domingo, 31 de mayo de 2009

Votar al PP es votar a Fabra y Camps.

Como para no creerlo. Los dos sondeos que publican hoy El País y Público dan ganador al PP en las elecciones europeas. Uno por cuatro y otro por dos puntos porcentuales. ¿Qué sucede? ¿Que a los electores no les importa la corrupción? ¿Que, como sostienen algunos, al contrario, no solamente no les importa sino que es pedigrí para ganar votaciones? Déjenme creer que no, que no vivo en un país de dementes y pícaros, que mis compatriotas no premian a los ladrones, los sinvergüenzas, los delincuentes, todos ellos presuntos, desde luego. Déjenme encontrar alguna explicación lógica a este aparente desatino.

Porque desatino y mayúsculo es que vaya en cabeza un partido que tiene un presidente de Comunidad y varios altos cargos de su Gobierno imputados en proceso penal por cohecho; un presidente de Diputación Provincial procesado por falsificación con petición fiscal de dos años, así como imputado en media docena más de casos penales; decenas de consejeros, alcaldes, y altos cargos de ls provincia de Madrid imputados en una gigantesca trama de delincuencia organizada; varios altos cargos del Gobierno de la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM) imputados en otro proceso penal por presuntos espionajes de unos a otros; una presidenta del Gobierno de la CAM bajo sospecha de financiación ilegal a cuenta de la Fundación FUNDESCAM cuyo patronato preside.

El desatino se convierte en pura provocación cuando el señor Rajoy escoge la provincia de Castellón para dar un mitin y se presenta allí del brazo de los principales acusados e imputados de la corrupcion valenciana, señores Camps y Fabra, a los que defiende en público volviendo a hablar de inquisiciones cuando estas dos personas están siendo objeto de proceso e indagaciones judiciales por órganos legales en procedimientos con plenas garantías en un Estado de derecho. Ese espectáculo del presidente del PP dedicado a atacar a las instituciones del Estado de derecho, agarrado del brazo del siniestro señor Fabra sólo tiene la interpretación de que se está tratando de intimidar a la justicia y de que, aunque la justicia condene y encarcele al señor Fabra, como entra dentro de lo posible, el señor Fabra continuará rigiendo la Diputación de Castellón desde el trullo. No será el primero en hacer negocios desde la cárcel. Si tal cosa sucede, el responsable será el PP, cuyo apego a la justicia depende de que ésta falle en su favor; si lo hace en contra, se declara en abierta rebeldía, según vemos.

Definitivamente no puedo creer que mis paisanos voten a un partido en el que se ampara a presuntos delincuentes y se hace gala de ello. La explicación tiene que estar otra parte. Probablemente en el modo de hacer campaña electoral de unos y otros.

Las campañas electorales sirven, entre otras cosas, para llevar a la calle y someter a público escrutinio los asuntos que cada partido considera más relevantes; sirven, por tanto para establecer el orden del día de los debates. El PP, que entiende esto de modo magistral concentra su discurso en forma elemental y machacona en el desastre de la crisis, endosando al Gobierno los cuatro millones de parados (de los que más de la mitad, según parece, trabaja en la economía sumergida) y, en el colmo de la desfachatez, acusando de corrupción al Gobierno por el uso indebido de recursos públicos, al tiempo que suprime toda referencia pública a sus tribulaciones con la justicia.

El PSOE, en cambio, no sólo no concentra su pegada en los asuntos de corrupción de su adversario, sino que disemina sus puntos de atención en una madeja de razonamientos que la opinión pública no puede asimilar en tan escaso plazo y permite que su adversario le marque la agenda, lleve el debate al terreno que le interesa y lo obligue a defenderse de los ataques de corrupción cuando era él quien tenía que estar haciéndolos.

Si esto en lugar de España fuera Suecia seguramente el PSOE ganaría las elecciones con esta campaña electoral basada en la obsesión por el fair play. Pero no es el caso. El PP se ha puesto en manos de sus asesores neocons para contrarrestar la imagen de partido corrupto acuñando otra a la inversa, en la que se demuestra que el PSOE es el verdadero partido (y Gobierno) corruptos, en aplicación de la ley del embudo: tus imputados y acusados deben dimitir, pero los míos, no.

(La imagen es una foto de Periódico La Democracia, bajo licencia de Creative Commons)

Mucho ruido mediático y pocas nueces.

Parece que el señor Hugo Chávez, adalid invicto de las masas desposeídas, adelantado del socialismo del siglo XXI, depositario del legado inmarcesible de Simón Bolivar, espíritu del pueblo, razón en marcha, guía de la historia, no se atreve a tener un encuentro cara a cara con Mario Vargas Llosa en su programa de televisión "¡Aló presidente!". Las excusas que ha buscado son variadas: que él sólo debate con jefes de Estado, que antes de debatir, Vargas Llosa consiga ser presidente de la República, que su invitación a debatir no era de él con Vargas Llosa sino de varios intelectuales liberales con otros tantos intelectuales bolivarianos, etc.

Cuentos. No debate porque no se atreve, porque no está acostumbrado a que nadie lo refute o le lleve la contraria, porque lo que le gusta es perorar y perorar ante un auditorio obediente y entregado y tiene miedo de confrontar sus razones y opiniones con un intelectual de valía como el novelista peruano. Y eso que, en el terreno político y social, el señor Vargas Llosa pierde mucha categoría intelectual y razona de una forma elemental, sin matices, fácil de desmontar. Pero no le basta con eso. El señor Chávez no está muy seguro de lo que dice y, muchas veces, ni siquiera está claro qué quiere decir. Lo sabe y teme hacer el ridículo en un enfrentamiento dialéctico con Vargas Llosa porque, en el fondo, acomplejado, se sabe inferior a él.

(La imagen es una foto de rogimini, bajo licencia de Creative Commons).

sábado, 30 de mayo de 2009

Estilos de campaña.

Estamos a mitad de camino de las elecciones al Parlamento europeo y ya están acuñados los estilos de las respectivas campañas de los partidos que compiten. Será raro que cambien en el último tramo. Innecesario decir que los dos más visibles son el PSOE y el PP, a gran distancia de los demás. Ello se debe a que los espacios y los tiempos en los medios públicos se conceden en relación directamente proporcional a la representatividad que ostentan y es así que entre el PSOE y el PP suman más del noventa por ciento de los parlamentarios en el Congreso de los Diputados y en torno al noventa y dos por ciento del cupo de diputados españoles en el Parlamento europeo. Puede ser más o menos justo, pero es el criterio que se aplica a la hora de determinar los tiempos de las opciones políticas y, por lo tanto, su visibilidad.

En su campaña el PSOE ha confinado la línea de ataque a su adversario a los vídeos electorales mientras que ha concentrado más las comparecencias públicas, los mítines y los discursos en Europa y las cuestiones de la Unión europea y sólo en segunda instancia ha contestado a los ataques que recibe del PP. La campaña tiene puntos muy acentuados sobre los que se machaca con persistencia acerca de la dimensión internacional de la crisis, las medidas en contra adoptadas por el Gobierno, el traslado de éstas a Europa y la decisión porque la Unión Europea sea también agente en el combate contra la crisis. Sólo secundariamente dedican tiempo a responder a los ataques del PP.

Éste, en cambio, ha orientado toda su artillería en los mítines, discursos y comparecencias públicas a hablar de asuntos de política interna española y a exacerbar su enfrentamiento con el PSOE a través de sucesivas acusaciones por supuestos escándalos en cuestiones de gestión gubernativa. En este territorio, los estrategas de campaña conservadores tienen sobre todo muy en cuenta que los ataques al Gobierno no puedan volverse contra ellos. Esto explica por qué, aunque las noticias sobre las corruptelas municipales socialistas hayan arreciado en los últimos días, el PP no las convierte en tema de campaña, por temor a que se aireen las suyas (trama Gürtel, caso Fabra, Fundescam, etc), mucho más enmarañadas y de peor cariz que las de los sociatas.

Teniendo en cuenta lo anterior resulta incomprensible que los conservadores se hayan lanzado a toda máquina en contra del uso que de aviones militares hace el presidente del Gobierno para asistir a actos de su partido. La respuesta del Gobierno ha sido dejarlos arremeter con fuerza y sacar luego a la luz los papeles que prueban que, con el PP en el poder, estos usos poco canónicos de los medios públicos de desplazamiento eran mucho más frecuentes que ahora. El señor Aznar se iba de vacaciones a las Baleares en aviones militares y usaba helicópteros del ejército para hacer visitas a monasterios en provincias; el señor Trillo -no podía faltar el inefable señor Trillo, habitual allí donde haya un doble rasero u opere la ley del embudo- iba a su tierra, al parecer, en aviones militares. Y hasta el perpetuamente escandalizado señor Rajoy usó un avión del ejército para ir a soltar un discurso en una campaña electoral en las Baleares. Luego ha tratado de jutificarlo sosteniendo que fue a un acto institucional como presidente del Patronato del Patrimonio Nacional, cargo que no obstentaba y reunión que es poco probable que se realizara.

Parece claro que este estilo de campaña boomerang es un desastre porque causa un efecto muy negativo en el electorado que comprueba una vez más que el acusador tiene la casa más sucia que el acusado. Queda por averiguar por qué sin embargo se recurre a él. Según ciertas interpretaciones porque resulta desmovilizador ya que los votantes caen en el prejuicio del "son todos iguales" y se refugian en la abstención. Como quiera que este comportamiento se presume más propio de los electores de izquierda que de derecha viene a decirse que la campaña no es tan estúpida como pueda parecer. Sin embargo, este razonamiento deja sin explicar porqué el PP no ataca por la vía de la corrupción ya que esta prudencia sólo es comprensible con la razón de evitar que haya una respuesta contundente. Ello me hace pensar en que las acusaciones de doble moral al PP tienen fondo sólido, un fondo que descansa sobre la prepotencia y la arrogancia de unos políticos (los de la derecha) que se creen con títulos preternaturales a la gobernación de España por los siglos de los siglos, porque piensan que es suya; España, digo, como el Congo para Leopoldo II. Que otro partido de izquierda tenga la desfachatez de ocupar el Gobierno es algo que los conservadores ven como una usurpación y de ahí que traten a sus adversarios con tal falta de respeto y crean que ellos están legitimados para hacer cosas que, si realizadas por el adversario, se convierten en faltas y hasta en delitos.

