lunes, 31 de agosto de 2009

Palinuro entrevista a Esperanza Aguirre.

Con el desmayo propio del retorno de las vacaciones Palinuro pensó que fuera bueno poner una nota de color en el sombrío panorama público hispano, razón por la cual, pidió audiencia a doña Esperanza Aguirre para hacerle una entrevista, a lo que ella contestó a través de no sé qué delegado que estaba encantada con la idea. Y así fue. Me recibió en un despacho de la sede de la Comunidad Autónoma de Madrid, sita en la Puerta del Sol y que para los de mi generación será siempre la DGS, la "degeese", la Dirección General de Seguridad, un antro en donde se torturaba a la gente, se propinaban palizas... y se obligaba a asistir a misa los festivos y fiestas de guardar. Nada más verme entrar por la puerta me espeta:

Esperanza Aguirre: ¡hola, majete! ¿Vienes a ver si te espíamos un rato?

Palinuro: espero que no, aunque en este edificio he visto yo cosas mucho peores que espiar.

EA: ¡ah, el franquismo! ¡Cómo echáis de menos el franquismo los progres!

P: seremos retroprogres.

EA: tú lo has dicho.

P: vayamos a lo nuestro doña Esperanza, aquí ¿se espía o no?

EA: ¿entre los sociatas? No te quepa duda.

P: no, no, ¿hay espionaje del PP desde la Comunidad de Madrid a gente del PP?

EA: y ¿qué quieres que haga, alma de cántaro? ¿que te diga que sí, que espiamos a tutiplén? Yo no sé nada de espionajes salvo los que sufro del PSOE.

P: ¿cómo lleva la trama Gürtel?

EA: ¿trama? ¿qué trama?¿La del PSOE en contra de la oposición?

P: No, no, no, quiero decir la red de presuntos delincuentes relacionados entre sí, muchos de los cuales están directa o indirectamente asesorados por Vd.

EA: no sé nada de eso. Sólo sé que el PSOE es la corrupción institucionalizada.

P: pero, vamos a ver, doña Esperanza, aquí hay un procedimiento judicial en relación con unos presuntos delitos cometidos por miembros del PP en diversos cargos y lugares de trabajo muy relacionados con Vd.

EA: No conozco militantes del PP condenados por corrupción; del PSOE mogollón, majete, mogollón.

P: dicen, doña Esperanza, que tiene Vd- un talante autoritario.

EA: eso lo dicen los herederos de las chekas.

P: autoritario, arbitrario y contrario al tono moral normal en estos casos.

EA: ¡ja! la superioridad moral de la izquierda. Me río yo de eso...

P: ¿sigue Vd. pensando en que Rajoy perderá las elecciones de 2012; incluso abriga la esperanza de que dimita antes, para presentarse a la presidencia del PP?

EA: estos del PSOE no son ni oposición si quiera. Nunca se sabe lo que quieren.

P: ¿qué opinión le merece el comportamiento de Ruiz Gallardón que tiene sus mismas ambiciones?

EA: Y no hablemos de la oposición que montan los liberados sindicales en los actos públicos.

P: y ¿qué puede contarme de Fundescam? ¿Podremos conocer alguna vez las cuentas de esta fundación y saber si financió o no la campaña electoral de su partido?

EA: los jueces, para eso están los jueces. Son los jueces quienes declararon que el PSOE se financiaba ilegalmente a través de Filesa, Malesa y Time Export. Y no tengo más conocimientos de financiaciones ilegales.

P: ¿es verdad que pretende Vd. privatizar el aire que respiran los madrileños?

EA: la Comunidad de Madrid, que me honro en presidir es un territorio dinámico, a la cabeza del desarrollo tecnológico del país, el que menos desempleo genera y con una relación flexible entre la iniciativa privada y las acciones públicas, como corresponde a un gobierno liberal.

P: justamente de eso quería también hablar. Parece que el vicepresidente de su gobierno acostumbra a adjudicar contratos y negocios suculentos siguiendo criterios de amiguismo y nepotismo.

EA: y esa condición liberal que te explico, basada en la libre competencia en el mercado, único criterio racional de adjudicación de recursos es la que nos permite funcionar y generar riqueza a pesar de que este Gobierno de radicalkes esté maltratando a Madrid presupuestariamente en comparación con regiones privilegiadas como Cataluña.

P: está claro que no va Vd. a contestar a una sola de mis preguntas.

ES: ni tú a las mías. majete.

(La imagen es una foto de Chesi - Fotos CC, bajo licencia de Creative Commons).

Japón: "Seiken Kotai".

Es el lema de la campaña de Jukio Hatoyama: "cambio de gobierno". Y punto. No hace falta más. La victoria de los demócratas era lo que se podía esperar después de medio siglo del Partido Liberal Democrático (PLD), gobernante desde 1955 (excepto unos meses entre 1993 y 1994), con un sistema político basado en el caciquismo y el clientelismo y una cultura política que los occidentales consideran connivente con la corrupción, aunque los japoneses lo ven de otra manera puesto que manifiesta aspectos tradicionales de su modo de ser. Esos más de 50 años del PLD vieron más de treinta de crecimiento y desarrollo galopantes que convirtieron al Japon en la segunda economía del mundo pero también han visto el estancamiento desde la crisis de 1992-1993, lo cual ha producido un hartazgo en la opinión que ya no quiere más PLD pero sigue queriendo un partido dominante y se pronuncia con una mayoría asombrosa por el recambio. La victoria de Hakoyama tiene además la virtud de ser la prueba de que la democracia japonesa funciona con un "primer cambio", esto es una especie de reválida mediante la alternancia en el poder por primera vez en la historia. Desde este punto de vista y hasta ahora mismo, el Japón sólo era una semidemocracia, quedando pendiente su consolidación con una alternancia real y efectiva.

El PD barre al PLD mediante una batería de propuestas, pero sin cuestionar los rasgos esenciales del sistema político. En general la izquierda japonesa es moderada. Lo es el Partido Socialista Japonés y el mismo Partido Comunista que plantea la conveniencia de llegar al socialismo a través del capitalismo y sin revolución. De hecho, el PD, creado hace algo más de once años con una suma de elementos desafectos del PLD, otros socialdemócratas y partidos pequeños, no presenta una opción claramente contraria a la experiencia del PLD porque es tan del sistema como este último.

Por cierto el caso de las elecciones de ayer es interesante también desde el punto de vista de los que estudian qué influye en las decisiones de voto de los ciudadanos, si las ideas debatidas, las propuestas formuladas o la telegenia del candidato. Nadie suponía que Jukio Hatoyama fuera el candidato del PD sino su presidente hasta hace menos de cinco meses, Ichiro Ozawa. Pero Ozawa hubo de dimitir a causa de un escándalo y Hatoyama ganó el puesto de candidato, en pugna con otro para las elecciones en menos de tres meses cada uno y, aunque tres meses puede ser mucho es en verdad poco para los ritmos de una campaña electoral.

Las propuestas del PD son una mezcla de medidas liberales con otras proteccionistas de base socialdemócrata. Tiene que poner coto a la desmedida presencia del Estado en la Economía a través de múltiples planes de rescate que se han venido sucediendo desde la crisis de 1992 desde la cual el Japón no ha levantado cabeza, habiéndose incrementado con motivo de la crisis actual, lo que contribuye mucho al hecho de que sea el país desarrollado con mayor déficit público, equivalente al 130 por ciento del PNB. Pero al tiempo el gobierno del PD tomará medidas de carácter social, como la abolición de los peajes en las autopistas y la gratuidad del sistema educativo. Pretende conservar las pensiones, amenazadas por una estructura demográfica muy desfavorable en un país que no tiene inmigración y garantizar una subvención a los campesinos para atajar el problema de la despoblación del campo. Nadie, sin embargo, aclara de dónde saldrá el dinero para todo esto en el país más endeudado del planeta.

Hay un punto más de interés en el PD en su propuesta de política exterior que, sin cuestionar la alianza fundamental con su vencedor en la segunda guerra mundial, los Estados Unidos, pretende aumentar la autonomía del Japón, sacudirse la tutela de los EEUU de ser posible. Interesante punto para quienes se ocupan de los procesos de globalización y las relaciones internacionales.


(La imagen es una foto de nofrills, bajo licencia de Creative Commons).

domingo, 30 de agosto de 2009

La vuelta.

A todos los efectos de la vida pública nacional mañana, lunes, se habrá producido la vuelta a casa de las vacaciones, avisos de la DGT y número de muertos en las carreteras. Mañana empieza, pues, lo que todos los analistas profetizaron como un "otoño caliente", expresión hecha que debe de estar ya tan vacía de significado como el "soldado valeroso" entre otras cosas porque no recuerdo haber visto empleada la palabra otoño a no ser con el adjetivo de caliente.

Aparentemente así parece que será, a juzgar por el calibre de los primeros intercambios dialécticos entre la oposición y el Gobierno, así como algunos propósitos del último que van a mover mucha polémica como ese de incrementar la presión fiscal a las rentas no provenientes del trabajo, una medida típicamente de izquierda que el Gobierno cree le garantizará el apoyo de los grupos de esa tendencia en la cámara a sus presupuestos y que la derecha combatirá agriamente acusándola, es de suponer, de confiscatoria, pues nada aviva tanto la imaginación poética como que a uno le toquen el bolsillo. Una de las formas de descalificación de la idea de aumentar el gravamen del IRPF era que los ricos apenas tributan por ese concepto. Esa objeción ya no es válida y hay que suponer que una revisión al alza de todas las figuras impositivas de las rentas no salariales contribuya a generar algo más de confianza para salir de la crisis. Basta con pensar en el margen que ofrecen las sociedades SICAV (sociedades de inversión de capital variable), cuyo tipo impositivo es del uno por ciento.

La vuelta a casa vendrá acompañada asimismo de las diatribas del PP a causa de los procedimientos judiciales que se siguen a numerosos militantes suyos, en realidad mutantes de la corrupción; cosa lógica en un partido en el que alguno de sus principales dirigentes dice que "está en política para forrarse".

Eso pasa mucho en política: unos se forran y a otros los forran.

