domingo, 30 de septiembre de 2007

Con la nación a cuestas.

El azar ha querido que, al día siguiente de que el señor Ibarretxe haya puesto fecha a la vía secesionista de España, en Madrid, en la Casa de Campo y una semana después de que ésta albergara la fiesta del PCE (ni juntos ni revueltos) se presentara el nuevo partido UPD, capitaneado por la señora Díez y el señor Savater, entre otros. Sobre el semigrito semiindependentista del señor Ibarretxe ya posteé ayer; voy ahora al partido upedeo en su primera aparición pública.

Observo cierta prevención en los comentaristas y analistas habituales en los medios acerca del nuevo partido. Ellos, de ordinario locuaces y hasta gárrulos, dispuestos a interpretar un hecho antes de que se haya producido están ahora callados, como si la aparición de una nueva formación política en el rígido sistema español de partidos fuera cosa de cada lunes y no mereciera atención. Todavía no saben de seguro a cuál de los dos partidos de ámbito estatal restará votos el recién llegado, que parece ser lo único que les importa.

Estos cálculos sacan de quicio al señor Savater que protesta contra ellos en una entrevista en El País en la que entre otras cosas dice que "si Ibarretxe actúa en contra de la ley, debe ser depuesto". Incidentalmente, por si alguien duda aun de la penetración de los medios, en dos días, El País ha publicado, en beneficio de UPD, una tribuna del señor Savater, una entrevista con él y la crónica del acto de presentación del partido. Éste nace como un fenómeno mediático. Dice el señor Savater que los votos no son patrimonio de los partidos, sino que los votantes votan a quien les parece. Es matar moscas a cañonazos. Ya saben los partidos que los votos no les pertenecen; lo saben mejor que el señor Savater. Por eso se preocupan con los que puedan perder en favor de UPD. Los mismos organizadores upedeos calculan que sus votos vendrán de la abstención y de los dos partidos mayoritarios. La abstención en las generales en España está en torno al veinticinco por cien. Dudo de que varíe. En cuanto a los que transfieran su voto del PSOE y del PP está por ver cuántos serán y adelantar cifras sería temerario.

De ahí que los comentaristas habituales estén mudos: antes de insultar o alabar quieren saber a quién hará más "daño" la UPD. Por cierto, animo a los de imagen del partido a ponerle un nombre más lógico, a la francesa, por ejemplo: Unión por el Progreso y la Democracia. Porque eso de Unión, Progreso, Democracia, lo siento pero me suena a Una, Grande, Libre.

Ya he dicho que me parece buena noticia que haya un partido nuevo y un periódico nuevo. Cuantos más de ambos, mejor, más en dónde elegir. Confieso que tengo también simpatía por la actitud del señor Savater que, en lugar de limitarse como hacemos todos a dar sus opiniones por escrito, ha decidido valerse del "intelectual orgánico" gramsciano para convertir sus ideas en realidad ya que los demás no parecen dispuestos a hacerlo, ni siquiera los que dicen admirarlas. Le hubiera sido más cómodo quedarse en su cátedra y en su voz pública. Ha preferido bajar a la arena, a fajarse. Eso merece un respeto. Sobre todo cuando, además, no aspira a cargo alguno ni siquiera al de diputado, que mira que lo tendría fácil y brillaría sin duda alguna en ese plantel de mediocridad. Porque esa es una diferencia fundamental entre el señor Savater y la señora Díez, que ésta es una política profesional, mientras que él es un intelectual metido a político. En cuanto a la función intelectual cabe preguntarse si no es la que denunció Julien Benda en su día en La traición de los intelectuales; eso ya se verá. Lo que sí puede hacerse es una primera valoración del señor Savater como político y con él, la de su partido.

A primera vista , los dos puntos centrales del programa de UPD son tan evidentes, tan lógicos que uno se sorprende de que no estén ya en práctica: reforma de la ley electoral y del sistema autonómico y la laicidad del Estado. A un examen más pormenorizado se ven otros datos. Las reformas del sistema electoral y autonómico requieren revisión constitucional que sólo pueden hacer por acuerdo los dos partidos mayoritarios. La alianza de UPD con uno de ellos para sustituir al otro no serviría de nada. En cuanto a la laicidad del Estado hay una manifiesta falta de voluntad política del PP y el PSOE de llevarla a cabo, aunque aquí quizá la UPD fuera acicate y apoyo para que la hiciera un gobierno socialista.

Entendiendo el espíritu de la UPD, creo que se trata de comprobar en la práctica la veracidad de una tesis sostenida a veces en la historiografía española: la de que las dos Españas fanáticas convivían con una tercera hecha de gentes de izquierdas que eran y son nacionalistas españoles. Es la idea que don Salvador de Madariaga había comprendido bajo su teoría de "los tres Franciscos". Hay en la historia de España dos Franciscos detestables, extremos, radicales, don Francisco Largo Caballero y don Francisco Franco, que se llevan a matar. Y el tercero, aislado, aterrorizado por los otros dos, huyendo de la perpetua guerra civil, don Francisco Giner de los Ríos, epítome de la España liberal y patriótica que nunca ha podido imponerse a ellos, mucho más violentos. Y, sin embargo, es la esperanza del país. El nuevo partido UPD pareciera venir a ser el del tercer Francisco. En marzo nos veremos y contaremos.

Lo que a su vez parece verosímil es que, confrontado con la amenaza de reformas constitucionales que reduzcan sus posibilidades, los nacionalismos, especialmente el burgués, se radicalizarán y se harán soberanistas o independentistas. Hacer política con la nación a cuestas suele plantear problemas.

Enviar este post a Menéame

Tristram Shandy.

Cuando estrenaron este invierno la peli de Michael Winterbottom, me la perdí. No sé si porque duró muy poco en cartel o porque no tuve tiempo de ir a verla. Y bien que lo sentí porque soy forofo del cervantino Laurence Sterne, el autor de la novela, The Life and Opinions of Tristram Shandy. Incluso traté de comprarla en DVD, pero no ha salido aún, si es que sale. No conseguía averiguar cómo había podido alguien hacer un film que, al fin y al cabo, es una historia más o menos complicada pero con un comienzo, un desarrollo y un desenlace, a partir de esa novela desmesurada, estrambótica, premiosa, inverosímil, repleta de eruditas disquisiciones sobre los temas más pintorescos y sembrada de referencias cultas a los sistemas filosóficos e ideas científicas en boga en el siglo XVIII y en todos los anteriores. Una novela cuyo narrador que empieza a hablar en el primer renglón, no nace ni se hace cargo de la narración de su vida e ideas hasta el capítulo veintidós del volumen IV, página 332 en la edición que tengo y cuya deliciosa cubierta puede verse más abajo. Por eso, aproveché ayer la ocasión de que la ponen en el cine del Círculo de Bellas Artes con lo que, además, a la salida, me enteré de lo que es el barrio de Huertas y aledaños los sábados a las doce de la noche. Menudo estrépito. Propongo una reforma a la Educación para la Ciudadanía, esto es, que se llame "Educación para la ciudadanía silenciosa."

Lo dicho, ¿cómo puede meterse Tristram Shandy en una peli?

Respuesta: no se puede.

Pregunta: ¿cómo lo ha conseguido entonces Michael Winterbottom?

Respuesta: no lo ha conseguido.

Pregunta: entonces, esta peli ¿qué és?

Respuesta: otra cosa, una interpretación original del espíritu de Sterne, una historia nueva y muy interesante a partir de la de Sterne. Pero no es Tristram Shandy.Lo que ha hecho el director ha sido filmar como Tristam Shandy los primeros capítulos del libro, los que tienen las historias más peregrinas acerca del nacimiento de ese niño, Tristram, que aún no ha nacido pero a quien el médico ya ha roto la nariz con los "fórceps", notable adelanto tecnológico que tenía maravillada a la gente, o bien de la desgraciada forma y contra todo aviso en que acabó llamándose Tristram y no Trismegistus, como quería su padre. Se arma el conjunto de la historia poniendo a la mitad de ésta lo que está al comienzo de la novela, el modo sorprendente en que fue concebido el pequeño Tristram y sacando buen partido del que da la réplica al protagonista, el padre de Tristram, Walter, esto es, su hermano Toby, veterano de la guerra de Francia que vive en un mundo imaginario, construyendo y reconstruyendo con ayuda de su fiel cabo Trim el sitio de Namur en el que fue herido.

El resto, que está muy bien pensado, es ágil e ingenioso, narra lo que sucede mientras se filman los episodios que acabo de referir, incluido el noviazgo de Toby con la viuda Wadman. Como la novela no se podía filmar, lo que hizo el director fue novelizar el film, tratando lo que sucede durante el rodaje (las pugnas entre actores, sus ligoteos, el fastidio de los rodajes repetidos, los problemas de financiación, los cambios en el guión según van produciéndose, etc) con el espíritu de Sterne. Salvando las distancias, es lo mismo que hizo François Truffaut en La noche americana sólo que, en efecto, aquí lo invade todo ese espíritu del cura Sterne que, a su vez es el muy disparatado e irreverente de otro de los ídolos literarios del irlandés, Rabelais, alegre, desenfadado, guasón, amante de la buena mesa y la buena cama.

