sábado, 31 de marzo de 2007

De cómo miente la prensa de la derecha.

En su edición de hoy, 31 de marzo, el diario digital ultra Minuto digital destaca en titulares la noticias que pueden verse en la izquierda, esto es, que una página de un Partido Nacional Socialista Verde Libertario (por nombres, que no quede) alemán incluye entre sus "páginas amigas" un enlace que lleva directamente a la web del PNV.

Por cierto, que alguna vez habrá que comentar este hecho de que los nazis de toda la vida, ahora se han hecho ecologistas y, por lo que vemos aquí, también "libertarixs". No es muy sorprendente, ya los hitlerianos fundadores de la marca se llamaban "socialistas" y de socialistas tenían lo que Benito Mussolini quien, por cierto, perteneció al Partito Socialista Italiano antes de fundar los fascios. En todo caso, no haya duda, si se navega un poco por la página web del tal PNSVL alemán, entre la hojarasca anticapitalista, humanista, ecologista, asoma la pezuña de la bestia parda. Basta con ver una foto de un desfile de portaestandartes del Partido Nazi, el de Hitler, con el Deutschland erwache!".

Y, efectivamente, en la columna verde de la izquierda, encabezada por una esvástica vemos, al fondo, el enlace al PNV. Por eso, cargándose de razón, los de Minuto Digital dicen;

"Como todos nuestros lectores saben, los enlaces en internet solo se colocan en páginas web cuando la destinataria es una web 'amiga' y en política cuando el partido linkeado es considerado como 'hermano' y de igual ideología.
La cuestión es que las actitudes del PNV permitiendo agresiones a quienes no piensen como ellos negándose a condenar los actos violentos de sus militantes recuerdan otros tiempos. Por algo será que los 'nazis' los toman como referente."
Contundente, ¿eh? ¿Qué más pruebas queremos de que los del PNV son nazis? Y, sin embargo, Minuto Digital miente a sabiendas. Basta con seguir el link en la página de los nazis para llegar a la página del PNV donde, junto a una esvástica tachada, hay un rotundo comunicado de desmentido, de fecha 9 de enero de 2006 en el que, entre otras cosas se dice:
"1. EAJ-PNV desconocía hasta hoy la existencia de la web Libertarian National Socialist Green Party.
2. Nadie ha solicitado siquiera a EAJ-PNV permiso para incluir banner alguno, ni se ha producido información previa al respecto.
3. EAJ-PNV se ha dirigido ya a la web Libertarian National Socialist Green Party exigiendo la inmediata retirada del banner.
4. EAJ-PNV se reserva las oportunas acciones legales."
Pero de esto no se dice nada en la crónica del Minuto Digital. He aquí cómo una media verdad se convierte en una manipulación y una mentira completa.

Por cierto, después de más de un año, ¿cómo es que el PNV no ha conseguido que los jueces obliguen a los nazis a quitar su link?

Y lxs políticxs de la derecha.

Después de que un grupo de sinvergüenzas lleve tres años haciéndose rico a base de propalar las mentiras y patrañas más estúpidas sobre el atentado del 11-M, tomando a la población española por una colección de necixs; después de tener que aguantar documentales de TeleMadrid en los que un tipo deleznable desprestigia y pone en solfa las investigaciones de cientos de funcionarios, policías, fiscales, jueces, en base a fábulas amarillas sacadas de la prensa amarilla; después de ese mismo tiempo soportando la chulería grosera de los locutores de la COPE que atacan todo lo que tiene dignidad en el país y ensalzan todo cuanto es indigno; después de escuchar a los obispos auténticas barbaridades antidemocráticas y verlos aplaudir las manifas de la derecha como si trataran de volver a invocar la cruzada.

Después de todo eso sólo faltaba ver a este sujeto, Díaz de Mera, tratando de colocar sus mentiras en sede judicial y refugiándose luego en un chapucero "secreto de confesión", pretextando no querer revelar las fuentes cuando es obvio que no tiene ninguna y que todo son cuentos inventados para atacar el proceso del 11 y subvertir el curso de la justicia.

Quien quiera saber qué clase de individuo es Díaz de Mera, a quien El Mundo, probablemente por afinidades electivas, considera un hombre de honor, sólo tiene que escuchar la entrevista que le hicieron al alimón Pedro J. Ramírez y Federico Jiménez Losantos para La Mañana de la Cope . De eso hace ahora seis meses. Corrían otros tiempos, la apertura de la vista oral del proceso quedaba lejana y a este truhán, que había sido Director General de la Policía y es ahora eurodiputado del PP, se le calentaba la boca soltando infamias e insidias de todo tipo y mentiras sobre la fabulosa conexión islamo-etarra, jaleado por Ramírez y Losantos. Y no se pierdan el cuidadoso interrogatorio sobre explosivos a que el señor Ramírez somete en antena a este individuo, subrayando su condición de Director General de la Policía con "amplia experiencia", cuando es evidente que, como licenciado en Historia y nombrado a dedo para el cargo, no tiene ni idea de lo que habla; pero lo hace con aplomo, como si supiera distinguir la dinamita del regaliz.

Y ahora, cuando tiene ocasión de probar sus acusaciones e insinuaciones, pretexta compungido temores sobre la integridad física y/o moral de su supuesta fuente para dar a entender a la desesperada que la tal existe cuando existe tanto como los burros voladores. Una técnica típica de tramposo que ya está costándole cara por cuanto acabará procesado por desobediencia. Imagino que, cuando la Eurocámara reciba el correspondiente suplicatorio, levantará la inmunidad de este embustero para que quede bien clara su condición.

Y, de paso, queda también clara -si alguna vez no lo estuvo- la catadura moral de todxs lxs que han estado tres años fabulando memeces para enturbiar las investigaciones e impedir que se haga justicia, porque, con la justicia, replandecerá la verdad y, con la verdad, el comportamiento de lxs gobernantes del PP en el momento del atentado del 11-M, intentando un engaño en masa a la ciudadanía española con el fin de ganar las elecciones tres días después sobre más de 190 muertxs y 1000 heridxs.

En mi opinión, la insólita crispación que vienen azuzando en los últimos tiempos está movida por la repugnancia que se producen a sí mismos.

viernes, 30 de marzo de 2007

11-M: el misterio del informe evanescente.

El señor Díaz de Mera se ha lucido en el juicio. Tres años acusando al Gobierno de ocultar un tremebundo informe que prueba la ETA conection y cuando puede mostrarlo con luz y taquígrafos, a los ojos de todo el mundo, para poner de relieve la inverecundia gubernativa y sustentar con poderoso brazo las sospechas de la autoría etarra en la masacre, resulta que el informe no parece, que él no lo ha visto, que ni le suena, sino sólo en su "música general" y que ni siquiera puede decir el nombre del colega que le habló de él, con lo que ahora se arriesga a que lo procesen por desobediencia, ocultación y qué sé yo cuantas galopinadas más. Todo un señor eurodiputado; del PP, claro es.

El asunto es ya tan lamentable que hasta su partido, como su desodorante, lo ha abandonado. El señor Rajoy le pidió que colaborara con la justicia y ni el señor Acebes, aunque lo intentó, pudo retorcer las cosas, como acostumbra, para exonerar a este acusador sin pruebas (o sea, a este presunto calumniador) y conseguir que alguien dé la cara por él. Cosa difícil, al haberse puesto el hombre solito en una posición insostenible. Hasta el sindicato mayoritario de la policía, intentado echarle un capote corporativo, ha venido a decir que quien le dio la información sobre la conexión de ETA lo engañó. No sé si hay una imagen más patetíca que la de un policía engañado.

Al final, la defensa del señor Díaz de Mera ha quedado encomendada a la gárrula procacidad del locutor obispal quien, con su habitual comedimiento, dictaminaba ayer que el ministerio del Interior está en manos de gangsters ¿Por qué será que a mí me parece que lo que está en manos de gangsters es la emisora COPE?

Comprendo la desazón que afecta a las gentes que se han tragado o han encontrado convincentes las patrañas, embustes, insidias y mentiras que llevan tres años soltando los medios y el partido de la derecha sobre el 11-M. Con lo que ya sabemos del juicio es patente que la mentira de la conexión etarra es eso, mentira.

Pero hay más. El desarrollo del juicio no solamente ha probado ya que la fábula de ETA no se tiene de pie, sino que lo está probando de forma muy cómica. Porque es cómico montar una campaña contra un Gobierno basada en una mentira y en una mentira estúpida ya que, curiosamente, ese informe sí existe, pero obra desde el principio en poder del juez de instrucción Del Olmo y en él se dice justamente lo contrario de lo que anda propalando el señor Díaz de Mera desde hace tres años, esto es, que no hay conexión alguna entre ETA y el once de marzo.

Este Díaz de Mera no parece tener muchas luces.

París: ¿a quién beneficia la violencia?

