miércoles, 31 de octubre de 2007

Atentos a la pantalla.

A las once de la mañana de hoy, treinta y uno de octubre de 2007, se dará a conocer la sentencia en el proceso por el llamado 11-M. O sea, tres años, siete meses y veinte días después del hecho más sangriento de la historia reciente española (hay que remontarse a la guerra civil para encontrar algo parecido) los tribunales dictan su juicio tras una cuidadosa instrucción, un proceso justo y una vista oral ejemplar, aclarando los hechos y pronunciando las penas que corresponden.

La tupida red de patrañas que integra la llamada "teoría de la conspiración" sufrirá, seguramente, un severo revés judicial. Pero no se dará por afectada porque su arraigo como forma de pensar no solamente obedece a ciertos intereses políticos (del PP y sus medios) sino también a una tendencia psicológica presente en nuestras sociedades y que presupone siempre un público numeroso que consume historias disparatadas a título de explicación de fenómenos sociales. Son los de los Ovnis, el regreso al futuro, la parasicologia y el espiritismo.

Los de la conspiración explicarán la sentencia como un paso más en la supeditación de todos los poderes a una oscura voluntad demoníaca o algo así. Y cuando se pronuncie el Tribunal Supremo, que seguramente habrá de intervenir en vía de recurso, tampoco se aceptará la verdad judicial. Quienes perdieron las elecciones que creían ganadas el catorce de marzo de 2004 todavía no han entendido que no perdieron por el atentado en sí sino por la forma increíble en que lo "gestionaron" las autoridades. Razón por la cual va a sucederles lo mismo. Es no querer enterarse de por dónde caen los chuzos.

La teoría de la conspiración que tiene elementos de Rocambole, Rouletabille, Fantomas y Arsène Lupin al mismo tiempo ha sido un pulso que ciertos medios han echado con la realidad, esto es un intento de sustituirla por un relato distinto, acorde con los intereses del partido de la derecha. ¿No se dice que lo que no está en los medios no existe? Pues eso querrá decir que lo que está es la realidad. Ciertos medios han acabado creyendo esas ilusiones de que ellos son los taumaturgos de la feria y que pueden inventarse la realidad. Eso es soberbia y lo demás, tortitas y pan pintado.

(La imagen es el monumento a las víctimas del 11-M junto a la estación de Atocha).

Enviar este post a Menéame

Jardín de necedades y embustes.

En tiempos del "felipismo", sobre el que gustaban teorizar presuntos izquierdistas, la derecha publicística inundó el mercado editorial de libros alarmistas, agoreros, catastrofistas: España se hundía, la educación era un desastre, la inseguridad ciudadana rampante, la pobreza, la irrelevancia exterior, la pornografía, el terrorismo, el ateísmo, el separatismo, bla, bla, bla. Lo habitual en los discursos de la carcunda. Los publicaban dos o tres editoriales y los escribían dos o tres docenas de reaccionarios siempre los mismos anunciando el fin de la viril hispanidad. Con el gobierno del señor Rodríguez Zapatero viene pasando más o menos igual, más o menos con los mismos plumillas y alguna reciente adquisición de las filas de los supuestos izquierdistas, de esos que escriben en El Mundo o La Razón.

Tanto entonces como ahora los ataques de los reaccionarios a los gobiernos socialistas adolecen de un defecto: sus apreciaciones son puramente negativas y carecen de aportación positiva alguna con lo que su crédito es muy escaso. Convencen a los fieles, pero a nadie más.

El libro que acaba de publicar el señor Aznar trata de enmendar ese fallo. No solamente es un panfleto antisocialista con sus habituales sonsonetes catastrofistas sino que expone en positivo las líneas maestras del pensamiento aznarino, lo cual motiva el presente comentario. El señor Aznar quiere sentar plaza de teórico incluso ideólogo de fuerte carga patriótica y moral. De ahí que haya elegido el género epistolar de raigambre en la historia de la literatura con reminiscencias de las Cartas persas de Montesquieu, las Cartas marruecas de Cadalso o las Cartas a un príncipe, de Emilio Romero que probablemente el autor leyó de joven, entre otros muchos. El destinatario de las cartas aznarinas es un joven español que se llama, cómo no, Santiago lo que no es más que el primero de la serie de trucos retóricos con que el señor Aznar desgrana esta serie de lugares comunes neoliberales literalmente fusilados de las obras de gente como los Friedman, Gilder, Hazzlitt, Hayek, von Mises, Lepage, etc, todos ellos muy respetables cosa que no sucede con su imitador que no es sino su eco deformado y ramplón.

Las pretensiones del autor son tan elevadas como necias sus conclusiones. Los conceptos que más se repiten en el libro son los de "naturaleza humana" y "condición humana" (págs, 13, 25, 33, 51, 102, 121, 151) que el señor Aznar considera sinónimos porque no tiene ni idea de lo que habla. De hecho los términos sólo le sirven para blandirlos como mazas: lo que él piensa está de acuerdo con la humana naturaleza; lo que piensan sus adversarios la contradice. Y como no se siente obligado a abandonar jamás su tono apodíctico, sus afirmaciones -generalmente vulgaridades- han de pasar como profundas filosofías.

En cuanto abandona el territorio de la "naturaleza humana", la obra del señor Aznar mezcla a partes iguales las necedades y los embustes.

Capítulo de necedades.

"La libertad desgajada de razón, Santiago, se convierte en nihilismo" (pág. 14). Suena terrible como en las condenas papales del siglo XIX pero, ¿qué quiere decir "la libertad desgajada de razón"? Por supuesto nada. Como nada es su idea de nihilismo que define cien páginas más allá y siempre en tono apocalíptico: "Cuando una sociedad deja de creer en sí misma y en su historia, se produce un vacío intelectual y político: es lo que algunos autores llaman nihilismo intelectual: la gente, simplemente, deja de creer en algo, no cree en nada." (pág. 104) No sé qué autores serán esos; el único que me viene a la memoria capaz de expresarse de forma tan cómica es Cantinflas.

Otro gran peligro que acecha como en los sermones de los curas es el relativismo, "enemigo de la libertad". Pero la más peligrosa es la creencia de que "sólo lo demostrado por la ciencia y la técnica es verdadero." (pág. 30). Está claro, ¿no? Debe de haber otras verdades que no son las de la ciencia y que sólo pueden provenir de la revelación. Si Vd. duda de eso es un relativista y como relativista, enemigo de la libertad. Además de una necedad esto es una amenaza a la libertad de pensamiento.

Pero las tonterías aznarinas no se limitan al ámbito filosófico sino que invaden otros; por ejemplo, el estético: "Hay quien data el principio del siglo XX, Santiago, en el momento en que un llamado artista colocó un urinario en una exposición artística. Luego pasó a un museo. ¡Menudo avance! Lo malo es que me temo que seguimos deslizándonos por la misma pendiente." (pág. 100). Obviamente el "llamado artista" es Marcel Duchamp, uno de los padres del surrealismo y de los pioneros del arte del siglo XX. Sobre gustos no hay nada escrito pero pareciera que quien ha sido presidente del Gobierno debiera tener alguna idea del tiempo que le ha tocado vivir y no mostrar a las claras una ignorancia tan supina y grosera en materia de estética.

Y del arte se puede saltar a aquello en lo que se supone cierta competencia al autor. Mal supuesta desde luego: "Toda mi vida he defendido que el terrorismo es el mismo en todos los sitios, y que los terroristas debían ser tratados del mismo modo en todo el mundo." (pág. 168) Una larga tradición occidental en la que mucho cuenta su raíz cristiana cuya creencia fundamental es que no hay dos hojas de árbol iguales dice que la inteligencia es la capacidad de discernir, distinguir, diferenciar y no tratar simplificadamente las realidades complejas. El señor Aznar quiere tratar a todos los terroristas por igual. Como en Abu Ghraib o en Guantánamo supongo.

Capítulo de embustes.

Estos son tan abundantes como las necedades; tanto que cabe preguntarse si el autor piensa que los lectores de su libro son estúpidos. "Recuerdo muy bien, Santiago, los insultos que recibí por hacer lo que creía que era mejor para mi país, cuando apoyamos, sin participar en la guerra, el derrocamiento de la dictadura en Iraq (sic). Hay quien sigue recurriendo una y otra vez a las mismas calumnias, a las mismas mentiras. Todo ello por y en nombre del poder." (pág. 39) Esto es todo lo que tiene que decir acerca de la decisión de participar en una invasión ilegal, criminal y pirata a las órdenes del Imperio y en contra de la voluntad abrumadoramente mayoritaria de sus paisanos. Lo "mejor para mi país" resultó ser lo mejor para su bolsillo.

"Nunca he considerado a los ciudadanos como menores de edad a los que se puede engañar con maniobras propagandísticas" (pág. 41) dice quien trató de engañar a cuarenta millones de personas sobre la autoría del atentado del 11-m intoxicando a la prensa, falsificando los datos, forzando declaraciones erróneas de los organismos internacionales.

