domingo, 31 de diciembre de 2006

Feliz salida y entrada.


A todo el mundo.






(Jordaens, La fiesta de la judía, 1638)


Reverberación.

No habían pasado 24 horas desde que el señor Rodríguez Zapatero largara un discurso-balance de gestión triunfalista, asegurando que, en materia de terrorismo, estábamos como los sanvalentines (mejor que hace un año pero peor que dentro de otro) cuando ETA le segaba la hierba bajo los pies, soltaba un zambombazo en la T4 de Barajas y lo ponía todo patas arriba. Hasta este blog, donde hubo que incluir un post de inmediato para estar a la altura de las ciscunstancias. Despues se sucedieron las declaraciones. El señor Rubalcaba, ministro del Interior, decía que ETA se había cargado la tregua; el señor Rajoy pedía al Gobierno que rompiera todo contacto con ETA y Batasuna; el señor Otegi aseguraba que el proceso no estaba interrumpido; el señor Rodríguez Zapatero ordenaba suspender cualquier iniciativa de negociación; y el señor Alcaraz, que se vale de la AVT como si fuera el brazo armado del PP, convocaba una manifa para hoy con el sólito objetivo de conseguir el fin de las negociaciones de paz.

A todo esto es prácticamente seguro que los dos ecuatorianos que estaban descansando en los autos en el estacionamiento de la T4 han muerto. Dos inocentes más que tienen que pagar con sus vidas porque unos mierdas, en su vesania, creen que deben y pueden imponer sus objetivos políticos a bombazos. En este blog he posteado varias veces sobre el señor De Juana y he pedido su excarcelación al considerar injusta la prolongación de su cautiverio por razones políticas disfrazadas de decisiones judiciales. Ahora hay que seguir pidiendo esa excarcelación y el máximo celo de las autoridades para perseguir y capturar a lxs canallas que han perpetrado esa barbaridad y han segado la vida de dos jóvenes. Hay que pararlxs y hacerles pagar por ello, antes de que ellxs nos paren a lxs demás.

Lo que interesa saber aquí es en qué situación queda el llamado proceso de paz y si sigue habiendo proceso de paz alguno. El Gobierno ha hecho muy bien, a mi juicio, no cayendo en la trampa de PP de romper toda negociación. Precisamente para forzarlo a ello vuelve a salir a la calle el alter ego del PP. Al decretar la "suspensión" del proceso en tanto ETA no dé señales inequívocas de haber abandonado la situación, el señor Rodríguez Zapatero ha hecho lo que cabe esperar de un avezado partícipe en un juego de dos jugadores y suma no cero, como hemos argumentado repetidamente en este blog. Resta por ver lo que hará el otro jugador, ETA y/o Batasuna y, asimismo, lo que hará el PP.

ETA tendrá que decir algo y, mientras no lo haga, aconsejaría a todo el mundo que se niegue a dar por buenas explicaciones por persona u organización interpuesta. ETA declara una tregua unilateral; ETA se la carga con una bomba nueve meses después y asesina a dos personas más (en la foto de Claudio Álvarez/El País, estado del estacionamiento después del atentado); ETA tendrá que explicar cuáles sean sus intenciones para que los otros interlocutores sepan a qué atenerse.

Batasuna ha quedado muy tocada. La rueda de prensa de ayer, con tres mahaikides, fue un curioso espectáculo: Jone Goirizelaia y Joseba Permach no abrieron el pico y el señor Otegi parecía estar tan cómodo como cuando uno se sienta sobre una parrilla al rojo. Esta gente carece de toda independencia respecto a ETA que no solamente no depende de su brazo "civil", sino que actúa cuando quiere, como quiere y sin atender a razones. Porque el problema no reside en que Batasuna condene o no la violencia, ese es el shibolet que impone la derecha como una de sus tácticas para acabar con el proceso de paz. El problema reside en que la izquierda abertzale no tiene la iniciativa política, sino que ésta reside, como siempre, en la organización armada. Así las cosas, bien se echa de ver que el compromiso de Anoeta, hace un par de años, era un brindis al sol. Ahora empiezo a entender por qué los de Batasuna no daban el paso de legalizarse, que abría de verdad las negociaciones: porque no pueden. El señor Otegi tienen tanta mano en el proceso de paz como yo. Sus confusas explicaciones de que, en nueve meses el Gobierno no ha hecho nada suenan ya a coro de plañideras porque ¿qué es lo que ha hecho la izquierda abertzale a su vez fuera de decir a la otra parte que haga algo? ¿O es que es tan necio que piensa que el silencio de las armas es ya un "hacer" que ha quedado sin respuesta?

Los que se han lucido son los del PP. Así que el señor Rodríguez Zapatero iba a llevar a ETA al gobierno de Euzkadi, como sostenía el señor Anson; iba a comprometerse con ETA para "hacer avanzar al País Vasco hacia la soberanía a cambio de una tregua", al decir del señor Jiménez Losantos; estaba "rendido" ante ETA, según el señor Alcaraz, etc, etc. Todos ellos muy informados y con un juicio muy ponderado, como se ve. Y esto es únicamente una muestra escasa. Si alguien espera disculpas de cualquiera de estos botarates, que espere sentadx. Al contrario, ahora dirán que la culpa de lo sucedido la tiene el Gobierno, por no haber hecho más.


Andanzas literarias.

José María Laso ha publicado en El catoblepas una crítica de una novela mía de hace unos años, ¿Quién tiene la culpa? porque sostiene que, aunque no sea reciente, al tratar una temática asturiana, puede ser de interés para parte importante de los lectores de esa revista, que habita en el Principado. La trama transcurre entre Asturias, Madrid y la Nicaragua sandinista, y es una especie de indagación sobre el impacto de los compromisos políticos radicales en la vida cotidiana de la gente. Como se verá, Laso la pone muy bien; pero eso no tiene mucho misterio porque somos amigos desde hace muchos años y tenemos una especie de sociedad parecida a la que formaban Romain Rolland y Thomas Mann, cuando todavía no eran famosos, y que consistía en hablar siempre bien el uno del otro en público. De este modo, pensaban, se darían a conocer.

Cuento todo esto porque así aprovecho para justificar un post dedicado a mi amigo Laso. Viejo comunista impenitente, ingresó en el PCE en los años 40 y en él sigue, a sus 80 años. Miembro del Comité Federal y presidente de la Fundación Isidoro Acevedo, Laso tiene una biografía que, en cierto modo, simboliza la de muchos centenares, millares de luchadores antifraquistas: detenido, torturado y encarcelado durante ocho años en el penal de Burgos, José María dedicó toda su vida (antes, durante y después de la cárcel) a sus dos grandes pasiones: el cultivo del saber en muy variados campos (con especial atención a la obra de Gramsci) y la lucha por sus convicciones comunistas.

Hace un par de años publiqué en Sistema, bajo el título de Penado y Rebelde una crítica de sus memorias, De Bilbao a Oviedo pasando por el penal de Burgos (Pentalfa, Oviedo 2002) que también reprodujo después El Catoblepas. Quien quiera acercarse a la biografía de un hombre de bien, radical y de acrisolada integridad, que les eche una ojeada. Ahora parece que por fin está a punto de salir un libro suyo de viajes que promete ser de mucho interés pues el hombre ha conseguido compatibilizar una leltad férrea a sus convicciones con un espíritu nómada que lo ha llevado a los cinco continentes. Cuando salga, volveré a postear sobre él.


sábado, 30 de diciembre de 2006

Despedida de año al estilo etarra.

A petición de un visitante y rompiendo mi costumbre de no postear hasta la noche, incluyo lo que llaman las redacciones un comentario de urgencia sobre la bomba de hoy en Barajas.

Hace unos años, andando un día por algún lugar de los EEUU leí un titular en un periódico que daba cuenta de que un juez había muerto en atentado callejero en Bogotá (creo) en lo que el redactor calificaba como basque style. Es decir, de un disparo en la nuca. Conciso, pero injusto. Porque no es "estilo vasco", sino "estilo etarra". Como la bomba de Barajas: estilo etarra. ¿Que se caracteriza por qué? Pues por ir por libre, no respetar los procedimientos, cálculos, compromisos ordinarios de la gente y reventar toda previsión racional de aconteceres. ETA tiene sus razones, que la razón no comprende, ni la de la izquierda abertzale. Al respecto cuenta el Estado con un granado cuerpo de etálogos y de yoyas (yo ya lo sabía, yo ya lo dije...) que mañana estarán explicándonos en sesudas columnas cómo éste bombazo estaba previsto y descontado y, según en qué lado de la divisoria nacional se encuentren, echarán la culpa al Gobierno o a Gengis Khan.

A riesgo de parecer un poco simple (aún no me he graduado de etálogo competente) entiendo que este acto da por roto el alto el fuego decretado hace unos meses. Por lo menos, es lo que yo haría si fuera el Gobierno. Y, a continuación, seguiría a lo mío: a guardar el orden público y detener o tratar de hacerlo a todx aquel(la) que lo altere. Es ETA quien ha puesto la bomba; será ETA la que explique qué significado le da. Y seremos los demás los que calibremos la respuesta del Gobierno. Es posible que ETA diga (si dice algo) que esta bomba no es una ruptura de la tregua y que dicha ruptura sólo se dará cuando muera alguien de verdad. También puede decir que es el modo que tiene de liquidar el sobrante de explosivos y que mañana hace entrega de las armas. Incluso puede haber un comunicado diciendo que no han sido ellos, sino algún agente provocador, un grupo escindido o la conexión Al Qaeda. Da igual.