El martes pasado hubo una jornada de violencia en la Estación del Norte, intercambiador de metro y RER para las banlieux del norte de París. En breves líneas, el asunto fue el siguiente: un joven congolés, Angelo Hoekelet, salta limpiamente la máquina picabilletes. Lo aborda un par de agentes de la empresa de transportes, RTP, hay un forcejeo, interviene la policía y reduce con violencia al pretendido polizón. Hay un tumulto, unxs 200 jóvenes más, probablemente, se piensa, convocadxs por SMS, hacen frente a los policías. De pronto, sin saber cómo, la estación se llena de cientos de CRS en pleno atavío antidisturbios, con perros policías y lanzabotes de gases lacrimógenos, que cargan sin contemplaciones contra los jóvenes y practican una decena de detenciones. Hay disturbios y actos de vandalismo. Quien quiera ver el video de Le Monde, que pinche sobre la imagen .

Hasta aquí, nada que haga sospechar algo extraño. Al día siguiente, el nuevo ministro del interior, sustituto de Mr. Sarkozy, Mr. François Baroin, dice que el polizón congoleño es un ilegal con antecedentes y que lleva veinte años sin papeles. El juicio ha quedado aplazado hasta primeros de abril y el abogado del detenido sostiene que no es un ilegal y que es ciudadano francés de pleno derecho.

Numerosos testigos presenciales que han hecho llegar sus comentarios y videos a los periódicos coinciden en que la carga de la policía fue descomedida e imprevista. Muchos dicen que los CRS actuaron como rambos, con intenciones provocativas. Por supuesto, cientos de policías (algunos hablan hasta de un millar), no se materializan en menos de tres minutos, si no están preparados muy cerca. Y, en efecto, otros testigos dicen que había decenas de autobuses de los CRS estacionados en las inmediaciones de la Estación del Norte. La opinión más extendida es que nadie se explica el comportamiento de la policía.

¿No? Pues tampoco parece tan difícil. Ayer también, a menos de un mes de la primera vuelta en las elecciones presidenciales, el candidato de la derecha, Mr. Nicolas Sarkozy presentaba por fin su programa electoral: un folleto de 16 páginas del que se han tirado ocho millones de ejemplares y cuyo capítulo fuerte es, como ya se esperaba, la seguridad. Creación de un ministerio de inmigración e identidad nacional, imposición de cupos de inmigrantes, endurecimiento de las condiciones para la reunión familiar; en una palabra, mano dura para imponer la ley y acabar con "la ley de las bandas" en las banlieux. Así pues, no es dificil de entender, ¿verdad? Cuando una actuación policial parece una provocación es porque lo es. Y ¿qué más quiere el candidato de la UMP que el día en que presenta su programa propugnando mano dura contra la delincuencia, orden en las banlieux, etc, los franceses tengan imágenes de vandalismo como la de más arriba en las pantallas de sus televisores? Por cierto, si pinchan en el video, fíjense en los policías de paisanos que acompañan a los CRS uniformados y van disfrazados de jóvenes alborotadores y cuya función, obviamente, es provocar.

Por supuesto, el programa de Mr. Sarkozy tiene otros puntos y espero poder postear sobre él en unos días, comparándolo con el de Mme, Ségolène Royal, que cada vez va peor en los sondeos. Sniffs.

Impresionante.

Tengo una serie de fotos tomadas por el hubble. Todas ellas son bellísima. Véase la de la izquierda, que son dos pulsars y por eso se llama "sistema doble". Esos racimos de luminarias, que parecen expandirse ante nuestros ojos, la amalgama de luz en contraste con la oscuridad del universo, las estrellas de coronas rojizas (que, al parecer, delatan la velocidad con que se alejan de nosotros) y la nebulosa azul forman una composición extraordinaria que suspende el ánimo y suscita sentimientos de admiración sin límtes. No me resisto a mostrar el paralelismo con uno de los más denostados pintores contemporáneos, de esos de los que los de gusto clasicista dicen que la suya no es pintura ni nada, sino meros chafarrinones, Jackson Pollock, (dos de sus famosas Lavanda y Convergencia). A veces hay que mirar la pintura con ojos cósmicos.


jueves, 29 de marzo de 2007

El juicio de queremos de sabé.

Hay que postear con más frecuencia sobre la vista oral del 11-M porque pasan cosas sorprendentes. Debemos de llevar ya como un mes y no hay ni rastro de etarras. A este paso, no sé qué tendrá que poner TeleMadrid para mantener viva la llama de la indignación ciudadana que quiere saber qué pasó realmente aquel 11 de marzo. Mientras las cosas las publicaba El Mundo y las cantaba la COPE estaban meridianamente claras: Josu Ternera se había puesto de acuerdo con Rodríguez Zapatero para cometer un atentado que cambiara el gobierno legítimo de España, un gobierno de españolazos como Dios manda, por otro de vendepatrias de alfeñique

Pero al pasar el asunto al procedimiento judicial todo se ha estropeado y ya no hay modo de manipular. Lo que se ve en la sala va quedando meridianamente claro; un fastidio. De los etarras, nunca más se supo. El tal Trahorras está desconocido. Manolón largó todo lo que sabía. Ahora resulta que no había golpe de Estado alguno. No ignorábamos que el ex-minero es hombre de indudadble pragmatismo, dispuesto a contar la guerra civil siempre que le paguen. A lo mejor hay alguien que le paga más o él ha decidido ejercer gratis et amore, cosa desatinada porque la tarea de embarullar las cosas es muy cara y difícil. A este paso ya no va a bastar ni con Esperanza Aguirre soltando insidias sobre la furgoneta Kangoo, la mochila de Vallecas y el coche Skoda. ¿O era la Kangoo del Skoda, el coche de la furgoneta y la Kangoo de Vallecas? Con lo que le costó a este estado mayor del embuste y la patraña construir tal fabulación y sin los dineros de una Opa de Endesa.

El colmo ha llegado con la declaración de Agustín Díaz de Miera, antiguo alto cargo de la policía con el PP y hoy aurodiputado del mismo partido, quien se ha visto obligado a negar al tribunal el nombre del otro policía que fue quien lo puso sobre aviso de que había un documento que probaba la conexión ETA, documento que, de no haberlo sustraido el Gobierno, dejaría en evidencia la sucia maniobra islamo-etarra. Este juez quiere saberlo todo, sin darse cuenta de que puede poner en peligro el armazón que habían levantado trabajosamente entre El Mundo, la COPE y el PP.

Está claro: en este asunto no hay ETA-killers, igual que en el Irak no hay armas de destrucción masiva. Es palmario, evidente, que lxs miembros del Gobierno de Aznar mintieron para meter al país en una guerra como la del Irak y mintieron otra vez cuando, como consecuencia de aquella decisión bélica y criminal, se produjo el atentado mayor de la historia del país. Trataron de endosárselo a ETA, llamando "miserable" a quien no creyera la versión, y contra todo sentido común y pruebas de hecho. Y llevan tres años propalando disparates, decididxs a deslegitimar el juicio del 11-M, que está siendo ejemplar. Sobre todo, gracias al juez Bermúdez. A ver, ese Bermúdez, ¿no tendrá algún lío que se le pueda sacar? ¿Cómo vamos a dejar que la realidad nos estropee tanto buen reportaje?



La izquierda nostálgica.

Se produjeron los dos actos de la izquierda. Al final, pusieron los dos en la misma planta, así se podía ir de uno a otro sin necesidad de fatigar la escalera o hacer amigxs en el ascensor. En el del homenaje a Wildebando Solano (imagen de la izquierda) se vio un video-documental en catalán, contando la vida del señor Solano, engarzada en la evolución del POUM en los años 30, con especial atención al momento en que los comunistas secuestran a Andreu Nin, lo torturan y lo asesinan después, sin que, al día de hoy tengamos seguridad de en dónde esté enterrado.

En la foto, Jaime Pastor en primer término y Wildebando Solano en el centro. Noventa años muy bien llevados, con mucha dignidad. Y hubo bastante gente. Más de la que convocaron los de El Viejo Topo. (Foto de la derecha, con Miguel Riera en primer plano). Si los primeros, de la Fundación Andreu Nin, estaban homenajeando a Wildebando Solano, los segundos se homenajeaban a sí mismos en su aniversario. Dijeron haber venido a Madrid en busca de ideas, de cómo mantener una publicación que fue un referente de la izquierda del país, que en sus momentos de mayor esplendor llegó a tirar 50.000 ejemplares y actualmente no pasa de 16.000.

En general, me dio la impresión de que en ambos actos se respiraba un clima como de nostalgia, una especie de recordatorio de lo que fue y que trata de sobrevivir y ser en un mundo muy diferente, cuya compleja realidad escapa a las categorías de análisis que sirvieron, quizá, en su día, pero han quedado anticuadas. Como dos pecios de la izquierda del siglo XX a la deriva en el XXI. Con mucha dignidad, desde luego. Y haciendo realidad aquellos versos:

Old soldiers never die; they just fade away.


Cuba, mi hijo.

Mi amigo Xabier Vila-Coia ha publicado el libro de fotos cuya imagen se ve en la de la izquierda, en la editorial La Pinga Ediciones, que debe de ser él mismo. Recoge en el libro una buena colección de fotos que hizo de un viaje y estancia de 14 meses en la isla en 2003. Son fotos sin texto, que pretenden ilustrar el resultado de un trabajo de investigación que el autor define en el prólogo como empirio-realismo y cuya característica fundamental, en cuanto que método de acción consiste en lo que llama la participación provocativa que, como su nombre indica, consiste en vivir en la realidad de la que se quiere dar cuenta y "provocar" en ella el acontecimiento. A primera vista puede resultar, en efecto, un poco provocativo, deliberadamente provocativo y, desde luego, lo es, si se lee ese prólogo, por lo demás lo único escrito del libro (pues el resto son imágenes), con el título de "la cientificación del arte: del Dadá al Yoyó".

