decía después Jesucristo, que él era el camino, la verdad y la vida.

En términos actuales puede verse a Confucio como el intelectual que tiene el oído del Príncipe hasta que deja de tenerlo. En ese momento en que el caído en desgracia piensa en vengarse, relumbra la máxima fundamental del confucianismo: el sabio es un caballero dispuesto siempre a poner los principios por encima de sus intereses. Algo así como lo de Tomás Moro pero en más refinado.

jueves, 21 de julio de 2011

El final de la escapada.

Con algo de retraso sobre lo que había vaticinado Palinuro, un incorregible optimista, el cadáver ionesquiano de la Gürtel que ocupa todo el escenario, ha devorado ya su primera víctima, Camps, el triunfador de las recientes elecciones autonómicas. Definitivamente demostrado: las mayorías electorales no sirven de nada ante los tribunales de justicia. El intento populista de tapar la boca de los jueces con puñados de votos ha fracasado. Tomen nota quienes estén tentados de seguir tan desatinado ejemplo. El Estado de derecho funciona.

A propósito, enhorabuena a Ángel Luna, portavoz parlamentario del PSOE en la Comunidad valenciana quien, a causa de su rectitud y sentido del deber, fue el primero en comparecer como denunciado ante la justicia. Una situación absurda provocada por las mañas leguleyas de quienes, no pudiendo defender la justicia de su causa, recurren a triquiñuelas para enredar los asuntos y obstaculizar los procedimientos. Luna es un hombre honrado y cabal y Camps, por lo que parece, no. No todos los políticos son iguales, aunque esté de moda decirlo. De moda y en interés de algunos, singularmente de los políticos corruptos.

Pero Camps no sería Camps si, incluso en momentos cruciales para él, no optara por la decisión más delirante. Dimite de la presidencia de la Generalitat y la del PP de la Comunidad Autónoma, dice, como sacrificio que hace para coadyuvar a que Rajoy sea el próximo presidente del gobierno español. Pero no acepta los cargos, como han hecho ya dos de los cuatro imputados en esta escaramuza procesal de la Gürtel, con lo cual tendrá que sentarse en el banquillo de todas formas en el mes de octubre, más o menos, en precampaña, quizá campaña electoral. Él seguirá siendo Camps y la Gürtel volverá a ocupar todo el escenario. Si eso es coadyuvar a que Rajoy gane las elecciones, ¿qué haría este hombre si quisiera que las perdiese?

La decisión de Camps es tan absurda como todo lo que ha hecho en su condición de presidente, pero ahora es más visible porque todas las miradas del país están puestas en él. Ahora empieza a percatarse la opinión de que un individuo que hace cosas absurdas, disparatadas, quizá no esté del todo bien de los nervios, por decirlo con delicadeza. El mero hecho de la dimisión, tan contrario a la acrisolada doctrina numantina del "aquí no dimite nadie", supone un descalabro político de primer orden. Sobre todo porque se produce al cabo de una mañana, probablemente de antología en los órganos superiores del PP, en la que trascendió que Camps pensaba declararse culpable, pagar la multa y seguir como presidente de la Generalitat bajo la advocación de San Vicente Mártir, patrón de Valencia, con quien ha empezado a indentificarse al decir que se ha "sacrificado" como la víctima propiciatoria del temible dios de las elecciones. Pasar luego de querer declararse culpable a sostener a voz en grito su inocencia en tres cuartos de hora indica claramente que hay algo en las constantes psicológicas o caracteriológicas del personaje que no funciona bien y, de paso, que la supuesta astucia procesal de ese pintoresco muñidor que es Federico Trillo recuerda mucho las habilidades del inspector Clouseau.

Si es inocente, ¿por qué dimite? Para un inocente, comparecer ante la justicia cuanto antes es una garantía: prueba su inocencia y vuelve al tajo sin mayor quebranto. Cabría pensar que se ha tratado de un arrebato según el cual ha dimitido porque está harto del acoso a que lo han sometido quienes quieren verlo una madrugada boca abajo en una cuneta, pero la justa indignación lo lleva a proclamarse inocente. El problema es que no es un impromptu sino una situación que dura ya dos años en la que, desde el comienzo, se acusó a Camps de recibir trajes de regalo de una trama corrupta y durante dos años Camps lo ha negado, afirmando que se los paga, afirmando asimismo que arde en deseos de demostrarlo ante los tribunales pero dilatando cuanto ha podido el proceso y negándose a declarar cuando se le invitó a ello ante un juez. Dos años mintiendo es más de lo que una carrera política puede aguantar. Incluso en España, en donde se dan casos pintorescos, como el de un Jesús Gil, alcalde o un Ruiz Mateos, eurodiputado. Claro que en otros lugares tienen a un Berlusconi de presidente del Consejo de ministros; pero ese es otro tema.