En estas condiciones y según vienen los sondeos y pronósticos, es muy difícil predecir el resultado del 7 de junio. No obstante, una observación: esa situación de empate técnico que se vaticina entre PSOE y PP es en realidad una muy buena noticia para el primero porque, con la que está cayendo de crisis -que siempre se hace pagar al partido del Gobierno-, una situación de empate con intención directa de voto más a favor del PSOE que del PP quiere decir que este último tiene más difícil la victoria de lo que parece. Y, si no gana por amplio margen, las repercusiones internas en forma de distintas frondas pueden ser de importancia. Aun mayor, casi catastrófica si pierde.

Objeción de conciencia.

En los países de tradición romana, como España, el juez es, según Montesquieu, "la boca que pronuncia las palabras de la ley"; lo que, entre otras cosas, significa que las palabras de la ley han de pronunciarse, que el juez no puede dejar de pronunciarlas, no puede dejar de decir qué sea el derecho, no puede dejar de hacer derecho. Por ningún motivo. Tampoco el de la objeción de conciencia. El Tribunal Supremo ha tenido que recordar algo tan obvio a un juez valenciano que pretexta objeción de conciencia para no cumplir con el mandato de la ley de casar a una pareja de lesbianas, creo; de homosexuales en todo caso. Sostiene su señoría tal desatino, supongo, por imitación a otros profesionales, como los médicos, o no profesionales, como los padres de familia, que invocan la objeción de conciencia unos para no practicar abortos y otros para que sus hijos no cursen "educación para la ciudadanía". Pero los jueces no tienen derecho a la objeción de conciencia. En realidad, nadie tiene tal derecho. Ningún Estado puede razonablemente reconocer el derecho a desobedecer la ley por razones de conciencia. Se da alguna excepción, como el reconocimiento de la objeción en alguna situación específica, por ejemplo el servicio militar obligatorio en España. En otros lugares será por otros motivos pero siempre se trtará de situaciones excepcionales- El criterio único dominante es el de el juez está obligado a hacer justicia pronunciando las palabras de la ley (que es lo que significa la iuris dictio) porque la justicia es, además de un principio, un derecho de los ciudadanos.

No hay objeción de conciencia frente a los matrimonios homosexuales como no la hay frente a Educación para la ciudadanía. Ya está bien de negar a la gente sus derechos pretextando nobles principios. Sobre todo principios por los que la izquierda ha luchado siempre contra la derecha como el de objeción de conciencia. O sea, ya está bien de prostituir el mundo.

(La imagen es una foto de antenamutante, bajo licencia de Creative Commons).

viernes, 29 de mayo de 2009

Los dislates de la Iglesia.

La sexualidad, algo que lleva veinte siglos obsesionando a la Iglesia, a los curas, a los obispos, hace perder la chaveta al clero en todo momento y condición. El responsable de la revista del episcopado Alfa y Omega, Ricardo Benjumea, sostiene que Si se "banaliza el sexo" no tiene sentido considerar delito la violación. O sea, para quien quiera entender: o el sexo se practica como yo digo o aquí se puede violar a quien se quiera. ¿Ven como estos pavos tienen un problema con la sexualidad? Bueno, uno específico porque "problemas" con la sexualidad tenemos todos ya que la sexualidad en sí misma es un problema. Lo del clero, no obstante, es el problema de la represión que castiga y deforma por igual a quien la sufre y quien la inflige.

Y, en efecto, acaba diciendo verdaderos dislates propios de enajenados porque ¿puede alguien averiguar por qué mecanismos mentales se puede llegar a la conclusión de que violar es aceptable cuando "se banaliza" el sexo o se lo aparta de la procreación? La violación es un atentado contra la integridad física de las personas y en su valoración delictiva no pueden entrar consideraciones relativizadoras basadas en opiniones por muy reveladas por Dios que digan ser. Como estos creyentes en dogmas, misterios, milagros y demás bazofia intelectual tienen entendederas de escaso vuelo hay que ponerles las cosas a su alcance, lo mejor para ello es hacer que se involucren directamente. Por ejemplo, ¿sostendría el señor Benjumea su punto de vista en el caso de que lo violaran a él?

Precipitándose por la pendiente del disparate, decidida a dar una lección de su falta de sensibilidad y de conocimientos acerca de asuntos sobre los que se pronuncia sin parar, la jerarquía lleva los dislates al extremo del pecado o del delito o de ambos a la vez. Dice monseñor Cañizares que los abusos a menores en Irlanda no son comparables con el aborto. La declaración no solamente es un insulto por lo que evidentemente es: la enésima prueba de que toda comparación es odiosa, incluso aunque sea para decir que no hay comparación posible sino por lo contrario. La declaración es un insulto porque pasa alegremente por encima del hecho de que lo que sucedió en Irlanda no es una especificidad histórica de la verde Erín. Lo que Monseñor Cañizares no ve o no quiere ver -y con él, ningún príncipe de la Iglesia- es que el abuso de menores ha sido y es la condición normal del trato del clero católico con los críos, especialmente los que están en peor situación, en todos los países del mundo. ¿Qué nos apostamos? ¿Abrimos investigaciones en orfanatos, correccionales, casas regidas por órdenes religiosas católicas? En todas; siempre; aún hoy. El abuso de menores es la condición ordinaria de una confesión empeñada en mantener una institución estúpida y degradante como el celibato del clero y presta a justificarlo ocultando el enorme destrozo que ha venido causando generación tras generación.

Así que no basta con pedir perdón, Monseñor: hay que demostrar -tampoco basta con prometer- que ya no va a pasar más veces y que en la actualidad se procede judicialmente contra lo casos en que se haya detectado.

(La imagen es una foto de desaparezca.net, bajo licencia de Creative Commons).

El origen del poder político.

El autor de este libro (Arte, mito y ritual. El camino a la autoridad política en la China antigua, Madrid, Katz, 2009, 196 págs), K. C. Chang, un reconocido sinólogo, se hace una pregunta: ¿cómo surgieron en la China antigua la civilización y las dinastías políticas que la acompañaron? No estará de más recordar que, para Chang, organización política y civilización son lo mismo puesto que sólo los civilizados están organizados políticamente y sólo las organizaciones políticas pueden civilizarse. La respuesta a la pregunta es: mediante la interrelación de varios factores como la jerarquía, el parentesco, la autoridad moral del gobernante, el poder militar, el acceso exclusivo a los dioses y antepasados (a través de los rituales, el arte y el uso de la escritura) y el acceso a la riqueza (p. 16). Se observará que esta concepción de la política no es solamente sistemática sino también, en cierto modo, biográfica, narrativa. Esto es, cabría hacer así el relato: la política surge de la jerarquía basada en el parentesco que rodea de autoridad moral al gobernante el cual está en posesión del poder militar y se garantiza el acceso a los dioses y antepasados (valiéndose para ello de su dominio de los ritos, el arte y la escritura) y a la misma riqueza. Nada que no hubiera suscrito Aristóteles.

El resto del libro es una indagación más o menos pormenorizada de los elementos de esta concepción inicial. Por "China antigua" el autor comprende los dos milenios a.d.C. en que se formó la civilización histórica china bajo las llamadas Tres Dinastías: la Xia (2205 - 1766 a.d.C.), la Shang (1766 - 1122 a.d.C.) y la Zhou (1122 - 256 a.d.C.). Para la reconstrucción de la prehistoria china nos valemos de dos tipos de testimonios: los mitos y leyendas de un periodo anterior a 2200 a.d.C.: sabios y héroes mitológicos y aceptados como personajes históricos aunque luego se dice que en muchos casos se trata de figuras históricas religiosas evemerizadas. El segundo tipo de datos para el conocimiento de aquella prehistoria es el de los datos de la arqueología.

En el origen de la organización política china se encuentran las tres dinastías que fueron fundadas por tres clanes: el Si, el Zi y el Ji. Desecha la idea de que en los remotos orígenes la organización política china fuera un matriarcado porque no hay un sola prueba en su favor., en lo que parece estar en sitonía con otros estudiosos en otros lugares: la tesis matriarcal, de momento, pertenece al mismo reino fabuloso que las amazonas. Por eso siempre me ha parecido extraño y poco sostenible el empeño de Graves de construir una mitología griega sobre el supuesto de que ésta no es otra cosa que una racionalización de la destrucción del matriarcado primitivo. El núcleo político fue el antiguo poblado chino. Al tiempo, la China antigua no era más que centenares de miles de poblados habitados por miembros de clanes y linajes independientes que se reunieron en jerarquías políticas según relaciones de parentesco e interacciones de los habitantes (p. 44).

Estas jerarquías de parentesco, que no parecen ser otra cosa que las familias de siempre como origen del poder en la teoría política clásica, se organizaban en función de los méritos de cada cual, basados en el juicio de Dios o el mandato del cielo (p. 46). La legitimación de la monarquía era utilitaria. El Rey caía cuando hacía algo mal. El substituto lo era porque tenía algún mérito que le permitía acercarse al cielo con un cambio de fortuna en el ejercicio de una profesión. Etimológicamente la palabra wang (Rey) deriva de la pictografía de un hacha de verdugo (p. 49). El dominio se basaba en el conocimiento de los li (ritos) de forma que, para vencer un Estado a otro y a su sistema de gobierno tenía que destruir los templos ancestrales y saquear los tesoros simbólicos (p. 54).

El cielo es el lugar en el que reside la sabiduría de los asuntos humanos; de ahí que el chamanismo sea crucial para entender la antigua política china (p. 60). Los fundadores de las tres dinastías vivieron en el origen hechos mágicos, sobrenaturales porque al comienzo el Rey era el chamán, aunque no el único (p. 63). Este dúo de reyes y sacerdotes también parece ser típico de las organizaciones políticas antiguas. Las pruebas del chamanismo en la China antigua son artefactos: inscripciones en huesos de oráculo y representaciones artísticas de animales (p. 66)

Es el arte el que pavimenta el camino hacia la autoridad. Los dibujos de animales son rasgos muy conocidos del arte decorativo de los bronces Shang y Zhou occidentales primitivos (p. 73). Se representan animales reales y fantásticos. Estos son: 1) el taotie; 2) el feiyi; 3) el kui; 4) el long; y 5) el Qiu (pp. 74-76), todos ellos figuras compuestas, muy significativas porque eran las imágenes de los distintos animales que sirvieron a los chamanes y chamanesas en su tarea de comunicación entre el cielo y la tierra o entre los vivos y los muertos (p. 85). Serpientes y dragones son duales porque son agentes de Dios que unen su mundo con el de los hombres (p. 87). La serpiente es muy importante. En un idioma común en arte religioso viene a ser agua e hibernación. En parte debe de venir de aquí su sugerencia de que la mezcla de hombre y bestia es un motivo esencial que comparten las artes antiguas de China y Mesoamérica.