La vuelta no estaría completa sin una discusión muy viva sobre cuestiones religiosas en nuestra sociedad, desde las inmanentes a las trascendentes así como sobre los ámbitos competenciales de las distintas administraciones públicas. En realidad, si bien se mira, tres de las "cuatro cuestiones" de la sociedad que posibilitaron el ataque a la República y que en buena medida siguen si resolverse: social, territorial y religiosa. Falta, por fortuna, la militar.

(La imagen es una foto de C ristian Arriagada, bajo licencia de Creative Commons).

La presencia ausente.

He visto muy pocas necrológicas con motivo de la muerte de don Joaquín Ruiz Giménez y la mayoría se limita a señalar que fue el primer Defensor del Pueblo.Es verdad que lo nombró el PSOE en 1982 con amplio respaldo de la cámara, pero también lo es que Ruiz Giménez fue mucho más en vida que Defensor del Pueblo. En verdad, cabe decir que, cuando el PSOE lo propone para el cargo éste se ve más como una especie de jubilación dorada de un político que había hecho mucho desde los años de la dictadura sin conseguir nunca el merecido reconocimiento. Alguno de sus discípulos en el PSOE, como Gregorio Peces-Barba son quienes más han hecho para lograr algo más de reconocimiento social al político demócrata-cristiano, como nombrarlo doctor honoris causa por la Universidad Carlos III.

Ruiz Giménez fue ministro de Educación Nacional con Franco entre 1951 y 1956. Los acontecimientos de 1956, el primer estallido de la oposición a la dictadura en las universidades, le cuestan el puesto, como le sucedió por las mismas fechas e idéntico motivo al rector de Salamanca, Antonio Tovar. Los dos tomaron a raíz de aquello el rumbo de la oposición a la dictadura. Ruiz Giménez es el que lo llevó más adelante cuando fundó la revista Cuadernos para el diálogo, hoy desaparecida que, en poco tiempo, se convirtió en un centro de oposición democrática en el país y ayudó a la transición. Durante ésta Ruiz Giménez, al frente de su partido, Izquierda democrática, se presentó a las elecciones de 1977 dentro del llamado Equipo Democráta-Cristiano del Estado Español, sin alcanzar mas que una cantidad exigua de votos, lo que forzó su desaparición. Desde entonces vivía apartado de la política.

Lo más interesante de su experiencia, me parece, es su fracaso en la constitución de un partido demócrata-cristiano, que fuera el referente de la derecha democrática, fracaso que nadie había previsto y que, en buena medida, se debió a que la Iglesia católica no secundó la idea. Por qué no lo hizo es todavía materia de especulación. En verdad creo que el país hubiera ganado mucho si el gran partido de la derecha hubiera sido una democracia-cristiana en lugar de estos cavernícolas que viene padeciendo.

sábado, 29 de agosto de 2009

El problema es la comunicación.

Primera conferencia de prensa del presidente del Gobierno a la vuelta de las vacaciones. Rosario de medidas gravosas. Se insinúa que desaparecerá la devolución de los cuatrocientos euros. Igualmente que habrá subidas de impuestos, dice el señor Rodríguez Zapatero, "temporales y limitadas". Vender lo inevitable como un favor es un truco muy viejo que engaña poco. ¿Es que son posibles subidas de impuestos "ilimitadas" y "eternas"? Por otro lado, la verdad está, como siempre, en la letra pequeña. Según la ministra de Hacienda, "todas las figuras impositivas" están en revisión. He aquí el primer límite hecho trizas: todos los impuestos van a revisarse. De limitadas las subidas, nada.

¿Por cuánto tiempo? Segunda incógnita que la impericia del presidente del Gobierno resuelve a favor del PP: hasta que la oposición gane las elecciones dentro de poco más de dos años prometiendo bajarlos.

(La imagen es una foto de guillaumepaumier, bajo licencia de Creative Commons).

Palinuro entrevista a Gerardo Díaz Ferrán.

Roto el diálogo social al comienzo de las vacaciones del verano en una situación confusa en la que cada parte acusa a la otra de haber volcado el tablero, es hora de prepararse para recuperarlo, al menos de acuerdo con los deseos expresos de los participantes en el momento de la ruptura cuando todos auguraban que sería preciso recomenzarlo al inicio del curso. En opinión de Palinuro aquel diálogo social lo rompieron los empresarios que, a causa de la crisis, se sentían en situación de fuerza y en una acción política coordinada con el PP para dificultar la labor del Gobierno. Al enunciar pretensiones inasumibles en el último momento los empresarios sabían que las conversaciones quedarían rotas. Es el momento de averiguar si han reflexionado y están dispuestos a facilitar el acuerdo. Para ello Palinuro se acercó a la sede de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, la gran patronal hispana, presidida por Gerardo Díaz Ferrán, para ver qué se saca en limpio. Díaz Ferrán es hombre afable, con el cutis terso del acostumbrado a los placeres de la buena y abundante mesa, vestido con elegancia, incluso atildado y tiene un modo de razonar franco y abierto que hace las delicias de los entrevistadores. Dice que no quiere fotos porque la función de los empresarios no es aparecer en los medios sino trabajar en silencio y a la sombra por el progreso social. Nada más verme se arranca con una parrafada que da idea de su carácter y que consigno aquí sin dilación:

Díaz Ferrán: la locomotora de la sociedad somos nosotros, le empresarios. Somos nosotros quienes innovamos, creamos empleo, posibilitamos la riqueza. Sin nosotros, la sociedad se paralizaría. ¿Ha leído Vd. la gran novela de Ayn Rand sobre Atlas? Ahí se documenta qué sucede en el mundo en el caso de que los empresarios, los banqueros, los creadores de riqueza, los hombres de acción nos declarásemos en huelga como hacen los trabajadores. Nada funcionaría, esto sería un caos. Así que el gobierno atinado no consiste en ponernos dificultades sino, al contrario, en facilitar nuestra tarea en pro del bien común. No pedimos favoritismos ni gollerías; estamos acostumbrados a fajarnos en el mercado libre y sabemos lo que es eso. Pero tampoco queremos un trato discriminatorio en el que la figura del empresario convenientemente demonizado sea la culpable de todos los males sociales. ¡Hasta ahí podíamos llegar!

Palinuro: bueno, en realidad, en una sociedad compleja como la nuestra todos los actores son importantes y todos contribuyen al bienestar general.

DF: por supuesto pero yo tengo que hablar en pro de mis representados; los demás que lo hagan en el de los suyos.

P: ¿así que la lideresa es "cojonuda" pero el presidente del Gobierno es el problema?

DF: como sabe, fue un lapsus por culpa de un micrófono traidor.

P: pero dicho se está. Permítame que insista: ¿por qué es "cojonuda" Esperanza Aguirre?

DF: es evidente, ¿no? Es una liberal convencida. El liberalismo es una filosofía propia de empresarios: iniciativa individual, no intervención pública, flexibilidad de las relaciones laborales. Aguirre es un espíritu moderno que entiende la sociedad democrática de libre mercado.

P: mientras que Rodríguez Zapatero es un problema porque no entiende el asunto del mismo modo.

DF: exactamente; es un intervencionista en función de sus esquemas teóricos que pueden ser muy bellos (yo no les encuentro gracia alguna) pero irrealizables.

P: y como es "cojonuda" Vd. personalmente subvencionó su campaña electoral a la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM) con casi 250.000 euros.

DF: ¿y? Las donaciones son legales.

P: bueno, se hizo a través de una misteriosa fundación de la CAM, Fundescam, de la que nadie parece tener mucha idea y cuya documentación no es pública. Ya se ha presentado una solicitud de que la dicha Fundación haga públicos sus archivos.

DF: y eso, ¿qué tiene que ver conmigo y con la CEOE?

P: hombre, es el caso que sus empresas de Vd. empezaron a acceder a contrataciones y adjudicacioes públicas de la CAM que generan abundantes beneficios. Podría pensarse que aquellos donativos no eran desinteresados en absoluto.

DF: claro, jajaja, desinteresado en esta vida hay muy poco. Quizá la madre Teresa de Calcuta que en el cielo esté...

P: de forma que ¿está Vd. reconociendo que hay una relación entre sus donativos y el hecho de acceder a las licitaciones de la CAM?

DF: no, oiga, no; no reconozco nada y menos en estos tiempos de "Gürtel", jaja. Pero vivimos en una sociedad abierta en la que tenemos derecho a manifestar nuestras preferencias y a participar en las oportunidades públicas en condiciones de legalidad e igualdad.

P: la sociedad será muy abierta pero sus opiniones verdaderas sólo son conocidas cuando un micrófono lo traiciona a Vd. y sus donativos se hacen por vías cuasi secretas y sólo se sabe de ellos gracias a las labores de investigación de los periodistas.

DF: las opiniones personales son opiniones personales y están amparadas por el derecho a la intimidad y los donativos deben hacerse con el espíritu cristiano de que tu mano izquierda no se entere de lo que hace la derecha.

P: eso es la caridad; no se refiere a millones en donativos a partidos políticos.

DF: es únicamente una diferencia cuantitativa.

P: por cierto, veo en su página personal de Wikipedia que tiene Vd. lo que también caritativamente aparece como "estudios de ingeniera técnica industrial". Deduzco que carece Vd. de titulación académica.

DF: exactamente.

P: y ¿de dónde le viene a Vd. la costumbre de generalizar y argumentar sobre cuestiones sociales de ámbito teórico?

DF: de la experiencia, que es la madre de la ciencia. Conozco a la gente, a mis paisanos, sé el terreno que piso y amplío a nuevos horizontes siempre que puedo. Es riqueza para mi país.

P: sin duda. Y abordando ahora el diálogo social, ¿reconoce Vd. haberlo roto en connivencia con el PP?

DF: en absoluto, en absoluto. No hay nada de eso.

P: sin embargo, sus posiciones fueron maximalistas y contribuyeron decisivamente a la ruptura. Y luego ha seguido Vd. caldeando el ambiente.

DF: ¿cómo? Indíqueme cómo y la hablaré de la medida.

P: quiere Vd. bajar los salarios un 1 por ciento.

DF: los costes salariales son muy altos en España y lastran la actividad empresarial.

P: esa es una visión subjetiva. Pregunte a los trabajadores. ¿Por qué no pide que desciendan los beneficios empresariales?

DF: jajaja, muy bueno. Sería contradictorio, ¿no? Además, ya se encarga el exceso de normativa intervencionista de hacerlo por nosotros.

P: además, quiere bajar las cotizaciones a la Seguridad Social.