Entre medias de lo uno y lo otro, queda gran parte de la novela que no puede ni llegar a asomarse al film. Prueba de ello, Winterbottom hace aparecer en pantalla la famosa página negra del Tristam Shandy con motivo de la muerte del pastor Yorick, el propio Sterne, por cierto. Pero la novela está llena de muchas otras irreverencias, discontinuidades como textos de varias páginas en latín (reglas de excomunión, por ejemplo) o incluso extraños grafismos. En el que reproduzco en la izquierda (y aun queda otro en el reverso de la página) puede verse la idea que tiene Tristram de lo que llama una "línea razonablemente recta". ¿Hace falta que diga que tal afirmación de esa realidad contiene en núcleo el sentido mismo de la novela en cuanto estructura narrativa frondosa, de múltiples direcciones que invita a perderse en todo tipo andaduras?

Enviar este post a Menéame

sábado, 29 de septiembre de 2007

La consulta de Ibarretxe.

Como dicen los castizos, "éramos pocos y parió la abuela". Los Reyes huelen a socarrao en Cataluña; ETA quiere demostrar que no ha perdido capacidad asesina aunque, de momento y por fortuna, no lo consiga; las tropas están bajo fuego enemigo en Afganistán; algunos medios bajo fuego amigo en Madrid y no me refiero sólo al episodio Prisa vs. Mediapro, también el ABC y la COPE andan a sopapos; el euribor lleva camino de convertir a media España en okupa; y los curas se han echado al monte trabuco en mano contra las Sodoma y Gomorra zapateriles. Ardua cosa ser político en España, pues hay que estar al loro de asuntos tan dispares como el mercado hipotecario y la esencia metafísica de la nación y el valor de sus símbolos. En este Campo de Agramante sobreviene el vascón armado con su consulta que es algo así como el yelmo de Perseo y Sigfrido aunque a la inversa porque si el yelmo hacía a los héroes invisibles, la consulta hace al lehendakari no sólo visible, sino aburridamente inevitable.

Hay incluso quien hace una interpretación psicológica de esta insistencia del señor Ibarretxe en seguir adelante con su plan, rechazado en el Congreso de los Diputados. Según ésta, el señor Ibarretxe lleva mal que los acontecimientos de la política española oscurezcan su figura y, en determinados momentos, decide tomar la iniciativa porque, dice, no va a permitir que lo haga ETA permanentemente. En este territorio de las ambiciones personales, hay quien dice incluso que la reaparición del señor Ibarretexe con su "consulta" es la mejor prueba de que ETA ya no está en situación operativa y que los especialistas en recoger nueces ya no cuentan con quien les movía el árbol. Pudiera ser, ¿por qué no?

No obstante, la reaparición del señor Ibarretxe se hace en clave política y en clave política debe entenderse. En las elecciones autonómicas vascas de 1998, que fueron muy tensas, el PP retó al PNV a atreverse a incluir la autodeterminación en su programa electoral. La derecha española pensaba que, de hacerlo, los nacionalistas vascos perderían el voto de sus seguidores moderados y regionalistas. Era un reto estúpido porque pasó lo que era de temer, esto es, que el PNV incluyó la autodeterminación en el programa electoral y ganó las elecciones diciendo que quería ejercerlo, como se prevé en el "Plan de Ibarretxe", aprobado unos años más tarde y, ya dicho, rechazado en el Parlamento español. El Gobierno del señor Aznar se limitó a promover una reforma del Código Penal (a través del subrepticio método de las leyes de acompañamiento de los Presupuestos) que castigaba con hasta cinco años de cárcel a quien convocara "consultas ilegales". Llegaron luego los sociatas y retiraron ese proyecto.

Ahora, con el anuncio del señor Ibarretxe ya en firme, como los órdagos en el mus, el señor Zapatero dice que nada se hará al margen de la Constitución y de las leyes, una de las cuales, la orgánica 2/1980 de 18 de enero sobre regulación de las distintas modalidades de referéndum" dice en art. 2,1 que "la autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum en cualquiera de sus modalidades, es competencia exclusiva del Estado". Sanseacabó.

Por si había alguna duda, ya han salido los señores Rajoy y Savater, cada uno por su lado y en nombre de su partido, diciendo que esa consulta del señor Ibarretxe es ilegal, aunque el del PP añade que, además, es un chantaje al Estado.

La verdad es que el Lehendakari no lo pone fácil ni siquiera a quienes defendemos el derecho de autodeterminación de los pueblos de España. Porque la autodeterminación en el País Vasco está muy bien, pero así no, ni hablar o, como dice el mismo señor Ibarretxe con castelarina oratoria, "no y mil veces no". Empeñarse en decir que la situación es normal y que pueden hacerse elecciones en el clima de inseguridad y amedrentamiento que hay en el País Vasco a causa de ETA y sus compinches, especialmente en las localidades pequeñas, es carecer de escrúpulos y ser un perfecto hipócrita.

La situación es bien clara: primero ETA abandona las armas; luego se deja pasar un tiempo (ya se verá cuánto) hasta que se recupere la seguridad y la confianza en el País Vasco; después se plantea la cuestión de Estatuto vs. independencia. Pero, para que se pueda plantear consulta alguna de ámbito subestatal será precisa una reforma del bloque de constitucionalidad en toda España.

Algo crudo, pero no imposible.

El arte y la banca.

Con motivo de su sesquicentenario, el BBVA ha abierto una exposición de arte latinoamericano procedente de sus fondos en la sede del Palacio del Marqués de Salamanca en Madrid. La exposición está bastante bien, pues abarca desde las cerámicas precolombinas hasta la pintura y escultura más avanzadas del siglo XX.

El propio palacio merece ya la visita por sí solo; es una majestuosa construcción neoclásica que se abre a un peristilo rodeado de inmensas columnas de mármol donde los cuadros y piezas en exhibición parece como si estuvieran perdidos. Con un edificio de estas características el Banco tiene asegurado el éxito de cualquier exhibición, incluso aunque no exhiba nada.

Más si lo hace y con tal amplitud y variación de temas. Hay una abundante muestra de pintura colonial, como ese Calvario anónimo de mediados del siglo XVIII. La imagen, que elabora modelos europeos (Cristo en la cruz, con María y San Juan) lo hace mezclándolos de tal modo que dan composiciones originales, como la de más arriba, muy representativos de la pintura virreinal cuzqueña. El firmamento de santos en medallones sobre tela damasquinada es una especie de santoral reducido y rematado al pie por San Nicolás de Bari y San Jacinto. Típicamente europeo parece el trompe l'oeil de los dos floreros sobre las volutas que rematan la base del crucifijo, dando a entender que se trata de una figura en tres dimensiones, como un altar, por ejemplo.

El siglo XIX, también abundantemente representado, tiene un enfoque menos religioso, más cívico, folklórico y "nacional", en los comienzos . El continente, que vio cómo florecían algunos pintores europeos, especialmente alemanes que lo recorrían impulsados por la lectura de los relatos de Von Humboldt, se abrió a las principales corrientes artísticas de la época, desde el realismo y el naturalismo al academicismo y el impresionismo. Pero la variante, en efecto, es la temática. Las nuevas clases dirigentes criollas posteriores a la independencia se hacen retratar o protagonizan algún tipo de pintura de género, habitualmente unos u otros tipos de cabalgadas o ceremonias de boato social.

De esta época encontré muy interesante este retrato de Simón Bolívar, obra del venezolano Martín Tovar y Tovar, que había estudiado en España, bajo el magisterio de los Madrazo, cosa que se aprecia en la naturalidad y el realismo de la expresión del libertador que parece escudriñarnos acerca de nuestras intenciones con unos ojos despiertos e inquisitivos.

Por último, la exposición incluye bastante obra del siglo XX, de valor muy desigual pero que atestigua también la influencia de las escuelas artísticas en la pintura latinoamericana. Hay igualmente representación de la pintura indigenista y algunas piezas producidas por dos de los tres grandes muralistas mexicanos, los políticamente enfrentados David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera si bien en ambos casos se trata de pintura de caballete. En concreto un magnífico Retrato de mujer de Rivera que los comisarios de la exposición han decidido emplear como imagen de ésta.

Por mi parte, ilustro con una obra de la muy sorprendente Leonora Carrington, pintora inglesa que debe de contar como noventa años y está radicada en México desde los años cuarenta, huyendo de la guerra europea y se titula The Spheres Themselves, de 1965. Carrington que se inició en la pintura con Marx Ernst, cosa que todavía se le nota en el cromatismo setenta años después, ha cultivado siempre el surrealismo con una fuerte impronta personal que muestra grandes concomitancias con el de su gran amiga Remedios Varo, la pintora española también afincada en México hasta su muerte en los años sesenta.

