jueves, 31 de julio de 2008

El todopoderoso lobby del ladrillo.

Todavía hay ecos de la maniobra de la ministra de la Vivienda de acudir en defensa de los empresarios del ladrillo con trescientos millones de euros. Con ese dinero, la señora Corredor, digna discípula del señor Sebastián (que acaba de presentar un "plan" de ahorro energético de mucha risa) pretende comprar suelo a las inmobiliarias y evitar así que se vean obligadas a bajar los precios a causa del exceso de oferta en el mercado y a reducir sus márgenes de beneficio. Que esto del mercado libre y el libre juego de la oferta y la demanda sólo funciona en época vacas gordas y beneficios. Cuando no hay beneficios corresponde a los trabajadores pechar con las reducciones, gracias a la decidida intervención de unos poderes públicos que el resto del año predican el abstencionismo de la administración en los mercados. Y aquí sí que no hay diferencias entre derechas e izquierdas: todos van en contra de la gente.

Aún no se han apagado los ecos de la controversia que esta decisión ha suscitado cuando leo otra noticia en 20 minutos que tiene más o menos la misma pinta: la comunidad de Madrid firma un convenio con las constructoras para sacar pisos al mercado con una rebaja del 20%. He aquí otro ejemplo del poder de las inmobiliarias, capaces de conseguir lo que no consigue nadie: que las administraciones públicas absorban sus pérdidas; es decir y dado que las "administraciones públicas" son en el fondo los ciudadanos, que seamos los ciudadanos quienes las compensemos por sus pérdidas, queramos o no. Hasta aquí llega el liberalismo de la señora Aguirre, hasta salir en auxilio de los empresarios del ladrillo a costa de los ciudadanos de la comunidad, como si fuera una bolchevique intervencionista.

Por supuesto la noticia es ambigua y como información deja que desear, lo que es también un indicio de su procedencia pues la citada Comunidad de Madrid ha demostrado ser inigualable en mezclar información y propaganda. Deja que desear porque no aclara quién pagará ese veinte por ciento de rebaja en el precio con que los pisos saldrán al mercado. Sin embargo, no debe haber duda alguna: los empresarios cobrarán el ciento por ciento de sus abusivos precios actuales, desglosado del modo siguiente: ochenta por ciento lo abonarán los compradores en el mercado y el veinte por ciento restante la Comunidad de Madrid, es decir, todos los ciudadanos, nos guste o no. Porque si los empresarios fueran a sacar al mercado las viviendas que no venden por ser excesivamente caras con una rebaja del veinte por ciento ¿para qué necesitan un convenio con la Comunidad de Madrid? Les bastaría con ir al mercado directamente y ofertar su stock con ese descuento, que tampoco les funcionará dado que, como se sabe, la vivienda está sobrevalorada en un cuarenta por ciento.

Si tienen un convenio es porque la Comunidad absorbe el lucro cesante de los empresarios a base del truco ese de reconvertir vivienda libre en vivienda de protección oficial (VPO). Como se ve, los del ladrillo están siempre "reconvirtiendo" para llenarse los bolsillos. Porque esto de las VPOs es una historia llena también de enseñanzas sobre lo sinvergüenza que es la gente, el abuso de los empresarios del ladrillo y la complicidad de los dirigentes políticos, aunque se digan socialistas, como la señora ministra Corredor. Cuando los precios de las casas crecían sin parar en un mercado que no parecía tener límites, los empresarios no construían VPOs porque los márgenes de beneficios eran menores. Es ahora cuando se acuerdan de ese tipo de viviendas para hacer una trampa: la viviendas en régimen de mercado libre a sus precios exorbitantes pueden reconvertirse en VPOs con la consiguiente rebaja para los compradores, pero que no es tal para el conjunto de la sociedad ya que la diferencia es abonada por los organismos públicos en una acción que los hace cómplices de este abuso de los ladrilleros que no solamente siguen forrándose a costa de la gente sino que ahora pueden presumir de su aportación "social" a las VPOs.

¿Y no habrá nadie que detenga este saqueo de las arcas públicas en época de crisis económica?

(La imagen es una foto de Joriel "Joz" Jiménez, bajo licencia de Creative Commons).

La filosofía como arma revolucionaria.

Profeso la mayor simpatía por este relativamente joven filósofo francés que, a fuerza de joven y filósofo, cada vez que habla no deja títere con cabeza. Ya reseñé hace poco otra obra suya (otro manifiesto; hay gente muy combativa) en un post titulado Sanos consejos. En este otro (La comunidad filosófica. Manifiesto por una Universidad popular, Barcelona, Gedisa, 2008, 155 págs.) defiende la opción que el entonces profesor de liceo tomó en 2002 de dimitir como tal y abrir su propio establecimiento de enseñanza, la Universidad Popular de Caen, para filosofar y enseñar a filosofar de acuerdo con sus postulados y convicciones, la más importante de las cuales es la exigencia de adecuar la vida que uno hace a la filosofía que predica. ¡Hasta dónde ha llegado la aceptación de la hipocresía reinante que hay que señalar como una audaz originalidad el enunciado evángelico de por sus frutos los conoceréis (Mt. 7, 20) y aunque parezca un contrasentido apoyarse en los Evangelios para hablar de un hombre tan anticatólico y arreligioso como el autor de la Ateología.


Es su propia concepción de la filosofía la que Onfray enseña en Caen, su concepción de la filosofía como arma revolucionaria, pero no la revolución en sentido clásico, como una gran movimiento colectivo que transforma la realidad social gracias a la obra de una vanguardia ilustrada como el proletariado (p. 152), fenómeno que ya no es esperable en la posmodernidad, sino la revolución en el sentido de Deleuze, como el devenir revolucionario de los individuos (p. 30), la capilaridad de la revolución en la misma existencia cotidiana de la gente. Una concepción que tampoco anda tan lejos del fin de la historia del denostado Fukuyama.

El libro se divide en dos partes. En la primera se procede a desmenuzar las principales "miserias de la filosofía". La segunda, titulada "elevar la filosofía", supongo que con el doble sentido del élever francés como "elevar" y "educar", aunque no estoy seguro pues la traductora, Antonia García Castro, no dice nada y yo no dispongo del original francés, explica su concepción alternativa del filosofar.

La primera parte cuestiona los conceptos habituales de filósofo y filosofía. Sostiene que no son filósofos necesariamente quienes profesan como tales con su correspondiente titulación sino también aquellos que se niegan a ser considerados miembros de la comunidad filosófica, habiendo hecho alguna aportación de importancia a ésta. Una conclusión muy congruente con su idea de que la Filosofía es una actividad reflexiva y de meditación que da lugar a una existencia en consecuencia (p. 38). La historiografía se ha encargado después de fabricar el tipo aceptado del filósofo como, entre otras formas, el "intelectual orgánico" (p. 43) encargado de convertir a los individuos en "ciudadanos" sujetos a la Nación (p. 46). Esa historiografía se corona con el proceso que Onfray llama de "institucionalización" de la Filosofía, que pone a ésta al servicio del poder, desde Platón a Sartre, en un intento por emascularla (p. 62) frente al que siempre se alza otra estirpe de filósofos, los de la tradición de Diógenes (p. 56). Entre ambas no hay término medio.

Frente al tipo clásico en la enseñanza, la última manifestación de la deformación filosófica corresponde al "modelo mediático", los llamados "cafés filosóficos", especie de tertulias donde todo el mundo se cree autorizado a dar una opinión sin la más mínima poreparación: ¿Qué individuo se retrae hoy, alegando una información incompleta, cuando se le pide su opinión sobre el arte contemporáneo, la bioética o incluso la globalización y sobre todo si jamás dedicó una hora de su vida a reflexionar al respecto? Nadie." (p. 89)

La segunda parte del libro/manifiesto es propositiva. Propone Onfray (y cree haberlo conseguido en su Universidad Popular de Caen) devolver la filosofía al pueblo (p. 112), cartografiar el nuevo territorio y dar un mapa enriquecido (P. 117). Todos tienen derecho a la filosofía y para ejercerlo no son necesarios diplomas o títulos, sino solamente deseos de acercarse a ella y un claro proyecto de "construirse a sí mismo" (p. 118). De nuevo una prescripción moderna de gran originalidad que no es sino eco del viejo mandato délfico en que se origina el filosofar de "conócete a ti mismo".

Por descontado, esta filosofía huirá del lenguaje técnico, se expresará en un lenguaje sencillo (p. 125) y será capaz de articular la finalidad de Onfray de conseguir un "elitismo para todos" (139) algo que me recuerda lo de la "hidalguía universal de los vascos", cosa que se consigue en su Universidad Popular de Caen que no solamente no es un "café filosófico", sino lo contrario, un lugar donde se enseña a filosofar con congruencia y profundidad, un regreso a los individuos y las microsociedades electivas. La perspectiva de la Universidad popular no es marxista sino libertaria (p. 152) .

Por último la obra de Onfray propone otra definición de la filosofía y una práctica alternativa basadas en los elementos siguientes que le sirven de conclusión: ir en contra de 1) la exclusiva legitimidad escolar y universitaria; 2º) la historiografía clásica; 3º) la reducción de la Filosofía a una classe terminale; 4º) la confiscación de la Filosofía por "profesionales incestuosos"; 5º) la deformación de la filosofía con fines de psicoterapia de grupo en los cafés filosóficos." (pp. 153/155).

El programa revolucionario de la filosofía consiste en el retorno a una teoría y una práctica clásicas.

miércoles, 30 de julio de 2008

La condena al locutor.

Con las ganas que le tiene medio establishment mediático estoy seguro de que la esfera pública crepitará hoy de comentarios sobre la segunda condena judicial en pocos meses al señor Jiménez Losantos, la primera por injuriar al Alcalde de Madrid y esta segunda de triple cuantía por intromisión ilegítima en el honor del señor Zarzalejos. Tengo dicho que no me alegro de ninguna condena de los tribunales, pero sí de que se ponga coto a ese clima irrespirable, esa catarata de injurias e insultos que es la COPE, propiciada por este señor Jiménez. Es extraordinariamente fastidioso para el común de la gente tener que habérselas con individuos que recurren de modo sistemático a la agresión verbal, el vituperio y el insulto con el agravante de que lo hacen en un medio de comunicación de amplísima difusión.