Respecto al Impuesto de Actividades Económicas (IAE), un gravamen absurdo e injusto, dice que "los socialistas lo implantaron" (pág. 144) y que él lo suprimió. Eso es falso. Los socialistas no lo implantaron pues ese tributo ya existía aunque con variados nombres como licencias fiscales de actividades comerciales e industriales y de profesionales y artistas e impuestos municipales sobre radicación. Lo que hicieron los socialistas fue unificar todos esos gravámenes bajo la forma del IAE. Eso lo sabe el señor Aznar por ser inspector fiscal. Pero no le importa porque lo suyo es mentir para desprestigiar.

"Hay que ser optimistas, como lo fuimos en 1996 con el terrorismo de la banda ETA. Nadie pensaba entonces que fuera posible romper el espinazo de la banda mafiosa y terrorista, y en 2004 estaba prácticamente muerta." (pág. 153). Después del asesinato de Miguel Ángel Blanco, añade el señor Aznar, "aguantamos, y ocho años después teníamos a ETA contra las cuerdas. Hubiera bastado con seguir la política antiterrorista para vencerla definitivamente en poco tiempo." (pág. 170). Cosas que dice el mismo que lleva tres años sosteniendo que detrás del atentado del 11-m se encuentra la banda "muerta" y "contra las cuerdas".

"Una de las líneas de trabajo que me impuse cuando tuve ocasión de gobernar fue proporcionar a quienes velan por nuestra seguridad los instrumentos materiales, institucionales y jurídicos necesarios para cumplir con su labor. A nivel tanto nacional como internacional." (pág. 160) Lo dice igualmente el gobernante al que le organizaron el mayor atentado terrorista de la historia en Europa con 200 muertos y mil heridos.

Plagio.

Los embustes se coronan con uno de los más desvergonzados plagios que he visto en mi vida. Dice el señor Aznar: "Es verdad que la libertad no nos garantiza la felicidad. Ni siquiera nos hace las cosas más fáciles. Al contrario. Pero como ya te lo he dicho muchas veces, es lo que nos hace seres humanos." (pág. 190) Este plagio es casi el broche de descaro que cierra el libro. Ahora se entiende por qué el autor dice admirar a Azaña, razón por la que lo cita de vez en cuando: para plagiarlo. "La libertad no hace felices a los hombres; los hace sencillamente hombres". (Manuel Azaña).

La nación española.

Al florilegio de necedades, embustes y plagio, añade el señor Aznar un par de capítulos dedicados al tema preferido de todos los de su cuerda: la patria, la nación española, donde alcanza las más altas cotas de huera grandielocuencia compatible al parecer con el hecho de abandonar el Consejo de Estado de España por el consejo de asesores del señor Murdoch. Se arranca con los habituales lugares comunes del nacionalismo español: que España es la "nación más antigua" (pág. 65) y que la izquierda, contagiada de la Leyenda Negra, se avergüenza de la nación española (pág. 67) cuya trayectoria le parece al autor impoluta. ¿Toda? Alguien debe de haberle dicho que conviene matizar y llega a precisar que la historia de la tal nación tiene "luces y sombras" (pág. 69). Pero no le pregunte nadie por las sombras porque no menciona una sola; al contrario, sostiene que hay que estar orgulloso de toda la historia de la nación sin más, como si fuera obligatorio (págs. 67, 77, 87).

Su fervoroso nacionalismo lo lleva a recurrir a su método favorito, el de los embustes y habla de "la espontaneidad con que el español ha convivido y respetado a la vez a las demás lenguas de nuestro país..." (pág. 68). Lo de "háblame en cristiano" también debe de ser una invención de la Leyenda Negra. "En términos recientes, podemos recordar con admiración los años de la Transición." (pág. 70). Lo dice el que consideraba que la regulación constitucional de las autonomías territoriales era una "charlotada".

Todo este bombástico ensalzamiento de la nación española coexiste en el ánimo del autor con una condena sin paliativos de los demás nacionalismos no españoles que hay en España y que reducen todo a "la defensa de la nación" (pág. 80). Obviamente no es su caso; él no es nacionalista porque "la característica esencial de la historia y la cultura españolas es su carácter universal." (Ibíd.). Porque él lo dice, claro.

Se entenderá que después de leer esta sarta de necedades y embustes escritos a vuela pluma y en un estilo tan grandielocuente como rudimentario vuelva uno a preguntarse por enésima vez cómo fue posible que un hombre de estas características llegara a presidente del Gobierno de España.

Enviar este post a Menéame

martes, 30 de octubre de 2007

La vida es ficción.

Nos guste o no a los españoles la cuestión vasca, el problema o el conflicto o el quiste o como quieran llamarla, es la prioritaria de la política nacional desde hace décadas. Negarlo no lleva lejos. La cuestión de si la Constitución de 1978 resolvió el problema del encaje del País Vasco en España recibe dos respuestas: sí, dicen los nacionalistas españoles; no, dicen los nacionalistas vascos, que son como el cincuenta por cien del electorado de Vasconia. No sé si a eso se le puede llamar resolver. Nunca hay una realidad única sino tantas como relatos. En el País Vasco hay dos fundamentales (y varios accesorios) tan distintos y enfrentados que hacen dudar del carácter real de la realidad.

ETA regresa al género epistolar para financiarse mediante extorsión a los empresarios vascos. Ese truco de obligar a los empresarios a financiar la lucha de liberación del pueblo vasco es ingenioso pero del más puro estilo mafioso. Los industriales tienen que comprar la protección frente a quienes los "protegen". que pueden causarles daño en su persona, sus allegados o sus bienes.

ETA es una maquinaria que presta múltiples servicios; entre otros, supongo, el mantenimiento de sus presos. Y hay que hacer previsiones a largo plazo. La Audiencia Nacional acaba de condenar a 1253 años a dos etarras, la señora Mujika y el señor Guridi. Mil doscientos cincuenta y tres años. Aplicando todas las reformas que se han ido imponiendo en la norma penal y penitenciaria, estos van a pasar la mayor parte de sus vidas en la cárcel. Había una disonancia continua entre la masacre que los dos criminales provocaron y la manifiesta relación de afecto que los une y que quedó patente durante el juicio: el cariño que pueden expresarse con la mirada quienes van a pasar los próximos treinta años sin verse. Una pura ficción.

Como ficción parece el enésimo autobús incendiado, esta vez en Hernani. No quiero ser aguafiestas poniendo en duda que, para la mitología nacionalista la ímproba tarea de librar a la Patria del odiado invasor exige grandes sacrificios pero me parece que esto de incendiar bienes públicos que pagan todos, incluidos los padres de los incendiarios, es bastante estúpido. Pero es también un ritual de tribu en guerrilla urbana muy difícil de erradicar.

Y junto a los hechos, los discursos. El señor Pernando Barrena, que no es especialmente avispado, dice que el fin del PNV consiste en disfrazarse de abertzale pero aceptar el marco legislativo español. De donde haya sacado esta idea el señor Barrena es un misterio pues el señor Ibarretxe ya ha dicho que procederá con el referéndum que ha anunciado digan lo que digan los españoles.

Visto que la situación se complica por momentos sale de nuevo el señor Josu Jon Imaz a decir lo que el lehendakari menos quiere escuchar, esto es, que el PNV debe supeditar su proyecto a la desaparición de ETA. Pero hombre, por Dios, cuando Ibarretxe ha dicho ya que ETA no va a marcar el calendario de lo que se haga en el País Vasco que es como se llama ahora al hecho de convocar una consulta popular con ETA a pleno pistón en sus tareas de amedrentamiento, circulares a los empresarios, kale borroka, etc. Nada de extrañar que en el órgano del PNV en el que el señor Imaz ha expuesto su opinión se hayan oído calificativos de "traidor", "soplón" y "chivato" que, la verdad, son sorprendentes. Recuerdan los epítetos que se dirigen los niños en sus juegos.

Para colmo de esta realidad compleja, abigarrada, contradictoria, caleidoscópica que es el llamado conflicto vasco, aparece el señor Patxi López, dirigente sociata vasco proponiendo el mismo referéndum que el señor Ibarretxe pero sólo en el caso de que haya un acuerdo entre fuerzas políticas que suelen estar enfrentadas. Lo que sucede es que esto presupone reforma del Estatuto de Autonomía, justo lo que los nacionalistas soberanistas y nacionalistas no quieren. No obstante de seguir todo como hasta la fecha tanto el dirigente socialista como el nacionalista tendrán tiempo para ponerse de acuerdo si el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco lleva a sus últimas consecuencias ese esperpento que alguien ha puesto en marcha de enjuiciar a dirigentes políticos por actividades de tipo político. Además, ironías del destino, podrán hacerlo compartiendo mesa y mantel con su interlocutor cuando estaban en libertad, el señor Otegi, que también está en la sombra, aunque por otro tipo de delitos.