DF: por supuesto; también son muy altas. Si fueran más bajas, los empresarios contrataríamos más mano de obra.

P: ese argumento es inaceptable. Como su pretensión de abaratar los despidos.

DF: ¿por qué es inaceptable? El despido en España es carísimo. Si se abaratara (y, ojo, que yo no pido despido libre como dicen los medios para fastidiar) habría más contratos de trabajo, más empleo.

P: ¿y no ve Vd. por qué es inaceptable? Si el salario fuera cero euros y el despido gratuito, un solo empresario, yo mismo que me haría empresario, contrataría a toda la mano de obra disponible. Pero eso no es contrato de trabajo sino relación de esclavitud.

DF: veo que es Vd. un radical.

P: eso mismo dice la "cojonuda" lideresa para quien son radicales todos los que no acepten su rígido neoliberalismo, doctrina en la que coinciden Vds. dos. Como se prueba también oyéndolos hablar de la función pública.

DF: no lo sé. Sólo sé que en España sobran funcionarios.

P: es una forma de pedir que baje el gasto público pero que trata de disfrazarse de una petición que encuentra fácil acomodo en los prejuicios nacionales. A la vista de los datos está demostrado que en España hay menos funcionarios que en la media de la UE.

DF: ya se sabe que todo depende de lo que se llame "funcionario". Mi propuesta es recortar el sector público tanto en gastos de personal como en gasto corriente. Hay que ahorrar.

P: para poner luego los ahorros a disposición de los empresarios.

P: naturalmente, es la dialéctica entre la empresa y la banca.

P: ¿qué relación hay entre Vd. y la banca?

DF: toda, como debe ser en una economía libre y flexible de mercado. Toda menos la comisión de delitos.

P: ¿Y entre Vd. y el PP?

DF: mutuo entendimiento y respeto. Mi voto no se lo voy a contar a Vd.

P: no hace falta. Le agradezco esta conversación.

viernes, 28 de agosto de 2009

Colombia, punta de lanza del imperio.

Por esto quieren los gringos desunidos a los que llaman sus "aliados y amigos", porque siempre encontrarán entre ellos a alguno dispuesto a sacrificar la soberanía de su país en uso de la soberanía de su país. Si Europa no es una sino treinta y tantos países siempre habrá un Aznar o un Blair dispuestos a romper el consenso europeo y seguir a los gringos en sus aventuras militares, guerras de expansión o de rapiña. Si América Latina no es una sino asimismo veintitantos Estados, siempre habrá un Álvaro Uribe dispuesto a allanar el camino a la presencia militar gringa o, como es el caso, en realidad, a aumentarla decisivamente, dado que ya hay cientos de militares estadounidenses destinados en Colombia.

Dice Fidel Castro, ultimamente dedicado a analista político, función en la que tiene buenos y malos momentos, siendo este de los malos, que las nuevas bases estadounidenses en Colombia pretenden acabar con Chávez en Venezuela. Es posible pero sólo como efecto colateral. Lo que pretende el Imperio con la nueva medida es controlar mejor la región militarmente. Varios dirigentes, como Lula da Silva, están inquietos y otros, como Hugo Chávez, están indignados y dan a entender cierta predisposición al uso de la violencia. Baladronadas. La incapacidad de las regiones para unirse políticamente y no sólo las multiculturales como Europa sino también las monoculturales como América Latina, es decir, la incapacidad para hacer lo que sí supieron hacer los Estados Unidos es la única responsable de esta situación de supeditación política y militar que tanto las molesta pero contra la que nada pueden hacer. Las fronteras en América del Sur se deciden en América del Norte igual que, en buena medida, las fronteras en Europa.

La cuestión geopolítica de la presencia militar de los gringos a lo largo y ancho del planeta es asunto curioso, lleno de enseñanzas de psicología colectiva. En Europa, por ejemplo, conviven un difuso antinorteamericanismo en España con un pronorteamericanismo en Italia no menos difuso que el español pero suficiente para que Italia admita las bases yankees que los españoles no quieren. En América Latina el antinorteamericanismo es casi una seña de identidad. Puede decirse que la popularidad y el apoyo de que goza Fidel Castro en el continente no arranca del socialismo de la sociedad cubana ni de su propuesta revolucionaria sino de su cerrado patriotismo y sentido de la independencia nacional frente a la expansión gringa. Esa rebeldía ante los Estados Unidos es la que da a Fidel la estatura heroica con que lo ven los pueblos de la región.

Pero donde hay un Fidel también hay un Álvaro Uribe.


(La imagen es una foto de Piutus, bajo licencia de Creative Commons).

La valkiria Aguirre.

No sé qué tal gobernará, aunque no me haga muchas ilusiones dado el poco tiempo que debe de quedarle tras el que consagra a la prédica pública, la propaganda, la publicidad de su propia persona, a la presencia mediática en una palabra. Comunicación se llama hoy esa obsesión por ocupar todo el escenario y protagonizar toda la función. Y aquí pocede la señora Aguirre como una valkiria en rapidez y decisión. No bienacabadas las vacaciones y puesto el pie en la capital, y probablemente para celebrar tan portentoso acontecimiento, convoca una cabalgata o rueda de prensa antes de que el señor Rajoy acabe de enterarse del estado de la opinión pública, y larga doctrina para acomodarla a su punto de vista. Es algo en lo que tiene reconocida pericia inusitada pues es experta en la técnica derechista de la proyección, consistente no en defenderse de las acusaciones sino en acusar a tu vez de aquello de lo que te acusan a ti. Desglósense los argumentos de la señora Aguirre:

a) El Gobierno de España ha dejado de serlo de España y se ha hecho del PSOE. Aparte de que no convenga confundir el Gobierno con el Estado es curioso recordar que esta afirmación la haga la presidenta de una gobierno regional, el de Madrid, caracterizado no ya por ser un gobierno del PP sino de un sector dentro del PP.

b) Da por sentado que están produciéndose escuchas de cargos del PP por orden del Gobierno. Es obvio que se trata de ocultar el hecho nada baladí a estos efectos de que el único gobierno sospechoso de espiar y en indagación judicial por ello es precisamente el suyo.

c) El Gobierno ha regalado una televisión de pago a un su amigo. Dicho por la señora Aguirre que, entre otros desmanes, cometió el de regalar una única licencia de radio en Madrid a su amigo Federico Jiménez Losantos. La manía proyectiva es una neuropatía que te permite liberarte del sentimiento de culpa atribuyendo a los demás tus barrabasadas.

d) Lo que más molesta a la dueña, muy consciente de la fuerza taumatúrgica de la imagen, es la foto de los dos cargos del PP esposados uno a otro por la mano derecha, lo que los obliga a un caminar torpe, embarazoso y ridículo. Bueno, si son los protocolos de la policía para tratar con presuntos chorizos, bien estará. Porque es de suponer que la señora Aguirre no estará diciendo que, si los presuntos chorizos son del PP, no hay que atenerse a los protocolos y tratarlos en cambio como si fueran presuntos Aga Khanes.

(La imagen es una foto de Roberto García, bajo licencia de Creative Commons).

jueves, 27 de agosto de 2009

Palinuro entrevista al Papa.

Por sugerencia de un amable lector Palinuro se desplazó ayer al Vaticano en procura de una entrevista con el Papa. No es que en el blog se secunden las propuestas de los/as lectores/as. Antes al contrario, uno de los pilares de la acendrada independencia de Palinuro consiste en no seguir las recomendaciones que con frecuencia se le hacen. En este caso, sin embargo, la idea era demasiado buena para ignorarla. Tomé un vuelo barato que me costó cinco euros y me planté a primera hora de la tarde en la audiencia general de Castel Gandolfo. Más tarde, proveniente de la muy leal y católica España, SS me recibió en audiencia privada en compañía de nuestro embajador en la Santa Sede, el insigne Paco Vázquez. Lo llamé por teléfono para movilizarlo y la condición que me puso fue acompañarme en la entrevista, lo que no resultó incómodo ya que no abrió el pico y estuvo levitando todo el tiempo, como en estado de trance. Yo iba dispuesto a todo:

Palinuro: Santidad, dicen que el Vaticano vuelve a las misas en latín y de espaldas a los creyentes.

Benedicto XVI: lo tradicional, la verdad, acaba imponiéndose siempre.

P: pero esto liquida el Concilio Vaticano II.

BXVI: ¿y qué? Los tiempos cambian. En los sesenta el espíritu era otro. ¿Cómo decirlo? Más subversivo. Hoy vivimos tiempos de reencuentro con el Señor a través del retorno de la tradición. Hay que acabar con el espíritu del 68. Es más, me atrevería a decir que el modo de hacerlo es dar cumplimiento a su mandato de glorificación del cambio. Por eso se cambia el Vaticano II.

P: es admirable vuestra sofistería Reverendísimo Padre: cambiar el cambio para volver a lo que había antes no es un cambio, sino una restauración. Por lo demás, en cuanto a la tradición, el problema es que siempre la que se invoca tiene otra tradición detrás a la que ignora; o sea, toda tradición está basada en un acto revolucionario. ¿Por qué la tradición de Trento en lugar de la de Nicea, que es muy anterior? Y a quien diga que vale, que Nicea, que ya está en Trento, cabe objetarle que aun es anterior el cristianismo de las catacumbas.

B XVI: ¿quién entrevista a quién aquí, hijo mío?

P: Disculpad. No puedo dar a la tradición más que un valor cultural, antropológico, nunca gnoseológico.

B XVI: sin embargo hay mucha verdad en la tradición.

P: la verdad sólo es ciencia, razón...

B XVI: la tradición es cristalización de la verdad.

P: sólo la ciencia, Santidad , sólo la ciencia...

B XVI: la Iglesia de hoy no reniega de la ciencia. Al contrario, ha aceptado su método y lo practica. Y además tiene la fe con un tipo de conocimiento también basado en términos empíricos aunque en un campo religioso.

P: claro, Santo Padre, conozco su filosofía que es una especie de averroísmo/tomismo según la doctrina de la "doble verdad" debidamente aggiornata.

B XVI: piú che aggiornata: veo el problema de la verdad en una perspectiva comunicacional. La Iglesia tiene que darse cuenta de que gran parte del éxito de la acción reside en saber comunicarla...

P: pero Santidad, eso es lo que lleva la Iglesia haciendo siempre.