El camino a la constitución de la autoridad política se da con la escritura. Según la leyenda, la invención de la escritura por Cangjie (de cuya existencia histórica no hay prueba alguna) vino acompañada de grandes portentos: llovieron granos de mijo del cielo, hubo un temblor de tierra y los fantasmas se lamentaron toda la noche (p. 105). Los antigos historiógrafos estaban revestidos de una gran autoridad moral porque, pudiendo leer, conocían el pasado. (p. 114).

La propiedad es esencial, especialmente la propiedad de vasijas y utensilios de bronce sirvió para legitimar el poder del Rey (p. 127). Los bronces de la China antigua eran muy caros y muy difíciles de obtener (p. 130). El agotamiento de las minas de cobre y estaño es uno de los factores que provocaron el nomadismo de las capitales en los Xia y los Shang (p. 133).

Por último, el poder político se concentra en una élite dominante por los factores siguientes: 1) el estatus individual; 2) la red de políticas regionales interactivas; 3) el aparato militar; 4) los hechos misteriosos (mitológicos y reales); 5) la escritura; 6) el acceso exclusivo al cielo y otros factores como los rituales chamánicos; 7) la riqueza y su aura (p. 137). Se crea así el poder político por tres medios prácticos: a) la autoridad moral; b) la fuerza coactiva; c) la sabiduría exclusiva derivada del monopolio de acceso al mundo espiritual (religión y ceremonialismo). "La civilización", dice el autor, "es la manifestación de la riqueza concentrada" (154)

El cuadro trazado por Chang resiste en su opinión la comparación con el concepto de "sociedad oriental" que, habiendo nacido en el pensamiento del siglo XVIII, reaparece luego en Marx, en Max Weber y en Wittfogel y siempre con una explicación insatisfactoria. Ni siquiera lo es la idea de Weber del "Estado patrimonial", aunque se acerca y menos aun la del "despotismo hidráulico" de Wittfogel (p. 160). Salvado, pues, de la adscripción a este modelo "desviado" del llamado modo de producción asiático, Chang sostiene que su estudio del origen del poder político en la antigua china es extrapolable a otras regiones del planeta.

jueves, 28 de mayo de 2009

Objetivo: Garzón.

Las querellas contra Garzón deben de ser moneda corriente en el Tribunal Supremo. No así las que pasan a estado procesal. Con ello el TS está diciendo que puede haber habido delito, prevaricación, en lo actuado por el juez Garzón. Por ahí se ha lanzado el PP como un solo hombre y haciendo trizas la presunción de inocencia que siempre reclama para sí al dar por supuesta la prevaricación como se deduce de las declaraciones de doña Soraya Sáez de Santamaría de que no puede haber inmunidad "para nadie que pretenda utilizar la ley de forma arbitraria". En las que se viene a admitir que así ha sucedido.

Quien haya seguido la actualidad político-judicial española en los últimos veinte años sabe que el juez Garzón es una pieza clave en un determinado espíritu de regeneración de la vida pública española. Pieza clave asimismo por abatir en los cenáculos de quienes se beneficien o hayan beneficiado del crimen organizado (Garzón comenzó a hacerse célebre en sus actividades en contra del narcotráfico), del terrorismo de Estado en tiempos de los GAL, de la actividad de apoyo social y económico a ETA, de la impunidad de los viejos dictadores por los crímenes cometidos y del mantenimiento del pacto de silencio sobre el pasado de la primera Transición en España. En cualquier de estos capítulos el juez ha hecho méritos suficientes para que la derecha dispare contra él. Disparar balas dialécticas, por supuesto. Sabido es que el PP ha interpuesto numerosas denuncias y querellas contra el señor Garzón por los más diversos motivos. El caso era parar su acción. Y donde no por querellas, la acción se orientaba por el insulto o la descalificación para desprestigiarlo. Todavía sonará en muchos oídos cómo el señor Rajoy decía que el señor Garzón era del PSOE porque en cierta ocasión concurrió a unas elecciones yendo como segundo en la lista del PSOE de Madrid; pero el mismo señor Rajoy oculta ladinamente que en esa misma legislatura el juez Garzón abandonó la política, se reintegró en su puesto de magistrado de la Audiencia Nacional y, desde él, procesó al ex-ministro del Interior socialista y a altos cargos del departamento, que es una curiosa forma de ser del PSOE.

El mérito del señor Garzón se incrementa porque no sólo sale normalmente airoso en su función de pararrayos sino que contribuye positivamente a aumentar la garantía y sentido de la justicia del lugar en que se halle.Y lo hace con nuevas iniciativas. Porque la presencia del juez Garzón en el asunto de la memoria histórica no solamente ha sido un notable incentivo para empezar a hacer justicia a las víctimas del franquismo, sino que ha planteado también un problema que ayudará a avanzar en el campo de la protección efectiva de los derechos de los niños, solicitando que se exhumen los cuerpos de los represaliados por la dictadura y que se indague el paradero de los miles de niños secuestrados por los franquistas y entregados a familias afectas al régimen, a veces en condición de criados.

Se comprende que, aunque lo jaleara en alguna ocasión, la drecha profese verdadera inquina al juez.


(La imagen es una foto de carolonline, con licencia de Creative Commons)

La ciudad de los sueños.

En la Casa Encendida de la obra social de Cajamadrid hay una exposición de fotografía urbana de Nueva York procedente de la colección del Museo de Arte Moderno, el famoso "Moma". Son noventa tomas casi todas en gelatina de plata y algunas justamente muy famosas, que abarcan escenas neoyorkinas captadas más o menos entre 1910 y 1960 y están representados todos los grandes de la fotografía de aquellos años, Strand, Steichen, Evans, Weegee, etc. Y con los autores, los muy distintos estilos, los ambientes, los tipos humanos, los momentos, las perspectivas. La contemplación de lo expuesto es como una visión caleidoscópica y equivale a una especie de inmersión en el fortísimo atractivo de esta ciudad a la que van a acabar las conexiones nerviosas del mundo entero, el pulso neurálgico del planeta, el icono del siglo XX y XXI. No fue casualidad que el siglo XXI iniciara su andadura, como también lo hizo el milenio, con un acontecimiento sucedido en Nueva York pero que estremecio al planeta entero, con le atentado de las Torres Gemelas, el icono de Nueva York, icono a su vez, etc. o icono del icono.

Desde las fotos correspondientes a los años de la depresión o una perspectiva aérea del edificio Chrysler, hasta los rostros anónimos de la gente que va al trabajo o viene de él, Nueva York tiene ya su nombre unido a muchos fenómenos y causas que serán mejores o peores pero forman el contenido simbólico de nuestra época: el melting pot, Chinatown, La ley del silencio, King Kong en lo alto del Empire State Building, Harlem, Bronx, los judíos de Brooklyn, Manhattan Transfer, el refugio de Ellis Island... que es ¿qué?: la referencia al mayor movimiento demográfico del siglo XX, el puerto de entrada a la emigración de Europa a los Estados Unidos, allí por donde los Estados Unidos siguen siendo Europa.

Nueva York ha llegado a ser la capital del mundo. La ciudad es el cruce de todos los movimientos del siglo XX, artísticos, políticos, culturales. Por eso es tan agradable contemplar esta especie de resumen detallado de su despliegue gráfico a lo largo del tiempo.

miércoles, 27 de mayo de 2009

El fantasma de la abstención.

Todo el mundo está al cabo de la calle de que las elecciones al Parlamento europeo no se plantean como una verdadera confrontación por asuntos europeos sino como una especie de sucedáneo de unas elecciones en clave de discusión interna, doméstica, de andar por casa. El saber convencional quiere asimismo que, al no tratarse de votar por el Gobierno o la oposición reales del país, los electores aprovechen para castigar al partido gobernante a lo que algunos añaden que, en el fondo, en las elecciones europeas no se vota a favor de unos si no en contra de otros.

Ello tampoco tiene mucha importancia dado que todo el mundo espera una abstención altísima, entre diez y veinte puntos porcentuales superior a la de unas elecciones legislativas ordinarias. El cuerpo electoral considera estas elecciones europeas como "elecciones de segundo orden" según las llaman los especialistas y se siente menos llamado a votar. Así que las abstención y la participación es el elemento decisivo de la convocatoria. Tanto que el llamado "partido de la abstención" puede acabar siendo el verdadero ganador al que determinadas orientaciones críticas, generalmente de izquierda, alientan con el fin de deslegitimar el sistema democrático, al partir de la idea de que, cuantos más se abstengan de ir a votar, más claro estará el rechazo al conjunto. Por supuesto esta posición, aparentemente radical, de ningún compromiso con la farsa electoral de la burguesía, se rompe en el momento mismo en que quien la adopta presenta su candidatura en una u otra lista de "auténticos", "verdaderos", "genuinos" izquierdistas. En tal caso, los aplausos al abstencionismo se convierten en trompeteos a favor de la participación en un mensaje cuya pobreza intelectual sólo es comparable a su ralea moral: abstenéos a no ser que me votéis a mí.