Pero no es eso lo que aquí me interesa, que ya lo habrán dilucidado y desmenuzado cientos de plumas y decenas de voces. Me interesan tres puntos en concreto que sólo he visto tocados tangencialmente por ahí. Uno es la reacción que quepa esperar de la Conferencia Episcopal Española, propietaria de la COPE. No teniendo bastante con amparar pederastas, la jerarquía puede caer en la tentación de amparar gente reiteradamente condenada en los tribunales por injuriar e insultar a los demás. Ella sabrá lo que hace pero las condenas por injurias e insultos caen sobre ella tanto como sobre su empleado.

Segundo. Se propone el condenado administrar por doquier la misma medicina que él está recibiendo. Será divertido que lo haga ya que la cosa puede acabar en aquelarre dado que si él insulta, los demás no se quedan cortos insultándolo a él. Esta línea de respuesta parece jurídicamente prometedora, aunque moralmente detestable ya que recurre al socorrido "y tú más" y presumen que insultar o injuriar no es un mal en sí mismo, con independencia de quiénes o cuántos lo hagan. El patio puede convertirse en un reñidero sin cuento, cosa que normalmente favorece y beneficia a los insultadores como el mismo señor Jiménez Losantos. Abrir ahora una batalla de querellas y demandas a cuenta de los insultos en los medios puede llegar a colapsar los juzgados dado que aquí insulta casi todo el mundo. Siempre digo que el debate mediático en España me recuerda un extraordinario relato de Mark Twain llamado Cuando fui periodista en Tennessee donde cuenta cómo los rifirrafes entre las redacciones de los dos periódicos locales se resolvían a tiros y bombazos. Aquí, cuando menos, se trata de que las diriman los jueces. Algo es algo.

Tercero. Sin embargo en las pintorescas declaraciones del locutor al conocer la sentencia hay un elemento que contradice el propósito anterior de acudir a los tribunales. Según el señor Jiménez Losantos, "esta sentencia es incompatible con un Estado de derecho o una democracia". No veo por qué. La sentencia será más o menos justa y sobre eso se pronunciará en su día una instancia judicial superior si ha lugar a ello anulándola, modificándola más o menos o confirmándola, pero compatible con el Estado de derecho y la democracia lo es claramente. A no ser que se esté de acuerdo con el tenor de la siguiente declaración del señor Jiménez Losantos sobre el mismo tema en El Plural ¿qué es eso de que los jueces tiene que decidir lo que es honorable o no es honorable? Esa pregunta sí que es sorprendente y a ella sólo cabe responder con otras: y si no son los jueces, ¿quiénes serán? ¿Los matones? ¿El revólver más rápido del Oeste? ¿El señor Métomentodo? ¿Los curas? Negarse a que sean los jueces quienes diferencien entre lo honorable y lo no honorable equivale a decir que no hay diferencias.

El cuadro primero es La Justicia, de Lucas Cranach (1527) que se encuentra en Amsterdam Fridart Stichting y el segundo La Justicia de Rafael (1508 a 1511), un fresco que se encuentra en la Estancia de la Signatura, Palacios Vaticanos, Roma.

Ruido : gracias sean dadas a los jueces.

La Audiencia de Barcelona ha condenado a cuatro años a un individuo por hacer ruido. Regentaba uno de esos locales de música latina, que sólo de pensar en ellos producen escalofríos por la bulla que tienen siempre y se pasaba en decibelios cosa mala. Un cuadro muy frecuente: una buena gente que vive a expensas de que a unos desaprensivos que jamás tienen en cuenta a los demás cambien su comportamiento. Eso es improbable. La inmensa mayoría de la gente no transgrede la ley por un cálculo egoista de cálculo/beneficio. A quienes sí lo hacen hay que mostrarles en qué consiste el no beneficio o perjuicio. Cuatro años a la sombra la han caído al menda del bar llamado Macumba en Barcelona. Un "bar musical latino", Dios mío. Gracias sen dadas a los jueces que van entendiendo la naturaleza de una de las pestes contemporáneas: los ruidosos. Hagan una prueba: queden una hora, si pueden, en su despacho en el máximo silencio (no radio o tele, no teléfono ni ordenata ni hilo musical) y bajen luego al bar de la esquina a las 12:00 del mediodía. Y eso en los bares es muestra de jumentería colectiva, pero el ruido de los vecinos ruidosos, los que ponen la tele muy alta o gritan a todas horas o ponen música a todo trapo con las ventanas abiertas, eso ya no es muestra de esto o lo otro; eso es un delito, un delito perfectamente tipificado contra la integridad física de las personas. Meter tus ruidos en casa del vecino es meterte en casa del vecino.

El tribunal no ha adjudicado indemnización a favor de los denunciantes, un puñado de vecinos, porque, dice el fallo, no se han practicado las pericias necesarias que prueben que los denunciantes hayan sufrido daños. Querrá decir que midan qué daños hayan sufrido porque poner en duda que soportar durante dos años y medio ruidos que exceden en casi un 300% el límite máximo de decibelios permitido produce no daños sino estragos es ignorar todo sobre este problema de los ruidos y los ruidosos. Que si malos son los ruidos, no digo nada los ruidosos.

(La imagen es una foto de Anniebee, bajo licencia de Creative Commons).

Estafas en la red.

Ayer recibí una de las afamadas Cartas nigerianas. Me habían tocado 750.000 euros en no sé qué lotería y tenía que ponerme en contacto con no sé quién para recoger el premio. Es curioso comprobar que, por torpe que sea una estafa, siempre hay alguien que cae en ella. Cegado por la codicia, supongo.

Pero ¿que me dicen de la cartita de la supuesta Cajamar que voilà a la izquierda? Lo de La Verificación Del Sistema suena tan delicioso como el resto de ese español macarrónico que produce hilaridad. Pues hay gente a la que estafan. Estos.

martes, 29 de julio de 2008

Un idiota en el puente de mando.

Eso es lo que han tenido los estadounidenses durante los ocho años de mandato del señor Bush. Y como los Estados Unidos son la nave capitana de la flota occidental, todos los Estados occidentales y, por extensión, el mundo entero. El mundo entero regido por un idiota. Un idiota que, como buen neocon, dice hablar con Dios y que éste afirma que le ordenó invadir el Irak.

Un idiota que deja un déficit presupuestario de 482.000 millones de dólares de los EEUU. Recibió el país de manos del señor Clinton en 2001 con un superavit de 123.000 y, desde aquel año sólo ha tenido déficit, hasta el previsto para 2009 y en el que inciden el coste de la guerra del Irak, las rebajas de impuestos que ha venido haciendo a los ricos y los 170.000 millones de dólares que va a inyectar en el mercado inmobiliario, para sufragar impagos y morosos fruto de la crisis de la vivienda, más pavorosa aun allí que aquí, que ya es decir.

Un idiota que deja como herencia un complejo e ilegal sistema de escuchas y espionaje a sus propios ciudadanos, una legislación que admite la tortura, una política de turismo e inmigración autoritaria y humillante para todos los viajeros a los EEUU, así como un centro ilegal de secuestro y tortura en Guantánamo, todo lo cual hace que el país haya perdido su prestigio como adalid del Estado de derecho y las libertades y derechos humanos y sea hoy sinónimo de "fascismo a la americana" o friendly Fascism.

Un idiota que lega asimismo una guerra de robo, saqueo y rapiña en el Irak, guerra que no puede ganar, pero que ya ha causado cientos de miles de muertos iraquíes (combatientes y no combatientes, mujeres, niños, viejos), millones de desplazados, miles de soldados estadounidenses muertos y decenas de miles de ellos heridos, un país sumido en el caos y la guerra faccional. Y una guerra, además que se la habrá ordenado Dios, no lo dudo, pero que él justificó con mentiras tan descaradas que las sostuvo hasta el señor Aznar.

Un idiota que prometió petróleo galore y barato y deja los precios más altos del crudo que se conocen en la historia, incidiendo así en la actual crisis económica mundial que también ha sido causada por el estallido de la burbuja de las hipotecas subprime, provocada por su inepcia y la del Gobernador de la Reserva Federal en aquellos años, el libertario neocon y randiano Alan Greespan.

Un idiota que ha vetado la legislación que posibilite investigaciones y avances en medicina en la lucha contra enfermedades como el mal de Alzheimer, que ha hecho lo posible por revertir la normativa federal sobre el aborto para arrebatar ese derecho a las mujeres y que ha alentado el resurgir de las más oscurantistas y delirantes teorías creacionistas, opuestas a los criterios científicos actuales.

Del Oriente Próximo y de la frontera con México no hablo porque son los únicos ámbitos en que el idiota ha conseguido lo que pretendía, esto es, eliminar toda posibilidad de que alguna vez haya un Estado palestino y garantizar la supremacía indisputada del sionismo y construir un muro a lo largo de la frontera del Río Grande, para impedir la libre circulación de personas en la zona en la que el TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) sin embargo, garantiza la de mercancías.

Un idiota que empezó como todos los presidentes y ha acabado como el que ha tenido los índices de popularidad nás bajos de los Estados Unidos de América, entre el 21 y el 25%. Y todavía me asombra este 25% que no parece entender que este idiota con sus idioteces ha puesto al mundo en el brete en que se encuentra.

N.B: "idiota" no es un insulto sino que tiene aquí el significado prístino que tenía en Grecia el idiotes como contrario al polites, esto es, el que no se ocupa de la cosa pública sino de sus asuntos privados.

(La imagen es una foto de Toots fontaine, bajo licencia de Creative Commons).

Quique Salgado.

Soy fan de Quique Salgado así que en cuanto éste me ha enviado su última producción que tiene subida a su página web, Quiquesalgado, de la serie Pasión por lo cotidiano, me apresuro a dar cuenta aquí y subir alguna de sus imágenes, generalmente óleos sobre tabla y ocasional lienzo de dimensiones reducidas (sobre 40 x 50 cms.)