A mi humilde parecer, con este bombazo, el Gobierno tiene la excusa perfecta para quedarse quieto, cosa tanto más fácil cuanto que hasta la fecha, no se ha movido. Y, por encajarlo en la interpretación que vengo sosteniendo del llamado "proceso de paz", asimilándolo al juego de dos jugadores de suma no cero, el del gallina, ETA está un poco más cerca del abismo o en caída libre por él. En todo caso son los etarras los que tienen que explicarse con palabras, que son engañosas, ya se sabe, pero menos que las bombas.

Saddam Global.


Me he quedado de guardia, esperando la ejecución de Saddam Husein, muy seguro de que se produciría de inmediato, al amanecer, cuanto antes. Los estadounidenses tienen prisa; los cipayos tienen prisa. Todxs quieren quitarse de encima ese peligro. Nadie quiere dejar un tiempo vacío, de espera, que iba a llenarse de cadáveres de la guerra civil larvada.

Una vez fracasado el recurso de Saddam, es el primer ejecutado de la era global. Su muerte se ha seguido en todo el mundo en tiempo real. Desde primeras horas de la noche estaban preparados los periódicos y todas las redacciones atendiendo a la noticia que todo el mundo esperaba. Esto de más arriba es la portada del Bild Zeitung, del grupo de Axel Springer, un periódico con una tirada de cuatro a cinco millones, un Tabloid. Las imágenes son bien significativas. Bajo el rostro de Saddam Husein, tres anuncios erótico/pornográficos. Símbolo de los tiempos. El periódico había colgado la portada sobre la una de la madrugada con una apuesta: a las cuatro de la mañana (hora alemana, claro) Y, más o menos, así ha sido. Los de Al-Hurra fueron los primeros, pero el Washington Post citaba como fuente a un "alto funcionario" de la embajada en el Irak, lo que quiere decir que estaba todo el mundo muy pendiente.
Y está claro asimismo que el culpable de este último acto de barbarie es el señor Bush. Los abogados de Saddam daban en el clavo cuando presentaban una demanda de suspensión del acto en un tribunal de los EEUU. Otra cosa es que se reconozca la validez jurídica de la vía. Políticamente es lo correcto. Exista o no el recurso de gracia en el Irak, el responsable final de la vida de Saddam es el señor Bush, quien venció a éste en la guerra y ahora lo ahorca, a título de ejemplo, a los ojos del mundo entero. Si el señor Bush se hubiera mostrado disconforme con la ejecución, la ejecución no se hubiera celebrado. Así que, cuando los islamistas radicales dicen que a Saddam lo mata Bush, tienen razón. Es inutil señalar el carácter legal de la ejecución. No es un problema de legalidad, sino de legitimidad.

Y, con Bush, lo mata Occidente. Bueno, no todo Occidente. Los europeos no lo hubieran hecho. O eso dicen, porque están en contra de la pena de muerte. Quizá por esto asegura Kagan que los EEUU son Marte y Europa, Venus. Marte y Venus, por lo demás, tuvieron una hija que se llamaba Armonía, que no sé en dónde se habrá metido.

Feliz año nuevo (mañana, claro).


Iñaki Errazkin, alma del InSurGente, el periódico digital de revoluzers en el que me publican mis artículos, a veces en medio de grandes controversias, me ha enviado esta felicitación de año nuevo.Lo hizo a mi nombre. Es muy original y, si hacemos abstracción de que se trata de una sutil propaganda de un licor (que ya es abstraer para un abstemio partidario de la más estricta ley seca como un servidor), se puede adaptar a muchos propósitos y dedicársela a muchas personas. Es un video, pero no sale pinchando en la imagen no sé porqué, puesto que tiene la opción de colgar en el blog. El video se ve pinchando en el enlace de más abajo. Yo había hecho uno, dedicado al señor Pedro Solbes para que sea algo más generoso, pero tampoco sale en el post porque debo de ser un inútil. ((Advertencia de última hora: me he venido a otro ordenata con el mismo navegador -Firefox- y el mismo sistema operativo -XP- y... ¡aquí sí se ve la felicitacón a Solbes! O sea, que se ve o no se ve según disponga la diosa Fortuna)) En cualquier caso, quien quiera bajársela, la tiene aquí: Felicitación. Se pone en marcha, se pincha en "crea tu propio monólogo", se rellenan los datos y se puede enviar por e-mail a quien se quiera, con el motivo que se desee, dentro de un elenco, claro, y enviarla por correo. Pero no colgar en el blog, al menos en el mío, directamente. Venga, manitas.

viernes, 29 de diciembre de 2006

El terrorismo, el socialismo.

Varios medios de comunicación de la derecha se han hecho eco del barómetro de noviembre del CIS, señalando que ha habido un alza en el grado de importancia que los ciudadanos atribuimos al terrorismo, lo que es cierto, aunque no como dice La Razón. Según el diario, el terrorismo, que no pasaba del 20% dos meses antes (o sea, en septiembre), llega ahora al 25,4%. En realidad, la pregunta por el mayor problema en España concita un 18% en septiembre y un 18,9% en octubre en favor del terrorismo, en ambos casos por debajo de la importancia concedida a la vivienda, que, a su vez, era el tercer problema, por detrás del paro y la inmigración, que vienen a situarse cada uno de ellos en un 40%. En el barómetro de noviembre, el terrorismo supera a la vivienda (aunque por décimas) y pasa a tercer lugar en el orden de importancia. La lectura que viene a hacerse de este dato es que, como el terrorismo ha pasado del cuarto al tercer lugar en el orden de prioridades de las gentes, el terrorismo como tal, es un problema real, sólo comparable a la vivienda y la inmigración. El asunto es absurdo porque sólo le separan décimas del problema en 4º lugar, la vivienda y, en cambio, unos 15 puntos porcentuales del paro y la inmigración.

Ahora bien, hay aquí un problema de cierta "ilusión mediática" que conviene aclarar: ¿es el terrorismo en verdad el tercer problema en el orden de preocupación de los españoles (unos 6 puntos porcentuales de subida desde octubre) o los españoles creen que es así porque así se lo han dicho? La respuesta se encuentra estudiando más a fondo el barómetro. Efectivamente, si vamos a la siguiente pregunta del de noviembre de: "¿Y cuál es el problema que a Vd. le afecta más?" y nos mantenemos en la pregunta multirrespuesta, que es también la comparación manejada por La Razón en el caso de la gravedad percibida de los problemas, las cantidades son muy otras, pues, mientras que la vivienda pasa a primer lugar (20,3%) y el paro a segundo (18,7%) el terrorismo/ETA se desploma hasta el décimo lugar, con un 4,7%. Es decir, la gente habla en primer lugar de lo que le pasa, lo que ve y palpa todos los días (vivienda e inmigración) y de lo que oye hablar, de lo que le dicen y cuentan los medios de comunicación que "construyen" socialmente un fenómeno, ya que es obvio que el terrorismo influye y condiciona a muy poca gente de modo directo. Y esas bajas cantidades son las que se dan también en los barómetros de septiembre y octubre.

Si, a continuación, se cruzan estos datos con la orientación política de los encuestados (determinada por el recuerdo de voto en la elecciones generales de 2004) puede verse que el terrorismo es el primer problema para el 25% de los votantes socialistas y el 40% de los populares, quienes han orientado su acción política, precisamente, a vincular al PSOE con el terrorismo y ETA, como se ve en la imagen más arriba. Igualmente, cuando se va a la pregunta de qué problemas afectan al encuestado en concreto, el terrorismo es señalado por el 3,7% de electores socialistas (una octava parte de los anteriores) y el 10'4 de los electores del PP (una cuarta parte de los anteriores) y con una desviación de la media muy pronunciada, que permite pensar en una respuesta estratégica: el 10,4% de los electores populares no puede verse personalmente afectado por el terrorismo, sino que dice que lo está, en seguimiento de una consigna de partido.

Esa es la política, en la que la verdad y la mentira se confunden muchas veces de formas enrevesadas, en donde es frecuente que se diga algo, se haga otra cosa y se piense una tercera. Y donde también el modo y el tiempo de las noticias, como es el caso de ésta, está en función de estrategias de partido. Aquí, en concreto, en función de la de ahondar en la tesis del PP de que el Gobierno se ha rendido a ETA, lo que "explicaría" el ascenso en la preocupación de los ciudadanos. El error, como se ha visto, será que quien da y lee la noticia se la crea tal cual o diga creérsela y suponga o quiera hacer suponer que ese "ascenso" implica asimismo mejores expectativas electorales para quien sostenga tan disparatada tesis.

jueves, 28 de diciembre de 2006

Desear la muerte al(a) prójimx.

La que ha armado esa chica de Rivas Vaciamadrid que deseaba en su blog la muerte a Fraga y un infarto a Esperanza Aguirre, entre otras cosas que le gustaría que le trajera el año 2007. Para que digan después que la blogosfera no es chicha ni limoná. Al parecer, la bitácora que, supongo, habrá pasado de tener unas decenas de visitas a estar colapsada, se consagra a la poesía y en el post de anteayer, la autora, Leire Olmeda, coordinadora de la giovinezza de IU de esa localidad madrileña, escribía

"quiero que Fraga se muera/quiero un infarto para Esperanza Aguirre/quiero que el Decano se parta la crisma con su suelo//quiero acabar la carrera/quiero que me admitan en el doctorado/quiero un curro compatible con los estudios/quiero que me paguen mucho/quiero que el Decano se parta la crisma con su suelo."
Incluyo enlace a su blog, llamado (con curioso acierto sobrevenido) Saturada, si bien, muy compungida por la que se le ha venido encima, ya ha borrado el post en cuestión y, por tanto, es imposible saber si tales deseos formaban parte de un poema o no. Desde luego el quiero que el Decano se parta la crisma con su suelo (la chica es estudiante de Psicología) no tiene perdón de Elio Antonio de Nebrija. Ese anglicismo de "su" suelo sería ya bastante para desearle la muerte, caso de que los demás padeciéramos el mismo grado de idiotez moral.