Recorriendo las fotos, agrupadas por grandes bloques temáticos, casi todas ellas de La Habana, se va descubriendo una especie de hilo narrativo, algo que ya se deja entrever en la sutil ambigüedad del título que puede querer decir dos cosas, según como se entienda el término "utopía". En un primer sentido, quizá el más obvio, parece querer decirse que el socialismo es una posibilidad, esto es, la vieja idea que llevó a Engels a contraponer el socialismo científico (el suyo, claro), al utópico que, por no ser científico, no sería realizable. En un segundo sentido, si se toma el término "utopía" en su aspecto valorativo, como la sociedad ideal, la impresión que parece transmitirse es que el socialismo es una cruda y desagradable realidad, nada envidiable y que uno no desearía que le sucediera en vida.

Supongo que el punto de vista del autor se encuentra en algún impreciso punto medio entre las dos interpretaciones, una especie de mirada serena, comprensiva con las características del sistema de la isla y crítica también con ella. Por muy provocativa que haya sido su participación y muy participativa su provocación, es una mirada ajena la que se posa sobre la realidad y nos la trasmite, con una mezcla de ironía y comprensión.

Abundan las imágenes de grandes carteles con consignas revolucionarias de todo tipo y en todas partes. Cuba es una sociedad permanentemente movilizada , como lo eran todas las antiguas sociedades del llamado "socialismo realmente existente" de las que se decía que lo que era socialista no existía y lo que existía, no era socialista. Hoy han desaparecido, como barridas por el viento de la historia. Queda alguna, como esta cubana y aquella característica de la permanente movilización está muy agudizada. El continuo aleccionamiento a base de consignas por doquier trata de mantener un grado elevado de conciencia ciudadana y, por lo general, lo que suele acabar logrando es el efecto contrario: la indiferencia y la burla.

Vila-Coia tiene ojo para los detalles significativos de la arquitectura urbana. El libro trae muchos testimonios de La Habana vieja: los edificios modernistas, como el de la imagen, en un estado notable de deterioro. Creo que esa es la impresión que me dejó La Habana en el único viaje que hice allí a mediados de los años 90. Edificios y calles en mal estado entre los que se desarrollaba una vida bulliciosa, con esa alegría diáfana que sólo se encuentra en los países del Caribe.

Por supuesto, la obra trae también abundante testimonio gráfico de la población y sus formas de vida, la abigarrada mezcla étnica, las tonalidades de lxs mulatxs, la vida de los barrios, los colegios, con sus actividades al aire libre y los uniformes de lxs escolares. Y también la omnipresencia de esos viejos cochazos de fabricación estadounidense, los Cadillacs, Oldsmobiles, Chevrolets, Buicks de los años 50 que ya no se ven en ninguna otra parte del mundo, salvo en las películas de aquellos años, de Doris Day y Rock Hudson, con sus carrocerías pintadas de colores vivos y que, piensa uno, es un milagro que sigan funcionando, probablemente provistos con piezas de recambio de vaya Vd. a saber dónde. Ese parque automovilístico que era el típico de La Habana y toda Cuba en los tiempos de Batista y que se quedó como congelado, cuando los revolucionarios de Sierra Maestra, entonces jóvenes y hoy superannuated acabaron con aquel régimen proyanqui para instalar otro que trajo un indudable avance en todos los órdenes, justicia social, un bienestar mejor distribuido, pero no más libertad y que sustituyó durante muchos años la dependencia de los EEUU por la de la Unión Soviética y el conjunto de los países del Este. Como puede verse en la última imagen de la izquierda en la que, bajo un cartel que haría las delicias de un Spinoza, autor de un Tratado Teológico-Político, pueden verse modelos de Lada soviéticos, que junto a los Zhiguli o los Trabant de Alemania Oriental, vinieron a substituir a los de fabricación estadounidense.

Me ha gustado el recorrido en imágenes; me ha hecho revivir recuerdos únicos de esta isla única. La luz, sobre todo su luz.


miércoles, 28 de marzo de 2007

Tengo una pregunta para Vd.

No estuvo mal el programa de TV1 de ayer, aunque le faltó agilidad. Sería bueno que Lorenzo Milá explicara cómo se decidió quién y qué preguntaba. Lo digo porque, aunque prácticamente todas las preguntas fueron críticas, la primera, a cargo de una joven con pinta de Nuevas Generaciones, sonaba a preparada y ensayada a la legua: una soflama demagógica con la mentira habitual de los trolls del PP en todos los foros de "votante-socialista-estafadx-engañadx". Vamos, como de risa. Excepción hecha de esa primera pregunta-provocación, el resto sonó bastante más natural y auténtico. Incluso las otras -escasas- que se le hicieron sobre asuntos políticos de interés general.

La mayoría de la gente preguntó asuntos específicos, a veces estrictamente personales. El agricultor que quería que le dieran soluciones para el hundimiento del cultivo de la remolacha es un buen ejemplo. Es curiosa la tendencia que tenemos los ciudadanos a que los poderes públicos solucionen nuestros problemas personales. Luego, muchxs de estos que quieren que el Estado les resuelva un problema concreto, con su pensión, su negocio, su empleo precario o su vivienda son votantes neoliberales, de los que abominan de la intervención del Estado.

El presidente del Gobierno estuvo bastante bien, suelto, haciéndose con el escenario -se movió con mucha más soltura que el presentador, que estaba como agarrotado tras el burladero- y, por seguir con el símil taurino, supo "parar, templar y mandar". Me gustó en especial la respuesta a otra de esas preguntas de "todos los políticos son iguales, todos crispan", etc que dejó claro que no todxs son iguales ni todxs crispan por igual. Hizo buen uso de ese acervo que tiene al recordar que en sus años de dirigente de la oposición jamás criticó al Gobierno en política antiterrorista que, como todo el mundo sabe, en cambio es lo que hace ahora la oposición. Mejor dicho, es lo único que hace. Como es su fuerte, por ahí va a ganar de nuevo las elecciones.

Los que se lo pusieron difícil fueron los jóvenes con las preguntas sobre la vivienda. Quedó claro que el Gobierno no tiene un plan en la materia, ni podría tenerlo, dado que las competencias en la materia han sido ya traspasadas y, sobre todo, quedó claro que tampoco piensa mover una labor legislativa más contundente en contra de la especulación del suelo. También hubo una pregunta muy buena, igualmente de caso individual pero generalizable sobre la inexistencia de juzgados que tramiten los casos de abusos sexuales cometidos con menores. El señor Rodríguez Zapatero trató de no contestar pero la señora le forzó a hacerlo y aquél tuvo que acabar admitiendo que tomaba nota. Es, en verdad, una laguna. Existen juzgados especializados en violencia de género en los que se trata, precisamente, de evitar la doble victimización, pero no se ha pensado en los menores víctimas, con lo que se da la paradoja de que haya jurisdicción de menores, sólo cuando son los acusados, pero no cuando son los acusadores, que han de ir por la vía penal ordinaria.

Lo del café, que es de lo que más se comenta en la blogosfera, me pareció anecdótico. Tres inmigrantes, cuando menos, hicieron visible la importancia de la inmigración en España, lo que fue un acierto.

Lo más llamativo, me parece: ni una pregunta sobre Europa, la constitución europea, etc. Luego vienen las quejas y lamentaciones porque la abstención en las elecciones al Parlamento Europa es muy alta. Y más que será si Europa y la integración europea no se convierten en tema de debate público.


Finale (de hoy por la mañana, tras haberlo pensado un poco más)

No sé si sobrevivirá este formato. Es demasiado estático y sin posibilidades. Se presta demasiado al lucimiento monologal del entrevistado. El público hace preguntas, si, pero luego no puede seguirlas y se queda el resto del programa callado, de figurón, como en una peli de terror. Y eso sin ontar a los que van y no pueden ni preguntar

El infierno iraquí.

"El infierno existe", parece que ha dictaminado Su Santidad. En efecto, se llama Irak. No vamos a entretenernos mucho con las cuestiones infernales. Dada la naturaleza de todo asunto religioso en todos los órdenes del saber, es claro que, cuanto se afirme de Dios o de su circunstancia, pertenece tanto (o más) al campo del deber ser como del ser. En cuanto objeto científico, Dios deja bastante que desear y parece una entidad desiderativa. En definitiva, cuando Benedicto XVI afirma que el infierno existe, el asunto significa que Benedicto XVI quiere que el infierno exista. La Teología es una forma de la psicopatología. Ya hace falta ser mal bicho para querer que exista algo tan horripilante como un castigo eterno. Hasta Juan Pablo II, que era bastante ultramontano, dejó en las tinieblas de la duda la existencia del infierno. Pero este guardián de la doctrina de la fe, ha restablecido su existencia. Estoy seguro de que, de existir Dios, ya le habrá reservado un lugar en él.