B XVI: veo que tienes vocación, hijo mío y un gran sentido de la ironía. En todo caso, para la Iglesia hoy la verdad está en el proceso mismo de la comunicación

P: la vuelta al latín es para comunicarse mejor, ¿verdad Santo Padre?

B XVI: por supuesto.

P: la gente no entiende lo que oye.

B XVI: para creer no hace falta entender racionalmente. También se entiende con la fe.

P: ¡se me olvidó lo de la doble verdad! ¿También es mejora de la comunicación la condena de la Teología de la Liberación?

B XVI: digamos que es un intento de mejorar la calidad de la comunicación. La busca de Dios no puede sustituirse por nada que no sea Él mismo, llámese Justicia, Libertad, Verdad. o Revolución. Ni puede relativizarse.

P: ni fragmentarse, ¿verdad Santidad?

B XVI: efectivamente, ni fragmentarse. La verdad es toda y es una.

P: ¡Ah, la vieja polémica entre parmenideanos y heracliteanos, entre los cuales me cuento y que, por cierto, hemos ganado de largo! La verdad es algo relativo, fragmentario. Es más: no es; y toda la doctrina católica no pasaría de ser una superchería más o menos amparada, defendida y utilizada por el poder a su servicio.

B XVI: ¿ese sería el cargo ahora mismo? ¿Tener el poder?

P: más o menos. Foucault está en lo cierto: todo es cosa del poder. En el caso de la Iglesia, como las otras instancias de legitimación ideológica, como el saber y hasta la ciencia, todo es cuestión de quién tiene el poder, esto es, quién define las reglas del juego.

B XVI: me parece que te pierdes en tus ergotizaciones. ¿Que tiene esto que ver con lo que estábamos tratando antes?

P: paciencia Santidad, paciencia que no parece virtud que os adorne mucho, como en general a los intelectuales. Es la Iglesia la que define qué es un sacerdote, qué sexo tiene, qué hace con él y con ello excluye a todos los demás que no tengan estas orientaciones. No puede haber mujeres sacerdotisas ni curas gay. Ni pensarlo.

B XVI: lo dices bien: ni pensarlo. No es concebible.

P: no es concebible... ni moral. No es la Iglesia la que puede definir el contenido de mi existencia y mis opciones.

B XVI: el sexo no es una opción; la homosexualidad, tampoco.

P: ¿y qué es? ¿Una enfermedad? No hace falta que contestéis, Santo Padre, es claro que así lo pensáis, aunque no lo digáis, que la homosexualidad es una enfermedad moral.

B XVI: en el fondo, sí, algo parecido. No hay que dejarse influir por el voluble juicio público y saber lo que decíamos al principio: en ausencia de otras guías morales, sígase la de la tradición.

O: ¿Y la pederastia, Santo Padre? ¿También es una enfermedad moral? ¿No es el hundimiento de toda la moral católica? La Iglesia está fundada sobre una roca que es el amor a los niños. Cristo pone siempre a los niños en el principio de todo porque de ellos es el reino de los cielos. "Al que escandalizare a uno de estos pequeñuelos que creen en mí..." (Mt. 18, 6). La pederastia, en que unos escandalizan y otros encubren, Santo Padre, esa sí que es la enfermedad terminal de la Iglesia, la última perversión de la Puta de Roma. Porque quien corrompe a un adulto, corrompe lo corrupto; pero quien corrompe a un niño, corrompe la inocencia en estado puro, repite el mito del paraíso terrenal en el papel de la serpiente, es el diablo mismo y una iglesia cuyos curas son diablos, francamente, no me merece respeto... En fin, no quiero ponerme luterano, Santo Padre. Mi última cuestión hace referencia al aborto y el control de la natalidad.

B XVI: a estas alturas de esta entrevista no vamos a andarnos por las ramas: vade retro en ambas cosas. La posición de la Iglesia en las dos es inequívoca, diamantina, inalterable, depurada por Revelación y la la luz de la razón, permanente, eterna, roca a la que se sujeta el hombre contra los pérfidos vientos de la historia. Respeto absoluto e incondicional a la vida humana desde el momento de la concepción. En cuanto al control de la natalidad, misma actitud. Ningún método es válido salvo los aprobados por la Iglesia, el mejor de los cuales, claro es, es la castidad y la abstención.

P: porque con ellos se gana el cielo. Pero sus palabras sobre el uso de los condones en el África, Santidad, ¿puedo decir que fueron cuando menos excesivamente inmisericordes?

B XVI: en el ínterin, como sabrás hijo querido, el Vaticano ha matizado sabiamente su alcance. No hace falta que te diga que, a fuer de sabia, la Iglesia rectifica cuando es necesario.

P: ¿rectificará también la amenaza de excomunión para quienes practiquen abortos o colaboren con ellos?

B XVI: no está en nuestra mano, pues es una pena prevista.

P: pero, amantísimo padre, toda excomunión es una ex-comunicación. ¿No sosteniáis hace un momento que vuestra doctrina de la verdad es comunicacional?

B XVI: cierto, pero hay penitencias que tienen un valor ejemplificador, para edificación de cristianos y ahí no creo que debamos hacer concesiones. La Iglesia es caritativa pero también es justa y el derecho del nasciturus prevalece sobre toda otra consideración.

P: el del nasciturus. El del nacido ya importa menos, según parece: cabe corromperlo de niño y no pasa nada; cabe enviarlo a una guerra en nombre de no se sabe qué; cabe dejarlo morir de hambre a las puertas de la abundancia, ahogado en algún estrecho o acribillado por bandas de para militares.

B XVI: el siglo es confuso y violento, hijo. Pero la Iglesia no es culpable de ello.

P: muchas gracias por esta conversación, Santo Padre.

(La imagen es una foto de Bairo, bajo licencia de Creative Commons).

A mis amigos/as.

Ya sé que casi todos/as los/as lectores/as de Palinuro son amigos/as míos/as, aunque no estén de acuerdo con algunos o con ninguno de los puntos de vista que se defienden en este blog. Pero en esta ocasión me refiero a los/as amigos/as con los/as que tengo una relación personal, varios/as de los/as cuales me escribieron ayer preguntando qué pasa este año con la habitual fiesta con motivo del cumpleaños de mi hijo Ramón que vélo ahí en una foto de hace cinco meses. Efectivamente, ayer, veintiséis de agosto fue su cuarto cumpleaños y no hubo fiesta porque nos pilla en plena mudanza, imposibilitados de organizar fiesta alguna ya que la casa de la que nos mudamos está manga por hombro y aquella a la que nos mudamos, hombro por manga. No obstante pactamos con él (hoy con los hijos hay que negociarlo todo) y con su hermano Héctor (dos años) que trasladábamos la fiesta a algún día de septiembre aún pendiente de concretar porque es imposible precisar en qué fecha podremos empezar a vivir como burgueses ordenados los que verdaderamente saben organizar y celebrar este tipo de festejos que algunos califican de "entrañables", un término que siempre me ha sonado a casquería probablemente porque tenga una vena sádica que nunca haya querido reconocer. En su momento comunicaremos a los/as amigos/as el día y la hora de la celebración.

Curiosa costumbre ésta de celebrar los aniversarios; es una necesidad muy humana pues el pensamiento, que conoce porque clasifica, se celebra a sí mismo con distintas frecuencias pero repetitivamente, anualmente, también cada cien años, por lo general dependiente del hecho de la menor o mayor lejanía en el tiempo de aquello que se celebra. Pues lo importante es celebrar; aunque sea una desgracia. Llama la atención la decisión catalana reciente de fijar el día nacional catalán el 11 de septiembre (que suena un poco a terrorismo islámico), aniversario de la derrota de los catalanes en 1714, defensores del Archiduque Carlos frente al Borbón Enrique V, el de la Nueva Planta. Quizá de ahí venga la afición de los catalanes por la negociación por la que son tan alabados. En otro casos, ya más lejanos, la celebración es un centenario y hasta a veces, un quinto centenario para el que España estuvo haciendo preparativos como si se aprestase a conquistar América otra vez y han quedado cosas muy adecuadas para el entendimiento común de las dos vertientes del Atlántico, aunque fue una celebración problemática. De entrada estaba prohibido hablar de "descubrimiento" de América ya que ésta había sido "descubierta" por sus habitantes precolombinos. Al tratarlos de "descubiertos" los incorporamos a una visión que los excluye como seres humanos y los trata como algo "distinto". Es un caso de corrección política con la que ya se sabe que Palinuro coincide. Se decidió sustituir Descubrimiento, que tiene las implicaciones que digo por el de "Encuentro" que, a juzgar por cómo se ve hoy día para muchos fue un "encontronazo". Ya veremos cómo se celebra dentro de otros quinientos años y si se celebra en absoluto.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Un ridículo apoteósico.

A este paso no es que el señor Rajoy no llegue a las elecciones de 2012 como candidato a presidente del Gobierno. Es que es posible que no llegue el PP como candidato a formarlo. Ayer la oposición conservadora española hizo el ridículo apoteósico acostumbrado en la Comisión Permanente del Congreso de los Diputados. Pretendía apoyos para su solicitud de comparecencia de la señora Fernández de la Vega y los señores Rubalcaba y Conde Pumpido, vicepresidenta, ministro del Interior y Fiscal General del Estado respectivamente. Se trataba de poner de manifiesto cómo España es un Estado policial en el que el Gobierno persigue ilegalmente a la oposición. Quería que los demás grupos parlamentarios secundaran su petición sin presentar una sola prueba de sus acusaciones. O sea, pretendía organizar el habitual circo de descalificaciones e infundios en el que se gasta el dinero que los españoles destinan al funcionamiento de los órganos representativos.

Conociendo el natural correoso e inasequible al desaliento de la derecha española, esta amarga experiencia de soledad parlamentaria no la hará recapacitar sobre su intención de llevar esta misma fábula a las instituciones de la Unión Europea en donde, por muchas que sean sus afinidades ideológicas con el PPE, no tengo duda de que las reacción de los grupos europarlamentarios será la misma que la de los españoles: negativa a colaborar en una superchería que sólo trata de oscurecer la realidad y desviar la atención de los casos de corrupción que afectan al PP. "Mentiras de distracción masiva" las llamó el señor Gaspar Llamazares en un tropo que es un acierto

Y hay más. Mientras los diputados conservadores trataban de convertir en una decisión en sede parlamentaria su afirmación de que el Gobierno persigue más al PP que a ETA, la policía anunciaba haber descubierto el enésimo zulo de ETA en Francia, agujereada como un queso de gruyère por la santa bárbara etarra, en el que había una ametralladora, que no es un arma de fuego que pueda llevarse en la sobaquera. Las autoridades francesas dicen que es el golpe más importante asestado a ETA desde 2004 y supongo que las autoridades francesas no tienen especial interés en dejar por mentiroso al PP. Además no es necesario. Se ve a la legua.