Esta última situación de ver a los señores López e Ibarretxe encausados muestra todo su absurdo cuando se repara en que los procesan por hablar con el señor Otegi. Parece que los jueces no saben español y creen que el verbo "hablar" es transitivo, como "matar", puesto que, de otro modo, tendrían que haber abierto asimismo causa penal contra el señor Otegi por el mismo "delito". ¿Queda claro? Más pura ficción.

(Las ilustraciones son algunos de los mapas de España que dibujó el insigne Menéndez Pidal y publicó luego en su célebre La España del Cid.

Enviar este post a Menéame

lunes, 29 de octubre de 2007

Asumir responsabilidades.

El señor Rodríguez Zapatero se presentó ayer en Barcelona sin avisar, como si fuera a zona de guerra, para conocer in situ el desastre del AVE a Cataluña, que cae sobre el desastre del apagón en la ciudad de hace un par de meses y sobre el de las averías de los trenes de cercanías, todo lo cual tiene al patio catalán embravecido. Cada vez suena más eso de que "los catalanes no recibimos en la medida en que contribuimos".

Los nacionalistas moderados estilo Pujol están tirándose al monte del independentismo, en línea con lo que sucede en el venerable PNV de las viejas Vascongadas. También hay quien dice que esta increíble sucesión de desgracias semejantes a una maldición bíblica pasará factura electoral al PSOE y que esa es la única razón por la que el presidente del Gobierno ha visitado el lugar. No creo que haya mucha merma electoral ya que la alternativa, el PP, no parece ser una opción que la mayoría de los votantes catalanes considere. Parte del voto indignado puede ir a los nacionalistas y parte a la abstención.

En su visita el presidente del Gobierno ha dicho que asume toda la responsabilidad del AVE en Barcelona. Pero según parece eso no quiere decir que se proponga dimitir ni que haya de hacerlo la señora ministra de Fomento. Aunque ésta quizá debiera pensárselo ya que en realidad al "asumir toda la responsabilidad" el Presidente ella ha quedado en una situación política delicada como en una especie de limbo. Pues según colijo el señor Rodríguez Zapatero habla de asumir plena responsabilidad en el sentido en que se dice que alguien asume el mando o toma las riendas de un asunto. Suena a tronío pero no sé si es una decisión inteligente ya que de ahora en adelante los socavones se abrirán a los pies del presidente del Gobierno.

Que la merma electoral no será grande por cuanto la alternativa tiene poco gancho lo confirmó horas más tarde de la visita el señor Rajoy que la descalificó acusando a su futuro rival de ir en domingo para no encontrarse con la gente como hubiera sucedido de haber ido un lunes o un martes. Puede ser pero, de momento, el señor Rodríguez Zapatero ya ha ido; el señor Rajoy, ni en domingo... pero dice a los demás lo que tienen que hacer.

Todo este asunto de las infraestructuras en Cataluña está muy liado y a estas alturas tiene poco sentido andar buscando responsables porque todos han metido un poco la cuchara. Las crisis de infraestructuras y las correspondientes inversiones para prevenirlas son cosas de años y, si bien los nacionalistas de CiU, que gobernaron más de veinte años y las derechas del PP que lo hicieron durante ocho en el Estado tendrán su parte de culpa, a los socialistas, tanto catalanes como españoles, les corresponde una buena tajada ya que llevan más de cuatro años gobernando los primeros y algo menos de cuatro los segundos. O sea, que es hora de hacer algo más que gestos y asumir algo más que "responsabilidades".

La Argentina es de Cristina.

Doña Cristina Fernández de Kirchner ha ganado sobrada en la primera vuelta de las presidenciales argentinas. No será necesaria segunda vuelta. Lo previsto se cumplió y la favorita de la opinión se impuso. Es la segunda mujer que alcanza la presidencia en la Argentina y también es ahora la segunda en América del Sur, detrás de la señora Michelle Bachelet, de Chile. Llegará un momento en que la elección sea noticia por sí misma y no porque la electa haya sido mujer.

Da la impresión de que la señora Fernández recoge el voto favorable de una población que se beneficia de la prodigiosa recuperación económica de la República que, de la ruina del corralito ha pasado a tasas de crecimiento del 8,5% del PIB en los últimos años, al amparo de la buena coyuntura internacional, lo que ha permitido al país saldar buena parte de la deuda al tiempo que se ha reducido mucho el paro. Asimismo, la derogación de la ley de punto final y la renovada acción de la justicia sobre los responsables de la dictadura han contribuido a hacer popular el gobierno de Néstor Kirchner.

El Presidente podría haber optado a la reelección que tenía asegurada, pero ha decidido decaer en su derecho en favor de su esposa. Ya se ha apuntado todo tipo de razones malévolas para explicar una decisión tan poco frecuente, desde que el señor Kirchner se retira para fundar un nuevo partido político con el que volver a primera línea hasta que hace discreto mutis para evitarse un escándalo de corrupción que podría estar gestándose. Todo menos suponer que la motivación sea sencilla: un cónyuge deja paso a otro porque están bien avenidos. Cuánto cinismo hay en el mundo que casi nadie piensa en cosas tan elementales.

La señora Fernández tiene a sus espaldas una carrera política propia ya que, entre otras cosas, ha sido senadora y, lejos de limitarse a ser la primera dama en la presidencia de su marido, ha colaborado activamente en el gobierno, como los dos han dicho en alguna ocasión, de forma que buena parte de sus éxitos le son atribuibles. En cierto modo es la unidad matrimonial la que se ha presentado a las elecciones pero con el cabeza de lista cambiado.

domingo, 28 de octubre de 2007

Veinticinco años después.

Para conmemorar el vigésimo quinto aniversario del triunfo socialista el 28 de octubre de 1982, Informe semanal, de TVE1 ofreció ayer una entrevista con Felipe González. Haciendo tiempo para verla recaí en Tele Madrid donde a esa hora, en un telediario o algo así, estaban hablando de lo mismo, el vigésimo quinto aniversario. Tuve ocasión de escuchar breves parlamentos de los señores Melchor Miralles, de El Mundo, y de Gutiérrez. Ambos vertieron todo el cieno, basura e ignominia que pudieron sobre el señor González: los GAL, Filesa, Malesa, Roldán... Que personas como éstas, señores Miralles y Gutiérrez, pretendan condensar los más de trece años del Gobierno de Felipe González en tales asuntos cuando, por el tiempo trascurrido, la historia los tiene ya conceptuados como la etapa de la normalización exterior de España, generalización del Estado del bienestar, desarrollo de las instituciones, consolidación de las autonomías y despegue como sociedad abierta y postindustrial, dice más sobre su fibra moral que sobre lo que quieren demostrar. En todo caso, está ya clarísimo qué lugar ocupa cada uno en esta y otras historias.

La entrevista estuvo muy bien y el señor González exhibió una vez más sus magníficas cualidades. Aunque no creo haberle oído mencionar ni una sola vez al señor Aznar, anoche quedó claro que no solamente supo ser mucho mejor presidente del gobierno que él, sino también mucho mejor ex presidente. Lo que pudo verse en las pantallas anoche es que, además de rápido, directo, sensato, coherente y sincero, Felipe González es discreto. Lo cual lo pone a años luz de la bombástica vacuidad de su ubicuo sucesor, que da clases de lo que no sabe, concede entrevistas en lenguas que no habla y asesora sobre lo que desconoce.

Que se haya pretendido involucrar a FG en el asunto de los GAL (a través de esa pregunta retórica que ayer se repetía por enésima vez el señor Miralles, ¿cómo no iba a saberlo el presidente del Gobierno?), que se le considere Mr. X sin una miserable prueba y, sobre todo, que eso lo hagan quienes en los años ochenta pedían la guerra sucia contra ETA en sus periódicos, forma parte del sentido español del debate público consistente no en presentar al adversario con objetividad sino bajo la luz más dañina que se le pueda aplicar, incluso a la luz de la mentira.

Me gustó mucho la entrevista y así mismo que FG sostuviera que la situación actual es en todo similar a la de los años 1993 a 1996. Coincido y no coincido con él. Es verdad que en ambos casos el clima de exasperación, agresividad y provocación sistemáticas (a lo que suele llamarse "crispación") arranca del hecho de que la derecha no acepta el resultado de las elecciones cuando le es adverso; no lo hizo en 1993 ni en 2004. Pero ese es el único parecido. El Gobierno lo tiene ahora mucho más fácil que lo tuvo él entre 1993 y 1996 porque no está lastrado por los casos de corrupción de aquel y mucho menos de guerra sucia.

Aquellos años sí que fueron duros. Me sublevaba que los casos de corrupción se quisieran hacer extensivos a todos los socialistas, los afiliados, los miembros de las agrupaciones, los cargos municipales, las gentes del común, los socialistas "de toda la vida". Y más me sublevaba que los propios socialistas hubieran interiorizado tan injusta imputación y no se defendieran. Porque no se defendían y todos estos que ahora gallean en defensa de un Gobierno que no la necesita estaban callados como guijarros.