Por supuesto, la cosa no tiene mayor trascendencia, porque, además de ser una idiotez moral, desear la muerte de alguien que no amenaza nuestra vida es una idiotez a secas, cuando no está en la mano del que desea realizar su deseo. Cuando lo está (por ejemplo, caso del señor Bush con el señor Sadam Hussein), ya pisamos otro terreno, el de la inmarcesible justicia, ¿verdad? En todo caso y aquí es donde viene lo significativo de la blogosfera, algún chivato -quizá un convecino de Rivas o un(a) compañerx de carrera o de partido- fue con el cuento a lxs de Libertad Digital, que salió encendido ayer, sacando el asunto en portada, rasgándose las vestiduras, como tienen por costumbre cuando no son ellxs quienes insultan, agreden o injurian...y, de paso, metiendo el patoncio hasta el corvejón. Al tratar de montar el escándalo y extrayéndole el jugo a lo hipócrita, moviendo a lxs muertxs en plan lacrimógeno, cosa que suele dar buenos dividendos, los liberales ultraderechistas decían que

"Días después de que falleciera Loyola de Palacio, Leire Olmeda pide como deseo dos muertes más, cómo no, en el Partido Popular."
Patoncio. Ayer también daba la noticia de Leire Olmeda Nacho Escolar, quitando histerismo al asunto con mucha cordura y poniendo un enlace a El País de 21 de octubre de 2004 en el que alguien desea repetidamente la muerte de Fidel Castro y ese alguien es, precisamente, Loyola de Palacio. Bueno, bueno, bueno. ¿Qué me dicen? ¿Hacemos un poco de humor negro ahora? Porque resulta que la que se ha muerto ha sido la que deseaba la muerte a Castro. ¿No basta esto para que en LD se callen prudentemente?

En todo caso, supongo que la chica Olmeda vivirá todo el año 2007 en una zozobra, pendiente de la salud de Fraga que, obviamente, es más quebradiza que la de doña Esperanza Aguirre, cuyo espartano tren de vida, con el que apenas llega a fin de mes, le garantiza gran longevidad. Irónicamente, la foto de Xurxo Lobato (La Voz de Galicia, 1992) podría llamarse el dominó de los muertos vivientes puesto que si a uno le deseó la muerte la señora De Palacio, al otro se la ha deseado la chica Olmeda.

Mas, visto cómo tratan los dioses a quien desea la muerte al(a) prójimx, si es católica, (que también entre los rojos de IU hay fervorosos siervos del Señor), a Leire Olmeda le convendría prepararse à tout hazard, como una buena virgen prudente, por si acaso llega el Esposo cuando menos lo espera, o envía a sus emisarios, como lo veía el gran Gutiérrez Solana en su famoso cuadro (fragmento) de El fin del mundo, una reinterpretación del sempiterno tema medieval de la muerte y el avaro, la muerte y la doncella, etc.

Hay algo inconfundible, irrenunciablemente español en este macabro episodio y es la sempiterna afición patria por el humor negro, por andar tonteando con la muerte, sobre todo, claro está, la ajena. Y no por un sentido trascendental de la existencia, como sostienen los españoles de recia urdimbre nacional, que nos hace reflexionar profundamente sobre las postrimerias, sino como parte de una visión histriónica del mundo, como una farsa de vanidades en la que la muerte se ve como una ridícula pirueta de la vida. ¿Cómo no iba a ser macabra la blogosfera española?

miércoles, 27 de diciembre de 2006

Una en broma.

Mi amigo José Manuel Roca, el autor de La derecha furiosa, libro de gran actualidad e interés sobre este curioso fenómeno de la furia de la derecha española, me ha enviado esta original felicitación que no me resisto a compartir con lxs lectorxs. Gracias, José Manuel. Por cierto que, al paso que van las cosas, tendrás que escribir otro que se llame La derecha frenética. Para mí, la furia tiene algo noble y divino. Orlando estaba furioso a causa de la infiel Angélica, pero, según le hace hablar Cervantes, tenía la lucidez suficiente para reconocer la superioridad de don Quijote en ese común azar de perder la cabeza:

"No puedo ser tu igual, que este decoro/se debe a tus proezas y a tu fama,/puesto que, como yo, perdiste el seso..."
Pero esta derecha no reconoce nada. Ha llegado ya al frenesí. Muy divertida la imagen y ¡cuán cargada de razón la leyenda!

Otra en serio.

Parece que los cipayos iraquíes, obedeciendo órdenes de los amos estadounidenses, después de un proceso de risa, van a ejecutar al asesino Sadam Hussein en menos de treinta días. Los "neocons" yanquies carecen de todo sentido de la mesura y hasta del decoro. Obligaron a los jueces-marionetas a condenar a Sadam antes de las elecciones parlamentarias en los EEUU, a ver si paraban la avalancha de votos demócratas y ahora quieren ahorcarlo a toda prisa, para que Mr. Bush, comparezca en enero en la tele, a contar sus nuevos planes sobre el Irak con la cabeza de Sadam debajo del brazo. Por más que se disfrace de togas judiciales, todo este repugnante episodio recuerda las crueldades que, según Lactancio, infligió Sapor, Rey de Persia, al emperador Valerio, derrotado y preso en la batalla, y al que usaba de apoyapié para subir al caballo, forzándole por último a tragar oro fundido, antes de desollarlo y rellenar su pellejo de paja.

El caso es que me acordé de aquel tiempo de gloria de Sadam cuando, a poco de la primera crisis del petróleo, llegó a España en plan dadivoso y giró visita al anciano dictador Franco en diciembre de 1974. En la foto, los dos criminales, el viejo carcamal, a pique ya de morir en la cama (a su lado, el presidente del Gobierno, señor Arias Navarro, conocido como "carnicerito de Málaga") y el joven y exultante tirano iraquí, muy ajeno a la humillante muerte que el destino le tenía reservada. Sic transit....

Una a la derecha.

El amigo David Irving, el neonazi inglés que acaba de salir de la cárcel en Austria, en donde ha cumplido una condena de varios meses por negar el Holocausto, ha armado otro follón en Londres, en donde ha vuelto a sus manifestaciones racistas y antijudías en una conferencia de prensa, y a insultar a grito pelado a los negros. Una vez más hay que advertir del paulatino ascenso (¿alguien se acuerda de "El parable ascenso de Arturo Ui"?) de la extrema derecha y los neonazis en Europa. Tenemos la obligación de denunciar a estos criminales, antes de que la locura vuelva a prender en el continente. Hay que denunciar su permanente incitación al odio contra los judíos (por muy fascistas que, a su vez, nos parezcan los comportamientos de los israelíes en Palestina), su racismo y su revisionismo del pasado, ya verse éste sobre el holocausto, ya sobre la IIª República y la guerra civil española. Porque, el hecho de que esta extrema derecha en España se llame liberal no quiere decir gran cosa. Como tampoco que asimismo se llamaran liberales los seguidores del neonazi Jörg Haider en Austria.

Y otra a la izquierda.

El antiglobalizador, alternativo campesino José Bové cree que la ultima división de la hasta hace poco prometedora "Unión antiliberal" francesa es una muestra más de que el "desmigajamiento" es el problema de la izquierda de la izquierda francesa. Ha sido incapaz de consensuar una candidatura única en las próximas presidenciales francesas: los comunistas han propuesto a su candidata, los de la Liga Comunista Revolucionaria al suyo, y el bueno de Bové se ha retirado, lanzando fuertes y justas críticas a sus aliados. Un saludo a Bové, hombre íntegro, que demuestra así que no pierde el trasero por la nominación ni el cargo, como los otros "unitarixs".

Esta división de los grupos izquierdistas (todos ellos muy puros, naturalmente, verdaderos portadores de la grímpola revolucionaria) fragmentará aun más el voto de la izquierda radical y la hará más inane e irrelevante, si cabe. Por supuesto, de prestar esos votos a los asquerosos socialdemócratas, los del "mal menor", etc, etc, ni hablar. Como, según ellos, no hay diferencias entre Sarkozy y Ségolène Royal, pues nada, si por la izquierda radical es (incapaz, ya se ve, de poner en pie una alternativa electoral medianamente viable) que gobierne Sarkozy, al estilo de la fábula del perro del hortelano. ¿De qué me sonará a mí esto? Menos mal que, por fortuna para todxs, incluidxs estxs mismxs "ultraizquierdistas", es bastante probable (crúcense los dedos porque la campaña anti-Ségolène está siendo muy cruda) que Mme. Royal gane las elecciones, incluso sin los votos de esta "auténtica izquierda", esto es, la de quedarse en casa sin hacer nada porque, al fin y al cabo ¿verdad? todxs son iguales, el capitalismo siempre vence y blablabla.

martes, 26 de diciembre de 2006

La serpiente de invierno.