Para mí aquí no hay más que el infierno iraquí, del que los EEUU tendrán que salir por decisión senatorial antes del 1º de marzo de 2008. El Senado ha seguido el ejemplo de la Cámara de Representantes, vinculando la ley de ampliación de crédito con una fecha fija de retirada del Irak y en términos aun más perentorios que los de la Cámara. Por fin, el Congreso de los EEUU empieza a respirar. Ahora el Presidente puede vetar la ley, trazando una línea de conflicto entre la Presidencia y el Congreso. No hay duda de que eso sería lo que haría el primer Bush y sus amigos los halcones "neocons". Pero ahora estamos al final del mandato, los "neocons" ya han mostrado alcanzar las mayores cotas de ineptitud y crimen que cabía imaginar. Cuestión de ver si el Presidente osa vetar la medida. Así lo ha reafirmado, pero es el primero en saber que, si veta, con el proyecto se van los fondos que ha pedido para seguir cometiendo sus fechorías en Mesopotamia. Así que tendrá que elegir entre cometer más crímenes hasta marzo de 2008 o cometer los mismos hasta diciembre del mismo año. Angustiosa elección.

martes, 27 de marzo de 2007

La farándula.

Hoy se celebra el día internacional del teatro. Buena idea para dar un empujoncito a un espectáculo por el que llevan repicando a difunto las campanas por lo menos desde la invención del cine. Repicando inútilmente porque el teatro no puede morir. No no puede haber sociedad sin teatro. Aunque se haya intentado muchas veces. Excepción hecha de la antigua Grecia, en donde el teatro era la columna vertebral de las fiestas cívicas y del teatro No japonés, que es un espectáculo complejo y socialmente establecido desde el siglo XV, del que sale luego el kabuki, más popular, en casi todas las sociedades los poderes seculares y eclesiásticos han solido mirar con malos ojos la actividad teatral, cuando no la han prohibido directamente. Los teólogos y eruditos españoles debatieron mucho sobre la licitud del teatro. Mi bisabuelo, Emilio Cotarelo, dejó escrito un volumen de bibliografía sobre el asunto (Bibliografía de las controversias sobre la licitud del teatro en España, Madrid, Biblioteca Nacional, 1904, reeditado en 1997 por la Universidad de Granada), tan viva hoy como siempre. Tiene el teatro un elemento crítico, iconoclasta, rupturista que no complace nada a los poderes constituidos.

La famosa Carta a D'Alembert, de Rousseau, es asimismo una pieza en descrédito del teatro, en la que se rechaza la petición del enciclopedista francés de que se establezca un teatro en Ginebra, donde estaba prohibido desde los tiempos de Calvino. Porque no sólo los católicos, también los protestantes, en especial los puritanos, abominaban del espectáculo teatral. Y, si no podían prohibir las funciones, ponían condiciones y cortapisas. Por ejemplo, en la época isabelina en Inglaterra estaba prohibido que las mujeres fueran actrices, lo que obligaba a que sus papeles fueran representados generalmente por castrati o por adolescentes. Ello daba lugar a un doble equívoco verdaderamente curioso porque no era raro, sobre todo en las comedias de enredo, que las mujeres se disfrazaran de hombres para conseguir sus designios, con lo que, al final, nos encontramos con una curiosa figura que siempre me ha fascinado: el hombre que se disfraza de mujer que se disfraza de hombre. Como el famoso cuento chino de la mariposa.

En cambio, en los periodos y sociedades más avanzadxs, el teatro experimenta un gran auge. Basta recordar su importancia al comienzo de la Revolución Bolchevique, en los años veinte en Alemania y Austria, en los treinta, durante la República en España, de nuevo en los 50, en Alemania oriental. Pero no es necesario que las sociedades estén en convulsión para que el teatro ejerza mucha influencia. El teatro burgués romántico y después naturalista y realista de todo el siglo XIX fue muy importante para la sociedad de la época: Hugo, Vigny, Ibsen o Chejov son figuras esenciales en la sociedad de su tiempo. Como Dürrenmat, Ionesco o Beckett a finales del siglo XX. O Handke ahora mismo. Recuerdo que cuando vi el Insulto al público, en los primeros 70 salí pensando precisamente eso, que el teatro no puede morir. La sociedad no puede prescindir del teatro porque no puede prescindir de los espejos. ¿Cómo sabríamos cómo somos si no hubiera espejos?

Mujeres.

En el post de ayer sobre Europa puse esta "foto de familia" y sucedieron dos cosas: mi amiga Amalia mandó el post a una red de mujeres que investigan asuntos de género y mi alter ego bloguero, Joaquim, dejó dicho:

"Personalmente, me importa un rábano lo que mis representantes políticos tienen en la entrepierna, por mí como si tuviéramos un Gobierno español o una Comisión Europa formada íntegramente por castrati; lo me preocupa es lo que tiene esta gente dentro de su cerebro, no debajo de la cintura./Algún día habría que hablar serio y largo de estas cuestiones, Ramón."
Así que decidí que era buen momento para hacerlo. Pongo otra vez la foto y hago ahora otra pregunta, si la miramos con lo que suponemos ha de ser la mentalidad de la gente dentro de 50 o 100 años, ¿no resulta ridícula o por lo menos extraña? Hoy también se estrena el TV1 un nuevo programa llamado "Tengo una pregunta para Vd." en el que 100 personas van a preguntar al señor Rodríguez Zapatero. Una empresa ha escogido a esas cien personas para que sean una muestra representativa de nuestra sociedad. Y ¿qué composición tiene la muestra? 51 mujeres y 40 hombres. Como es lógico, dado que esa es la composición de la sociedad en cuanto al sexo, que es una circunstancia socialmente tan importante como la riqueza y más que la confesión religiosa. Sin duda, es imaginable un mundo de igualdad en el que, al componerse de modo aleatorio un conjunto como el que se reunió en Berlín, tuviera esa composición de género. Pero, ¿cuál es su probabilidad? Muy, muy por debajo de uno, ¿verdad? ¿Por qué, sin embargo, ahora es tan cercana al uno?

Obvio. Porque un complejo sistema de discriminación y exclusión, tradicional y moderno, basado en la violencia, en la ideología, la religión y la manipulación, se encarga de mantener la injusta situación de subordinación de las mujeres al día de hoy. Sin duda se está haciendo y se viene haciendo mucho desde hace algunos años, pero es insuficiente como se ve en la foto y se desprende de las estadísticas sobre salarios (inferiores) de las mujeres, posiciones de responsabilidad (menos) de las mujeres, etc.

Hay dos argumentos que suelen emplearse, en concreto en la izquierda, en contra de esta opción de plantear siempre (y cuando digo siempre es exactamente eso, siempre) la cuestión de género en todos los debates sociales. El primero viene a decir que la legislación (ya nadie, supongo, objeta a que estas cosas haya que hacerlas a base de leyes) de discriminación positiva atenta contra la igualdad del Estado de derecho. La respuesta es: no más que cuando existía la discriminación (mujeres sin capacidad jurídica en ningún aspecto de la vida, ciudadanas de segunda) sin que nadie viera entonces peligro alguno para el susodicho Estado de derecho.

El otro argumento es el que dice que esta actitud feminista desvía la atención de los asuntos verdaderamente importantes que son, por ejemplo, los de saber qué ideología tienen quienes mandan y no a qué sexo pertenecen. Eso será cuando sea posible y cierto que las mujeres tienen iguales posibilidades de mandar que los hombres, cosa que no sucede ahora. Ese no suceder es una evidente injusticia. La subordinación de la mujer es una injusticia de milenios, que está atrincherada en las instituciones y los usos sociales, las creencias, la lengua misma. Luchar contra las injusticias es tarea autoproclamada de la izquierda. Luchar contra ésta es atender a una revolución de alcance aún por determinar.

Uno de los aspectos de esas luchas es hacer efectivo el derecho de las mujeres a ser como Angela Merkel (o como Rosa Luxemburg), a gobernar mal... como los hombres, por lo demás. El derecho de las mujeres a ser visibles. Para que cuando dentro de 50 o 100 años, quienes miren esa foto de familia se rían por verla tan ridícula como debiéramos verla ahora.

Coincidencias.

Este post es una queja. A ver si hacemos bien las cosas. He recibido dos invitaciones a actos de la izquierda que me interesan. Una es de la Fundación Andreu Nin: homenaje a Wildebaldo Solano, mañana, a las 19:30 en el Círculo de Bellas Artes, 4ª planta. La otra es la que se ve más abajo: Viejo Topo, 30 años y edición facsimilar de los primeros de la revista, mañana también, a la misma hora en el mismo sitio pero 5ª planta.

¿Qué hacemos quienes estamos interesados en los dos? Supongo que lo más sensato será imitar al señor Jordi Dauder quien, como puede verse en ambas invitaciones, participa en los dos actos al mismo tiempo, como Dios. Y, al ser actor, a lo mejor participa también en la celebración del día del teatro, como el ausente. Lo que Dauder hará, seguramente, será presentar el acto de la Fundación Nin y, acto seguido, abrirse a la mesa redonda de El Viejo Topo en el piso superior. Que seguramente será lo que tengamos que hacer quienes queramos ir a las dos: subir y bajar pisos.