¿Qué es lo que me gusta de Quique Salgado? Pues eso precisamente, el interés por lo cotidiano, lo habitual, lo intrascendente, lo que por lo general no vemos porque no reparamos en ello. Él sí y, al hacerlo, convierte eso que no vemos en algo que no podemos dejar de ver porque le presta una fuerza, la fuerza de lo que es individual y único que no cabe resistir. Lo que me gusta es esa intención de declarar que no hay tema indigno para la creación artística, para la pintura. Las cosas viejas, destartaladas, las paredes desconchadas, los candados llenos de orín, la colada secándose en un modesto balcón de Palma o una vieja alacena polvorienta, todo es territorio de la creación artística, todo emerge de un no ser anodino e irradia personalidad. Ya sé que hablar de la personalidad de los objetos parece un contrasentido. En la pintura de Quique Salgado no hay seres humanos, ni animales, ni siquiera plantas. Podría denominarse pintura de "naturaleza muerta" de no ser porque toda ella es de artefactos que quizá no estén vivos, pero no son "naturaleza" en el sentido ordinario de este término. Son estos artefactos los que irradian personalidad, la que puedan haberles insuflado los seres humanos. Son cosas que quieren suscitar sentimientos. De ahí el título de la serie, de Pasión por lo cotidiano.

No obstante a veces la pintura de Salgado se antoja fría lo que probablemente se deba a la perfección hiperrealista de la reproducción figurativa. Esa perfección recuerda la que dan las máquinas, minuciosa, sin perder detalle, sin distorsión alguna. Una frialdad, una distancia que vienen reforzadas por el empleo de colores fuertes de tonos intensos, siempre a pleno sol cenital, con muy escaso uso del claroscuro, por no hablar de la contraluz. Uno consulta con su memoria y no recuerda haber visto los objetos que pinta Quique, pero uno descubre que le hubiera gustado haberlos visto.

Bueno por eso él pinta y yo narro.

lunes, 28 de julio de 2008

El Gobierno al servicio de la mafia del ladrillo.

Hace días que vengo posteando sobre la ya más que evidente coyunda entre el Gobierno dizque socialista y las empresas inmobiliarias. El veinticinco de este mes, el post se titulaba El Gobierno financia a la mafia del ladrillo, a propósito de la decisión de la ministra de la Vivienda, señora Corredor, de destinar trescientos millones de euros (y no de su bolsillo, claro) a comprar suelo a las constructoras con el pretexto de edificar luego viviendas de protección oficial (VPOs) pero con la intención clara de acudir en auxilio de aquellas para que no se vean obligadas a bajar los precios, sobrevalorados en un 40%, esos precios que impiden que la gente pueda acceder a la vivienda. Esta decisión mereció un editorial muy crítico de El País al día siguiente, veintiséis de julio, titulado Una receta equivocada en el que se ponía en solfa la decisión de la ministra, por entender que trataba de evitar que bajaran los precios.

La ministra (y su mentor espiritual, el señor Sebastián, ministro de Industria que, para desgracia de la gente, parece manda mucho en La Moncloa) debe de ser un peón del lobby del ladrillo en el Gobierno, pues sólo vela por sus intereses, al punto de intentar engañar a la buena gente hace un par de meses, incitándola a comprar vivienda con el cuento de que Es el momento adecuado para comprar una vivienda, que hace falta tener caradura, cuando sabe que los precios no han bajado todavía y, si de ella depende, no bajarán pues, como se ve, está dispuesta a emplear recursos públicos que faltan en otros ámbitos de acción del Gobierno, especialmente en la legislación de dependencia y otras políticas sociales.

Es decir, este Gobierno de "izquierda" está muy interesado en "facilitar el asalto al poder de los amigos ladrilleros" del ministro señor Sebastián. Véase al respecto el interesante artículo de Carlos Sánchez en El Confidencial, titulado ¿En qué se parecen Miguel Sebastián y el profesor Franz de Copenhague? y que contiene el siguiente demoledor párrafo: "Sostiene Sebastián ahora que la solución a los problemas inmobiliarios de este país es que los poderes públicos compren suelo y se dediquen a construir viviendas. Sin duda que estamos ante la formulación más brillante de su larga y fructífera carrera como economista profesional. Resulta que en un país en el que el 16,2% del parque de viviendas está desocupado (datos del Censo de 2001), en el que el número de viviendas por hogar es de 1,55 (datos del Banco de España) y en el que hay entre 800.000 y un millón de pisos sin vender, la solución es seguir construyendo más y más. Y lo dice quien se quita la corbata y viaja en metro para ahorrar energía. Ni al mismísimo profesor Franz de Copenhague se le hubiera ocurrido una solución tan ‘imaginativa’."

Y el asunto es peor de lo que parece. En principio podría pensarse que se trata de un caso de mera incompetencia, pero lo que se va sabiendo tiene mucha peor pinta. Según informa hoy El País, el señor David Taguas, amigo y colaborador del señor Sebastián y exdirector de l Oficina Económica de La Moncloa estuvo intrigando desde su puesto ante bancos y cajas y con los ministros del Gobierno para tratar de salvar con dinero público a la empresa Martinsa que, como se sabe, está hoy en concurso de acreedores. El señor Taguas dejó su puesto hace cosa de mes y medio para presidir la patronal de las grandes constructoras (SEOPAN), una especie de alto estado mayor del ladrillo, provocando un problema de posible incompatibilidad que el Gobierno resolvió de modo poco elegante, cerrando el paso a una investigación parlamentaria con ayuda de los catalanistas. Es decir, mientras era asesor del presidente del Gobierno, el señor Taguas defendía los intereses de las inmobiliarias y su salto al sector privado es un pago diferido. Nos entendemos ¿verdad?

O sea, el asunto no es tan cándido como parece a primera vista; no se trata solamente de que un par de ministros no sepan de la misa la media y, digamos, propugnen soluciones erróneas por desconocimiento. Nada de eso. Todo parece indicar que se trata de una operación deliberada del lobby del ladrillo para entrar a saco en las finanzas del Estado con el apoyo de los gobernantes, cuando menos de los ministros señores Sebastián y Corredor, para evitar el ajuste natural del mercado después del pinchazo de la burbuja inmobiliaria a través del descenso de los precios que será la única forma en que la gente, especialmente los jóvenes que llevan años en las casas de los padres, pueda acceder a una vivienda. Es más que ignorancia o estupidez y, en consecuencia, es de esperar haya una interpelación parlamentaria de la oposición que lleve a investigar qué relaciones hay entre los señores Sebastián y Corredor y los empresarios del ladrillo. Antes de que alguno de ellos, o los dos, den un salto parecido al del señor Taguas.

(La imagen es una foto de Daquella manera, bajo licencia de Creative Commons).

La ciberiada.

Siempre que se da una innovación tecnológica surgen profetas que cantan sus excelencias como panacea y, en algún momento, contraprofetas que los refutan, especialmente de dentro de la misma innovación, por aquello de que nadie es profeta en su tierra. Este interesante libro (Núria Almiron y Josep Manuel Jarque (2008), El mito digital. Discursos hegemónicos sobre internet y periodismo, Barcelona, Anthropos, 176 págs.) pertenece al género contraprofético desde el interior pues, al menos en el caso de Núria Almiron, es autora de una obra anterior (Los amos de la globalización. Internet y poder en la era de la información Barcelona, Plaza y Janés, 2002) escrita en un espíritu cercano al que ahora se critica en ésta.

El mito digital consta de cuatro capítulos no enteramente ajustados entre sí ya que alguno de ellos procede de una publicación anterior y distinta, lo que hace que la unidad del conjunto, ya afectada por el hecho de tratarse de una obra en comandita, se resienta.

El punto esencial de la obra (en los dos primeros capítulos) consiste en denunciar el carácter mitológico de los discursos justificativos del impacto de internet en el mundo de hoy. Los autores acuden a la obra de Ludolfo Paramio (Mito e ideología, Madrid, Alberto Corazón, 1971) en busca del fundamento teórico para substanciar su apreciación del ciberdiscurso como un discurso mítico. Es una base excesivamente pobre y muy pasada y hubieran hecho mejor echando una ojeada a lo muchísimo que sobre pensamiento y discurso míticos se ha producido desde entonces, sin ir más lejos, a las muy recientes y esclarecedoras elaboraciones de Gustavo Bueno sobre el mito aplicado (a favor o en contra) a la televisión, la izquierda, España, etc. De esa manera hubieran conseguido evitar la impresión que produce su libro de no distinguir convenientemente entre mito e ideología y de usar indistintamente ambos conceptos.

Siguiendo a Hervé Fisher señalan los autores tres discursos acerca del mito del Ciberprometeo: los prometeicos, los equidistantes y los críticos (p. 26) y ellos se sitúan decididamente en el campo de los críticos, conjuntamente con los Mattelart, Dominique Wolton o Paul Virilio, que denuncian que la ideología de la sociedad de la información es la del mercado (p. 27). La verdad, no me siento muy cómodo con esta adjudicación, quizá por mi espíritu romántico e ilustrado que tiende a ver a Prometeo precisamente como el mito propio de la Ilustración

Para Almiron/Jarque los centros emisores de discursos ciberprometeicos son la academia, las empresas del sector, la política y los medios de comunicación (p. 31) y las consecuencias de dichos discursos, que arrancan de Marsall MacLuhan y siguen en las obras de Nicholas Negroponte, Alvin y Heidi Toffler, Bill Gates, George Gilder et al., son el misticismo religioso (en lo psicosocial), el determinismo (en lo tecnológico), el neoliberalismo (en lo económico) y el conservadurismo (en lo político) (p. 32). Probablemente; como probablemente las consecuencias del contradiscurso ciberpromteico sean otras formas de misticismo, de determinismo, el intervencionismo en lo económico y el "progresismo" en lo político con más o menos el mismo derecho a existir que las otras, salvo que se parta de una idea predeterminada de la pertinencia de las categorías.