El día de Navidad suele ser estéril a efectos informativos. Y siempre que hay penuria de noticias, aparece la serpiente del lago Ness, especialmente en verano. Ahora es más difícil porque el tiempo no acompaña; no obstante, si se navega por la red, se observará que ayer el mundo, habitualmente noticiable parecía haberse parado, como si de la canícula se tratara y el campo informativo aparecía plagado de noticias extrañas, sorprendentes, como aquellos fenómenos que los coleccionistas conservaban antaño en sus gabinetes de cosas cuasi milagrosas que, según dicen los expertos, fueron el origen de los actuales museos. Traigo dos. En la primera se dice que el Papa, en su misa de Navidad dedicó un recordatorio especial a la infancia, a los niños que padecen hambre y miseria en el mundo, a los que son objeto de tráfico ilícito y, sobre todo, a los niños soldados, como el de la foto. Grande alma la del Papa. Si, en efecto, los niños son víctimas especialmente indefensas en este mundo de violencia y crueldad. Pero ¿es la Iglesia católica la más adecuada para salir en defensa de unos niños a quienes los adultos han despojado de la inocencia y de la infancia o es otra prodigiosa metedura de pata de este Papa y ya van tres o cuatro? Porque una iglesia cuyos sacerdotes tienen pendientes decenas de causas penales sólo en los EEUU, y cientos de millones de dólares de daños y perjuicios por pederastia, carece de autoridad moral para referirse a la cuestión. Ya su putativo fundador insistió una y otra vez en el aciago destino de quien escandalizare a uno de aquellos "pequeñuelos" (Mat. 18, 6; Mar. 9, 4; Luc 17,2), con lo que no habría ruedas de molino suficientes para atarlas a los pescuezos de tanto presunto (siempre presunto, ¿eh?).

En la segunda, el servicio central de inteligencia francés, DGSE, avisado, al parecer por el equivalente de los EEUU, ha alertado sobre un posible complot terrorista para hundir el famoso chunnel, que une Gran Bretaña al continente por debajo del Canal de la Mancha. Algo muy apropiado para sembrar la inquietud, si no el pánico entre las buenas gentes y predisponerlas a aceptar mayores recortes de sus libertades civiles y derechos fundamentales. La base para tan ominoso aviso es un aumento de actividad en los "chats" musulmanes, especialmente en los paquistaníes en los últimos tiempos. Vamos que, al igual que otros avisos tremendistas en diversas ocasiones en Alemania (supuesto complot para volar un tren) o en el Reino Unido (supuesto complot para reventar no sé cuántos aviones en vuelo valiéndose de unos u otros líquidos), parece ser pura especulación policial que luego no deriva en responsabilidades penales de forma que los presuntos autores ven pasar días y semanas en las cárceles sin que se formule contra ellxs acusaciones concretas, cosa que tampoco parece importar mucho a la opinión pública que, a base de dejarse contagiar por la histeria antiterrorista desatada por nuestros Estados a raíz del 11/sept., no parece especialmente sensible a las violaciones de derechos y garantías procesales de la población de color aunque sea ·del país".

Serpientes de invierno, que raramente son inocentes.

Dulce Navidad.

El día de Navidad, siguiendo inveterada costumbre, invito a almorzar a mi familia. Unos años vienen unxs, otros, otrxs. Y siempre nos lo pasamos muy bien, aunque echemos de menos a nuestros mayores, que ya se han ido. Este año vinieron mis dos primas, mi primo Enrique, mi sobrina Alicia (la rubia de la izquierda), mi hijo Paulino (al fondo) y mi hijo Ramón, en primer plano, si bien propiamente hablando, este último no vino porque, siendo casi un bebé, todavía no se ha ido de casa y espero que, para cuando pueda hacerlo, lo de la vivienda está ya resuelto, que manda narices. Falta Celia, mi pareja, que es la que está haciendo la foto. Y, por casualidad, sólo ésta nos recogía a todos, razón por la que hube de sacrificar mi natural coquetería y reproducirla, a pesar de que no salgo nada favorecido y estoy como gordo y amichelinado, cosa que odio. Espero que ningunx se me mosquee por no salir perfectx. No he tenido donde elegir ya que, aunque hicimos muchas otras fotos (genial lo de las cámaras digitales que se descargan en el ordenata, en la televisión y, dentro de poco, lo harán hasta en los mecheros), ninguna nos recogía a todxs, Celia manquant. Faltaban, entre otrxs, mis dos hijxs, mi yerno y mi nieta, que están en los EEUU, aunque hablamos con ellxs por teléfono (Hi, y'all). El lugar, salón de mi casa en el pueblo, como en las obras de Chejov, debidamente decorado para la festividad, aunque no se pueda ver la enorme profusión de adornos navideños que había en la planta de abajo y que puso anteayer un grupo de niños del pueblo que vino a felicitarnos las fiestas.

Qué curioso esto del catolicismo "cultural". Nuestra sociedad es laica, en mi familia casi todos (pero no todos) somos no creyentes y, en general, salvo algunas excepciones, más bien de la izquierda y, sin embargo, celebramos las fiestas como, por otro lado, todo el mundo, según el calendario de fiestas de la Iglesia. Es el llamado "catolicismo cultural", que es tan característico de nuestro país y otros de Europa, esto es, sociedades esencialmente no confesionales que se organizan según el calendario de festividades cristianas y agradecidos porque, de no ser por esta secular institución, que no me cae especialmente simpática, a ver cómo íbamos a salpimentar el calendario con algunos, siempre pocos, días en rojo. Las fiestas, muy abundantes en la Edad Media, según mis noticias, se redujeron drásticamente con el auge del capitalismo en el siglo XIX, de forma que, mira por donde, hay un motivo para estar agradecidxs a la Iglesia, cuyo celo con el santoral, nos permite fumarnos algunas jornadas laborales.

Las fechas son esencialmente familiares, a diferencia de otras, más sociales o más personales. Y eso es lo que hace que mucha gente que escribe sobre ellas, sobre el espíritu navideño y esas cosas, hable pestes. Echan la culpa al llamado consumismo propio de la época pero, en el fondo, me malicio, lo que les irrita son las reuniones familiares. Mi madre, que era una radical, decía que las familias son "gusaneras", lo cual tiene gracia para soltárselo a alguno de esos ensotanados que van predicando las excelencias de una institución que sólo conocen en su sentido místico. Por lo demás, gusanera o no gusanera, ella quería mucho a la suya. En mi caso, la verdad es que me lo paso muy bien.

Gracias, queridxs, y a los demás lectorxs, felicidades.

Izquierdeando.

Para ser un libro que, al haberse editado en Bogotá, no llegará a España hasta el próximo mes de enero (si el dios Hermes, de pies aun más alígeros que los de Aquiles lo tiene a bien) ya ha armado bastante revuelo y viene precedido por la controversia. Cuenta con una divertida y furibunda crítica en El Catoblepas en la que un discípulo de Gustavo Bueno me pone a bajar de un burro por no entender ni seguir las enseñanzas del maestro; según mis noticias hay dos críticas más en el retortero, éstas más favorables (y, en consecuencia, me temo, menos regocijantes), ha habido una presentación de la obra hace un par de semanas y ahora, los de El plural sacan una entrevista que me hicieron el otro día con el mismo motivo, después de publicar una generosa crónica del acto. No puedo quejarme. Estoy seguro de que, cuando llegue a España, el libro agotará la edición, aunque supongo que el precio será alto porque esto de cruzar el charco cuesta una pasta. Sólo tengo un agravio con los de El Plural y del que debo dejar constancia aquí: por dos veces hice constar a la periodista Virginia Vadillo que el impulso para recordar (y actuar en consecuencia) el decreto del Gobierno de la República por el que se expulsa a Franco (en general, a todos los funcionarios que secundaran su golpe de Estado) del servicio público procede de mi colega y amigo Manuel F. Trillo, cuyos brillantes artículos encontrará el curioso lector en el InSurGente. No lo han reflejado, sin culpa de nadie, probablemente por esa atropellada velocidad que caracteriza a los medios digitales, y me veo obligado a subsanar esa laguna aquí. Es de justicia reconocer a Trillo la perspicacia y la valentía de haber planteado ese asunto.

Por lo demás, espero un aluvión de improperios de la caterva de franquistas, insultadores y malhablados que son la plaga de ese, por lo demás, magnífico medio progresista que es El Plural así que no los leeré. Mi planteamiento y preocupación es de carácter teórico: qué sea la izquierda, qué origen tiene el concepto, qué evolución a lo largo del siglo XX y qué perspectivas para el XXI. En todo ello trato de aportar algo y, sobre todo, en lo referente a la época contemporánea. Pero de todo eso se habla en el libro y en la entrevista. No me resisto, por último, a hacer un comentario sobre la ilustración: un grabado de aquella fabulosa artista revolucionaria que fue Kate Kollwitz, llamado Aufruhr (Insurrección), de 1899, una mujer a caballo de dos siglos (XIX y XX) que plasmó en su obra el espíritu de lucha, rebelión, progreso, la fuerza casi telúrica que impulsa a la humanidad, visible en esas confusas formas que se alzan al cielo en el grabado, y que la izquierda pretende representar y alentar. Aunque no siempre lo consiga. Porque no siempre la izquierda acierta. Muchas veces desbarra, desatina o, como decía Cervantes, "izquierdea".

lunes, 25 de diciembre de 2006

Mi mensaje de Navidad a S.M. el Rey.

(Publicado en el InSurGente)

Señor: vivimos tiempos interactivos en los que ya no es posible hablar sin que le respondan a uno. Esta es mi respuesta a su interesante mensaje de ayer al pueblo español, como parte de ese pueblo que soy, y que espero escuche Vd. con la atención y el respeto con que yo escuché anoche el suyo. Pues, parafraseando a Mark Twain cuando hablaba del Papa, yo no soy más que el Rey; pero tampoco menos.