Felipe sigue siendo mucho Felipe; entre otras cosas, el único político español del siglo XX al que la gente, incluidos sus enemigos, llama por su nombre de pila, junto con José Antonio y lo de éste cuenta poco porque jamás llegó a gobernar y su nombre fue siempre invocación del "ausente" mientras que Felipe fue un gobernante en quien muchos de mi generación nos reconocimos. En unas relaciones de identificación tan sentimentales era lógico que se suscitaran grandes admiraciones y grandes odios. El gobierno de González dejó detrás mucho agraviado, muchos que pensaron que les correspondían nombramientos, cargos, canonjías y se vieron preteridos, quien sabe si humillados (por ejemplo, el juez Garzón, según él mismo reconoce) y se convirtieron en terribles azotes de la deriva conservadora del Gobierno, de su traición a los ideales de la izquierda, etc., etc. Muchos desengañados que saltaron a los medios, convertidos en esforzados héroes de la lucha contra el "poder" y la derechización del socialismo. No daré los nombres porque son de conocimiento común y algunos ya no están entre nosotros. Y, al margen de las motivaciones de aquellos integérrimos izquierdistas que soltaban metralla generalmente desde los medios de la derecha, ¿hubo o no hubo deriva derechista del Gobierno? No me lo parece, pues nunca estuvo muy a la izquierda. Fue un Gobierno presidido por un hombre que en 1979 había obligado al partido a arrumbar el marxismo en el desván, con la rueca y el huso. Poco trayecto de derechización le quedaba.

Me parece que en toda la entrevista FG tampoco menciona una sola vez al señor Alfonso Guerra, cosa que a éste no debe de haberle gustado nada. El vigésimo quinto aniversario del ochenta y dos es tan suyo como de Felipe pues en aquella época formaban una indisoluble pareja, con una división del trabajo entre ellos que muchos consideraban imbatible. Pero ese mito de la realidad bifronte del Gobierno español de entonces se quebró lentamente en el quehacer día a día y año a año de forma que el famoso "Dos por el precio de uno" quedó en nada y el señor Guerra se replegó a un oscuro retiro, rumiando sus amarguras.

El lema electoral del PSOE en las elecciones de 1982 fue Por el cambio. Y, en efecto, se cumplió. Todo ha cambiado muchísimo. Sobre todo la mirada de FG.

Enviar este post a Menéame

El arte del culo.

La Fundación del Canal de Isabel II, que está en la Plaza de Castilla con entrada por Mateo Inurria, presenta una curiosa exposición de fotografía temática que, como indica el cartel anunciador de la izquierda, tiene por objeto el culo. La idea es original y el resultado, muy interesante. La exposición consiste en una serie de fotografías de muy distintos fotógrafos, entre ellos algunos de los más famosos del mundo, vivos o muertos, como Sebastiao Salgado, Man Ray, André Kertész, Henri Cartier-Bresson, García-Alix o Robert Capa, cuyo hilo conductor es exactamente lo que la estampa sugiere, el culo.

La exposición está magníficamente montada, simulando habitaciones con paredes tapizadas como de raso rojo y puertas con mirillas redondas, que invitan a hacer de Peeping Tom, lo que guarda cierta perversa relación con la parte del cuerpo a que se destinan las obras expuestas. Dan un folleto del que salen las fotos que reproduzco con un texto de Luis Alberto de Cuenca sobre idéntico tema, agudo, erudito y admirablemente bien escrito.

Cuando a uno le hacen sin más la propuesta de mirar y admirar fotografías del culo no sabe uno bien qué pensar. A bote pronto es difícil visualizar el culo, esto es, la "culidad", que se diría en términos de la polémica de los universales. Pero cabe apreciar sin más un culo individual, como el de la mujer cubana de la derecha. De inmediato se dirá que el impacto de la imagen viene por los accesorios al culo en sí mismo, las rayas onduladas del vestido y las verticales de contraste en las paredes. Por lo que sea pero está bien claro, de modo directo e intuitivo el sentido de esta exposición porque el culo es una parte tan fotogénica del cuerpo humano como cualquier otra. O más por razones que estrictamente saltan a la vista.

Tan fotogénica y con tal carga erótica. En el citado prospecto dice Luis Alberto de Cuenca que, al hablar de culos, prefiere :

"hablar en femenino y en guapo, ya me disculparán, para que mi imaginación no se atrofie con visiones o pensamientos repelentes."
Se entiende, se entiende muy bien lo que dice el autor pero me parece una innecesaria restricción de un campo muy vasto.No veo qué pueda haber en contra del culo del varón que en la imagen de la izquierda está componiendo la figura que Shakespeare llamaba el "animal de las dos espaldas". Un animal compuesto y hermoso. Obviamente, nada que objetar a ese culo que guarda todos los cánones y proporciones habidas y por haber.

La pregunta que se formula de inmediato es: y esto ¿es pronografía? A mi entender, no, pero eso quiere decir poco, lo admito, ya que la pornografía no está en las imágenes sino en los ojos que las miran. Ya es elástico el concepto de pornografía empleado como sinónimo de ese vagaroso ente de timorata ficción moral que se llama la obscenidad. A su vez ésta es prima hermana de otro concepto e ilícito del código penal que llamamos "escándalo" el cual hace ya plena referencia a la subjetividad de quien se "escandalice". Y no haya duda, siempre habrá alguien a quien algo escandalice. En todo caso, por si cupiera la duda, ya que esa tensión entre pornografía y decencia es una relación entre arte y moral, cosas muy subjetivas, donde puede verse muy bien este problema a título de ilustración es en la fotografía de la derecha. Considérese con detenimiento, reconstruyendo el triángulo que va de los ojos del viandante -que, obviamente no está prestando atención alguna al bavardage de su esposa- al culo que aparece en el cuadro del escaparate, un óleo que recuerda vagamente a Dégas, y a nosotros mismos. Cuando dibujamos el triángulo y lo recorremos en sentido inverso o sea de nosotros mismos al culo y de ahí a la mirada del viandante, comprendemos su expresión y llegamos a preguntarnos por cuál habrá sido la nuestra. Esa luz de repentino y sutil entendimiento de lo que está pasando en la escena nos llega gracias a la rapidez y el toque maestro del artista fotógrafo. Éste ha sabido captar el momento significativo que explica muchas cosas en un instante que pudo quedar sin fijar, pasar y morir, desaparecer en el saco sin fondo del tiempo de esa realidad material que nunca llegó en verdad a ser pues no fue percibida, en función del viejo principio de esse est percipi. Porque no hay que olvidar que la escena no es una composición, sino un instante real; un instante fútil y grave al mismo tiempo, efímero y eterno. Que eso es el arte.

Enviar este post a Menéame

Atención, bandera.

Mi amiga Pilar me envía la imagen que reproduzco y se titula "Orgullo ibérico". Muy logrado, sí señor. Es el trasunto de la bandera que venera un sector importante del pueblo, el de todos aquellos que rinden culto al cochinillo asado en cualquiera de los cientos, quizá miles de hornos de asar que hay diseminados por toda España, verdadero holocausto de la raza porcina en esta tierra cristiana, tierra de buen yantar de un tiempo a esta parte porque antaño, primero con el Imperio y después con la pérdida del Imperio, todo fue sonar de tripas.

Así que una buena loncha de un jabugo flamígero, orgullo de la casta de la pata negra simboliza grandemente también el alma nacional, pues el jamón serrano (a quien se la tiene jurada la leyenda negra) es tan español como la fiesta llamada "nacional", santo cielo. ¿No iba a notarse el ascenso de España al club de los ricos? Naturalmente, en el cambio del viejo "pan y toros" por el nuevo "jamón y toros".

Enviar este post a Menéame

sábado, 27 de octubre de 2007

La recusación del Constitucional.

La derecha española tiene auténtica pasión por judicializar la política. Nada se le da mejor que intentar instrumentalizar a los jueces para sus fines políticos. Antes lo hacían con los militares, pero eso hoy por hoy no parece posible. Hoy no hay rumor de sables sino frufrú de togas, eclesiásticas o del siglo.

Cuando los socialistas ganaron las elecciones en 1982, al poco tiempo suprimieron el procedimiento de control previo de constitucionalidad de las leyes, mediante el cual la derecha remitía al alto Tribunal todo proyecto legislativo que no conseguía derrotar en las Cortes y, cuando menos, lo aplazaba por una o dos temporadas. El especialista en aquellos recursos previos de inconstitucionalidad era don José María Ruiz-Gallardón, padre del actual alcalde de Madrid. La derecha tildó la reforma/supresión poco menos que de golpe de Estado premonitorio de la dictadura socialista que nos aguardaba. Pero cuando gobernó ella durante ocho años no se le ocurrió reponer la institución de que tanto había abusado en su día.

Por supuesto el resultado de este clima es la politización de la justicia. El señor Aznar es célebre por labrar su carrera política valiéndose de los tribunales. Fue presidente de la Junta de Castilla y León tras embarrancar al contrincante señor Madrid en un proceso judicial en el que por último fue absuelto, igual que ganó las elecciones generales de 1996 tras abrirle al señor González varias vías de agua en forma de procesos judiciales por corrupción y crímenes de Estado.