Más convocatoria.

Pues parece que sí, que la blogosfera se mueve. Los de Amnistía Internacional han convocado una Concentración para el domingo, 30 de septiembre, a las 12:00 del mediodía en la calle de Preciados esquina a Callao, para llamar la atención sobre "la gravedad de la situación en Myanmar". O sea, en román paladino, para protestar contra los crímenes de esos canallas militares que tiranizan el país desde hace cincuenta años y cuya última hazaña ha consistido en tirar sobre la población civil desarmada causando quién sabe cuántos muertos y en bloquear el acceso de la población a internet, para que no pueda comunicarse con el mundo exterior. Por eso decía en un post anterior que es tan importante que la atención del mundo exterior se concentre en Birmania. Por cierto, no veo por qué hemos de aceptar el capricho de la junta militar de cambiar el nombre del país, Birmania, por ese Myanmar cuando carece de de toda autoridad moral y legitimidad para tomar decisión alguna.

viernes, 28 de septiembre de 2007

Líneas quebradas.

Si gobiernas y yerras, eres un político. Si, a consecuencia de tus yerros, mueren cientos de miles de inocentes, eres un estadista. Puedes impartir lecciones en Georgetown y asesorar a magnates de los medios de comunicación.

Si un buen día, sin razón alguna, sin dar tiempo a reaccionar, invades Polonia eres un nazi criminal. Si invades el Irak con mentiras y embustes y sin dar tiempo a reaccionar eres un demócrata capaz de cualquier sacrificio en pro de los derechos del individuo, como formar parte del consejo de administración de una empresa de créditos de fama mundial.

Si apenas te hablas con Bush y todo a lo que llegáis ambos es a un frío saludo en passant en la sede de las Naciones Unidas, eres un pobre desgraciado, incapaz de defender los intereses de tu Patria. Pero si te derrites en su presencia, hasta el punto de imitar su acento en unas declaraciones públicas, dar cabezazos ante sus ministros, tirarle de la levita y decirle sí bwana eres un férreo patriota que sólo se interesa por su país.

Hace unos meses, el señor Aznar, creyendo contar uno de sus chistes, aseguraba que ahora sabe que no había armas de destrucción masiva (ADM) en el Irak, pero que entonces (cuando comenzó la invasión) no lo sabía. Sin embargo, compareció ante los medios y, mirando de frente a los españoles, como si fuera un hipnotizador, les pidió que lo creyeran, que en el Irak había ADM. Y eso que no lo sabía.

Lo peor de esas actas de Crawford, no es que existan en absoluto sino el lugar verdaderamente vergonzoso e indigno en que sitúan al señor Aznar. Éste aparece en primer lugar tratando de que el matón yankee acepte un pretexto para su matonismo y, a continuación, habiendo fracasado en su intento, aparece como un pelele, tratando de encontrar explicaciones a la barbarie que él mismo desencadenó.

Más convocatorias.

No son convocatorias propiamente hablando sino, en cierto sentido, jaculatorias. Con el botón rojo que también he puesto en la columna de la izquierda no es que me sume acríticamente a los de la "campaña a favor de escribir con una correcta ortografía en los blogs". Y digo que no lo hago acríticamente porque, en el fondo, eso de la "correcta ortografía" me resulta pelín romo. No ya porque la expresión en sí sea redundante, pues carece de sentido la "incorrecta ortografía", sino porque la misma idea de la ortografía no es del todo convincente. Estoy ahora releyendo un libro de mi bisabuelo, publicado originalmente en 1886, que se acaba de reeditar y del que hablaré en algún momento, que se aparta notablemente de la ortografía de hoy, pero era ortografía de ayer. ¿Quién determina qué sea ortográfico y qué heterográfico? El uso, la costumbre, nada más. Las lenguas pueden imponerse por decreto; su ortografía, no. Así que, aunque procuro no cometer faltas de ortografía (si bien en el diario escrito a veces aparecen cosas que erizan los cabellos), no creo deba llevarse el sentido de la ortografía de forma fanática. El "entrometido" de hoy es el más correcto "entremetido" de ayer.

Me sumo a la campaña porque el enunciado de "eres lo que escribes/eres como escribes" puede entenderse también en un sentido más profundo que el ortográfico. Yo cambiaría el lema por el de "eres como escribes/escribes como eres" y se entiende que nos referimos asuntos de contenido. Vamos que me apunto a una campaña para conseguir que la gente sea más civilizada, más educada, menos agresiva y faltona. Con eso de los anónimos se fomentan los más bajos instintos del personal.


Por otro lado, una amiga me hace llegar un artículo, una tribuna (desconozco en qué publicación) de don Javier Anso, director del colegio de San Felipe Neri, con el título Objeción de conciencia: sí, ¿pero a qué? en el que sostiene que no hay que hacer objeción de conciencia a la nueva asignatura de educación cívica. Se pregunta mi amiga cómo podemos airearlo. Bueno, ya lo he subido a Google y está aquí. Tiene gracia el señor Anso. Va como de cristiano militante, pero dice cosas de sentido común. Cómo estará la vida que, cuando un cristiano dice cosas de sentido común, los demás le aplaudimos como si fuera una atracción de feria.
Me atrevo a sostener que no hay no ya oposición, ni siquiera prevención en la sociedad hacia la nueva asignatura. La escandalera que ha montado la Iglesia y el PP tiene una finalidad muy concreta, consistente en derribar el Gobierno socialista como sea. Si es necesario para ello se cabalga el tigre de los sentimientos profundos de la gente, el porvenir de sus hijos y se hace cuanta demagogia se puede. Pero si la gente no secunda tanta acrimonia, los de la objeción de conciencia tendrán que avenirse a razones. O sea, hacer política y no gresca.

(La imagen es un lienzo de Carlo Maratta (interesante pintor barroco muy influido por Rafael), llamado "La aparición de la Virgen a San Felipe Neri", Palazzo Pitti, Florencia).

jueves, 27 de septiembre de 2007

Esto nos pasa por holgazanes.

El juez Grande Marlaska quiere que le identifiquen a los pirómanos de las reales efigies seguramente para meterles un puro. El Fiscal Jefe de la Audiencia Nacional pretende empapelar a unos dibujantes de revista humorística por representar a los Príncipes de Asturias en trance de reproducción de la especie y posición poco bien vista por los censores de costumbres. Poseídas de esta furia monárquica, las autoridades tendrán que crear una brigada especial para combatir los "delitos" contra la Corona y sus allegados. Trabajo va a tener porque, dada la naturaleza opinable del delito de injurias y sus imprecisos límites, cada vez tendrá que dilucidar aspectos más y más pintorescos. Por ejemplo, habrá ahora que decidir si el letrero que ayer colgaba de un puente en Bilbao para amenizar la visita del Príncipe Felipe con el texto de Monarkia Kanpora es o no delito. Y no se hable ya de esa moción aprobada por los concejales de Humilladero, Málaga, pidiendo que se implante la IIIª República, de la que, ángeles del Señor, esperan todo género de dichas. Votaron a favor los concejales comunistas y socialistas, la chusma roja vamos; en contra el único concejal del PP. Para implantar la IIIª República, supongo, habrá que desplazar a la Monarquía. No sé si el señor Grande Marlaska que imparte justicia en nombre del Rey debe tolerar que unos cargos institucionales que lo son en virtud de una Constitución sancionada por el Rey pidan formalmente la supresión de la Monarquía. De entrada, esa moción ¿es legal o ilegal? Y si es ilegal, ¿no hay que proceder contra cargos públicos que cometen ilegalidades no como consecuencia de su forma de gobierno sino como su misma forma de gobernar?

Puestos a preguntar, ¿no parece claro que ponerse a perseguir a las gentes que manifiestan su oposición a la Monarquía es la mejor forma de ir alimentando un sentimiento antimonárquico que está creciendo en la opinión pública española?

En realidad, todo esto nos está pasando por holgazanes y abandonados, por no haber hecho las cosas a su debido tiempo. Los historiadores de izquierda suelen lamentar que España no llegara a hacer lo que llaman la "revolución burguesa" que, en su aspecto más colorido y cruento, consiste en cortar la cabeza al Rey. Se perdió, al parecer, esa ocasión histórica que, en Inglaterra (siglo XVII) y Francia (siglo XVIII) ha servido para legitimar después sendos órdenes republicano y monárquico sin que nadie tenga deseos de quemar en efigie rey alguno.

Cuando los españoles lo intentaron de nuevo en el siglo XX y a pesar de hacerlo con guante de cabritilla pues en lugar de decapitar al monarca se limitaron a dejarle que se fuera, pasó lo que pasó y un militar felón, tras darse el vidorro padre durante cuarenta años, reinstauró la monarquía como le dio la gana, pasando por encima de la legitimidad dinástica. Con esos antecedentes la Monarquía no va a prestigiarse a los ojos de la ciudadanía a base de perseguir a los dibujantes de viñetas o a los pirómanos de efigies.