Pronunció Vd. ayer un discurso equilibrado, como corresponde a un Jefe de Estado en una monarquía parlamentaria, en la que el Rey reina, pero no gobierna. Se mantuvo Vd. en esa línea de equilibrio a que obliga la convención de hablar de acuerdo en líneas generales con el Gobierno, pero sin hacer especial hincapié en ello para que la oposición no se sulfure; que sabe Vd. que esta oposición es sulfúrica. Y también sin demasiadas complacencias para esta última -cuyo nacionalcatolicismo quizá sea de su agrado- para que el Gobierno no lo llame a Vd. a capítulo, que entre los sociatas gobernantes quedan algunos republicanos. Y lo hizo Vd. bastante bien. Tocó los temas importantes con ánimo moderado y conciliador y trató de no olvidar a nadie. Pero, como la perfección no es humana, tuvo Vd. algunas deficiencias y, malgré tout, algún olvido. Me permito señalárselos.

Habló Vd. de respeto mutuo, diálogo y sosiego en la vida política. No hubiera estado mal que recordara que no todos son iguales y que quienes más han de sosegarse son los políticos de la derecha y sus periodistas, los eclesiásticos y los laicos que, en su proverbial energumenismo, a veces tiran hasta contra el trono, cosa que debiera preocuparlo.

Habló Vd. asimismo de la Constitución, que Vd. sancionó en su día y del respeto a las reglas del juego en ella establecidas, pero no mencionó que ya había Vd. jurado otra "Constitución" con otras reglas de juego, establecidas por un asesino que lo nombró a Vd. "sucesor a título de Rey", pero que, muy sensatamente, Vd. decidió no respetar. ¿No se le ocurre que alguien hoy, con la misma honradez, crea que no está bien respetar estas reglas de juego de esta Constitución, sobre todo si se pide la reforma del texto para que dé acogida a un derecho inalienable de los pueblos como es el de autodeterminación?

Está Vd. en contra del terrorismo, lo que es muy loable, porque se trata de una plaga de la Humanidad contempóranea, pero yo, en su lugar, hubiera hablado de todo tipo de terrorismo, empezando por los Estados terroristas, como los EEUU, que usan la lucha contra el terrorismo para ejercer el suyo. Más que nada, para diferenciarnos de ellos. Igualmente tuvo Vd. un sentido recuerdo para las víctimas, en lo que todos los ciudadanos de bien lo acompañamos. Pero echamos de menos una firme condena de esos canallas que se valen de las víctimas para sus fines políticos.

Hizo Vd. un buen repaso de los logros de nuestro país en distintos campos, el crecimiento, la protección social, la cobertura sanitaria, la lucha contra la pobreza, todo lo cual es mérito de este Gobierno; pero no mencionó Vd. sus deméritos, a pesar de hablar de la vivienda (que es un drama, sobre todo para la juventud, que el Ejecutivo no ha remediado) o de la ecología y el medio ambiente, sin referirse a una especulación y corrupción salvajes tanto bajo el gobierno del PP como del PSOE y por los cuales ya hemos sido criticados hasta por su amigo Putin.

Resumo: se refirió Vd., como es preceptivo, dado su cargo, a la unidad de los españoles "que nos da la fuerza" y a nuestra feliz diversidad, pero omitió Vd. toda referencia a los ciudadanos del Estado español que no se sienten españoles y de los que, sin embargo, es Vd. tan Rey como de los otros, al menos de momento. Y una vez más faltaron a Vd. o a sus asesores, los reflejos necesarios para hacer visible ese respeto a la diversidad haciendo que, ya que habla Vd. a todos los ciudadanos de España en español, su discurso se subtitule en las otras lenguas constitucionales. A ver si, cuando menos, consigue Vd. borrar el penoso efecto que tuvo su lamentable gesto hace dos años y medio en Gasteiz y que habla un lenguaje muy distinto al conciliador y pluralista que utiliza Vd. en su discurso anual. Este discurso que pronuncia Vd. junto a un belén para ilustrar sobre sus creencias religiosas (que debieran ser asunto privado suyo), como cuando acude Vd. anualmente a la ofrenda al patrón de España, Santiago Matamoros, escenificando así una alianza entre el trono y el altar que muchos ciudadanos no creyentes, como quien esto suscribe, pero también creyentes, vemos con malos ojos ya que ¿qué función moderadora eficaz desarrollará Vd. aliando su cargo con una religión caracterizada por haber sido y seguir siendo una permanente incitación al odio y a la intolerancia hacia quienes son distintxs? Y ya no le digo nada de cómo deja Vd. a la "Alianza de las civilizaciones" que el actual Gobierno preconiza por ahí como una especie de contrajihad occidental.

Por último, hace años tuvo Vd. la amabilidad de recibir a la Junta directiva de la hoy extinta Asociación Española de Ciencia Política y Derecho Constitucional, de la que yo era vicepresidente. El presidente, don Manuel Jiménez de Parga, fervoroso monárquico, quiso iniciar su mandato con ese gesto simbólico. En aquella visita nos preguntó Vd., como especialistas en la materia, qué opinión nos merecían los poderes que la Constitución le otorga. Y, como suele pasar en estos casos, nuestras opiniones fueron divergentes cuando no contradictorias. Como republicano que era entonces (y sigo siendo), me abstuve de dar mi parecer por no organizar allí un cacao; mi parecer, según el cual es indiferente qué poderes le otorgue la Constitución porque el problema, Señor, es que, aunque habla Vd. continuamente de la unión de la monarquía y la democracia, su monarquía de Vd. tiene, por decirlo con suavidad, un importante déficit de legitimidad democrática.

Cuando ascendió Vd. al trono, sólo contaba con la llamada "legitimidad del 18 de julio", basada en la sublevación militar de 1936. Posteriormente, en 1977 obtuvo Vd. la legitimidad dinástica, cuando su padre renunció a sus derechos en Vd. en un asunto de familia que prefiero no juzgar. Pero la legitimidad democrática, la única que cuenta hoy día, la única respetable, esa, Señor, no la tiene Vd. El argumento de que el pueblo español ya votó a favor de la monarquía cuando lo hizo en el referéndum de la Ley para la Reforma Política (1977) y en el de la Constitución (1978) es falaz porque no fue la Monarquía lo que se puso expresamente a votación sino, en ambos casos, la democracia, siendo la Monarquía un peaje que los demócratas teníamos que pagar (ya ve Vd. si a veces se pagan precios políticos por el fin de la violencia) si queríamos vivir como personas dignas, esto es, en democracia. Pero Vd. sabe que la oposición democrática, los republicanos y otros pedíamos entonces y muchos seguimos pidiéndolo, un referéndum específico sobre la Monarquía.

La grandeza histórica de la gente se observa en estas ocasiones. Sólo hay un modo de comprobar la veracidad de sus asertos acerca de la fundamentación democrática de la Corona: someterla a referéndum. Si no quiere Vd. hacerlo en su reinado pues, al fin y al cabo, sabiendo que es Vd. partidario del fair play, no sería tampoco convincente pues hay muchos españoles que, como suelen decir, sin ser monárquicos, son "juancarlistas", recomiéndeselo Vd. a su heredero, el Príncipe de Asturias. Conozco a sus hijxs Felipe y Cristina (a la que di clase brevemente), me parecen unas personas modernas y supongo que no se escandalizarían de una recomendación de este tipo. No hay que arredrarse a la hora de consultar al pueblo al que se dice servir. No tengo duda de que si, hoy por hoy, se sometiera a referendum, la Monarquía británica, saldría triunfante y a mí, como republicano, el asunto me parecerá lamentable pero perfectamente respetable. Igual que la monarquía italiana (figúrese, hasta aquel sinvergüenza de Vittorio Emnmanuelle) sólo perdió por un escaso margen. Es, sin duda, un riesgo; pero el único que puede otorgar a Vd. la legitimidad democrática plena. Todo antes que seguir siendo el Rey de los españoles porque lo puso a Vd. ahí el último militar felón y criminal que dio un golpe de Estado.

domingo, 24 de diciembre de 2006

Más que vivienda, morienda.

Tiene gracia (maldita la) el cartel de la manifa de ayer por una vivienda digna en toda España y que saco de 20 Minutos. En Madrid, la policía cargó varias veces contra lxs manifestantes que eran unxs 200, pero dispuestxs a hacer sentadas en donde más estorbaran. Manda güebs que la policía intervenga cuando lxs ciudadanxs reclaman sus derechos y manda más güebs que sea preciso ir de manifa para ver si se pone remedio a una situación que es un verdadero atentado a la Constitución vigente, cuyo artículo 47 reza:

"Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.
La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos."
A la vista de la situación que todo el mundo conoce, ese artículo suena literalmente a pitorreo, a tomadura de pelo. Ya sé que, aunque el texto habla de "derecho", al figurar el precepto en el capítulo 3º del título I y no en el 2º, carece de la genuina condición de un "derecho", pues no es directamente alegable ante los tribunales. Es uno de esos casos de deliberada ambigüedad jurídica o de mistificación: tienes un derecho, pero no tienes un derecho. ¿Y qué me dicen de su última oración, que la comunidad -o sea, todos nosotros- participará en las plusvalías...Pero ¿de qué hablan? Las plusvalías se las meten en el bolsillo los especuladores y la comunidad participa en ellas pagándolas.

La cuestión de la vivienda en España es una vergüenza: la gente endeudada hasta las cejas y los jóvenes sin poder casarse que, bien claro lo dice, consiste en casar, o sea, en tener casa. La competencia en vivienda se transfirió en su día a las Comunidades Autónomas que han estado haciendo lo que han querido con una ley del suelo de 1998, una ley del PP, que es fuente de especulación sin límite al otorgar a los ayuntamientos competencia para la recalificación de terrenos. Claro que el PSOE tampoco ha hecho nada por remediar en serio esta cuestión. Y por ahí va a enajenarse parte importante del voto juvenil. Con razón, porque no haber siquiera empezado a pensar una política que frene y erradique la especulación al cabo de dos años y medio es imperdonable.