En segundo lugar se trataba de formular en sede parlamentaria la otra teoría pepera o pepista de que España es hoy un Estado policial porque, al parecer, se han producido escuchas telefónicas ilegales de altos dirigentes del PP. Lo que ayer se difundió fue una escucha perfectament legal pues fue autorizada por un juez y de la que se sigue que los dos interlocutores, cargos públicos del PP en Mallorca, son una pareja de chorizos que actuaban coordinadamente con otros miembros del partido en la organizacón y explotación de una actividad presuntamente delincuente de varios millones de euros a base de facturas falsas y otras actividades ilícitas. Es decir, un ridículo espantoso: el PP no solamente no consigue sus objetivos sino que no puede evitar el conocimiento de una nuevo escándalo de presunto delito cometido por políticos del Gobierno del señor Jaume Matas en la que todos se benefician de la adjudicación y explotación de una obra pública en la que todos también metieron el cazo (los interlocutores hablan de que hubo "mangancia") en lo que parece ya el enésimo caso de delito del PP en la gestión de la cosa pública, considerada como la cueva de Alí-Babá. (La imagen es una foto de Jaumeperellop, bajo licencia de Creative Commons)

Palinuro entrevista a Arnaldo Otegi.

Animado y mucho por los recientes exitazos policiales en la localización de los zulos de ETA en Francia Palinuro decidió pulsar el sentir abertzale entrevistando a su cabeza visible, el señor Arnaldo Otegi. El llamado "Gerry Adams vasco" (hay quien, con cierto despiste, lo llama "Gerry Adams español) cogió él mismo el teléfono y me avisó de que tenía que consultar mi petición con otros militantes pues en la izquierda abertzale todo se hace asambleariamente y no todos los días llama un txakurra pidiendo una entrevista con Otegi. Al final parece que se decidió que el peligro que se corría de que el txakurra tergiversara las palabras de Otegi quedaba compensado por la publicidad que da salir en blog de Palinuro. Me recibió en el hotel Ercilla de Bilbao y hablamos en presencia de tres mendas que no dijeron nunca esta boca es mía pero escucharon cuanto allí se dijo. Otegi estaba tomando un sorbete de limón con cara de niño travieso.

Palinuro: con los últimos golpes a la infraestructura de ETA, ¿sigue Vd. creyendo que no hay solución policial al terrorismo en Euskadi?

Arnaldo Otegi: por supuesto. Hoy más que nunca. ETA se crece en los ataques. Cuanto más la persiguen, tanto más se crece.

P: parece como si fuera una especie de destino, un fatum. El País Vasco es esencialmente conflicto igual que Bangla Desh es zona de monzones.

AO: Euskal Herria vive sojuzgada y transterrada desde hace muchos, muchos años, siglos. El conflicto es inherente a su experiencia histórica en España y Francia.

P: el conflicto es posible. Pero yo me refiero a la actividad de ETA.

AO: ETA es una experiencia intergeneracional. Mientras haya conflicto abierto, cada generación será cantera de reclutamiento para ETA. No es pensable una solución que no tenga esto en cuenta. La única solución, por tanto, es el diálogo político sin condiciones.

P: sin condiciones.

AO: sin condiciones.

P: pero eso no es pensable después de lo que ha sucedido con los tres procesos de negociación. Nadie confía en un cuarto.

A.O.: pues tendrá que haberlo.

P: ¿y si no lo hay?

AO: no contemplamos esa hipótesis.

P: es decir, se trata de una imposición: negociación sí o sí.

AO: yo no lo llamaría imposición, sino pura realidad.

P: la realidad de que una minoría quiera imponer su punto de vista a la mayoría a punta de pistola.

AO: en primer lugar yo no la llamaría minoría; es posible que sea la mayoría que no puede expresarse en libertad. En segundo lugar, no es a punta de pistola. Entre la izquierda abertzale y los de la pistolas no hay contacto alguno, salvas coincidencias ideológicas.

P: eso no es cierto y el nuevo enfoque antiterrorista prueba que el terrorismo es un delito complejo, muy entreverado en la sociedad en el que unos disparan, otros atienden a la intendencia y otros justifican los disparos.

AO: esa es la receta de Garzón: todo es entorno de ETA y apoyo a ella. Y eso es falso. En Batasuna tenemos nuestras ideas y formas de actuación.

P: si tanto dicen Vds. ser diferentes, ¿por qué no condenar la violencia etarra?

AO: esa es la pregunta de las preguntas, ¿verdad? Condenamos todas las violencias, vengan de donde vengan. Pero el nacionalismo español quiere una condena específica de ETA y esa no va a conseguirla.

P: ni Vds. un resultado aceptable del enfrentamiento. Parece entonces que para Vds. es lícito asesinar en nombre de su idea.

AO: cada cual piensa en esto como le parece.

P: pero Vd. en concreto, ¿qué opina?

AO: no se trata de lo que yo opine o no sino de aceptar que hay un conflicto, es político y hay que darle una solución política.

P: ya estamos exactamente en donde estábamos al comienzo.

AO: no es culpa nuestra. Nosotros aportamos fórmulas que los españolistas y los cipayos se obstinan en ignorar.

P: no son fórmulas; son trágalas.

AO: es la realidad de un pueblo en lucha.

P: otra vez con la realidad. La realidad no es pasaporte para nada. También son reales los malos tratos a mujeres y los combatimos.

AO: pero esta es una realidad que sale del alma del pueblo vasco.

P: ¡qué barbaridad! Acaba Vd. de convertir al pueblo que dice defender en un pueblo de asesinos. ¿Se da cuenta de que no tiene ningún margen de maniobra? Mientras ETA exista, Vds. no entrarán de nuevo en las instituciones y todo lo que conseguirán es que éstas estén en manos de nacionalistas españoles.

AO: siempre lo han estado. El PNV es un partido al servicio del nacionalismo español.

P: así no se llegará a entendimiento alguno.

AO: no puede haberlo mientras a Euskal Herria se le nieguen sus derechos.

P: no está claro que "Euskal Herria" tenga derecho alguno pero, aunque así fuera ¿qué le impide defenderlo pacíficamente? ¿No son legales otras organizaciones independentistas que no recurren a la violencia?

AO: cierto, cierto, en la seudodemocracia española nada impide defender todos los puntos de vista. Pero luego no pueden materializarse todos por igual.

P: naturalmente que no; todos no son materializables (entre otras cosas porque son contradictorios), dependerá de su apoyo electoral.

AO: ¿ves? No todos son materializables. La autodeterminación no se reconoce; luego nuestro proyecto no es materializable, aunque tenga mayoría. De ahí la violencia.

P: eso es una falacia. De momento el proyecto independentista no tiene mayoría sino minoría. Para saber qué sucedería si la independencia fuera mayoritaria hay que estar dispuesto a gestionarla pacíficamente mientras es minoritaria. El recurso a la violencia deslegitima toda causa y mientras eso no se acepte habrá violencia para rato.

AO: la habrá. Es lamentable pero la habrá.

(La imagen es una foto de www.ukberri.net, bajo licencia de Creative Commons)

martes, 25 de agosto de 2009

Palinuro entrevista a Mariano Rajoy.

Palinuro, un típico plumífero que lleva su prurito de equidistancia e imparcialidad al exitazo de quedar mal con todo el mundo en partes iguales, sintiendo que no es justo dar una oportunidad al presidente del Gobierno de España y negársela al dirigente de la oposición, que aspira a ocupar su cargo democráticamente, se desplazó ayer a las Rías Baixas, en donde veranea el señor Rajoy, tras apalabrar con él por teléfono la entrevista que saldría hoy. Le dejo la palabra, que sabrá explicarlo mejor que yo:

Encontré a Mariano Rajoy, que acababa de hablar por teléfono con María Dolores de Cospedal, jugando al mus en el parador de Baiona. Rajoy es un hombre abierto, campechano, jovial, a quien se ve más a gusto en un casino de provincias jugando al dominó que entre informes oficiales sobre la gobernación del Estado. Abordamos nuestra conversación sin más preámbulos

Palinuro: ¿Cree Vd. haber consolidado su liderazgo dentro de su partido?

Mariano Rajoy: por supuesto. Nunca estuvo verdaderamente en cuestión.

P: antes del congreso de Valencia, en el que recibió Vd. el apoyo expreso del señor Camps, el de los trajes, hubo algunos amagos concretos de reñirle a Vd. el puesto.

MR: naturalmente. El PP es un partido democrático y hay libertad de presentación de candidaturas. No como otros que desconocen estos procedimientos.

P: será de ahora porque a Vd. lo eligió el señor Aznar a dedo.

MR: yo no lo veo así. Aznar, en su momento, interpretó el sentir general del partido.

P: que era ver a Vd. de presidente. ¿Y qué me dice del señor Rato, sin ir más lejos?

MR: Rato fue un excelente ministro de Hacienda y lo hizo muy bien en el Banco Mundial, pero el elegido fui yo.

P: ¿por qué?

MR: pregúntele a José María Aznar.

P: ¿no quedamos en que éste interpretaba el sentir general del partido?

P: más a mi favor. Mire, yo no soy el señor Aznar y sólo respondo de los asuntos que me incumben.

P: pero muchos dicen que es Vd. una hechura del señor Aznar.

MR: también se dice que el hombre no ha llegado a la luna. ¿Qué quiere que le diga?

P: pues, por ejemplo, ¿cuánto pesa en su defensa del señor Camps el hecho de que éste lo apoyara en el congreso valenciano?

MR: nada. Paco me dio su apoyo incondicional y yo lo defiendo porque ha sido objeto de una infame persecución inquisitorial siendo, como es, un político honrado y un ciudadano ejemplar.

P: ¿como el señor Fabra?