Efectivamente, la participación (y la abstención, por tanto) es un elemento decisivo en el funcionamiento de los sistemas democráticos que están basados en la idea de que la soberanía reside en el pueblo quien la ejerce a través del voto. Negarse a depositarlo vendría a ser, según ciertas interpretaciones escasamente aceptables a mi entender, como deslegitimar el conjunto del sistema democrático. Ello equivale a igualar abstención con voto en blanco o, incluso, voto en contra, lo que es demasiado igualar. La abstención no es interpretable a favor o en contra de nada ni deslegitima nada. Considérese el cuadro más arriba. En él consta la participación país por país en todas las elecciones al Parlamento europeo habidas desde las primeras en 1979 en todos los países de la Unión. En algunos casos (1987, 1995 y 2007) ha habido elecciones al Parlamento en ciertos países que acababan de efectuar su ingreso ya con una composición dada del Parlamento. Se puede ver que la abstención ha llegado a alcanzar cantidades sorprendentes en algunos países del antiguo bloque comunista como Eslovenia o Polonia en donde ronda el ochenta por ciento de los electores. O Eslovaquia o Bulgaria, en donde ronda el setenta por ciento. Y a nadie se le ocurre negar que en estos países reine una opinión pública muy europeísta. No es extraña tampoco una abstención en torno al setenta o setenta y cinco por ciento en países como Gran Bretaña. La alta abstención no deslegitima nada porque lo importante del procedimiento no es su aspecto cuantitativo sino el hecho incontrovertible de que las elecciones sean libres y, por supuesto, voluntarias. Hay muchos países (pocos ya en Europa y algunos más en América Latina) en los que el voto es obligatorio, lo que parece un contrasentido porque es confundir un derecho (algo de lo que puedo prescindir libremente) con un deber.

En todo caso, convirtiendo los datos anteriores en un gráfico (en el que solamente se reflejan los años "oficiales" de elecciones al Parlamento, no los de by elections en países específicos), puede verse en la última ilustración que la media de participación en las elecciones al Parlamento Europeo ha descendido de modo constante en unos veinte puntos porcentuales en los veinticinco años que van desde 1979 (67,19 por ciento) a 2004 (47,78 por ciento). No resultaría sorprendente que en 2009 la abstención media llegue al cincuenta por ciento y que en España rebase dicha cantidad.

El carácter caprichoso, a menudo incoherente y en muchas ocasiones demagógico del discurso político se observa en el razonar sobre este fenómeno de la abstención. El mismo dato (escasa participación) que demuestra que la Unión Europea tiene un problema de legitimación por no contar con el suficiente apoyo popular se lee como un veredicto inaplazable e incontrovertible del electorado a favor o en contra de su respectivo Gobierno a nada que la distancia entre los resultados de un partido lleven una ventaja de cuatro a más puntos porcentuales sobre los del partido rival y por más que, en definitiva, sólo haya votado escasamente el cincuenta por ciento. Y no se hable ya de los candidatos de las opciones radicales e independentistas: el mismo dato que prueba la manipulación y el revolucionario rechazo de las masas trabajadoras al sistema corrupto de la burguesía fascista a través de la abstención se convierte en un decidido mazazo de la conciencia revolucionaria y emancipadora de las masas proletarias a nada que el interviniente haya presentado su candidatura y su lista haya conseguido el 1,3 por ciento del voto y obtenido un representante que será el 1/50 de la representación española y el 1/736 del conjunto de la europea.

No, la abstención no deslegitima por alta que llegue a ser siempre que el voto sea libre. Lo que deslegitima es la altísima participación allí donde, sin embargo, el voto no es libre. En democracia el que no vota es porque no quiere y el que calla otorga.


Los intelectuales serviles

Ocurre en todos los sistemas totalitarios, en todas las dictaduras: hay intelectuales que se alinean con el poder y lo sirven fielmente. Las relaciones entre los dos son complicadas. No es infrecuente que el poder se gane la servidumbre de los pensadores utilizando una táctica doble de halago y coacción, zanahoria y palo. En general somos vanidosos y nos conmueve que el Príncipe, desde su gloria, haya reparado en nuestro humilde quehacer. Además tememos al dolor físico por lo que, acobardados, acabamos colaborando.

En la película de Vicente Amorim se refleja la historia de un escritor alemán, John Halder, quien, habiendo escrito una novela que los nazis valoraban mucho porque había empezado haciéndolo A. Hitler, termina colaborando con el régimen al cien por cien y finalmente sabiendo y mirando frente a frente a la horrible realidad que los nazis crearon para los judíos.

No escasean la obras sobre los nazis en las que la cuestión no es cómo pudo suceder lo que sucedió, echando la culpa a los jefes políticos y militares sino en las que se trata de la responsabilidad específica de sectores concretos de la población y qué tipo de castigo obtuvieron: los intelectuales (por ejemplo, los músicos, con el caso Furtwängler), los jueces, los mismos militares. La historia del conflicto moral suele presentar la misma evolución: el hombre se corrompe, se hace cómplice del mal y pone precio a su corrupción.

El momento en que suele comenzar este tipo de historias es el del primer surgimiento del nazismo, el inicio de una época de cuyas consecuencias morales todo el mundo se horrorizaría después, el momento del huevo de la serpiente: el tipo de textos expresionistas, al estilo de los de Karl Krauss, el reflejo de una realidad desbocada, al estilo del de Döblin o de Christopher Isherwood que también tuvo tiempo de presenciar cómo evolucionaba la Alemania del tercer decenio del siglo XX.

John Halder cambia su angustioso estado de profesional sin mucho renombre, hijo atormentado por una madre fuera de sí, esposo aburrido en un matrimonio sin amor, hombre más o menos del montón por el relieve público, el éxito social, la vida muelle del intelectual que, conscientemente, pone su talento al servicio del proyecto nazi pensando que conseguirá evitar convertirse en uno de ellos. Pero no lo consigue. Desde el mismo momento en que admite la primera concesión, la primera transacción moral, ya lo está siendo. Por eso la película termina del modo tremendo en que lo hace, cerrándose con esos compases célebres de la primera sinfonía de Mahler, autor al que está dedicada la entera banda musical.

Entre tanto hay una historia bien contada, bien ambientada, a veces un poco confusa, pero siempre emotiva en la que vamos viendo la estrella ascendente del intelectual ario, colaboracionista con el régimen, hasta su degradación final. Viggo Mortensen borda el papel y lo mismo hubiera hecho la protagonista femenina, Jodie Whitaker, si el suyo hubiera sido más consistente y no perdiera interés repentinamente cuando el personaje pasa de ser una audaz, ingenua pero muy original estudiante con mucha personalidad a personificar una convencional y egoista esposa de un alto cargo de las SS que es en lo que se ha convertido aquel profesor que tanto la atrajo en la Universidad.

martes, 26 de mayo de 2009

El debate de los trasuntos.

Quizá me equivoque pero en el debate de ayer en TV1 uno tenía la impresión de que no eran los candidatos mismos del PSOE y el PP en las elecciones europeas quienes debatían sino otros. Por sus gestos, su entonación, su ritmo y, sobre todo, por el fondo y la forma de lo que cada uno decía, Juan Fernando López Aguilar sonaba talmente como el señor Rodríguez Zapatero y Jaime Mayor Oreja... como el señor Aznar López. Así es: fue un debate entre Zapatero y Aznar por persona interpuesta. No hace falta decir que el encuentro lo perdió generosamente el dueto Mayor/Aznar y lo ganó por goleada el Aguilar/Zapatero; aunque, en definitiva, el verdadero perdedor, como siempre, fue el señor Rajoy, a quien un candidato atacó sin que el otro lo defendiera.

López Aguilar es un hombre de nuestro tiempo, con un lenguaje llano y preciso que todos entienden y a quien su acento canario ayuda notablemente por ser tan distinto del áspero peninsular. Fue el único de los dos que se refirió a la Unión Europea en varias ocasiones y con consistencia, ilustró la importancia de la Unión para España y, sobre todo, elaboró un discurso trabado que enlazaba y armonizaba las políticas nacionales con la europea, dando la impresión de una unidad de acción del partido en el Gobierno que defiende en Europa lo mismo que defiende en España. Le dio tiempo a explicar (por cierto, mucho mejor de lo que ha hecho el Gobierno hasta la fecha, a mi entender) el sentido de las políticas económicas y sociales para salir de la crisis, se zafó del martilleo constante de su adversario con los cuatro millones de parados y supo atacarlo poniendo de manifiesto tres aspectos: a) la carencia de propuestas del PP en todos los órdenes de la política española; b) la labor de zapa del PP en los foros internacionales, singularmente en Europa en contra del Gobierno de España; y c) la deficiente ejecutoria del señor Mayor Oreja como europarlamentario y su impresionante palmarés de votaciones sistemáticamente en contra de cualesquiera medidas progresistas que el Parlamento haya considerado.

A su vez, el señor Mayor Oreja es mucho menos telegénico. Su porte, actitud y ademán son engolados, enfáticos y vacuos; parece un personaje salido de una galería de antigüedades. En todas sus intervenciones no hizo una sola propuesta positiva, salvo decir que para resolver el paro es preciso vincularlo a la educación, lo que no es nuevo ni brillante. Se empleó a fondo con los cuatro millones de parados, repitiendo la cifra una y otra vez , como si fuera una batería de campaña castigando un objetivo y reconduciendo todos los temas a esa acusación que, debía de pensar, estaba demoliendo a su adversario. Lo que no fue hablar de los cuatro millones de parados fue repetir al pie de la letra algunas de las consignas más bombáticas del señor Aznar como la de "la nación se diluye" o esa panacea para salir de la crisis y resolver Europa que consiste en propugnar "más España", signifique esto lo que signifique, o la de que hay crisis de valores, pérdida de la centralidad de la familia y otros agüeros que tienen tanto que ver con Europa y con la crisis como con el viaje a la luna.

Imagino que hoy los periódicos darán ganador a uno u otro debatiente según su orientación ideológica, como acostumbran. De hecho, ya he visto algunos titulares que dan risa aunque, en el fondo, todos los titulares dan risa.

Por mi parte, qué más quisiera que poder escribir algo a favor del candidato del PP pues me gusta el exotismo; pero es imposible. Ha sido el debate entre un hombre con empuje, arranque, ideas, contemporáneo, articulado, pegado a la realidad y de su tiempo y un estafermo ayuno de ideas, sin propuestas, sin gran contacto con la realidad, que vive de administrar lugares comunes muy grandielocuentes pero vacuos y de atacar al Gobierno en todos los frentes pero sin proponer nada alternativo.