La actual recusación de la derecha de los tres magistrados considerados "progresistas", los señores Sala, Aragón y Pérez Tremps, es maliciosa e inválida por ser abusiva. La prueba no es que la que aporta para fundamentar la recusación (tres crónicas periodísticas) sea más débil que la que aporta la Abogacía del Estado para fundamentar una recusación anterior, un documento firmado por los dos magistrados recusados. La prueba reside en el intento de bloquear la acción posible del Tribunal, pidiendo que éste considere ambas recusaciones de modo simultáneo.

La judicialización de la política ha llevado al PP a una evidente politización de la justicia por la que resultan perjudicados todos los españoles todos. Ante esto decir que el PP juega irresponsablemente con las instituciones no es especialmente perspicaz. Que juega con las instituiones a la vista está. Pero ¿por qué "irresponsablemente"? Me da la impresión de que la estrategia de desprestigio de las instituciones es deliberada para conseguir una crisis de régimen. Es el efecto del juego del siempregana de la derecha, que vive tan ricamente en democracia y en dictadura mientras que eso no sucede con la izquierda.

Otra vuelta de memoria: Centelles.

Era una ocasión que no se podía desperdiciar y no la desperdiciamos. El centro cultural Conde Duque, en Madrid, alberga una exposición del Ayuntamiento sobre la vida y la obra de Agustí Centelles, el gran fotoperiodista catalán, quizá el mejor español en su época. Y es una ocasión porque, aunque algunas de las fotos de Centelles se cuentan entre las más famosas y conocidas de la guerra civil (obsérvese a la izquierda la ya familiar de los guardias de asalto ayudando a sofocar la rebelión militar fascista en Barcelona el 19 de julio de 1939) el conjunto de su obra no es tan popular, a pesar de que Centelles fue ante todo un hombre del pueblo que de chico de los recados de un comercio pasó a ser uno de los fotoperiodistas más cotizados en Barcelona en los años treinta. Su triunfo fue el resultado de la calidad de su trabajo. Provisto de una cámara alemana Leica, Centelles conseguía imágenes de fuerte impacto, mucha carga emocional y rara perfección técnica.

Un recorrido por el conjunto de su obra permite ver que contiene elementos decisivos en nuestra visión de la guerra civil, los conflictos internos a ella y los campos de concentración, imágenes únicas de Companys, Macià, Nin, etc, así como muchas otras de gentes anónimas viviendo sus vidas anónimas bajo las bombas de la aviación fascista. Algunas de estas imágenes tienen un altísimo valor como documento histórico y artístico.

Centelles vivió para la fotografía. En el campo de Bram montó un laboratorio y lo mismo hizo después en Carcasonne, en el que, además falsificaba documentación en favor de los refugiados. En plena guerra mundial y con los alemanes en Francia, Centelles regresó incognito a Barcelona, con su familia y con ella se retiró a Reus, para eludir la acción de la policía de la Dictadura. Ya ésta se había interesado por Centelles con anterioridad, reclamando de su señora la entrega del archivo fotográfico de aquel, un documento histórico de primera magnitud. Pero Centelles se lo había llevado consigo al cruzar la frontera y lo dejó en una maleta en custodia a un matrimonio francés que lo guardó celosamente hasta el año de 1976 en que, muerto ya Franco, Centelles lo repatrió. Esa es otra de las razones por las que no es tan conocido.

Impresiona en esta vida la constancia, el tesón, la vocación por la fotografía y el hecho, no menor, de que a su regreso iniciara una etapa de "exilio interior" que duró treinta años. Centelles fue represaliado, se le prohibió el ejercicio de su profesión y hubo de dedicarse a la fotografía comercial, industrial y de publicidad. La exposición incluye una pequeña muestra de su obra no como el creador Centelles, sino como el fotógrafo industrial Centelles. No es malo pero tampoco alcanza las cimas de su obra de fotoperiodismo. Sus imágenes de la guerra revelan el espíritu de ésta, una fiesta popular con gran diversidad interior que nuestro hombre supo captar, en prueba de una nueva forma de hacer fotos más directa, más viva, con mayor significado. En todo caso este hecho permite hacer una comparación muy reveladora. Creo no exagerar si digo que sus fotos de publicidad industrial, ya en color, parecen mucho más viejas que las de la guerra civil con ser aquellas relativamente recientes. Las de la guerra son clásicas; éstas son kitsch. Es la diferencia entre hacer arte y hacer artesanía.

En estos tiempos en que tanto se habla de memoria histórica, merece la pena visitar la exposición de Centelles, documento gráfico colectivo del acontecimiento más importante del siglo XX en España, la guerra civil, cuyos efectos llegan hasta hoy. Sobre todo a causa de una detestable posguerra de cuarenta años de dictadura que no fueron de reconciliación (de reconciliación empezaron a hablar los comunistas en los años cincuenta), sino de dictadura de los vencedores sobre los vencidos. Unos vencidos que, como muestra la honorabilísima biografía de Centelles, eran vencedores morales a quienes hubo que excluir de la vida profesional por vía de decreto pues, dejados a la libre competencia, hubieran triunfado.

Cerca de Cuba.

Tiene guasa. Dejo aquí un video que he choriceado a mi hijo Andrés en su blog, en el que se ve el punto de los EEUU en que se está más cerca de Cuba; geográficamente, claro, porque social e ideológicamente, la cosa es distinta. Está más cerca de Cuba Vallekas que ningún american Cay.

Es divertido. Y plas, plas, plas por la autocorrección de "americano" por "estadounidense" y, teniendo en cuenta que el nombre oficial de México es "Estados Unidos de México", yo lo llamaría Gringolandia, hasta que sus gentes tengan la amabilidad de buscarse un nombre y abandonar esa fea costumbre de quedarse con los de los demás. Esa sí que sería una revolución ¿eh? Una revolución al estilo de La decadencia de Occidente.

viernes, 26 de octubre de 2007

Los dinamiteros.

Boicotean la renovación del máximo órgano de gobierno de los jueces. Se niegan a condenar el franquismo. Utilizan los símbolos patrios con fines partidistas. Hablan mal en el extranjero del Gobierno de España. Patalean en el hemiciclo del Congreso. Abroncan en el Senado. Instrumentalizan a los jueces. Fomentan campañas de boicot a productos catalanes. Se valen del terrorismo con fines de partido. Cuestionan la Corona y piden la abdicación del Rey. Insultan e injurian por las ondas. Utilizan el poder para beneficiar a amigos, deudos y parientes. Fabrican fábulas y patrañas para enviciar los procesos judiciales en marcha. Se valen de las asociaciones privadas (por ejemplo, las de víctimas) para respaldar su política de partido. Manipulan sin tasa en los medios de prensa. Agreden a los demás contertulios en los programas de debate. Se ponen a las órdenes de una iglesia ultramontana. Coordinan su acción con un clero levantisco que induce a la "desobediencia civil". Tienen un montón de cargos públicos enredados en procesos judiciales con la mafia del ladrillo. Manipulan sin medida en los audiovisuales que controlan. Recusan a miembros del Tribunal Constitucional por conveniencia de partido. Se querellan por injurias contra todo el que los critique e injurian a todo el que se querella contra ellos.

¿A que sabemos todos de quién estamos hablando?

Efectivamente, de la oposición española, del frente "nacional" de las derechas, una amalgama de políticos, periodistas y empresarios como el señor Frade, por ejemplo, quienes piensan estar hechos de mejor pasta que el común de los mortales y, por lo tanto, autorizados para determinar quién puede y debe gobernar en España y quién no. Con independencia de lo que digan las urnas. Porque lo dicen ellos. Si alguno duda respecto al señor Frade, que eche una ojeada al canal 7 de TV que él financia y que alguien en la bitácora Ciao! define así:

"Hoy en día Canal 7 cuenta con una parrilla basada en el corazón (como si no hubiera programas de este tipo en las televisiones nacionales) cine casposo (las películas que no ha vendido a los canales nacionales ni a la Forta) culebrones y videncia. Los informativos consisten en la emisión de Blomberg en español con una cabecera propia, y seguidos de unos comentarios de la actualidad extraidos del ABC y La Razón, que componen su linea editorial, una línea que hace parecer un progre a Jimenez Losantos.

Solo cabe esperar que el Sr. Frade tenga que vender el canal para afrontar la demanda de separación presentada por Adriana Rotlander, y que lo compre un empresario de verdad para convertirlo en un canal que no insulte la inteligencia ni el buen gusto del espectador."
Así que esta es la oposición del frente de las derechas que hay en España, una manga de dinamiteros, dispuestos a hundir todas las instituciones del Estado de Derecho con tal de salirse con la suya. Repetición de la famosa conspiración de 1993 a 1996, esa que nunca existió pero de cuya existencia no deja de enorgullecerse el señor Anson.