MR: ya que lo dice, pues mire Vd., sí. Son políticos que lo dan todo por sus representados y a los que el PSOE ha sometido a juicio mediático torticeramente.

P: pero el señor Camps recibía regalos de una trama corrupta hoy en proceso judicial indagatorio.

MR: fruslerías.

P: con indicios de cohecho.

MR: perdone pero los tribunales le han dado la razón.

P: los tribunales, no, sino su amigo íntimo, el juez De la Rúa. Un escándalo que probablemente revisará el Supremo.

MR: está por ver, joven. Ninguna de las partes recusó a De la Rúa cuando pudo.

P: pero es que el caso Camps es solamente una parte pequeña de un caso mucho más amplio, con ramificaciones por doquier, de un grado de corrupción en su partido y aledaños nunca antes visto en España.

MR: ¿hay alguien del PP condenado por corrupción? No señor. Sólo hay socialistas en esa situación. Así que apliquemos el principio de presunción de inocencia y esperemos a ver cómo acaba todo. Pero el PSOE lo que quiere es que se hable de esto y por eso ha montado una campaña de persecución y espionaje contra el PP, para que no se hable del desastre que ha organizado en España, con más de cuatro millones de parados y sin ser capaz de sacarnos de la crisis.

P: eso es lo que dicen los socialistas de ustedes: que han fabulado lo de las escuchas para que no se hable del caso Gürtel, del de Palma de Mallorca, etc.

MR: nadie impide que se hable de ellos. Y la actuación de mi partido ha sido ejemplar: si un militante es imputado en una causa penal debe dejar el cargo. Ha ocurrido con Bárcenas, con Merino, con Martín Viejo, con González Panero...

P: ¡el Albonguilla!

MR: sí, bueno, y con otros.

P: pero no con Camps.

MR: Camps es inocente. Lo han dicho los tribunales.

P: vamos a dejarlo. ¿Cómo explica que, a pesar de los casos de corrupción en su partido tenga éste una intención de voto superior al PSOE?

MR: porque la gente no es tonta, tiene sentido común y sabe en dónde está lo importante y en dónde lo anecdótico. Por lo demás, el PSOE es una organización radical que lleva a España a la ruina económica y la ruptura territorial, ocupándose de asuntos que no importan a nadie como la llamada memoria histórica mientras que el PP se centra en lo que verdaderamente interesa a la gente,en los problemas reales de los españoles.

P: ¿No le parece exagerado lo que dice? Su ataque sistemático al señor Rodríguez Zapatero también ha contribuido a crispar la vida política española.

MR: ¿por qué?

MR: dicen que Vd. lo insultaba.

MR: ¿yo? Póngame un ejemplo.

P: le ha llamado Vd. "bobo solemne" entre otras lindezas.

MR: es la normal dialéctica democrática. Ellos también nos llaman corruptos y franquistas.

P: ¿y no lo son? Votan siempre en contra de despojar a Franco de los ridículos honores que se le tributaron durante la dictadura.

MR: no, no, hay que diferenciar. Es que nosotros no queremos que se abran las heridas del pasado, no entendemos la política como el arte de sembrar el odio y la venganza.

P: solamente la mentira, como estuvieron cuatro años sosteniendo que los atentados de Atocha fueron obra de ETA.

MR: oiga, lo creíamos de buena fe. Luego, los tribunales han dicho otra cosa y nosotros acatamos las decisiones de los tribunales. No somos el PSOE protestando a las puertas de la cárcel de Guadalajara.

P: Vd, mismo dijo que tenía "la convicción moral" de que había sido ETA y lo hizo el día de reflexión.

MR: ¿ve como era buena fe? No dije que tuviera pruebas; dije que tenía la "convicción moral". Buena fe.

P: por lo que se ve Vds. nunca tienen pruebas; ni siquiera cuando dicen tenerlas, como en el caso de las escuchas a destacados militantes del PP.

MR: ¿cómo que no? ¿No lee Vd. los periódicos? ¿No ha oído a la señora De Cospedal? ¿No sabe que pensamos recurrir a las instituciones comunitarias en amparo?

P: o sea, las pruebas son que van Vds. a recurrir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos o al Parlamento de la UE.

MR: tergiversa Vd. las cosas. Debe de ser Vd. lector de El País o de Público. Más le valdría leer prensa crítica e independiente, como el ABC, El Mundo, La Razón. Las pruebas están al alcance de todo el mundo, publicadas en la prensa libre: son el grado de deterioro de las instituciones democráticas, sólo comparable al desastre ecónomico que nos ha traído la fabulosa incompetencia del señor Zapatero.

P: otra típica exageración suya: la de decir que en España hay un Estado policial y una deriva dictatorial.

MR: ¡oiga, que no lo decimos nosotros sólo; que lo dice el amigo del PSOE, el señor Cebrián, quien denuncia la práctica autoritaria de gobernar por decreto!

P: en cuanto a la ruina económica, ¿de dónde saca que pueden Vds. resolver los problemas de la crisis mejor que el PSOE?

MR: ¿no ha leído Vd. el último libro de Aznar acerca de cómo sacar a España de la crisis?

P: sí, lo he leído y me parece un recetario de charlatán para tontos. Propone más liberalización y más desregulación.

MR: el único camino que hay. Reformas estructurales y más desregulación de los mercados.

P: por reformas estructurales ¿entiende Vd. despido libre?

MR: nosotros no andamos jugando a poner nombre a las cosas. Hay que flexibilizar las relaciones laborales y seguir políticas de austeridad.

P: o sea, recortar el gasto público.

MR: ahorrar, joven, ahorrar.

P: para terminar, ¿qué hará Vd. si el Supremo ordena juzgar a Camps como dios manda?

MR: eso no va a pasar. En España los jueces son personas equitativas y justas y la justicia es independiente.

P: muchas gracias por esta conversación señor Rajoy.
(La imagen es una foto de Galiciaefotos, bajo licencia de Creative Commons)

lunes, 24 de agosto de 2009

Palinuro entrevista a Rodríguez Zapatero.

En esta época del año, con toda España veraneando, el Parlamento de vacaciones, los tribunales de descanso, las fuentes de las noticias dormitan en plácida siesta y, si no quieren tener que publicar algo sobre el monstruo del lago Ness, los periodistas han de hacerse a la carretera en busca de la información. De ahí que sea la época de las entrevistas. Los políticos están relajados, sonrientes y echan de menos sus ajetreadas jornadas, repletas de declaraciones y contradeclaraciones, razón por la cual acceden siempre a una petición de entrevista. Este finde se han publicado varias, las más conocidas con los señores Patxi López y Mariano Rajoy. No está mal, pero no dejan de ser ambos dos políticos secundarios; el uno sin mando en plaza y el otro, con mando en una plaza menor. Palinuro, a quien no duelen prendas decidió apuntar a lo más alto, a una entrevista con el que reparte el juego, el propio Primer Ministro que, finalmente, accedió a ella, rompiendo una costumbre de larga data de no hacer declaraciones en tiempos de audiencias escasas. Me recibe en bermudas en una especie de porche neomudéjar que hay en la casa que lo acoje.

Palinuro: muchas gracias, Presidente, por acceder a la entrevista interrumpiendo sus vacaciones...

Rodríguez Zapatero: no hay de qué. En realidad se las debes a Sonsoles que es quien me ha convencido.

P: está Vd. cercano al ecuador de su mandato. ¿Qué juicio hace de sí mismo?

RZ: francamente, muy favorable. Había mucho por hacer cuando llegamos e inmediatamente nos pusimos manos a la obra.

P: estábamos hablando de su segundo mandato, ¿había mucho que hacer después del primero?

RZ: no, claro, jajaja, cómo sois los periodistas. Quería decir que estoy razonablemente satisfecho con lo que hemos conseguido hasta la fecha.

P: su segundo tiempo se ha visto sorprendido por la crisis, la más destructiva en años. ¿Cree que es causa de la atonía de los nuevos tiempos?

RZ: no todo tenía que salir tan a pedir de boca como en el primer mandato. En cuanto a la atonía, no percibo ninguna, sinceramente

P: tampoco previó la crisis.

RZ: la crisis no la previó nadie.

P: ya. Pero es que Vd. la negaba. Dijo que no había crisis, que era un frenazo momentáneo en la época de crecimiento a que estaba acostumbrado, como cuando quería...

RZ: ya te dije que no la previó nadie.

P: y ¿cree que, aun no habiéndola previsto, ha tomado las medidas adecuadas?

RZ: mi Gobierno ha hecho lo que tenía que hacer, sin precipitación ni abandono. El juego de medidas que pusimos en marcha está dando ya brotes verdes por doquiera. ¿No los ves?

P: francamente, no. Al contrario, creo que las cosas van a peor. Además está claro que la crisis está siendo más destructiva con España que con otros países.

RZ: no creas. Es un dato que se repite mucho pero no es cierto.

P: bueno nuestro crecimiento del PIB igue siendo negativo, mientras que Francia y Alemania...

RZ: ya, ya. Pero el impacto no es el mismo. España etá en peor posición estructural, herencia de tiempos inmemoriales; por eso el crecimiento sale negativo.

P: no suena a respuesta muy convincente.

RZ: porque no quieres que lo sea. Estás movido por el mismo ánimo destructivo que Mariano Rajoy.

P: ¿que tiene que ver Rajoy con todo esto?

RZ: mucho. Se obstina en atacar al Gobierno siempre que puede y no solamente no reconoce la más que evidente recuperación ni arrima el hombro sino que ahonda en la crisis y tú muestras el mismo talante antipatriótico que él.

P: pero, ¿por qué quiere Vd. que Rajoy arrime siempre el hombro? Su estado es el de oposición y la función de la oposición es oponerse.

RZ: pero hay estilos, formas...

P: talantes....

RZ: eso es, talantes. Muy distintos.

P: pues hay quien lo acusa de haber perdido el suyo.

RZ: la oposición me merece el máximo respeto, pero no sabe lo que dice. Si se tienen en cuenta otros factores, el barco puede hacerse a la mar.

P: pero la flota sigue amarrada a puerto.

RZ: otra insigne españolada de ataque que no se tiene de pie. El que quiera puede salir a faenar.

P: eso suena a neoliberalismo.Como en general el conjunto de medidas que se ha tomado contra la crisis, una mezcla de tímido keynesianismo con una aceptación ciega de las recetas neoliberales para salvarnos a todos a base de resolver los problemas de los responsables de la situación, esto es, los bancos.