Por lo menos, podían haberlos puesto en la misma planta, así pasábamos la mayor parte del tiempo en el pasillo, que es donde suele concentrarse el personal para hablar de sus cosas.

No sé, colegas, bueno es que la izquierda no esté unida, pero no hasta el extremo de contraprogramarse.

lunes, 26 de marzo de 2007

EUROPO.

Ahí están, los 27 en la foto de familia, con algún añadido, ante la neoclásica Puerta de Brandenburgo, en un paisaje arquitectónico de gusto palladiano. Por ese lugar pasaba hace 25 años el muro que dividía la ciudad de Berlín en dos.

Contémplese la imagen. ¿Algo raro en ella? Efectivamente, sí señora, Europa, la Unión europea, es un asunto de hombres. La única mujer, la anfitriona, Angela Merkel, una de 27, el 3,7% del total. Definitivamente, a la Unión le queda un trecho para alcanzar algo parecido a la igualdad de género que predica.

La celebración del cincuentenario de la UE se ha cerrado con una breve declaración votada por unanimidad lo que significa, según dictamina François Bayrou, candidato centrista a la presidencia de la República francesa, que no dice nada. La doctrina de la Europa-chapuza se confirma. En la declaración con la que, según los medios, se desbloquea el camino de la Unión hacia la Constitución, no se habla de Constitución. De las 710 palabras del texto (he usado la versión francesa) el término unión o su derivados, aparece 20 veces. Casi una fijación. Díme de qué presumes...La libertad y la paz se mencionan expresamente cuatro veces cada una. El aspecto declarativo, por tanto, francamente endeble. El protodispositivo, vagaroso. Los 27 nos comprometemos a tomarnos en serio los "grandes desafíos" que son los conflictos en el mundo, el terrorismo, la delincuencia organizada, la inmigración ilegal, la política energética y la protección del clima. Sobre los acuciantes problemas de hoy, nos proponemos promover la "democracia, la estabilidad y la prosperidad allende nuestras fronteras". Aquí nadie habla de conflictos concretos como el de Oriente Próximo o el Irak. Prometemos asimismo ocuparnos de la "internacionalización creciente de la economía". En Europa, señora, no tenemos "globalización"; eso es un cosa de los yankies.

En cuanto a los firmes propósitos constitucionales, según la fórmula final, acordada tras frenéticos cabildeos hasta el último minuto, compartimos

"el objetivo de asentar a la Unión europea sobre bases comunes renovadas de aquí a las elecciones al Parlamento europeo de 2009".
Es decir, chapuza. Europa no pinta nada en el mundo y la integración está parada. Pero al menos disponemos de dos años para intentarlo de nuevo. La Constitución la frenó Francia en su día. Holanda se sumó más tarde. Será Francia quien la relance a partir de ahora. Por eso son tan importantes las elecciones a la Presidencia de la República cuya 1ª vuelta está fijada para el próximo 22 de abril. Mientras tanto, ha jugado la peculiar diplomacia comunitaria: no iban a dejar a Alemania colgarse la medalla del relanzamiento. Alemania es muy europea, pero Europa no quiere ser alemana.

En casa, a bofetadas.

Menudo editorial el de El País de ayer, titulado ¿Hasta dónde está dispuesto a llegar Rajoy? Me parece que es el más duro y taxativo que he leído en el periódico. Pero es una pena que sólo adopte esta actitud combativa cuando se meten directamente con él o con su bolsillo. Ahora sabemos por qué el señor Polanco se puso farruco: porque le están tocando la cuenta de resultados. En las Comunidades Autónomas gobernadas por el PP, al tratarse de otorgar licencias de audiovisual, a PRISA no le dan ni las sobras, y el pastel se lo reparten los grupos de la derecha, Vocento, Losantos, El Mundo, etc. Así en Madrid, Valencia y Murcia. PRISA no ha pillado nada. Una licencia en Andalucía con otra para Vocento porque los sociatas se toman en serio lo de la imparcialidad de la administración. A lxs del PP, eso les trae sin cuidado. Lo que quieren es generar hechos consumados cuanto antes.

En El País ya experimentaron en carne propia cómo las gasta la derecha con los medios no afines, cuando los señores Polanco y Cebrián estuvieron a pique de ir a la cárcel en una de las sórdidas y habituales maniobras en los tribunales del señor Aznar. Pero se les olvida. Se les olvida que la derecha no guarda la compostura democrática, como se probó cuando la señora Aguirre llegó a presidir la CA madrileña gracias a dos diputados tránsfugas. Y, si pueden, volverán a intentarlo. Entre tanto, doña Esperanza no concede una sola licencia al grupo PRISA por la misma razón por la que no da un euro a la asociación de víctimas de la señora Manjón. Sabe que por ese lado no conseguirá apoyo incondicional dé lo que dé; en consecuencia, no da. Al tratarse de dineros públicos, ¿qué tiene esto que ver con el código moral del comportamiento democrático, como se lamenta El País? Por supuesto, nada, pero ¿quién le dijo a El País en un primer momento que en el PP haya respeto por la democracia?

Algún día habrá que hablar del alcance de esa actitud reformista y conciliadora de ciertxs demócratas cuya moderación acalla asustada las voces de la crítica pero no les sirve de nada luego para salvarlxs de la degollina.

A la vista del intento de la derecha de acabar con el grupo Prisa, el único que le molesta de verdad, incluso metiendo en la cárcel a sus responsables, cabe preguntar qué significado tiene lo que dicen algunxs ultraizquierdistas a la violeta de que son todos iguales. Hace falta ser muy granuja para sostener que, aunque la realidad diga otra cosa, el fino análisis marxista prueba que tú y el que quiere encarcelarte sois lo mismo. Tan granuja para decirlo como bobo para creerlo.

domingo, 25 de marzo de 2007

Europa: elogio de la chapuza.

"O Freunde, nicht diese Töne!"

¡Tachín, tachín! Cincuenta aniversario del Mercado Común (MC), convertido en Comunidad Económica Europea (CEE), depurada en Comunidad Europea (CE) y transformada (de momento) en Unión Europea (UE). Esta sucesión de siglas refleja las metamorfosis de la organización que, a su vez, ilustran las del continente; un continente, el único del mundo, en el que todo se mueve permanentemente, las fronteras se desplazan, los Estados se escinden o se unifican, los regímenes cambian; un continente vivo en continua efervescencia. ¿Cuándo fue la última vez que cambió una frontera o surgió o desapareció un Estado en América?

Lxs europexs estamos orgullosxs de lo conseguido hasta la fecha, desde que este proyecto (dado que hubo otros antes) arrancó un 25 de marzo de 1957 en Roma. Bueno, no todxs. Hay otrxs, y son muchxs, en cantidades variables, según los países, que no solamente no lo están, sino que creen que todo lo que tiene que ver con la UE es un desastre. Unxs porque la ven como un monstruo burocrático, otrxs como un nido de banqueros ladrones, otrxs como una liga de privilegiados contra los pobres del Tercer Mundo, otrxs como un quilombo mestizo donde se pierden las esencias de nuestras razas puras etc. Quienes estamos orgullosxs de lo conseguido, también lo estamos de que haya tanta variedad de visiones. Bueno, tampoco todxs; a algunxs (también cantidad variable, según país) esta variedad les parece un desastre. Es Europa.

La UE es un prodigioso monumento a la chapuza, una muestra de la insólita capacidad europea para el apaño, el pasteleo, la solución ingeniosa, la capacidad de improvisación, virtudes todas ellas no privativas de los pueblos latinos. Desde que tengo uso de razón, lxs agorerxs amenazan con el hundimiento de la Unión cuyo estado natural es el de crisis cuando no por una cosa, por otra. Y, al final, siempre sale adelante con alguna laña, algún arreglo de última hora. En los años 60, la crisis de la "silla vacía" amenazaba con dar al traste con la Unión. En los 70, el pomposamente llamado "déficit de legitimidad". En los 80, el fracaso del mercado único. En los 90, con el fin de la guerra fría, los terrores de la ampliación. A partir del 2000, el desastre de la Constitución Europea. Y, después de cada crisis, una chapuza: en los 60, el "compromiso de Luxemburgo"; en los 70, la "serpiente monetaria" y la elección directa del Parlamento; en los 80, el Acta Única; en los 90, Maastricht y la moneda única; a partir de 2000, ya veremos.

La chapuza es el alma de Europa porque es la fórmula de la vida misma, que no se deja apresar por ningún proyecto, programa, "blueprint", modelo, pauta o patrón que quiera imponérsele, por esclarecido, prometedor o emancipador que diga ser. Europa es y no es la Europa de los Pueblos, la Europa de los Estados, la del Capital, la de los bancos, los sindicatos, las regiones. Europa es y no es Europa. ¿Prueba? Sencilla: ¿alguien puede definir la Unión Europea? Sólo quien lo haga a través del "No": no es un Estado, no es un organismo internacional, no es un Tratado. No se sabe qué sea. Pero es. Vaya si es. Que nos lo digan a quienes aún recordamos las fronteras interiores, las aduanas, las distintas monedas...