Blogosfera. Convocatorias.

Los de Avaaz.org, una organización grass-root, han puesto en marcha una iniciativa para que firmemos pidiendo que la ONU condene la represión que la Junta militar presidida por el General Than Shwe ha desencadenado contra los monjes budistas y todos los manifestantes demócratas. Por extensión se trata de condenar ese régimen de dictadura militar que viene de 1962. Aunque lleguemos tarde, puesto que la China (que considera Birmania y otros países de la zona como la Unión Soviética lo hacía con las democracias populares europeas, como el cuasi extranjero) ha impedido que el Consejo de Seguridad pueda condenar a estos militares criminales, si alguien quiere firmar, la petición está aquí. Lo que más puede favorecer a esos bravos monjes budistas (ya es extraño verlos manifestarse en este mundo lleno de maya) es que continúe viva la atención pública sobre la situación de Birmania. El conocimiento de sus fechorías es lo peor que puede pasar a ese grupo de indeseables que lleva tiranizando al país desde que en 1990 perdiera las elecciones por goleada, cosa que no ha aceptado jamás. Ese mismo conocimiento público que puede mitigar, si no resolver, la situación de la señora Aung San Suu Kyi, dirigente democrática, premio nobel de la Paz presa e incomunicada intermitentemente desde 1989, que ya está bien.


La segunda convocatoria viene de No Nos Resignamos, una organización de izquierda que ha puesto en marcha una web llamada Stop machismo en la que también se da cuenta de otra 0rganización, Una asamblea de hombres contra la violencia de género que convoca una manifa en contra de la violencia machista en Madrid, el sábado veinte de octubre a las 19:00 horas en el trayecto Atocha-Plaza de Jacinto Benavente. Precisamente.

No estoy muy seguro de que manifestarse sirva para mucho ante un fenómeno tan difuso y capilarizado en nuestra sociedad, pero es preciso protestar como se pueda. Hay que salir a la calle y ver cuántos somos.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Feliz cumple, Presidente.

Hoy cumple don Adolfo Suárez setenta y cinco años según parece en no muy buenas condiciones físicas. Hay que ver qué mala suerte ha tenido esta familia con la salud. Con motivo del cumpleaños del hombre que hizo posible la transición se publican diversos tipos de recordatorios. El ABC trae una entrevista inédita hecha en 1980 y el señor Herrero, periodista y eurodiputado del PP, presenta un libro que parece ser una semblanza del ex-presidente. Pero llega envuelta en el escándalo por cuanto la familia del señor Suárez la ha atacado de frente. Algunos de los presentadores previstos se han esfumado como visiones de espejismo.

No tengo ni idea de qué sea lo que levanta las iras de la familia pero me temo lo peor porque estos publicistas de la derecha no paran barras en nada. Y Suárez ha sido siempre un político atípico, un poco ingenuo, que creía en la palabra, cosa harto peligrosa cuando se pisa el suelo resbaladizo de un poder que se ejerce pero no se tiene. Fue el último presidente civil que hubo de habérselas con una sedición militar.

Conocí y traté con cierta asiduidad al señor Suarez en los años noventa porque fui quien lo propuso para el Doctorado Honoris Causa en la Universidad Complutense que ésta le otorgó. Hablé largo y tendido algunas veces con él. Él me presentó a Felipe González quien nos invitó a comer en La Moncloa. Le gustaba recordar su vida pasada y aportaba unas explicaciones a los sucesos que le habían acaecido muy espontáneas y humanas.

No sé por qué hablo de él en pasado cuando lo que yo deseo es que se recupere y retorne a su actividad normal.

Felicidades, Presidente.

Fuego amigo.

Pues nada, que sale hoy Público como estaba anunciado batiendo tambores por la izquierda. En el momento de escribir estas líneas, como dicen los reporteros de guerra, aún no se ha asomado a la red en donde está colgada la carátula que aquí se ve.

En algún sitio he visto que su director, Nacho Escolar, dice que el suyo no es un periódico "de Zapatero" ni del PSOE, sino que es independiente. Sin duda para probarlo anda a la gresca con el otro diario independiente, el del centro-izquierda. Aunque Felipe bautizara esto como "fuego amigo", que se lo han celebrado mucho, me pareció en su día claramente "fuego enemigo".

Pero tampoco pasa nada. La gresca empresarial (Mediapro vs. Sogecable) es cosa frecuente y pertenece al ámbito de la lucha en el mercado, en el que no hay más afinidades electivas que las que interesen. Por lo que se refiere al posible enfrentamiento entre los dos periódicos en el terreno mediático será positivo. El País necesita que lo saquen de la modorra de ser el único. Estos portaaviones de la comunicación tienden a anquilosarse y acaban siendo el "periódico del abuelo". Los que lo hacen no lo perciben porque ellos envejecen a la par con sus lectores, pero así es. No creo que El País deba preocuparse por una pérdida de seguidores (pienso que perderá más El Mundo, aunque sólo sea porque se larga su subdirector), pero sí por la merma de lectores potenciales entre los jóvenes, lo que acentuará su aspecto démodé.

Está por ver en qué medida consiga Público su finalidad que es la de ejercer poder, influencia en España. (¿Para qué se quiere un periódico si no?). Imagino que es casual el hecho de que coincidan en el tiempo dos lanzamientos singulares, un periódico y un partido. A lo mejor se maridan.

Es bueno aprovechar la ocasión para señalar una notable diferencia entre los medios de izquierda o centro izquierda y los de derecha y es que, mientras los primeros se esfuerzan por ser (y parecer) independientes, los segundos no tienen empacho alguno en actuar como medios de partido, donde dicen al señor Rajoy qué debe hacer para ganar las elecciones, le perfilan la táctica y hasta la estrategia, al tiempo que mantienen una actitud de cerrada oposición a cuanto proceda del Gobierno y de su partido.

martes, 25 de septiembre de 2007

UPD. Comienza el baile.

Continúan las especulaciones, quinielas y augurios acerca de a cuál de los los dos partidos nacionales perjudicará más la nueva formación de los señores Díez, Savater et al. Unos dicen que al PP por cuanto coincide con él en el enunciado reciamente español pero tiene una imagen más joven, dinámica, laica, moderna. Algunos publicistas de poca monta de la derecha ya están en contra. Pero los pesos pesados mantienen prudente silencio, hasta ver cómo pinta la aventura, si bien ya han comenzado a lanzar invectivas contra el señor Savater a cuenta de lo mucho que el filósofo arrima su miembro viril a la Patria sacrosanta.

La señora Díez, en cambio, parece tener las ideas firmes y claras. En una entrevista concedida a Libertad Digital disipa las dudas con habilidad y notable sentido de la adulación: tiene razón doña Esperanza Aguirre, UPD proviene del socialismo y es el PSOE el que está más preocupado con la presencia del nuevo partido que, como se dice en la entrevista expresamente, se concibe como un partido bisagra, esto es, uno que aporte los diez o veinte escaños que en su día necesite un partido nacional para gobernar sin entregarse a las aves de rapiña nacionalista. Ciertamente, la experiencia comparada demuestra que, cuando estos partidos bisagra atinan (caso del FDP alemán y el PSD italiano de la primera república), consiguen colocar algunos ministros en todos los gobiernos, cosa excelente para los políticos que los pusieron en marcha.

No obstante, esta perspectiva en el caso de España no es del todo concluyente ya que de los dos partidos nacionales sólo el PP está falto de aliados por así decirlo "naturales", mientras que al PSOE le sobran. Por tal motivo insiste la señora Díez en señalar la distancia entre éste y UPD. Nadie, dice, la ha llamado de la SER o El País o RTVE, presuponiendo ladinamente que RTVE sea una tele del PSOE. Dado que los medios de la derecha, Telemadrid, Libertad Digital, ABC, El Mundo, etc no paran de cortejarla, habrá que entender que, al menos por lo que a todos ellos respecta, los medios citados y la señora Díez, la intención de UPD es causar descalabro en el PSOE.

Todo está en ciernes. Faltan casi seis meses para las elecciones. Pueden pasar muchas cosas y conviene estar preparados para cualquier eventualidad. El nuevo partido tendrá que elaborar sus propuestas básicas de forma atractiva. Ya han comenzado los asesores externos a impartir orientaciones y sabias consejas. Ayer mismo el señor Elorza, en un artículo de El País titulado Un partido republicano, con la autoridad de los años y la experiencia, le explicaba cómo debe orientarse y definirse si quiere tener éxito.

No está claro todavía si UPD obtendrá respaldo electoral suficiente por encima del tres por ciento. Sí lo está, me parece, que, en el caso de que este nuevo partido de la izquierda desencantada, aliado "natural" de la derecha no cuaje, la señora Díez tendrá un hueco en el PP. Al fin y al cabo hizo lo que pudo.

Ley de la memoria histórica.

¿Puede lo ilegítimo ser legal?