Me parece perfecto y apoyo que, gracias a los sociatas, los gays puedan casarse; ahora sólo les falta tener casa.

Gerifaltes de hogaño.

Llevamos un par de días ocupados con ese problema que, según la derecha, no existe, con ese conflicto que no se da, que no se ha dado nunca en el País Vasco. Ese conflicto inventado por algunos, pero que ha condicionado prácticamente la política española desde la transición. Si alguien tuviera la paciencia de contar la cantidad de cabeceras y titulares de primera que ha suscitado el no-conflicto vasco desde el 20 de noviembre de 1975, y también antes, por supuesto, nos llevaríamos una sorpresa.(Traigo el retrato que hizo Ignacio Zuloaga de Franco en los años cuarenta sólo para fastidiar y mostrar que José María de Areilza y Esteban Bilbao no fueron los únicos vascos franquistas. Porque vaya que el retrato es halagador y ensalza una imagen ideal de este asesino, mitad falangista y mitad soldado -general, claro-, envuelto en la rojigualda, gallardamente plantado sobre el pétreo solar patrio).

La reunión del presidente del Gobierno y el señor Rajoy el viernes fue objeto de todo tipo de comentarios el sábado, tras haber sido objeto de todo tipo de admoniciones el viernes mismo, antes de producirse. El personal de los medios dijo a ambos lo que tenían que hablar y luego, valoró el resultado. Cada cual estuvo muy en su papel: los dos políticos fueron muy prudentes y parcos en sus manifestaciones y lo mismo hizo Batasuna quien, por boca del señor Joseba Álvarez, volvió a afirmar que su organización estará presente en las próximas elecciones municipales. Y, siguiendo el ejemplo monclovita, no dijo cómo. Pero tengo pocas dudas de que será legalizándose. Aún piden la derogación de la ley de partidos, pero como el que hace rogativas para que llueva, y con la misma esperanza.

Aquí lxs únicxs que hablan claro son lxs de la la kale borroca. Claro y calentito. Pero lo que dicen ya no interesa a nadie. Podían dejar de quemar cajeros automáticos y autobuses que, al fin y al cabo, tendrán que pagar sus padres; que ya hace falta ser tontxs.

También lo hacen las derechas, que dicen unas cosas tan sorprendentes que invitan a preguntarse por el estado mental de lxs autorxs. Por ejemplo, el señor Anson, en su columna de El Mundo, sostiene que el objetivo del señor Rodríguez Zapatero es:

"...que ETA escale el poder y, desde él, proclame en poco tiempo la independencia del País Vasco, para comenzar después el acoso sobre Navarra por los mismos procedimientos que le han proporcionado el éxito en las Vascongadas."
Sí, sí, han leído bien, el "objetivo" de Zapatero. Zapatero aspira a la independencia del País Vasco de la mano de ETA. ¿Pruebas? El olfato de un columnista que ha de cautivar a sus lectorxs con un "más difícil todavía". Aunque yo tengo otro mejor: sé de muy buena tinta que el verdadero objetivo de Zapatero es la independencia del viejo reino de León.

Tan extraordinario como el razonamiento del señor Anson, pero además barriendo para casa a toda costa, es el siguiente agudo análisis del señor Ignacio Cosidó, Senador del Reino por el PP en Libertad digital, en un artículo llamado El Tercer Actor.:

"Hay quien puede creer que el Partido Popular no tiene relevancia alguna en la negociación que el Gobierno ha emprendido con la banda terrorista ETA. Los únicos actores relevantes serían así los interlocutores directos en la mesa de negociación: ETA y el Gobierno. Se equivocan de forma radical. Sin la oposición firme y activa del PP a realizar concesiones políticas a los terroristas hace ya tiempo que Rodríguez Zapatero habría llegado a un acuerdo que diera satisfacción a las demandas de los asesinos. Ha sido el sentido de la responsabilidad del Partido Popular, anteponiendo sus principios a su conveniencia electoral y la defensa del bien común a sus intereses partidistas, lo que ha permitido hasta ahora evitar una claudicación de nuestra democracia frente a sus enemigos." (Cursivas y colorín, míos).
Es decir, coincide con el señor Anson en que la finalidad del vendepatrias de Rodríguez Zapatero es entregarse a ETA, pero añade (barriendo para casa) que no lo ha conseguido gracias al PP y a su sacrificio, sacrificio que consiste en anteponer "sus principios a su conveniencia electoral". Uno tiene la impresión de que es exactamente al revés. Pero hay más, con su forma de razonar está claro que el señor Cosidó quiere hacer creer a los españoles que entregarse a ETA es ganar votos y oponerse a ella en todo, incluida la negociación, es perderlos. ¿A que es sorprendente?

sábado, 23 de diciembre de 2006

El liberalismo.

Va quedando poca gente capaz de definir el liberalismo. Poca porque se va muriendo. De vieja. Me refiero a la gente que sabía qué había sido el liberalismo en sus orígenes; el liberalismo condenado expresamente como uno de los errores de nuestra época en el Syllabus de Pío IX en 1864, por cuanto fomenta "la peste del indiferentismo", también anatematizado por ser partidario de doctrinas tan nefandas como la siguiente:

"Todo hombre es libre para abrazar y profesar la religión que guiado de la luz de la razón juzgare por verdadera".
Menuda desvergüenza la de los liberales de antaño, propugnando la libertad de conciencia, como si esto fuera la kermesse del libertinaje.

Pero eso es una antigualla; el liberalismo es hoy algo diferente, con una relación muy distinta con las Iglesias. Sin embargo, el más estridente en España truena desde una emisora de la Conferencia Episcopal. Parecería como si Pío Nono hubiera condenado una quimera, una fantasía producto de su atribulado espíritu.

Ahora bien, ese estridente liberalismo español es de muy dudosa fidelidad a la marca de fábrica por cuanto su ideario coincide "ce" por "be" con el de la ultraderecha estadounidense, que cristalizó en el movimiento llamado "neocon" y es el inspirador y referente ideológico del desastre de la actual política estadounidense. Pero estos "neocon" (neoconservadores) no son ni han sido nunca liberales. En el caso de España, además, el recuerdo de la Restauración, cuando el balancín político oscilaba entre los liberales sagastinos y los conservadores canovistas, pone el asunto más de manifiesto por cuanto cualquier parecido entre el liberalismo de la COPE y el de Sagasta es una coincidencia incomprensible.

¿Cabría decir que el liberalismo sea entonces esa ideología relativista, flexible, poco estricta en cosas de principios, que permite pactar tanto con la derecha como con la izquierda? Ni hablar. "Liberal" se llamaba el partido de Jörg Haider en Austria antes de su última escisión y "Liberal" sigue llamándose una de las partes de la escisión. Un liberalismo caracterizado por la xenofobia y el racismo, es decir, de extrema derecha; otro disfraz. Definitivamente, el liberalismo no merecía que lo tratasen tan mal sus autoproclamados seguidores.

Como siempre en política, es difícil tener las ideas claras: ¿se trata de una renovación del liberalismo? ¿De corrientes antiliberales que se hacen pasar por liberales? A propósito de esto es interesante traer aquí el muy reciente Frente Unitario Antiliberal francés, una curiosa experiencia que recuerda mucho el nacimiento de IU en España. Se trató de capitalizar la unión de las fuerzas de izquierda que habían votado "no" en el referéndum de la Constitución Europea en 2005; como en España IU surgió del frente del "no a la OTAN". Prima facie no parece ser muy productivo organizar fuerzas políticas a través del "No".

Y no acaban aquí las similitudes entre los antiliberales franceses y los izquierdaunitarios españoles. Otra es el carácter fraccional y faccional de la política interna de las organizaciones de izquierda; y otra, por fin, la pretensión del Partido Comunista de camuflar sus siglas tras unas distintas pero ejercer la hegemonía sobre ellas. El resultado, como está viéndose estos días en ambos casos también se parece mucho. Las luchas intestinas en IU permiten augurar un destino parecido al del Frente Unitario Antiliberal: deshacerse. En Francia, la decisión del PCF de montárselo por su cuenta y proponer a Marie-George Buffet de candidata a las presidenciales del año viene ha hecho reventar el propósito de la izquierda a la izquierda del PSF de presentar una candidatura unitaria, en cuya elaboración y apoyo coincidiera esta izquierda variopinta, desde José Bové hasta los trotskistas..

Todo eso son avatares izquierdistas típicos y en especial de los comunistas, cuya acción preferente -ya desde su origen- es la escisión. Lo importante, lo decisivo a mi entender es qué haya llevado a los franceses a llamarse "antiliberales"; porque eso es un acierto. Para ese nuevo frente de lucha que ha nacido ya fragmentado, "liberalismo" es una especie de síndrome hecho de la suma de otros parciales: la globalización, el libre comercio, el ataque al Estado del bienestar, los objetivos presupuestarios e inflacionistas, la deuda, etc. Pero es bueno que se visualice y mejor aun que se visualice con un término que trata de estigmatizar el prestigio de que hasta la fecha ha venido gozando el liberalismo y que, en muchas de sus versiones actuales, como vemos, ya no merece. Es el primer paso de la lucha política, esto es, anatematizar las razones del/a adversarix; es lo primero que hizo el Papa Pío Nono. Quedan muchos otros...

viernes, 22 de diciembre de 2006

Que Dios reparta suerte.