Cuando hoy, domingo 25 de marzo de 2007, el señor Romano Prodi, expresidente de la Comisión Europea, actual presidente del Gobierno italiano, democristiano de izquierda, entre otras personalidades, hable en nombre de la ciudad de Roma hace 50 años, transmitirá también al continente (pues así lo ha dicho ya) el mensaje del Papa Benedicto XVI quien recuerda que los católicos deben participar en política para defender la familia, el matrimonio (lxs suyxs, claro) y otros valores, algunos de los cuales me parecen fáciles de compartir y otros se me antojan repelentes. Como europeo escucharé lo que diga el Papa por persona interpuesta y como europeo pondré en solfa lo que no me parezca de recibo. Los católicos, dice ahora Benedictus XVI, deben participar en política. ¿Se acuerda alguien del non licet, cuando Pio IX, no menos Papa que éste, prohibió que los católicos participasen en política? Es que el Vaticano, la Iglesia católica toda, es también típico producto de la infinita capacidad europea para la chapuza. Veinte siglos de chapuza.

Nota bene: este post es complementario de otro publicado en el blog La otra chilanga, sobre igual tema pero con otro contenido, más pensado para un público latinoamericano. Aunque esto de pensar en públicos distintos en la blogosfera sea una tontería.

Segundas reflexiones sobre el boicoteo a PRISA.

A raíz de lo visto y leído ayer sobre la nueva ideaza del PP de boicotear a los medios de PRISA tengo algunas ocurrencias que expongo a vuela pluma y con ánimo liviano por ser domingo y señalada efeméride del 50 aniversario de la UE, espero que suficientemente celebrada en el post anterior, que mi curro me ha costado. Es mucho más fácil hablar de casa que del extranjero. Aunque haya que reconocer que, en buena crianza, la UE no es propiamente el "extranjero", como si se tratase de las Islas Vírgenes, sino más bien aquello que se inventaron aviesamente los soviéticos para convencer a los demás eslavos y no eslavos sometidos a su fraternal abrazo, esto es, el cuasi extranjero.

  • Negocio. Andaba El País algo alicaído porque las ventas no subían con la feroz competencia de los medios On line, empezando por la que el periódico se hace a sí mismo en su edición digital. El boicoteo hará subir las ventas. Publicidad gratuita para el diario. ¿Qué no darían los periódicos de la derecha, esos que hablan del "monopolio" de Polanco porque la libre competencia los deja atrás, por ser objeto de una medida así adoptada por el PSOE?

  • La indignación del señor Rajoy. La referencia polanquiana a la guerra civil ha indignado al señor Rajoy. El señor Rajoy se pasa la vida indignado con el Gobierno, ¿cómo no lo estará con lo que diga el señor Polanco, propietario del periódico que al señor Rajoy se le antoja baluarte del PSOE? En esta legislatura han estado llamándose "guerra civilista" (sic) unxs a otrxs sin descanso. Al señor Rodríguez Zapatero le han dicho que trata de resucitar la guerra civil por espíritu de venganza a causa de su abuelo, militar asesinado por los militares sublevados.
  • Don Hermann Tertsch. Hay quien dice que ese boicoteo es comprensible por cuanto el señor Polanco parece haber despedido al señor Tertsch, redactor de El País, por participar en el programa del señor Buruaga en TeleMadrid, un atropello que se quiere idéntico al que se cometió con el señor Yanke en esa misma cadena. Piano, piano: TeleMadrid es una empresa pública, mientras que El País es privada, con lo que los despidos, ambos ideológicos, tienen distinta naturaleza, siendo el privado aceptable (otra cosa es que sea legal) y el público, no. Pero hay más:

  • TeleMadrid. También se dice que el boicoteo es similar al que decretó el PSOE contra TeleMadrid. Eso es cierto y es inútil recordar que empezó el PP boicoteando 59 segundos. Esos boicoteos son pataletas. Lo que hay que hacer es criticar si se cree que el medio o el programa manipulan. TeleMadrid lo hace y el programa del señor Buruaga, mucho. Así (según tengo entendido, ya que yo no lo vi), el señor Tertsch es despedido no por participar en el programa del señor Buruaga, sino por dar a entender que lo hace en representación de El País. El señor Tertsch suele razonar en clave conspiparanoica, que no es el caso de su periódico. Debió desvincularse de éste y aclarar que participaba a título personal. Lo contrario huele a fraude y abuso de la buena fe de los telespectadorxs.

  • Doña Rosa Díez. También participó en el susodicho programa dando a entender que representa al PSOE. Como quiera que la señora Díez razona en clave PP, esa representación es una superchería y legitima la manipulación del señor Buruaga quien, al parecer, equilibra su programa con dos "representantes" de posiciones, digamos, progres que, sin embargo, sostienen los argumentos de sus oponentes. Si yo fuera el PSOE haría con la señora Díez lo que, al parecer (pues no consta aún) ha hecho el señor Polanco con el señor Tertsch: puerta. Al fin y al cabo, los partidos también son asociaciones privadas, aunque cumplan fines públicos.
  • sábado, 24 de marzo de 2007

    El boicoteo a PRISA.

    Están luciéndose. El País es uno de los mejores periódicos del mundo. Uno de esos que llaman "de referencia", cosa reconocida en todas partes, por el público en general y por los especialistas. Mutatis mutandi, es equiparable a Le Monde, el New York Times o cualquier otro de los grandes. ¿Qué se diría en los EEUU si uno de los dos partidos principales llamara a boicotear al Washington Post, por ejemplo, o en Francia si Sarkozy pidiera el boicoteo de Le Figaro? Ambos perderían las elecciones. Esa pasada del PP de pedir el boicoteo al completo grupo PRISA es una metedura de pata parecida.

    Que el PP y la derecha en general tienen ganas al grupo es cosa sabida. Ya en su primer mandato Aznar intentó meter a sus responsables en la cárcel con ayuda de un juez prevaricador. Al no conseguirlo, hizo un boicoteo de hecho durante las dos legislaturas. Quizá me equivoque pero no creo que concediera una sola entrevista a El País en sus ocho años de gobierno y sólo llamó por teléfono una vez para engañar al director acerca de la autoría del atentado de Atocha en 2004. La desmesura, el pataleo de la reacción de los conservadores a las declaraciones de Polanco pertenecen a su estilo, incrementan el barullo, la agresividad, la hostilidad de la derecha al sistema democrático en su conjunto y son terreno abonado para la violencia. Ya veremos qué pasa en la primera manifa de la derecha, cuando traten de informar sobre ellas los medios que el PP boicotea.

    No pueden soportar la prensa libre. Si estuviera en su mano, cerrarían El País porque la prensa que les gusta es la que se ve a la derecha. La que gustan leer los falangistas que se manifiestan junto con las NNGG del PP contra una decisión de la fiscalía.

    Esa demasía histérica, ese perpetuo tronar indignado contra todo lo que hace el Gobierno, esa bronca sistemática y movilización permanente en la calle son como los movimientos angustiados que hace el infeliz que ha caído en una ciénaga de arenas movedizas; cuanto más se agita, más se hunde. Como lleguen así a las elecciones de 2008 van a perder la mitad de sus votantes. El asunto es tan evidente que parece como si pensaran que no va a haber elecciones.

    El motivo de la explosión han sido las declaraciones del señor Polanco en la junta de accionistas de la empresa. Algunos medios ya empiezan a decir que dichas declaraciones son inoportunas, inconvenientes y polémicas. Es el inveterado miedo de los españoles a la derecha feroz. Si ésta insulta, amenaza, apabulla, no se dice nada; pero si la izquierda o hasta la derecha menos montaraz (al fin y al cabo el señor Polanco es más bien de derechas) manifiestan su posición con claridad, se les recrimina como si hubieran abusado de la libertad de expresión. ¿Abusar de la libertad de expresión cuando se dice que al PP le vale todo con tal de volver al poder o que las manifas de la derecha son franquismo puro y duro? Parece mentira. Todo el mundo puede ver las fotos con las banderas franquistas en esas manifestaciones y las banderas franquistas, es de suponer, son franquistas. Que al PP le valga todo para sus fines electorales lo sabe hasta la Capra Hispánica.

    Pero hay más. Aquilátese la concepción de la libertad de expresión y el juego democrático que tiene la derecha. Desde sus medios se insulta al señor Rodríguez Zapatero prácticamente todos los días y con el mismo argumento: que está dispuesto a todo (a romper España, a entregarse a ETA, etc) con tal de permanecer en el poder. Eso lo dicen los periodistas y políticos del PP. Además, desde los medios de la derecha se confiesa una abierta filiación política: Zarzalejos, Pedro J., Losantos, etc dicen a las claras que quieren que gane las elecciones el PP y hacen lo que pueden por conseguirlo. Son boletines del PP, cosa que, como es sabido, no es lo mismo con El País y el PSOE.

    El PP es cada vez más un partido antisistema, ultramontano y extremista que parece dispuesto a mantener este nivel agresividad y excitación hasta marzo de 2008. No quiero pensar en el verano que nos espera. Quizá sea inteligente que el Gobierno convoque elecciones anticipadas. Así nos libramos de estos espectáculos y los partidos conocen su auténtico apoyo electoral. Con los partidos, la gente. Con la gente, lxs hacedorxs de opinión, que son siempre lxs últimxs en enterarse de todo, y sabiendo ya el respaldo real en votos del PP, le pierden el miedo.