Juan Fernando López Aguilar es un dirigente de segundo orden perfectamente sintonizado con el Gobierno, con su partido y con la realidad en la que vive. Hay una clara unidad de acción entre su discurso y la acción del Gobierno socialista. Jaime Mayor Oreja es un dirigido de segunda. Mejor dicho, un teledirigido de segunda. Quien lo teledirige no es el señor Rajoy sino el señor Aznar.Y no hay la menor unidad de acción entre el programa para las elecciones europeas y el de un hipotético "gobierno en la sombra" del PP porque tales programas no existen.

Todo eso quedó muy claro ayer.

Los sondeos vaticinan la victoria del PP y sólo difieren, al parecer, en el margen de la derrota. De ahí la importancia de la campaña, para que los indecisos se decidan.

Paralelo 38.

La nueva histeria en las cancillerías se llama prueba nuclear en Corea del Norte. El régimen político parece sacado de una película anticomunista de Hollywood pero, al parecer, en serio. Kim Jong Il, sucedió a su padre, Kim Il Jong, marxista convencido, y piensa dejar en su lugar cuando fallezca a su vez a su hijo Kim Jong Il (junior). Qué tenga esta peculiaridad que ver con el materialismo histórico en su vertiente leninista y estalinista que prevalecen en Asia es un misterio. Como es lógico, pues estamos en Asia.

En todo caso, Corea del Norte es el último país que salió dividido de la guerra y la guerra fría. Los otros fueron Alemania y Vietnam. Ambos se han reunificado pero no así Corea que sigue dividida a lo largo del paralelo 38. Aquello fue una guerra en la que algunos vieron el comienzo de la tercera mundial, a sólo cinco años del fin de la anterior, una guerra en la que se enfrentaron a tiros algunos aliados de la segunda mundial, en concreto, los Estados Unidos y la China que acabó entrando en el conflicto entre Corea del Norte y las tropas de la ONU, que ya por entonces se usaba a la ONU para defender políticas de país. China iba a favor de Corea del Norte y por ello invadió la península en 1953, enfrentándose directamente con los Estados Unidos a tiros. El ataque chino pilló por sorpresa a los gringos que tuvieron que retirarse hasta el paralelo 38 en donde se hicieron fuertes. Ese paralelo es hoy la frontera entre las dos Coreas. Como el Oder-Neisse fue la frontera entre las dos Alemanias y el paralelo 17 entre Vietnam del Norte y Vietnam del Sur. El último vestigio del mundo ya ido de la postguerra en el que se ejemplificaba como en un escaparate el contraste entre los dos modos de producción, el socialista y el capitalista. Corea del Sur es una potencia económica y Corea del Norte no existe a esos efectos.

El conflicto (de haber uno que está por ver), era entre las dos Coreas. Cuando, al final, en 1953 luchaban de nuevo en el paralelo 38 los EEUU y China nos encontramos con la paradójica y algo ridícula situación de que dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad estaban en guerra entre sí. Luego, el conflicto se estancó o congeló en el paralelo 38. Hasta hoy.

La peculiaridad de la situación es que se trata de un conflicto nuclear. Si no se consigue que Corea ponga fin a sus incursiones en territorio de armas de destrucción masiva, puede haber una escalada en la zona. Movida por un sentimiento de inseguridad. Quizá Japón y Corea del Sur se embarquen en programas nucleares. Japón tendría que reformar la Constitución de 1946, o Constitución "McArthur". Y no hablemos de lo que pase con Irán en donde viven pendientes de qué sucede con Corea del Norte, puro "eje del mal". El Consejo de Seguridad condena el ensayo nuclear coreano. Si no hay intensificación de las sanciones, el régimen no se sentirá hostigado.

De hecho, toda la política exterior estadounidense basada en la idea del desarme nuclear total que había comenzado con el START I y START II, queda ahora en entredicho. Si países como Irán y Corea pueden hacerse nucleares, toda la justificación de START I y II se viene abajo y hay que inventar un concepto nuevo en las relaciones internacionales de la época global.

lunes, 25 de mayo de 2009

La Inquisición y la derecha.

¿Así que un ciudadano español sometido a un procedimiento judicial con todas las garantías procesales del Estado de derecho resulta ser víctima de una persecución inquisitorial? Y esto lo dice uno que aspira a ser presidente del Gobierno de España. Y, encima, de derechas. Este disparate demagógico, propio de alguien que no piensa mucho lo que dice, si es que piensa en absoluto, se puede considerar desde dos puntos de vista por lo demás complementarios:

Primero, lo que es evidente. Todo el respeto y acatamiento que la derecha afirma tener por los órganos judiciales y la administración de justicia se convierte en clara animadversión cuando los órganos judiciales se interesan por uno de los suyos. Es entonces cuando los tribunales civiles ordinarios dejan de cumplir sus funciones en la administración de justicia y pasan a ser dicasterios del Santo Oficio. El mensaje subliminal en esta actitud está bien claro: dado que el Tribunal de la Inquisición fue algo que hubo que erradicar y contra cuyo regreso estaría justificado alzarse en armas, lo que se está diciendo es que también cabe la resistencia frente al Estado de derecho democrático. En todo discurso de la derecha hay siempre un elemento golpista.

La segunda nota derivada del exabrupto rajoyiano tiene que ver con las convicciones ideológicas de la derecha y su capacidad camaleónica para aparecer con el color que más convenga, porque esta idea de asociar la Santa Inquisición con el mal es propia de la ilustración, de la modernidad, del progresismo décimonónico y de la izquierda actual, heredera de los anteriores. En principio no tiene sentido que se la atribuya el pensamiento reaccionario ni el de derechas. Esta derecha es la de los Reyes Católicos y, con ellos, todo lo que de bueno, en su opinión, hicieron para España, entre otras cosas, el establecimiento del Santo Oficio para la detección de judíos, moriscos, falsos conversos, relapsos y otros precitos. Es la derecha que no condena el franquismo que, de habérselo permitido el Vaticano, hubiera restablecido el Tribunal de la Inquisición en busca esta vez de masones y comunistas. En el imaginario colectivo de la derecha española el Santo Oficio fue una gran cosa que no debe presentarse con malos colores como ha hecho el desafortunado señor Rajoy.

La derecha española presenta varios casos de disonancia cognitiva de Leon Festinger entre lo que le gustaría ser y lo que sabe que es. Este uso "progre" del término Inquisición es prueba de su éxito en apropiarse del mundo conceptual de la izquierda cuando ya no puede oponerse a él. Es el clásico If you can't beat them, join them porque, originariamente, esta derecha se habría opuesto en su día a la abolición de la Inquisición, igual que hoy se opone a todo aquello que sea aumento de derechos de los ciudadanos. Dentro de otros cincuenta años la Iglesia habrá admitido el matrimonio entre homosexuales, el matrimonio de sacerdotes y sacerdotisas y lo pondrán como ejemplo de algo que las potencias del mal tratarán siempre de destruir, cosa que no consiguen gracias al denodado esfuerzo en pro de la libertad de los escudos eclesiásticos.

La neurosis providencialista.

Viene precedido este nuevo libro de José María Aznar (España puede salir de la crisis, Barcelona, Planeta, 2009, 219 págs) de la polémica acerca de si lo ha escrito él o no, polémica que encendió en primer lugar Juanjo Millás si no estoy equivocado. Dice el novelista que lo ha escrito un negro. Añado más: por el estilo, el relativo dominio de la jerga económica y la concentración en los problemas económicos, es razonable pensar que, en efecto, no lo haya escrito él. Pero si atendemos a otras cuestiones veremos que el asunto en sí es irrelevante: es tan malo, tan absurdo, desorganizado, reiterativo y propagandista que podría haberlo escrito él sin problema alguno y, desde luego, el fondo de la obra y el modo de argumentar retratan a la perfección al autor: un ególatra con complejo providencialista, un hombre que se cree un mesías y al que sale la vanidad por todos los poros.

El sentido de este libro que es más bien un torpe panfleto, es sencillo de desentrañar porque responde una imagen maniquea del mundo, de la realidad, de la vida y de las opciones: todo lo que él piensa, cree, dice y pone en práctica es bueno, excelente, acertado, oportuno, virtuoso, necesario; jamás duda, nunca se equivoca, siempre acierta. Todo lo que piensa, cree, dice y hace el adversario es malo, pésimo, erróneo, inoportuno, vicioso, innecesario, despilfarrador, catastrófico. El adversario jamás acierta; siempre se equivoca o, algo peor, hace las cosas mal adrede, quizá con fines delictivos ¿quién sabe? Por adversario hay que entender en el imaginario aznarino una serie de círculos concéntricos en cuyo núcleo está el Gobierno de Rodríguez Zapatero (a quien, si no estoy equivocado, no menciona una sola vez), viene luego el socialismo, más al exterior, la izquierda en general y, por último, una capa brumosa por la que el autor destila su habitual odio y es el "espíritu del 68".

Una visión tan elementalmente dicotómica del mundo, tan en blanco y negro, que no admite matices (al adversario no se le reconoce ni un solo mérito, no se le da ni agua) , tan agresiva, militante y desaforada convierte la lectura de este panfleto casi en la de un comic. Sobre todo porque, ante la necesidad de presentar el mundo en esta dualidad primitiva se hacen añicos todas las consideraciones ordinarias del discurso civilizado; todo se instrumentaliza al servicio de esta visión mesiánica de la existencia. Las cosas se presentan siempre de esa forma tajante de blanco y negro; cuando hay que torcerlas y mentir para llevar razón, se tuercen y se miente. De los asuntos problemáticos simplemente no se habla y al adversario se le ridiculiza siempre no concediéndole jamás ni el beneficio de la duda.

El planteamiento general de la obra tiene la simpleza de un tebeo: en los últimos treinta años -y gracias sobre todo a las políticas neoliberales de las que el autor se considera adalid- el mundo conoció una etapa de crecimiento sin parangón, de bienestar, prosperidad y desarrollo que, de pronto, se rompió en el verano de 2007 con la aparición de la crisis para resolver la cual, este hombre providencial ha escrito este panfleto (p. 12). Como es obvio que las cosas raramente son así y los fenómenos históricos como las crisis necesitan una etapa de incubación, el autor (sea quien sea) se ve obligado a decir en varias oasiones (pp. 42, 57, 139, 214) que durante los maravillosos treinta años se adoptaron actitudes, tomaron medidas, aplicaron criterios erróneos, equivocados que finalmente produjeron el estallido de todos conocido. Luego los treinta años de maravilloso crecimiento no fueron tales ya que en ellos (rotos, además, por varias crisis como la de 1993 y la de 2001/2002) se sembraron las semillas de la catástrofe. Pero uno de los factores que el lector de Aznar conoce de antemano es que la coherencia no es virtud que adorne a su razonar que se orienta siempre en función de un criterio maniqueo a ultranza: dice en cada caso lo que le conviene, con independencia de que se contradiga con lo que sostiene en otra parte.