Un ejemplo es aquí de socorro: arremeten los autores contra el exministro Joan Majó porque su discurso ciberiluminado acaba siendo un alegato en favor de la desregulación y del fin del Estado (p. 60) y lo enlazan luego con una consideración del ataque al poder que predican los que llaman neolibertarios y neoconservadores a los que los autores atribuyen "profundas convicciones religiosas" (p. 66). No digo nada de los neoconservadores pero en el caso de los libertarios, al menos de los que yo conozco, de convicciones religiosas, profundas o no profundas, nada. Ayn Rand, su pensadora emblemática llevaba su antirreligiosidad al extremo de considerar que la idea del Dios "denigra al hombre".

El tercer capítulo, sobre El discurso dominante en la investigación académica, ya publicado como artículo en otra parte, difiere bastante del resto del libro, tiene un enfoque distinto, algunos elementos repetitivos y un interés más reducido siendo en sí mismo más tradicional y académico.

El cuarto capítulo, titulado Periodismo para internet o periodismo y punto centra el ataque al discurso mítico en el periodismo digital y viene a pronunciarse por una actitud desencantada en el sentido de que, a pesar de todo, perviven "las constantes de trabajo tradicionales del periodismo" (p. 105). Los autores especifican las proposiciones de lo que llaman la "ideología tecnoburocrática" (p. 107), lo que hubiera sido más enriquecedor si previamente hubieran intentado aquilatar su concepto de ideología, cosa que, como se dice más arriba, no hacen, probablemente fiados en la idea de que la distinción se encuentra en la obra de Paramio, lo que no es satisfactorio.

Todas las promesas del periodismo digital (libertad, democracia, revolución de la profesión) son vanas pues "el concepto de ruptura de algunos de los postulados del periodismo para Internet (sic) se sustenta en un reflejo mítico -por no decir simplista- de lo que es el periodismo convencional." (p. 135) Igual juicio desmitificador les merecen el recurso al hipertexto, el periodismo open source y los weblogs (p. 145). Su conclusión es demoledora: "Las anteriores proposiciones (las del que llaman "mito digital"), no obstante, al igual que ocurriera con todas las propuestas presentadas en ápocas anteriores por las sucesivas revoluciones de la comunicación, constituyen promesas sistemáticamente incumplidas. Lo cual no evita que hayan tenido su traslación aplicada al peridismo para Internet (sic)" (p. 159). Se trata de una conclusión desconcertante, como lo es en buena medida el conjunto del libro. Es claro que todo avance tecnológico de importancia da lugar a discursos salvíficos, hiperbólicos, proféticos que conviene siempre reducir a términos más razonables. Pero resulta insólito sostener que los avances tecnológicos en la comunicación o no comunicación no cambian nada salvo que se ponga uno en una perspectiva como la del Eclesiastés. Insólito, asombroso, venir a pensar que el hecho de que haya casi doscientos millones de blogs en el mundo no ha cambiado nada.

Tómense algunas de las que los autores llaman "proposiciones del mito digital" y aplíquenseles su dictum de "promesas sistemáticamente incumplidas": 1) Concepción de la historia como progreso. 2) Consideración de la situación actual como el inicio de una nueva era. 4) Hegemonía de la razón instrumental. 6) Creencia en una sociedad racional (¿Qué quiere decir en estos casos "promesa sistemáticamente incumplida?"). 3) El progreso científico-técnico como motor del cambio social (¿qué otro motor del cambio social existe?). 5) La tecnologización como mejora de la calidad de vida. (¿Hay alguna duda?). 7) La meritocracia basada en el conocimiento (¿Qué cabe instituir en lugar de la meritocracia y en qué se basará si no es el conocimiento?")

En resumen, un libro muy interesante, escrito con apasionamiento pero quizá necesitado de algo más de reposada reflexión.

domingo, 27 de julio de 2008

Estajanovismo etarra.

Según parece los etarras tienen orden de anunciar que son de ETA en cuanto los detienen y de acusar de torturas a quienes los hayan detenido se den o no malos tratos. Por lo que se está viendo de las declaraciones de este chaval Arkaitz Bengoetxea y sus cómplices también deben de tener orden de cantar sin tregua, de confesar todo lo que planeaban hacer y hasta lo que soñaban con hacer. Orden incluso de inventarse las acciones, quizá con la intención de sembrar incertidumbre y zozobra con lo que hubiera podido pasar, ya que no pueden hacerlo más real y directamente. Pareciera como si, acorralada y debilitada ETA hubiera decidido sustituir su política de atentados por otra de amagos De otro modo no es posible entender la cascada de planes, a cual más complejo que está confesando esta cuadrilla de asesinos en agraz. Tenían pensado asesinar al juez Grande Marlaska, al senador del PP Ramón Rabanera, secuestrar y asesinar asimismo al concejal Benjamin Atutxa, explosionar una bomba al paso de un furgón de la Ertzaintza y realizar una serie de atentados en Andalucía, sin duda para animar el turismo en la zona. Un activismo frenético que casi parece estajanovismo del crimen.

Son demasiados planes para este puñado de descerebrados lo que induce a pensar que, en efecto, ETA debe de estar en momentos bajos para mantener en nómina a estos macabros fantasiosos que ignoran los principios elementales de la eficiencia organizativa, el primero de los cuales es no plantearse demasiados objetivos u objetivos difíciles de alcanzar

El tal Arkaitz, un mutilado físico y moral de la kale borroka, parecía soñar despierto y sabedor de que, como dice el ministro Rubalcaba, su destino más pronto que tarde era la carcel, seguramente quería entrar en ella con una historial que lo avalara como un asesino polivalente y contumaz a ojos de otros no menos curtidos criminales encarcelados con anterioridad. Que probablemente hay emulación hasta en el asesinato.

(La imagen, un cartel distribuido por la policía con los rostros de los etarras más buscados, es una foto de La ignorancia mata, bajo licencia de Creative Commons).

Contramanifiesto.

Esto de las lenguas es cosa harto pasional. He leído el primer manifiesto llamado En defensa de la lengua común, así como docenas de interpretaciones a favor y en contra y he podido ver quiénes lo apoyan y difunden (esencialmente, alguna prensa de la derecha, como El Mundo y Libertad Digital, no así el ABC). Luego, he leído el manifiesto que han presentado los nacionalistas de Galeuscat (CiU, BNGa y PNV) con motivo del septuagésimo quinto aniversario del Pacto de Compostela y del nacimiento de aquel engendro que se llama Galeuzka; un manifiesto en defensa de las lenguas cooficiales. Aún no he leído comentarios a favor o en contra porque acaba de salir.

Y de tanta lectura no he sacado gran cosa en limpio. Por eso decía que lo de las lenguas es cosa harto pasional. Los dos manifiestos están redactados no con la razón sino con los sentimientos y los dos son imprecisos y ambiguos en sus antecedentes de hecho. Los del manifiesto procastellano dicen que el español está perseguido en estas Comunidades y que no se garantiza la enseñanza en él a pesar de ser lengua de conocimiento obligatorio para la población. No sé y no estoy seguro porque la acusación no se sustancia en pruebas empíricas algunas. Conozco a bastantes de los firmantes; algunos firmarían lo que les echaran en contra de las autonomías, pero otros son personas comedidas, moderadas y de buen juicio. En cuanto a los apoyos del manifiesto en la extrema derecha, su presentador, señor Savater, hace ver que si el único argumento que cabe presentar es que la derecha no consiga lo que pretende, el margen de la izquierda será exiguo. Es posible pero, guste o no, lo cierto es que el cerrado apoyo de la extrema derecha al manifiesto es un problema real para los firmantes más moderados.

Y algo parecido sucede con el contramanifiesto de los nacionalistas: que está movido por la indignación y la fuerte crítica al manifiesto anterior, haciendo una clasificación maniquea y también inmoral entre gentes respetuosas con la idea del Estado plurinacional y gentes muy contrarias (quizá por poco educadas) a la idea de las lenguas propias, autóctonas de las regiones. Se habla en él de que el castellano goza de inmejorable salud en cada una de las comunidades históricas y de que la lengua verdaderamente amenazada es la propia de cada Comunidad. Se habla pero tampoco se demuestra nada.

Ambos textos versan sobre asuntos en los que la objetividad no impera, asuntos sobre si la "otra" lengua está preterida, humillada y hasta perseguida, asuntos de negra honrilla. Ambos hablan de derechos y se quejan de que algunos de estos no se respetan. Sobre todo el manifiesto en defensa del castellano y se queja de que los castellanohablantes no pueden ejercer el derecho (y cumplir con la obligación) de conocer esa lengua común. Es posible, pero me temo que el lugar para proteger los derechos y garantizar su ejercicio no es un manifiesto (con todo y ser muy importantes esta formas de evidenciar actitudes políticas) sino los tribunales de justicia. Y si bien se ve mucho manifiesto se ven pocas demandas judiciales.

Se me dirá que no soy imparcial pues cargo más contra el manfiesto español y es verdad. Es posible que los nacionalismos periféricos sean opresivos y tiránicos, pero la opresión y tiranía reales que yo he tenido que sufrir han sido procedentes del nacionalismo español más vetusto y omnipotente, que no omnisciente.

sábado, 26 de julio de 2008

Vaya si se calló

Días antes de la llegada del señor Chávez a España anduvo éste vacilando por doquier sobre si vería o no vería al Rey del por qué no te callas y, en caso de verlo, sobre cómo le demostraría que él no se calla. Pura baladronada para calentar el ambiente. El señor Chávez llegó a España, fue obediente a entrevistarse con el Borbón en Mallorca y dejó dicha la pavada esa de "¿Por qué no nos vamos a la playa?" que ha recogido toda la prensa. Vaya, vaya, aquí no hay playa. Es decir, en resumen, el mandatario bolivariano venezolano se ha callado como buen plebeyo ante el Monarca que se ha limitado a hacer una de sus gracias y a regalarle una camiseta pero ni un amago de petición de disculpas como el señor Chavez exigía gritos meses atrás para lavar el baldón sobre la dignidad latinamericana del orgulloso criollo.