Así que Camps dimite para ayudar a Rajoy y lo primero que hace es garantizar que se dé aquello que el mismo Rajoy trataba de evitar a toda costa: que se celebre la vista oral pública por presunto cohecho impropio contra el dimisionario en periodo electoralmente sensible. Porque si Camps cree que hay alguna diferencia entre un juicio a un presidente y un juicio a un expresidente por lo que hizo durante su presidencia es que no se entera. En cuanto comparezca ante el jurado, será primera de todos los periódicos y las televisiones abrirán con él; como sucederá cuando haya sentencia. De forma que con esta decisión de "me voy pero me quedo" Camps ha acabado de liarla y ha conseguido que haya no una sino dos condenas, la de ayer con la dimisión en lo político y la que recaiga con las decisión de la justicia en lo jurídico. No hay duda, un acierto al estilo Camps.

Entre otras cosas conviene no olvidar que este asunto de los trajes es la punta del iceberg, el aperitivo de un supuesto gran baile de los corruptos. Aún queda por salir a la luz el mundo de presunta corrupción que está escondido en la Gürtel y uno de cuyos centros más importantes radicaba en Valencia donde se supone que se han perpetrado delitos hasta con la visita de Su Santidad hace unos años. Quien crea que la devoción religiosa es un antídoto contra la corrupción va listo. ¡Con decir que al presunto mando político de este desaguisado lo llamaban el curita!

Sí será mejor olvidar las declaraciones de sus compañeros de partido que sostenían la inocencia del maltratado presidente quien a las 14:00 horas mandaba decir que reconocería su culpabilidad como habían hecho dos de los cuatro imputados. ¿Puede un inocente ser culpable? Sólo por la misma vía por la que María es madre y virgen al mismo tiempo, esto es, por intercesión divina. De no ser así, la situación resultaba surrealista el modo del célebre esto no es una pipa de Magritte. Y conste que me niego a recurrir a la comparación fácil de Camps con un cadáver exquisito porque cadáver, desde luego, pero exquisito... Si fuera cursi sería otra cosa.

En fin, Rajoy tiene todo el verano para convencer a Camps de que se declare culpable en pro del triunfo electoral. Y lo mismo a Costa, lo cual es aun más difícil porque éste está imputado en el sumario de la Gürtel, cosa que no sucede con Camps, y no es muy recomendable presentarse en una causa viniendo ya condenado de otra. Duro trabajo el de Rajoy. La Gürtel no da tregua. Una supuesta trama de delincuencia organizada para el saqueo de las arcas públicas en beneficio de unos cuantos empresarios y una serie de cargos públicos del PP corruptos que afecta a la estructura misma de ciertas administraciones. Querer gobernar España teniendo en casa ese pandemonium es realmente curioso.

miércoles, 20 de julio de 2011

La dimisión del corrupto.

Camps no dimite porque sea un sacrificado por el bien del partido, ni porque haya una campaña contra él, ni porque no quiera fastidiar las elecciones a Rajoy, ni porque esté injustamente procesado en un procedimiento en el que no haya pruebas contra él. Nada de eso.

Camps dimite porque es un mentiroso, un presunto corrupto y un supuesto delincuente y porque lo han pillado y no puede evitarlo. Se ha aferrado al cargo como una lapa y se ha ido cuando no le queda más remedio. Lo demás son cuentos chinos de este pájaro.

Un pájaro que ha pasado los últimos dos años negándose a hablar, a contestar a las preguntas de la prensa, criminalizando a la oposición, injuriando al Gobierno del Estado, amenazando y mintiendo. El paradigma de un indeseable en el gobierno de una comunidad en el que, como se verá cuando se substancien los procesos de la Gürtel, parece haber estado al frente de una trama organizada de delincuentes que se enriquecían saqueando las arcas públicas, defraudando a todo el mundo, engañando, malversando e impidiendo que hubiera el mínimo control sobre sus fechorías.

Ahora sólo falta que lo acompañen en el camino de la ignominia todos los corruptos que estaban por debajo de él en Valencia y los que están por encima de él en el Estado, todos los cuales son un buen puñado de cargos del PP.

(La imagen es una foto de ppcv, bajo licencia de Creative Commons).