De vez en cuando se escucha o lee a algún alma cándida preguntándose cómo sea posible que en España la extrema derecha haya secuestrado a la derecha y que en dónde estará la "derecha civilizada". De vez en cuando también el ya nonagenario señor Carrillo remacha que esta derecha es la del treinta y seis. Es como cuando se oyen esas amargas lamentaciones acerca de cómo la cadena COPE se cisca todos los días en el mensaje del Cristo de los Evangelios. Son argumentos retóricos que se emplean para dar mayor énfasis a la irritación que despierta la acción de las derechas civiles, eclesiales, militantes o empresariales. La derecha española ha sido siempre así; no hay diferencia real entre la extrema derecha y la derecha; ésta es toda extrema. Como tampoco hay distancia entre la Iglesia y esa derecha extrema pues la Iglesia cristiana forma parte de la extrema derecha. Esos otros del mensaje evangélico suelen ser unos curillas que andan protegiendo inmigrantes en poblados de aluvión y a los que la Iglesia de Roma, si pudiera, excomulgaría.

La derecha española se considera asistida de un derecho preternatural al gobierno de la cosa pública y quien se lo arrebate será un usurpador al que hay que eliminar como sea. En cuanto la desalojan del poder toca a rebato gritando que la Patria está en peligro, España se rompe, la nación se diluye en un aluvión mezcla de "rojerío radical" y "naziseparatismo", la democracia ha sido traicionada, vejada, vendida, esto ya no es democracia. A partir de ahí pueden pasar muchas cosas pero ya no una intervención militar en el proceso político que es lo que estos discursos catastrofistas pretenden.

¿Por qué esta inquina al sistema democrático de alternancia de los partidos políticos? ¿Por qué está incapacidad para ejercer como leal oposición? ¿Por qué esa saña en valerse de las instituciones para sus fines partidistas? La respuesta es muy sencilla y apunta a un mecanismo perverso que también funciona en favor de los partidos nacionalistas: la de que la apuesta de ambos (partidos nacionalistas y derecha española) es un juego de siempregana, esto es, aquella situación en que suceda lo que suceda en el juego nosotros siempre salimos ganando algo. En el caso de la derecha española la cuestión, dado que su compromiso con la democracia tiene el límite al que llama con eufemismo "los pactos de la transición", esto es, en lo esencial, que la democracia es la que las Leyes Fundamentales de Franco posibilitaron, si hace crisis ella se beneficiará con el régimen que la sustituya y que sólo puede ser autoritario y dictatorial.

Esa es la gran diferencia entre la derecha y la izquierda que conviene no olvidar: la derecha vive en la democracia y en la dictadura; la izquierda sólo en democracia; en la dictadura, no.

(Saco el cartel de una página que se llama Nuestro Cine que está muy bien).

Enviar este post a Menéame

Memoria de lo grande y de lo chico.

Se me pasó dar cuenta de la feria de otoño del libro viejo y antiguo del madrileño paso de Recoletos, de los agustinos recoletos, que tenían su convento aquí, hoy desaparecido. Aunque a destiempo, pongo el cartel de Mingote que es al que todos los años se lo encomiendan los organizadores. La feria estuvo muy bien y sirvió para comprobar que los libros antiguos han pegado un subidón como si fueran petróleo. Conste que no me parece mal. Si un diamante vale una pasta, justo es que la valga también una edición príncipe de Juan de Timoneda o una Summa Theologica de mediados del XIX. Son más preciosos que un diamante.

Pero es que también están carísimos los libros viejos de cierto respeto, la diversas colecciones de Aguilar en papel biblia, las ediciones técnicas de Labor o los libros modernistas de Montaner y Simón. Carísimos para lo que solían valer antes de la feliz llegada del euro. De todas formas, es un placer mirarlos, aunque no pueda uno permitírselos. Antaño a veces compraba los Emilios Salgaris de Calleja cuando, infeliz padre primerizo, pensaba que mis hijos sentirían por ellos lo mismo que yo. Vana ilusión porque los sentimientos no pueden reproducirse como si fueran un DVD.

De todos modos, este año compré por el módico precio de seis euros una cartilla de racionamiento correspondiente al segundo semestre de 1951. Esas cartillas, que yo llegué a ver y manejar de niño, cuando acompañaba a la chacha a comprar algo a la tienda, tenían dentro unos cupones que daban derecho a adquirir cantidades racionadas (la época se llamó del racionamiento) de pan, aceite, legumbres, etc. Es decir, doce años después del fin de la guerra civil la alimentación de la población seguía siendo un problema y había gente que pasaba hambre. Por decisión de la ONU, todos los países del mundo excepto la Argentina y Portugal rompieron relaciones con el régimen de Franco y lo sometieron a aislamiento. Franco se quedó tan pancho, movilizando a sus partidarios. Prueba del interesante sentido falangista de la política: Si ellos tienen ONU, nosotros tenemos dos. Pero la población lo pasó fatal. No había de nada y lo que se necesitaba había que procurarlo mediante el estraperlo y el contrabando.

Traigo esto a colación como excusa para poner la imagen de la cartilla de racionamiento, con esa póliza de veinticinco céntimos con el rostro de José Antonio y en la que se advierte que carece de "valor postal". Es una imagen de mi niñez y me ha conmovido verla a seis euros. No es únicamente cutre sino iconográficamente absurda pues amalgama en una sola propuesta con el águila de San Juan, símbolo del orgullo nacional español la idea de la escasez y el racionamiento. El imperio y la miseria, como el príncipe y el mendigo; el hidalgo hambriento. O sea, España.

Hablamos mucho ahora de la memoria histórica y por tal nos referimos a las víctimas directas de la dictadura, los perseguidos, torturados, encarcelados, enjuiciados en tribunales militares que fueran de risa de no estar formados por delincuentes y cómplices de delincuentes, responsables del asesinato y atropello de cientos, miles de seres humanos, los ejecutados en las "sacas" y "paseos" y los exiliados. Esa es la Memoria Grande, por así decirlo; luego, está la Memoria Chica, la de los acontecimientos cotidianos, las relaciones sociales, el sucederse de fechas y estaciones de una sociedad oprimida, cerrada, sin perspectivas, explotada, aterrorizada. Tengo una imagen que no se me despinta: bajábamos a jugar a la calle, preferiblemente en algún jardín, por ejemplo, la plaza del Dos de Mayo, para nosotros "el dosde", pero si acertaba a pasar un cura por allí (y estaban en todas partes porque para eso habían entrado en Madrid con las tropas del ejército faccioso) los chicos dejaban sus juegos y acudían en tropel a besarle la mano; incluso los que tenían a sus padres en la cárcel.

¿Alguien puede visualizar eso?

Enviar este post a Menéame

jueves, 25 de octubre de 2007

Yo no soy racista.

El menda que agredió a puntapiés y tortazos a una menor ecuatoriana ante la escrupulosa inhibición de otro individuo que iba en el vagón y no se atrevió a piarlas, dice de muy malos modos que "iba borracho" y que el no es racista. ¡Qué mala fama tiene el racismo que hasta los racistas dicen no ser racistas!

En fin, lo de ese sujeto está ya claro. Lo que hay que vigilar ahora son las reacciones/explicaciones públicas, sean oficiales o no, acerca del hecho. Y no tolerar el discursito autocomplaciente de que eso sea "un hecho aislado", "algo puntual", que "en absoluto es representativo" del clima de convivencia en nuestro metro/ciudad/Comunidad Autónoma/país o lo que sea. Claro que lo es. En Barcelona, en Madrid, en Bilbao, en todas partes está creciendo esa lacra del racismo porque no nos lo tomamos en serio.

Ese imbécil que agredió a la chavala es sólo una muestra de lo que puede hacer cualquier otro imbécil cuando piense que quedará impune.

El Cristo del Papa.

El Papa Ratzinger, Benedicto XVI, acaba de publicar un libro sobre Jesús, primera parte, según dice, de una obra más ambiciosa que queda pendiente. El Papa Ratzinger, que es un estudioso, un intelectual, un teólogo, un vigilante de la recta doctrina católica, tiene ahora poco tiempo para sus estudios y temeroso probablemente de no culminar su gran obra sobre Jesús, se apresura a publicar esta primera parte. Pruritos, pequeñas vanidades de autor de las que ni los Papas están libres.

Un libro más sobre el fundador del cristianismo, sobre el que han escrito teólogos, poetas, místicos, historiadores, filósofos, ensayistas, novelistas (El evangelio según Jesucristo, de Saramago) y, por supuesto Papas. Estos aportan además una condición, la de ser los vicarios del biografiado sobre la tierra, que da más carácter oficial a sus escritos, aunque no necesariamente mayor interés, profundidad u originalidad.

Como se ve en esta obra de Benedicto XVI que no solamente no trae novedad específica alguna acerca de la figura del Galileo sino que ni siquiera ofrece una visión o interpretación propia, personal que haga el Papa. Su Cristo es un Cristo exegético, distante, sólo preocupado por ser intelectualmente coherente; debe de ser probablemente fiel trasunto del propio Papa. Ello es claro cuando se observa que la calificación que más veces ocurre en el libro para referirse a su objeto Cristo es la de "misterio". Hay un elemento patético, de orgullo, en la tarea de explicar algo a lo que continuamente se llama "misterio". Misterio es para mí el empeño del autor por presentar un Cristo preocupado por encajar en la tradición mesiánica y cercano al tiempo a la gente sencilla. De hecho sólo la explicación de las bienaventuranzas, sobre todo la de los "pobres de espíritu", le lleva a Su Santidad varias páginas de retorcidos razonamientos.