Hoy, a lo largo de la mañana estarán sonando las argentinas voces de los niños de San Ildefonso cantando los números de la lotería del "Gordo" y los premios que van obteniendo. El rito de la lotería del "Gordo" es, como si dijéramos, el chupinazo de salida de las Navidades. La cantinela de los niños y, al día siguiente, o en el mismo a través de la radio y la tele, el jolgorio de los agraciados, los empleados de un taller descorchando champán o la dueña de la tienda de ultramarinos, que ha repartido un décimo entre la clientela; alguna anécdota chusca y un par de filosofías baratas sobre la fortuna en la vida.

Traigo la ilustración que aparece en los billetes, que es la Natividad de Pedro Berruguete, un pintor excelente, padre del tallista Alonso de Berruguete, que se exhibe en la iglesia de Sta Eulalia, en Paredes de Nava (Palencia), lugar de nacimiento del pintor. Este Berruguete anduvo por Flandes e Italia, en donde dejó un soberbio retrato del fabuloso Federico de Montefeltro, duque de Urbino. De sus andanzas por el extranjero, Berruguete trajo a España los estilos flamenco y del Renacimiento temprano, consiguiendo esa curiosa mezcla que se ve en la imagen entre el gótico y el renacentismo, según se aprecia en unas figuras con trazas del hieratismo medieval, los ángeles o los dorados góticos, junto al uso de la perspectiva, como se ve en las baldosas al estilo flamenco, o la atmósfera y la profundidad, aprendidos en Italia.

En fin que Dios reparta suerte y quien no resulte agraciadx siempre podrá consolarse esta noche escuchando el mensaje navideño de SM el Rey, quien se dirige a todos los españoles en tan señalada fecha del nacimiento de Dios y eso que hay separación entre la Iglesia y el Estado. Como también lo hacía antes que él, Francisco Franco, el general golpista que le precedió y lo nombró "sucesor a título de Rey". Otro rito, aunque no tan difundido ni popular como el simpatico "Gordo".

NB. También los no creyentes podemos invocar al Dios de los creyentes (¿por qué no, si, de existir, nos tiene especial cariño ya que somos ovejas descarriadas?), sobre todo en momentos en que la apuesta pascaliana tiene un sesgo evidentemente crematístico.

Sigue el juego del gallina.

Llevo meses diciendo que el llamado "proceso de paz" puede entenderse en términos de juego de dos jugadores de suma no cero, el más famoso de ellos, el del "gallina", en el que pierde el primero que se aparta o se tira del coche en marcha. La columna de Javier Pradera en El País del 20 de diciembre se llamaba "Pierde el primero que se levanta de la mesa", que es otra forma para un juego de dos jugadores y suma no cero. En estos juegos son esenciales las amenazas y los "faroles", para conseguir que una parte haga lo que la otra quiere. La kale borroka es una forma de amenaza y más que de amenaza, de acto, para forzar al Gobierno en una determinada dirección. En la misma en que quiere empujarlo un grupo de profesores universitarios e intelectuales vascos que firma un manifiesto en pro del proceso de paz, pero cuya primera exigencia es la derogación de la Ley de Partidos Políticos.

No es verosímil que la izquierda abertzale consiga su objetivo de ver derogada la Ley de Partidos, porque esa ley no fue impuesta al PSOE por una mayoría del PP, sino que fue una norma respaldada por los dos partidos. No parece probable que el PSOE e desmienta a sí mismo al primer obstáculo. El gobierno no puede hacer lo que se le pide y eso obliga a la otra parte a rebajar sus exigencias, a relativizarlas. En consecuencia, frente a las amenazas, bravatas o coacciones, el Gobierno ha hecho bien en no reaccionar sino sólo para interesarse sin persona interpuesta acerca de si es voluntad de ETA poner fin a la tregua o no. Para eso parece haber servido el misterioso encuentro entre etarras y enviados del Gobierno que éste se niega a reconocer pero que tampoco desmiente.

Amenaza y grande contiene asimismo el caso del señor De Juana Chaos, si bien tiene un carácter distinto porque si las advertencias o amenazas de Batasuna son puro farol, las del señor De Juana Chaos son muy verosímiles. Ahí sí que hay una urgencia, una necesidad de que, como pide su abogado, Álvaro Reizabal, se excarcele al recluso y se le permita volver con su familia en primer lugar porque está en juego la vida de una persona y, en segundo porque, si se produce un desenlace fatal, la posición estratégica del Gobierno en el juego quedará muy debilitada a cambio de nada y todo el resultado seriamente comprometido. El problema es que esta decisión de excarcelación del señor De Juana -víctima de un fallo judicial injusto y vengativo- no depende del Ejecutivo, sino del Tribunal Supremo, sobre el cual no tiene mano el Gobierno. Se trata de un caso de "restricción de alternativas" de éste que si paradójicamente, suele beneficiar a quien la padece, en este caso, puede perjudicar a lo dos y hacer realidad la esencia del juego de suma no cero: ambos jugadores pierden.

En todo caso, al margen de cualquier consideración, la excarcelación del señor de Juana (de cuyo estado de salud y acerca de cuyo tratamiento apenas se tienen noticias, lo que es alarmante) es una mera exigencia de justicia.

Las disculpas de Gabilondo.

El señor Iñaki Gabilondo ha pedido disculpas de modo harto extraño a los señores Alcaraz y Merino y a la AVT, supongo. Y digo harto extraño porque no está claro el motivo de la petición. Dice el señor Gabilondo que emitir el reportaje fue un "error". Pero ¿por qué fue un error? Si me lo explica y la explicación es razonable, me sumo a la petición de disculpas del señor Gabilondo. Pero tiene que explicarlo. ¿Por qué fue un error? El señor Merino, que iba en silla de ruedas en la cabecera de la manifestación de las víctimas del terrorismo, junto a Irene Villa, induciendo a todo el mundo a pensar que se trataba de una víctima del terrorismo más, ¿lo es? No, no lo es. ¿Qué hizo la organización de la manifa para evitar que se diera este equívoco? Que se sepa, nada. ¿No podía ir el cojo Merino en silla de ruedas en otro lugar de la manifa que no indujera a error? Claro que podía. ¿Por qué no iba allí? Aquí cada cual responda lo que buenamente crea. Que la organización diga que eso lo hace siempre no es un eximente de la manipulación sino, al contrario, un agravante. Entonces, ¿por qué ha pedido disculpas el señor Gabilondo?

Insisto en que me sumo a su petición si, efectivamente, son disculpas debidas, cosa que el señor Gabilondo no demuestra. A la vista de los hechos, aquí lo que hay es un acto de picaresca en el que un señor, valiéndose de su condición de cojo, pero que no usa jamás silla de ruedas, se provee (o le proveen) de una para asistir a la manifa y se coloca (o lo colocan) en la cabecera, dando a entender a la gente de buena fe que se trata de una víctima cuando no lo es. Y eso no es de recibo. Entiendo que son los organizadores y la falsa víctima quienes debieran pedir disculpas a las víctimas de verdad. Porque eso sí que es una burla.

jueves, 21 de diciembre de 2006

Franco fue un asesino.

Mucha gente se hizo eco ayer del artículo del señor Martín Pallín en El País del martes, "La sombra de Franco es alargada". Y con razón, porque es una pieza contundente. El comienzo de la tramitación parlamentaria de la llamada "Ley de la Memoria Histórica" hace que el momento del artículo sea especialmente oportuno.

Por lo demás, el señor Martín Pallín no dice más que lo que muchos pensamos y hemos dicho ya, esto es, que el proyecto de ley es manifiestamente insuficiente, que es timorato, cobardica y, en el fondo, injusto. Lo que sucede es que, al formularlo un emérito del Supremo, este criterio adquiere mayor relevancia pública. Cosa muy de agradecer porque entre las vacilaciones y los temores de los sociatas y la bronca de los populares se corre el riesgo de que la citada ley acabe siendo tan ramplona que no reponga a las víctimas de la dictadura en sus derechos, esto es, que no sea justa.

Y ¿para qué se quiere una ley injusta? Porque injusta -así como intrínsecamente contradictoria- es una ley que reconoce que se debe una reparación "moral" a las víctimas, pero no jurídica. Bien, siempre había pensado que el derecho consiste en dotar de fuerza coactiva a las normas morales. Al parecer, el legislador considera la posibilidad de que exista un deber moral, pero no está dispuesto a darle fuerza de obligar -pudiendo hacerlo- porque no le da la gana. Las razones que se aducen para justificar este proyecto injusto de ley no me parecen convincentes. La derecha dice que se rompe el consenso de la transición y los socialistas dicen que quiebra la seguridad jurídica de la Dictadura.

Respecto al consenso, el asunto es claro. El acuerdo de la transición fue la última imposición del franquismo. El ejército, autoerigido en garante del proceso, no estaba dispuesto a muchas veleidades y ejercía una especie de tutela militar que se nota en el artículo 2 de la Constitución. Por entonces, la izquierda tuvo que aceptar el compromiso de la transición a la fuerza. Su máximo interés radicaba en la consolidación de la democracia y el ingreso en Europa, y era evidente que la una y el otro se cancelarían -como sucedió con Grecia unos años después- si en España se retornaba a otra dictadura, militar o no. Estaba claro que un ejército que había hecho una guerra civil de tres años no iba a arredrarse ante la "necesidad" de dar otro golpe de Estado, pasara lo que pasara en Europa.

Quienes aceptamos aquella transición, con las reservas pertinentes (muchos republicanos la aceptamos con su forma monárquica, pero seguimos siendo republicanos), lo hicimos sosteniendo que la reconciliación era el perdón (que, por lo demás, es una cuestión de cada cual), pero no el olvido. Se argumentó entonces que no convenía recordar porque no estaba el horno para bollos y, en efecto, así lo mostraron los militares con la intentona de 1981. La transición se hizo con una amnistía por la que los franquistas se perdonaban a sí mismos, y de justicia y reparación para las víctimas de la Dictadura nadie habló.