Por supuesto que puede. Siempre que la legalidad sea ilegítima, la ilegitimidad será legal. En el extremo, es el punto de vista del positivismo jurídico: no hay más cera que la que arde y no hay más legitimidad que la legalidad, de forma que hablar de legitimidad al margen de lo legal es hablar por hablar. ¿Y para quienes no seamos positivistas? Está claro: la legalidad basa su fuerza en la legitimidad. Hay, sin duda, legalidad ilegítima cuando aquella descansa en la violencia, el terror, el crimen, como fue el caso del franquismo. Cuando sobreviene una legalidad que quiere ser legítima, como la actual, no es posible admitir una legalidad ilegítima, que es lo que está intentando hacer el Gobierno con esa trampa de declarar "ilegítimos" los juicios del franquismo, pero no nulos de pleno derecho.

La transición se basó precisamente en un quiebro de ruptura de legitimidad mediante una trampa ante la que todos hicimos la vista gorda pues, con las "leyes constitucionales" (la legalidad) franquista en la mano, la Ley para la Reforma Política, que abrió el camino al restablecimiento de la democracia no hubiera podido prosperar. Era claro que para romper la ilegitimidad de la dictadura había que quebrantar su legalidad.

Y ahora que se trata de terminar la obra entonces comenzada declarando nulos los actos de la Dictadura, los gobernantes socialistas se echan para atrás afirmando que tal cosa rompería el principio de seguridad jurídica y sembraría durante años el caos en la administración de justicia. Pura pacatería y miedo pues el caos lo sembró quien se alzó en armas contra el gobierno legítimo, emprendió una guerra civil de tres años que dejó al país destruido y estableció luego una dictadura criminal que atropelló los derechos fundamentales del pueblo y lo sometió a un régimen de terror hasta el último día de la vida del dictador. Casi cuarenta años de inseguridad jurídica y caos.

Me temo que, con la tendencia de este Gobierno al oportunismo y al pasteleo, acabe sacando una Ley de la memoria histórica alicorta, timorata y, en definitiva, injusta. Y todo porque los beneficiarios y herederos de aquel régimen indigno siguen teniendo gran capacidad de presión y chantaje y continúan sin aceptar una solución justa a aquella barbarie que sus mentores y dirigentes desencadenaron sobre España.

Si esto ha de ser así creo que sería mejor que el Gobierno retirara el anteproyecto, esperara al resultado de las elecciones y, de ser éste favorable, volviera a presentar al nuevo Parlamento un proyecto que haga justicia de verdad a los miles de perseguidos, secuestrados, torturados y asesinados durante la guerra civil y los largos años de la dictadura. Eso será mejor que una norma ambigua, que no reponga a las víctimas en la plenitud de sus derechos.

(La imagen es el cuadro de Goya, La verdad, la historia y el tiempo. Alegoría de la Constitución de 1812).

Risas en la red.

En el correo de ayer y con el alarmante título "Muy importante. Urgentísimo", encontré el texto siguiente que corto y pego:

Asunto: ¡¡ IMPORTANTÍSIMO!!
DILE A TODOS TUS CONTACTOS QUE TENGAS EN TU LISTA QUE NO ACEPTEN AL CONTACTO josealzira66@hotmail.com ES UN VIRUS QUE TE FORMATEA TU
ORDENADOR, EL DE TUS CONTACTOS Y TE QUITA TUS CONTRASEÑAS HOTMAIL.
SI ELLOS LO ACEPTAN LO PILLARÁS TU TAMBIÉN
REENVIALO, ES URGENTE.
Me quedé pensando quién sería ese buen hombre de José Alzira al que la blogosfera quiere aislar como se aislaba a los leprosos en la Edad Media y me fui a Google a ver qué encontraba. Tecleando "josealzira66" había 331 resultados. El que más me gustó es éste que encontré en el blog Con los botos puestos que es estupendo y divertidísimo.

(La ilustración es "La araña sonriente", de Odilon Redon, 1881).

lunes, 24 de septiembre de 2007

El culebrón de ETA.

Finalmente, los de Gara cumplieron su amenaza de largar el serial completo de las negociaciones entre el Gobierno y ETA. Un cuadernillo de sesenta y cuatro páginas con el relato pormenorizado, detallado, al minuto, de esa negociaciones que ETA se cargó por el procedimiento habitual en estos casos, dando una coz al tablero en forma de bombazo de la T-4 en Madrid. La finalidad del culebrón, que comenzó este verano con grandes alharacas de esas de "vamos a destapar la verdad verdadera", era justificar la coz en el tablero probando que el Gobierno ya había desbaratado toda posibilidad de acuerdo, es decir, culpar al Gobierno de la ruptura.

Lo que sucede es que esa pretensión no es posible porque hasta el más pollino sabe que el responsable de dar coces al tablero es siempre el que las da y que carece de justificación alguna. Quizá en el PP no lo sepan y por eso piden comparencias del Gobierno para que aclare los extremos que Gara y/o ETA le achacan; lo cual es literalmente absurdo precisamente porque ya lo aclaran suficientemente Gara y/o ETA cuando dicen que el Gobierno pretendía negociar "un proceso de rendición". ¿No es eso lo que están siempre exigiendo los señores del PP?

Parece evidente que el culebrón no interesa ya a nadie. Los medios apenas se hacen eco del asunto. La presión policial y judicial y el aislamiento social lo están consiguiendo: ETA y la izquierda abertzale van de capa caída. La finalidad de la enésima edición de los protocolos de los sabios de Loiola no es informar a nadie pues todos estamos informados. Es dar munición a las baterías del PP para amargar la vida al gobierno del PSOE. Pero los del PP hacen mal en instrumentalizar las campañas de ETA pues todos los regalos de ésta están envenenados. ¿Cómo va a explotar electoralmente un fracaso de las negociaciones con ETA que se da porque el Gobierno no está dispuesto a quebrantar en lo más mínimo el ordenamiento constitucional?

Lo que está esperando todo el mundo, hasta los suyos, no son sesenta y cuatro páginas de relatos, sino sesenta y cuatro líneas diciendo que dejan las armas y explicitando la localización de los zulos que las contienen. Todo lo demás es perder el tiempo.

El paisaje interior.

El domingo, entrada libre a la exposición de Patinir que hay en el Museo del Prado, así que allí nos fuimos, a ver al padre de la paisajística flamenca y no flamenca. El paisaje es el marco de diferentes acciones humanas y motivos generalmente religiosos pero, al mirar con mayor detenimiento, se ve que es mucho más que un marco pues tiene vida propia y narra su historia, habitualmente muchas y en el que las figuras principales son como pegotes. En este "Descanso en la huida a Egipto" esa virgen que tanto recuerda a las de Van der Weyden o Gérard David, aparece como sobrepuesta en un escenario que tiene sus proporciones y su armonía sin ella . Una vez que el paisaje atrapa la atención se abre como una historia de forma que en este descanso vemos a un hombre arando, otro segando, varios más patrullando, otros degollando inocentes, etc, todos ellos dedicados a múltiples actividades en un mundo que aparece como suspendido, con el tiempo detenido, en el sosiego de la paz interior.

También se expone aquí "Caronte cruza la laguna Estigia" en el que el paisaje no es solamente ya marco, sino el elemento decisivo, la frontera y, por lo tanto, lo que separa y une a dos partes, el bien y el mal, en este caso, el cielo a la izquierda y el infierno a la derecha, en cada una de las cuales hay actividades propias de su condición: las bienaventuranzas de los justos, los ángeles por doquier, los dulces meandros de los ríos de la vida que van al común desembocar y los horribles tormentos de los condenados, los monstruos y las entrañas ardiendo de la tierra. El paisaje adquiere una condición metafísica porque se vincula como escenario a los momentos trascendentales de la existencia.

La exposición está muy bien. Reúne casi todas las obras de Patinir, como treinta, e ilustra acerca de sus antecedentes, esto es, los pintores que más influyeron en él, así como consecuentes. Las influencias más notorias proceden del Bosco, al extremo de poder confundirlo con él en algún momento. Pero Patinir tiene un un espíritu más sosegado. Incluso tratando las postrimerías, las composiciones crean un mundo mágico, como encantado, raramente apocalíptico.


domingo, 23 de septiembre de 2007

Blogorismo VII. Fuego amigo.

Según parece el acto en memoria del señor Polanco en el Círculo de Bellas Artes, con el que coincidimos cuando fuimos a ver Cravan vs Cravan, transcurrió como un servicio en la sinagoga, con los asistentes rezando sus cumplidas oraciones en público pero murmurando por lo bajo sobre la "guerra del futbol" entre Sogecable (o sea Prisa, o sea el difunto Polanco) y Mediapro (o sea los de Público, o sea los amigos del señor Rodríguez Zapatero) que es el tema de los mentideros capitalinos.

Por su parte el señor González, suelta lo del "fuego amigo" que, dice, no le gustaría nada a Polanco. A nadie le gusta el fuego amigo o enemigo. Matan igual. Pero con la idea de "fuego amigo" viene aparejada la certidumbre de que se trata de bajas causadas por equivocación e involuntariamente. Y creo que esos son los rasgos que faltan en este "fuego amigo" que, en realidad, es "fuego enemigo". Fuego enemigo desde las propias filas.