RZ: para hablar de estas cosas hace falta tener algo más de idea. Ya no hay fórmulas mágicas frente a los problemas globalizados. Lo keynesiano de nuestras medidas se da en que hay intervención directa del Estado; lo que tú llamas recetas neoliberales es el hecho de que la intervención se haga para asegurar la estabilidad del sistema financiero. ¿Has oído hablar de Lehman Brothers?

P: por supuesto, ¿quién no?

RZ: ese es el quid de la cuestión. Abandonar Lehman Brothers fue lo que convirtió una crisis cíclica en una megacrisis como la que vivimos.

P: o sea, debemos rendirnos al chantaje y aceptar que el sistema consiste en lo que tantas veces se ha dicho: privatizar los beneficios y socializar las pérdidas.

RZ: ponlo de otra manera y resultará menos crudo: para que haya reparto es preciso que haya beneficios y para que haya beneficios todos debemos contribuir a volver a la senda del crecimiento.

P: volver. Nada de cambiar.

RZ: ¿cambiar? Cambiar ¿qué? No está el horno global para bollos.

P: admirable doctrina. Por cierto, Vd. fundió el superávit con medidas llamadas "sociales" que eran como transferencias que hacía Vd. a favor de unos u otros sectores (los 400 euros, los 2.500 del cheque-bebé). Ahora el superávit se ha convertido en un déficit galopante y no solamente no hace Vd. honor a su sobrenombre de José Luis "el de las mercedes" sino que anda pensando en suprimir aquellas medidas y en subir los impuestos.

RZ: la doctrina será admirable, pero no parece que la entiendas. Cuando hay se reparte según criterios socialdemócratas. Cuando no hay, hay que procurar que haya y restaurar la política también socialdemócrata de la fiscalidad redistributiva.

P: o sea que bajar los impuestos es de izquierdas, según Vd. mismo; pero subirlos, también.

RZ: naturalmente. Depende de la conveniencia.

P: ¿de qué conveniencia? ¿De la suya?

RZ: no, no, de la posibilidad de financiar las políticas sociales de nuestro programa.

P: cambiando de tercio. España se rompe. ¿Qué me dice?

RZ: pues eso: ¿qué me dices? Quienes dicen eso son lo que les gustaría que estuviese rota, para justificar sus medidas excepcionales de siempre. Ya sabes, "el estado de excepción permanente" de Agamben. Recuerda lo de "antes roja que rota". ¿O era al revés? Con estos fachas nunca se sabe, jejeje. Siempre están de rupturas.

P: tiene Vd. buenos asesores pero el "España se rompe" de ahora es algo más que palabras. La sentencia del Tribunal Constitucional en el recurso contra el Estatuto puede ser determinante en la continuidad de su Gobierno.

RZ: no veo por qué. Si el alto Tribunal anula aspectos esenciales del Estatut, algunos partidos nacionalistas se sentirán agredidos y reaccionarán en consecuencia. Pero no creo que llegue la sangre al río. Eso es el catastofismo propio de la derecha.

P: pero esta vez el peligro de ruptura es mayor. Si el Tribunal mantiene el Estatuto, se le sublevan a Vd. las derechas del "España se rompe" y si lo rechaza se le movilizan los independentistas.

RZ: ¿nunca oíste eso de que "los extremos se tocan"?Hay mucho batasuno de derechas en el PP.

P: en resumen. No pasa nada. Todo bajo control. Y la vuelta de vacaciones será también tranquila.

RZ: ese es mi deseo. Lo demás, depende del comportamiento de los veraneantes en la carretera al volver de las vacaciones.

(La imagen es una foto de Guillaumepaumier, bajo licencia de Creative Commons)

domingo, 23 de agosto de 2009

Choque de legitimidades.

Los escalofríos que recorren los espinazos de los políticos ante la posibilidad de una sentencia del Tribunal Constitucional contraria en algún aspecto esencial al Estatuto de Cataluña es una muestra palmaria más de uno de los principales defectos de la política española, consistente en su incapacidad para resolver los conflictos y su costumbre de derivarlos a los tribunales que, al intervenir, suelen eliminar todo acuerdo por consenso y dejan el sabor amargo de unos vencedores y unos vencidos en cualquier pleito. Así sucedió desde el principio con la articulación del Estado de las Autonomías del Título VIII de la Constitución Española que hubo de hacerse -y ésta del Estatuto es una prueba más de ello- a golpe de decisión del Tribunal Constitucional que, al tener que decidir en contenciosos típicamente políticos (como qué sea una "nación") se ve arrastrado al terreno de la confrontación con la consiguiente merma de su prestigio. Y así sucede también con la vida política ordinaria, que tiene un alto nivel de judicialización. No es raro que los enfrentamientos y conflictos entre partidos acaben en sede judicial civil o penal. Precisamente en algunos casos se prevé la intervención del Tribunal Constitucional cuando se haya agotado la vía judicial de forma que aquel funciona de hecho como una especie de Tribunal Supremo bis, lo que también da origen a frecuentes choques y enfrentamientos.

En el caso del Estatuto de Cataluña el conflicto político se ha exacerbado a extremos peligrosos para el normal funcionamiento de las instituciones. Cuando el señor Carod Rovira, con ese estilo directo suyo tan escasamente convencional, habla de convocar una manifestación el once de septiembre en favor del Estatuto catalán, el Gobierno, por boca de su vicepresidente, señor Chaves, ve "intolerable" la manifestación que promueve Carod Rovira para presionar al Constitucional, lo cual estaría muy bien y sería ejemplar de no ser porque, acto seguido, el mismo señor Chaves asegura que respetará la decisión del TC, pero que espera que el Tribunal dicte una sentencia "que declare la constitucionalidad del Estatuto" que, recordó, fue aprobado por el Parlamento de Cataluña y mayoritariamente por la Cortes en un acto de no menor presión hacia el Constitucional que el que pueda realizar el señor Carod.

Se presione o no, en la fórmula que utiliza el señor Chaves, como en los argumentos de muchos partidarios de la constitucionalidad del Estatuto, se perfila el choque de legitimidades que habita siempre en el alma del Estado democrático de derecho entre la legitimidad de la voluntad popular (especificada aquí por las decisiones de dos parlamentos y un referéndum) y la que emana de los tribunales incluido a estos efectos el Constitucional. Esta contradicción entre soberanía popular (principio democrático) y primacía de la Constitución en cuanto ley de leyes (principio de Estado de derecho) no tiene una solución única sino que su encaje depende de la dinámica del sistema político en concreto. En los Estados Unidos ha funcionado siempre ejemplarmente, pero no ha sido así en otras partes. En España, por ejemplo, es de esperar una reacción deslegitimatoria del Tribunal Constitucional de parte de las fuerzas nacionalistas catalanas en el caso de una sentencia contraria a algún punto clave del Estatuto. Ojalá que esa reacción, de darse, no lleve al cuestionamiento directo de las normas básicas de convivencia en el sistema político español.

(La imagen es una foto de Saül Gordillo, bajo licencia de Creative Commons).

Los pobres funcionarios.

En el país de Larra es imposible que los funcionarios tengan buena prensa. Y la buena prensa es condición de la supervivencia. Al que se le acaba o simplemente, como es el caso, la tiene mala todo se le vuelven problemas. Así también con los funcionarios que acaban siendo chivo expiatorio o cabeza de turco de todas las desgracias. En tiempos de abundancia, con tasas próximas al pleno empleo y pujantes sectores privados de la economía, nadie quiere ser funcionario ya que estos cobran salarios modestos, no es raro que desempeñen trabajos rutinarios, sin interés ni altura y que no tengan expectativa alguna de reconocimiento social. En tiempos de escasez, con un paro cercano al veinte por ciento de la población activa, los funcionarios son objeto de la inquina pública por el hecho de gozar de estabilidad en el empleo. Y cuando la escasez pasa a ser zozobra lo primero que se propone es amargar la vida al funcionario congelándole el sueldo que es el modo freudianamente claro en que se libran de neurosis y complejos quienes se dedican a administrar la cosa pública, esto es, los políticos. Los funcionarios son entonces el escudo de los políticos que siempre justifican sus medidas drásticas acerca del empleo y la función pública con el argumento de que se trata de "dar ejemplo".

Las crisis se dan también en el terreno moral y deben suscitar también respuestas morales. "Dar ejemplo" responde a una intención básicamente moral y con la que normalmente los funcionarios estarán de acuerdo. Estaremos, puesto que los profesores universitarios somos funcionarios. La cuestión es si ese "dar ejemplo" afecta a todos los demás estamentos o sólo se les pide a los empleados públicos. Sobre todo y esto es muy esencial, hay que ver si quienes disponen las medidas citadas, a su vez, "dan ejemplo" no ya solamente congelando su salario, sino aprovechando la situación para poner orden en el régimen retributivo de los cargos públicos en España, una verdadera selva de privilegios y canonjías tanto en cuantía de los ingresos (hay alcaldes de lugarejos que ganan lo que los ministros) como en los periodos de percepción y en las provisiones para las situaciones pasivas de forma que hoy día ser ministro, aunque sea de Marina y de un día, es un chollo para toda la vida. Lo cual explica la cantidad de profesionales de la política que da el país.

(La imagen es una foto de Chesi - Fotos CC, bajo licencia de Creative Commons).

sábado, 22 de agosto de 2009

Hermenéutica de una rabieta.

La aprobación reciente en Consejo de Ministros del Decreto-Ley que permite la televisión de pago en TDT favorece claramente a Mediapro, la empresa propietaria del canal La Sexta en televisión y del diario Público, de cuyo consejo editorial formo parte. Eso es habitual. En una sociedad compleja y conflictiva toda norma favorece a alguien y/o perjudica a alguien. En este caso, pues la norma regula un terreno en el que participan muy pocos pero son muy poderosos, los perjudicados se hacen oír por potentes medios.

En concreto el grupo PRISA, propietario de Canal +, de pago, y "la Cuatro", en abierto, se siente perjudicado por el mencionado Decreto-Ley, razón por la cual El País ya editorializaba sobre el asunto el 14 de agosto pasado con una andanada llamada Precipitada e innecesaria en la que argumenta contra la norma por razones formales, procedimentales y aparentemente no materiales y se sube a la engolada declaración de principios en un cintillo que reza: La aprobación de la TDT de pago por trámite de urgencia es un ejemplo del más rancio clientelismo. Por si alguien lo dudaba. Buscad al beneficiario.