Por lo demás todo esto es lo que cabe esperar razonablemente de un libro sobre Jesús escrito por el Papa, por cualquier Papa. Que tiene a veces visos de misal. Junto a profundas consideraciones sobre la historicidad de Cristo y su naturaleza desde el punto de vista teológico como hombre y como Dios, de pronto, como quien no quiere la cosa, nos enteramos de que se trata de alguien que ha muerto y resucitado a los tres días (pág. 320), milagro que el autor, obviamente, no pone en duda. Quienes ponemos eso en duda nos situamos fuera de la comunión eclesial del libro. De todas formas, tiene interés leer qué explicación da el Papa sobre el uso de las parábolas o los diferentes símbolos de Cristo en la obra joánica, el Evangelio y el Apocalipsis.

Además de sus consideraciones sobre la figura de Jesús, el libro contiene numerosos juicios sobre la época, la condición humana, la política y la historia que son muy interesantes porque a través de ellos entendemos mejor qué tiene en la cabeza el jefe de la Iglesia católica, cuál es su mentalidad, que es tremendamente reaccionaria. El mundo está dejado de la mano de Dios, reina el materialismo, la inseguridad, las drogas (pág. 202) y la corrupción (p. 239). De hecho, el resultado de ese mundo sin Dios es Chernóbil (p. 52), para qué vamos a engañarnos.

La condición humana, a tono con nuestra desgraciada época, no puede ser más infeliz, pues habiendo prescindido de Dios, el hombre incurre en el pecado de la soberbia, de no creer más que en sí mismo, pensándose igual a Él, creyendo que puede hacerlo todo (ps. 303/304) cuando, en realidad, vive bajo el capitalismo que es un sistema que, según el Papa, "degrada" a los seres humanos, convirtiéndolos en... ¡mercancías! (p. 128). (Estos alemanes acaban siempre razonando como Karl Marx). Así son presa fácil de los "ideólogos y los dictadores" que "poseen" a los hombres (p. 330).

La solución, no es difícil de adivinar, está en la Iglesia, que no solamente no "posee" a los hombres como el que tiene un jumento sino que, considerándolos en su muy respetable individualidad, los pastorea porque son sus corderos (Ibíd.). Esta garantía la da la Iglesia porque, al igual que le sucedía al Hijo del Hombre, también ella choca con el poder del Imperio, choca en realidad con cualquier tipo de poder político (p. 393). Un poco difícil de tragar a la vista de la historia de la Iglesia en la que ella ha sido poder político de primera magnitud o se ha aliado con el que lo fuera. Pero eso no importa. Está hablando un hombre que dice que otro hombre (al que él llama su Dios) murió hace muchos años pero resucitó tres días después.

Pues con el mismo grado de verosimilitud sostiene el Papa que la Iglesia dispone de libertad política y que no depende de los poderes del Estado (p. 65) o bien da por supuesto que la Iglesia de hoy incorpora el prístino sentido cristiano de la pobreza y de la justicia social (p. 105).

Interesante libro lleno de doctrina reaccionaria, propia del Pontífice que ha iniciado una restauración de la Iglesia tridentina. Habrá quien diga que eso es apartarse de la recta interpretación de los Evangelios, como hay quien sostiene que estos amparan incluso la "teología de la liberación". No es cuestión nuestra; que lo diriman los católicos. Lo que sí es cuestión nuestra es qué opina del mundo el Jefe de una religión que tiene mucho de secta y a la que pertenecen como unos mil cien millones de personas. Tampoco tantos, si se piensa bien viendo el gráfico de tabla de quesos que he sacado de Welcome to Adherents.com en donde se aprecia que los católicos son sólo una parte de los dos mil millones de cristianos aproximadamente que, a su vez, representan sólo una tercera parte de la Humanidad. El Islam, mucho más unitario, cuenta con mil quinientos millones de seguidores. Es la religión más numerosa. Los Dioses siguen su temible combate y el Ragnarok aún no ha acabado.

miércoles, 24 de octubre de 2007

La blogosfera, sometida a la ley.

Parece que sale adelante la Ley de Medidas de Impulso a la Sociedad de la Información (LISI) con apoyo parlamentario unánime o casi unánime. Esta ley, en realidad, viene a ser una modificación, revisión, actualización, corrección y ampliación de otras anteriores, singularmente la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Correo Electrónico de once de julio de 2002. Esto de legislar sobre las nuevas tecnologías es complicado porque es muy difícil predecir qué consecuencias pueda tener una norma sobre todo cuando incide sobre una realidad práctica/tecnica que se desconoce. Y con la LISI no andamos mucho mejor. Por ejemplo, aunque parezca una tontería, lo primero que llama la atención del texto del anteproyecto es que se escriba internet con mayúscula, como si fuera el monte Everest, el museo de El Prado o el presidente Hugo Chávez. Internet es un sustantivo común, una realidad relacional como los flujos turísticos o el proceso respiratorio. A nadie se le ocurre escribir respiración con mayúscula.

Esta falta de familiaridad del legislador con el mundo sobre el que legisla le hace llegar a redacciones sorprendentes por ejemplo cuando en la exposición de motivos se prevé taxativamente que: "...se responsabiliza al proveedor del link o del motor de búsqueda de los contenidos de los que tiene conocimiento...". Ya la expresión "motor de búsqueda" es sorprendente en un texto jurídico; pero "link" es algo insólito. No estoy muy seguro de que el legislador sepa qué es un "link" o quizá soy yo quien no lo sabe.

En todo caso el proyecto trae un propósito benéfico que a mi juicio es irrealizable: garantizar cobertura universal en banda ancha antes del treinta y uno de diciembre de este año. Teniendo en cuenta las fechas en que estamos, lo que tarde la ley en entrar en vigor y lo que tarde en ser realmente eficaz, ese plazo es ilusorio.

Todo en la norma respira benevolencia y deseos de que España saque el máximo partido de la red. Quiere fomentar el comercio electrónico e incitar a los ciudadanos a valerse de internet para tratar con los poderes y las autoridades públicas. También es bueno que sea garantista y poco intervencionista. Los proveedores tienen que informar a los clientes de todos los medios que arbitran para combatir virus, troyanos, identificación como "spam", etc. Y sólo los jueces pueden decidir el cierre de una web. Entiendo por tanto que no la administración, lo que está muy bien.

(El mapa original de la imagen, que se encuentra en Data Mining es interactivo).

Por otro lado leo en en el nuevo El País (el de la tilde) que empieza a haber decisiones judiciales sobre los blogs. En concreto, sobre la responsabilidad por los comentarios cuando estos son anónimos o vienen suscritos por un "alias", llamado "nick" en la blogosfera que es bastante perezosa en materia lingüística. Los tribunales (el artículo cita una sentencia en una querella interpuesta por Ramoncín y dos inglesas) tienden a responsabilizar al bloguero por el contenido de los comentarios insultantes cuando son anónimos, salvo que los identifique, cosa harto difícil que sólo puede hacerse a través de la IP de cada ordenata y aun así no es de fiar. Basta con pensar en los que insultan desde los cibercafés. Y bloquear la IP de un cibercafé porque uno de sus clientes te insulta es poco recomendable.

Residenciar la responsabilidad en los blogueros no me parece justo y espero que posteriores y superiores decisiones judiciales establezcan un procedimiento más avisado. En definitiva, por lo demás, los blogueros aburridos de insultos y de trolls pueden recurrir a diversos sistemas para filtrar los comentarios o identificar a los comentaristas, incluso pidiendo una dirección válida de correo electrónico, aunque siempre pueden darte la de una anciana tía.

Esas gentes que se meten como anónimos en los blogs ajenos y dejan comentarios insultantes para el bloguero u otros comentaristas satisfacen su orwelliano minuto de odio diario en pantalla pues, para poder dejar el insulto, primero han de entrar en el blog que odian. Por qué entran en blogs que odian o desprecian es pregunta que sólo los especialistas en neurosis pueden contestar.

A propósito del susodicho periódico El País creo haber leído que van a darlo todo en abierto. A los suscriptores les queda la posibilidad de verlo en PDF. Como no veo gran ventaja en andar con los PDFs creo que voy a darme de baja en la suscripción. Me parece de perlas que la edición digital se financie con publicidad. Ya veremos si es soportable.

Enviar este post a Menéame.

martes, 23 de octubre de 2007

El primo del primo.

Dice el avispado primo científico del señor Rajoy, que dado que sus colegas científicos no pueden prever el tiempo que hará mañana, ¿cómo van a prever lo que sucederá dentro de trescientos años? Es sorprendente. Al parecer nadie ha explicado al señor Rajoy ni a su primo el científico la diferencia entre "tiempo atmosférico" o "tiempo" a secas y "clima". ¿Y el señor Rajoy quiere gobernar España? Porque estas cosas son elementales.