Con el "¿Por qué no te callas?" el mundo descubrió que Latinoamérica es juancarlista. En principio no armar bronca ha estado bien porque no hay que exacerbar los rifirrafes que luego la cosa no tiene arreglo, pero conviene no ser demasiado bocazas o bocón, como le dicen por allá. Y, después de callarse frente al Rey, el mandatario vino a Madrid, feliz de no encontrar la barrera lingüística que lo acosaba en los otros países europeos que visitó y aquí ya se le calentó la boca y empezó a prometer petróleo hasta el fin de los tiempos, como un profeta testamentario que prometiera maná al pueblo hambriento o sediento en este caso. Vamos, como diría un castizo, que el señor Chávez ha hecho realidad eso de "calla y paga".

Comentando la actualidad, el señor Rajoy ha hecho ver con intención despectiva y crítica hacia el gobierno que mientras el señor Obama visita Francia, Alemania y el Reino Unido, España ha de contentarse con el señor Chávez. Pues sí, es verdad, aunque, al fin y al cabo, el señor Chávez es más "nuestro", habla nuestra lengua y la ausencia del señor Obama muestra un punto de hipocresía en su discurso y él es el más perjudicado por no atreverse a venir al único país que retiró las tropas del Irak, es decir, el único que hizo lo que él dice que quiere hacer. Dice. O sea, que también él se ha callado aunque en otro contexto.

(La imagen es una foto de Quapan, bajo licencia de Creative Commons).

Cartas nigerianas.

El género epistolar es muy importante en la cultura occidental y en todas las provincias del humano quehacer. Forma de cartas toma buena parte de la doctrina cristiana a través de las epístolas de los apóstoles, especialmente de Pedro y Pablo. Por carta se conoce la elaboración paulina del carácter universal de la Iglesia y su unidad en Cristo, en la Carta a los efesios o la teoría de San Pablo sobre la salvación del hombre en la Carta a los gálatas; por no mencionar muchos otros aspectos de la moral y la dogmática cristianas.

Las cartas han acogido la elaboración de escuelas filosóficas, como el estoicismo en las Cartas a Lucilio, de Séneca, que es como un tratado del buen vivir, y también la formulación misma de la filosofía en sus distintos avatares, cuando encarna en la humana peripecia, a veces de forma descarnada, como en las Cartas de Abelardo y Eloísa en la que el intercambio entre los amantes cruelmente separados alcanza los acentos sublimes de la trascendencia.

El siglo XVIII, con su nueva sensibilidad, descubrió el valor del género epistolar para la literatura, de forma que algunas de las más famosas novelas de la época tienen forma de intercambio de cartas, como Las relaciones peligrosas, de Choderlos de Laclos, que presenta un mundo de refinamiento y depravación, de lucha entre la exquisita amoralidad y la sencilla virtud o bien Julie o la nueva Eloísa de Rousseau en la que se describe con la mayor delicadeza el largo itinerario de un amor imposible en medio de las convenciones del mundo y muy en la estela de la obra de Pedro Abelardo. Este estilo epistolar llegó a ser característico de la literatura de la época y en especial de Romanticismo.

También por entonces toma forma epistolar el afán de la ilustración por fundamentar los valores racionales de validez universal a base de comparaciones interculturales cargadas de intención, como en las Cartas persas, de Montesquieu, que tendría un eco aquende los Pirineos en una obra epistolar que, consecuentemente con la situación de subordinación cultural que España empieza a tener frente Francia, reduce el alcance cartográfico pero mantiene el empeño ilustrado en las Cartas marruecas, de José Cadalso. Y, como si se tratara de una extraña esquizofrenia nacional, allí donde el país tiene unas cartas "del sur" por así decirlo en la obra de Cadalso, tendrá un siglo después unas cartas "del norte" con las Cartas finlandesas, de Ganivet si bien la actitud de los dos autores frente al objeto de su relato es opuesta. Anterior a la Ilustración, pero completamente acorde con su espíritu, es también uno de los aspectos más característicos de la cultura occidental y de los que, al menos a mi modesto entender, más orgullosos podemos sentirnos, que es la afirmación del principio de tolerancia, cuya formulación clásica se encuentra en la serie de cartas sobre el tema que John Locke, padre del liberalismo contemporáneo, dio a luz con el título genérico de Carta sobre la tolerancia. Digo del liberalismo, no del neofascismo que actualmente trata de disfrazarse de liberal en los discursos de la derecha europea y especialmente española. La neofascista señora Aguirre y sus mariachis tienen tanto de liberales como yo de jugador de polo.

El género epistolar está presente en muchos ámbitos de la producción intelectual de los siglos XIX y XX, desde la literatura descriptiva, casi paisajística del realismo de Cartas desde mi molino, de Alphonse Daudet, hasta ese magnífico y profundo discurrir sobre la creación y la poesía que son las Cartas a un joven poeta, de Rainer Maria Rilke, un manojo de breves epístolas en el que se refleja la mirada lírica.

Viene lo anterior a propósito de que, gracias a las nuevas tecnologías, el género epistolar muestra asimismo su valor para la comisión de delitos. Ayer al parecer la policía detuvo a un grupo de nigerianos en Roquetas de Mar dedicados al ciberdelito que se conoce con el nombre de Cartas nigerianas, una estafa que se basa en enviar cientos de miles, millones de cartas en inglés a otros tantos destinatarios en todo el mundo diciéndoles que les ha correspondido un premio en la lotería de Nigeria y que si quieren cobrarlo tienen que adelantar diferentes cantidades en tales y tales números de cuentas de bancos.

A la vista del tosco procedimiento, variante del toco mocho uno se pregunta si alguien es tan estupido para caer en la trampa y, en efecto, siempre hay quien resulta estafado por la misma razón por la que siempre acaban haciéndole el toco mocho a alguien. Porque el problema no es cuán inteligente o estúpida es la persona estafada que en este caso habría pocas esperanzas pues casi todo el mundo es muy inteligente cuando se trata de su dinero. El problema es en qué medida la avaricia, la codicia, dos pasiones muy generalizadas, ciegan lo suficiente a alguien para no dejarle ver lo evidente de la estafa. Y ese alguien es el estafado.

Estafa llamada Cartas nigerianas que tienen alguna variante algo más ingeniosa, como la del abogado nigeriano que sabe del fallecimiento de un cliente millonario y sin herederos que ha dejado una fortuna en un banco de Nigeria y que invita al destinatario a hacerse con la mitd de ella mediante el pago de alguna cantidad previa para los trámites.

Lo dicho, el género epistolar es esencial en la cultura occidental; hasta sirve para delinquir.

(La imagen es un óleo sobre tabla de Hyeronimus Bosch, titulada El charlatán (h. 1475-1480) que se encuentra en el Musée Municipal, en Saint-Germain-en-Laye.)

viernes, 25 de julio de 2008

El Gobierno financia a la mafia del ladrillo.

Al final resultó que había crisis como sabía y señalaba todo el mundo y el Gobierno se obstinaba en negar con la misma verosimilitud con que el del PP lo hizo en su día a propósito del Irak. Es obligado repetir aquí la celebérrima sentencia del presidente Abe Lincoln: se puede engañar a toda la gente parte del tiempo y a parte de la gente todo el tiempo; pero no se puede engañar a toda la gente todo el tiempo." Eso fue lo que intentó hacer el gobierno del PP en marzo de 2004 y lo que lleva meses intentando hacer éste al afirmar que no hay crisis económica contra toda evidencia y sentido común. Y mira que debe de haber pocas cosas más irritantes que unos gobernantes tratando de hacer creer a la gente que las cosas no son como son.

Por fin, la enésima oleada de malos datos económicos, con el paro en un 10,4%, la inflación acercándose al 5%, el déficit del Estado en el 0,5%, el euríbor en un 5,3%, ha obligado al Presidente y sus Ministros más recalcitrantes a reconocer lo obvio, esto es, que hay una crisis y que no se puede seguir engañando todo el tiempo a todo el mundo. Lo que ya no se recuperará será la confianza. La confianza es como el vidrio: una vez rota, se va para siempre. A mí, el señor Rodríguez Zapatero y sus amigos pueden contarme ya lo que quieran que no los creeré, tras verlos mes tras mes tratando de engañarme de forma tan estúpida como el señor Aznar con sus armas de destrucción masiva.

Pero es que hay más y más grueso aun. Con la crisis encima y aunque tanto el señor Rodríguez Zapatero como el señor Solbes o la señora De la Vega (ninguno de los cuales tiene crédito) han afirmado que el Gobierno cumplirá sus compromisos sociales, está claro que eso va a ser muy difícil cuando no imposible. Ya ha empezado a vacilar la ministra de Educación, señora Cabrera, admitiendo que no hay dinero para cumplir la Ley de la Dependencia. La Ley de la Dependencia ni la Ley de Violencia de Género, ni las políticas de igualdad ni nada. Todas esas bellas normas de las que tan orgullosos nos sentíamos no se aplican o lo hacen a trancas y barrancas por falta de medios materiales, de juzgados, de instalaciones..., de fondos. Sin embargo, este Gobierno "socialista" ya ha comprometido 300 millones de euros para ayudar a las empresas inmobiliarias a salir de la crisis comprándoles terreno para viviendas de protección oficial.

Estoy tan indignado que no sé si conseguiré acabar el post. Veamos: las empresas que llevan diez años inflando los precios de las viviendas, poniéndolas fuera del alcance de los jóvenes que llevan tres haciendo manifestaciones por su derecho a la vivienda, hipotecando al resto de la población de por vida con pagos mensuales equivalentes al cuarenta, el cincuenta, el sesenta por ciento de sus salarios, vendiendo chamizos de cincuenta metros cuadrados por trescientos mil euros, esas empresas, que comercian con bienes de precio inflado hasta un cuarenta por cien y forrándose a costa de la gente, ahora que la burbuja ha pinchado y hay crisis, acuden al Estado y el Gobierno (el Gobierno "socialista") les regala trescientos millones de euros para que no tengan que bajar los precios y puedan seguir abusando de la gente.