Blogorismo VIII.- Un chalet en el Caribe.

Cuando lo vi en la tele no daba crédito a mis sentidos. El señor Rajoy diciendo que el Gobierno del señor Rodríguez Zapatero es tan incompetente, insubstancial y disparatado que nadie debe extrañarse si promete chalets para todos en el Caribe y, si no, concluyó, "al tiempo". ¿A cuánto tiempo? Por si acaso, exijo que, pasado el tiempo que sea, al señor Rajoy no le corresponda ningún chalet, para que se fastidie por aguafiestas, como Moisés se quedó sin pisar la tierra prometida.

Para el señor Rajoy el señor Rodríguez Zapatero es el hijo pródigo, que ha dilapidado en locuras y placeres la fortuna del padre, que es el PP. Pero no es así. El señor Pródigo Zapatero sólo ha comprometido un diecisiete por ciento del superávit de este año. O sea que aún puede seguir dilapidando en políticas sociales a favor de los jóvenes o de los matrimonios con bajos ingresos; cosas que, como se ve, sacan de sus casillas al señor Rajoy y le hacen perder el juicio.


Los dioses se muestran.

Por consejo del marido de prima Carmen, un hombre profundamente religioso, culto y de refinada sensibilidad, hemos ido a ver la exposición que alberga el Centro Cultural de la Villa en Madrid, con ese título tan curioso, de lejanas reminiscencias cortazarianas. La expo está muy bien y montada con originalidad. La patrocina y organiza tal cantidad de instituciones y asociaciones, todos cuyos máximos responsables han escrito prólogos en el catálogo, que cabía temer lo peor. Pero no, probablemente porque la exposición es obra de los especialistas de la Asociación Museo de Europa y porque intervienen en ella algunos artistas con propuestas muy curiosas, el hecho es que el recorrido es ameno e instructivo pues tiene mucho espíritu pedagógico. Explica las religiones con comprensión y empatía y sin adoctrinamiento alguno, bendito sea el Señor.

La expo consigue hacer visibles los aspectos esenciales de bastantes de las religiones más importantes, como el cristianismo, el islamismo, el judaísmo, el jainismo, el hinduismo, el budismo, el sincretismo, el animismo, el sintoísmo, el sijismo, con incursiones en el catolicismo, el cristianismo ortodoxo, el confucianismo, las sectas, como la de la Cienciología o el Opus Dei.

Mediante comparaciones trasversales, sobre asuntos concretos (las representaciones de los respectivos dioses, los ritos de tránsito, las vestimentas, las prácticas culinarias y dietéticas, los templos, etc) se aprecian las similitudes y diferencias entre las religiones. Algunas son llamativas. Por ejemplo, la distancia que hay entre las religiones que conocen representaciones plásticas de sus dioses y las que las prohíben, como el islamismo, el judaísmo y, en alguna medida, el protestantismo. Siempre me ha llamado la atención el proceso por el que el amorfo Jehová de la Biblia acaba tomando la forma de un anciano de luenga barba blanca cuyo canon configura Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. ¿Por qué Dios Padre ha de tomar esa figura de anciano y no la de un hombre (o mujer) en la plenitud de la vida?

Hay un apartado dedicado a los novísimos, que se materializa a través de explicaciones tomadas en video de seguidores normales de las distintas religiones, grabadas a gentes anónimas creyentes en las calles de Bruselas: quiénes creen que hay un más allá, quiénes no, quiénes piensan en los ciclos del Karma, etc. Escuchándolos queda claro cómo las religiones son la respuesta de los seres humanos a la conciencia de mortalidad. Hay una sección dedicada a los intermediarios y los "profetas autoproclamados", en donde se recogen las biografías de gentes muy diversas, como Monseñor Escribá de Balaguer, Billy Graham, el Dalai Lama o bien Ron H. Hubbard (el fundador de la cienciología), el Reverendo Moon o el señor Elijah Muhammad, el de la Nación del Islam, que sostiene la superioridad de la raza negra ya que los blancos son una mutación monstruosa. No quiero ser chinchorrero pero llama la atención la cantidad de estos profetas o iluminados que han tenido problemas con la ley. Cuesta ver a Billy Graham, Luc Jouret o Edir Marcedo y no pensar de inmediato en Elmer Gantry pues la naturaleza imita al arte, como decía Oscar Wilde.

La verdad es que merece la pena acudir a la exposición aunque sólo sea por ver la imagen de la derecha, que representa a fieles hinduistas tan contentos pues van a darse un baño en el Ganges, con lo que se purificarán. Ya hace falta tener fe para pensar que sumergiendo a esa muchedumbre polvorienta en el río saldrá alguien "purificado".

Y hay más cosas, hasta una obra de teatro sobre "Conflictos y convivencia" que no llegué a ver porque tiene unos tiempos y hay que esperar a que comience.

¡Ah! Y tiene entrada gratuita, cosa nada baladí.

sábado, 22 de septiembre de 2007

Más sobre Público.

Parece que sí, que Público tendrá su edición digital. No sé de dónde saqué que no la tenía. En todo caso me alegro porque un diario sin edición digital no tendría buena andadura. Y yo se la deseo inmejorable pues pienso que la libertad en gran medida es posibilidad de elegir entre opciones alternativas, incluida la opción de no elegir. Por tanto, a mayor cantidad de periódicos o de partidos, más libertad. Por eso me alegro de que haya un periódico nuevo, Público, y un partido nuevo, UPD, con independencia de que lo vote o lo lea.

Ahora bien, tanto los diarios como los partidos tienen algo en común con el común de las mercancías, esto es, son productos que es preciso "vender" en el mercado, han de conseguir lectores y electores; si no los consiguen, tendrán que echar el cierre. Por supuesto, hablamos de sociedades libres. A las de partido único y prensa monocorde no se les presenta ese problema, pues los lectores y electores no tienen nada que elegir. Y, además de hablar de sociedades libres, conviene que las empresas que fabrican esos productos (que, por supuesto, son mercancías sui generis) estén sanas, sean prósperas, obtengan beneficios. Si no son fuertes, si no tienen beneficios sino pérdidas, los diarios y los partidos, para sobrevivir, han de conseguir subvenciones y cabe recordar que "quien paga, manda".

¿Y qué es lo primero que se hace con una mercancía o producto nuevos? Estudiarlo, examinarlo, atender a lo que dice el fabricante y ver si se corresponde con la realidad. En cuanto a Público, si me dicen que va a ser un diario de izquierda, progresista, que no va a tener editoriales, que va a privilegiar la información gráfica, que su estilo no será difícil sino llano, que reequilibrará la relación entre política, economía, ciencia, etc en favor de las últimas y que dará especial importancia al deporte, al punto de equipararlo a la política para quienes decidan empezar la lectura del diario por la última página; si me dicen todo esto, pienso que ese diario no coincide en absoluto con la idea de izquierda que yo tengo. Quizá sea un anticuado pero no entiendo cómo alguien puede decir que un diario va a ser de izquierda y progresista pero no va a tener editoriales porque "las personas jurídicas no tienen opinión". Entonces ¿quién tiene la opinión de izquierda y progresista en el diario? Supongo que no los columnistas que, en principio, hablan por ellos mismos e imagino y espero que habrá de todo. ¿Se manifestará la opinión en la información? Bueno eso es lo que pasa de ordinario, pero contradice la regla número uno del periodismo que obliga a diferenciar opinión e información, al menos en teoría. Y, en todo caso, como se diga que la opinión impregnará la información auguro a Público tantos lectores como al Telegrama de Valdelapuerca.

He dicho que no coincide con la idea de izquierda que tengo yo, no que sea o no de izquierda porque en esto de qué sea o no "de izquierda" en nuestras sociedades hay tanto acuerdo como acerca del sexo de los ángeles, y especialmente en la izquierda. Basta con leer precisamente las noticias sobre el mencionado diario. Según quién las dé vemos en el horizonte la aurora roja de un Kronstadt mediático victorioso o la puesta en marcha de un periódico progubernamental a seis meses de las elecciones, para que el PSOE tenga su medio de expresión, igual que lo tiene el PP con El Mundo, el ABC y la La Razón. Porque, obviamente, todo el mundo sabe que El País no lo es. También puede encontrarse la "explicación" de que Público será el enésimo intento de la burguesía de tratar de engañar a la gente mediante medios cuya única consigna es la manipulación. El único que no manipula, http://www.iskra.rev.

Es ingenuo juzgar a las gentes de Público por lo que dicen o digan. Hay que hacerlo por lo que hagan. Y si hacen lo que han dicho y lo he interpretado bien, el diario no me parecerá de izquierda, aunque haya gente que así lo crea.