Es patente que estamos en un proceso de cambio climático, cosa bastante clara dado que la tierra está siempre en proceso de cambio climático. La cuestión es el período que quiera aplicarse. El proceso es de calentamiento del planeta y las consecuencias, vaya Vd. a saber de momento. Lo que se discute es si ese proceso de calentamiento es debido a la acción del hombre (antropogénico lo llaman) o no y en qué medida.

El señor Rajoy cree que los temores del cambio climático son una pamema. Y todavía no ha llegado a revelar el fondo de su pensamiento, que es el de los medios de la derecha, esto es que el alarmismo sobre el calentamiento global es una campaña de la izquierda intervencionista, de los bolcheviques, deseosos de dinamitar las sociedades de libre mercado a las órdenes de Al Gore. Pero lo hará porque al señor Rajoy le pasa como al príncipe Hippolyte Kuragin en Guerra y paz quien, según Tolstoy, "sólo entendía el alcance de sus palabras tras haberlas pronunciado".

Esa actitud de restar importancia al cambio climático y de tomárselo a guasa, muy propia de la derecha, revela atolondramiento e irreflexión. Y, además, es bastante estúpida porque, aunque no quiera verse la necesidad de adoptar medidas para reducir la contribución de nuestro país al cambio climático, no hay más remedio -y así lo hacen todos, derechas, izquierdas y centros- que actuar en defensa del medio ambiente y de la calidad de vida de los ciudadanos, tratando de controlar el impacto de la actividad humana en la biosfera. Es tan absurdo como decir que porque se está en un calvero y sólo se ve media docena de árboles, no hay bosque.

(La imagen es un mapamundi con el cálculo de las muertes que se producirían en el año dos mil a causa del cambio climático del Centro para la Sostenibilidad y el Medio Global de la Universidad de Madison-Wisconsin).

Enviar este post a Menéame

Chismorreos de la Corte.

Eso de la irritación real con la señora Aguirre, cuyo grado de impertinencia es bastante alto es lamentable. No porque se haya producido, sino porque haya trascendido y suscitado la controversia pública. Ahora resulta que un gesto de real disgusto pesa más que los asuntos de fondo que enfrentan a los dos grandes partidos. La política es cosa de salón palaciego y comentario a la bien puesta mesa de S.M.

En cuanto al asunto en sí parece lógico que el Rey se resienta de que esta temible "liberal" solicite algún tipo de deferencia real a favor de quien pide su abdicación y lo trata de inútil y negado para el cargo. A grito pelado y por la radio. Uno de los motivos de esta sañuda oposición es que, al parecer, el Rey se lleva mejor con el PSOE que con el PP. Teniendo en cuenta que, según señala el señor Aznar, a su vez el Gobierno del PSOE trabaja activamente para conseguir la destrucción de España, llegamos a la insólita conclusión de que la Corona favorece a los enemigos de la Patria. O sea, que la Corona es traidora.

Efectivamente, el sostén más claro y decidido de la Monarquía en España es el PSOE, cuyo republicanismo yace en el arcón en que se guardan las hopalandas del pasado, como la lucha de clases o la revolución social. Por el contrario, las derechas no son monárquicas; son franquistas; aceptaron la Monarquía porque fue la voluntad del Invicto. Pero ya se ve que los monarcas son todos unos izquierdistas, intervencionistas y masones.

Aguirre-Losantos, político-periodista, un binomio bien curioso. Los medios necesitan una causa que defender y una causa que atacar. Convertirse en la causa que defiende un medio es muy cómodo porque el ataque a los enemigos, el trabajo sucio, ya lo hace el medio y uno puede dárselas de estadista repartiendo mercedes. O moviendo influencias en la Corte, donde las cosas esstán muy confusas, mucho más de lo que alcanza a comprender la señora Aguirre. Confuso porque lo que se está viviendo es un enfrentamiento entre el trono y el altar. Los curas trasladan a la Jefatura del Estado la irritación que les produce la política del Gobierno. En el fondo, no le perdonan que ejerza su cargo como monarca, sin intervenir en los asuntos políticos.

La derecha sólo encuentra aceptables las instituciones cuando la favorecen. Está pasando con los tribunales, instrumentalizados al servicio del PP y hubieran querido que pasara con la Corona.

Curiosa monarquía, sostenida por republicanos.

Enviar este post a Menéame

lunes, 22 de octubre de 2007

Polonia: un Ubu se va; queda el otro.

En las elecciones anticipadas de ayer, los polacos terminaron con el Gobierno minoritario del Partido del Derecho y la Justicia, de los hermanos gemelos Kazynski. La vencedora Plataforma Ciudadana, de Donald Tusk alcanza el 43,7% del voto, lo que, con el apoyo del Partido de los Campesinos, le garantizará una cómoda mayoría parlamentaria.

El gobierno anterior de Jaroslav Kazynski era de coalición con el partido de Autodefensa y la Liga de Familias Polacas, una amalgama muy reaccionaria en política interior y muy errática en política exterior que deja detrás dos años de legislatura de sobresaltos con propuestas sobre depuración política de los funcionarios según su pasado comunista o restricción de derechos de los homosexuales, todo lo cual ha levantado preocupación en la Unión Europea sobre los derechos humanos en Polonia. La victoria del liberal Tusk viene con una alta participación electoral (alta para lo habitual en Polonia) de más del 55,% quince puntos por encima de la de las últimas elecciones de 2005, cuando ganaron los Kazynski.

La Plataforma Ciudadana apenas se diferencia del Partido de los Kazynski, es conservadora y muy nacionalista. Es de desear, aunque quizá no de esperar, que su actitud en la UE sea menos de boicot, una actitud que acompasa muy mal con el hecho de que Polonia sea el país que más se beneficia al día de hoy de las subvenciones con cargo a los fondos europeos. También parece que Tusk pretende traer a casa al contingente polaco en la aventura iraquí y dstanciarse de los EEUU, al menos en la cuestión del famoso "escudo antimisiles", que es un plan de ataque a Rusia al estilo de los de la pasada "Guerra fría". Todo ello haría del Gobierno polaco algo más en línea con los demás Estados de la Unión.

Pero queda el segundo Kazynski, encaramado en la Presidencia de la República y con cuerda para bloquear la acción de Gobierno. Al fin y al cabo, su partido ha obtenido más de un treinta por ciento del voto, más del doble del resultado de Izquierda y Democracia, del expresidente Kwasnieski, que algunos quieren que sea el primer Presidente de la nueva Unión Europea. El Kazynski que queda conserva amplias facultades, incluido el veto de la legislación que lo incomode. Acerca de si Lech, el Presidente, cumplirá la amenazada lanzada por Jaroslav, el ya exprimer ministro, de dificultar el Gobierno desde la Presidencia de la República sólo cabe hacer conjeturas. Puede que aquel crea que hay que mantener los principios de forma numantina. O puede pensar que se arriesga a perder él también las elecciones presidenciales dentro de dos años y medio pudiendo tener un segundo mandato.

Quizá con un solo Ubu al mando resulte Polonia menos extravagante pero nunca se sabe, dado que el catolicismo es una fuerza política real e impredecible en el país.

Suiza: los semifachas al poder.

Otras elecciones con relativa sorpresa el domingo: el partido más votado en las elecciones a la Cámara Nacional, la cámara baja suiza, ha sido el Partido Popular Suizo, también llamado Unión Democrática de Centro (UDC) para disimular, uno de derecha radical, populista, que propugna mano dura con la inmigración y, aunque asegura no ser racista, ha hecho campaña con carteles como el que se ve a la izquierda, titulado "garantizar la seguridad", cuyo aroma racista es evidente.

También ha aumentado en proporción de voto el partido verde, pero no hasta llegar al 10%. Los grandes perdedores son el Partido Socialista (el que más retrocede pues pierde nueve escaños en el Consejo Nacional) y los radicales (que pierden cinco escaños), mientras que los democristianos ganan tres. El conjunto de partidos "prosistema", por tanto, pierde once escaños.

No obstante, los resultados electorales son poco significativos si se compone el gobierno (Consejo Federal) como es habitual, esto es, como una convención en la que los siete puestos se reparten entre los cinco partidos: dos para la UCD, dos para el Partido Socialista, dos para los radicales y uno para los cristianodemócratas. La cuestión hoy es saber si el señor Christoph Blocher, dirigente del Partido Popular suizo respetará la tradición o no. Los ganadores han hecho ya saber que sí se respetará la llamada "fórmula mágica", que permite un gobierno consensuado en la República Helvética, pero el señor Blocher ha comenzado a plantear exigencias que hacen pensar que acabará tratando de imponer una novedad, esto es, un gobierno de coalición con unos partidos, dejando a los otros en la oposición como es lo habitual en los sistemas parlamentarios. En este caso, la polarización del sistema suizo sería un hecho. Así como el avance del populismo radical de derechas.