Ni la coherencia ni la verdad. Por ejemplo, después de dar una explicación archisabida de la crisis movida por las hipotecas subprime y los hedge funds que hoy conocen hasta los niños de primaria sostiene que el desarrollo de los últimos veinte años ha traído la disminución de las desigualdades en el mundo (p. 33). Aznar o quien le haya escrito el panfleto tiene que saber que esto no es cierto y que hay un intenso debate acerca de si la desigualdad mundial ha aumentado o disminuido, que ello movió precisamente una conferencia internacional sobre el tema en la Universidad de California en 2007 sin que hubiera un criterio claro. Por lo demás, como señala el Informe Social Mundial de la Secretaría General de la ONU de 2005, en los últimos diez años ha aumentado la desigualdad en el mundo. En el fondo, este problema quizá deba enfocarse como lo hace el estudioso Branco Milanovic en su ensayo sobre los métodos de medir la desigualdad en el mundo, según el cual, si se aplica un concepto no ponderado de desigualdad ésta ha aumentado, pero si se aplica uno ponderado, ha disminuido. Claro que si se aplica un concepto ponderado con exclusión de China, la desigualdad ha aumentado. Por supuesto, todos estos asuntos de matices, promedios, equilibrios son músicas celestiales para el autor del libro que no se molesta en citar bibliografía alguna ni ningún autor para respaldar el torrente de afirmaciones y negaciones rotundas que vierte en la obra. Él se limita a enunciar sus opiniones como si fueran la verdad revelada, sin apoyarlas más que en sus convicciones y su modo de interpretar la realidad que es a través del cristal de su infinita egolatría.

En conjunto, este disparatado libro no es más que una sarta de enunciados tendenciosos para hacer autobombo de los ocho años de gobierno que el autor tuvo el honor de presidir, como repite hasta la saciedad con una falsa modestia evidente y que supusieron la vera salvación de España entre dos etapas de desastres sin paliativos que fueron los Gobiernos socialistas del señor González antes del suyo y del señor Rodríguez Zapatero después de él. Los dos dirigentes socialistas no han tenido otra finalidad que llevar España al caos, al desastre, a la pobreza y el paro. Por lo tanto, lo que hay que hacer para salir de la crisis es retornar a las sapientísimas políticas de 1996 - 2004, incluso acentuarlas. La idea de que, cuando él ganó las elecciones por la mínima en 1996, España estaba en la senda de la recuperación de la crisis de 1992/1993 no aparece ni mencionada; como tampoco la de que el saneamiento de las cuentas públicas se debió a la masiva privatización del sector público. Por descontado, la hipótesis de que el carácter especialmente grave del impacto de la crisis en España se deba a la desgraciada política de liberalización del suelo que su Gobierno puso en marcha y de que, en el fondo, la crisis se incubara con sus políticas neoliberales ni se le pasa por la cabeza o, cuando menos, ni la menciona. Al contrario: el dejó una España perfecta que después el señor Rodríguez Zapatero no ha hecho más que hundir en la miseria. Los cuatro años de la primera legislatura del PSOE, con creación neta de empleo y sólido superávit ni siquiera asoman. De forma que, según su torticera argumentación, aunque la crisis sea global y golpee a España, una parte importante de ella es atribuible a las desastrosas políticas socialistas que, en lo esencial, residen en aumentar el gasto público; la bicha aznarina.

Ahorro todo comentario sobre las medidas que el señor Aznar propone para salir de la crisis porque no son otras que las mismas que la han originado: más desregulación, más privatización, más auxilio a los circuitos financieros, drásticos recortes del gasto público e implantación de una reforma del mercado laboral que supone, cómo no, restablecer el despido libre. No lo digo yo; lo dice él, negro sobre blanco y es, en el fondo, el programa oculto de la derecha en caso de ganar las elecciones pero que nuestro autor desvela con el nombre grandielocuente de una nueva Agenda Nacional de Reformas "muy ambiciosa, que apueste por la austeridad y el recorte del gasto público, la contención del empleo público, la racionalización y reestructuración del modelo autonómico, las rebajas de impuestos, una nueva oleada de privatizaciones de empresas públicas, sobre todo en el ámbito autonómico y local, la recuperación del mercado nacional, la apertura comercial, nuevas liberalizaciones en los mercados de servicios, mayor competencia en todos los mercados, una nueva y profunda reforma laboral, reformas para asegurar la sostenibilidad del sistema de pensiones, reformas para mejorar la eficiencia y reducir el coste de los sistemas sanitarios, reformas para mejorar la calidad del sistema educativo, reformas para mejorar la calidad de los servicios del Estado como supervisor, reformas en la regulación financiera para reforzar la transparencia y penalizar la falta de honradez empresarial, y un refuerzo de la capacidad energética nacional." (p. 168). No es imprescindible pero, si se traduce esta melopea a algo inteligible, significa que se descapitaliza al Estado para que no pueda atender gastos sociales, se reduce el gasto público, se privatiza lo que quede por privatizar, se implanta el despido gratuito y se despoja de derechos a los trabajadores, se reducen las pensiones y se privatiza el sistema nacional de salud

En el fondo, el carácter verdaderamente chusco de este atropellado panfleto queda en evidencia en la explicación sobre las causas de la crisis: no han sido las políticas neoliberales, como cree todo el mundo en todas partes, no. No han sido los fallos del mercado; el mercado no tiene fallos (obviamente ni los que los teóricos neoclásicos admiten, que nuestro hombre es más papista que el Papa), sino que los fallos se dan todos en el lado del Estado. ¡Con decir que, a su parecer, los precios de las viviendas se han inflado desmesuradamente por las políticas intervencionistas en el suelo! (p. 174). La causa de la crisis es, pues, el fallo del Estado. Casi treinta años después de la doctrina Reagan de que el Estado no es parte de la solución sino parte del problema, hete aquí que el Estado vuelve a ser culpable de los desaguisados de la crisis. Acerca de cómo los neoliberales han arrinconado al Estado en estos treinta años y han intentado que no pudiera cumplir con sus funciones, ni una sola palabra.

Además de estas consideraciones de economía, el libro contiene asimismo reiteradas advertencias de carácter moral y cultural que no son otra cosa que aburridas letanías de los principios autoritarios con claro deje franquista de siempre: hay que rechazar la irresponsabilidad y la cultura de la queja, así como la del crédito ilimitado (pp. 66-70) y hay que confiar más en la iniciativa privada para el ejercicio de la solidaridad social. Se trata de la idea aznarina del Estado del bienestar, en lo esencial, la beneficencia (p. 74).

Entre los aspectos "culturales" de la crisis hay un tratamiento del nacionalismo que es de antología y cuyo nivel mental se calibra leyendo el siguiente desvergonzado galimatías: "Yo (Aznar) no soy nacionalista. Tampoco eso que algunos llaman nacionalista español. España es fruto de una continua creación, a lo largo de la cual los españoles, constituyéndose como nación de ciudadanos libres e iguales, dieron lo mejor de sí mismos. Habrá quien añada que también dieron lo peor, pero eso es inevitable tratándose de seres humanos actuando en una empresa de tan largo alcance, en la que se combinaban toda clase de ambiciones, intereses y proyectos. Como cualquier otra gran nación." (p. 127). Menos mal que no es nacionalista. Si hay un ejemplo de hipocresía en la vida política es el de estos nacionalistas españoles a ultranza cuya buena conciencia es tan extrema que sostienen no ser nacionalistas.

En fin, recetas del hombre providencial para salir de la crisis: domeñar las "taifas" autonómicas (p. 186), fortalecer la relación atlántica, mejor educación, disciplina, respeto, trabajo, etc (p. 195) y, desde luego, "acabar con el espíritu del 68" (p. 197). Dicho en román paladino: las "taifas" de hoy son lo que el joven falangista Aznar llamaba la "charlotada" de la Constitución y lo que corresponde es volver al centralismo franquista; la política exterior consiste en convertir al país en el palanganero de los Estados Unidos; y en todo lo demás, mano dura, mucho autoritarismo y espíritu sumiso.

No hace falta seguir; el lector apreciará la categoría mental del autor leyendo el siguiente párrafo, ya al final de la obra y que ha repetido varias veces a lo largo de ella: "Los propagandistas del todo vale, todo es posible y todo es gratis tienen mucha responsabilidad en la profundidad de la actual crisis. Porque ni todo vale, ni todo es posible y, desde luego, nada es gratis." (p. 214) Profundo, ¿eh?

domingo, 24 de mayo de 2009

Madrid, baluarte de la corrupción.

De un tiempo a esta parte, cada vez que sale el nombre de Madrid en los medios es para echarse a temblar. ¿Qué fue del "No pasarán"? De bastión del antifascismo, la capital del Reino ha pasado a convertirse en albañal de todas las ilegalidades, desmanes y abusos del poder político autonómico ¿Qué no habrá hecho la señora Aguirre en esta ocasión? De momento ya está de nuevo su imperio en los periódicos por el rocambolesco asunto del espionaje a miembros de su partido, el PP, pero que eran adversarios suyos en su empeño por calzarse la presidencia nacional.

La juez investiga a ocho personas, dos funcionarios de la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM) y seis contratados exteriores para tareas propias de James Bond entre policías nacionales y guardias civiles que, según se ve, hacían horas extraordinarias para la CAM. Es lógico buscar entre profesionales. Y, cuando eso sucede, se encuentra uno con resultados de cine. Como ese por el que uno de los espías informa a su superior de que en el bolsillo del cadáver de un hombre asesinado a las puertas de una discoteca se encontró la tarjeta de visita del aurodiputado Enrique Barón, del PSOE, noticia que encontrará interesante quien ande tratando de montar una campaña contra el señor Barón, a cuenta de las andanzas de sus amigos cadáveres. En este caso, no obstante, parece que el interés del espionaje se orienta a personal distinto, los queridos compañeros del partido. Para que te fíes de alguien en política.