Han pasado 30 años, ya no hay amenaza militar que valga y Europa no sólo no va a expulsarnos, sino que nos pide que arreglemos cuentas con el pasado. Porque, entiendo yo que no cabe negarlo: Franco fue un delincuente y un asesino. Y las víctimas esperan reposición y justicia. Los actos de la Dictadura son nulos de pleno derecho por ilegales, al estar dictados por un poder ilegítimo, una junta de sublevados contra el Gobierno legítimo de la República.

El argumento de la seguridad jurídica tampoco va muy allá, pues ésta jamás existió en un régimen basado en la arbitrariedad y la injusticia, en el que se expoliaba y asesinaba a gentes a veces por motivos de envidias y rencillas personales, aunque, claro está, los asesinos eran siempre del bando llamado "nacional" y los asesinado del llamado indistintamente "rojo" o republicano". En definitiva, en los debates en las Cortes, éstas tienen que darle a la ley el alcance que se merece: han de quedar anulados todos los actos de relevancia constitucional de la Dictadura, entre otras cosas porque la Constitución vigente, en su disposición derogatoria, 3, esto es, en la parte derogatoria genérica determina que "quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a lo establecido en esta Constitución" lo que quiere decir lo que dice, esto es, las disposiciones del pasado (las del presente, va de suyo) y asi como se derogaron las disposiciones del poder legislativo, que residía en el General por expreso mandato de las Leyes Fundamentales ("la suprema potestad...") habrán de anularse las del poder judicial.

En cuanto a las relaciones inter privatos, no tienen por qué alterarse, aunque eso será inevitable al tocar la estructura constitucional. Se abrirá, así, una etapa de intensa actividad judicial y abundante litigio civil que tocarán muchos y muy importantes intereses creados, pero esa perspectiva no puede ser óbice para que se haga justicia con quienes llevan 70 años esperándola. No se trata de un caso de fiat iustitia pereat mundus porque el mundo no se hunde con tanta facilidad y la justicia consiste en la reposición de las víctimas en su derecho y el conocimiento público de la identidad de los victimarios. Entiendo que aquí hay un problema porque, al no prescribir algunos de estos crímenes, habrá quien se empeñe en perseguir penalmente a los delincuentes, sin aceptar aquella política de reconciliación que implicaba perdón. Eso también es comprensible y cosa que la sociedad tendrá que decidir.

Lo que no cabe hacer es rebajar el contenido de la ley de reparación por miedo a las consecuencias hasta el punto de que no se haga justicia con las víctimas. Porque, en tal caso, serán víctimas por segunda vez.

La precaria alianza de las civilizaciones.

La idea de la "alianza de las civilizaciones" siempre me ha parecido una fórmula vacía. Por la vía de las similitudes podría irme a la famosa "Alianza para el progreso" que el presidente Kennedy formuló para América Latina y de la que nunca se supo mucho más que el hecho de que la alianza existía. Es difícil visualizar una alianza de civilizaciones. En verdad, lo que se ve y lo que hay es justamente lo contrario de la alianza, es una guerra a muerte. Hace unos días se clausuró ese curioso congreso internacional en Teherán sobre el Holocausto, con el claro designio de demostrar "científicamente" que nunca se dio tal cosa. Y ahora, los de las caricaturas de Mahoma, los daneses, atacan de nuevo. Según leo en el Spiegel, un grupo de artistas daneses, llamado Surrend, ha decidido homenajear al periódico que publicó las caricaturas de Mahoma en Dinamarca provocando otro escándalo. Para ello, ha publicado un anuncio pagado en el Tehran Times en el que, bajo una fotografía de Ahmadinejad, se hacen unas manifestaciones de apoyo a su política de oposición a los EEUU y en defensa del derecho de Irán a tener bombas atómicas. Afirmaciones que, de ser leídas de arriba abajo con las primeras letras en acróstico, da la palabra Cerdo. Peligrosísimo que aparezca el sentido del humor en esta polémica. Las religiones monoteístas no toleran humor alguno en su seno, puesto que su Dios es inmaterial y el humor necesita siempre una realidad material en la que fijarse y su carácter corrosivo puede acabar con cualquier buena intención de establecer una "alianza" entre concepciones del mundo, algunas de las cuales son intolerantes, excluyentes y radicalmente contrarias a toda alianza con los infieles.

miércoles, 20 de diciembre de 2006

AZNAR ENCIZAÑANDO EN LA TELE.

20 Minutos, periódico al que no alabo porque me presento a su concurso de blogs, trae una cumplida crónica de la entrevista de Ana Rosa Quintana al señor Aznar por la tele. (Por cierto, sería interesante saber qué audiencia tuvo, o share, que dicen los castizos). Es muy digna de verse y leerse. Este hombre no es propiamente un ser humano, sino una máquina de repetir consignas. Siempre que habla, ataca. A veces nombrando expresamente al/la (o lo) atacado, a veces recurriendo a una muletilla suya de “algunos creen…” o “algunos sostienen…”. Ese "algunos" a veces es despectivo, a veces ligeramente amenazador y siempre hostil, agresivo.

Al adversario no se le concede ni agua y uno mismo es el centro del universo. Es el momento en que asegura ser encantador. Y no es ironía, no. El señor Aznar pasa la mitad del tiempo dedicándose alabanzas a sí mismo y la otra mitad vituperios al prójimo. Así que no tiene él tiempo para ironías, que no casan con el sacrificio al servicio de España. O sea que, cuando dijo, hará como ocho años, que él era “un milagro”, tampoco había ironía. Igual que, cuando Pedro J. lo llamaba "el hombre normal" (como si pudiera ser normal alguien tan engolado) tampoco había ironía alguna.

La entrevista no puede ser más ñoña. La señora le pregunta que por qué se ha dejado melena. Dice que llevaba el pelo así antes de dedicarse a la política y que a su mujer le gusta. Claro, porque su mujer será mujer-mujer. La razón me parece otra: para completar ese aspecto un poco de macarra que tiene y aseguro que no me ciega el desdén.

Pero si quiere uno ver lo que es una entrevista, también conviene pinchar en las otras dos imágenes. Nadie habrá olvidado la que le hizo la BBC el 24 de julio de este año, en la que Mr. Ansar pedía que Israel entrara en la OTAN y que todos juntos bombardeáramos el Libano al alimón. Ese video circuló mucho entre grandes risas de unos por las cosas que el hombre decía y de otros por cómo las decía. El inglés de Aznar era divertidísimo. Aunque –y no es ganas de parecer snob- les aseguro que su español en lo de Ana Rosa Quintana es soberbio. Mejor que su inglés. Si no, cójanle el punto al falsete.

La entrevista que le hizo Stephen Sackur en Hard Talk era más larga y tenía otras dos partes que he encontrado ahora y en las que el señor Aznar habla de España. Si a ese torpe balbuceo en inglés se le puede llamar “hablar”. Pero qué cosas dice. En verdad es sorprendente cómo se pueda ser tan mala persona. A mí me recuerda siempre al fabuloso carácter creado por Goscinny y Uderzo, llamado La Zizanie, "la cizaña", un personajillo ruin y miserable que siembra la discordia por doquiera que pasa. La prueba es la imagen más abajo, la única vez en que los infelices de Asterix y Obelix están a punto de llegar a las manos...por culpa de Aznarix, el cizaña.

Pinchen sobre la imagen de la entrevista (está subtitulada en español) si quieren escuchar a Aznar diciendo en su macarrónico inglés que Zapatero y el PSOE culparon a su gobierno del atentado del 11 de marzo y no a los terroristas. Es algo sorprendente, cómo se puede mentir con tanto aplomo, sin una sola prueba y en contra de lo que todo el mundo sabe: que eso es falso. Pinchen si quieren oírle reconocer que la mayoría del pueblo español estaba en contra de su política en el Irak, pero que él tenía que hacer lo que debía. Que no existe relación alguna entre la guerra del Irak y el 11 de marzo en el que hay una más que posible participación de ETA. Por último, pinchen en la barriga del pobre Obelix (ya estoy harto de poner el careto del "hombre milagroso") si quieren seguir escuchando a un ex-presidente del Gobierno de España decir por la BBC inglesa que el gobierno español se ha rendido a los terroristas en lugar de combatirlos y que su actual presidente miente. Esto es, la artillería pesada que disparan todos los días sus secuaces desde diversas tribunas periodísticas que se encargan de difundir la cizaña. Pinchen igualmente si quieren escucharlo diciendo una de sus habituales tonterías bombásticas, esto es, que, si no hubiera habido atentados, el PP hubiera ganado las elecciones "incluso sin mí".

La entrevista es una lección de periodismo. Buena por lo concisa, pertinente y sin contemplaciones. El entrevistador hace aparecer a Aznar como lo que es: un mentiroso resentido y servidor incondicional de Bush. Ese “O sea que Vd. va a dónde el señor Bush diga que hay que ir” es soberbio. Periodismo de raza.

Aviso a aznarófilos y felipófobos: lamento que no se encuentren videos o prueba gráfica alguna donde quede claro que Felipe González era tan mentiroso como Aznar y su triste cuadrilla, o más, si cabe. ¡Qué injusta es la vida! Si alguien encuentra alguna (no falsificada, por supuesto) la colgaré aquí con mucho gusto. De momento, algo es evidente: Aznar y su gobierno mintieron el 11-m y siguieron haciéndolo y aún hoy, que ya no son gobierno, siguen en ello.