Ayer el grupo PRISA lanzó otro torpedo desde la nave capitana El País con un artículo de su consejero delegado, Juan Luis Cebrián, titulado Un desatino, lo que viene a ser como un editorial firmado, una especie de artículo de fondo de la autoridad gerencial del conjunto y en el que se reitera la línea del editorial citado atacando por la vía procedimental, pero se extiende algo más en la explicación no de lo que critica sino de lo que apoya. Tampoco mucho pero suficiente para el análisis. El ataque procedimental se lleva dos tercios del discurso en el que se reitera la doctrina de que el recurso abusivo a la técnica del decreto-ley es antidemocrático por atentar directamente contra la de división de poderes, cosa en la que hay general acuerdo. A su vez, es difícil que, existiendo la posibilidad, no haya un uso que algunos interpretarán como abusivo aunque quizá otros, no. El señor Cebrián se erige en defensor de la libertad y la seguridad jurídica de las empresas en un marco mercantil previsible y se encuentra con un Gobierno arbitrista y por tanto arbitrario y muy poderoso pues el Tribunal Constitucional le reconoce facultad para determinar por su cuenta cuándo se dan las razones de "urgencia y necesidad" que se exigen al decreto-ley. Sale a relucir Montesquieu y su inadvertido sepulturero, señor Alfonso Guerra.

Asegura el señor Cebrián que "éste es el verdadero meollo de la cuestión, y no la TDT de pago con la que, insisto, mi empresa y yo estamos absolutamente de acuerdo, lo mismo que con la apertura a la competencia, de la que somos fervientes partidarios siempre y cuando se haga de manera transparente y leal. De lo que se trata no es de nada de eso, sino de la utilización arbitraria e inmoral de procedimientos legislativos de urgencia para satisfacer los deseos, las manías y las ensoñaciones del mando. Es la calidad del impulso democrático de nuestros gobernantes lo que está en entredicho, su respeto a la división de poderes. En contra de lo que declarara en su día Alfonso Guerra, Montesquieu no ha muerto, como no sea en los predios de la actual Venezuela." Desplante con tronío y, de paso, una colleja al señor Chávez.

Ciertamente, es lo que tiene la política: cuando la norma te beneficia es justa; si te perjudica, es injusta, inicua, debe derogarse. Otra cosa es que eso suceda o no. Y es lo que tiene también andar en tratos mercantiles con un ojo puesto en el BOE, que hace a las empresas beneficiarias o perjudicadas por los cambios inherentes a lo político. Hace unos años, gobernando Felipe González, PRISA resultó claramente beneficiada por una norma aprobada igualmente con agostidad que permitía televisión privada de pago. Años después, el señor Rodríguez Zapatero benefició de nuevo a PRISA permitiendo que Canal + emitiera también en abierto (La Cuatro). En ambos casos había ganado la justicia, desde la perspectiva de PRISA. En la reciente concesión ha ganado la injusticia, el favoritismo, el clientelismo, el enchufismo, por lo demás bastante hispánico. PRISA anuncia su intención de agotar todas las vías para impugnar ese Decreto-Ley y está en su derecho. Otra cosa es que consiga su pretensión que es que la norma no entre en vigor y si lo hace, sea declarada nula y todo retrotraído a cuando no había TDT de pago. Es decir, el objetivo, la oposición material al mencionado Decreto-Ley, es impedir que aumente la competencia aunque, por supuesto, el señor Cebrián asegura que no, que PRISA está encantada con la nueva competencia de Roures pues así se anima el cotarro.

El señor Consejero Delegado respira por la herida de la TDT de pago y, aunque dice lo contrario, le fastidia encontrarse a un competidor en el mercado y un competidor tan duro. Por eso, entre otras cosas, apunta también a supuestas dificultades técnicas que provocarían inconvenientes en la comercialización del producto de la competencia. El artículo rebosa indignación y cierto resentimiento. Es lo que sucede con los intelectuales aúlicos, que a veces tienen, como se decía, el oído del Príncipe y a veces, no. Y cuando es no, el intelectual se siente agraviado y quizá se levante en bandería insurreccional, acusando de tiránico al poder que, simplemente, ha cambiado de simpatías. (La imagen es una foto de Infamecless, bajo licencia de Creative Commons).

¿Qué hacemos en el Afganistán?

El señor de la guerra, el pastún Hamid Karzai, presidente de la República Islámica del Afganistán, anuncia su victoria arrolladora en las recientes elecciones presidenciales mucho antes de que haya proclamación oficial de resultados, si es que llega a haberla. Su oponente, Abdulá Abudlá asegura que eso es falso y que quien ha ganado cómodamente las elecciones (en las que parece haber participado un cincuenta por ciento del electorado) ha sido él.

Si esta situación se diera en un país centroamericano ya estaría todo el mundo hablando de república bananera y yo el primero. Como sucede, sin embargo, en un territorio hostil, bronco, en guerra desde siempre, dividido en etnias, con mucho dogmatismo y sectarismo religiosos, nadie habla de repúblicas bananeras y si algúna referencia hay que hacer a la relación entre una línea de producción y la política, es la que remite a los campos de opio. Poco bananero hay en un lugar en el que mucha gente vive de comerciar con el caballo. Este negocio, al parecer, sirve para financiar la guerrilla talibán, los partidarios de una aplicación rígida de la sharia que un buen día y como mujadaiyines, financiados y organizados por Occidente, expulsaron a los soviéticos del país en 1989, a donde habían llegado estos nueve años antes para sostener el gobierno comunista de Braback Karmal en lo que acabó siendo el "Vietnam soviético".

Es decir, a los afganos les viene de lejos. País independiente de Inglaterra en 1919, ha tenido una historia tumultuosa, de guerra civil crónica entre tribus que sólo consiguen unificarse para ir en contra de un tercero. En este contexto se da la decisión gringa de invadir el país después del atentado de Nueva York en diciembre de 2001, débilmente amparada en una decisión del Consejo de Seguridad de la ONU y en virtud de la cual opera en el terreno un cuerpo expedicionario español, investido de esa justificación que hoy esgrimen todos los ejércitos, que no están para ganar la guerra, sino para llevar la democracia al mundo y la concordia entre las naciones. No está muy claro, sin embargo, que llevar la democracia a un país manu militari sea del todo compatible con la defensa de un orden político en el que el marido puede dejar sin comer a una esposa que no lo haya satisfecho sexualmente. Se dirá que esto sólo reza con los miembros de un grupo religioso, no con todo el Afganistán; lo cual resulta aun peor.

(La imagen es una foto de World Economic Forum, bajo licencia de Creative Commons).

viernes, 21 de agosto de 2009

Los impuestos.

Dice el ministro de Fomento, señor Blanco, a quien ya casi nadie llama Pepiño, que, si para ayudar a las familias, hay que subir los impuestos a las rentas más altas se hará porque la sociedad lo entenderá. Es probable que sea así. Bien explicados los fines de gasto social de un gobierno de izquierda con un horizonte igualitario y redistributivo de la riqueza, es de suponer que la sociedad en su conjunto "entenderá" la conveniencia de subir los gravámenes a las rentas más altas. Esto de aumentar los impuestos a las "rentas más altas" (que es parte del programa con el que el señor Obama ganó las elecciones en los EEUU) suena a música celestial a oídos de la mayoría de la población que no se encuentra o cree que no se encuentra en ese grupo de riesgo.

Hasta ahora, sin embargo, la política fiscal del señor Rodríguez Zapatero ha sido lo contrario de lo dicho. En la estela de la pasión de la derecha y los neocons de bajar los impuestos (con lo que se merman los ingresos públicos y se genera un problema de financión del Estado del bienestar que justifique su liquidación), que tan buenos resultados electorales da, el Gobierno socialista suprimió en 2008 el impuesto sobre el patrimonio que grava especialmente a los ricos y si bien en su primer mandato la presión fiscal subió dos puntos y así ha seguido, ello se debe a que suben los impuestos indirectos que son los menos redistributivos y los que gravan más comparativamente a las rentas más bajas. Incluso aún no hace mucho que el Gobierno rompió un pacto en ciernes con Izquierda Unida por el que ponía en marcha precisamente esta idea que ahora esgrime el señor Blanco.

Si el Gobierno invierte esta tendencia antisocial y renuncia a la demagogia del milagro de aumentar los gastos bajando los impuestos, todavía tiene margen pues la presión fiscal española está de cuatro a cinco puntos por debajo de la europea. Claro que quienes subrayan este hecho olvidan a continuación señalar cuántos puntos por debajo de la media europea están los servicios públicos españoles. No obstante, da en el clavo el señor Blanco al decir que la sociedad entenderá el incremento fiscal a las rentas más altas aun sabiendo que, como dice el señor Montoro cuando hablan de subir los impuestos a los ricos, siempre piensan en subírselos a las clases medias que son las que al final pagan el pato.

Incluso en este caso la medida, supongo, tendría respaldo social suficiente siempre que el gobierno mostrara una actitud más decidida por acabar previamente con una situación de bochornosa injusticia tributaria que todo el mundo conoce y nadie hace nada por evitar y que consiste en que los asalariados declaren el doble de ingresos que los empresarios y en un país cuyo salario medio se sitúa en torno a los 18.000 o 20.000 euros. Está claro que esta situación tan injusta a su vez se basa en la existencia de un fraude fiscal de magnitudes colosales. Si el estado tolera que 86% de los que tienen fortunas con más de diez millones de euros evadan sus obligaciones fiscales y que el 45 % de los que tienen entre uno y diez millones de euros eluda el fisco, será difícil que la gente entienda que hay que seguir subiendo los impuestos. Mientras España siga siendo el paraíso del fraude y la evasión fiscales, de la especulación y de los billetes de 500 euros, el señor Blanco y cien señores Blancos más carecerán de autoridad moral para proponer incrementos en los impuestos y ofrecerá un flanco desprotegido a la demagogia habitual de la derecha que encasqueta a la izquierda el sambenito del aumento de las cargas fiscales en tiempos de crisis en un imaginario afán confiscatorio.


(La imagen es una foto de Cayusa, bajo licencia de Creative Commons).