Lo curioso del caso del espionaje es que la señora Aguirre neutralizó una decisión de investigación del PP a base de montar una comisión parlamentaria de investigación en cuya presidencia colocó a un buen hombre que hubo de dimitir por estar involucrado en el frente pecuniario, esto es, la trama Gürtel y a la que apenas dejó actuar pues la cerró manu militari con alevosía y antelación concluyendo que eso de los espías, de lo que se ocupa actualmente el correspondiente juzgado, es una quimera.

Por otro lado, el diario Público denuncia que El PP pagó facturas electorales a Correa a través de una fundación y ya tenemos palenque abierto al que se precipitan a contrarrestar el ataque los mozos más aguerridos de Gobierno de la CAM, don Juan José Güemes, secretario de Comunicación de la CAM y furibundo dialéctico y el señor Francisco Granados que niega con toda contundencia que la Fundación haya destinado un solo euro a financiar las campañas electorales del PP. Sin embargo parece que hay documentos que prueban cómo la Fundación pagó por actos de diversas campañas electorales en la CAM con facturas con el concepto falsificado para que pudieran pasar como propio de la Fundación. Si esto es así, los responsables de dicha Fundación, cuyo patronato está presidido, cómo no, por la ubicua señora Aguirre, se han saltado a la torera toda la legislación en materia de financiación de partidos políticos y de campañas electorales, esto es, tanto la Ley Orgánica de Financiación de Partidos Políticos de 1987 como la Ley Orgánica de Régimen Electoral General de 1985. Los ingresos para campañas electorales deben efectuarse en unas cuentas especiales; hay límites a las aportaciones de personas físicas o jurídicas que la tal Fundación se ha saltado y, sobre todo, hay una prohibición expresa de que empresas que estén en relaciones contractuales con una administración pueda presupuestarle obra alguna. De confirmarse los datos resulta ser un caso obvio de financiación ilegal.

(La imagen es una foto de Público, bajo licencia de Creative Commons).

Euroelecciones.

El señor Otegi pide el voto en las elecciones europeas para la candidatura de Iniciativa Internacionalista que es esa candidatura internacionalista formada por nacionalistas y partidos nacionalistas; presidida por quien, caso de salir elegido, dimitirá, dando paso a la segunda de la lista y dedicada a cantar las églogas de la verde Euskadi feliz. Está bien que los independentistas abertzales, los abertzales de izquierda, o sea, los independentistas de izquierda (que todos esos nombres usó el señor Otegi para que el rebaño no se le despistara), sepan a quién tienen que votar, incluso aunque no sepan bien quiénes son ellos a juzgar por los nombres que enuncia Otegi.

El señor Rajoy propone para Europa que dimita la señora Chacón por la guerra biológica que el ejército español lleva contra un colegio de niños. Habla en Baleares, cuyo primer presidente del PP, señor Cañellas, incurrió en un delito de soborno que no recibió castigo por haber prescrito y cuyo segundo presidente, señor Matas, está imputado en otro proceso penal. Y en Baleares dice que es muy difícil poder con el PP intentado mezclarlo en asuntos de corrupción, siendo así que lo está en medio país.

El señor Rodríguez Zapatero sostiene que el PP carece de guión y de plan de Europa, sin duda, que es lo que le pasa a él. Sostiene asimismo que el PP es la "derecha de la derecha" europea, lo cual parece bastante cierto y le deja a él libre el cubículo de la "derecha menos derecha", que es de lo que le acusan las pintivariadas izquierdas a la izquierda del PSOE.

El sañor Cayo Lara, a quien sus enemigos llaman "Lacayo Lara", harto de la deriva neoliberal de la socialdemocracia española, quiere llevarse para Izquierda Unida a los votantes desencantados o desengañados del PSOE. Es una brava propuesta de regeneración del "voto útil". Consiste en hacerlo inútil del todo.

La señora Rosa Díez, una versión española de lo que los anglosajones llaman un/a político/a maverick, dice que los partidos nacionales se comportan como partidos "nacionalistas" en un juego mental que ya huele a delirio porque hay que preguntar: nacionalistas ¿de qué nación? Porque la española-una-grande-libre-a-mucha-honra se la ha reservado ella.

Estas elecciones al Parlamento europeo prometen.

sábado, 23 de mayo de 2009

Las mentiras de Iniciativa Internacionalista.

Menos de veinticuatro horas después de que el Tribunal Constitucional autorizase la lista de Iniciativa Internacionalista ésta ha demostrado ser lo que el Tribunal Supremo supuso que era (y por eso anuló su candidatura) pero que el Tribunal Constitucional negaba que fuera (pero sí es). ¿En qué basaba el Tribunal Constitucional su decisión? Entre otras cosas, en el hecho de que la formación de izquierdas, en su escrito de recurso de amparo condenaba de modo explícito y taxativo el empleo de la violencia para la obtención de objetivos políticos en el marco de un Estado democrático: “ Esta parte quiere manifestar de forma clara y sin ambigüedades, que la coalición electoral 'Iniciativa Internacionalista –La Solidaridad entre los Pueblos', así como los partidos que la integran, Izquierda Castellana y Comuner@s, nunca han utilizado medios que no sean estrictamente políticos para la obtención de sus objetivos programáticos, siendo el uso de la violencia completamente ajeno a su forma de acción y cultura política, por ello expresan un claro rechazo y condena del uso de la violencia para la obtención de objetivos políticos en el marco de un Estado democrático”.

Pues bien, como se decía, menos de veinticuatro horas después de la legalización, la candidatura ya no condena la violencia etarra. A la reiterada pregunta de los periodistas sobre si condena o no a ETA el portavoz de la candidatura, un tal Ocampo, recurre al habitual jesuitismo esquinado para zafarse de la cuestión, sosteniendo que no la condena porque eso es simplista.

El asunto no tiene mayor importancia que la de que unos granujas hacen honor a su condición de tales, mintiendo sobre sus propósitos e intenciones. Como todos los granujas. Cualquiera que conozca este mundo de los pistoleros y sus correveidiles en las instituciones, sabe que este brusco giro (de condenar a no condenar) probablemente se debe a que los pistoleros han amenazado a sus correveidiles y estos han vuelto al redil, acojonados.

¿Y ahora? Ahora nada. La candidatura podrá presentarse a las elecciones al parlamento europeo y a los demás, a la gente de izquierda que no amparamos la violencia sólo nos queda esperar que no la vote nadie. Ojalá.

En otros términos, las cosas están muy claras: no creo que nadie de izquierdas en España que haya apoyado a la candidatura sorprendido en su buena fe, vuelva a avalar candidatura alguna de este jaez.

Las elecciones europeas y la corrupción.

En uno de los diferentes procesos que el señor Carlos Fabra tiene abiertos por la presunta comisión de diversos delitos, el fiscal pide para él dos años de prisión por falsedad en documento público. Y esa es la punta del iceberg de lo que este presidente de la Diputación de Castellón y "ciudadano ejemplar", según el señor Rajoy, tiene pendiente con la justicia. Se substanciará este y otros procesos, el señor Fabra dará con sus huesos en la cárcel, pero seguriá siendo un "ciudadano ejemplar" y presidente de la Diputación.

A su vez, el de la Generalitat de Valencia, señor Francisco Camps, está imputado por presunto cohecho en la parte valenciana de la trama Gürtel, la mayor concentración de políticos corruptos y presuntos delincuentes por metro cuadrado de moqueta del universo mundo. El señor Camps, al parecer, se ganaba buenos trajes de excelente paño a cambio de garantizar adjudicaciones por licitación a la dicha trama. Aunque su caso y algunas andanzas han estado en los periódicos, el señor Camps ha mantenido un obstinado silencio ante amigos, detractores y, por supuesto, los electores. Sostenía que estaba deseando comparecer ante el juez para dar las explicaciones pertinentes y restablecer su buen nombre. Compareció ante el juez y no solamente no dijo nada que lo exonerase ni aportó prueba alguna, sino que reconoció haber mentido a la ciudadanía cuando aseguraba no saber quién es don Álvaro López, "El Bigotes", siendo así que lo "quiere un huevo". También aquí terminará el proceso, el señor Camps será condenado pero seguirá siendo presidente de la Comunidad Autónoma.

En la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM) se concentra el grueso del aparato de corrupción del PP, en el que pululan decenas de militantes y cargos del partido en todos los órdenes de la administración: municipal, autonómica y nacional. Y, dentro de la CAM, el meollo en el que se entrecruzan los distintos vectores de la corrupción es el Gobierno autonómico. En Madrid hay abiertos dos procesos penales en los que están involucrados distinguidos miembros del partido como alcaldes, concejales, consejeros o exconsejeros, diputados autonómicos y diputados nacionales. En uno de ellos se dilucida un oscuro caso de espionaje ordenado por alguien del Gobierno de la Comunidad y cuyo objeto eran otros políticos de su mismo partido. En el otro se lleva cuenta de las trapacerías hechas por los militantes y cargos del partido en relación con la trama Gürtel. La principal beneficiaria indirecta de esta trama corrupta en Madrid es la presidenta de la CAM, doña Esperanza Aguirre, cuya colaboración para esclarecer los hechos de los tres procesos es nula y hasta obstruccionista: dio carpetazo sin tiempo para averiguar nada a la comisión de investigación parlamentaria sobre los famosos espionajes. De otro lado está en el centro de la movida del caso Gürtel en la CAM que afecta a un buen puñado de alcaldes, concejales, exconsejeros de la Comunidad etc. sin que ella haya hecho gesto alguno de dimitir. Al contrario, recientemente, el diario Público ha destapado otra nueva trama en relación directa con el PP de la CAM, consistente en financiación privada del partido y probablemente irregular por cientos de miles de euros. Hasta la fecha la señora Aguirre, con su desparpajo característico, sugiere que quien quiera averiguar algo, que le pregunte a Pío, pío, pío. Llegará un momento en que quizá se acabe inculpando asimismo a la señora Aguirre pero ésta seguirá siendo inocente de toda culpa.