Por descontado, este criterio es ético, no estético y no tiene nada que ver con el juicio de calidad que pueda merecer el producto en otros aspectos, como diseño, maquetación, etc. Me da que va a tener demasiado color, con lo que habrá quien lo tome por un comic, lo que tampoco tiene por qué ser necesariamente malo.

Por descontado asimismo mi fidelidad a El País, no es prueba empírica del carácter inelástico de la oferta/demanda de prensa, ni producto de un interés inconfesable pues bien se ve que no tengo nada que ver con él, ni se debe a que me gusten doña Rosa Montero o el señor Juan Cruz, a quienes hace años que no leo por encontrarlos insoportables. No, mi fidelidad a El País en donde escribe gente muy variada a la que leo nada, a veces, con frecuencia pero nunca siempre, se debe a que, a mi modesto entender, con todos sus defectos (cargante elitismo, exclusivismo, clientelismo, etc.) es el mejor periódico en España con mucho de acuerdo con criterios bastante objetivos como rigor de la información, abundancia de documentación, profesionalidad en la redacción, pluralismo en la opinión. Los demás van por detrás; algunos, mucho.

Por último, si se escora poco o mucho a la derecha suele depender de los momentos pero, en general El País es bastante conservador, especialmente en asuntos atingentes al País Vasco y Cataluña.

Finalmente me resulta muy difícil entender cómo se trata de competir con El País aplicando criterios no ya distintos, sino contrarios a los que han llevado a este diario al triunfo de ser el primero de España.


La mota roja.

Hay en los nacionalismos algo de sectas y en las sectas algo de asesinas. Ese sumergirse en un mundo cerrado sobre sí mismo, con sus pautas, sus ritos, sus juicios tajantes sobre el bien y el mal, el amigo y el enemigo, su cultivo del odio al distinto, al forastero; ese aniquilar la voluntad personal, al servicio de una causa colectiva, ese monólogo perpetuo, el mantra invocado hasta la saciedad, tiene que dar comportamientos neuróticos, agresivos, asesinos.

El cartel que, al parecer, estaba ayer en el portal del señor Rivera, dirigente de Ciutadans, con el cartucho clavado en la frente del interesado recordaría a uno de aquellos Readymades de Marcel Duchamp y suscitaría el jolgorio que siempre mueven las piezas surrealistas de no ser porque detrás de ésta en concreto puede encontrarse cualquier asesino, dispuesto a cometer el crimen anunciado en pro de la Patria mancillada por la bota extranjera, el imperialismo español o alguna sandez de ese tipo.

¿Qué otros comportamientos o fenómenos trae a la memoria esta siniestra hazaña del cartelito? Todas las señales y signos que se usan en las guerras de religión, en las limpiezas étnicas, en los pogroms, en los actos de racismo colectivo, en las actividades de la mafia, en las prácticas de la delincuencia organizada.

Da vergüenza que pasen estas cosas.


viernes, 21 de septiembre de 2007

Bienvenido, Público

Se ha presentado en Madrid el nuevo diario Público, que estará en la calle el próximo veintiséis de septiembre, que costará 0,50 euros, carecerá de editoriales, no dará especial relevancia a la política, traerá mucha ciencia y economía, tendrá una última página de deportes, quiere captar lectores juveniles y reñirle el terreno de la izquierda a El País.

No sé yo. Como lector de El País tendré que tener algo mejor para cambiarme de periódico, si no, ¿por qué lo haría? No parece que quienes presentan el producto lo consigan. Algunas innovaciones que se anuncian pueden ser contraproducentes. Por ejemplo, eso de que el periódico no tendrá editoriales bajo el argumento de que las personas jurídicas no tienen opinión. Un diario sin editoriales es una novedad; pero no necesariamente bneficiosa. Los editoriales sirven para atribuir una posición determinada al periódico, del tipo de "el País dice hoy...", etc, en el fondo una licencia literaria similar a la que permite a muchos periodistas escribir cosas como "París rechazará el tratado" o "Londres duda de las intenciones de Moscú". En fin, no seré yo quien defienda los editoriales, lugares donde los periódicos pretenden adoctrinar a sus lectores, pero no acabo de ver un diario sin ellos.

Si no hay editoriales, en ¿qué se notará que el diario es progresista, de izquierda? En los columnistas, que lo harán explícito (aunque nunca se sabe con esta subfamilia del homo sapiens, especialista en sobrevivir en contextos hostiles) y en el modo de enfocar las noticias, donde habrá más carga implícita.

Por todo lo que va viéndose, parece tratarse de una reedición de aquel proyecto que lanzó un grupo español en común con la Bertelsmann alemana, un diario popular que se definía como el "diario de los que no leen diarios". Este Público dice venir ahora en busca de los nuevos lectores que, como a la perdices los perros, han levantado los diarios gratuitos. Deben de haber hecho un sondeo y descubierto que a la gente le giban las cosas muy densas y elaboradas, algo de lo que se acusa a El País como periódico demasiado elitista, pero el caso es que este tipo de conciudadano a quien se quiere vender el nuevo diario es más una ficción que una realidad. ¿Mendas dispuestos a pagar 0,50 euros por leer? No creo sean muchos. Es más o menos el mismo dibujo de clientela de Izquierda Unida, gente más radical que el PSOE, más cercana al mundo del trabajo, con menor nivel educativo (como media) y que prefiere leer cosas más livianas. Pero el respaldo electoral de Izquierda Unida no da magnitudes halagüeñas para el éxito empresarial de un proyecto.

Uno de los cálculos más habituales en relación con el nuevo partido de los señores Díez, Savater etc consiste en averiguar a cuál de los otros restará votos la nueva formación. Lo mismo cabe decir del nuevo periódico, esto es, a cuál de los establecidos causará mayor merma de lectores. Los comentaristas insisten en que, a tenor de la proclamación programática de la izquierda y el progresismo, el afectado será El País. Me da la impresión de que por el tipo de lectores que dicen ir buscando, el más afectado será El Mundo.

Me parece que no anuncian edición digital. Es sorprendente, teniendo en cuenta que varios de los que lo hacen son blogueros de éxito y/o veteranos y saben que lo que no está en la red no está en el mundo.

Craving for Cravan.

En el cine del Círculo de Bellas Artes de Madrid ponen -creo que hoy es último día- el documental de la imagen, una peli de Isaki Lacuesta con Frank Nicotra y la decisiva participación de Eduardo Arroyo y María Luisa Borrás estrenada en 2002. El film es una indagación en la corta y extravagante vida de Arthur Cravan y su no menos misteriosa muerte. Arthur Cravan, cuyo verdadero nombre era Fabian Avenarius Lloyd, nació en Lausanne en 1887 y debió de morir, pues no se sabe de cierto, en algún punto del Golfo de México cuando se embarcó con un amigo en un barquito con ánimo de alcanzar las costas de La Argentina.

Di con Cravan hace hace ya algunos años, cuando empecé a interesarme por los fenómenos de desdoblamiento de personalidad, los dobles, en la literatura. Más específicamente, cuando buscaba autores que hubieran utilizado heterónimos, como Pessoa, por ejemplo. Cravan los batía a todos. Publicó durante un par de años una revista literaria llamada "Maintenant" hacia los años de 1912/1915 en la que él escribía todos los artículos, poemas, críticas (algunas de ellas realmente feroces, como la que dedicó al Salon des independents, a los que calificaba de "farsantes") y crónicas. Todo. Y firmaba cada pieza con distintos seudónimos. Lo cual coincidía con su forma de vivir. En los años que residió en París, antes de la Primera Guerra Mundial, tenía a gala crear un personaje distinto de sí mismo cada semana.

Tanto la revista como el autor se encuadran claramente en el dadaísmo y el surrealismo. Pero en mi opinión Cravan fue más allá porque no solamente escribía (y está por ver si también pintaba, porque no es cien por cien seguro que sean suyos los cuadros que se le atribuyen) en lo que después sería dadaísmo y surrealismo sino que vivía como un dadaísta o surrealista. Francis Picabia o Marcel Duchamp, entre sus amigos surrealistas, eran verdaderos burgueses a su lado.

Era sobrino de Oscar Wilde y este parentesco lo tuvo en ascuas toda su vida. Aunque no llegó a conocer a su famoso tío, sí acabó publicando en su revista que se lo había encontrado en París (por entonces Wilde llevaba nueve años muerto) y que vivía, noticia que recogió el New York Times y, en consecuencia, se columpió.

Además de poeta, crítico, fanfarrón, bebedor, pendenciero, Cravan era boxeador. Esta faceta pugilística del personaje ha fascinado a mucha gente, entre la de hoy, el pintor Eduardo Arroyo. Precisamente hace unos meses, visitando una exposición de Arroyo, encontré los dibujos sobre Cravan con grata sorpresa. En la peli, Arroyo se explaya sobre las razones de su dedicación a Cravan. Éste desafió al campeón del mundo de pesos pesados, Jack Johnson, el combate tuvo lugar en la plaza de toros de Barcelona en 1916 y Cravan fue literalmente arrollado por el campeón y si duró seis asaltos fue porque había tongo, aunque consiguió el dinero suficiente para pagarse un viaje a los EEUU, en donde buscaba refugio como desertor, razón por la que acabó en México, en donde desapareció.