La responsable de esa granujería es la ministra de la vivienda, señora Corredor, que lleva meses tratando de favorecer a la mafia del ladrillo. Detrás de ella, el ministro de Industria, señor Sebastián, el que se presentó a alcalde de Madrid sin tener ni idea del cargo y pensando que la gente es idiota. Y detrás de ellos dos, el presidente, señor Rodríguez Zapatero que, tras mentir sobre la crisis, dice ahora que habrá dinero para políticas sociales pero se lo entrega a los especuladores del ladrillo. Dice la señora Corredor que esos millones no tratan de ayudar a las empresas inmobilirias. Sobre la befa la mofa porque, entonces, ¿qué tratan de hacer?

Y sobre todo, ¿cómo llaman Vds. a un Gobierno socialista que favorece a los especuladores como Martinsa en contra de los intereses de la gente corriente y moliente?

(La imagen es una foto de Martin, bajo licencia de Creative Commons).

Otra guerra de Troya.

Luego dicen que el teatro está muerto. Lo estará pero, si tienes una buena obra, una buena compañía y un buen director, la gente va a verte. Ayer se agotaron las entradas para Troilo y Crésida que ha puesto la compañía inglesa Cheek by jowl en las Naves del Español entre el 17 y el 26 de julio o sea, hasta hoy. Lleno a rebosar, sin un asiento libre en una tarde perdida de julio, al borde de un puente y hablada en inglés con sobretítulos en español. Tiene mérito.

Troilo y Crésida forma parte del repertorio menos visto, el maldito de Shakespeare. No recuerdo que se haya representado alguna vez en un territorio que yo controlara, mientras que sí he visto algunos Hamlets, Macbeths o Romeos y Julietas. No Troilos y Crésidas. Ni uno solo. Y tenía ganas de verla porque la obra trae una terrible mala fama como ambigua, contradictoria, incomprensible, atrevida, etc. Si se tiene en cuenta que la acción se sitúa en el mundo homérico del séptimo año de la guerra de Troya que, como se sabe, duró diez, es perfectamente comprensible porqué el mundo neoclásico, que fue del que arrancó la condena a Shakespeare, consideraba a éste como una especie de bárbaro gótico, dado que su idea de los griegos de los tiempos históricos es más medieval. Y muy original. El clasicismo de Shakespeare es romano. Ni una obra que yo conozca sobre la Grecia clásica porque Timon de Atenas es sobre otro asunto y Pericles es otro Pericles, príncipe de Tiro.

La Grecia de Troilo y Crésida es la Grecia heroica, homérica, casi diríamos, preclásica. Y tiene dos argumentos entrelazados como troncos de vides: la propia guerra de Troya en su séptimo año y la historia de amor/desamor entre Troilo y Crésida. Son dos argumentos que discurren entreverados pero son independientes. Es el caso que la historia está sacada de Chaucer quien probablemente la tomara de Bocaccio y éste de algún autor contemporáneo porque en la Iliada no está. Hay una mención a un Troilo, uno de los hijos de Príamo, muerto antes del comienzo de la guerra; y nada más. La historia de Crésida, epítome de la volubilidad femenina, causa de la matanza entre los hombres, pertenece al mundo medieval

La cuestión es, ¿por qué no se limita Shakespeare a contar la historia de los dos amantes y tiene que meter la de la guerra en general, modelada según los estrictos patrones descriptivos homéricos? Quiero decir: salen todos los personajes de la Iliada y salen como salen en el poema, los griegos Agamemnon, Menelao, Helena, Aquiles, Ayax, Patroclo, Odiseo, Néstor, Diomedes, Calcas, Tersites y los troyanos Príamo, Hécuba, Paris, Héctor, Andrómaca, Casandra, Eneas, Helenus, etc, los astutos, los soberbios, los necios, los prudentes, las posesas. (Aquí, una oportuna digresión: las posesas, las brujas y hechiceras suelen ser mujeres. Interesante el campo troyano que es donde se congregan éstas, botín del vencedor. En el campo aqueo no hay mujeres, salvo aquella por la que se ha organizado todo el pandemonium y que está en el campo troyano. Por eso hay unas Troyanas, pero nadie escribió unas argivas). Se trata de conseguir que Aquiles vuelva al combate, como en Homero; Odiseo monta una de sus estratagemas, siempre como en Homero y, por último, Héctor muere a manos de Aquiles.

La respuesta a aquella pregunta sólo puede ser que Shakespeare quería escribir su Iliada, con los materiales y personajes de Homero, pero con su versión de la historia. Que es su versión se echa de ver en que la guerra dura siete años y en que no es Aquiles quien mata a Héctor sino sus mirmidones. Es Héctor quien tiene a su merced a Aquiles y, con moral caballeresca del ciclo artúrico, le perdona la vida pues ningún caballero mata a un adversario desarmado y en el suelo. Los griegos, sí.

Por si no fuera menuda variante la de dar primacía a Héctor sobre Aquiles, Shakespeare nos trasmite su opinión sobre la guerra de Troya y, por extensión, sobre todas las guerras. La emite Tersites, parecido a un bufón, propio de la época y con licencia para decir verdades ante el Rey. "Todo el conflicto, dice Tersites, es a causa de una puta y un cabrón." Cierto, ciertísimo. Por eso cierra el ciclo el liberto al final animando al aqueo y al troyano de esta guisa: "¡Lucha por tu puta, griego!¡Pelea por tu puta, troyano!"Expresiones que he visto citadas decenas de veces en escritos pacifistas y antibélicos.

Así pues, una Iliada shakespeariana como nadie se había atrevido a hacer. El gótico entra a saco en la majestad serena del mundo clásico. Un neoclásico tenía que encontrar "bárbara" la versión de Shakespeare. Los dioses sólo aparecen invocados de pasada un par de veces, pero no se evidencian ni actúan. Todo lo mueve la pasión desatada y en una réplica de Héctor a Andrómaca que le pide que no vaya a la guerra, el troyano contesta que lo insulta porque un hombre prefiere siempre el honor a la vida. Código caballeresco (bárbaro desde el estilo neoclásico) de preferencia del honor que es superior al código homérico de la fama, la que persigue Aquiles. Por eso tenía que hacer superior a Héctor sobre Aquiles. Bárbaro pero muy eficaz.

El montaje de Donnellan es minimalista (no hay escenario, decorados, bambalinas y otra máquina, sino que todo se reduce a cambiar unos cubos de sitio) ligero, rápido, trepidante y prácticantemente sin música. Esto hace muy soportable, ágil, interesante una complicda historia que dura tres horas y en ningún momento decae el interés. Las tiradas shakespearianas, en las que florecen tropos como en los jardines barrocos, se acompañan de mucha y permanente acción con lo que no cansan ni dejan que la obra se deslice hacia lo declamatorio e impostado, cosas que matan el teatro. Los actores son magníficos y trabajan entregados. Aquiles sobreactúa para mi gusto y Héctor está sublime.

En algún lugar de internet he leído un interesante trabajo de explicando que fue Cernuda quien tradujo al español a Troilo y Crésida y preguntándose qué vio el poeta en la obra troyana. Aparte de lo que pudiera haberlo atraido el carácter explícito de la homosexualidad de Aquiles, la inversión del gradus honoris entre Héctor y Aquiles tiene mucho interés como mundo alternativo.

jueves, 24 de julio de 2008

Por la senda de la normalidad.

Más de cuatro años han sido precisos para que el partido de la derecha acepte los resultados electorales del catorce de marzo de 2004 y el nueve del mismo mes de 2008 (dos derrotas para él) y substituya su actitud de enfrentamiento radical, de intransigencia, sin concesión alguna, por otra de entendimiento con el Gobierno en los asuntos de Estado y oposición constructiva en los demás. O sea, el abc de los sistemas democráticos, la idea de la leal oposición que presupone un territorio común de acuerdo entre los principales partidos, ganen o pierdan las elecciones, sin el cual la política se hace imposible, sustituida para la confrontación civil sistemática que sólo puede acabar en crisis institucional y quién sabe si algo peor.

De la mano de los señores Acebes y Zaplana y con el beneplácito de un Rajoy dolido por el resultado electoral de marzo de 2004, el PP arrancó la legislatura anterior en la creencia de que podía conseguir la disolución de las Cortes y elecciones anticipadas. Con ese ánimo no escatimó esfuerzos en todos los campos por desestabilizar cuando no paralizar el sistema político, organizó frecuentes manifestaciones con los más diversos motivos, instrumentalizó o trató de instrumentalizar las instituciones en su beneficio, en especial el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el Tribunal Constitucional (TC) y jugó a la bronca parlamentaria permanente. Cuando se vio que no habría elecciones anticipadas, el PP llevaba ya mucha velocidad, arrastrado por sus medios de comunicación, El Mundo y la COPE y no alcanzó a frenar antes de estamparse contra las urnas.

El resultado del nueve de marzo de 2008 ha sido un shock para la derecha. El PSOE sigue gobernando en minoría parlamentaria pero el PP ha girado 180º, pasando de la confrontación irreductible a la política de acuerdos. El cambio ha sido bastante traumático y conflictivo. Rajoy acaudilló el giro al centro y el sector más ultramontano del partido se le echó al monte, empezando por la señora Aguirre y terminando con la señora San Gil. La escena de los señores Rodríguez Zapatero y Rajoy sonrientes aprietamanos a las puertas de La Moncloa no ha sentado bien en Libertad Digital donde temen que se imponga ese espíritu de conciliación en La COPE. Para coadyuvar al entendimiento, siempre en su elegante estilo, el señor Aznar sale diciendo que el del señor Zapatero es el único Gobierno radical y sectario que sigue en pie en Europa.¡Dios mío! ¿Qué hará el infeliz de Rajoy pactando con radicales y sectarios? Por cierto, tómese nota de los epítetos: "radical" y "sectario". Radical no en el sentido de profundo, sino de extremista, válgame el Señor. Extremista Rodríguez Zapatero.

Es el caso que, con gran tino por ambas partes, han pactado recomponer la unidad democrática frente a ETA, cosa que jamás debió romper el PP, y renovar el CGPJ y el TC. Enhorabuena a los dos. Es verdad que en su exposición, el señor Rajoy dejó caer la habitual insidia de que el PP apoya al Gobierno porque la política antiterrorista de éste le convence, dejando así abierta la posibilidad de enfrentarse de nuevo si dicha política antiterrorista deja de convencerle, cosa que sucederá seguramente cuando se acerquen elecciones. Pero esto son menudencias. Esencial es la renovación del CGPJ y del TC.