La corrupción no desprecia ningún nivel de la estructura del Estado y partido: la trama Gürtel tiene tocado, entre otros, al tesorero nacional del PP, señor Bárcenas, asimismo acusado de cohecho. El panorama del PP para las elecciones europeas es bastante sombrío. Está carcomido por la corrupción y, sin embargo, funciona para difundir los mensajes de esta derecha reaccionaria y meapilas, disfrazada de liberal que hay en España. Puede llegar un momento en que el Partido se debata en dos o tres conflictos muy agudos y, sin embargo, gane las elecciones al Parlamento europeo con lo que España será el país que más presuntos envíe a la Eurocámara, convirtiéndola en una especie de Santuario.

Por ultimo, tal como se desarrollan los hechos, no es inimaginable que el día de mañana aparezca imputado el mismo señor Rajoy. Momento en el que seguramente saldrá elegido presidente del Gobierno.

Hace unos años a los españoles les fastidiaba el uso de un lema de los tiempos del franquismo que se empleaba como atractivo del turismo: Spain is different. Y es que lo es y, desde luego, el PP, un partido en el que nadie dimite nunca, nadie acepta su responsabilidad y todos se llaman andana, como en el caso del señor Trillo.



(La imagen es una foto de Periódico La Democracia, bajo licencia de Creative Commons).

viernes, 22 de mayo de 2009

Bravo por el Constitucional.

Me parece una sentencia fantástica la del Tribunal Constitucional en el recurso de amparo presentado por Inicitiva Internacionalista. Permítaseme la pequeña vanidad de decir que Palinuro ya la había delantado, en una entrada del sábado llamada La ilegalización, en la que se decía: "Ahora bien, la importancia de que los independentistas radicales hayan renunciado a la violencia abre tal cantidad de perspectivas que sería muy importante que se encontrara una fórmula política para conseguir que su candidatura estuviera presente en las elecciones del siete de junio. Sería la prueba de que en España no se ilegalizan ideas sino conductas, daría una imagen de normalidad a la vida política, demostraría que los demócratas somos magnánimos y si a la condena de la violencia siguiera la desaparición de ETA, quienes defendemos el derecho de autodeterminación de los pueblos en España podríamos volver a argumentar nuestra posición sin riesgo de que se nos confundiera con asesinos. Pero todo ello depende de que el Tribunal Constitucional decida otorgar el amparo. Y eso no puede prejuzgarse."

Pues lo ha otorgado y ha anulado el auto del Supremo. Entiendo que lo decisivo aquí ha sido que la organización haya condenado expresamente la violencia para la consecución de fines políticos. Ese sí que puede ser el fin del terrorismo etarra y quienes lo anhelamos deberíamos expandir la nueva: se condena la violencia, se condena la idea de emplearla para obtener fines políticos. Es decir, se condena a ETA. Es una época nueva. El Constitucional lo ha visto así y así, diplomáticamente ,lo refleja en su sentencia. Al tiempo que dice que "No es necesario, en este caso, oponer a los indicios manejados, dada su insuficiencia probatoria, el contraindicio de la condena del terrorismo" añade que: "sí resulta oportuno señalar que tal condena se ha verificado en la demanda de amparo –dato que no pudo conocer el Tribunal Supremo- en los siguientes términos y reprouce en extenso el texto de la declaración: “ Esta parte quiere manifestar de forma clara y sin ambigüedades, que la coalición electoral 'Iniciativa Internacionalista –La Solidaridad entre los Pueblos', así como los partidos que la integran, Izquierda Castellana y Comuner@s, nunca han utilizado medios que no sean estrictamente políticos para la obtención de sus objetivos programáticos, siendo el uso de la violencia completamente ajeno a su forma de acción y cultura política, por ello expresan un claro rechazo y condena del uso de la violencia para la obtención de objetivos políticos en el marco de un Estado democrático”.

Pues, nada, bienvenidos al campo del juego democrático, basado en el respeto incondicional a los derechos de los demás, el más importante de los cuales a nuestros efectos es el derecho a la vida.

Ahora es el momento en que pueden Vds. luchar por el derecho de autodeterminación de los vascos en los términos civilizados y pacíficos en que ha de entenderse la gente.

Euroelecciones: empate

Según el sondeo preelectoral del CIS, al comienzo de la campaña electoral, los dos grandes partidos están empatados y la campaña es un reñidero de gallos. Ese empate puede resultar sorprendente a quienes han seguido otras encuestas que vienen dando ganador al PP, pero en realidad no lo es o no debiera serlo porque si en algo pueden estar pensando las gentes cuando hablan del PP es en la corrupción. Se dice eso de que el electorado del PP es a prueba de escándalo y vota a su partido haya hecho lo que haya hecho. Pero parece un juicio muy severo, probablemente movido por prejuicios y que contradice el sentido común. A nadie le gusta que su representante sea un ladrón y la corrupción tiene que estar pasando ya factura al PP. Eso explica por qué, a pesar de la crisis y de que ésta tiene que estar haciendo mella en los apoyos electorales del Gobierno, también está haciéndolo en los de la oposición. Es literalmente imposible que la impresión de tupida red de corrupción en que se encuentra sumido el PP en Valencia y Madrid no produzca efectos desmovilizadores. Tengo la impresión, por lo demás, de que este empate no es sino un cambio de tendencia a favor del PSOE que bien puede ganar las europeas.

Otro asunto, relacionado con lo anterior es el vídeo negativo del PSOE. Los del PP, como siempre, han lanzado las campanas al vuelo, han empezado a hablar de doberman y acusan al PSOE de extraordinaria agresividad. Pero no se ve por parte alguna. Lo que llaman agresividad intolerable, etc consiste en una serie de personas de diferentes aspectos que dicen lo que un votante medio del PP, en el fondo, lo que piensa el PP en su conjunto sobre los asuntos en debate en la política española, los derechos de las minorias, la cuestión de la inmigración, etc. Lo curioso es que se exciten de esa manera cuando les ponen un espejo delante. Al fin y al cabo si lo de Rdríguez Zapatero era "buenismo" a juicio de Rajoy, lo de Rajoy bien puede ser "malismo" al de Rodríguez Zapatero.


(La imagen es una foto de freshwater 2006, bajo licencia de Creative Commons).

jueves, 21 de mayo de 2009

El Curita quiere un huevo al Bigotes.

Iba el señor Camps tan contento a declararlo todo, a hablar sin tapujos, a decir su verdad, a hacer que todo se arreglara. Iba; pero no fue.

Iba el señor Camps a dejar en claro que, hubiera lo que hubiera en las grabaciones telefónicas, él no conocía al Bigotes. Iba; pero no fue.

Iba el señor Camps a demostrar ce por be cómo sus enemigos sólo saben emplear insidias, calumnias, injurias. Iba; pero no fue.

Iba el señor Camps a demostrar que todo "era nada". Iba; pero no fue.

El señor Camps ahora confiesa que no tiene las facturas porque se compra los trajes, los paga al contado y de las facturas se ocupa su señora. Es decir, no sólo no aclara nada sino que lo oscurece todo y lo hace concordando con la acusación.

Y si se pasa al señor Trillo, la situación como El que se lleva las bofetadas. El señor Trillo no iba a nada. Perro más viejo que el señor Camps, decidió mantener bajo el perfil y enrocarse a ver si los clamores de indignación al conocerse la sentencia no lo dejaban en absoluta y bochornosa evidencia. En todo caso, no hizo falta porque ya se dejó él mismo al comparecer con un facistol en el que se leía "PP soluciones", probablemente emblema producto de los desvelos de alguna de las empresas del señor Gürtel, como Get there first, Make it Fast, o Take it and Run.

¿Cómo no se dan cuenta estos dos experimentados hombres políticos de que ya sólo son un estorbo para su partido y lo mejor que pueden hacer es desaparecer? ¿Cómo están tan ciegos que no ven que ya no podrán salir a la calle sin que alguien los llame "chorizos" o "ladrones" o sin que se arme alguna trifulca a su nombre? Camps/Trillo, Trillo/Camps, unos amigos míos han abierto una lotería acerca de cuál dimite antes. Y también quién queda tercero de tres candidatos: Camps/Trillo/Bárcenas. El orden en que están es aleatorio. Si me preguntaran a mí, que me dejo llevar por mis preferencias, diría: Bárcenas, Trillo, Camps, porque es el orden en que deseo verlos desaparecer.

El señor Rajoy ratifica ayer su confianza en el señor Camps, pero no demuestra haberse enterado de la noticia porque asegura que el señor Camps salía sin cargos y lo cierto es que sale con el mismo que llevaba a declarar allí. Por lo tanto será interesante ver la reacción de mucha gente que estaría esperando la decisión a petición del president y ahora se encuentra que no hay tal. Es fácil prever las situaciones: apariciones institucionales del señor Camps a las que acudirán enjambres de periodistas a freírlo a preguntas; preguntas a las que no puede contestar porque ya no lo ha hecho en el juez. ¿Y qué pasa con el conocimiento del Bigotes? Viene de antiguo, reconoce ahora el señor Camps. Y ¡había dicho que no lo conocía de nada! Como San Pedro tres veces antes del canto del gallo. Y tan antiguo. Eran el Bigotes y el Curita, buena parejita. Y ahí, en esa antigua relación de amistad, el Curita y el Bigotes se ponían de acuerdo en cuántos trajes compraban y para quién y, a cambio, le caían al Bigotes las concesiones, los pagos, los chollos de la administración pública autonómica, esquilmada por estos presuntos mangantes.

Por último, Terre des hommes, sí señor, Trillo solo, esperando la primera batida. Con voluntad de vender caro su pellejo, retranqueado en su madriguera. No se le ha pasado por la cabeza dimitir. Pero no estaba en su lugar en el Parlamento. El fugitivo de Trebzon comienza ahora una nueva existencia. Como un ave de presa oteando el hrizonte. Tampoco podrá ir a lugar alguno sin que un periodista le pregunte si piensa dimitir por lo del Yak 42. Está claro, opera la mano invisible del mercado: el periodista que logre la respuesta "sí", alcanza la fama, la gloria, el estrellato. El mercado es ley de oferta y demanda. Así que Trillo no puede pisar el ágora. Y menos el Parlamento porque, si no lo hacen los periodistas, lo harán sus colegas los diputados. Como le sucedería en el Senado romano, en donde siempre encontraría a un Cicerón con un quousque tandem.


(La imagen es una foto de 20 Minutos, bajo licencia de Creative Commons).