Todo un personaje este Cravan. Entre las teorías o leyendas que circulan sobre él, está la que asegura que Cravan no murió, se quedó en Mexico y publicó sus obras siguientes firmando como B. Traven. Se hace difícil admitir que un dandy nacido en Suiza pueda escribir novelas como El tesoro de Sierra Madre, Gobierno o El barco de la muerte. Por muy dadaísta que sea.

jueves, 20 de septiembre de 2007

¿El bueno y el malo?

Cualquiera que haya atendido a las recientes comparecencias de los señores Rodríguez Zapatero por un lado y Nicolas Sarkozy por el otro puede haber concluido en una primera impresión que están claras las diferencias entre la izquierda y la derecha. La izquierda redistribuye, ayuda a los más necesitados, endereza los entuertos del mercado y amplía derechos; la última prueba, la pedrea de doscientos diez euros para los jóvenes entre veintidós y treinta años que ganen menos de veintidós mil euros brutos al año, lleven cuatro residiendo en España y no alquilen a parientes. Espero haber reproducido correctamente las cifras. La derecha debilita la protección jurídica del trabajo (contratación), reduce o elimina subvenciones y prestaciones sociales y pasa por encima de derechos adquiridos tras años, decenios, siglos de lucha. La prueba esa oferta de "nuevo contrato social" del señor Sarkozy, que quiere acabar con los regímenes especiales de la seguridad social (asimilándolos al régimen general), la semana de treinta y cinco horas, el tratamiento favorable de las prejubilaciones y la obligatoridad del retiro a los sesenta y cinco años.

Piano, piano. Ni lo primero tiene que ser necesariamente de izquierdas ni lo segundo de derechas. La política es un espectáculo, sí, pero no hay que dejarse engañar por él pues nada es enteramente como parece y a veces hasta es como no parece. Lo de menos es si la medida sobre la vivienda del Gobierno socialista es o no "electoralista", signifique esto lo que signifique. Y es lo de menos porque faltan unos seis meses para las elecciones y para entonces ya se le puede haber sacado la punta negativa, que la tiene y gorda. Lo primero que se me ocurre pensar de este Gobierno tan europeísta es qué significado tiene el requisito de los cuatro años de residencia en España. Supongo que pretende excluir a muchos extranjeros y me pregunto si ese requisito se puede mantener frente a una impugnación en virtud del estatuto de la ciudadanía europea y la libre circulación de las personas en la UE. Supongo que sí, pero podría intentarse la impugnación.

Por lo demás, el punto oscuro de la medida es su impacto en el mercado y la previsible reacción de éste, consistente en incrementar los alquileres. Si esto sucede, la medida no beneficia especialmente al sector enfocado y, en cambio, perjudica claramente a quienes tienen menos de veintidós y más de treinta años, ganen más de veintidós mil euros al año, lleven menos de cuatro residiendo en el país o hayan alquilado a parientes. Este es un problema que tienen siempre las llamadas "leyes medida" propias del Estado del bienestar, que son leyes pero no son leyes pues carecen de universalidad y generan agravios o, como dice el señor Sarkozy, con mucha razón generan "más injusticias que justicias". Por descontado que todo cuanto se haga por remediar el problema de la vivienda será poco y que las medidas de alivio, mitigación, protección, etc también son necesarias sobre todo para el "aquí y el ahora" que la gente quiere ver. Pero estos problemas tienen causas estructurales del sistema productivo en su conjunto que hay que abordar a medio y largo plazo y, de eso, me da la impresión, el Gobierno socialista no parece enterarse, absorbido como está en explicar y justificar la gestión pasada y ganar las próximas elecciones. Una situación que no es la más propicia para políticas de principios sino más bien de gestos.

Por el otro lado, el programa reformista del presidente Sarkozy, expuesto ayer en el Senado. Este Sarkozy tiene mucha miga. Cuando las pasadas elecciones presidenciales, servidor era partidario cerrado de la señora Royal. Y perdimos, porque la señora Royal no consiguió convencer a la mayoría de los franceses. Obvio. Pero el señor Sarkozy está resultando ser un presidente de talla insospechada. En poco más de cuatro meses, ha afirmado la posición de Francia tous azimuts. Ha incorporado a personas de izquierda a su gobierno, se ha reconciliado con los yankees, ha impulsado de forma decisiva el proceso de unidad europea, se ha mostrado duro con los inmigrantes y los delincuentes sexuales y quiere reformar el estado del bienestar de un modo radical porque, según él, no es "sostenible financieramente". A uno le gustan unas decisiones más que otras, pero lo que es evidente es que el señor Sarkozy no quiere ser un presidente ausente. Casi nadie conoce el nombre del primer ministro francés, Mr Fillon; en cambio todo el mundo sabe que el señor Sarkozy y el señor Brown andan pensando en meterse por su cuenta en una guerra contra el Irán. Esto, la verdad, ya parece una pura rebatiña a ver quién pilla más petróleo.

El rollo ese de la "bancarrota del Estado" ya en la forma de "crisis fiscal" ya en alguna otra es la agorería en que coincidieron los críticos conservadores y los marxistas del Estado del bienestar en los años setenta. "Caballeros, ¡así vamos a la ruina!". Casi cuarenta años después, aquí estamos y de ruina, nada. Es lo malo que tiene profetizar a años vista; mejor hacerlo a siglos, incluso a milenios; es más seguro. Por supuesto, ha habido que reformar y se ha reformado, provocando a veces muchos enfrentamientos sociales pero en líneas generales el modelo se ha mantenido.

Y en algunas de las reformas que propone el señor Sarkozy tiene toda la razón. Es verdad que muchas prestaciones por desempleo y otras frenan el empleo. Sabemos que es así, los llamamos "efectos no queridos" de ciertas políticas sociales. Será bueno que se haga algo contra los "efectos no queridos". ¿Y qué decir de los "regímenes especiales", verdaderas excepciones privilegiadas a favor de cientos de miles de empleados públicos? ¿Es de izquierdas mantener el régimen especial de jubilación del personal de la Ópera de París, establecido por decisión de Luis XIV, el Rey Sol, en 1698? ¿O el de la marina comercial y de pesca, establecidos en 1709? ¿Es de izquierda conservar relaciones jurídicas del ancien régime evidentemente gremiales, como si la Revolución francesa no hubiera tenido lugar? Estos y otros casos no menos interesantes, como los ferroviarios, los mineros, el personal de la Comédie Française, etc son los que permitieron a los teóricos políticos de los años ochenta y noventa hablar del "neocorporativismo" de nuestras sociedades. La fuerza se basa en el carácter monopólico de ciertas actividades públicas que defienden privilegios frente al régimen general de la seguridad social. Los regímenes especiales, innecesario decirlo, suelen ser deficitarios años tras año.

Si tuviera que decidir cuál de las políticas analizadas beneficia más al Estado del bienestar, me atrevería a decir que las del señor Sarkozy. Pero también es cierto que no es razonable juzgar la tarea de un gobierno por una medida específica en una situación concreta y hay que hacer un juicio de conjunto.

¡Felicidades, Sofía!

Ayer cumplió dos años mi nieta Sofía, que tiene como veinticinco días menos que su tío, mi hijo Ramón y año y medio más que su otro tío, mi hijo Héctor.

Por supuesto tuvo su tarta que, como se aprecia, es de chocolate con piñones y nueces. Ahí se la ve quién sabe si meditando sobre lo rápido que pasa el tiempo (caramba; parece que fue ayer cuando saqué la cabeza al mundo en un hospital de Barcelona). O quizá se pregunta qué significado tendrá ese signo cabalístico con una lucecita en la chorola (¿y qué querrán estos mayores que haga yo con la lucecita? En otras palabras, ¿qué se espera de mí?). Bueno, en todo caso, la llama es siempre símbolo de la vida y si ahora no "entiende" el significado de lo que sucede, lo hará dentro de unos años, cuando vea esta foto, amorosamente guardada junto con otras de la infancia en algún álbum.

El caso es que, a poco de encontrarse con el fenómeno, entró en escena el torbellino del mundo y resultó que no bastaba con contemplar con asombro sino que era necesario hacer algo. ¡Ay madre mía!

¡Soplar! ¡Hay que soplar! Y héteme aquí que aparece tu madre, mi hija Inés, convertida en diosa de los vientos que logra el milagro de extinguir la llama para robarle el misterio de la luz y guardárselo en el bolsillo porque ahora tienes un año nuevo que vivir y no es cosa de que el dos se derrita que, además, pondría perdida de cera la tarta.

Ayer descubrimos que Sofía cumple años a dos días de su santa. Nos enteramos porque los Príncipes de Asturias celebraron la onomástica de su segunda hija, una muy reciente. Nuestra Sofía es mayor.