En el resto, en concreto en Economía, no ha habido acuerdo. Y no me extraña: tampoco yo estoy de acuerdo con las políticas enuncidas por el Gobierno para combatir la crisis aunque no quiera decir que haya coincidencia entre los dos rechazos fuera del muy obvio de que no es de recibo aprestar dinero público para ayudar a empresas en dificultades, que es lo que ha hecho la ministra de Vivienda, señora Corredor a instancias del ministro de Industria, señor Sebastián, dos pájaros empeñados en favorecer a los empresarios del ladrillo, los que llevan diez años amasando fortunas a costa de que la gente no pueda acceder a una vivienda. Además de inmoral, desde el punto de vista de la izquierda, la medida es absurda porque carece de impacto verdadero. La señora Corredor, registradora de la propiedad, como el señor Rajoy, ya recomendaba hace poco a la gente que comprara viviendas porque era un "buen momento" para ello cuando la realidad era la contraria: había y hay que seguir sin comprar hasta que los vendedores bajen unos precios que, según dictámenes de diversos organismos, están sobrevalorados hasta un cuarenta por cien. La señora ministra de las inmobiliarias interviene precisamente para que eso no se dé, esto es, el descenso de los precios, al que ella llama "ajuste". Nadie que no sea empresario del ladrillo o esté al servicio de uno de ellos puede pensar que sea oportuno o conveniente comprar antes de que las empresas que quieren vender hayan bajado el precio Ese misma ministra asigna trescientos millones de euros de dineros públicos a comprar terrenos a las inmobiliarias; trescientos millones para salvar empresas privadas en dificultades que podrían ir a financiar la Ley de Dependencia, que no se aplica por falta de medios materiales.

Insisto, además de inmoral la medida me parece estúpida pues aunque a la señora Corredor trescientos millones de euros le parezcan mucho y sin duda lo sea, no es nada tratándose de empresas cuyas deudas se mueven en miles de millones. Bueno, sí sirve: sirve para que se vea que, diga lo que diga el señor Rodríguez Zapatero, las medidas siempre "chocan contra los mismos". Con él como con los demás.

Y lo más irritante de todo es con qué astucia presenta el Gobierno una medida de descarnado apoyo a los empresarios del ladrillo al tiempo que se invoca el gasto social. Trescientos millones de euros para acudir en socorro de las inmobiliarias no es gasto social; es lo contrario.

(La imagen es una foto de Visentico/Sento, bajo licencia de Creative Commons).

Retratos españoles.

Ya dije que iría dando cuenta de las exposiciones que visitamos en La Coruña. Hubo suerte y pudimos ver varias porque estaban todas concentradas entre la Fundación Caixa Galicia y la Fundación Pedro Barrié de la Maza, por cierto, un financiero, típico self made man al hispánico modo, al que Franco hizo Conde de Fenosa, que es como hacer a uno Conde de una sociedad anónima o una razón mercantil, algo etéreo pero más consistente que el hecho de que el Rey de España sea Rey de Jerusalén.

En la Caixa, en un edificio original que simula una ola está acogida la segunda parte del retrato español, desde Goya a Sorolla, cuya primera parte tuvimos ocasión de ver en El Prado. No es que haya muchas piezas, pero sí las suficientes para darse uno cuenta de que el retrato español del XVIII y XIX no tiene punto de comparación con el del Siglo de Oro, de fines del XVI y XVII. Resulta amanerado y, en la medida en que destaca algo lo hace por influencia de la retratística francesa, singularmente Ingres.

El retrato inacabado de Isidoro Maíquez, de Goya, más arriba está en el mejor espíritu clásico percepción psicológica. Tiene vida y mucha fuerza exprsiva. Volveré a hablar de este Isidoro Maíquez, director teatral y notado actor de la época en breve.

Hay bastantes piezas de los pintores llamados "goyescos", claramente influidos por el genio fueran o no discípulos. En especial de Victorio López que llegó a ser un verdadero y consumado maestro del género, quien retrató a la realeza (la reina Isabel II), la nobleza cortesana y las clases altas. El Goya que Vicente López reflejó dos años antes de la muerte del modelo tiene, a mi entender, más fuerza que los autorretratos del propio Goya, con ser impresionantes. Aparece el pintor con la paleta en la mano y en el acto de pintar a su vez, en el ejercicio de sus arte, la cabeza de frente despejada bañada por una luz fuerte que casi parece irradiar de la figura. La mirada es escrutadora, como si estuviera reconociendo nuestros rasgos para trasladarlos luego al lienzo y tiene un toque de serenidad que contrasta con el gesto de imposición y determinación de los labios. Se ve que el modelo es hombre que ha vivido mucho, con pasión y genio, pero que parece haber llegado a una actitud de cierta conciliación consigo. De lo que no hay duda es de la gallardía y nobleza del porte. No se trata solamente de que los pintores mantuvieran el prurito que ya se había iniciado en el siglo XVII de presentar una visión ennoblecida de su actividad que hasta hacía pco tiempo era considerada como parte del gremio de albañiles. Además de esto López nos dejó el retrato de un hombre al que admiraba y cuyos rasgos conocía él muy bien.

El resto de la exposición, con algunas excepciones, es bastante inferior, con retratos convencionales, según programas iconográficos socialmente determinados, oficiales con emblemas de mando, estadistas, nobles de ambos sexos, nada que permita vislumbrar algo del pasado genio español para el retrato. Aquellos rostros de dioses y acompañantes de Velázquez que eran retratos de tipos concretos llenos de vida, los retratos de Ribera o Zurbarán, los prodigios de Murillo, han desaparecido por completo para dejar paso a una forma de reproducción apelmazada que gozaba del aplauso social. Ya no eran las catedrales o la Corte quienes encargaban obra sino algo mucho más difuso, pero de enorme influencia en el gusto y las corrientes artísticas, la clase social.

Hay un momento dominado por la familia Madrazo. Traigo a la izquierda una pieza muy notable, dentro de lo que cabe, de Federico Madrazo, un retrato de Isabel II en el que, como se decía más arriba, es palpable la influencia de Ingres. Un retrato que tiene que recordar mediante símbolo añadido que se trata de la Reina de España pues, por su figura, no lo parece.

miércoles, 23 de julio de 2008

Cien días.

Quiere la costumbre y es regla no escrita de la cortesía democrática que los primeros cien días de los gobiernos sean de gracia y estén libres de los ataques de la oposición hasta que se vea cómo será el resto de la legislatura en función de las medidas que los recién estrenados mandatarios hayan ido tomando. Sin embargo, el Gobierno del señor Rodríguez Zapatero ha interpretado la tradición como si de una efeméride se tratara, ha reunido a un millar de incondicionales (cargos públicos sobre todo y militantes) en la Casa de Campo, en el mismo lugar en el que el Partido Comunista de España no podrá celebrar este año su fiesta anual en septiembre por falta de disponibilidad económica, con el fin de celebrar por todo lo alto el comienzo de su segundo legislatura y de dar a conocer las medidas que ya ha tomado para hacer frente a la crisis económica.

Al decir de los gobernantes y de no pocos expertos, el Gobierno del PSOE no comunica bien. Según colijo esto quiere decir que no se las apaña para darse pisto y pote ante la opinión pública y ensalzar su labor, merecida o inmerecidamente. De ahí el festejo de la Casa de Campo. En él el presidente del Gobierno habló para los suyos y, sobre la cabeza de los suyos, para muchos otros, para el conjunto de los ciudadanos y hasta para la oposición. El acto en el que debían haberse escuchado valoraciones objetivas y críticas hechas desde fuera, sonó un discurso autocomplaciente hecho desde el interior. La oposición del PP se expresó en otro lugar, con motivo de una reunión del señor Rajoy con la gente de su partido en la administración local para hablar de financiación autonómica. El presidente del PP negó toda virtud a la acción de Gobierno en los primeros cien días, afirmando que se trataba de "tiempo perdido", mientras que el señor Zapatero asegura haber cumplido con creces su obligación dando cuenta de las medidas anticrisis que su Gobierno ha adoptado. La finalidad no es que se entere la oposición sino que se entere la gente que tiene tendencia a ver la crisis pero no los esfuerzos del Gobierno por contrarrestarla, siendo el más denodado el de no pronunciar la fatídica palabra que trae mal fario y, además, es mero flatus vocis desde los tiempos de los universales.

La mayor habilidad del señor Rodríguez Zapatero fue anunciar un plan de austeridad para una crisis que ni se menciona, unas medidas de choque que no chocarán "contra los de siempre", pues eso queda para la derecha, y colar como medidas adoptadas contra el "frenazo" económico las que están planeadas y pendientes de ejecución, en concreto, los dineros, esos sesenta mil millones de euros que dice que va a "inyectar" en la economía de aquí a 2010 para reanimarla. Eso es nuevo y será bienvenido según y cómo a quién le pongan la inyección y en dónde. Así apenas repara nadie en que las medidas adoptadas hasta la fecha (durante los cien famosos días) han sido bien entecas: los 400 euros (de los que ya se arrepiente todo el mundo), la supresión del impuesto del patrimonio y alguna otra. La artillería de grueso calibre viene ahora pero, por si acaso, ya se dice que será menor que la que emplearía la derecha.

Bienvenida sea así como las demás medidas que se anunciaron ayer en todos los demás frentes, la igualdad y otros. Si el Gobierno empieza a gobernar con tino a los cien días de haber tomado posesión en los que ha estado como ausente, es muy buena nueva. Por lo demás, tampoco era necesario que hiciere alguna otra cosa dado que el mayor partido de la oposición ha pasado el tiempo en rifirrafes internos consolidando o debilitando, según se mire, la situación de su lider. Prácticamente ausente de los grandes debates y temas políticos, el PP no ha podido hacer un balance aceptable de la oposición hasta la fecha.