Estos nunca saben nada

Contritos, cabizbajos, consternados aparecieron ayer los dos magnates de la prensa, padre e hijo, ante la comisión de la Cámara de los Comunes. Rupert Murdoch, uno de los hombres más poderosos del planeta, dueño de cabeceras locales, como el New York Post, influyentes, como el Wall Street Journal, o amarillas, como el News of the World, lanzó varias jeremiadas afirmando que era el día más amargo de su existencia, que estaba avergonzado, etc, etc. En mi opinión todo es falso, una argucia procesal. Trata Murdoch de levantar esa extraña simpatía espontánea que despiertan los triunfadores, los millonarios cuando se ven en apuros, normalmente por comportamientos reprochables o directamente delictivos. Esa simpatía que lleva a la gente aplaudir a Ortega Cano quien conducía borracho, se saltó el límite de velocidad y causó la muerte de un semejante del que nadie se acuerda.

Las actividades a que se dedicó News International en Inglaterra durante años pinchando teléfonos, sobornando policías, espiando informaciones de las fuerzas de seguridad deben de haber sido tan generalizadas y permanentes que los dos millonarios han tenido que cantar la palinodia. Pero no porque estén arrepentidos del tipo de periodismo terrorista que han estado haciendo, sino porque los han pillado.

Porque News Corporation, la rama americana del imperio, hacía lo mismo y hay miles de presuntas víctimas: viudas de militares del Irak, parientes de las víctimas del 11-S. Todo para alimentar un periodismo amarillo, sensacionalista, hecho de infamias, de injerencias criminales en la vida íntima de las personas, creando así un clima de temor y hasta de terror entre las personalidades que podían ser objeto de una escucha ilegal, desde los príncipes hasta una niña asesinada hace años. Esa bestialidad, esa falta de escrúpulos que convierte la vida pública en un lodazal de injurias y hasta calumnias es el caldo de cultivo en que surge el periodismo agresivo de la derecha, materializado, cómo no, en una cadena televisiva, Fox, propiedad del mismo Murdoch, dedicada a dar voz al estremismo derechista del Tea Party, a atizar el odio y la xenofobia.

Pues bien, estos dos magnates depredadores no sabían nada de lo que estaba pasando bajo sus narices; tienen a su responsable en los EEUU detenido y su segunda en Inglaterra, Rebekah Brooks, tras breve detención, ha dimitido de sus cargos; han cerrado de la noche a la mañana el próspero News of the World, pero ellos no sabían lo que estaba pasando. Y eso que en 2007 ya hubo gente, un redactor del periódico, juzgada y condenada por escuchas ilegales. Pero ellos no sabían nada. Las decisiones se tomaban, estallaba un escándalo tras otro, se arruinaba la vida de la gente, se atentaba contra su honor, se difamaba. Pero ellos no sabían nada. Los responsables son sus subordinados. Ya veremos en qué queda el asunto cuando se abra el correspondiente proceso judicial y los Murdoch tengan que explicarse frente a las declaraciones de los demás. En todo caso, ellos no sabían nada.

Como Aznar, miembro del Consejo asesor de News Corporation, que se enfrenta a una querella criminal en los EEUU. Tampoco sabía nada. Seguro que nadie en ese consejo sabía nada. Niguno preguntó alguna vez cómo se conseguían los scoops, las exclusivas que garantizaban altas tiradas del NoW. Claro que en esto de no saber, Aznar es campeón, casi como si fuera el discípulo aventajado del filósofo español del XVI/XVII, Francisco Sánchez, un pirrónico radical que sostenía que nada se sabe. Sánchez lo dice en sentido filosófico; Aznar en uno pragmático, que también es filosófico. Sánchez no sabe porque no llega a conocer las cosas. Aznar porque no quiere conocerlas, que es distinto.

El hoy presidente de honor del PP metió España en una guerra criminal en la que ha habido decenas, quizá centenares de miles de muertos. Y lo hizo pretextando que el país atacado y devastado almacenaba unas misteriosas armas de destrucción masiva que él sabía eran tan existentes como el Santo Grial. Y hasta es posible que por no saber, el hombre ni siquiera supiese qué forma tenían, al igual que pasaba con el Santo Grial; y obviamente nadie se molestó en decírselo.

Luego resultó que, como todo el mundo menos Aznar sabía, las dichosas armas no existían. Pero Aznar no sabía nada. Como los Murdoch. Como él mismo con el atentado de Atocha: no sabía que no había sido ETA. Sin embargo, todos sabían. ¿Cómo no iban a saber si era del dominio público? Murdoch dice que no sabía pero ya tenía un reportero condenado por escuchas ilegales. Aznar no sabía lo de las armas pero pedía a la gente que lo creyera mirándole a los ojos, igual que no sabía lo de ETA pero su gobierno pedía a los embajadores españoles que dijeran que había sido ETA.

¿Que no sabían? Todos estos saben siempre perfectamente lo que hacen: beneficiarse, enriquecerse a costa de lo que sea o de quien sea.

(La primera imagen es una foto de World Economic Forum; la segunda es una foto de Pontifici Universidad Católica de Chile, ambas bajo licencia de Creative Commons).