    Y del Irak hay que irse.

    Las imágenes que están llegando del Irak mezclan lo cómico y lo trágico. El episodio protagonizado por el nuevo Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon y el manager que tienen los estadounidenses en el país, Al-Mariki, cuando un bombazo interrumpió al primero, que estaba hablando de lo seguro que se va hoy por Bagdad, fue casi como de peli de risa. Hay que ver qué expresivo puede llegar a ser un inexpresivo rostro asiático.

    Al mismo tiempo, en el Irak siguen corriendo ríos de sangre, la guerra civil es un hecho, ya no se cuentan los muertos y heridos en atentados, y el país vive en el caos. La zona entera es un polvorín. La detención de los marines británicos por efectivos iraníes ha disparado los precios del crudo en el mercado, típica señal económica de un posible casus belli. Otro más.

    Entre tanto, en los EEUU, por fin, la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes se ha decidido a enfrentarse al Gobierno, aprobando la ampliación presupuestaria que éste solicita pero imponiendo un plazo para el fin de la agresión (ellxs lo llaman de otra forma) en el país del golfo en agosto de 2008. Es una decisión muy suave (que, por cierto, ha contado con 14 "noes" demócratas y 2 "síes" republicanos) que deja un margen de 15 meses para que el Gobierno siga haciendo barbaridades en el Irak; una decisión "de mínimos".

    Aun así, el irresponsable que gobierna el país y, con él el mundo, se lo ha tomado a la tremenda, al modo Rajoy y, rodeado de veteranos de la Legión Americana, afirma que vetará la ley. Es posible que lo haga, sobre todo si Dios se lo indica, pero se va a encontrar con un problema porque con el plazo de retirada veta también la ampliación presupuestaria. La revolución inglesa del siglo XVII empezó así, con el Parlamento negando al Rey los dineros que necesitaba para sus guerras. El asunto acabó costando la cabeza al Monarca. No llegará la cosa hasta ahí ahora, ni siquiera, probablemente, habrá intento de inhabilitación presidencial, pero si el grifo del dinero sigue cerrado, los gringos tendrán que irse del Irak.

    Salvo que el asunto de los primos británicos proporcione un pretexto. Desesperados como están los dos sujetos de las Azores (el hispano no cuenta, como no contó desde el primer momento, excepto para hacer el ridículo) pueden intensificar el disparate para acallar a una opinión pública cada vez más hostil.

    Pero antes o después tendrán que irse del Irak. Esa guerra está perdida. Como la de Vietnam. La opinión mundial es claramente contraria. Lo sensato sería llevar a los responsables ante el Tribunal Penal Internacional. Que ya veremos. Pero, de momento, que se vayan.

    viernes, 23 de marzo de 2007

    Peleas de intelectuales.

    En El País del domingo pasado abrieron un debate bien interesante sobre un fenómeno muy curioso: "¿Por qué los intelectuales de izquierda se hacen de derechas?" Participan dos conocidos intelectuales, los dos de izquierda, uno más radical que el otro, Francisco Fernández Buey, con un artículo titulado El truco de la autocrítica e Ignacio Sotelo con otro titulado Fin de las oscilaciones. El de Sotelo me pareció el más flojo de los dos y, a veces, incomprensible, cuando no claramente condicionado por la experiencia del autor en Alemania en los años 60 y 70. Casi cabría pensar que cree que esto de ser de izquierda o de derechas es cosa de modas y de ahí el título del artículo.

    El de Fernández Buey me pareció no solamente más interesante, sino más atingente a la cuestión que se trataba de dilucidar. Tendría dos cosas que reprocharle y nada baladíes. La una, que valore por encima de todo la perseverancia en las creencias como si ésta fuera una bendición de los cielos muy superior a la capacidad para cambiarse y adaptarse a la realidad que, al menos en el sentido político, no cesa de variar; lo que llama "transformacionismo" que no estoy seguro de que sea una elección terminológica acertada. La otra que dé la impresión de estar cien por cien seguro de saber qué sea la izquierda, concepto sobre el que, sin embargo, no reina general consenso. Por ejemplo, me atrevo a pensar que eso que se llama la "izquierda radical", comunistas y allegados, suele negar la vitola de izquierdistas a gentes como Ignacio Sotelo, socialdemócratas de toda la vida. Claro que el propio Sotelo parece darles la razón cuando habla de las "sedicentes izquierdas y derechas que en el fondo se parecen como dos gotas de agua"; justamente la teoría de "las dos orillas" o "son todos iguales" de los comunistas que, paradójicamente coincide con esa aparentemente amargada experiencia de la derecha de que, en efecto, "todos los políticos son iguales". Como me cuesta pensar que Sotelo se tenga por una gota de agua, sería cuestión de preguntarse desde dónde habla o cómo se considera a sí mismo. Por lo demás, quizá no le resulte sorprendente a Fernández Buey saber que mucha gente, incluso de izquierda, considera que los comunistas no son de izquierda.

    En verdad, este lío de quién es o quién no es de izquierda es bastante estúpido pero, como decía el filósofo, la "estupidez se hace invisible cuando se generaliza" y así hay que seguir escuchando a unos u otros bobos negándose mutuamente la condición de izquierdistas. Eso raramente se ve entre los de derechas.

    El caso es que, estando así las cosas, tercia en la polémica Fernando Savater con una carta de lector al día siguiente o al otro, titulada ¿Quiénes son?, en la que precisa algún punto a Sotelo, al citar tres nombres de casos de intelectuales que hicieron el trayecto contrario, esto es, de la derecha a la izquierda (Aranguren, Sacristán y París) y pone en solfa luego el argumento de Fernández Buey con bastante agresividad, viniendo a decir que esos intelectuales a los que el primero cree hay que rendir homenaje por haberse mantenido fieles a sus principios, en el fondo son más derechas que nadie... por omisión, por no haberse manifestado contra ETA desde siempre y a favor del Estado de Derecho en el País Vasco, y de las víctimas.

    Parece una carta impropia de Savater por la cantidad de falacias que contiene. En primer lugar, que haya habido un puñado de intelectuales fascistas que dejaran de serlo y se pasaran a la izquierda en la España de Franco es la excepción de la regla de que, en España y fuera de España, lo abrumadoramente frecuente es lo contrario, de la izquierda a la derecha. Y la soterrada acusación de derechismo por omisión a los intelectuales de izquierda a que pudiera estar refiriéndose Fernández Buey pasa por alto algún dato muy relevante pues si de biografías se está hablando: ¿cuándo empezó a condenar a ETA el propio Savater? ¿Cuándo a ponerse del lado de las víctimas fueran del partido que fuesen como dice? Porque, que yo recuerde, muchos intelectuales de izquierda empezaron a condenar a ETA ya bien entrada la transición y a ponerse al lado de todas las víctimas bastante más tarde. Quizá no sea el caso del firmante de la carta, pero sí de algunos intelectuales que, además han seguido siendo de izquierda. En realidad, el ataque de Savater es tan desaforado que le resulta fácil a Fernández Buey defenderse en una carta posterior, titulada Respuesta a Savater citando nombres de intelectuales que se han conservado fieles a sus principios y siguen siendo de izquierda, estando enfrentados al nacionalismo y a ETA.

    Por lo demás, con estos asuntos no se agota el apasionante tema propuesto a debate. Por supuesto que hay intelectuales que han pasado de la derecha a la izquierda pero lo cierto es que, salvas algunas excepciones, ese itinerario no es nada frecuente y los ejemplos y casos son poquísimos. Pienso que inexistentes entre intelectuales de prestigio internacional. Y también hay intelectuales, legiones, que han pasado de la izquierda a la derecha. Pero legiones: en el PP abundan como moscas y, mirando las columnas de El Mundo, La Razón, el ABC, Libertad Digital, etc, así como ciertas tertulias televisivas y programas de radio, se encuentra al resto. No hace falta dar nombres porque son muy conocidos. Y tampoco es preciso caer en el maniqueísmo que Savater critica. Ciertamente, habrá conversiones de la izquierda a la derecha dictadas por convicciones sinceras pero, mirando lo que se ve en los medios en España, la verdad, predominan los que parecen haber evolucionado por conveniencia personal, por despecho, por dinero o por vanidad herida que, tratándose de intelectuales, cuenta mucho.

    Y eso tampoco agota el elenco. ¿Qué decir de los intelectuales que han evolucionado desde la izquierda a un puntilloso "centro"? Por ejemplo, Antonio Elorza publicaba ayer mismo también en El País un artículo titulado Sin vida política en el que equiparaba al PP y al PSOE culpándolos prácticamente por igual del mal funcionamiento del sistema y el debate políticos en el país. Cómo se pueda equiparar el comportamiento de ambos partidos en las sesiones parlamentarias o con respecto al poder judicial es algo que sólo cabe entenderse en función de "transformismo" de que habla Fernández Buey. Cierto, el articulista dirige gran parte de sus acusaciones al PP, que es quien tiene el cuasi monopolio de la desestabilización en el ámbito parlamentario, en el poder judicial y algunos otros, mientras que el PSOE apenas si puede defenderse ante esa agresividad constante. Pero luego, tomando pie en la política exterior y algún que otro caso, sitúa casi a igual nivel al PSOE, al que corresponsabiliza de la inexistencia de la vida política. Cualquiera que vea la televisión o lea la prensa sabe que eso no es cierto, que el "todos iguales" es injusto. .. y además, lo que predica la izquierda radical por un lado y pretende dar a entender el PP por el otro. ¿Qué lugar correspondería a estos intelectuales?