El broche de oro, la detención de los etarras del comando, complejo, comunión o consistorio "Vizcaya", que los enemigos del Gobierno presumen se produjo para distraer la atención de los problemas del país, es una noticia excelente. Estos etarras cumplen la misma función que los bárbaros encadenados que los emperadores romanos arrastraban ante sí al entrar en la capital en sus grandes desfiles triunfales. La rueda de prensa del ministro Rubalcaba trasmitió el optimismo de sus valoraciones que, como suele suceder cuando hay un golpe policial, niegan la necesidad de todo acuerdo dialogado con la banda y confían exclusivamente en la acción policial. En mi modesta opinión no será suficiente y en algún momento habrá que sentarse a dialogar. Pero mientras la banda siga encastillada en las "acciones de guerra", no habrá nada mejor que hacer que perseguirla, juzgarla y encarcelarla.

(La ilustración es un cartel de cine austríaco de Johann Arnhold, de 1920 para la película Los hipócritas o la verdad desnuda, que se encuentra en Bildindex der Kunst und Architektur.

La Expo de Zaragoza.

A la vuelta de Teruel nos dejamos caer por la Expo de Zaragoza 2008. Tenía curiosidad por ver cómo es una exposición dedicada al agua; la suficiente para asomarme al pillarme de paso. A propósito no hubiera ido jamás. No me gustan estas exposiciones universales que son siempre lo mismo: gente tratando de vender algo. Supongo que las primeras, aquellas universales de Londres y París en el siglo XIX tenían cuando menos el mérito de la novedad. Desde entonces han ido haciéndose más y más iguales hasta poder ser intercambiables. Ha ocurrido con las exposiciones lo que con los buques que han acabado siendo todos idénticos, esto es, espacios de contenedores. Y eso, hacia el interior; hacia el exterior, el asunto es más claro si cabe. Las ciudades a las que se adjudica uno de esyos eventos (exposiciones, olimpiadas, etc) se forrran. Mejor dicho, se forran los comerciantes en ellas a base de multiplicar los precios de todo durante el tiempo que duren, desde las habitaciones de hotel hasta el coste de los churros en los chiringuitos.

La expo del agua no defraudó: muchos pabellones bastantes de ellos muy originales, de arquitecturas caprichosas y dentro, gente vendiendo cosas. Pero vendiendo en infinidad de casos con los mismos chiriguitos de abalorios y baratijas que montan en cualquier calle de cualquier ciudad. Como sea que los pabellones son nacionales (o plurinacionales), se administran y gestionan con la lógica del poder político en cada caso: la propaganda. Cada pabellón es una exaltación de las glorias nacionales en relación con el agua en cada país. Si se resumen las informaciones país a país se verá que no hay peligro para el abastecimiento de agua potable de aquí a la eternidad, que los recursos hídricos están estupendamente bien repartidos y que los que más disfrutan de ellos para todo tipo de usos son los sectores más pobres de las diversas poblaciones. Magia de los Estados. Es inexplicable que el panorama internacional del agua sea tan desastroso cuando todos los Estados lo hacen de cine.

La entrada a la exposición es una tortura. La distancia que media desde la estación del AVE a la puerta del recinto, unos doscientos metros en línea recta, debió de parecerle muy burguesa al que lo ideó y los doscientos metros se convierten en unos quinientos trepando por pasarelas y puentes batidos por los vientos. Una vez a buen recaudo en el recinto de la exposición, a donde se llega caminando otra jartá desde la puerta o tomando un cómodo funicular, puede uno dedicar sus energías a los pabellones que más guste. Muchos de ellos tienen largas colas en las que la gente pierde el tiempo pacientemente porque dentro regalan algo, un masaje en los paballones asiáticos, algún tipo de representación coral, virtual o no en otro, etc. Si uno decide no machacarse las horas en las colas puede uno entrar en más pabellones, aunque se pierde la emoción del regalito. A partir de cierto momento acaba uno de propaganda oficial hidráulica hasta el cogote, pero sigue peregrinando viendo artesanías populares, recordatorios, souvenirs y reproducciones como en la tiendas especializadas en el asunto que rodean a Picadilly Circus.

Los niños se lo pasaron bien y los adultos tuvimos unas horas de sano ejercicio. Si uno tiene críos, la Expo es un lugar ideal para llevarlos. Prácticamente está pensada para ellos.

martes, 22 de julio de 2008

Notas de verano.

Estaba pensando escribir un post sobre la reforma de la Constitución francesa que ha salido adelante por un voto sobre la mayoría de tres quintos que se exige en el procedimiento de revisión. Han votado a favor el presidente del Congreso (reunión de la Asamblea y el Senado), lo que no es corriente, y el ex-ministro de Cultura emblemático de la izquierda mitterrandiana, Jack Lang. O sea, de chiripa. Es que no queda claro por qué no había de votar a favor la izquierda cuando la reforma propuesta por Sarkozy (y que el Congreso le ha rebajado mucho) tiene elementos de derecha y elementos de izquierda, como suele hacer nuestro hombre para demostrar de calle lo que dice de que no hay diferencia entre la derecha y la izquierda hoy día. A primera vista uno consideraría de derecha la posibilidad de que el Presidente de la República se dirija a la Asamblea Nacional, pues aumenta los poderes de aquel y la limitación a dos mandatos presidenciales (a estilo estadounidense) pues limita el alcance de la voluntad popular. Igualmente podría considerarse de izquierda la ampliación de poderes de la Asamblea Nacional y el referéndum de iniciativa popular. Se trata de un caso más de esa amalgama actual entre la derecha y la izquierda que practican ambas y predican muchos, muchísimos, que no se apellidan Sarkozy. Tan general es la costumbre que lo importante no es si se da o no sino con qué ánimo se recibe, si con alegría por vivir un momento nuevo de la política o con tristeza por la pérdida de valores consagrados.

Da la impresión de que la izquierda ha votado en contra no por el contenido de la reforma sino por el modo de tramitarla. Sarkozy ha evitado un referéndum sobre su proyecto al someterlo al Parlamento constituido en Congreso, según reza el art. 89, 3. Supongo que la izquierda habrá dicho que se trata de métodos cesaristas que soslayan el pronunciamiento popular y votado en contra. Pero su objeción no puede ser al contenido mismo de la revisión. En el sistema francés todo absolutamente todo puede ser objeto de reforma con dos excepciones orgullosamente proclamadas en los apartados 4 y 5 del mismo artículo 89; el primero garantiza que no se tramitará reforma alguna de la Constitución que afecte a la integridad del territorio y el segundo hace intangible la forma republicana de Gobierno vía modificación constitucional. Son dos provisiones que hubieran evitado muchos sobresaltos al sistema español si el constituyente los hubiese adoptado en 1978, especialmente el de la integridad territorial que los españoles sustituyeron por el mucho más brutal del art. 8, 1 de la Constitución vigente, que hace depender la integridad territorial del Ejército. Hay una clara diferencia: los franceses tienen una conciencia nacional que los españoles no tienen o creen que no tienen.

Pero bueno, la cosa era de indiferencia entre la izquierda y la derecha y con ánimo de hacer un post liviano, propio de vacaciones. ¿Cómo indiferencia? Izquierdas y derechas son iguales, ambas derechas, según cierta izquierda comunista que dice que la socialdemocracia es solo una variante de gestión del capitalismo pero no una doctrina para sustituirlo por otra cosa, lo que es estrictamente cierto. Ningún socialista en un país desarrollado piensa en subvertir el orden constituido a cambio de algo radicalmente distinto, sino en su reforma moderada y paulatina, sin ningún fin eficaz a la vista. Se acabaron los tiempos de expectativas revolucionarias. Si mantener éstas es lo que hace a alguien de izquierda, la izquierda es hoy una magnitud exigua y menguante de las fuerzas políticas europeas y en buena parte mundiales. Y, si embargo, la divisoria izquierda/derecha es la única hoy visible y palpable en todos los países del mundo en que rige libertad de asociación aunque sea relativa y, al fin y al cabo, esto de existir tiene su importancia cuando se trata de dilucidar si algo es cierto o no, esto es, la indiferencia entre derechas e izquierdas.

En todo caso, ¿cómo van a ser iguales izquierda y derecha si la izquierda ni siquiera es igual a sí misma? Por ejemplo, desde el punto de vista de los comunistas los socialistas no son la izquierda y conozco a muchos de izquierda para quienes si se es nacionalista no se es de izquierdas en tanto que para otros lo cierto es lo contrario, sólo se es verdaderamente nacionalista cuando se es de izquierda. O más o menos algo así. Y no sigo con el nacionalismo por no dar un espectáculo de los Prom, que tienen sus fans, igual que Wimbledon o el Royal Ascot. Según Gustavo Bueno no hay una sola izquierda sino varias; las tiene contadas. Cuando se dice que la derecha es igual a la izquierda tendrá que especificarse a qué izquierda. Normalmente se lleva la palma la socialdemócrata, pero todo puede darse.

Por último es más frecuente y propio de la izquierda que de la derecha jactarse de su orientación política. Véase la ilustración, con qué orgullo proclaman los que la han hecho ser de izquierdas y serlo de izquierdas en plural. La foto lleva como pie en Flickr una larga tirada programática que comienza:

¿Quiénes somos?

Somos un movimiento social y político, formado por personas de izquierdas de diversas procedencias y sensibilidades, que tienen en común sobre todo, que no se sienten en absoluto representados por ninguno de los partidos políticos que se presentan a las elecciones.

Somos, no nos importa insistir, un movimiento formado por personas, por ciudadanos, no por profesionales de la politica. Etc.

Se lee íntegro aquí.Y no es por mala uva, pero hay que ver qué larga declaración en cierto modo "antipolítica" para fundamentar el lanzamiento de una opción electoral, es decir una más en el conjunto del juego político democrático desde la perspectiva de la "verdadera" izquierda. Cada vez que ésta, o la derecha, se refunda asegura ser "nueva" o "verdadera", lo que quiere decir que aspira a contraponerse a otra "vieja" o "falsa". No hay mucho en donde escoger.

(La imagen es una foto de Álvaro Herráiz, bajo licencia de Creative Commons).