    (En las imágenes, diversas tallas de los pueblos fang, songye y chowke).


    La poligamia en casa.

    Un hecho fortuito, el incendio de una vivienda en Nueva York en el que han muerto cinco niños, ha permitido descubrir que entre los inmigrantes en la Gran manzana no es infrecuente la poligamia. Saco la noticia del New York Times Como se trata de un delito penado con prisión y causa de expediente de expulsión del país,

    El cuadro, de Gyula Törnai, hacia 1865, "En el harén".

    la práctica existe clandestina; pero existe, y nadie sabe qué extensión puede alcanzar. A la vista de lo que allí sucede, la pregunta que se le plantea a uno en relación con Francia, con España, etc es ¿y no estará pasando aquí lo mismo? Los inmigrantes musulmanes tienden a vivir en núcleos cerrados, apenas se abren a contacto con otros grupos étnicos, el Corán permite al hombre tener hasta cuatro mujeres. La cuestión es saber cuántos polígamos hay en España.

    Y con esto del Corán hay que tener cuidado. Acabo de leer que una jueza alemana ha fallado admitiendo como base para su fallo la sura del Corán en que se permite pegar a la mujer díscola. Algo similar, aunque en sentido contrario, es decir, esclarecido, ha pasado en Inglaterra, en donde los Lores Judiciales (el Tribunal Supremo) otorga a los colegios la facultad para impedir que las escolares musulmanas aparezcan con los velos faciales.

    Como se ve, el problema es siempre el mismo, esto es, el Islam, que choca frontalmente con nuestros principios básicos. Si aceptamos la poligamia, las palizas a las mujeres y el velo facial estamos aceptando la existencia de ciudadanos de segunda entre nosotros. A su vez, una integración completa en la sociedad de acogida, por lo que se ve, es imposible. La cuestión es si somos capaces de insistir en que hay que acatar nuestros valores básicos sin adoptar actitudes proteccionistas o incluso puramente racistas.

    jueves, 22 de marzo de 2007

    Al asalto del Estado.

    Que el Partido Popular, también llamado Partido Pancartero está convirtiéndose a toda velocidad en el Partido de la Porra es evidente para quien observe el debate público, por llamarlo de alguna forma. Su estrategia es bien clara: como no puede gobernar (ya que en democracia existe la irritante y plebeya costumbre de que gobierne el que obtiene más votos), que no gobierne nadie y que todo salte por los aires. Para lograr tan loable propósito, la táctica que aplica es andar a coces con todas las instituciones democráticas y poderes del Estado, a ver si consigue que caigan en el desprestigio y se despierte el dormido genio de la raza en forma de algún salvapatrias que dé un golpe de timón o de lo que sea con tal de que se trate de un golpe, con consecuencias fáciles de imaginar. Pongo por ejemplo el ataque continuo a todos los poderes del Estado.

    Empecemos con el legislativo.

    En la sesion de control del Gobierno de ayer, la bancada popular volvió a organizar la algarabía habitual de gritos, abucheos, pataleos y rebuznos que alteran y degradan el normal negocio parlamentario. Es sorprendente que pregunte nada al ejecutivo si luego no está dispuesta a escuchar las respuestas. Pero es que esos espectáculos vergonzosos no son una excepción que un alma caritativa pudiera atribuir a un momento de arrebato, sino algo deliberado y programado. Se llega a esta conclusión mediante un sencillo razonamiento: dada la disciplina férrea de todxs lxs diputadxs de todos los partidos, especialmente del PP, bastaría con que los tres adalides conservadores reunieran a sus señorías y les dijeran que no berrearan para que las dichas señorías no levantaran la voz. Como eso lo sabemos todxs, resulta claro que el sistemático vociferar en el hemiciclo es política programada del grupo popular. ¿Con qué fin? Con el muy obvio de deslegitimar al Parlamento ante la opinión pública y generalizar la convicción de que todos lxs políticxs son iguales y etc, etc.

    Sigamos con el Ejecutivo.

    Del respeto que el PP tiene al Gobierno da buena cuenta la sarta de insultos e improperios con que sus diputadxs, afiliadxs, simpatizantes y votantes regalan a su Presidente: bobo solemne, simple, traidor, genuflexo ante ETA, radical (sic), incompetente...Y no solamente en sede parlamentaria, sino dondequiera: en la calle, en sus medios de comunicación, en las pastorales de la jerarquía o en sus manifestaciones. Este tipo de ataque, sin embargo, es el menos grave dado que en democracia es habitual culpar al Gobierno de todo, según el viejo adagio italiano del piove, porco governo. Claro que se hace de forma menos tosca pero supongo que ésta puede atribuirse al exceso de testosterona con que los dioses han bendecido siempre a esta indómita raza. Lo más grave es que en el paquete entre ya también el Jefe del Estado, la Corona, vaya. Mi simpatía por esta institución es igual a cero, pero, en tanto exista, creo obligado atender a sus reglas de funcionamiento, sin intentar violentarlas y servirse de ella para fines faccionales. No se trata solamente de que desde algunos medios de la derecha, como la COPE, se ataque con frecuencia a la Monarquía, porque eso entra en los márgenes de la libertad de expresión. Se trata de que la derecha no instrumentalice la institución en provecho de sus fines partidistas. Que el señor Sanz, presidente de la CA de Navarra sostenga que cualquier alteración en el estatuto del antiguo Reino no dejaría indiferente a la Corona es un desafuero que no debiera dejar indiferente a la Corona. Ciertamente que la relación de Navarra con España es un pacto articulado en el fuero cuyo garante último es el Rey. Pero eso no autoriza a una parte de una parte del pacto a servirse de la figura del garante porque eso es jugar con fuego.

    Y terminemos con el judicial.

    El comportamiento del PP respecto a la administración de justicia en sentido amplio en España no solamente no es de respeto, sino de franco boicoteo. Prácticamente no queda tribunal, magistradx o procedimiento judicial que el PP no esté dispuesto a reventar en virtud de ese planteamiento de hundir aquello que no puede controlar. Tres buenos y recientes ejemplos aparecen en los episodios que han afectado al Tribunal Constitucional, con una recusación falaz que ha puesto en entredicho la independencia del alto órgano; al Tribunal Supremo, con un nombramiento de sala (la que ha de decidir sobre las listas de Batasuna) aparentemente trucado que están investigando los órganos pertinentes del ministerio de Justicia; y al Consejo General del Poder Judicial, en funciones desde hace cinco meses y con su renovación bloqueada en tanto no se avengan las demás fuerzas políticas a otorgar al PP una posición de preeminencia en él muy superior a su peso parlamentario y que le permita seguir haciendo mangas capirotes con el funcionamiento de la justicia. Por si fuera poco, el desestimiento del fiscal ayer en el proceso al señor Otegi ha provocado una nueva avalancha de improperios y actitudes contrarias al normal y pacífico funcionamiento de la democracia. La Asociación de Víctimas del Terrorismo anda pensando si presentar una querella contra el fiscal del Audiencia Nacional por prevaricación. ¿Se entiende? El señor fiscal tiene que hacer lo que yo quiero y, si no lo hace, prevarica. A su vez, el señor Buesa, en nombre del Foro Ermua, que está cubriéndose de gloria por su seguidismo del PP, convoca a una manifa para hoy ante la sede de la fiscalía. Con un poco de suerte, esta semana, en vez de la habitual movida de la derecha los sábados, tendremos dos: jueves y sábado. Navarra, De Juana, el proceso de paz, el fiscal...el caso es salir a la calle a poner verde al señor Rodríguez Zapatero y sacar a ella a seis o siete millones de personas según los cálculos de la señora Aguirre.

    Está claro, ¿no? Es una actitud de boicoteo de las instituciones democráticas con el fin de deslegitimarlas. Ayer la señora Fernández de la Vega hubo de decir a los conservadores algo de sentido común: no es la oposición la que determina la política antiterrorista, sino el Gobierno. Pero es que eso es precisamente lo que la oposición no admite: que pueda haber un Ejecutivo que no sea el suyo. Si se da esta lamentable circunstancia, considera que el Gobierno es un usurpador, que le ha privado de su derecho imprescriptible a mangonear este infeliz país por los siglos de los siglos.

    Alguien de pocas luces debe de haber dicho al PP que la bronca paga electoralmente cuando es obvio para cualquier observador/a que es al revés. Unos meses más así antes de las elecciones y el voto del PP retorna a los niveles de Fraga. Esa trayectoria ya no es trayectoria, sino caída libre hacia el desastre electoral. Y conviene que la derecha recuerde que fuera de la urnas, aquí ya no hay nada.